Está en la página 1de 24

Conferencia del Maestro

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV

Núm. 905 del 16 de febrero de 1958

EL AMOR, LA ÚNICA REALIDAD
Lectura: La Única Realidad, del Maestro Peter Deunov Uno de los temas menos comprendidos es el tema del amor. A menudo, hablamos del amor, pero no sabemos actuar por amor. El amor del que se habla en las novelas, donde vemos a la heroína desmayarse o al héroe matarse, es el amor incomprendido. Podemos desvanecernos de miedo, cuando pensamos que perdimos algo. Hay quienes se matan, no por amor, sino por causa de la falta de amor. Cuando una joven entra en su casa y la limpia, ordena allí todo, enciende el fuego, amasa el pan, lo cuece, confecciona vestidos, ella da pruebas también de amor. Lo mismo ocurre cuando ella enseña a leer y a escribir a un joven ignorante. Cuando un joven se queja de que una joven lo engañó, no se trata de amor. El amor jamás engaña. Los que no tienen amor se engañan. Cuando el joven le dice a la joven: "te quiero, me es imposible vivir sin ti, eres para mí la luz, sin
1

ti mi vida no tiene ningún sentido", el declama a manera de un actor en el teatro. Es arte, pero, esto no es amor. El joven finge amarla, porque quiere tomarle algo. Si un joven ama, ninguna joven puede engañarlo; si ama a la joven, el joven no está en condiciones de engañarla. No se conocen casos en donde se haya hecho daño a alguien a quien se ama o que se le haya engañado. Alguien dirá que se le despojó por amor. Cuando se despoja a un hombre, no lo hacemos por amor. El amor no puede ser despojado ni compartido. El amor es indivisible, es uno, nadie puede quitarle el amor de quien sea por mucho que se lo quieran quitar. Alguien dice que ama a alguien. Este último da fe de su declaración. Pero solamente es un modo de hablar. El que ama no sabe porque ama. Uno ama a otro porque el es puro. Apenas el pierde su pureza, ya no le quiere. Si dice que lo ama, y es porque es rico. Desde el instante en que pierde su fortuna, ya no lo quiere. Mientras el es bueno, es sano, uno lo quiere, son bendiciones de Dios. Apenas el pierde la salud, la bondad, uno deja de amarlo. Hay un amor que se podría llamar "amor de cantina". El cantinero, invita a alguien a probar su excelente vino, lo hace en vista que pretende venderlo. Al que él ha llamado viene, toma su vino y le paga. Se vuelve un cliente habitual de la cantina, y lo visita hasta que le deja todo su dinero. En este caso es únicamente el cantinero quien gana y el que toma ¿Qué gana el? Cual es el amor de este cantinero que vende su vino por dinero. ¿Que amor tiene, el que toma el vino?, ¿ama al cantinero? El ama a su vino pero no al cantinero. El cantinero ama al dinero y no al que lo toma, guardémonos de este amor. Muchas veces se escucha decir a alguien que ama a una persona, pero es porque le quiere quitar algo. El quiere tomar y piensa que el da. Cuando el hombre habla de amor, tiene que saber
2

lo siguiente: ¿Es él quien quiere amar, o quiere que los otros lo amen?, si él quiere amar que abra su bolsa y de, que abra su granero y de, que vaya a trabajar en casa de los que ama y los sirva. Cuando el hombre ama, él da. Cuando él quiere que se le ayude, el asunto se presenta de otro modo. Cuando uno lo ama, es necesario que el agradezca lo que se le da. Se escucha decir: yo amo. Esta idea no es justa. Cuando alguien declara que el ama, el debe saber que el amor no viene de el. En el mundo, solamente Dios es quien ama. Nosotros somos todos los conductores de SU amor. Cuando alguien ama, el es el conductor del amor de Dios. Es el que ama quien aprovecha primero el amor. El que ama es un hombre sano, cuando ama, los demás son para el, solamente un medio de manifestar el amor. El que ama no se interesa en saber si los demás lo aman o no. Lo importante para él es amar, ser el conductor del amor. Si los que el ama reciben su amor, ellos lo aprovechan. El que no lo acepta, se daña a sí mismo; el que no recibe el amor igualmente se daña a sí mismo. El que ama se beneficia a sí mismo; el que recibe el amor que los demás manifiestan igualmente se beneficia a sí mismo, esta ley no admite ningún cambio. Alguien desea ser amado por los demás. Esto no tiene ningún sentido, el hombre no puede amar por sí mismo. El que ama recibe el impulso de Dios, si es fiel a este impulso, es bendecido. Cuando el recibe amor, también se trata de un impulso de Dios. El amor se manifiesta de dos maneras: O el hombre ama, o bien los demás lo aman. Si él no ama y no recibe amor, no puede realizar nada y no aprovecha nada. Hoy en día la gente tiene vergüenza del amor. Se avergüenzan de decir que ellos aman. Ellos piensan que solo los jóvenes deben ocuparse del amor. Ciertos filósofos hasta niegan su existencia. Ellos pretenden que no hay amor en el mundo. El amor
3

se manifiesta de diferentes maneras. Su primera manifestación es el despertar del intelecto humano, el despertar del corazón humano, y el despertar de la actividad corporal del hombre. Cuando este ultimo estudia, el nuevamente sigue un impulso del amor. Cuando uno siente el amor en sí mismo, no se debe hablar de eso. Uno puede hablar del amor después de haberlo aplicado. Uno puede hablar de pan solo después de haberlo probado, uno puede hablar de la luz después de haberla recibido. El hombre no puede pronunciarse sobre el amor mientras que no lo haya probado. Cuando el ama, que no haga ninguna mención del amor. Que no mencione nada sobre este tema, hasta hoy Dios no ha dicho que el nos ama, y sin embardo, el ha creado el mundo para nosotros; es por amor que él nos ha dado el sol que nos alumbra, el viento que sentimos soplar, el agua que vemos derramarse. La tierra se mueve por amor. ¿Quien empuja al pájaro a hacer su nido, a empollar, a criar a sus pequeños? El impulso viene del amor. Tan pronto como el amor visita al hombre, se vuelve sano y los sufrimientos desaparecen. El amor transforma los sufrimientos en piedras preciosas. Tampoco puede llegar ningún dolor a quien ama. El amor transforma todo mal en bien. Tan pronto como la razón humana se mete en el amor, estropea las condiciones. El amor que el hombre manifiesta y el bien que emana de él crean su aura. El aura es como la piel. El hombre sufre de una herida en la piel, sufre lo mismo cuando su aura tiene rasgones. Amando, cura su aura. Amando, tiene el arma que Dios le dio para cuidarse. Cuando no hace el bien y no ama, su aura se rompe. Es por eso que se dice: que el amor trae la salud. Está escrito: "Amen a sus enemigos". Amando a sus enemigos, el hombre los desarma. Y es por eso que no quieren su amor. Mucha gente piensa que, cuando quieren a alguien, deben
4

abrazarlo y cubrirlo de besos. El abrazo y el beso, esto todavía no es amor. ¿Judas besó al Cristo, pero esto era por amor? ¿El lobo estrecha la oveja, pero esto es por amor? Los abrazos y los besos deben ser como lo que recibimos del sol. El sol nos acaricia, pero, por sus caricias, nos da continuamente luz, calor, y fuerza. Si se piensa bien de otro, es un beso. Cuanto el pensamiento es más luminoso, más contribuye al bien del hombre. Cuando quiere a una persona y dirige hacia ella sus sentimientos, es un abrazo. Cuando el amor visita a los hombres, concilia todas las contradicciones que existen entre ellos. No hace diferencias. El santo considera al pecador su hermano. El amor transforma cada falta en una piedra preciosa. El hombre no debe sentir haber pecado hasta ahora, sino debe sentir no haber aplicado el amor en su vida, este amor que es capaz de liberarlo de todas las contradicciones. Cuando el hombre se hace conductor del amor, un cambio se produce en sus pensamientos, sus sentimientos, sus acciones y en las malas condiciones en medio de las cuales vive. Cuando el amor visita al hombre, su pensamiento se ilumina, su corazón se enriquece, la salud viene a él, la circulación de la sangre se mejora, su cara irradia, está lleno de gozo y de alegría. El amor establece la armonía más grande en el mundo. El es la única Realidad. Sólo él puede llenar la vida. Si el hombre es inteligente, el amor vendrá a él. Recibamos el amor y no nos pongamos a filosofar sobre el sujeto. No hablemos del amor, sino manifestémoslo. Qué la voluntad del amor se cumpla.

*****
En el mundo, no se piensa como el Maestro. El Maestro habla desde el punto de vista de los Iniciados. Nos dice cómo son las cosas
5

en realidad, mientras que en el mundo, la gente, procurando como engañarse, inventó un lenguaje especial para hablar entre ellos. Si se escucha con atención las palabras del Maestro, comprobamos que aún ignoramos lo que es el amor, y uno debe aprender lo que es. ¿Cuánto tiempo debe durar este estudio? Toda eternidad. El Maestro habla del tabernero, del placer de los sentidos. Dice que no se debe filosofar mucho respecto al amor. Me contentaré pues con esclarecer algunos puntos con el fin de mostrar cuan profundo es el sentido de estos puntos. Si verdaderamente se conociera el amor, como el Maestro lo conocía, estaríamos bien saludables, felices y poderosos. Usted ya sabe que el amor tiene numerosos grados. Los humanos se imaginan que conocen el amor y lo definen como el "frotamiento de dos epidermis". No, esto no es el amor, es posiblemente una consecuencia, uno de los aspectos, pero el amor viene de más lejos. La prueba es que si el amor falta, usted puede frotar ambas epidermis sin ningún resultado, mientras usted quiera. ¿Y entonces pues, acaso cuando friccionáis a alguien esto es el amor? A veces hasta el mismo paciente no está contento con esta fricción que les estáis dando. No podemos pues definir el amor con tal fórmula. ¿Cuando los seres se pelean, no frotan también su epidermis? Y el resultado es que se vuelven furiosos, más que cariñosos. Los grandes Maestros no comprenden el amor, como la gente lo comprende. El Maestro dice que el amor es una manifestación de Dios. Esto es maravilloso. Usted se pregunta: "¿pero entonces, hasta entre los animales, Dios se manifiesta?" ¿Por qué no? Existen numerosos grados de amor. El amor se manifiesta a través de todas las criaturas. El hombre ordinario jamás conocerá el amor divino porque no quiere ser conductor de Dios. Se queda eternamente en el primer grado del amor, que aporta poca alegría y placer, y, luego, lo
6

paga muy caro. Esta es la naturaleza del amor de este grado: él se transforma. Si en primer lugar fue brillante como el oro, rápidamente se vuelve oscuro como el plomo. La prueba de eso es que la gente que se quiso en el primer grado, luego vemos como se vengan los unos de otros, se calumnian y hasta se matan. Debían abrir su corazón, su alma, su intelecto a otros grados de amor, pero se abrieron sólo al primer grado, que se manifiesta en un grado inferior. Hay treinta y cinco millones de grados de amor, según los que llegaron a contarlos. Si usted no se fía de este número, puede ir a verificarlo. De hecho, hay una infinidad de grados de amor que no se conocen. El amor es Dios mismo. ¿Creen que se pueda conocer a Dios de un solo golpe? Hay una multitud de grados que permanecen desconocidos. Decimos que Dios es inconmensurable, insondable. Cuando se habla de treinta y cinco millones de grados, es un modo de hablar para designar una infinidad. El Maestro habla de esta manera para que demos una mirada al lado misterioso y profundo del amor. Cuando dos seres se encuentran y sienten entre ellos una atracción recíproca, los sabios (científicos) explican que es una consecuencia física, química y biológica. ¿Solamente observaron algunas manifestaciones, porque, cuando un ser tiene en su alma, un amor lleno de poesía, de belleza por alguien; no existen palabras, ni colores, ni formas para expresarlo, es un efecto químico? ¿Y cuando este amor desaparece, no hay que asombrarse de que su química no hubiera podido retenerlo o reformarlo? Aunque el hombre se lamente, su amor no puede renacer. Cada día, estudio mejor el amor, lo conozco mejor y, sin embargo, no puedo decir que lo conozco. Cuando usted lo estudie, usted dirá lo mismo. Cuando usted encuentra a alguien en el autobús, en la calle, en el bosque, y cuando usted comprueba que es
7

invadido por una sensación jamás sentida, un imponderable que le revuelve y modifica toda su vida dándole otra dirección, inundándole de una felicidad extraordinaria, que le hace capaz de levantar al mundo, aunque que este estado dure solamente un segundo, usted no podrá jamás olvidarlo durante el resto de su vida. Este amor lo transforma todo en su cuerpo. ¿Qué es lo que se quedó de usted? Para el Maestro, la realidad única es el amor, este amor que vale la pena de hacerte existir, reflexionar, meditar y haber vivido. ¿Que entiende el Maestro de esta palabra "amor"? Estamos tentados de pensar que habla del amor por Dios, pero más allá él dice: "hoy, la gente tiene vergüenza del amor. Se incomodan al decir que se aman. Piensan que solamente los jóvenes deben ocuparse del amor". Pues, para el Maestro, el amor lo abarca todo, hasta el amor humano pues el reprocha a los viejos por burlarse de jóvenes o por tener vergüenza de amar. Lo mismo, cuando dice: "cuando una joven entra en un interior y lo limpia, lo ordena allí todo, enciende el fuego, amasa el pan, lo cuece, confecciona vestidos, entonces también da pruebas de amor. Lo mismo ocurre cuando ella puede enseñar a un joven hombre ignorante a leer y a escribir". Esto también es amor. Hay en esta página algunas indicaciones que nos pueden iluminar nos permiten captar un poco lo que él entiende, por la palabra "amor". Leyendo este texto podríamos pensar que el Maestro no es muy claro, que no se expresó muy bien se explicó bien hasta ahora. Leí y releído al Maestro y quise encontrar lo que era su idea. ¿Lo encontró Ud.? Si usted reflexiona, no encuentra estas páginas muy claras. Para mí, esto es muy claro. El Maestro dice que el amor es indivisible: esto lo explica todo. Esta palabra
8

significa que no se puede dividir el amor como aspectos: Sacrificios, contemplación, renuncias, servicio espiritual, que no tienen ninguna relación con lado sensual, con amor por la mujer, el niño, los animales, la naturaleza. Todos estos aspectos forman parte del amor y no pueden separarse. El amor es una unidad. Lo mismo el hombre tiene pies, rodillas, muslos, un vientre, un torso, una cabeza, un cerebro, etc. pero es una unidad y no podemos decir que es el pie o los pulmones o la cabeza. No obstante, en el conjunto de sus órganos existe una jerarquía. También existe una en los aspectos del amor. Los hombres estudian todos los grados inferiores del amor. Todas las criaturas, los insectos, los animales, los humanos, lo estudian. El amor de ese grado, todos lo conocen un poco interiormente. Considere a un hombre casado: quiso a su mujer, y está claro de qué modo. Le ama un poco de otro modo después del nacimiento de los niños. Le ama como amiga y socia. Marido y mujer se comprenden; algunas veces, no es así. De todos modos, el amor varía, cambió de grado. A veces aumenta, y a veces, disminuye tanto que otra cosa lo reemplaza. El amor puede transformarse y diciéndoles esto, no les enseño nada de nuevo. Ustedes observaron estos hechos, pero sin detenerse allí para encontrar en estos fenómenos las grandes verdades que los llevarán más lejos. ¿Por ejemplo, una niña ama, pero qué? Su mamá, su papá, su muñeca, y no sabemos lo que prefiere. Un niño quiere a sus padres, pero prefiere la mermelada. Luego de haber amado los juguetes, las golosinas, los niños comienzan a amar los trajes, las cintas, los objetos. Luego van a la escuela y empiezan a amar o detestar a su profesor, las figuras de los animales. Crecen y prefieren entonces las muñecas con vida. Su amor varía con el crecimiento y nos preguntamos entonces si el amor que tenían para sus padres es el
9

mismo. Tratan de casarse. ¿Una vez casados, tienen niños a los que empiezan a amar, y no sabemos si los prefieren a todo? Al final con la edad, comienzan a no querer más a sus padres, sus amigos ni la naturaleza, pero a Dios. Este amor por Dios no ni es tan real ni tan puro. El viejo hombre se dice: "si hay una vida después de la muerte, debo arreglar mis asuntos con Dios". ¿Si no quisimos a Dios cuando teníamos la salud, cómo amarlo cuando estamos ya inválidos y "in artículo mortis" (a punto de morir)? El amor varía, pero siempre lo necesitamos. Cuando habla del amor, el Maestro sobreentiende el amor en todos sus grados, desde la sensualidad pura hasta el amor por Dios, causa infinita, a la fusión total con esta causa con vistas a servirla, teniendo también esta fusión sus grados. Aunque los Maestros no desprecian el grado inferior del amor, prefieren dar una manifestación completa al amor superior y divino. Es de este amor que hablan. ¿El amor inferior acaso puede aportar la luz, la paz, la fuerza? Aporta algo, pero el Maestro duda que aporte todo lo demás. ¿Cómo sucede que los humanos estén tan lejos de pensar así? Sin embargo es esta misma energía la que pasa a través del cocodrilo, a través del macho cabrío, a través de la serpiente, a través del hombre, los Maestros, los Ángeles y de todas las criaturas sublimes. Es el mismo amor divino que aporta la vida y que manifiestan las diversas criaturas, pero cada una de ellas lo transforma de maneras diferentes. Los sapos pueden quedar emparejados durante cuarenta y ocho horas ¿Por qué? Porque están hechos de tal modo que pueden hacerlo. Todo depende de la criatura. Todo depende del hombre. Se comprobó que humanos que se alimentan y se comportan o se visten de tal modo, determinan, piensan o sienten tal o tal cosa, perciben que en ellos el amor toma una forma particular. Cambiando su alimento, su comportamiento,
10

etc. Igualmente cambian sus estados, ellos manifiestan otro grado de amor. Podían mejorar. Para mejorarse, hay que saber cómo hacerlo, de qué modo transformar el amor divino en sus mejores aspectos. Si me dirijo a humanos que solo piensan en proporcionarse remedios que les permitan vivir el amor inferior, ellos me dirán: "no tenemos que mejorarnos". Aquellos seres no quieren sentir los grados más elevados, quieren quedarse al grado donde están. Los Grandes Maestros no están opuestos al hecho de experimentar los grados inferiores, pero preguntan a quiénes se encuentran allí: "¿Por qué se quedaron allí? Existen mejores grados que hemos probado". Está bien lo de experimentar los grados inferiores, pero subiendo cada vez más alto y también experimentando los aspectos más sublimes del amor. ¿Por qué dirán? Para conocer a Dios, del cual realizan solo una débil manifestación. Cuando los seres, hasta los más inferiores, quieren tener un niño, es para conocer una parte de la felicidad. Ellos lo dicen y lo escriben en las novelas, los poemas, afirmando que esto es divino. Repiten: "Bajo esta forma del amor, conocí la Divinidad". Este amor inferior está bien, pero como medio de avanzar. Pues lo que es triste, es que los humanos se quedaron allí y que se niegan a explorar las formas más sublimes y maravillosas del amor. El amor de un orden más elevado no es bueno únicamente en sí-mismo, en primer lugar es bueno para todas las criaturas. Los humanos pueden manifestar el amor de tal modo que el mundo entero podrá regocijarse de esta manifestación. Pues retengan esto: el Amor es Dios, inmutable, incambiable, indivisible. Todas las criaturas gozan de este amor bajo la forma de vida, pero es solo al hombre al que se ha dado la posibilidad de elevarse hasta Dios. Las otras criaturas solo pueden conocer grados
11

del amor, inferiores al conocimiento de Dios. Gracias a su pensamiento, la evolución del hombre puede alcanzar a Dios, pero los animales no lo pueden. Hay allí una ley que no pueden modificar. Sólo el hombre puede elevarse y conocer el amor hasta el infinito. Cuando ustedes estén armados de algunas de estas nociones, podrán resolver todos los problemas, responder a todas las cuestiones oscuras referentes al amor. Cuando usted quiere a alguien, no es usted quien lo ama, es Dios que lo ama a través de usted. Cuando usted siente mucha alegría o inspiración, cuando usted tiene mucha fuerza y posee la posibilidad de escribir, de tocar un instrumento, de cantar, usted debe cultivar este amor y aumentarlo. Pero cuando usted quiso vengarse de alguien, privar a otro de algo, usted dejó de amar el amor y usted perdió las posibilidades que le daba. Usted interrumpió la corriente que lo unía, lo alimentaba, y al fin de cuentas, es usted quien esta privado. Después de las manifestaciones, incluso las más magníficas, más tarde usted comprueba que se acabaron, si se marcharon otra vez. También si usted deja de querer (amar) a alguien que todavía necesite del amor de Dios, es otra persona quien lo amará en su lugar y gozará del paso del amor, y ya no será usted… Para evolucionar, hay que conocer estas leyes. Ignorando su existencia, uno se daña mucho así mismo y experimenta mucho dolor. Ustedes ignoran la profundidad de esta cuestión. Ustedes dicen que hay unas razones (porque no quieren más) al hecho que usted no quiere más a tal persona, que ella lo engañó. Usted podría no mostrarle más su amor, lo que es permitido y que sería otra cosa, pero no dejar de amarla. Actuando así usted la transformaría, la mejoraría, la elevaría. Mientras que, cortando la corriente, es usted el que pierde antes que la otra. Persistiendo en amar el o la que le
12

decepcionó, usted le haría sentir que es castigado y se corregirá luego; en cuanto a vosotros, usted gana dos cosas: 1) Recibir el arrepentirse de sus amigos y sus excusas 2) Usted conserva su inspiración y su alegría Jamás corten la corriente, conténtense con desplazarla. Si una persona que usted quiere se volvió una criminal, dirijan su amor hacia Dios, hacia otro ser, o un animal (ave, perro, etc.), pero no interrumpan esta corriente de amor que lo atraviesa. Si usted deja de amar, usted se bloquea, usted se cierra, usted (se enfurruña) hace ascos y se enferma. Por otro lado, si la persona que usted quería no hizo nada malo, sino que sea usted el que haya hecho cálculos, Dios comprobará que el otro continúa (sigue) elevándose y no le abandonará. Él lo amara a través de otra persona. Es de esta manera que unos lo dejarán y que otros vendrán a su encuentro, si usted anda en el camino de la luz. En el texto que les leí, el Maestro indica una ley extraordinaria. Cuando se la conoce, uno puede beneficiarse mucho. En efecto el Maestro dice que se quiere a un hombre porque es bueno o posee alguna virtud. Si usted conoce esta ley, cuando un amigo se aleja de usted, en lugar de estar furioso, reflexionen y digan: "¿No perdí mi riqueza para que no me quiera más? ¿Es mi salud, mi luz, mi pureza la que disminuyó? Hay pérdida de algo, en alguna parte. Si no fuera así, todavía todos estarían cerca de mí para extraer, tomar, robar mi riqueza”. Pensar así lo animará a enriquecerse, a volverse luminoso, y siempre usted tendrá amigos. Tener el conocimiento de esta ley les previene contra muchas cosas y les hace prudentes. Ustedes no criticarán en vano. Cuando un árbol está cargado de frutas, todos los niños lo escalan; tan pronto como no tiene más frutos, ninguno viene hacia él. En invierno, el árbol no
13

teniendo flores, ni hojas, ni frutos, las mismas aves lo dejan (desertan). Cuando una fuente brota, todos vienen con cubos, cántaros; cuando deja de fluir nadie más viene servirse. ¿Qué queda para los humanos? Mientras se es joven, los demás vienen abrazarlo; cuando uno está viejo sólo los sobrinos y sobrinas vienen a verlo, y esto ha dejado de ser muy interesante. Todos vienen alrededor del rico y evitan al pobre. Si ustedes son bellos, todos se les acercan; si ustedes son feos, todos lo evitan. Cuando ustedes tienen numerosos conocimientos, todos vienen cerca de Ud. para instruirse, pero si ustedes son ignorantes, ninguno viene. Así pues no hay que volverse feo, débil, ignorante, etc.… pero siempre buscar la riqueza y la salud, la belleza y sin preguntar por qué motivo. ¿Por qué si usted no tiene nada que dar, quien vendrá beber de sus fuentes? Esta es la ley. Es cruel, pero es tal como os digo. Debemos hacer esfuerzos para aprender, ejercitarse para volverse fuertes. Entonces, todos vendrán pedirle ayuda para llevar su carga. Esto será maravilloso. ¿Hay que hacer esfuerzos, hasta cuándo? Constantemente, y hasta en el otro lado. Los parientes conocen esta necesidad: si no trabajan, no se hacen regalos mutuamente, rápidamente se abandonan. Cuando un hombre quiere poder acercar a una hermosa chica, sabe que deberá comprarle algunas joyas y trajes de piel. Esto, uno debe saberlo por anticipado y ponernos a trabajar. No se debe dar gritos y decir: "ninguno me mira ni se ocupa de mí". La gente solo piensa en tomar, entonces hay que darles. ¿Cuándo un niño nace en su hogar, puede Ud. explicarle que no debe siempre mamar, sino arreglárselas, desenvolverse, solo? Si usted lo hace perderá su tiempo. Todo niño es así: come. Su madre sabe bien que es así y no filosofa con él. Dice: "Algún día entenderá esto. Entonces, yo no haré nada más y es
14

él quien se ocupará de mí". Esto es posible, pero no es seguro. El niño crece. Termina este período donde se aprende a recibir, pero aún conoce solo la mitad de la ley. Cuando a su vez le toque tener un niño, o varios, se dará cuenta, lo que debe estudiar. Será forzado a aprender, la otra mitad de la ley dando, y dando siempre. Actualmente, no se puede forzar a la gente a dar, pero vendrá un momento donde ellos darán. Si no es teniendo hijos, esto será al salir para el otro mundo, pues en este momento, deberán abandonarlo todo. Habrá que dar todo. Nunca vimos a nadie irse de la tierra sin tener que abandonarlo todo. No era siempre de buen grado. Sea lo que sea, en el último minuto, hay que dar todo lo que se tiene. Pues más vale, aprender a dar mientras uno está todavía joven. El amor no es nada más que dar y recibir. Es un intercambio, el más maravilloso, magnífico, pero también peligroso, y calamitoso. Sobre este tema se puede decir todo. Por ejemplo se lo puede cualificar de poético, de indispensable, de vital. Es también el intercambio el más terrible cuando se debe cumplirlo a la fuerza. El Maestro nos dice que la felicidad, la salud, la alegría, las bendiciones son propias de los seres que saben dar y recibir. Todos los que reciben deben aprender a dar. Este intercambio del amor es lo más importante de la vida. Recientemente, fui a casa de unos amigos, y vi en una jaula a dos aves encantadoras que cantaban y retozaban. Sentí por ellas tal amor que debí sacarlas fuera de la jaula para acariciarlas. La amiga que las cuidaba me dijo: "Es extraordinario, la felicidad que se puede sentir gracias al amor de una criatura tan pequeña". Entonces comprendí por qué las solteronas a veces tienen un ave. Puede hacerlas felices. Evidentemente, si tuvieran en su corazón el amor de otras criaturas, sería mejor, pero un ave cuesta menos y no molesta.
15

El Maestro dice que al cliente que entra en un cabaret le gusta el vino y qué al tabernero le gusta el dinero. Podemos establecer una comparación entre estos dos hombres y lo que pasa en la vida. El cabaret puede ser una mujer o un hombre al que muy a menudo se visita. Entre sí y el otro, hay los mismos intercambios que entre el tabernero y su cliente. Uno de ellos puede resultar arruinado por el otro. Esto no es obligatorio, sino en el caso de que estos encuentros no sean el hecho de un comercio. ¿Que trae la embriaguez? Usted lo sabe muy bien. Se puede transponer esta imagen al dominio del corazón y del pensamiento. Numerosas personas no se detienen sobre su modo de amar. ¿El amor que tienen es puramente físico? ¿Personal? ¿Hacen muchas cosas con el fin de ser amados? ¿Aman Ustedes porque quieren dar? Es muy importante pensar (reflexionar) en esto, estudiar su comportamiento con el fin de saber responder a estas preguntas. Ustedes se preguntan la diferencia que hay entre el hecho de amar y el hecho de ser amado. Es muy grande. Cuando Ud. tiene la necesidad de ser amado, ya esta Ud. clasificado en la categoría de los seres muy jóvenes, muy débiles y muy imperfectos, si usted no quisiera amar. Es también porque la seguridad, la ternura, el calor le hace falta... Ya que se le (ama) quiere, se le colma, se le da. Entonces usted es un niño. Esto indica todo su destino. ¿Cuál será? Existen dos tipos de destinos. Cuando usted quiere que se le ame, usted es niño imperfecto, y usted se endeuda. Cuando uno recibe, se contrae una deuda que hay que pagar tarde o temprano. Pues, reflexionen de qué manera liberarse porque todo esta anotado, usted firmó un contrato, esto no mejorará las cosas. En el periodo de la niñez es normal el recibir, pero esto no es lo más maravilloso. Las deudas se acumulan y suben a sumas fantásticas. Es el karma. Todo se inscribe, hasta los besos recibidos.
16

Cuando usted quiere amar, es que usted es rico, adulto, fuerte, evolucionado. A partir de ahora, ustedes necesitan dar porque en ustedes todo estalla, borbotea, brota. Ustedes dan, todo se inscribe, y, un buen día, otros deberán devolverles con interés lo que ustedes distribuyeron. No obstante se puede llegar allí sin haber pasado por el grado inferior. Consideren, por ejemplo, a las jóvenes estrellas; quieren ser amadas, mimadas, acariciadas, por el mundo entero. Ellas se dicen: "Cuan feliz sería si todos me aman". Sin embargo, esto se vuelve muy pesado; en todas partes donde usted va, es fotografiada, buscada, y, pronto, la estrella está harta del amor de los demás, está harta y no se siente feliz. El amor de los demás la enerva, aun cuando uno es tranquilo e independiente y da. El que pide y espera que los demás lo amen, no es muy poderoso ni libre. El depende de los demás. Mientras que, cuando uno ama por simismo donde y cuando quiere, uno es libre, y este amor lo vuelve rico, lo llena de plenitud; es por eso que los Iniciados se dieron cuenta que era mejor amar y permanecieron allí dónde se sentían todopoderosos, felices y libres. ¿Los demás no los aman, que importa? Su propio amor en primer lugar riega su jardín. Es en este jardín que todo florecerá y brotará. Luego esto se desbordará y se verterá en otros. Los jóvenes, que critican constantemente, jamás están satisfechos. Se encuentran en el primer grado. Sin cesar se quejan de que no los han mirado, tampoco abrazado. No deberían interesarse por esto. El que da sin esperar nada es fuerte, poderoso, es el dueño. Pone dinero en todos los bancos que son los demás. Este dinero, se le devolverá algún día. Hay que amar, dar, sembrar. Meditando ahora cada día sobre el amor, ustedes descubrirán un nuevo aspecto. Al día siguiente usted sentirá que usted eleva su amor un grado más.
17

Dejen muchas cosas de lado para ocuparse sólo de amor, pero del amor por la filosofía, la ciencia, un ideal, el paraíso, los árboles, los ríos, el océano, el oro o las piedras preciosas. Entonces toda su vida cambiará, su salud se mejorará, su cara irradiará, usted tendrá una fuerza extraordinaria. Entre los humanos habrá un entendimiento una armonía e intercambios maravillosos. Ahora, lo más importante es decidirse a amar, sin preocuparse de saber si sus amigos le corresponden o no. Si un amigo es pequeño, usted será paciente con él, como la madre que hace todos los sacrificios por el niño, sabiendo que un día este niño se acordará de lo que ella hizo por él y cuando él mismo tenga niños, vendrá a pedirle que venga para ver en que dificultades se encuentra. La madre tiene paciencia. Si me preguntan: "¿Cree Ud. que, cuando amamos, es Dios quien ama a través de nosotros?" Responderé: "Sí, lo comprendí y lo verifiqué". Es por este hecho que jamás debemos meternos en el amor que sienten los otros. Dejen a los demás amarse como lo entienden, aunque vengan a preguntarle como amar. El amor es toda una ciencia. ¡Qué riqueza, qué tesoro! Actualmente uno se mete demasiado en el amor de los demás. Encuentran que amar no es normal. Cuando se encuentren chicas del pueblo, criadas, institutrices o damas de la sociedad, se ponen a charlar, diciendo: "Sabes, yo vi a Margot (o Chantal), abrazar a tal joven". ¿Pues, qué hacen las que formulan tal crítica? Con sus amados, hacen exactamente lo mismo. Naturalmente, ellas piensan que lo que hacen es puro y divino. Que tal mentalidad... ¿Si esto es puro y divino cuando ellas lo hacen, por qué no lo es para otras? Nos metemos en asuntos de otros, constantemente. Sin embargo, es criminal impedir el amor de dos seres. Iré muy lejos, y no sé si me comprenderán. No empujo a la gente hacia el amor tal, como lo
18

comprenden. Hablo sólo del punto de vista filosófico. Usted ha escuchado hablar de Tiresias, el adivino de la antigüedad. Había tres tipos de adivinaciones, les diré más tarde de cual era adivinador. Ciertos adivinadores trabajan con la luz muerta, otros con la luz viva, otros con ambas especies de luz. Los que trabajan con la luz muerta se atan a la corriente negativa. En el caduceo de Hermes (el símbolo más grande, que contiene toda una ciencia esotérica), hay dos serpientes entrelazadas, dos corrientes de luz astral, una positiva, la otra negativa, una caliente y luminosa, la otra fría y oscura. Estas corrientes están simbolizadas por una serpiente blanca y una serpiente negra. Entre los dos, en medio del caduceo se encuentra una barra, la tercera corriente que une las dos otras. En la cábala nombramos "od" a la primera corriente de luz astral y "ob" a la segunda. Es por eso que, hay una coincidencia entre el caduceo y las investigaciones hechas por Reichenbach. Es el investigador quien creó la palabra "odique" y habló de la corriente odique. La tercera corriente que unía las dos otras fue llamada "aour" de donde vinieron los términos "aoura" y "aura". Tiresias era adorador de "ob" de quien divinizaba. El siempre recibía imágenes negativas y profetizaba sólo catástrofes. Todos los que trabajan con la corriente "ob" son unos médiums que se hunden en las regiones las más terribles, las regiones negativas y fatales. Pueden predecir acontecimientos, solo cuando son fatales y trágicos. Ellos anuncian las desgracias. En la antigüedad, hubo otros adivinos que trabajaban como Tiresias, por ejemplo Casandra. Pero los adivinos que trabajan con la otra corriente no ven las catástrofes. Únicamente se sumen en los clichés de la alegría, de la belleza, en las corrientes odiques. Los que utilizan la tercera del corriente pueden mandar a las dos otras, la corriente de la fatalidad y la
19

corriente de la gracia. Entonces el que está por encima de ambas corrientes ob y od es un Gran Iniciado. Un día, Tiresias, paseándose, encontró a dos serpientes que se apareaban. Las separó con la ayuda de un palo. Venus lo castigo por este gesto volviéndolo ciego. Esto es una leyenda que significa que uno no debe meterse en el amor de los demás. El que tiene la capacidad puede guiar a los que se aman, aconsejarlos, pero al final de cuentas, los humanos tienen el derecho de amarse, ellos pagarán este amor, sufrirán, y esto es su asunto, pero no tenemos el derecho a trabar el derecho que tienen de amar. Sin embargo es muy común querer dirigir a los seres que se aman. Usted puede, si es necesario, prevenirlos de las consecuencias de su comportamiento, pero sin impedirles amarse. Solamente hay que guiarlos hacia el amor el más divino. Hay una cosa muy importante. Escúcheme con atención. Cuando un hombre se vuelve conductor del amor, en primer lugar él mismo se eleva y arregla su situación. Pone su vida en armonía con la ley suprema de la vida, entra en el orden establecido por Dios y, naturalmente su vida se arregla. Esto es el más importante. Muy poca gente sabe que hay muchas órdenes en el mundo. ¿Qué es una orden? Es un mundo, una sociedad, un círculo de humanos. Una orden, es un tipo determinado de vibraciones, de remolinos. Es un reino determinado. ¿Entonces, que es entrar en una orden? ¿Y salir de eso que es? En el plano físico todos lo saben. Todos conocen órdenes tales como la de los Franciscanos, de Santa-Clara, Benedictinos, etc... Saben de la existencia de círculos, de clubs, de fraternidades. Son palabras que todas indican la misma verdad. La vida de la tierra es también una orden; la de Venus es otra, la vida de cada planeta también es una. Entonces, salir de una orden y entrar en otra, es cambiar todo: vestimenta, alimento, palabras,
20

comportamiento. Sobre la tierra hay varias órdenes diferentes. Es así, es como todos los seres de la mentira forman la fraternidad de los mentirosos. Todos ellos están unidos entre ellos por las ondas que tienen en común, sin necesidad de conocerse. Lo mismo, los seres del amor están unidos con los del mismo círculo, de la misma orden, del mismo amor. En razón de las vibraciones que tienen, están unidos en el mundo entero sin conocerse, no dejan de hacer intercambios entre ellos. Esta comprensión es una llave que abre muchas puertas. Hay que saber que todas las criaturas que tienen tal sabiduría, tal color, vibración y emanación, están unidas entre ellas en lo invisible, sin tener que conocerse, y que de un planeta al otro, hacen intercambios incesantes. Lo mismo, las criaturas de tal o cual vicio están atados. Esto es fatal. Pertenecen a la orden de los viciosos. Los seres que no piensan, no buscan, que solo trabajan con la ayuda de la pureza, pertenecen a la orden de la pureza. Reciben otras ondas que las que son absorbidas por los miembros de la orden de la fuerza. Toda la creación está hecha así, el universo entero está basado en esta ley. Es por eso que podemos pertenecer a varias órdenes, estando unidos de una manera más particular a una orden que está en nosotros. Mejor dicho uno pertenece a una orden donde se encuentra completamente en su elemento, aunque se puede entrar y salir en otras órdenes. Cada uno posee las vibraciones de una estrella que es la suya, esto es para toda la vida. He aquí lo que el Maestro quería decirnos. Ninguno sospechó cuando leí la página, que el texto era tan profundo. El hombre puede obligarse a amar. Debe hacerlo. Si uno es perezoso, egoísta, cansado, hay que forzarse a amar, porque uno puede volverse un conductor del amor divino. Uno puede elevarse, cambiar de región,
21

ajustar su situación, transformarse. Todo esto se realiza interiormente, sin que nada se vea. ¿Podemos realizar esta transformación en los demás? Sí, pero solamente si uno es un gran Maestro. Entonces, se puede cambiar la situación de los otros. Ciertos seres también actúan, también en otros, pero es para hechizarlos. Procuran modificar la situación de otros, pero para enfermarlos ponerlos nerviosos. Que tal miseria.... Los tres cuartos de la humanidad intentan hacer esto. Sin embargo hay otra categoría de criaturas, compuesta por los que conocen las leyes, la estructura de los seres humanos y que puede llevarlos a otra situación, sin relación con su situación anterior, lo que hace de ellos seres regenerados, resucitados y transformados. Nada es más importante para nosotros que comprender lo que acabo de explicarles: siendo conductor del amor divino, uno entra en la orden establecida por Dios. En esta orden, no hay ninguna falta de armonía, ninguna discordia, cólera o venganza. Es una orden tal que si uno entra en ella, aunque fuese sólo un minuto, uno se queda estupefacto por lo que comprende y siente. Por el momento, no les está tan permitido a los humanos entrar en esta orden, al menos quedarse allí mucho tiempo, sino uno se desintegra. Ustedes dirán: "¿cómo es posible esto? ¿No saben que la luz del sol, que es buena, puede resultar demasiado caliente para algunos seres?" Basta un segundo para morir de insolación. Lo mismo, basta un minuto en el orden divino para no poder sostener más la temperatura. Es por eso que uno está obligado a volver a bajar más bajo, en una orden más inferior. Todavía los humanos no están preparados para ir hacia Dios, tan alto. Dios me dio la posibilidad de verificar muchos de estas cosas; no les hablo como un libro, sino por lo que experimenté.
22

El último pensamiento del maestro es: "El amor se manifiesta de dos maneras: o bien el hombre ama o bien los demás lo aman". Si él no ama y no recibe el amor, no puede cumplir nada ni sacar provecho de nada. Entonces hay que establecer este intercambio. Cuando aquí cantamos, difundimos esta alegría, esta armonía de la música; los que la reciben hacen lo mismo, y en este intercambio, todos ganan. En cuanto a los besos, es inútil explicar lo que sea. Una mirada, una palabra, pueden sobrepasar la alegría que aporta un beso. Usted puede mirar a alguien con tal amor, tal pureza, que usted puede darle mucho más que con un beso. En todo caso, ciertamente mucho más de que lo hacen los hombres ordinarios besándose. Hay que ser evolucionado, con el fin de poder abrazar a todo el mundo, como lo hace el sol, y todavía mucho mejor. ¿Las criaturas se abrazan constantemente, saludándose y despidiéndose, pero cómo lo hacen? Automáticamente, entonces más valdría no abrazarse. ¿De qué sirven besos mecánicos que solamente están para la forma? Sin embargo la gente los da por la forma, y están descontentos si no lo hacen. El contenido del beso, lo guardan para otras cosas. En estas condiciones, es mucho mejor no abrazarse tanto: es mucho mejor evolucionar, elevarse para poder volverse conductor de este amor divino que le comenzará a salir de todos los poros. Será mucho mejor que abrazarse. Entonces, si un día usted abraza a otros, siempre se acordarán de su beso. Mientras que si constantemente usted abraza los demás, se hartarán... Cuando veo a dos personas que viven juntos y quieren separarse, sé por anticipado que sintieron asco uno del otro por haberse abrazado demasiado. Si se hubieran abrazado con menos frecuencia, hubieran conservado el gusto del primer beso. Acabemos con este pensamiento maravilloso:
23

"Cuando el amor visita al hombre, su pensamiento se aclara, su corazón se enriquece, la salud viene a él, la circulación de la sangre se mejora, su cara irradia, está lleno de alegría y de gozo".

"El amor establece la más grande armonía en el mundo. Es la única realidad. Sólo él puede llenar la vida. Si el hombre es inteligente, el amor vendrá a él. Recibamos el amor y no nos pongamos a filosofar sobre este tema. No hablemos del amor, sino manifestémoslo. Qué la voluntad del amor se cumpla". El Maestro quiere decir: "no repitan constantemente" "yo lo amo", pues los que lo dicen, al día siguiente no aman. Es la razón por la cual jamás les digo que los quiero. Decirlo siempre crea una posibilidad de disminuir el amor. Usted va a decir: "¿Pero entonces, cómo aquellos que yo quiero sabrán que los amo?" Hay múltiples medios bien diferentes que la palabra para hacerles comprender que los amáis. Antes de terminar, meditemos un poco sobre los colores, con el fin de poder enviar a los demás un poco de lo que recibimos aquí, porque me parece que hoy hubo muchos amigos de lo invisible, que nos han dado muchas cosas. ¿No lo habéis notado? *****

OMRAAM Institut Solve et Coagula Traducción de Ginete y Rosa Ica Perú

Centre

www.omraam.es 24

Intereses relacionados