Está en la página 1de 29

EL AMOR ESTA EXPANDIDO POR DOQUIER EN TODO EL UNIVERSO

PERO NO TODAS MIS CONFERENCIAS SON PARA TODO EL MUNDO II Videlinata a 17 de Febrero de 1975

       Sé  que  la  mayor  parte  de  las  explicaciones  que  yo  puedo  daros  no  servirán  de  nada,  o  que  vayan  a  ser  de  utilidad  para  vosotros,  o  lo  serán  en  otras  encarnaciones futuras, puesto que todo depende del grado de evolución. Si  estáis preparados sí, podréis llevar a la práctica estas verdades, pero ya sé  que  todo  lo  que  os  explico  va  destinado  por  ahora  a  unos  cuantos  entre  vosotros.  Entonces,  ¿Por  qué  lo  hago?    Para  dar  algunas  reglas,  algunas  nociones a otros que vendrán más adelante y que estarán decididos a vivir  el  amor  de  una  forma  más  elevada,  más  divina.  Pero  en  general,  estas  conferencias  no  son  para  todo  el  mundo.  A  muchos  les  sería  imposible  comprenderlas y menos aún practicarlas!  Pero incluso si por el momento  es algo imposible, puedo hablar para las futuras generaciones, para esos  espíritus excepcionales que vendrán a encarnarse.    Siguen dos conferencias sobre el tema :   2 de Abril de 1969 – LA ENSEÑANZA NO ES PARA TODOS  23 de Agosto 1960 – LOS HOMBRES ORDINARIOS LOS INICIADOS Y                                    LA ENSEÑANZA‐ LDV 89    Seguirán otras……………… 

www.omraam.es

1

CONFERENCIA DEL MAESTRO

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
23/08/1960 (en la Roca) LDV nº89

“LOS HOMBRES ORDINARIOS, LOS INICIADOS, Y LA ENSEÑANZA.”
Lectura del pensamiento del Maestro Peter Deunov: “Os lo repito, no hay en el mundo ningún ser vivo al cual Dios no haya hablado. Para vosotros es importante distinguir cuándo es el Señor quien os habla y cuándo son los espíritus. Dios os ha hablado varias veces, pero vosotros habéis puesto más la oreja a las otras voces. Habéis confundido las voces en vosotros mismos; ¿Por qué las habéis confundido? Porque vuestra oreja está embotada, no podéis oír la dulce voz de Dios. Los espíritus son escandalosos, hablan alto para hacerse oír. No es malo oír la voz de los espíritus. Ellos también vienen de Dios. Tu dices: “Dios me habla. –Qué te dice?- Que tome el saco de mi amigo y le coja su pan y su mermelada para mí.” ¡Así el bandolero que mata a la gente también dirá que Dios se lo ha dicho! Alguien va a la iglesia y dice que Dios le ha hablado. Y el padre, cuando trae a su casa el pan, la carne, el queso, a él también le ha hablado Dios. Así pues, Dios nos habla a todos, pero en esta palabra hay algo particular que no está en la palabra de los hombres ordinarios. Dios habla al hombre en casos particulares y a propósito. Cuando nadie puede ayudarlo, Dios le habla dulcemente y va en su ayuda. Salomón dijo: “Hay un tiempo para cada cosa.” Cristo dijo: “La verdad ha sido revelada a los niños, pero ha sido escondida a los sabios” (Mateo XI, 25). Los niños son humildes. Alguien dirá de sí mismo que forma parte de los niños. Dadle el poder, dadle el dinero, poned sirvientes a su disposición y veréis lo que hará. Se dice: “Dadle poder al hombre para ver lo que es.” ---------------------------

2

Estoy muy contento de que el Maestro mencione exactamente lo que yo os dije hace años respecto a la voz de Dios, explicándoos cómo Dios y los espíritus nos hablan. Lo aprendí de él mismo, pero han hecho falta años para que cayéramos en esta página. Os diré algunas palabras al respecto. ¿Cuál es la diferencia entre los hombres ordinarios y los Maestros, los Iniciados? La diferencia no está en las cualidades intelectuales, ni en que sean más ricos, más bellos, o mejor situados en la sociedad, más sabios o más ignorantes. No, la mayor diferencia, es el desinterés de los Iniciados. Os tenéis que detener ahí, puesto que en esa cuestión tampoco sabéis discernir. Cuando conocéis a alguien, siempre queréis saber quienes son sus padres, miráis si es guapo, cuál es su rango en la sociedad, etc. Entonces decís: “Es un ser fantástico, ha frecuentado a grandes personalidades; nos explica historias de los condes, los barones, los príncipes y las princesas.” Pero al final, esta gente os desvalija y os llevan hacia direcciones extrañas. No tienen la única cualidad que distingue a los seres superiores de los inferiores que es el desinterés. Para vosotros, esta cualidad no es extraordinaria, pero para el mundo divino es lo más extraordinario. Que un Iniciado sea guapo o feo, rico o pobre, sabio o ignorante, para el Cielo son pequeñeces complementarias, no es lo esencial. Lo esencial es que no os quieran robar, saquear, demoler o aprovecharse de vosotros, sino cumplir la voluntad de Dios: daros. He aquí lo que les diferencia: que son desinteresados. Y como esta cualidad no se ve, la gente se deslumbran, son cautivados por el alboroto, la exageración, las habladurías de aquellos que no son desinteresados y que llegan de este modo a embaucar a los demás. He aquí de qué se maravillan! En el momento en que alguien habla mucho de sí mismo y se hace propaganda a la moda americana, todos están entusiasmados por esta publicidad. Se gastan millones para sacar un producto, una modelo, algo que va a envenenar al mundo. He aquí sobre qué se ha detenido el mundo, sobre este hallazgo formidable que es la publicidad que lleva al éxito, el prestigio, el renombre, la opulencia, la abundancia. Sí, da resultados en el mundo físico, el mundo terrestre de la personalidad humana, no se puede negar. Pero el reverso de la medalla es que después esto aporta ruinas y desgastes, pues todo estaba basado en las mentiras, las exageraciones, el polvo en los ojos, el camelo, los trucos, las artimañas. ¡Maravillas! Cuando uno es millonario, se puede hacer mucha propaganda de sí mismo o lanzar su maestría. Pero puede que la pobre no esté preparada, no sea sólida ni

3

luminosa y otros dirigen los ojos en ella y ésta les siga. Entonces el millonario que no era psicólogo lamenta sus millones! Antes de empezar, hubiera habido de pasar por una escuela divina, es decir poner en sus ojos, su corazón, su voluntad, y su cerebro, algo sólido. ¿Por qué andar en este camino de la propaganda, para deslumbrar a la gente, antes de volverse uno mismo una piedra preciosa? Supongamos que hacemos publicidad para que todos nos vengan a ver. La gente que vendrá dirán que estáis preparados o bien que sois como la gente ordinaria? Corren el riesgo de irse decepcionados. Es por eso que el cielo todavía no quiere traer al mundo entero para que nos vea porque en la actualidad trabajamos sobre la estatua, la esculpimos, la modelamos, pero todavía está escondida tras una cortina pues no está terminada. Cuando la escultura estará terminada, el escultor quitará la cortina, la pantalla. En ese momento, es el cielo quien hará propaganda en el mundo entero para que todos vengan a extasiarse ante esta semilla, esta Fraternidad Blanca Universal. Vendrán con los bisturís y las pinzas para ver si sois resistentes. Vendrán incluso con productos químicos o gases lacrimógenos para haceros toser y llorar, y con sus pinzas, os picarán! Será magnífico! Cuando se estará preparado, os lo digo, será el mundo invisible quien hará la propaganda. Ahora empezáis a comprender porque, desde hace años, no nos hemos servido de los métodos del mundo entero. Cuántas veces se me ha aconsejado hacer propaganda para ser conocido, lanzado. Y yo sonreía porque no veían los peligros. Desde hace años trabajamos día y noche sin parar para perfeccionarnos, por qué llamar a los espíritus que vendrán con sus armas destructivas? Proyectarán la duda, los gérmenes de la dislocación. Muchos ya han venido y han querido incluso destruir las familias y les he tenido que prevenir para que resistieran a esas armas. En vez de ocuparse de lo que da el sol, en vez de hacer un trabajo para ser más sólidos y armonizarse, perderán su tiempo reparando los estragos. No es inteligente. Esto prueba que la Fraternidad todavía no está a punto; hay débiles que no saben cómo reaccionar, cómo comportarse, no saben cómo recibir a los nuevos, hablarles, defenderse contra sus gérmenes de dislocación. Esto es lo que me inquieta. Habrá miles de personas que vendrán, pero qué ocurrirá? Los nuevos no vendrán ni puros, ni luminosos, ni etéricos. Vendrán sobrecargados de sus enfermedades, sus deudas, sus cánceres, su sífilis, y qué se hará para digerir, sublimar, transformar todo esto si no se tiene un método, si no se es sólido, si no se tiene suficiente luz? Vosotros no pensáis en ello, pero es mi

4

labor preocuparme de ello, analizarlo, verificar hasta qué punto esta semilla de servidores de la luz está preparada. Está claro: yo no voy a emplear los métodos americanos! Algunos incluso se han preguntado si era inteligente o si estaba dormido puesto que no hacía nada para que tuviéramos una gran extensión. No es muy extraordinario difundir folletos, no es ni honesto, ni noble, ni inteligente, pues te preparas a tener que afrontar peligros. Yo he escogido el método más razonable, inteligente y sabio: trabajar sobre uno mismo, y os he aconsejado que hagáis lo mismo. Después, no os inquietéis, cuando uno se vuelve una piedra preciosa, nadie puede verla si detenerse para mirarla y apreciarla. Pero si se hace tam-tam, publicidad, la gente viene y ve que es un objeto dorado, pero no es oro. Los verdaderos Iniciados nunca utilizan este método ya que no es desinteresado. Este método pertenece a los hombres ordinarios que os quieren engatusar, despojaros, simplemente. Eso es lo que no se ve. Se vuelven ocultistas, sabios, y se enriquecen, venden su mercancía, venden todo lo que es más sagrado, incluso a Dios, para tener dinero. Estos métodos están tan propagados que todos encuentran que es natural. No, es Dios quien os recompensará si dais gratuitamente para el bien de la humanidad. Dios que sabe el valor de cada cosa, os dará miles de veces más que los humanos que no saben apreciar lo que hacéis. Así pues, si queréis recibir mucho, no pidáis nada. Si pedís, os darán cincuenta francos, trescientos francos por vuestro pensamiento, pero vosotros, habréis gastado algo que valía millones, la vida que no se compra por trescientos francos; este mercado es idiota. Si queréis ser pagado, Dios no os dará nada y el Cielo dirá: “Quedaros con lo que os han dado puesto que no habéis comprendido lo que era más precioso.” Es mejor no pedir nada porque entonces recibiréis de Dios mismo que sabe el valor de vuestro trabajo. Por eso Cristo, que conocía estas grandes leyes, aconsejó a sus discípulos que no cobraran. Les dijo: “Gratuitamente habéis recibido, daréis gratuitamente.” Aceptad lo que se os da si no habéis pedido nada. Dios os pagará, pero no hay que regatear. Si decís: esto vale tanto, el Señor dirá: habéis sido pagado, guardad vuestro dinero pero no tendréis ni salud, ni belleza, ni felicidad, ni gozo, ni luz. Ahora, mis queridos hermanos y hermanas, aquél que quiere aprender y prepararse para volverse un hijo de Dios, aquél que quiere ser un bienhechor de la humanidad, debe conocer estas cosas, estudiarlas, sino se volverá un ser

5

ordinario que se hace publicidad no hablando más que de sí mismo: “Soy desgraciado, soy esto, soy aquello”, para que los demás se apiaden de él. Cuenta su vida para ablandar a la gente, y como recompensa, les toma sus fuerzas y los disgrega. ¿Cómo os puede faltar hasta ese punto el discernimiento? Os he dado todos los criterios. Os he dicho: cuando encontréis a alguien y queráis saber quién es, observad en qué estado os sentís después de haberlo visto y haber hablado con él. Si vuestra inteligencia se ilumina, todo se unifica, veis más claramente las cosas, si vuestro corazón se empieza a calentar, a vivificarse, amáis al mundo entero y vuestra voluntad que estaba inerte, paralizada, empieza a despertar y a crear cosas bellas, entonces, os digan lo que os digan respecto a ese hombre, es un hijo de Dios. Incluso si el mundo entero le mancha, le calumnia, tenéis que decir: aporta la luz, el calor y la vida. Si, al contrario, alguien es apreciado y reconocido por todos y os aporta cosas que os maravillan, pero ensombrece vuestra inteligencia, e introduce un desorden, si ya no veis la relación entre las cosas, si vuestro corazón se enfría, vuestra voluntad se paraliza, huid, huid os diga lo que os diga. Podréis decir: “Este ser es maravilloso para vosotros pero para mí es la catástrofe.” Cada uno debe entender las cosas según su criterio. Dejad a los demás como son, pero vosotros, comed el alimento que conviene a vuestro estómago. Os lo he dicho siempre: cuando se es normal, lo que es divino produce cosas divinas, y lo que es infernal produce resultados infernales. Pero estos criterios se olvidan, se les abandona y se paga muy caro. Os tenéis que acordar de lo que os he dicho. Os he dado cosas preciosas, y las dejáis en los armarios! Veamos ahora los métodos de un hombre ordinario que es interesado, egoísta, calculador, y los de un iniciado que trabaja de otra manera. El desinterés es lo más importante para él, cuando encontráis seres desinteresados, hay en el mundo, deteneros sobre esta cualidad porque es justamente ella la que os mostrará si esos seres vienen del cielo o del infierno. Su riqueza, su rostro, su forma de vestir, incluso su saber terrestre, creedme, todo eso os puede confundir, son cosas temporales, engañosas. Decís: “Pero cómo podemos saber si esa persona es desinteresada.” Si nunca habéis sido robado, estafado ni engañado por ella durante años, ¿todavía dudáis? No tenéis pues ningún criterio. Es desinteresado. ¿Qué queréis más? Si no os dais cuenta de ello, si no veis a los seres que no quieren ni robaros ni hechizaros, sino daros, entonces merecéis vuestra suerte.

6

Existe gente desinteresada y otros que quieren servirse de vuestra inteligencia para arreglar sus asuntos personales puramente materiales. Un Iniciado puede tener una luz, un saber formidable, el poder de curar, pero no es lo esencial, ya que se dice incluso que el mismo diablo puede ser luminoso para engañar a los demás, y que habla todas las lenguas. Los dones de los genios, las obras maestras, en el pasado, según la gente de iglesia, eran llevados por el diablo. Puede que el diablo sea muy fuerte desde el punto de vista de la voluntad, pero allí donde capitula es en que no es desinteresado. Os puede mostrar un saber formidable, un poder extraordinario que os puede anonadar, pero os quiere llevar hacia él, no hacia Dios. Os hace firmar un pacto de sangre, hace toda clase de promesas, la riqueza, las mujeres ( las más atolondradas, pero no lo dice); y los idiotas les siguen. Decís: “Pero esto sólo se hacía en la Edad Media!” Pensáis eso! Esto se hace en pleno París, en el siglo XX. Los hombres piensan que Dios es viejo y está fatigado, mientras que de este mundo posee todas las riquezas, es enérgico y poderoso, y promete mucho. Aquel que, sin cesar, os viene a decir: “Comprad esto, comprad aquello”, es el que hace propaganda para tener gente inscrita en sus registros. Y ahora todo está modernizado, organizado, embellecido en estos métodos; y sólo aquellos que no conocen estos métodos firman y venden su inteligencia y su voluntad. Decís que no lo podéis creer, que era antaño cuando la gente vendía su alma al demonio, pero hoy ya no; que hoy la gente está instruida y no creen en el demonio. Es verdad, pero esto ha tomado otras formas. Por ejemplo, si el jefe de un partido os invita y dice: “Sois muy inteligente, un gran químico, un gran físico, queréis trabajar con nosotros? Os pagaremos lo que pidáis, firmad el contrato.”, ¡se firma! Se ha vendido la inteligencia por algún dinero. Muy pocos lo rechazarán. Esto se hace sin que uno se de cuenta. Se habla del mismo modo a los escritores, para que escriban algunos libros que demolerán la fe, la conciencia de un pueblo, y cuando este pueblo estará alelado, perdido, débil, lo tendrá en su bolsillo, lo podrá gobernar! “Por supuesto”, responde el escritor que sólo esperaba esto. Y se vende al príncipe de este mundo... Id a verificar si no es así. Os puedo revelar muchas cosas, de qué manera se llega a dominar a muchas naciones. ¿Quién lo hace? El príncipe de este mundo que tiene sus agentes, y muchos creen en él y no en el buen Dios, ya que da para poder comer y vestirse cada día. El desinterés es la cualidad más esencial de los Iniciados, de los verdaderos Maestros, de los verdaderos Santos, de los apóstoles, de los yoguis. Si creéis

7

que todos eran sabios os equivocáis. Vosotros sois más sabios que ellos. Pero lo poco que sabían, lo sabían bien, creían en ello firmemente. Y con qué desinterés trabajaban! Vosotros no trabajáis tan arduamente, tan profundamente como ellos, aunque conozcáis la física, la química, la astrología, la economía, la política, y muchas otras ciencias, pero los santos, los profetas, los apóstoles, sabían solamente que Dios es amor, que se le puede encontrar con el amor. Le amaban, meditaban sobre él y os podían decir todo lo que os ocurrió en las encarnaciones precedentes y lo que os esperaba. ¿Cuál es, pues, la unión con la dulce voz de Dios? En el plano astral, en el plano infernal, los espíritus son interesados y no os dejan a causa de este interés. Para llevaros hacia su dirección, continúan hablándoos durante años, os atraen para convenceros, y no veis que son interesados? La prueba de que lo son es que insisten. Dios no insiste, sólo habla tres veces. No habla días enteros, hasta conseguir que os ahorquéis! He aquí el criterio. Aquellos que insisten demasiado para convenceros, que os caséis con tal persona por ejemplo, o que rompáis, o que compréis algo, es que tienen un interés, no les tenéis que escuchar. Chillan demasiado, hacen demasiado ruido y su insistencia y su ruido son la prueba de que son espíritus interesados. Cuántos espíritus os soplan: abraza a esa chica, serás feliz. La voz insiste, día y noche, obedecéis y he aquí la estupidez, estáis colgado... Mientras que Dios habla muy dulcemente, tan dulcemente que el hombre que no está acostumbrado a escucharlo, no lo oye. Sin embargo, después de los acontecimientos, uno se acuerda y se dice: había una voz que me susurraba que sería desastroso. Qué tonto he sido de no escucharla! Era justamente la voz de Dios. Pero estamos acostumbrados a escuchar sólo a aquellos que hacen estruendos! No os pediré si habéis tenido tales experiencias, pues estoy absolutamente seguro de que sí. Todos, sin excepción! Es por esta razón que el Maestro dice: “Dios habla a todo el mundo, pero la gente no lo oye.” ¿Es Dios verdaderamente quien habla? No. Si queréis saber la verdad, es un representante de Dios, porque si hubiera sido Dios directamente, seríais pulverizados. Su voz ha pasado de altavoz en altavoz, de región en región, hasta un representante que está dentro, es la voz interior, es la conciencia, la superconciencia, la intuición, el yo superior, es una estación en nosotros que recibe y ve. Es el observador silencioso, el testimonio silencioso, “ajna chakra” que está entre los ojos. Lo ve todo, lo observa todo, es imperturbable y no os fuerza jamás.

8

Hay un pasaje en la Biblia donde dice que Elías el profeta oyó en la caverna toda clase de ruidos: viento, tormentas, terremotos, voces poderosas. Y después de todo eso, una voz extremadamente dulce le habló y él la aceptó, pues sabía que era la voz de Dios. Ahora, el discípulo se debe acostumbrar y ejercitarse en discernir esta voz, a fin de que no se equivoque nunca. He aquí el trabajo de un discípulo: escuchar la dulce voz de Dios. Siempre está ahí, no falta nunca, dirigiros a ella cuando estéis atormentados, en una situación inextricable, cuando nadie os viene a ayudar. Haced primero la pregunta y después esperar. Es como cuando llamamos por teléfono, debemos esperar que la comunicación se establezca. Me decís que tenéis prisa. No. La respuesta puede venir algunos minutos más tarde, un día o algunos días más tarde. No hagáis nada antes de oírla. Os responderá dulcemente, amablemente, y será corto, conciso, resumido, esto es lo que os probará que es divino. La voz habla así porque Dios es desinteresado. Cuando ve que no escucháis, os deja libre. Si no fuera desinteresado, os querría forzar y se parecería a los espíritus. Ya no sería Dios. Como hacen los vendedores que entran por la ventana si les cerráis la puerta y si les cerráis la ventana entrarán por la chimenea, pero siempre están ahí. Y si les escupís, dicen que es el rocío del cielo! Logran haceros comprar su mercancía y lo lamentáis toda la vida! No os hablo más que de cosas concretas que habéis vivido y por eso me comprendéis. Este es mi método pedagógico: que las cosas vividas sean un punto de partida desde el cual os pueda llevar hacia las cosas que todavía no habéis vivido y tendréis que vivir. Es toda una nueva pedagogía. Aquí está lo esencial de esta página: tomar este criterio y servirse de él cada día; entonces estaréis muy bien en todas las circunstancias y todo mejorará. Éste esclarece la diferencia esencial entre el hombre ordinario y el iniciado. Si un iniciado no posee este desinterés, si veis que os quita el dinero, que os despoja, a pesar de sus conocimientos, su riqueza, su belleza, no debéis ni creer en él ni aceptarlo. El desinterés es la única cualidad que merece que nos detengamos en ella. Pero la gente se queda cautivada por toda clase de otras cualidades que todo el mundo puede tener. El desinterés es la cualidad más difícil de adquirir, hacen falta siglos para ello. En algunos años, podéis leer libros, hacer estudios y ganar dinero. Pero para adquirir el desinterés, hacen falta siglos. El desinterés es, pues, una prueba de que la persona es muy evolucionada y que ha trabajado mucho tiempo. Es por esta razón que es la cualidad más preciosa, la más rara, puesto que es la más difícil de obtener. Detrás del desinterés se encuentran el amor, la abnegación, la generosidad, la impersonalidad, la renuncia y también una

9

sabiduría oculta, ya que aquél que se ha lanzado al desinterés y ha descuidado otras cualidades tenía un saber, que no es la inteligencia del mundo sino la verdadera inteligencia. Son pocos los que se lanzan a ello, por miedo a morir de hambre, a ser el último de todos. Este saber es un saber divino. Aquel que escoge, trabaja y desarrolla esta cualidad tiene intuición y no se equivoca, puesto que son el amor y la sabiduría los que se esconden detrás. Juntos, producen la verdad. El hombre está en lo cierto ya que es libre y tiene más poderes para actuar. He aquí cómo las fuerzas y los poderes le son dados. Pero cuando se está atado, aprisionado en sus propias debilidades, se pierden las fuerzas y te quedas débil. Es claro y lógico. Es esta verdad la que tenéis que entender, todas las demás verdades son maravillosas, pero por el momento, no son tan útiles. Las encontraréis más tarde, cuando trabajaréis sobre la materia, en el mundo. Por el momento, para la purificación, el avance, es esta verdad del desinterés que hay que tener y para ello hace falta amor, el verdadero saber; y los poderes os serán dados. Entonces seréis libres. Suponed que vuestras piernas están atadas, no podéis viajar, si vuestros brazos están atados, no podéis hacer ningún trabajo, no podéis ser un creador. Suponed que las orejas estén tapadas, los ojos cerrados, el cerebro bloqueado, cuando se empiezan a liberar los miembros, se puede viajar y crear cosas inmortales. Si se os libera la boca, tras la palabra está el verbo que vivifica; se destapan las orejas y se oye una música; la nariz, se sienten perfumes que vienen de no se sabe donde. Y es así para todos los órganos. Os diré todavía algo, pero sólo a aquellos que no son puritanos, limitados, que se escandalizan. Que los que estén preparados para entenderlo lo entiendan: todos los miembros son limitados, atados, o depositados en el Monte de Piedad por un poco de dinero. ¿Conocéis el Monte de Piedad de París? Depositáis una joya o cualquier objeto y se os da una suma de dinero que está lejos de lo que corresponde a su valor. Un día, si tenéis dinero, podéis recuperar ese objeto. A veces no se tiene dinero, los años pasan y el objeto se queda en el Monte de Piedad. Aquel que logra liberar sus piernas, sus brazos, todavía tiene órganos que están en el Monte de Piedad, es decir en casa del príncipe de este mundo que lo toma todo por dinero. Ahora escuchadme bien, porque os voy a decir la verdad más grande. Mucha gente tiene casas que están hipotecadas pero no lo saben. En realidad, no les pertenecen, y un buen día aquél que ha pagado puede venir a quitársela. Si esto existe para las propiedades, por qué no para las cualidades y las virtudes? Hoy os abro de nuevo una página del Gran Libro de la Vida. Aquí está escrito que lo mismo existe en la vida interior de los humanos. Muchos, porque han

10

tenido necesidad de dinero, han firmado un contrato, hipotecado o depositado sus cualidades en el Monte de Piedad. Si las hipotecas, el Monte de Piedad, existen, por qué no existirían bajo otra forma, o otra expresión, en otro terreno? De esta manera, os llevo a comprender que sólo los iniciados, los verdaderos, llegan a recuperar todo lo que habían depositado en el Monte de Piedad, por ignorancia, en un pasado próximo o lejano. La luz ha llegado, han comprendido los nuevos métodos del amor y la sabiduría, vuelven a encontrar las cualidades que habían perdido. Suponed que estos seres tuvieran el talento de escribir, de pintar, de componer, el don de la clarividencia o de la curación y quieran volver a encontrarlo, cómo lo hacen? Os lo explico. Si se pueden liberar las piernas, los pies, los ojos, las orejas, y empezar a vivir una nueva existencia, se deben olvidar los demás miembros, algunos de los cuales son de una importancia formidable? Suponed que todos sean liberados, en el verdadero sentido de la palabra, entonces los iniciados pueden hacer grandes cosas, cosas divinas. No os daré grandes explicaciones, porque no estáis preparados. Estas verdades fueron enseñadas en los Templos de Egipto, de Caldea, y en muchos otros: cómo liberarse, desprenderse. Algunos me dirán: no, nosotros tenemos nuestros miembros, nuestro cerebro, nuestros ojos y somos nosotros quienes nos servimos de ellos! Sí, pero a veces otros se sirven de ello porque no os pertenece. Vosotros los habéis depositado! La prueba es que vuestro cerebro puede crear cosas espantosas y vuestros brazos se ponen a realizar estos pensamientos incluso cuando queréis pararlos! Es, pues, la prueba, de que otros se sirven de ellos. Están depositados, hipotecados, y hay que liberarlos. Cuando Dios y los Ángeles se servirán de ellos será muy diferente. Que aquellos que me puedan comprender me comprendan. Todo es así. Todavía es una página del Libro de la Naturaleza. Hay cosas a hacer que ni sospecháis. Andáis tranquilamente, todo está en orden, cantáis alegremente, pero todavía hay muchas cualidades por reencontrar que teníais en el pasado. Cuando se recuperan, uno se vuelve hijo de Dios, bello, sano, inspirado, inteligente, sabio, lleno de amor. Puesto que no se tienen, es que se han perdido, ya que en el pasado se tenían todas estas cualidades. ¿Dónde están ahora? Sólo quedan algunas migajas de los talentos formidables que teníais. ¿Dónde están? En el Monte de Piedad. He aquí de qué reflexionar, esto abre horizontes. Cada uno debe decir: “Al trabajo, lo he comprendido!” y triunfar. Parad este tumulto interior y encontrad la paz. Si sois capaces de ello estaréis inscritos entre los hijos y las hijas de Dios. E incluso cuando llegaréis a ese punto, no debéis hacer propaganda y decir:

11

“Sabéis a qué he llegado?” Ya que entonces no sois un iniciado sino un ocultista cualquiera. Prepararos, trabajad, hasta el momento en el que estaréis a punto, ya que los curiosos vendrán llenos de alfileres, de gérmenes de dislocación, y cuando verán que sois sólidos como una roca, que sabéis resistir a las tempestades, a los tornados, a la lluvia, a la granizada, entonces se inclinarán y dirán: “Estoy obligado a reconocer que sois rico, multimillonario, que sois un hijo de Dios.” Pero mientras os vean cambiantes, débiles, miserables, os vendrán a decir: “Por qué seguís esta enseñanza, de dónde viene? No vale nada, no es segura.” Os diré: “Mis niños, no busquéis ni el origen ni la autenticidad de la enseñanza, puesto que no conocéis ni tan sólo los vuestros.” Debo yo, a causa de eso, no creer más en vosotros, dejar de amaros? ¿Esto la prueba de que os tengo que masacrar? Todos actúan así y vosotros sufrís la influencia de los espíritus que os dicen: Pero, ¿cuál es el origen de esta enseñanza? Para calmar a esos espíritus ingratos, responderé: ¿Se nos puede clasificar entre los Esenios, los Rosa-cruces, los Judíos, los Mahometanos, los Teósofos? Dejad este origen, no os rompáis la cabeza, está claro, venimos del sol y vamos hacia el sol. Es simple y auténtico. Nunca os he dicho que nuestra enseñanza venía de los Bogomilos o de los Cátaros, o que venía de los Tebas, de Cartaña, Asíria, de Roma o de Memfis. Viene del sol. ¿Por qué del sol? Porque hemos visto que es inútil seguir ocupándose de cosas extrañas, no filosóficas, confusas, sino nunca daremos nada claro y sólido a la humanidad, por eso las hemos dejado de lado y decimos: “Esta enseñanza viene del sol.” Si alguien no lo cree, que lo verifique. Nuestra filosofía, nuestro ideal, es la luz, el calor y la vida del sol. Podéis decir que hay alguna cosa semejante en los discípulos de Zoroastro o en los sufis o los Mazdaznans, es posible. Pero si los demás se nos parecen no es culpa mía. Yo, no me parezco a nadie. Me parezco a mí mismo y a mi Maestro, eso es todo. Yo canto con mi voz. El origen de nuestra enseñanza es el sol, viene del sol y regresa hacia él. Los que quieren quedarse tranquilos se pueden quedar con eso. Si quieren perder su tiempo y su paz, que se ocupen de buscar de dónde viene la enseñanza y de saber si es auténtica o no. ¿Quizá yo tampoco soy auténtico? ¿Qué piensan los demás? Yo sé que soy auténtico y lo que piensen los demás me da igual. Si el pan que os distribuyo os da cólicos, no lo comáis, pero si restablece las cosas en vosotros, señal de que es bueno, que la panadería es buena, todo es fresco: es el sol. Si os gustan las cosas polvorientas, no es nuestra enseñanza. Nosotros nos servimos de la arqueología para explicar las cosas, pero no nos alimentamos de ella, y nos os llevamos a la Atlántida para que os ahoguéis! No, yo os llevo hacia el sol, el único refugio que está por encima de todo, que no será

12

destruido. ¿Por qué esta filosofía ha venido del sol? Para que sea segura, absoluta, y se pueda contar con ella. Todo lo demás son menudencias, cosas humanas que no han podido resistir a los acontecimientos. Si las formas no han sobrevivido al tiempo, es que no eran perfectas y debían ser reemplazadas por otras más resistentes. Pero las formas del sol resisten al tiempo, que nunca tiene influencia sobre ellas. Ni los cañones ni los gargajos nunca han podido alcanzar el sol. He aquí por qué os traigo una filosofía que sobrepasa a todas las demás porque es invulnerable, inmutable, segura, luminosa y eterna como el sol. Si os queréis romper la cabeza, id a buscar otra filosofía en otra parte. Yo, os doy lo que sé. Está claro, si dudáis de mis palabras, id a pedirle al sol, pero no a la gente que os quiere mentir, engañar. El sol nunca ha a mentido ni engañado. Es claro y luminoso, fiel a sí mismo. Os hubiera querido hablar de dos clases de amor: a quién y cómo amar. Me diréis que ya lo sabéis. No, es tan novedoso que os quedaréis atónitos. Cómo el sol siempre es nuevo, a pesar de parecer el mismo, la fuerza que emana es siempre nueva. Cómo el lecho del río es siempre el mismo, y su agua es siempre nueva. El sol es siempre el mismo, pero su luz, sus rayos son siempre nuevos. Yo también soy siempre el mismo pero lo que os digo siempre es nuevo. Si tengo tiempo, os hablaré de dos grados del amor, pero no os prometo nada, para ser libre. Si se promete se está forzado y se hacen las cosas sin amor. Y lo importante es hacer las cosas con amor. Para ser comprendido, invulnerable ante los filósofos, os diré que siempre hay un interés detrás de nuestros actos. Ser desinteresado es una manera de hablar, siempre hay un interés en alguna parte. El desinterés es el interés menos egoísta, el menos personal. Incluso los iniciados tienen un interés, quieren llevar a la gente hacia Dios, llenarlos. ¿Por qué? Seguramente para obtener una perfección o para satisfacer a Dios. Así pues, lo que está detrás no es turbio, es lo menos egoísta, lo más desinteresado. Pero filosóficamente hablando, es imposible convencer a la gente de que se pueda actuar sin que haya un interés. Incluso los padres, cuando alimentan a sus hijos, y hacen sacrificios por ellos, tienen un interés: como mínimo que alguien se ocupe de ellos cuando sean mayores, o la esperanza de ver a sus hijos tan bien, para su propia alegría. Es el interés más noble que se puede recomendar. Incluso los iniciados tienen un interés: quieren estar a la derecha del Señor. Ante mi análisis que es implacable, primero hacia mí mismo, capitulo, y descubro que yo también tengo un interés. He querido hacer este análisis primero para conmigo porque de otro modo no se puede avanzar. Hay que ser

13

implacable como mínimo hacia uno mismo. Cuando estaréis a punto, os podréis permitir analizar a los demás, pero no hay que ser implacable hacia ellos antes ya que puede que os equivoquéis y entonces os volveréis crueles e injustos. Mientras no habréis logrado hacer análisis absolutamente perfectos, no tenéis derecho a juzgar a los demás, porque os podéis equivocar mucho. Los iniciados no se equivocan. Cuando los químicos analizan sus productos, lo hacen en el plano físico; no tienen la posibilidad de hacerlo en otras regiones. Mientras que un iniciado verifica primero cómo son las cosas arriba en el mundo del pensamiento, después desciende al plano causal, al plano mental, después al plano astral y después busca indicaciones, advertencias, señales en el plano físico. Si no las encuentra en este plano, pues quizá no están todavía materializadas, espera, no se pronuncia. Esto quiere decir que no se ha realizado en los tres mundos. He aquí la táctica de los iniciados. Dicen: “Mi intuición, mi juicio, mis sensaciones me dicen esto, pero en el plano físico todavía no hay nada manifestado, ningún hecho. Así pues, esperemos.” Como en las jefaturas de policía, se tienen intuiciones de que alguien es criminal pero se esperan las pruebas materiales para detenerlo. Os lo digo para que no os apresuréis a juzgar a alguien sin antes haber verificado en los tres mundos. Es así cómo yo lo hago, ya lo he dicho en varias ocasiones. Yo busco una prueba en el lado mental y astral y después busco si eso también está indicado en los gestos, en el rostro en las expresiones. Si no hay nada, me quedo atento. Cuántas veces, antes de hablar a alguien sabía lo que había en él, pero he esperado a veces una año antes de sacudirle. Porque puede que haya cometido malas acciones en el pasado, pero todavía no les había dado una salida en el plano de los actos. Así pues, no se le podía condenar. Estaba comprometido en el mundo del pensamiento sonde había desatado ciertas fuerzas, pero en el plano físico todavía no había resultados. Cuando se planta una semilla, primero no se ve nada, ni tallo, ni flor, ni fruto. Así pues, se espera. Pero no toquemos esta cuestión pues es otra página del gran Libro de la Naturaleza. Os hablo con la esperanza de que instruyéndoos así cada día, mostrándoos cómo todo está unido, como hacía Hermes Trimegisto, avanzaréis. Ahí está la verdadera ciencia, la de los tres mundos unidos. Hermes Trimegisto decía: “Mi nombre significa: aquél que conoce los tres mundos.” No dijo que conocía el plano físico como los sabios. “Trimegisto” en griego significa “tres veces grande”. Para ser tres veces grande, hay que viajar en los tres mundos, dominar a las fuerzas de los tres mundos, sino no se es “grande”. Es decir grande en los tres mundos. Está claro. Os hablo pacientemente, con constancia y amor para llevaros, a vosotros también, a descifrar, un día, el gran Libro de la Naturaleza que está ante nosotros, a nuestro alrededor y en nosotros. Está aquí, sólo hay que leerlo, no

14

es tan difícil, os daré el secreto y cuando empezaréis a leerlo, la eternidad no bastará para poder terminar las páginas. Yo no he acabado de leerlo, os lo digo humildemente, estoy lejos de ello, y mejor, pues si lo hubiera terminado, sería la desgracia de todas las desgracias; así, siempre habrá algo a leer. Cuando se leen otros libros, te cansas, tienes dolor de cabeza, mientras que cuando se lee este libro, después tienes una alegría y admiración tal, una paz y una luz, un amor…, como cuando os ha gustado mucho una película y decís a todo el mundo que vaya a verla porque os ha maravillado. Se quiere compartir la felicidad con todo el mundo. El deseo es bueno y el desinterés está ahí. ************* En la sala: Bajando de la Roca, me han venido pensamientos tan originales que me reía solo. Pero ahora todo se ha borrado y no me puedo acordar! No es la falta de memoria, pero estos pensamientos no han querido dejar trazas! Ante vosotros presento un trabajo gigantesco y me pregunto, de continuar así, si quedarán algunos candidatos para ese trabajo. Me pregunto incluso si, entre los grandes personajes, habrá quien siga la enseñanza. Algunos no abandonarán jamás su situación, su prestigio, su salario. Se haga lo que se haga, esta enseñanza no es para todo el mundo. Algunos me han escrito: “Esta enseñanza es tan grandiosa que prefiero abandonarla, no es para mí.” Otros piensan que es una escuela maternal! No han entendido nada. Os hablo con imágenes para que incluso los niños lo entiendan. Las imágenes trabajan en el hombre a sus espaldas. Pero hablar de una manera abstracta no da grandes resultados, todo se borra, mientras que esta manera simple, concreta, da grandes resultados cuando el hombre considera correctamente la cuestión, cuando no está demasiado ocupado en los métodos modernos de las escuelas actuales. Pero se ocupa de las consideraciones de la vida actual, no entenderá nada. Si está desnudo, obtendrá grandes resultados. A menudo encontráis esta enseñanza demasiado simple, pero esta manera concreta de hablar, clara, precisa, será el lenguaje del futuro. Haremos época, será la nueva escuela de la claridad. Actualmente, cuando lo que decís es claro, no gozáis de gran prestigio, y al contrario, si es tenebroso, todos creerán que sois sabio y profundo! Viendo esto, se escoge esconderse bajo formas rebuscadas e incluso, a veces, uno no se comprende a sí mismo. Como algunos contratos que son incomprensibles. ¿Por qué ese lenguaje enredado? Porque es moda, una moda que dura desde hace varios siglos.

15

Los herméticos tenían razón de ser oscuros, ya que revelaban secretos, y por eso dejaron expreso un método oscuro, estúpido, inverosímil. Leed algunas palabras de la Cábala, del Zohar, hay pasajes inverosímiles, para rebelarse, y es ahí donde han escondido los más grandes secretos. Sabían que los que serían pacientes, capaces, los encontrarían. Un hombre encuentra una nuez, muerde la cáscara y la tira; un segundo se rompe los dientes al intentar romperla; un tercero la come, pero el cuarto que es el más sabio, la planta y la conoce. Los demás eran ignorantes. Muchos de los que han llegado a leer muchos libros de Cábala, de ciencia teúrgica, se han roto los dientes, otros han comido un poco, pero sólo la última categoría que ha plantado este saber y ha tenido la paciencia de esperar para saborear los frutos sabe alguna cosa. ¿Por qué los herméticos han utilizado estos métodos para esconder algunos conocimientos? Como sabían los poderes inauditos que este saber daba a los que lo conocían, tuvieron miedo de que aquellos que tenían vicios o los que eran ligeros, superficiales, pudieran utilizarlos; así, sabían que sólo los seres que buscaban verdaderamente y trabajaban los encontrarían. Tomad, por ejemplo, lo que dice la cábala acerca del Leviatán que será desmenuzado, bien salado, y reservado para los Santos que comerán su carne! Evidentemente, los cristianos vegetarianos se horrorizan de ello! No están encantados con la perspectiva de comer el Leviatán. Este animal es un monstruo que vive en los mares, en el plano astral, seguramente lo habréis encontrado en vuestros paseos nocturnos! La diferencia entre la manera en que los herméticos han escondido los secretos y la manera en que los ocultistas modernos se dan importancia de ellos es inmensa. Los herméticos esparcían voluntariamente las tinieblas para disimular ciertos conocimientos. ¿Por qué? Estos conocimientos no daban ni más poder, ni más dinero. Desde ahora será la claridad, todo será revelado ante los hijos de Dios. Cada vez más la claridad llega al mundo, la gente cambiará la actitud, adaptarán la claridad, la simplicidad en todas las cosas y la humanidad mejorará. Decís: “No creo que esto ocurra, que los hombres actuales lo deseen.” Es verdad, pues no ven la superioridad de otra situación, pero cuando se les mostrará las ventajas de un método natural, simple, ideal, que pone la claridad en los espíritus, todos cambiarán. Por la nueva orientación ya se ha creado una corriente. La Fraternidad Blanca Universal vendrá al mundo para orientarlo todo de otra manera, en la religión, el teatro, las artes, la filosofía, etc., y veréis como todo será claro, incluso en las regiones más oscuras como la subconciencia, habrá claridad, una luz que los psicoanalistas no han sabido aportar.

16

Los mismos psicoanalistas no han comprendido gran cosa, remueven capas prehistóricas que no conocen. Antes de remover la base, hay que subir a la superconciencia, y allí hacer amigos y con máscaras, escafandras, y suspendidos con cuerdas, se puede descender al fondo del alma de los seres. Los psicoanalistas han visto cómo actúan los buzos, pero no lo han comprendido para sí mismos. Pasa lo mismo con el alma humana. La conciencia es la superficie de lo que se manifiesta. Lo que está por debajo de la superficie, es la subconciencia. Las cosas de la superconciencia, el aire y el éter se reflejan a la superficie como una pantalla. La superficie experimenta las influencias de arriba y de abajo. Así pues, la conciencia es un espejo de lo que pasa en el subconsciente y en la superconciencia. Cuando veis la luminosidad y la belleza, es la superconciencia que se refleja. Cuando son cosas tenebrosas, es lo que está en el fondo, el mundo subterráneo o en los océanos que se manifiesta. En vuestro establo tenéis ovejas y vosotros estáis en casa o en el campo trabajando, pero la noche aparece y las rapaces, los zorros, los lobos salen de su madriguera; otros animales salen del agua para cazar en la tierra, vienen y se comen a las ovejas y las gallinas. Lo mismo ocurre con nosotros. Los animales que habitan en nuestro subconsciente tratan de venir a tomar nuestras buenas ideas, los buenos sentimientos, las buenas intenciones, si no tenéis una vigilancia y una luz que os protejan contra los ladrones, como en las tiendas, si no habéis tomado precauciones, estos animales vienen periódicamente y se llevan las buenas intenciones. Y os decís: “Tenía tal intención y ya no la tengo.” Habéis perdido vuestro entusiasmo, y es porque no estuvisteis vigilantes y no tomasteis precauciones. Los animales de vuestro subconsciente vinieron y disfrutaron. En las primeras regiones de la superconciencia, también hay pájaros, rapaces que pueden tomar incluso a niños pequeños. Sólo la región etérica de la superconciencia no tiene habitantes que hagan daño, al contrario, vienen para enriqueceros. Pero lo que viene de abajo lo hace para robaros. He aquí cómo se explica el psicoanálisis. Por primera vez, es una imagen precisa y clara. Todo lo que aparece a la superficie es la conciencia. Por eso hay que prepararse antes de sumergirse en el agua para remover a loa habitantes. Tiburones y otros animales os pueden comer. Se dice que los animales prehistóricos ya no existen; en su forma física, sí, pero sus ideas están ahí, en nosotros, y tenemos relaciones con ellos constantemente. ¿Cómo lo podemos remediar? Hay que ir siempre arriba a aprender y decir: “Tengo regiones extraordinarias en mi subconsciente donde están acumuladas todas las generaciones del pasado, todas las épocas, una vida prehistórica. ¿Me podéis proveer de una cuerda para poderme sacar si voy?” Os dirigís, pues, primero

17

arriba antes de descender. Es el método más seguro, pero os olvidáis de crear vínculos con los seres que nos sobrepasan. No debéis tener confianza en vosotros mientras no estéis unidos con Dios, con sus servidores, los ángeles. ¿Por qué tener tanta confianza en uno mismo cuando la vida nos muestra que nos equivocamos, que siempre nos muerden, y estamos cubiertos de cicatrices? Hay tantas cosas por hacer en la Enseñanza, cuando uno se libera de ciertas actividades, no de todas, por supuesto, no de aquellas que conciernen al trabajo para ganarse la vida, comer, cuidar de los hijos, etc., sino de otras cosas como coleccionar pipas o mariposas. Hay que ocupar el tiempo pero liberándose de actividades inútiles y empezar un trabajo esencial para enriquecerse, dominarse, poner orden en uno mismo. Después, se presentarán cada día cosas por hacer, actividades que se volverán apasionantes. Cuando digo “apasionantes”, no es una palabra bien escogida, hay que decir “animadas”. Y siempre estaremos encantados haciéndolas. Cuando se escogerán los métodos de la claridad, todo será esclarecido, incluso en el terreno oscuro del subconsciente. El terreno de la superconciencia es oscuro para nosotros, puesto que es demasiado luminoso. Ya sabéis que cuando hay demasiada luz se percibe como la oscuridad, así como el movimiento demasiado rápido parece inmóvil. La luz demasiado intensa nos sobrepasa tanto que parece oscura. Por eso, los Iniciados del antiguo Egipto oían decir a los sacerdotes: “Si creéis que Osiris es un Dios luminoso, os equivocáis, Osiris, es una triple oscuridad.” Los cabalistas decían lo mismo: Aïn Soph Aur son las tinieblas. El terreno subconsciente también es oscuridad para nosotros porque no lo conocemos, pero en realidad es luminoso, mientras que el subconsciente es verdaderamente un terreno tenebroso; los animales inferiores prefieren vivir en las tinieblas, ya que demasiada luz les mata. Ahí, pueden llevar su existencia y si les queréis iluminar huyen o se mueren. El día que os revelaré cómo penetrar en las regiones para destruir los gérmenes que hay allí esperando desde hace mucho tiempo para producir estragos, veréis que hay que servirse de los cuatro elementos especiales que son la tierra filosófica, el agua filosófica, el aire filosófico, y el fuego filosófico. Son cosas para más tarde y os doy sólo algunas nociones para mostraros que todavía hay trabajos para ejecutar antes de llegar allí. Os muestro sólo la inmensidad de este trabajo. No os horroricéis pensando que no es para vosotros. En esta escuela, tenemos muco alimento: métodos, fórmulas, reglas, y cada uno escogerá las que mejor le convengan. Estoy obligado a dar muchas cosas, pero esto no quiere decir que todos se las deban comer. No, hay que escoger lo

18

que es más práctico, lo más fácil, lo más conveniente para vosotros, dos o tres métodos y llegaréis a obtener resultados. No tenéis tiempo de hacer todo lo que os explico, pero yo, estoy obligado a esparcir sobre la mesa muchos platos. No es para que os lo comáis todo porque os pondríais enfermos. En Bulgaria, tenemos la costumbre de ponerlo todo encima de la mesa pero el invitado no está obligado a comerlo todo, si lo hace, es que no es educado. Ahora tratad de hablar claramente y con precisión. Hay personas a las que hay que ayudar a expresarse ya que no os saben explicar las cosas claramente. Como creen que todo está claro en su cabeza, se imaginan que también lo está en la cabeza de los demás. Hay que hacerles preguntas para hacerles precisar. Hay que crear la claridad en la sociedad. Estamos bajo el signo del sol, como los dorios. Los jónicos tenían como emblema la luna, el sentimiento, el principio femenino y allí también había guerras. Como nosotros estamos bajo el signo del sol que lo ilumina y lo clarifica todo, también debemos ser claros y límpidos, mientras que en la filosofía jónica de la luna, todo es superfluo, crepuscular. No se ve claramente a la luz de la luna, por eso encontramos muchas ilusiones, errores. Sin eliminar estas cosas necesarias, hay que saber ponerlas en su lugar. La claridad, la luz, el día, deben predominar. La luna y la noche tienen su lugar en la vida, pero nosotros debemos andar bajo el signo del sol, bajo la claridad del sol. Algunas personas tienen una mirada, un paso, propósitos vagos, tenebrosos, se les ve enseguida su porvenir, se sabe sobre qué camino, de la luna o del sol, van, si en la noche o en el día, lo que han vivido en el pasado y lo que vivirán, ya que está claro. Pero está claro para los hijos del sol que viven en la claridad, puesto que lo sienten y previenen todo. Si queréis adivinar, comprender muchas cosas, andad en el día, bajo los rayos del sol, de otro modo todo será vago, extraño, tenebroso y nada será seguro. Cuánta gente vive en una incertidumbre angustiosa por la salud, el mañana, su familia, sus hijos, porque no andan por el camino de la claridad. De otro modo tendrían la certeza. Nada es mejor que estar seguro de la dirección que se toma. He encontrado a mucha gente que tenían grandes posibilidades, pero no tenían certeza y yo les decía: “Entonces os falta todo”, pues la certeza es formidable, necesaria.
*****************

Los mejillones El Bonfin se encuentra en el Midi sobre el mapa, y dentro de unos minutos será mediodía...(en francés mediodía se escribe también midi) Está el Midi y el mediodía que hacen dos “midis”! En bulgaria, sabéis que quiere decir “midi”?

19

Significa mejillón, los mejillones que se comen y “midi” quiere decir muchos mejillones! Hablaba de esto a los naturalistas que nunca habían observado los mejillones y los he escandalizado revelándoles lo que representan los mejillones, cómo la naturaleza hizo ensayos antes de formar ciertas cosas en la mujer. Si os interesa (pero no os escandalicéis), id a mirar los mejillones, observarlos y descubriréis muchas cosas extraordinarias, interesantes, y comprenderéis qué inteligente es la naturaleza... No os diré más porque me parece que después, ay, ay, ay, perderé a mis discípulos! Debéis estar preparados para escucharlo y comprenderlo todo, sino la naturaleza se sellará para vosotros con siete sellos. El velo de Isis Mientras tengáis miedo, mientras no tengáis paz y tembléis, no seáis capaces de levantar el velo de Isis y contemplarla tal y como es, la ciencia no os pertenecerá jamás. Sí, os lo debo decir, y es así... Los Iniciados no se detienen ante nada, quieren conocer la naturaleza, la pureza de la naturaleza, porque Isis es esto justamente, la quintaesencia de la naturaleza: el principio femenino, la naturaleza de arriba. Y para conocerla, es necesario conocer el lenguaje de todo lo que refleja ella misma, pues es ella quien se refleja por todas partes y si no la veis, no la descubriréis jamás, siempre llevará velos y no la veréis tal y como es... Levantar el velo de Isis es el misterio más grande y no estáis preparados para que os lo revele. ¿Qué es el velo de Isis? Venga, buscadlo! Hay que ser muy fuerte y poderoso para poder quitar este velo, y muy inteligente ya que es muy tenaz y no lo podéis levantar, ni desgarrarlo, ni quitarlo. Conocer a Isis, os lo puedo decir pero es demasiado para algunos. Bien, es lo que hacían los verdaderos Iniciados, no se ocupaban de las mujeres ordinarias sino que su ambición era levantar el velo de Isis... Lo lograban por una pureza absoluta, un poder absoluto, e Isis se desvelaba, quiere decir que se mostraba en todo su esplendor, en su desnudez, es decir en su quinta esencia. Estoy obligado a camuflar las cosas, a hablar un poco con enigmas, os lo digo con símbolos, pero en mi cabeza está muy claro! Me comprenderéis cuando meditaréis, y entenderéis lo que significa este velo, cómo levantarlo y conocer a Isis... Pero no os debe dar vergüenza estudiar los mejillones. Muchos saben comerlos pero no los conocen. Practican y no saben nada. Los Iniciados no practican nada pero lo saben todo. Esta charla es muy osada! Sí, pero está dicho: “Saber, querer, osar y callarse.”! Entonces, he osado y no lo he dicho todo, me he callado, he cumplido con las reglas! El templo es quien está en primer lugar. Si se llega a hacer de su cuerpo, de su corazón, de su cerebro un templo, se es un ser verdaderamente inteligente,

20

un pintor, un arquitecto. A Dios se le llama el Arquitecto del Universo y así, siendo arquitecto se imita a Dios. Me diréis que esto suena a la Francmasonería! Pero la primera Francmasonería estaba en lo cierto. Salió del origen, pero al principio estaba en la verdad, los Iniciados sabían que, al principio, la primera tarea que Dios ejerció fue la de escultor, porque modeló a los primeros hombres. Sí, sabían que Dios era escultor, masón, arquitecto al mismo tiempo, y he aquí de dónde viene la Francmasonería. Después, cambió un poco de opinión, de objetivo, pero no es cosa mía si salieron de la verdad. Esto lo dejo para aquellos que hacen búsquedas. Pero yo sé que su verdad se basaba en la cábala. Esto lo sé, no sólo por los libros sino por una exposición que hicieron los alemanes quienes, después de haber ocupado París y haberse apoderado de las logias masónicas, expusieron todos sus signos, los dibujos, los esquemas cabalísticos, los libros, sus espadas, todos sus rituales y sus manuscritos. Fui a ver esta exposición en el Petit Palais, y la gente no entendía todas las inscripciones, todos los esquemas que eran pura cábala hebraica. Incluso entre ellos, muy pocos saben el sentido de todo ello. No dudo que en la Francmasonería hay cosas muy profundas. Yo, que conozco todas estas cosas, estaba maravillado, estaba todo tan bien hecho que fotografié algunos clandestinamente, pero cuando quise revelar las fotos estaban casi ilegibles. Era muy difícil fotografiar cosas tan pequeñas con tantos nombres cabalísticos... Hay que tener aparatos perfeccionados; es una lástima. Miré sus tableros, sus decoraciones, y se veía que no habían reparado en gastos para hacer todas esas cosas, para grabarlas, fundirlas... Cuando os hablo del gran Arquitecto del universo, el Creador, es porque el hombre también debe convertirse en arquitecto para imitar al Creador. Esto quiere decir que no debemos esperar que los ángeles hagan el trabajo, sino que es uno mismo que se debe comprometer y participar. Ser arquitecto quiere decir dibujar, dar el esquema, las medidas, las proporciones de lo que se quiere y al mismo tiempo poner la primera piedra, ser albañil. Me diréis: “Entonces si es así, iremos a inscribirnos a la francmasonería!” Intentadlo, pero no os recibirán, buscan a personas un poco más elevadas socialmente que vosotros, y más ricas! Y mejor, puesto que vosotros ya habéis sido aceptados en otra francmasonería que se llama la Fraternidad Blanca Universal! Tengo el aire de no hablar de cosas profundas pero en realidad, cada hermano, cada hermana, desde ahora se debe ocupar de poner en su cabeza, en su corazón, cosas magníficas y procurar tener un buen entorno como yo, ya que yo estoy rodeado de lo mejor del pueblo francés! Y lo que es maravilloso, es que vosotros no diréis lo contrario... Cuando estáis tristes, deprimidos, poned todos los discos interiores que están bien grabados y recuerdan los

21

momentos solemnes, divinos que habéis vivido; acordaros, imaginar el lugar, las circunstancias, las personas, y aparecerán os mismos sentimientos. Si fue realmente magnífico, lo será de nuevo. No se sabe utilizar esta discoteca, se ponen siempre los discos dolorosos, negativos, penosos. Siempre se vuelve a ellos. Se han vivido esos momentos, se han sentido y ya está, no se debe volver a ellos. No se sabe trabajar. No olvidéis nunca lo que vivís aquí, poned el disco de nuevo. Cuántas veces estáis descorazonados, a punto de perder la esperanza. Reponed el disco, la fe, la esperanza, y el amor volverán. Nosotros trabajamos con el lado positivo porque yo sé lo que representan el lado negativo y el lado positivo. Siempre os he dado coraje diciéndoos: “Sois los hijos de Dios. El Templo del Santo Grial está cerca, con su cúpula de oro.” He aquí el lado mágico. Si termináis siempre en el lado negativo, dais una salida a las fuerzas negativas y éstas demuelen el lado positivo, son ellas las que triunfan. Pero si habláis de cosas negativas acabando con el lado positivo, siempre es el final lo que cuenta, la última palabra... El lado positivo llega a imponerse y a vencer el lado negativo. Entonces, conociendo la causa, ya veis, yo lo hago, y vosotros también debéis hacerlo.

*********

Centre OMRAAM

Institut Solve et Coagula Reus

1

Conferencia del Maestro

OMRAAM MKHAËL AÏVANHOV
02/04/1969 CONFERENCIA AUDIO 0H35’

“La enseñanza no se puede dar al mundo entero. El Maestro quiere formar una semilla que educará a la humanidad.”

Hoy os he hablado de la colectividad. Os decía que mis métodos no son los mismos que los de los Sadus (los Maestros en la India). Y tampoco son los mismos que los de la cristiandad. ¿Y cuáles son estos métodos? Se deben precisar. Os decía antes que hace falta una filosofía que será conveniente, aceptada por todo el mundo. Ayer os dije que nuestra filosofía nunca será aceptada por el mundo entero, nunca no, pero hará falta mucho tiempo, porque es irrealizable, inaccesible, difícil, única, está muy alejada, muy arriba. Parece una contradicción pero no lo es. Ahora os lo voy a aclarar. Sí, mis queridos hermanos y hermanas, esta filosofía que os doy aquí a vosotros, por el momento no es válida para todo el mundo. ¿Y por qué os la doy a vosotros? Porque primero hace falta esta filosofía inaccesible para preparar una simiente que será capaz de absorberla, de trabajar, y como mínimo la podrá presentar más adelante al mundo entero como ejemplo, como modelo. Y después, para el mundo entero, sólo habrán algunas migajas, serán un poco vegetarianos, sabrán un poco cómo respirar, tendrán los hijos un poco mejor, cantarán un poco, bailarán un poco, pero lo que yo os pido es sólo para vosotros. Tener una simiente primero con la que se podrá hacer un trabajo sobre el mundo entero. Pero no penséis que el mundo entero se volverá mejor de golpe. No creáis que soy tan ignorante como para no saber lo difícil que es la naturaleza humana. Pero con vosotros trabajo desde hace 32 años. Con el resto del mundo quizás no será necesario trabajar 30 o 40 años porque no se les darán estas cosas tan abstractas, tan difíciles e inaccesibles, se les darán cosas que puedan hacer y será suficiente incluso para mejorarles. Pero para tener guías, instructores, primero se les debe preparar y después ellos harán el trabajo en el mundo entero sin pedirles que sean perfectos. Estos guías, estos instructores, estos monitores si queréis, tienen que ser un poco más avanzados que el resto. Es por esta razón que en apariencia hay

2

una contradicción que en realidad no existe. Ante esta simiente, esta fraternidad, pido, exijo, cosas imposibles, y no se podrá pedir lo mismo al resto del mundo. Así pues, con vuestras cualidades superiores, lograréis convencerlos y mejorarlos, y si entonces hay una decena, una veintena o un centenar, de entre 3 millones que quieren parecerse a vosotros, dedicar su vida a meditar, a rezar, a crear por la imaginación, eso es diferente, pero a todos se les dará un sistema filosófico, conveniente. Los grandes iniciados han hecho lo mismo: de los libros sagrados se han perdido mucho cosas porque sabían que los humanos todavía eran como niños pequeños, pero ellos comprendían las cosas de otra manera. Cuántas veces os he dicho cómo han presentado al Señor, porque los humanos no lo podían entender de otra manera, y ellos no lo concebían así. He dado siempre un ejemplo extraordinario que es muy claro sobre cómo los padres presentaban el nacimiento ante los niños. Cuando el niño preguntaba: ¿Papa, Mama, cómo he venido a la tierra? Los padres sabían la verdad pero decían: “Te encontramos en una col...”, o “Te trajo la cigüeña...” Nosotros, pues, debemos hacer lo mismo con el mundo, más o menos. Si os revelo cosas vosotros las aceptáis porque ya hace treinta años que me escucháis, pero si las vais a decir al mundo no lo aceptarán, es demasiado difícil. Ya veis pues que la explicación es clara. Lo que yo os pido es lo absoluto, lo más difícil, porque un día deberéis ser instructores, apóstoles, mensajeros de la luz. Porque si no es así, por qué trabajaríamos sobre vosotros. Diréis: “Sí, pero no hemos terminado las universidades, somos sencillos, por qué no va usted a buscar a los sabios?” Ahí de nuevo debo dar explicaciones porque parece que no estáis al corriente de este asunto. ¿Por qué Jesús no fue a buscar a los sabios, los letrados, los directores, sino que escogió a los sencillos pescadores? Porque no se puede trabajar con ellos, no se puede hacer algo con ellos en este tipo de trabajo. Yo también he ido a buscar a la gente sencilla, no son los universitarios los que necesito para este trabajo. Los universitarios están muy lejos de todo esto, son incapaces de hacer este trabajo que haréis vosotros. He aquí algo que los intelectuales no pueden comprender. Me reprochan y dicen: “Miradle, en vez de ir a buscar a los más sabios, se queda con los ignorantes”... ¡Fijaros cómo razonan los ciegos! Y no han venido a preguntarme por qué me he rodeado de gente semejante, de ignorantes. Por qué no he ido a buscarles a ellos e incluso a veces les he dado una patada porque aquí no hay lugar para ellos. ¿Por qué? Porque su ideal es diferente, nunca vendrán a ponerse alrededor del sol, ellos ya son un sol... Id a contarles a los intelectuales cuáles son mis métodos y por qué razón. No se puede hacer nada con esta gente, se pueden hacer muchas otras cosas, oh, la, la, mirad

3

todo lo que hacen, pero no pueden hacer este trabajo que nosotros pretendemos. No son capaces de ello, no tienen las cualidades y las virtudes necesarias, no las tienen. Mientras que la gente simple las tienen, tienen un corazón, una bondad, una fe, una confianza, si no se les miente son capaces de hacer maravillas. He aquí una respuesta que os instruirá. Después, más adelante se llegará a tocar también a los sabios de otra manera, ya lo veréis, pero primero me hace falta una simiente de gente verdaderamente llena de cualidades, de sinceridad, de honestidad, y veréis lo que haré después con vosotros. Pero si no tengo a esta gente, aunque sea un sabio no podré hacer nada. Mirad a los sabios, escriben libros, hacen charlas, y nadie hace lo que ellos dicen porque, a la vez, hay otros sabios que piensan de otra manera, y se quedan solos. Hay muchos sabios, y se han escrito muchos libros, pero no es leyendo esos libros solamente que atraeréis ciertas cualidades. Un ejemplo: ellos mismos escriben los libros y sin embargo cuando les encontráis no os dan ningún ejemplo de honestidad, os estafarán, tienen hijos ilegítimos que deben tapar y han escrito libros... ¡Estamos hartos de gente que escribe libros! Necesitamos libros vivientes, cuando encontráis a alguien que representa un libro viviente, veis que todo está escrito en él. Por eso aquí se os prepara para ser libros vivientes. En ese momento los demás estarán obligados a reflexionar y os dirán: “¿Cómo habéis llegado a escribir cosas semejantes sobre vosotros mismos?” Y responderéis: “Estamos en una escuela divina.” Yo os muestro otro camino, un camino formidable que conozco. Ya os dije ayer que es imposible poder llegar a todo el mundo porque nuestra filosofía está muy alejada y es muy difícil. Hay demasiadas cosas a hacer, llenar, a realizar, y como se está tan sumergido en los asuntos personales, en las tribulaciones, en las tergiversaciones, en las luchas y las peleas, es imposible ni siquiera considerar esta filosofía y hacer un trabajo. Es a vosotros a quienes se os pide esto tan difícil, pero después tocaréis al mundo entero. Necesito libros vivientes. En otro lugar dije: “No es para vosotros que hago estas conferencias.” Me acuerdo de todo, y cuando os decía que no son para vosotros, me refería sólo a algunos de entre vosotros que no pueden hacer este trabajo y no lo comprenden, y éstos, para los demás, son como sus hijos, los hijos pequeños que vendrán. En esta conferencia he dicho la verdad sólo que hay que explicarla: cuando digo “vosotros”, no quiero decir “todos vosotros”, si no algunos de entre vosotros, pero no se puede decir tú, y tú, porque es peligroso. Hago conferencias que no son para vosotros, se graban para los que vendrán.

4

Hay algunos a quienes no les interesa la enseñanza, no saben ni siquiera por qué están aquí, se sienten bien pero no hacen un gran trabajo: no se concentran, y evidentemente no es por ellos que hago estas conferencias. ¿Para quién entonces? Para aquellos que se alimentan con ellas. Soy muy consciente que es muy lejano lo que os cuento, lo que os pido, incluso sé que hay muchos que están extenuados, descorazonados, en el deseo de llegar a esta perfección, y dicen: “Es cruel, no se da cuenta de que hacemos esfuerzos gigantescos, no lo ve, y siempre está descontento y nos exige más.” Sí, lo veo, lo veo mejor que vosotros, sólo que es mi tarea, deformación profesional, el pediros, exigir, presionaros, ceñiros, y estrujaros hasta la última gota. Es mi tarea, pero en realidad sé muy bien los esfuerzos que hacéis, y verdaderamente son grandes los esfuerzos que hacéis para sobreponeros, elevaros, vencer ciertas cosas, porque la luz y el criterio de análisis que se os ha dado no puede no serviros. Todo se vuelve muy claro y cada día os analizáis a pesar vuestro, y constatáis lo que es bueno y lo que no lo es; lo que es inferior y lo que es superior; lo personal de lo impersonal. Esto ya lo sabéis, y es de ahí de donde viene el descorazonamiento, porque antes como no lo veíais, no podíais sufrir, pensabais que todo lo que hacíais era perfecto, maravilloso, magnífico, mientras que ahora con este discernimiento la tristeza aumenta. No debéis reprochar-me, es normal, debéis aceptarlo. A menudo la luz nos hace ver la fealdad, las imperfecciones, y en ese momento se sufre, pero es mejor sufrir y ver las cosas que no ver nada y no sufrir porque entonces estaréis perdidos por la eternidad. Es mejor sufrir pero ver. ¿Por qué? Porque esto os dará la posibilidad de vencer, desapegaros, superaros y triunfar. Hay que razonar bien, no tenéis que decir que antes de entrar en la enseñanza estabais mejor, tranquilos, en la paz, y que ahora ya no estáis tranquilos porque lo que veis, lo que sentís, huele mal y antes no os enterabais. Hay que regocijarse del sufrimiento porque es así como avanzaréis. Aquí tenéis un ejercicio más, todo está en el razonamiento, en cómo razonar. Lo veis cada día en mi razonamiento: cuántas veces os habéis quedado atónitos al ver mi manera de razonar: “Oh, esto es nuevo, original, inédito, maravilloso.” Y al día siguiente volvéis para darme consejos. Habéis olvidado todos estos razonamientos que os he dado desde hace treinta años. Es igual, yo continuo. Soy testarudo. Una vez, pues, reparada esta contradicción, esto es para vosotros. Para el mundo, hay que saber cómo presentarles las cosas para no asustarles porque me di cuenta en el pasado de que cuando presentaba la enseñanza ante algunos, lo hacía tan idealmente que les asustaba y no volvían, tenían miedo. Yo pensaba que se maravillarían al decirles lo bueno y sublime que era, y era esto justamente lo que les impedía atarse, porque era demasiado sublime, demasiado bueno, y tenían miedo. Antes no lo sabía, incluso yo me hacía ilusiones y

5

pensaba que era suficiente con decir y rebelar a los humanos dónde está la verdad, dónde está el esplendor, y creía que lo abandonarían todo y es lo contrario. Les presentáis algo pequeño y se atan enseguida, no tienen miedo, pero si les presentáis la inmensidad tienen miedo y no vuelven, se acabó, les perdéis. Cuántas veces lo he visto esto, quedan tan deslumbrados que tienen miedo, están tan atónitos que ya no vuelven. Y si les preguntáis si es malo os dirán que no, que es formidable, pero no tienen tiempo, tienen una familia, asuntos, y siempre os dicen lo mismo. Así pues, no es la luz y la verdad lo que buscaban, sino que querían las ventajas y eso no les representaba ninguna ventaja porque tenían que suprimir el tabaco, el alcohol, el juego, los cabarets..., os dais cuenta, no les aportaba gran cosa, y tenían que suprimirlo. He aquí el razonamiento de la gente ordinaria, y esto yo lo he visto. Yo pensaba que nada debía contar ante el esplendor, la inmensidad, la luz, y todo lo que está escondido dentro, ante esta riqueza, este esplendor, que nada debía contar más. Qué ingenuo que era, Dios mío! Qué ingenuo! Es así pero para muy poca gente. Si lográis hacerles ver verdaderamente la belleza de la verdad, entonces sí, todo se resuelve, no hay más cálculos, pero ante la mayoría no es así, sacrifican el lado divino por el lado terrestre que para ellos es más importante. Pero esto fue en el pasado, hasta que vi cómo era la naturaleza humana en su lado negativo. Antes me imaginaba que a los hombres sólo les hacía falta mostrarles dónde estaba la verdad y eso era todo. Me hacía ilusiones, creía que eso era suficiente. Y ahora les podéis mostrar todo lo que queráis que no obtendréis resultados, están atados a otra parte. Tomad por ejemplo a una chica a la que todo el mundo viene a decirle que el bebedor que tiene como amado es un ladrón, que lo rompe todo, que es esto y aquello, nadie logrará convencerla, sólo os dice una cosa: “Le amo”... Y ya está, se acabó. El razonamiento no cuenta, no lo conoce, para ella sólo cuenta el sentimiento. La gente hace como esta chica: les podéis contar que algo es peligroso, que se pondrán enfermos, que se tirarán de los pelos, “me gusta esto”, dirán, de tal juego o bebida, y se acabó, está todo dicho. En el pasado creía que era suficiente con entender ciertas cosas, y no, son dos terrenos distintos. Esto es lo que cuenta. Ahora habéis comprendido porque no busco la gente muy sabia, erudita e intelectual, diréis que lo hago porque tengo miedo de enfrentarme a ellos, quizá tengáis razón, pero puede que no la tengáis en absoluto. A lo mejor no es verdad, no es precisamente miedo lo que tengo, entendéis... (la gente se ríe) Tengo otros conocimientos que me dicen sobre qué trabajar, y es sobre el corazón humano. Hay que trabajar sobre el corazón humano, pues éste es esclavo del intelecto que lo lleva hacia cosas egoístas, perturbadoras, y está verdaderamente subyugado. El corazón es el que lo absorbe

6

todo y como no está instruido, no está bien calentado, lleva a la mayoría de la humanidad hacia un camino que es pernicioso. Pero no podéis decir que me haya limitado solamente sobre el corazón, también hago un trabajo sobre vuestro intelecto, incluso creo que trabajo más sobre el intelecto porque mirad qué noción, visión, que expansión, sutilidad, análisis, qué riqueza os he aportado a nivel intelectual hasta ahora, no a nivel histórico, de fechas, sino como principios, como leyes que os he dado. Cuanto menos, todo ello también es intelectual, toda esta filosofía no podemos decir que pertenezca a la escuela primaria. La filosofía que os he dado, ni los más grandes filósofos la pueden absorber de tan elevada que es. Si reflexionáis en ello, un día os daréis cuenta de que es así. Y al mismo tiempo trabajo sobre el corazón porque el pobre está muy abandonado, demasiado abandonado. Hay que desarrollar la honestidad, la franqueza, el amor por la verdad, la dulzura, la paciencia, la tolerancia, la bondad, la generosidad, el ser más abierto, más impersonal, tener gestos, y es aquí donde vemos que se es riquiqui, pequeño, no hay grandeza, ¿comprendéis? No se piensa en los demás, para que podáis obtener algo, los demás se tienen que sacrificar. Es suficiente por hoy. Pensad como queráis pero nosotros ya tenemos nuestra filosofía, nuestro punto de vista, nuestra visión del mundo, y si no llegamos a tomarla, nunca encontraremos la solución. Siempre habrá contradicciones, y no encontraréis nunca el camino. Tenéis que hacer un estudio, un curso, aprender en una escuela divina para ver cómo son las cosas en realidad, y entonces encontraréis la solución. La humanidad todavía no las ha encontrado, cada uno presenta sus menudencias y esto no puede arreglar las cosas, porque no son cosas que vengan de arriba, y estas cosas no pueden dar soluciones. Los humanos no buscan más que cosas que den soluciones y no las encontrarán hasta que un día lo intentarán con esta filosofía y verán que todo se simplifica. Antes no. Ahora cada uno trabaja según su punto de vista, todos dicen “según mi punto de vista”, y esto no puede ir. Hemos descendido muy abajo y cada uno tiene su propio criterio universal, pero estos criterios personales son limitados. ¿Y qué debemos hacer? Olvidar este “según mi opinión”...y decir según esta o aquella ciencia, como yo hago siempre. En algún momento digo “según mi opinión” porque estoy de acuerdo o no en algún punto de la colectividad, cuando algo no te gusta o según una filosofía o una moral las cosas son de una manera pero para vosotros son de otra. Así pues, hay dos “según”: Según mi opinión es insoportable, o según esta ciencia esto es así. Este conocimiento todavía no existe, todos han llegado a descender muy abajo en su personalidad y siempre dicen “según mi opinión”, y siempre discuten y se pelean, porque la personalidad siempre separa y deforma, y así nunca se encontrará la verdad, porque hay demasiados gustos, a uno le gusta una cosa y otro la detesta. Hay que ir muy arriba donde todos los gustos son los

7

mismos. Por el momento todo el mundo está enfermo, en los hospitales, todo es según los enfermos y estos no se pueden comprender. He aquí la situación mis queridos hermanos y hermanas, en mi opinión el mundo entero es un gran hospital. Y mi opinión se fusiona tanto con la de arriba que ya no es mi opinión, es la colectividad universal. Incluso si en una reunión están todos apunto de pelearse y cada uno da su opinión según su educación, su edad, sus defectos, si les decís que tienen razón en su punto de vista pero que en realidad es de otra manera no lo aceptarán. Se pelearán hasta el fin para defender su propio punto de vista. Mientras que un hombre inteligente cuando verá que hay una solución más verídica, mejor y más ventajosa bajo todos los puntos de vista, cederá, dirá: “Voy a sacrificar mi punto de vista porque veo que me equivoqué, era demasiado limitado.” Y la mayoría se pelearán hasta el final de sus días para defender sus propias ideas, convicciones y gustos. Si hay una veintena de personas que discute y yo estoy en medio y también discuto, soy capaz de ceder en mi razonamiento ante alguien que irá más lejos y que dirá que es de otra manera mejor. Le diré que tiene razón y que es el mejor, que cómo el cielo le ha podido rebelar algo así. Soy capaz de hacerlo pero me tiene que dar algo superior, sino yo tengo mis aparatos que dirán no, no, esto viene de abajo, no lo acepto. Mis aparatos deben descubrir y ver que no hay ninguna impureza dentro, ninguna materia tenebrosa y entonces se tiene que capitular. He aquí algunas uniones para mostraros que conozco un poco a la sociedad, cómo pasan las cosas. Yo sé mejor que nadie cómo pasan las cosas. En el fondo las conozco mejor que nadie, aunque exteriormente no esté al corriente. Buena mañana a todos queridos hermanos y hermanas. Fin de la conferencia

OMRAAM Institut Solve et Coagula Reus

Centre

www.omraam.es Primer Centro De difusión de la obra Del Maestro OMRAAM En lengua Española