La Moribunda [una tragedia en cuatro estaciones] De Alejandro Urdapilleta y Humberto Tortonese Transcripción desde video por Andrea Di Cione

. Las palabras que vienen subrayadas es porque no se entiende lo que dicen. En unos días las entenderemos y corregiremos. Personajes: Las hermanas Te Kanawa: Kiri, Karen y Kara. PRIMER ACTO. Transcurre en una habitación iluminada escasamente, decorada con objetos pesados, alfombras y cortinados. Noche tormentosa. A la izquierda, una mesa de costura y un silloncito. A la derecha, sobre una tarima, una tinaja con agua. La habitación tiene dos escaleras de acceso, una a la izquierda, que da a una especie de entrepiso, y otra a la derecha, que conduce directamente a la habitación de la Moribunda. Por allí ingresa Kara a escena. Karen, sentada en una silla, la mira. Kara se sienta en la tarima, se descalza, y comienza a lavarse: primero los pies, luego el resto del cuerpo. Karen se acomoda el pelo, y toma asiento en el sillón de costura. Kara: Karen, Karen, se muere, Karen. Se muere. [Karen comienza a tejer.] Kara: Karen… [Silencio.] Kara: Me siento rara, Karen. A veces cuando camino por la casa, Karen, siento que estamos en un sueño. No puedo dormir, Karen. No duermo. Nadie duerme. La vida no es un sueño, Karen. Yo sé que soy superficial, e infantil. Vos has leído mucho más que yo. Has estudiado, has dado cátedras… Yo sólo vivo para escucharla cantar, y ya no canta, Karen. Carilina, ¡carilina! ¿Por qué no nos tocamos, Karen? [Karen la mira con cara de espanto.] Kara: Tengo necesidad de tocarte. Déjame que te toque, Karen. [Se acerca a Karen, le coloca torpemente la mano en la boca y le besa un ojo. Karen bocifera unos sonidos. Forcejean y gritan revolcándose por el suelo. Karen finalmente se la saca de encima.]

“inmundis“. Kara: Yo no. te toca a vos. los emplastes. mantenete incólumne. de don de gentes para la tragedia. “Inmundis“. y el abracito. el sondeo. enchastrada. yo. ¿qué querés?.] Karen: En este momento Kiri duerme la siesta. Hay que subir a buscar el alimento. pero en esta casa mientras yo. ¡Hay reglas! Hay un orden. ¿qué es lo que pretendés?. no me toca a mí. ¡Nada! [Se escucha un trueno. hay que cambiarla. tu hermana mayor. ¡Qué asco! Pero. Baja asqueada y vomitando. Estás poseída.. Andá tranquila. el bombeo. hay que tratar de que ella no vea sus propias deposiciones. volvé y avisame. ¡Se acabaron los horarios no se entiende! Se acabaron. esté con vida y tu otra hermana más mayor siga con vida. una moral. Karen. hay que cambiarle las arpilleras… Si hay deposiciones de ella. empolla. Kara: No. eso es lo que quiero saber. [Karen sube a la habitación de la Moribunda. Karen: Sí mi amor.Karen: No me obligues a quererte. Hoy se muere. y la saliva en la córnea ajena. arrastrada. un civismo. Si se acabó la guerra. te voy a decir algo de mujer a mujer: hay un tiempo para parir. poseída inmunda. no te vayas . reza dos o tres palabras. ¡Los hay! Mirá chiquita. Andá vos. el conteo… hay que espantarle las moscas. ¿absorverme el globo ocular y tragártelo? ¿Eso es lo que querés? Parecés poseída. ¿Quién le va a reventar esos sabores gigantescos tornasolados? ¿Vos? No claro. el goteo. enhueva y crea monstruos hijos de la podredumbre. se van a respetar los horarios tradicionales.. Es elemental. por la enfermedad que tengo en las manos. A lo mejor. los ungüentos. lo que te voy a decir te va a sonar un poco crudo. Tenemos que estar atentas a todo: a los catéteres. de secroído. Y la siesta es un horario tradicional. ¿Pero desde cuándo en esa casa ese tipo de emotividades efusivas?. la estúpida. Se enciende una luz en la habitación. Metete por los sistema de ventilación. y hay otro tiempo para cagar. Y vos sos la candidata: vos. que el besito. para que me salte el jugo negro en la cara… Un poco más de dignidad. los ligamentos. En esta casa no ha cambiado nada. Y parece que no quisieras aceptar: ya muere. Ya tenés la cara como la de Virginia Luque… ¿Estuviste escuchando la radio? Repito: ¿estuviste escuchando la radio? Kara: No. Karen: Si yo no puedo.] Karen: ¡Se hizo la luz eléctrica! Habrá terminado la guerra… hay que subir. penetra. Karen: ¡No me mientas! ¿No te dije mil veces que la podredumbre baja por los cables de la radio? ¿Que se mete en las casas por los resquicios de las puertas como un chiflete? Busca almas débiles.

Andá. Si aparece el capitán con cabeza de buey que quiere degollarte. Nada. karaca kakara kara.sola. mi amor. Estaba con el corazón en la boca. soy yo Karen. Lanza las guillerminas contra el canusillo. Se escuchan ruidos de arriba. Bamboleá la caja y embanderame la guillermina y el quesesillo. No. Soy nada. Andá corazoncito.] Karen: ¿Sos vos? Kara: Sí. así no. Ahí está. ¿Conseguiste? Muy bien. está subiendo.] Karen: ¿Estás bien? Kara: No. ¡No chillés. Lanza los quesesillos a tu derecha. Estás enredada. mi amor. O. ¡No te subas al elevador! ¡Apretá la palanca! ¡Acordate del caño! [Se escucha un alarido. soy sin Kara. muy bien. sin Karita. lánzate! [Kara logra bajar. Karen: Da igual. porque todo va a desaparecer. Desenrédalos. con sumo cuidado. Vos. no. E. Karen: Muy bien. te vas a hacer una grieta en el ojete. Ahí viene bajando… Dale. . tranquilité. No toqués el caño hirviente. carajo! Vente bajando. [Kara acerca la mesa. vos mosca. a la derecha. andá. ¡Ay! Me qué solita. pero tira para abajo. [Kara trepa la escalera. Ahí está. [Karen llora ruidosamente en el piso. Karen: ¿Estás viva o estás muerta? Kara: Estoy viva. No. Bajá.] Karen [cacarea]: Kara. Eso. ¡Lánzate! ¡Lánzate. hacia abajo.] Karen: Con mucho cuidado. No. mi amor.] Karen: Vamos a poner la mesa y vamos a comer como una familia decente. mosca. Vamos a poner la mesa. Ahí baja. I. mi amor. U… ¡Ay! La mataron a mi desbarajadita. Mirame. Dale. kara… ¡Karita! Kara: ¡¡Auuuuuuuuuuuuch!! Karen: ¡Eoog! ¡Eoog! ¡Aiaiaiaiay! ¡Ojou¡ ¡Aeee! A. hermanita. Sobre ella hay unos vasos con agua y un candelabro con una vela encendida.

O mejor por ahí. eso es lo que te pasa. pero la tullidez de su manos complica la acción. Kara come lentamente. Finalmente. Trepo. ¿en Toronto? No. acá andaban los indios chuchurrucos. ¡Agarrá bultos grandes!. en el medio.] Karen: Es verdad. Kara: ¡Ayyyyyyyy! ¡Ayayayayaya! Karen [se ríe]: … para amenizar un poco el diálogo. acá en este preciso lugar donde estamos sentadas nosotras ahora. la otra para allá. Sí. y finalmente desiste. bajo por el hueco que hay debajo de su . Es desagradable. Kara: Vamos a rezar. Es celebrar un disgusto atrás del otro. Logra ingresar un bocado. pero no lo logra. Mira a su hermana. pero duradero. sí. Karen. y las coloca sobre la mesa. tienen ideas propias. Le alcanza una latita y un abrelatas a su hermana. [Karen quiere beber. [Intenta beber agua nuevamente.] Karen: La vida es un collar de disgustos. [Ambas juntan las manos un instante en posición de rezo. tengo problemas con las manos. eh. ¿Sabés cuándo? Cuando se les moría algún pariente. los m-nubúes. Mientras. Kara la recoge y comienza a abrirla con el abrelatas. pero sus manos atrofiadas se lo impiden. Para mí sería muy fácil. Tenés miedo.[Karen intenta acomodar los objetos sobre la mesa. fijate vos eh. No me responden. tiene chirimbolo… [Finalmente. Agarrás al boleo lo más chiquito que encontrás.] Karen: ¡Hartás! ¡Hasta acá estoy de latas de paté de foi! ¡Hasta acá! ¿Cuándo vas a agarrar una buena suprema Maryland? Es que tenés miedo.] ¡Ya está! [Kara comienza a sacar latas de una bolsita. que es poético. y se sientan a comer. quien vuelve a perder la batalla y termina arrojando la latita a un rincón. te lo pido por Dios. Se las muestra a Karen de una en una. y el primer bazucazo me degüella. Y yo estoy de acuerdo con ellas. donde comenté. ¿Ontario? No… ¡Salsipuedes! Allí di una conferencia una vez. que acá mismo. por el cuarto de Kiri. Una quiere ir para allá. Trepo por ahí. ¿Pero cómo hago? ¿me las corto? Ja. Batalla un rato con el vaso. lo logra. ya te lo tengo dicho. Tienen ideologías distintas. y yo acá. Karen tiene la latita de paté abierta en sus manos. Estuve pensando seriamente en suicidarme. saco la cabeza a la noche con bombazos. Ahora que hablo de ellas están más tranquilas. já… de lo que me acabo de acordar… porque viene a colación… ¿Dónde fue?.] Karen: Abrila con el chirimbolo.] Karen: Está vencido. ¿Sabés qué hacían? Se cortaban un dedo de la mano. denigrante. ja. se saca la cuchara de la boca y mira la latita.

y me tiro de cabeza al mar. No te preocupes: las alhajas van a quedar para vos. Digo. eso. con los objetos. no sé… la colección de loza me gustaría que me quedara a mí. el sistema límbico. con las cosas. tus sonrisas. Va a quedar para vos. Ahora. la repartija. la facultad racionarquía a la facultad emocional produciendo. Tenemos que charlar sobre cómo vamos a hacer después del funeral. no lo entiendo. para hurgar en el agua salada. subo a la otra torre.] Karen: ¿Querés que te corte los deditos de los pies? ¿Bien picaditos en juliana querés que te los corte? No es el tipo de conversación que esperabas para una noche de invierno. Pero. no te hagás ningún tipo de problemas. Karen se levanta y se acerca a Kara. Ya sé lo que estás pensando. ¿no es cierto? Querida hermana Kara. subo a la primera torre. y las esmeraldas. tus peinados. y los brillantes. Se cierra una puerta y los ruidos cesan. mientras estás comiendo con tu hermana mayor y mientras tu otra hermana más mayor se está muriendo. tu entusiasmo… ¡Cómo me gustaría arrancarme de cuajo el tronco cerebral! Sí. ¿Vos lo entendés? [Se apagan las luces. si supieras lo encantadoras que me han resultado siempre tus coqueterías. Ya está estipulado así: va a quedar para vos. y el oro. donde se concentran la memoria y la inteligencia emocional. Kara: ¡Karen! Karen: ¡Seriedad! Kara: ¡Karen! ¡Aaaaayyyyyyy! ¡Karen! [Karen intenta calmarla. pero duradero. todas para vos. Mucho más posterior en la evolución humana fue la operación de las neocortezas conectadas. Sólo queda la luz de la vela sobre la mesa. Desagradable y degradante. tus miraditas de soslayo. especialmente el prendedorote ese gigantesco con los rubíes.cama. [Ambas permanecen calladas un rato. y al final subo a la última torre de todas las torres. paso a la bohardilla –vos sabés muy bien por dónde–. y ambas se esconden detrás de una cortina. Se escuchan pasos que se acercan. Está comprobado científicamente de qué modo en esta danza –porque es una danza– entre pensamiento y sentimiento. tus apliques. Al sistema límbico me gustaría arrancármelo de cuajo. o bien imposibilitando de este modo el pensamiento mismo. Siguen escuchándose pasos y quejidos de una mujer. ahí donde están la amígdala y el hipocampo. bajo a la segunda. a ver si me encuentro con la muerte. el amor –abro corchetes–… yo no consigo entender el amor.] .] Kara: ¡Karen! Karen: Callate la boca.

¿él está con vos? ¿Podés hablar el idioma que él entiende?. Karita nunca más… . cantando y revoloteando cintas. Lo tengo acá atornillado… acá también. Kara: Karen. No me pidas. Karen. [Karen y Kara tararean canciones alegremente e imitan sonidos de animales. le estoy preparando un florero con las flores que a ella le gustan. si este año todo va bien festejamos Hallowen también. por favor. escuchá bien. Karen: ¡Qué hermosa primavera! ¡Feliz cumpleaños Kiri! Kara: ¡Feliz cumpleaños! Escuchame.Karen: ¿Hermana? ¿Estás muerta? Si estás muerta. Karen: Lo que pasa es que tuve un sueño maravilloso. Kara: Contame. estás muy contenta. eso. decile que se acuerde que nosotras siempre estuvimos de parte de la hermana Pelloni. La habitación se ilumina de a poco. Ambas están vestidas de blanco. SEGUNDO ACTO.] Kara: Karen escuchame. Un poco más de olor a primavera… Karen [cantando con la tonada de La novicia rebelde]: ¿Dónde está aquel muchacho?… Kara: … reculando para atrás… Karen: …mi amor es un encanto… Kara: …fa. Si no. ¿le podés hablar a ese Dios? Si es así. marinero y amor… Karen: …sol. Karen. por favor. Karen: Yo le voy a hacer una coronita digna de Sarah Kay. Kara: Mirá que sos loca.] Kara: Pero yo te digo que estoy mal. hasta quedar completamente iluminada. Algo pasa. no se va a cumplir. Karen: No no no. el pecho y el sexo]. [Karen baila por la habitación. y acá también [se señala la cabeza. estás más contenta de lo común. no no no no. Karen.

cacareando. así. ¡Está vivo. [Se escucha a Karen en la habitación de Kiri: “Así. ¡Ajj! ¡Qué fuerte! ¿Qué es? Kara: Es querosén. Karen. Kara: Un brindis. no? Cada bocado con su respectivo pinche. Llevado al blanco.] Karen: Cocorocò. Karen: ¡Qué amor! ¿De dónde sacaste esas medialunitas con miel tan deliciosas? ¡Cómo te quiero! [Se abrazan. está vivo! ¡El zapallo está vivo! ¿Y la remolacha? Mirá que es mucha la gente que va a venir… Kara: ¿Te fijaste. La llama. Karen. Kara [le ofrece un plato]: Es una picada. Kara [desparramando flores por la habitación]: Yo voy a poner primavera por todos lados. Kara le toca el pecho. Karen. a ver… No me abras ese ojo de golpe… date vuelta.Kara: …la alegría ya llegó… Karen: ¡Ya llegó! Si quedamos sin amor. ¿Mirá lo que tiene? Tiene cachos de esto… ¿cómo se llama? Karen: Zanahoria.] Me voy a probarle la coronita. destilado al blanco. La tengo guardada desde la primavera pasada. Karen: Faltarían acá unos pebetitos. Mientras tanto Kara se escondió detrás de una cortina. unos arrolladitos. unos cornalitos. unas croquetitas. a ver cómo le queda. por el cumpleaños de Kili y por la primavera. y pues siempre brilla el sol… Juntas: … sol.] Kara: ¡Mancha venenosa! . Acabo de ver el túnel con la luz en el fondo y Víctor Sueyro que me esperaba con los brazos abiertos. unos pañuelitos… un colibrí. Kara: ¡Zanahoria! Y esto… Karen: No. ¡Ay! Te quedó igualita a Laurita Hidalgo“. Karen baja y comienza a buscarla. sol. Fondo blanco… Karen: Chin-chín. [Subiendo a la habitación del Kiri.] Nunca más me vuelvas a hacer lo que acabás de hacer. coco cocó. Karita… [Kara la soprende desde atrás. Karen se sobresalta. sol.

no. y además fuman cosas raras. pucherote. completamente dorada. alegrón. Marguerite Tereré… Kara: …Cuchá-Cuchá… Karen: … Malraux… Kara: …Jean-Pierre Noere…. pero lo mejor de todo es que mandó a decir que en cuanto llegue el primer contingente de invitados ella va a bajar y va a cantar. Kara: Le voy a preparar un trono. no. Molière. en el silloncito Chesterton. dorada. No. vení. Gigí Ruá… Kara: …Jean Jaurés… Karen: …Marguerite Duras. no. Esas uñitas negras que tenía. con las alas de brillante. Marguerite Yourcenaire. La herida grande ni se le nota. No sabés cómo está: está toda dorada.] Kara: No. Ahí. Madame Bovary. ¡Va a cantar!… No.[Karen comienza a perseguirla por la habitación. Como por ejemplo Flaubert. Un banano de Ecuador. Para que pueda ver toda la mansión. Rimbaud. No. se las saqué. las pelota-paletas. ¿sabés a quien invité? A Kafka y a Kuitca. abajo del sobretodo. dorada. ¡Noooooooo! Karen [tomándole la cara]: Envenenadita de por vida. que son raros. Cocó Chanel. mi amor. Mallarmé. Gigigigig… Karen:… Gigí Rua… Kara: Y la infaltable. no. Era una joda. Alegrón. Jean Genet. Karen. Una barcaza egipcia con alitas. Yo te advierto: son raros. Vamos. Arranqué unas conchillas amarillas de su alhajero y se las pegué con La Gotita. vení. la principal de todas… . las bow-windows… Esto tiene que ir más de contraste. no. Kara: ¿Cómo le quedó. Karen: Y Rousseau y Rousselot por allá. no. Kara: Karen. Mirá que después va a venir toda esa caterva de franceses. ¿Con el tacho? Karen: Mmmmm. Yo decía meterlos acá. Jean Cocteau. Karen? Karen: ¿Qué cosa? Kara: Las conchillas. Apollinaire. Karen: ¡Estupendas! No.

y hay cosas que no… Kara [mezclando las cartas]: Ahí está. Vos sos pie. Kara: Karen. La gente es hija de puta. y se mueren todos menos ella. Karen. Le explotaban las lágrimas en la cara a la gente que parecía Carnaval. andá a cagar… Kara: Yo estoy re loca. Karen: Yo tuve preceptoras francesas. Karen: ¿Y el viaje inaugural del Zeppelin? Que cantó Kiri allá arriba… ¿te acordás? De un lado estaba la zarina Alexandra. con q. Karen: Yo soy luz. Karen: Yo estoy como arrebujada. hagamos un solitario. si hay que sumar. Por ejemplo. Kara: Escuchame. ¿pero la de cuando cantó con Teresa xxxxx en el mausoleo? Cómo explotaban los caireles. lo que pasa es… sos muy teenager.] Estoy como una concha en su propia tinta. Karen: Kremlim. Krrreemlim. [Se ríen. Karen. Kara: ¿Y si jugamos un solitario? Karen: Dale. A mí me pegó el querosén. Karen: O la lá. Kara: Me parece que pronunciás mal. Yo te contaría el sueño. y vos fuiste a la Normal mixta. ¿vamos a contar anécdotas? Sí… Karen: Pero ojo. . con k… Kara: ¿Con q o con k? Karen: Con qqkkg. ¿y si nos jugamos un partidito a las cartas? ¡Dale! Mientras llega la gente… Karen: No. ¿cómo una gran cantante con el Do de pecho va a quebrar el iceberg? El paquebote gitante se hunde.Juntas: Tini de Boucourt. que hay comentarios que hieren. Karen. del otro lado el Rasputín ese con un olor a chivo que rajaba la tierra… Kara: ¿Y cuando viajamos al Kremlin? ¿Te acordás? Karen: Krrreemlim. qu‘est que c‘est. no es con ggg. eh. Kara: Escuchame. arrecorcholada. kkrr. yo corto. no.

Yo le dije “¿Cuál es su nombre?“. Karen. Le volví a repetir la pregunta y dijo: “El amor“. Después había una raya ancha y negra como horizonte. Kara: Tenías tachada la doble. algo del sueño te voy a contar… Kara: Disculpame. no. si me viene te lo cambio. que te tiró un ocho negro. y el cielo blanco como los ojos de un ciego. Entonces en ese paisaje se me apareció el amor. tachame el dos. Agarrá las cartas. mirá. Treinta y cinco minutos. yo tres rojos no tengo. Karen: Che. No estoy dispuesta a tolerar esto. Karita. son de una mala suerte espantosa. Karen: Ésta. Entonces yo me pregunté: ¿cuál es su nombre?… Kara: Culo sucio. Bueno. no. Bueno. yo te bajo un culo sucio. con unas patas así de grandes: el amor. En una playa. Karen: … Kara: Culo sucio. no. yo te lo aviso y despues me decís mulera… Karen: Mientras tanto te voy bajando una escalerita virtual. contados por reloj. te sigo contando un poquito el sueño.Kara: Sí. Karen: Bueno. Karen. Tachame la Generala. No los soporto. Karen: ¿Me lo prometés? Kara: Yo te lo prometo. Kara: Bueno. del sueño estuvimos con el jugueteo ese: cuál es el . hermoso. eso. La arena era de un color verde loro furioso fosforescente. cabeza. y yo después te lo cambio. te doy a elegir. cabeza de compañía. Un hombre de tres metros de alto. El color del mar era tan frutalmente anaranjado como para llegar a producir cáncer a la vista. Kara: No. los jocker yo te los regalo. y me dijo “El amor“. Karen: El sueño… el sueño sucedía en un lugar hermoso. Sos pierna. ¿podés matarla? Karen: … Kara: No. Karen. Kara: Abramos bien las cartas. Ay. sos base. el sueño se me sale por la boca. Karen: Y a mí qué me importa.

te sigo contando. verdad“. Bueno. La cuestión es que en un momento empezó a hablar. Me quedé con una carta.] Karen: Ah. Kara: Ahí te doy una. no quiero. me mataste. Karen: Entonces en un momento dado me dijo: “Mi nombre es Hipólito“. Kara: Siete más dos. no. Kara: ¿Siete más dos cuánto es? Karen: mmmmm…. gracias. el amor. Le dije “¿Yo voy a ser Eva. entonces no querés nada… Karen: ¡Todos ponen! [Comienzan a arrojar las cartas de a una sobre la mesa. Kara: Entonces te tiro un nueve acá abajo. limosnas no. y me dijo: “El verano que viene nos encontraremos en este preciso lugar e iremos –porque hablaba muy correctamente– … iremos caminando por sobre las aguas hacia allí“. no. y creo que me dijo –porque estoy medio sorda–: “Hipólito Gallardo. no.] Kara: ¡Todos sacan! [y se lleva todas las cartas.nombre. “Síii“. Karen: Yo te agradezco muchísimo. .] Kara: Pensalo. cuál es. o yo me mando a mudar inmediatamente… Kara: Quiero retruco. y me señalaba un lugar en el horizonte. el Amor“… Kara: Envido. pero no. porque no acostumbra a charlar con gente de la que no sé el apellido“. Karen: No. no. sos un lince para ganar. Karen: No. Kara: Bueno. [Karen mira sus cartas. cuál… O me dice el nombre ya. “Allí“ –yo pensé que era Paraguay– “y allí fundaremos una nueva sociedad. Karen… Karen: Ay. Y yo le pregunte “El apellido cuál sería. el amor. Seremos los nuevos Adán y Eva“. Yo dije “¿Dónde?“.

nueve. vos largaste con la mueca facial. son quince [apoyando las cartas sobre la mesa]: Escoba de Quince. No sé cuántas horas se me pasaron. [Se apagan las luces. No sé cuántas inyecciones… ¿Qué hora es? Kara: Las siete menos cuarto. Karen? Karen: Qué importa. Karen. ¡Uf! El querosén al principio pega bien. No es así. Karen: Hipolitín. Karen. No vino nadie. Karen: No estoy pensando… tengo miedo de volverme tarada cuando llegue el verano con el amor ese. Kara:¿Y quién ganó. VERANO Karen: ¡Cara! Depertate… Kara: ¿Qué pasa? Karen: Nos quedamos dormidas. Karen: No sé. jugando a las cartas. Yo con todo.] Kara: Disculpame que te pare así. cierro Canasta. Se me pasó la hora de la inyección. pero no entendiste. con el querosén ese. pero ¿qué estás haciendo con la cara? No te entiendo. Karen: Hablando de amor. si no prestás atención yo me voy. te canto flor. Kara: Bueno. yo me largo. [Comienzan un diálogo con las señas del truco. ¿Y una que me llevaba? Karen: No sé. Kara: Diez. No. estás jarajarajá. . chiquitín… el Amor.] TERCER ACTO. Karen. Más dos que le pido al vecino. Yo te contesto.Kara: Nueve. Más tres tuyas. después te da un sueño… Kara: Póker de ases. Es que no le estás prestando atención al juego. poronguín. son doce. Te estoy diciendo que se me pasó la hora de la inyección.

[Se sientan y escuchan a la Moribunda. para sintonizarla.] Kara: ¡Ahí enganché algo. sintonizá las coordenadas. por el culo. y piecitos. verdad? Pues te lo voy a dar ahora mismo. Desde arriba se escucha un piano y unos gorgojeos agudos. vamos a escucharla. el sistema de husos horarios… la hora. verdad?…“. Lo que no sé es cómo va a tocar: no hay muñón. Karita. Karita. sí…“. no hay mano. Andá. qué lindo… Oh. ya lo sé. Estoy tan nerviosa… Quería decir algo. y va a cantar. Se apaga la luz. Andá a saber con lo que me encuentro. sí. dice que igual ella va a tocar el piano. no hay nada. Sí. como una enorme pila de carne picada con ojitos. Vení. Sentate acá. sólo por hoy te lo voy a permitir: agarrá la radio. ] Karen: ¡La hora! [“¿Te gusta sentirme en el cuello de tu culo. verdad? Eso es. y mandó a decir que aunque ninguno de todos sus admiradores fue siquiera capaz de enviar una esquelita de salutación para el día de su honomástico. Por hoy. sentate. Ah. manipulá la papa. por el culo.] CUARTO ACTO . sí. hagamos una cosa. oh qué mujer me siento. y… Igual balbuceó. Kara: ¿Agarro la papa.Karen:¿Cómo sabés? Kara: No lo sé. sí. Entonces agarré esa albóndiga gigante.] Karen: ¡Apagá esa radio! Está… es. ¿Cómo lo quieres? ¿Te gusta fuerte. Karen? Karen: P or ahí me pasé todas las inyecciones y… ¿con qué me encontraré? Kara: ¿Agarro la papa? Karen:¡Agarrá la papa! [Kara enciende la radio y manipula la papa. no tengo la menor idea. y boquita. siete menos cuarto… Karen: Mirá. y la até con los arneses en la banqueta de la pianola de arriba. Kara:… Karen: Es mi culpa. eh. sí. Me zarpé con el querosén. Karen! [Una voz masculina susurra en la radio: “¿Tienes muchas ganas de esto.

Ponete crema. porque la mandíbula. hay gente en la playa. una tos convulsa. pasamos Necochea. No doy más… Karen: No era acá. no es acá. caminamos doscientos kilómetros más. no era acá. Kara: No. no tiene instrucciones. ¡Ay! Mirá los delfincitos. y la lengua se ha agrandado. hacemos un parate. no había mosquitos acá… El Niño. Karen: Pero no era acá. como un dengue bárbaro… Por eso me puse el trapo sostenedor este. Karen y Kara bailan y acomodan unas reposeras. Karen. Yo lo escuché. Era un planeta bárbaro. la Sobrina… nos arruinaron el planeta. nos quedamos acá. No. Son tipo variedades. ¿Vas a cortar las papitas? Bueno. Lo primero que yo quiero saber es quién inventó la silla tijera. Bueno. Nivea Body Milk.] Kara: ¿Pueden bajar un poco la música? ¡Es intolerable! Karen: Doscientos noventa y ocho grados de sensación térmica. tequete tum. ¿vos notaste que estás lenta? Porque estás lenta… Karen: Por eso. tienen como una sonrisa… son mejores que nosotras. Kara: Mirá que íbamos por la playa y todos decían “Mirá a esa boluda“. teque tum. Karen? Ponete crema que el sol está fuertísimo. Kara: Hablá más bajo. y ahí estamos. Kara: Escuchame.[Se encienden las luces. Yo te voy a explicar cómo se pone la Nivea Body Milk. Karen: Mirá. Kara: Mirá lo que traje. para que nos divirtamos. Karen. no demasiado y luego se sitúa en el lugar y se la expande hacia arriba… [señalando las papas] más finitas… y con las yemas . Karen [golpeándola sobre el hombro]: Un mosquito. Además. luego retomamos. el Ahijado. esto se coloca en la palma de la mano. Escuchame. No. Karen: Mirá qué lindos. Por eso hablo como boluda. desde las ocho de la mañana que estamos caminando. el maxilar inferior cae. Karen [canturrea]: Quetequeteque. Kara: No sé eso. pero no soy boluda. Suena un Cha-cha-chá. Kara: ¿No ves que estás boluda. andá vos sola. creo que me he agarrado una difteria. la Niña.

] Karen: ¡Pedazo de pelotuda! ¿Cuál es la gracia? . Estás muy mal.] Ah.] Ohhh. porque no sabés lo que es… Cancún. Karen: Dejalas. ahora sí. Kara: Karen. Digamos que viene cada una por su lado. Tené cuidado. ohhh. Karen! ¡Cuidado! [Se para y le tira un balde de agua encima. [Kara le coloca unas rodajas de papa en los ojos. milllones de olas. No puedo. Vení.de los dedos se va hacia arriba… más finitas. Karen. Karen. Kara: Karen… Karen:¿Qué? Kara: Se está viniendo una ola para acá. Karen: Bueno. I love San Bernardo. tratá de olvidarte. no! Estás arriba de la papa. pero se está viniendo para acá la ola. así… y se estira hacia arriba el cremamen. en la frente. [Kara sigue poniéndole trozos de papa en la cara. pero que sean finitas. y se extiende hacia la cara ya con el palmotazo… cortalas bien finitas. evitando… bien finitas. Quería conversar de algo nomás… [Se para y le canta al mar. cortá bien finitas… Kara: ¡Basta! ¡Pará! Es que no las puedo cortar más finitas las papitas. y cuando vos te mueras van a seguir estando. pero finititas. Dejame disfrutar a mí también. Kara: Pero se está viniendo para acá… Karen: Dejalas a las olas. Kara: Karen. Vienen y van. Karen: Ah. Karen: No sabés disfrutar vos. Finitas cortalas. Así es otra cosa. poneme una papita ya que jodés. vení. ¡No.] Karen: Ponete papitas. no. Karen te vas a mojar. Karen? Karen: Dale. Vení acá. Karen. ¡Cuidado con el agua. Kara: Es que me estás encima: “más finito. en el pecho. Kara: ¡Basta! ¡Basta! ¡Basta! ¿Querés que se pueda ver el mar a través de la papa? No doy más. Se pone otra capa de Nivea Crem en la palma de la mano. Son miles. sentate. no te pongas así. ¿Querés la papita. más finito“. Cuando vos naciste ya estaban.

Karen: Sí. Karen: Y yo no largo efluvios de ese modo. tampoco. Mirá lo que es esto: un modelo exclusivo. Te traje ésta. Karen: Bueno. Kara: La caca puede ser mía. lo vi en el Discovery Channel: al escualo le gusta el tergopor. el wind-surf no. querida. no. No. Yo no la pienso lavar. Bueno. [Karen se tira al piso. ¡Tan chiquitita y ya tan Puerto Pollensa! Kara: Vos no me lo vas a querer creer. Sos una asquerosa. eh. me parece. tapame con la toalla. llevate esto. y se te viene la manada de tiburones. Andá a pedirle a tu mamá que te muestre los órganos reproductivos. pero te quedó bárbara. dámela. vos fuiste la última que la usó. Karen… No me gusta que te hagas las muerta.Kara [riéndose]: Se te vino la ola. es la única que tenemos. . Karen: No. Karen. mi amor! Andá a ser feliz un poco más lejos. Karen: Bueno. pero esto no. dámela igual. Karen. [Gritando hacia un costado] ¡Qué mirás. no no. No. Siempre me echás la culpa a mí. Kara: ¿Qué? ¿Te vas a tirar con la enagua? Karen: No traje el traje de baño. Kara: Pero si no viene nadie. Y bueno. el wind-surf no lo voy a usar. qué querés… Karen: Bueno. yo me voy a tirar al agua. Kara: No me hagas este tipo de jodas.] Karen: Enterrame viva en la arena. no te hagas la muerta. no. No.] Karen:¿Qué?. Karen:¿Ésa? Kara: La del 42. Ya está la línea de los pendex mirando. Kara: Yo no percudo la malla de esta manera. [Kara mira la malla y pone cara de asco. Escuchame. Kara: Yo te traje una.

Karen: Anguenguita olca. ja… Kara: Pará. Kara: Bueno. Karen. Karen. El Teorema de Hipócrates insiste en que la suma de los lados de un triángulo puede llegar a producir un enorme drama pasional. se golpea el pecho. [Se apagan las luces. no puede ser. pará. anguetu. pronunciá bien. Cuidado que está derretida. ja… los mocasines… ahí va subiendo… ja. Acá viene Hipólito. Tomá. Anjetito. ¿Qué está pasando? ¿Qué pasa Karen? Karen: Me pegó el amor. ¡Se acabó el verano! Eso es lo que pasa: se acabó el verano… Que se apague la luz del sol. ¿y mi amor? . Karen: Anguenguita olca. ja. ahí viene.Kara: Te quedás en la orilla. Kara: No es así. Has llegado a un punto de taradez intolerable. entonces. No se puede ser tan tarada. angueguita olvs Kara: No te entiendo. annn. no sé cómo es. ¡basta! ¡basta Karen! [y la abofetea]. vení. oiiggg… Kara: Karen vení. anguenguita. pero… Mirá [le muestra una Bananita Dolca]. Karen.] Kara: Pará. agarrala. Acacacá acacá… Mirá los zapatos… ja. no me asustes. Karen: Kara. dejame de joder con la Bananita Dolca. Karen:¿Vos querés que hable bien? Perfecto. Tratemos de disfrutar. [Karen vocifera cosas inconexas.] Kara: No. por favor. ¡Me pegó el amor! Kara: No. Karen: Cochocochochoch cochcocchcoc. No. ja. Karen [gritando hacia el mar]: Oooigggggo. Gesticula. Karen. enguerendo. anguenguita… Kara: Agarrá de acá abajo.

entonces dile a los gusanos. detrás de aquella roca una perra intranquila te mire con los ojos airados. Es que no lo puedo creer. Yo voy a disponer de ahora en más. Pero pará un poco.] Kara: Que el sol resplandezca sobre su podredumbre hasta cocerla a punto y devolverla a la naturaleza. ahí ya veremos cómo barajamos las estaciones. y nosotras inventando un verano ideal en Punta Cana. Yo tengo esperanza en que todo va a cambiar. No existe. acechando el momento de recuperar en tu osamenta el apetecido bocado. por ahora nos vamos a quedar en el otoño. ¿Y el “qué dirán“? ¿No era que había que cuidar las apariencias? Todos en la playa nos estaban mirando. después de mis últimos rezos. Karen? ¿Dónde quedó el catéter? ¿No eras vos la que decía que teníamos que estar siempre atentas al catéter? Pareciera que el amor te hace olvidar que tenés una hermana moribunda. Karen! Escuchame: se acabó el verano… pasamos al otoño. Es que no existe un Hipólito de tres metros de altura con una pata así de grande. Fui la niña más feliz del mundo hasta los trece años. Se abrazan. sufre. la diéresis. Tal vez. Karen. hermana mía. la estrella de mis ojos. mi ángel y mi pasión. Sol de mi vida entera. cuando bajo la hierba florida y lujuriante te enmohezcas entre los huesos. ¿Dónde quedó mi hermana la antropóloga?… la teóloga.] Kara: Karen. se pone un abrigo. que te devorarán a besos. Hace veintiún años que sufro sin parar y que estoy pendiente del dolor. a toda esa horrible infección. la chivóloga. dejaremos los apósitos y nos iremos las tres a buscar Hipólitos. ellas cagándose de risa…“. hay que podar la parra. Hay un montón de cosas que hacer: hay que recoger las hojas secas. tenemos una hermana que se está muriendo. [Karen se calza. y decían: “Mirá las hermanas Te Kanawa. [Se miran un momento. pasamos al otoño. el corchete. Cuando ella esté mejor. La perdí. Vergüenza. Y sin embargo igual serás a toda esa basura. no no no no. y ahí sí. Que el cielo contemple su osamenta magnífica expandirse como una flor. Escuchame. Reconocelo. y no por eso soy fatalista. Kara le entrega el prendedor. la coma. que yo guardo la forma y la esencia divina de este amor descompuesto. No. pasamos al otoño. Karen. la que controlaba todo: la puntuación. ¡Bajá a la tierra.] Karen: Se murió. Toma la valija y espera. ¿Y el catéter. Agoniza. No sé por cuánto. Yo sé que soy la hermana menor y que no tengo autoridad para hacer lo que estoy haciendo. . Karen. la catedrática. te volvés tarada porque no encontrás razones cerebrales para el amor.Kara: Tu amor no existe. pero alguien tiene que tomar las riendas del asunto… se desbocan las yeguas… No. Si así tiene que ser. eso es lo que siento: vergüenza ajena. Karen comienza a subir a la habitación de la Moribunda. Karen se va. se acabó. Karen. mientras la pobre Kiri se está muriendo. tú. sí. [Karen baja con una valija en la mano.

Fin. .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful