Está en la página 1de 35

OM-35

5 CONFERENCIAS DEL MAESTRO

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV

EL ALMA GEMELA
28 de Febrero 1942 – El Alma Gemela 3 de Abril de 1945 – El Alma Gemela 9 de Octubre de 1954 – Como reconocer el Alma Gemela 20 de Febrero de 1955 – Los Intercambios 10 de Agosto de 1955–El Matrimonio visto por los Iniciados

Centre OMRAAM

Institut Solve et Coagula Reus

Pensamiento del Maestro Omraam Mikhaël Aïvanhov Día 24 Noviembre 2008
Del libro de pensamientos

Un hombre y una mujer que se aman ignoran lo que les ha impulsado el uno hacia el otro. Son inconscientes de sentir esta atracción, pero conscientes de lo que han originado. ¿Cuál es pues el origen de esta tracción que hace nacer el amor? Dos entidades, dos energías se encuentran en el espacio; entre ellas se establecen magnéticamente intercambios fluiditos imponderables. Es este encuentro el que da nacimiento al amor, cada uno recibe del otro los elementos que le faltan y que todavía no había encontrado en ninguna parte. A menudo nos sorprenden los lazos que se forman entre ciertos seres; aparentemente, nada hubiera debido aproximarles. Pues bien, precisamente la explicación se halla en estos intercambios sutiles que se realizan entre ellos sin saberlo.

Extracto del libro “El alma, instrumento del espíritu.”: “...Por otro lado, nunca se tiene la seguridad de que un hombre y una mujer distintos sean verdaderamente complementarios. Si sois un hombre, por supuesto, una mujer parece ser el otro polo, pero se puede tratar de un hombre disfrazado... y el encuentro con ella podría producir chispas. Y viceversa. En cambio, la otra parte de vosotros mismos es absolutamente complementaria y la fusión que realizáis con ella es la única verdadera. Es cierto que es posible encontrar exteriormente vuestro ser complementario, pero es muy raro. Esto sólo sucede si encontráis a vuestra alma gemela, porque sólo ella está perfectamente polarizada con vosotros. ¡Sí, pero sólo se encuentra 12 veces en el curso de la evolución! Si no es con vuestra alma gemela con quien os fusionáis, estad seguros de que esta fusión no durará mucho tiempo...” ******

2

INTRODUCCIÓN AL TEMA “EL ALMA GEMELA”

Cuando el Ser que somos salió del Eterno, éramos andróginos, seres completos y libres. Cuando una desobediencia nos hizo perder esta libertad, perdimos también, la otra mitad de nosotros mismos. Saber recuperarla será una de nuestras metas fundamentales, pero no bastará con poderla encontrar otro día, acontecimiento que se producirá en varias ocasiones entre nuestras idas y venidas de este mundo. No, estos acontecimientos o encuentros externos, sin dejar de ser maravillosos, solo nos pondrán a prueba para saber si somos merecedores de saber fusionar en nuestro interior, la mitad que perdimos. Esto no dependerá solo del trabajo de uno de los dos, dependerá del trabajo que deberemos hacer los dos, en nuestros encuentros externos. Solo después tendremos derecho a nacer siendo uno solo, un Ser completo y libre. Solo entonces volveremos a ser un ser completo. Un ser andrógino. El camino es largo, y si otros lo han alcanzado nosotros también lo conseguiremos. Los progresos que uno hace, también ayudan a progresar a nuestra otra mitad, allí donde se encuentra. Si uno de los dos no hace nada para recuperarla, la otra tampoco puede hacerlo. Cuando uno de los dos trabaja en esta meta, la otra lo percibe allí donde está y así le envía sus miradas y gestos a través de otras personas con encuentros fortuitos y fugaces, en prueba de agradecimiento. Solo físicamente estamos separados. Nuestras almas siguen estando unidas, pues nuestro espíritu siempre será Uno libre e indivisible. Así pues os dejamos en estas magnificas conferencias que os adjuntamos del Maestro en donde se aborda este TEMA. Confiamos que os ayuden a entenderlo y a conseguirlo. Ciertamente no es tan fácil como parece, o muchos se creen. Mucho se ha escrito y ciertamente mucho se escribirá y otros muchos irán por ahí contando que han encontrado su ALMA GEMELA y que esto les llena de felicidad y un sin fin de cosas más. Pues bien, todos estos que lo dicen, basta que lo digan para que entendamos que no han encontrado nada. El día que la encuentren, NO DIRAN NADA. Simplemente porque no tendrán ninguna necesidad de decirlo. Y si otro día descienden y son ya seres Andróginos quizás tengamos la obligación de decir algo como le sucedió al Maestro, en particular a las hermanas, pero para que no perdieran el tiempo intentando conquistarlo. Obviamente las que eran ciegas y sólo deseaban lo que no tenían ni merecían.

En el RAMAYANA la gran epopeya Hindú cuenta una historia del Dios Rama. La repito para los que no la conocéis. Hay una conversación muy profunda entre El Dios Rama y el gran mono y guerrero hijo de Vayu, Dios del viento. Hanuman fue un gran devoto de Rama. Entre otras cosas, le ayudó a recuperar su Esposa Sita cuando fue raptada por el demonio Ravana. El Dios Rama, un día, le preguntó a HANUMAN; Que actitud sentía cuando se acercaba a el? Y Hanuman le respondió; Oh Señor, si me identifico con tu cuerpo, me siento un servidor tuyo y distinto a tu; pero si me quiero comparar con tu alma, me siento una parte de la Vuestra, y si contemplo tu espíritu, me siento uno y el mismo como tú. Bonito verdad!. Algo parecido podríamos decir con respeto a nuestra alma gemela. La vida está llena de relatos, historias, mitos, leyendas, que nos dejan entender lo maravilloso que puede representar volver a encontrar el ser que perdimos de nosotros mismos. Cuánto se ha escrito sobre este tema inconcluso?. Quizás el mas conocido Romeo y Julieta, hijos de dos nobles de Verona las familias Montesco y Capuleto. Los dos jóvenes habían jurado amarse y llevar su juramento hasta la muerte. Romeo y Julieta recorren en cuatro días toda una vida de amor entre odio, rencor y venganza, y se ofrecen en sublime inmolación para disiparlos. En "Romeo y Julieta" surge el amor, como una necesidad ineludible del hombre, llevado a la sublimación. Como final, se termina en tragedia. La guerra de Troya. El rapto y seducción de Helena por Paris. Helena de Troya, la mujer más bella del mundo. Una mujer premiada y castigada por los dioses con un don tan único y virtuoso como maldito y terrible: una belleza incomparable, capaz de provocar la mejor locura de los hombres, pero también la peor cordura. Podían admirarla toda desnuda, pero no tocarla. Hija de un dios, esposa de reyes, amada y odiada por todos, Helena vivirá desde pequeña y para siempre sometida a la mirada escrutadora de amigos y enemigos, sólo por ser quien es, por ser como es, por poseer el rostro más bello provocará una de las guerras más famosas y legendarias de la historia de la humanidad: la guerra de Troya. Helena fue una belleza castigada solo a ser contemplada. Incumplió el castigo, y otro caso que tuvo un final terrible. Tenemos también la terrible maldición medieval del Obispo de Aquila contra Isabo la hija del Conde d’Enjou de quien estaba terriblemente enamorado. Cuando se entero que Isabo era el amor de su Capitán de la Guardia Etien Nabar, invoco las fuerzas demoniacas para que durante el día ella se transformaba en halcón y de noche él en lobo. Y así tenían que vivir,

4

“Siempre juntos pero eternamente separados”. Cuantas maldiciones deben haber caído sobre los humanos para que nuestra separación de nuestra alma gemela, se haya convertido en este terrible castigo de vivir “Siempre separados pero eternamente unidos”. Sin olvidar la historia de Tristán e Isolda. TRISTAN Héroe de una leyenda medieval. Cuenta que junto con ISOLDE princesa de Irlanda, ambos parece ser bebieron por error un filtro que enciende sus almas y los convierte en inseparables. Sus vidas terminan como las de Romeo y Julieta. Su historia sirvió de base al Tristán de Gottfried von Strassburg, del que extrajo Wagner su opera Tristán und Isolde. Otra historia que se termina en tragedia entre dos seres que se aman y no pueden vivir separados. Y tenemos otra historia para mí la mejor. La más verídica, simbólica además, de la más antigua. La misma es conocida en todo el mundo, hasta los niños Chinos conocen la historia. Nadie conoce a ciencia cierta su origen. Un iniciado ciertamente tuvo que ser. La pequeña era hija de un rico comerciante y disfrutaba de una niñez acomodada hasta que un día su madre murió y su padre se casó con una viuda seis meses después. La viuda, convertida en madrastra de la niña trajo a sus dos hijas a vivir en su nuevo hogar. Tanto la madrastra como las dos hermanastras le hicieron la vida muy complicada y sufrió inmensamente. La Cenicienta así se la llamo pues tenía que hacer trabajos sucios, pero lo MAS SIMBOLICO también tenía que dormir sobre las cenizas a lado de los fogones de las cocinas. Por esto se la conoce por la joven Cenicienta “de cenizas”. Un día que su padre viajo a una feria, le pregunto a las tres jóvenes que deseaban de regalo. Las dos hermanastras le pidieron hermosos vestidos, perlas y piedras preciosas mientras que Cenicienta tan sólo deseo que su Padre le trajera, una ramita de un árbol. “Acordaros que había perdido a su madre, entonces que mejor que una ramita de la Madre Naturaleza verdad? Está lleno de simbolismo, ya que el árbol es la Madre de la Naturaleza. Pero no termina aquí. Así su padre se la trajo fijada en el sombrero a su regreso. Cenicienta siembra la ramita en la tumba de su madre. “La tumba otro símbolo iniciático”. Y esta ramita creció hasta convertirse en un hermoso árbol. A este árbol la niña va todos los días y le cuenta sus penas. Cuando ella le llora, el árbol crece y cuando le reza al árbol, aparece sobre sus ramas un pájaro blanco que la escucha y le cumple algunos deseos que le pide la Cenicienta. Y así ya conocéis el resto de la historia, que gracias a la pérdida del zapato encuentra el Príncipe amado. La historia es realmente significativa. El pie del príncipe solo puede calzar el zapato que le corresponde de la hija legitima sobre las ilegitimas.

Estas historias y en particular la de la Cenicienta, esta llena de simbolismo. Con la perdida de la madre la Cenicienta regresa a las cenizas. No nos cuenta el Génesis que nacemos de nuestras cenizas? Ya tenemos pues el 2do nacimiento. El Ramayana nos cuenta que Hanuman ayudo al Dios Rama a recuperar a su esposa que había sido raptada, o sea la había perdido. Hanuman hijo del Dios del viento la historia nos dice que Volaba como los pájaros por eso era hijo de Vayu. Lanka donde había el Castillo del demonio Ravana, era Sri-Lanka la Isla que esta al sur de la India. Por eso Hanuman tenía que poder volar para llegar de sorpresa hasta el castillo de Ravana. Y la Cenicienta nos cuenta la historia, que fue ayudada por un pajarito que volaba. Podría contaros mas cosas, pero dejare que las vayáis descubriendo vosotros con la lectura de las conferencias del Maestro. Y para los que sois algo descuidados y un día perdisteis a vuestra amada, como le sucedió al Dios Rama. Ya sabéis a quien debéis ir en ayuda de auxilio. Al gran Hanuman hijo de Vayu, Dios del viento. El viento os hará pensar que vuestra Alma Gemela o vuestro Príncipe hermano os está esperando. Puede que lo hayáis perdido pero vuestro pie “según quienes sois” o zapato “según quienes seáis” solo podrán ser calzados por el pie o zapato que le corresponde, a menos que deseáis caminar con dolor de pies. A buen entendedor qué más puedo añadir…?. Os dejo pues EN ESTE ENTRESIJO DE HISTORIAS que junto con estas magnificas conferencias del Maestro os permitirán avanzar en este tema tan maravilloso como es EL ALMA GEMELA. Espero vuestros comentarios, si deseáis hacerlos por supuesto.

Antonio Cochs Centre OMRAAM Reus

CONFERENCIA DEL MAESTRO

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
Sèvres 28 de Febrero de 1942 

EL ALMA GEMELA
 

   Conferencia improvisada . Paris año 1942 (notas taquigráficas por Stella)                                    Cada ser humano tiene su alma gemela. En el momento en que el individuo ha  sido proyectado como una chispa luminosa que brota del seno del Creador, él es  en realidad dos seres en uno, dos mitades que se complementan a la perfección,  cada uno viene a ser la contraparte absoluta del otro. A partir de allí, estas dos  mitades van a estar disociadas, van a evolucionar por separado, moviéndose cada  una  de  ellas  en  una  dirección  diferente  a  la  otra.  Si  ellas  pueden  llegar  a  reconocerse  a  lo  largo  de  su  evolución,  es  porque  cada  parte  lleva  grabada  la  imagen  de  la  otra  en  lo  más  profundo  de  su  ser,  es  como  si  cada  una  hubiera  marcado  a  la  otra  con  su  sello.  De  esta  forma,  todo  ser  humano  lleva  en  su  interior la imagen de su alma gemela; es cierto que se trata de una imagen muy  vaga,  pero  ella  existe.  Por  esta  razón,  cada  individuo  viene  a  la  tierra  con  una  esperanza muy incierta de que podrá encontrar en algún sitio un alma que podrá  darle todo lo que necesita y que habrá entonces entre los dos una armonía y una  fusión indescriptibles.        Vosotros  lo  sabéis,  todos  habéis  pensado  que  algún  día  podríais  encontrar  esta  alma  bienamada  de  la  que  sospecháis  vagamente  su  rostro.  Esta  es  la  imagen que lleváis dentro de vuestro ser, aunque a un nivel tan profundo que no  podéis  distinguirla  con  claridad.  Alguna  vez  habéis  vislumbrado  quizá  alguien  parecido  por  la  calle,  que  os  ha  hecho  exclamar  "Es  ella,  ahí  está!",  como  si  se  hubiera  producido  una  fusión  entre  aquella  persona  y  la  imagen  que  lleváis  grabada  tan  dentro.  En  un  momento  así,  toda  vuestra  vida  cambia,  hasta  el  punto  de  que  lo  daríais  todo  por  volver  a  encontrarla.  Si  esto  sucede  y  lográis  hablar con ella, todo os parece maravilloso, la vida parece borbotear en vuestro  interior,  avanzáis  en  todo  lo  que  os  proponéis.  Pero,  luego  de  un  período  de  intimidad,  vais  a  descubrir  que  aquel  ser  no  era  lo  que  vosotros  esperabais,  os  sentiréis  decepcionados  y  al  final  le  dejareis  para  proseguir  vuestra  búsqueda. 

Más adelante os parecerá que reconocéis por segunda vez aquella alma gemela  en  otra  persona,  otra  vez  tendréis  una  efusión  de  alegría  e  inspiración,  nuevamente os sentiréis enamorados. Pero la historia va a repetirse y de nuevo os  daréis cuenta de que no correspondía a la imagen que buscabais.       "Pero entonces, me diréis, aquella persona no era mi alma gemela?"  Sí y no. A  veces pasa que vuestra otra mitad se proyecta desde el mundo elevado a través  de una persona concreta. Lo más frecuente es que al estar encarnada una de las  dos mitades, la otra no lo esté. ¿Porqué pues llegamos a tener esta sensación de  haber encontrado nuestra alma gemela?  Porque desde aquel plano superior en el  que vive, piensa en nosotros, desea nuestro bien y nuestra felicidad. Gracias a ese  misterioso  vínculo  que  se  mantiene  entre  las  dos  mitades,  ella  capta  nuestra  aspiración  hacia  una  vida  superior,  hacia  la  belleza,  y  puede  entrar  en  otro  ser,  manifestándose  ante  nosotros  durante  un  cierto  tiempo.  Este  hecho  explica  por  ejemplo que una mujer pueda ver en un hombre a esa figura bienamada: Su alma  gemela ha penetrado por un tiempo en una morada terrestre, para manifestarse  a través de signos y señales concretos, sin que esta otra persona sepa lo que está  ocurriendo consigo misma. Pero por lo general la mujer (o el hombre, en el caso  contrario,  ya  que  este  fenómeno  va  a  ocurrir  exactamente  igual  para  ambos  sexos),  siente  la  necesidad  de  experimentar  algunos  intercambios  físicos  con  la  persona que es objeto de su amor, provocando así la partida de su alma gemela  que va a tener que alejarse con tristeza. Es evidente que la gran mayoría de los  hombres aprovechan esta confusión de la mujer que les ha tomado por su  alma  gemela, hasta que ella se vaya enterando poco a poco de que su gran amor no es  más  que  un  mentiroso  y  un  ladrón,  ahora  que  su  alma  gemela  le  ha  dejado,  aunque quizá más tarde la vuelva a encontrar en otro hombre...        Esta  lamentable  experiencia  corre  el  riesgo  de  repetirse  mientras  no  se  haya  comprendido  el  aspecto  sagrado  del  amor;  entonces  sí  podrán  las  dos  mitades  vivir un reencuentro verdadero, entonces podrán amarse, envueltas en vestiduras  de  luz,  inmersas  en  su  propia  felicidad  sin  desear  ir  más  allá  de  estos  sutiles  contactos,  pues  saben  bien  que  de  hacerlo  perderían  este  contacto  con  la  luz  primordial.  Pero,  antes  de  llegar  a  un  estado  tan  sublime,  cuántas  amargas  experiencias han pasado, después de las cuales sólo pudieron decir: "He comido,  he  bebido,  para  sentirme  luego  desgraciado  e  indispuesto,  nunca  he  podido  encontrar alegría ni felicidad en la posesión!" Es terrible ciertamente haber tenido  todas  las  mujeres  o  todos  los  hombres  posibles  sin  haber  llegado  a  encontrar  nunca  una  dicha  duradera.  Pero  los  humanos  se  contentan  con  espejismos  tan  fugaces! 

       Dos  almas  gemelas  viven  siempre  la  una  para  la  otra,  ningún  otro  ser  en  el  mundo  podría  traerles  mayor  plenitud.  Así  pues,  todos  aquellos  seres  que  vosotros  habéis  encontrado  a  lo  largo  de  muchas  vidas  y  que  han  sido  vuestra  pareja,  sin  importar  que  hayáis  sido  esposos  o  amantes,  al  final  os  han  dejado  porque no tenían que ver en realidad mucho con vosotros. Habéis pasado juntos  un  tiempo,  aunque  de  forma  semejante  a  una  taza  y  un  plato  que  no  forman  parte de la misma vajilla. En cambio, dos almas que Dios ha creado unidas entre  sí van a fusionarse con tal fuerza que nada ni nadie podría separarlas, aparte de  que  no  van  a  tener  el  más  mínimo  temor  al  respecto.  Por  eso  cuando  en  una  pareja,  uno  de  los  dos  o  ambos  se  muestran  temerosos  de  que  alguien  pueda  venir  a  seducir  a  la  otra  parte  (y  efectivamente,  nadie  puede  impedir  que  esto  ocurra!), esto significa que no se trata de la verdadera alma gemela. Una mujer  ama  a  un  hombre  y  él  se  va  con  otra;  un  hombre  ama  a  una  mujer  y  esta  le  abandona...  No  es  el  caso  de  dos  almas  gemelas.  Por  el  contrario,  ellas  se  reconocerán entre sí con una certeza absoluta y jamás querrán separarse. 

    El ser humano encuentra su alma gemela doce veces durante sus encarnaciones  terrestres, pero a menudo tal encuentro significa la muerte, pues las condiciones  de la existencia se oponen a la realización de un amor tan perfecto, tan absoluto.  El drama de Shakespeare "Romeo y Julieta" se basa precisamente en el tema del  reencuentro de dos almas gemelas.                                                                                                           Con  todo,  llegará  el  día  en  que  las  almas  gemelas  podrán  traer  hijos  al  mundo,  aunque  lo  harán  de  una  forma  muy  distinta  a  la  que  practican  los  hombres  y  mujeres  en  la  actualidad:  Cada  una  de  ellas  estará  envuelta  en  luz  y  proyectará  todo  su  amor  hacia  la  otra,  dando  lugar  en  la  atmósfera  a  la  formación de intensas corrientes fluídicas que les envolverán a ambos. Entonces,  todo  lo  que  el  hombre  proyecte  sobre  su  compañera  será  absorbido  por  ella  dentro  de  la  más  absoluta  pureza.  En  este  mismo  momento  será  atraída  la  presencia de otro ser, que será su futuro hijo. Naturalmente, esta criatura tendrá  una total afinidad con el padre y la madre. Desde el primer momento en que su  espíritu desciende al lado de ellos, la madre va a proyectar desde su plexo solar  una sustancia fluídica que utilizará el nuevo ser para mostrarse algunos instantes  más tarde ante la mirada de sus padres, ya revestido con una forma semejante a  la de ellos.                                                                                       Está claro que hoy por hoy los humanos no tienen todavía la posibilidad de  traer  sus  hijos  al  mundo  de  esta  manera,  pero  es  algo  que  ya  se  ha  podido  vislumbrar a través de ciertas sesiones espiritas: cuando la persona que hace de 

médium  entra  en  trance,  un  clarividente  puede  observar  una  especie  de  fluido  etérico que emana del plexo solar de aquel médium, para formar como una nube  luminosa  en  la  cual  va  a  plasmarse  el  espíritu  invocado.  Existen  pruebas  fotográficas  de  este  fenómeno.  Sin  embargo,  en  este  caso  el  espíritu  no  puede  permanecer  visible  por  mucho  tiempo,  ya  que  la  sustancia  va  a  ser  reabsorbida  por  el  médium  en  un  lapso  muy  corto.  Por  cuanto  hace  al  futuro  sistema  de  nacimiento  para  los  humanos,  esta  sustancia  no  será  dada  tan  sólo  como  un  préstamo, sino que irá a revestir al nuevo ser de forma permanente. Es evidente  que  para  hacer  posible  algo  así,  los  humanos  deberán  perfeccionarse  y  trabajar  consigo mismos hasta lograr una pureza total. La forma que hoy predomina para  engendrar los hijos, sigue siendo la misma de los animales. ¿Cuál es la razón de  que muchas parejas tiendan a hacerlo en la oscuridad o bajo una luz muy tenue?  Es porque los humanos tienen la sensación de que este sistema no es digno de los  Hijos de Dios. Pero es obvio que Dios no iba a ser tan cruel o tan avaro como para  no ofrecer otras alternativas y ponerlas a su alcance. Lo que sucede es que ellos  han  perdido  el  secreto,  a  causa  de  haber  descendido  muy  bajo  en  el  plano  material.                                                           

  Espero que no me hayáis entendido mal; el hecho de que vuestro marido o  vuestra mujer, tal y como lo explicamos antes, no sea propiamente vuestra alma  gemela, no significa en absoluto que tengáis que abandonarle o menospreciarle.   Por el contrario, a partir de ahora podéis tomar conciencia de que en realidad os  habéis asociado para realizar un trabajo estando juntos, por lo cual es necesario  que os llevéis lo mejor posible y os comprendáis mutuamente hasta que llegue la  hora de finalizar vuestra labor común.                                                                                                       Fin  conferencia  –  La  misma  también  figura  en  OM‐06  –  EL  AMOR  Y  LA  SEXUALIDAD 

 
Centre OMRAAM

Institut Solve et Coagula   Reus    

Conferencia del Maestro

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
No 298 le 3 avril 1945

SOBRE EL ALMA GEMELA
Pensamiento nº 600 del Maestro PETAR DANOV “Si encontráis vuestra alma gemela y si la amáis como os amáis a vosotros mismos, estaréis en el camino divino. Así pues cuando encontréis esta alma gemela, no la deseéis, no la toquéis; miradla solamente de lejos. Diréis: “Yo solo deseo tocarla un poco, yo quiero abrazarla un poco” No; si tu decides abrazarla solamente un poco, todo se derrumbará. Lo que se puede acariciar, besar, abrazar, se estropea; Los besos, los abrazos, las caricias, todo esto es una transmisión. Cuando amáis de esta manera a una persona, vosotros tomáis más de lo que le vais a dar. Y en que se convertirá este pobre objeto que amáis? La mayoría de las personas no saben como amar. Es una cuestión neurálgica!”. Esta bien claro. No esta permitido pensar en los besos, ni en los abrazos, ni en los contactos. Mirad, contemplad, y seréis dichosos por toda la eternidad. Si el lado espiritual predomina, los dos se vuelven cada vez mas unidos, mientras que entre los no saben amar, hay siempre luchas y discordias. Si existe una buena predisposición espiritual, pueden borrar el pasado y arreglar el desorden; pero es todavía mejor no haber empezado nunca. La mayoría abandonan su mujer cuando encuentran a su alma gemela, pero esta se cierra, desaparece, y los dos son desgraciados. El alma gemela vino solo para podernos dar un pequeño empuje en nuestra evolución, pero no para satisfacer nuestro placer. El trabajo de una alma gemela es inmenso; sin un alma gemela, no se podría avanzar en la vida. Esta alma gemela puede entrar en cualquiera, y quedarse allí como una entidad invisible y se manifestara a través de este persona, sin que ni ella misma se de cuenta. No os vayáis a pensar que encontraréis vuestra alma gemela vestida de carne y huesos. Yo encontré mi alma gemela en la persona del Maestro Petar Deunov, y en verdad, puede que todos encuentren el alma gemela en la misma persona, pues muchas entidades pueden manifestarse en una misma persona. Se trata de un alma colectiva. Si yo no conociera bien esta cuestión, me hubiera sorprendido ver como tantos vinieron para decirme: “Vd. es mi alma gemela”, y me hubiera preguntado: “Que significa esto? Como puedo ser el alma gemela de tantas personas?” Pero, yo sé en cambio que esto es posible. Por ejemplo, alguien me dijo: “Vd. se parece mucho a un artista rumano que me gusta” Yo soy pues un ser colectivo y en mi pueden venir todos los bien amados de todo el mundo, y así a través mío ellos pueden ver a todos los que aman. Pero yo sigo siendo yo. Y así los otros que desean visitarme y hacer a través mío, el bien a los hermanos y hermanas – esto ya es otra cuestión; los hermanos y hermanas no deben hacer proyectos para abrazar, acariciar estos otros que me visitan y les quieren bien, ya que desaparecerían. Esta cuestión necesita toda una educación. Y no es fácil de entenderla. *******

Conferencia del Maestro

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
9 de Octubre de 1954

“Cómo reconocer a su alma gemela”

“Página del Maestro Peter Deunov: Las almas gemelas son aquellas que han salido simultáneamente de Dios. Las almas trabajan de dos en dos. Normalmente, una trabaja en lo alto y la otra abajo. Después, se comunican sus experiencias y se reemplazan la una a la otra. Durante toda su evolución, no se encuentran más que doce veces en la tierra, y esas son sus reencarnaciones principales. Una alma gemela es aquella en la que Dios ve más fácilmente al Señor. Es el amor hacia Dios. ¿Cuál es la relación entre las almas gemelas? Son almas gemelas aquellas que transmiten el amor de Dios tal y como es. Aquellos que no transmiten el amor de Dios tal como es no son almas gemelas, son almas caídas. En las almas gemelas hay una gran comprensión del amor. Dos almas no se pueden unir jamás si no transmiten el amor de igual forma. Es el amor el que las une y hace de ellas almas gemelas. Es la misma comprensión del amor que las emparenta. El amor que trae todos los bienes a la vida es el amor de Dios!” ****** Esta página es magnífica! De este tema, el alma gemela, ya os hablé hace quince años. Os dije que las almas gemelas se encuentran doce veces en la tierra en el transcurso de su evolución y que la mayor parte del tiempo se encuentran una arriba y la otra abajo. Una alma gemela se manifiesta a veces a través de una persona que encontramos, y después la deja para visitar a otra. Siempre es la misma alma quien, si constata una atracción y un amor de un grado inferior, se va inmediatamente. La gente ignora todo lo que se refiere a esta cuestión de las almas gemelas. Cuando sienten una pequeña atracción, a

1

menudo sexual, hacia alguien, hablan enseguida de su alma gemela. Les falta todo criterio para distinguir una alma gemela de otra. Nuestra enseñanza os da criterios. Aprendemos a conocerlos siguiendo el camino derecho, estudiando, avanzando, meditando. De otra manera nos exponemos a dolorosas experiencias, perfectamente inútiles y decepcionantes. No se quiere escuchar al instructor ni hacerle confianza. Se le entiende mal y se decide intentar cualquier cosa para ver si es verdad. Y más tarde, cuando se han quemado las alas, vuelven a la fuente y confiesan: “Me he equivocado, Me creía alguien, una autoridad, quería que todos reconocieran mi gran inteligencia. He escogido esta vía en vez de querer estudiar, servir y aprender.” Sí, se creen excepcionales, remarcables... Es cierto que un caporal puede llegar a general, con la condición de hacer primero su escuela de sargento, y después de lugarteniente. Acordaros de ese caporal que en una square se acerca al general y le pide fuego para su cigarrillo. El general se enfada, y el caporal replica: “Y bien, si los sargentos se querellan, qué van a pensar los simples soldados!” No hagáis como el caporal. Hay que pelearse con uno mismo, sin escuchar a esa voz que afirma en vosotros: “Tu eres un alma remarcable, no debes dejar que los otros te hablen de manera ordinaria. Debes rebelarte.” Empezad a estudiar, a obedecer, a servir, y os haréis grandes. Más tarde, podréis mandar, porque os habréis vuelto capaces de aconsejar, de instruir y de iluminar a los demás. El alma gemela es una hermana, como su nombre dice. (en francés se le llama alma hermana) Esta alma viene a vivir a la tierra bajo varios cuerpos. Sin embargo es una hermana. Un padre ha dado a dos almas gemelas las mismas cualidades, las mismas virtudes, el mismo ideal, son de la misma esencia, unidas por la misma sangre del mismo padre que circula en ellas. Es simbólico, por supuesto! “Las almas gemelas son aquellas que han salido simultáneamente de Dios” dice el Maestro Deunov. Sí, pero ¿dónde han ido? Cuántas preguntas se pueden hacer sobre este tema! He aquí unas cuantas: ¿Por qué estas almas salieron juntas? ¿Por qué no se quedaron juntas? ¿Por qué se deben encontrar doce veces en el transcurso de su evolución? ¿Estos encuentros se hacen bajo el mismo signo del zodíaco? ¿Cuántas veces ha transcurrido el punto vernal del zodíaco hasta que se vuelven a encontrar? Hubieran podido encontrarse mil doscientas doce veces! ¿Por qué una de estas almas está arriba mientras la
2

otra está abajo? ¿Qué hacen de sus vidas cuando están separadas? ¿Se comunican? Sí, se buscan y comparten sus experiencias, pero la comunicación, si es consciente para el alma de arriba, es inconsciente para la que está encarnada. Cuando las almas gemelas se encuentran, ¿qué sensaciones tienen? ¿Este encuentro tendrá importancia para las dos personas o para el mundo? ¿Estos encuentros significan matrimonio? Si una persona se casa con alguien que no es su alma gemela, ¿qué ocurre? ¿Cómo se puede reconocer al alma gemela en la persona que se ama? ¿Qué dice el alma gemela que está arriba cuando ve que su hermana se casa abajo, en la tierra, y qué siente en su corazón? En el transcurso de sus vidas sucesivas, se casan con varias personas que no son su alma gemela ¿Cómo considerar estos matrimonios? Las almas gemelas no paran de buscarse, sus encuentros se deben hacer en el plano divino. No os prometo responder a todas las preguntas que os hacéis. Cuando dos almas gemelas dejan el mundo divino y se van en direcciones diferentes, cada una guarda de la otra una imagen, como una foto inscrita en su subconsciente. Cuando un hombre ve a una mujer, entre las demás, se dice: “No es ella”. Y un día, ante otra, sabe que es ella. Este momento tan delicado es fuente de numerosos errores. Os hago hincapié en este hecho para que constatéis que vuestra idea, o vuestra esperanza, prueban la presencia en vosotros de esta imagen que creéis reconocer. Vuestra elección depende de la claridad de esta imagen grabada en vosotros. Si está enterrada bajo el polvo y oscurecida por las pasiones, os equivocaréis fácilmente. Puesto que ella sólo os indica que vuestra alma gemela tiene tales ojos, tales cabellos, tales rasgos y vosotros os preguntáis por qué os sentís atraídos por tal tipo de personas. Notáis una simpatía por todos aquellos los rasgos de los cuales os recuerdan a vuestra alma gemela, y a menudo los tomáis por ella. ¿Cuántas historias he oído que trataban de este error! Muchas mujeres empezaron a amarme porque me parecía a alguien que ellas habían amado en el pasado. Esto también os puede pasar. Habéis amado a alguien, veis a una persona que se parece al que fue vuestro amor, y empezáis a amarle. Ocurre el mismo fenómeno con las antipatías. Muchos seres se pueden parecer a la imagen inscrita en las profundidades de vuestro subconsciente. Un hombre se casa con aquella a la que toma por su alma gemela, pero al cabo de unos meses o unos años discierne mejor la imagen de su alma gemela en el fondo de sí mismo y ve que se ha equivocado. Se divorcia. Después encuentra a otra mujer, y todo empieza de nuevo...

3

En realidad, a través de todos los seres, es a la alma gemela a quien se ama. El amor del alma gemela es indestructible, eterno, divino. Cada ser, hombre o mujer, no busca más que a su alma gemela. El problema es encontrarla. Se la busca y se cometen errores a causa de los parecidos y la falta de luz. Un ser rudimentario todavía tiene necesidades más bien de orden material y físico, no siente una aspiración hacia su alma gemela pura y divina. Se detiene, pues, en la primera que pasa, aquella que le permitirá satisfacer sus necesidades tenaces y exigentes, y el alma gemela es olvidada... Vive una vida sólo en el mundo físico y material, lo que retrasa la posibilidad de encontrar a su alma gemela. La mayor parte de los matrimonios se hacen así. Qué queréis: para vivir hace falta una compañera o un compañero, una persona que nos asegure la pensión, la casa, que lleve las maletas. La cuestión del alma gemela es de orden espiritual. Dos almas gemelas han sido preparadas por Dios en los mismos talleres; tienen los mismos gustos, el mismo ideal, y las mismas afinidades. Vibran al unísono. En un almacén de guantes, encontraréis un artículo que os gusta, queréis descubrir quién es su hermano y cuando lo encontráis decís sin cavilar: “Es este!” No hay duda posible. ¿Por qué? Porque los dos son idénticos. La sabiduría divina os ha creado, a vosotros y a vuestra alma gemela, de manera que vibráis al unísono. Sólo vuestra alma gemela os puede dar lo que vuestra alma desea. Al lado de ninguna otra estaréis tan feliz, bien, serenos, colmados y llenos de amor. En ella todo corresponde absolutamente con lo que sois y poseéis. No le encontraréis ningún defecto: su pelo es perfecto, sus piernas también, sus ojos son magníficos, su nariz y orejas tan bonitas! No hay nada en ella que no sea como a vosotros os gusta y como esperabais. Pasará lo mismo para cada una de las dos almas gemelas. Estarán unidas sin reservas. Los diversos casamientos contratados por error en el transcurso de algunas vidas no suscitarán ningún problema, ningún celo. El vínculo que une a dos almas gemelas es indestructible. Una alma no desaparece a no ser que transgreda gravemente las leyes divinas. Entonces su alma gemela llora y regresa al lado de Dios. ¿Tendrá seguidamente otra alma gemela y cuál? Esta pregunta sólo se hace después de la desaparición de la persona que se ha vuelto enemiga de Dios. Entre ella y la chispa divina hay un desgarro; el ser se desagrega. El hombre no es totalmente inmortal, debe ganar su inmortalidad. Puede que vuelva a la nada. De este grave problema casi no se habla. Es muy excepcional que el
4

vínculo que une a dos almas gemelas se rompa, sea cual sea el número de casamientos que han realizado en la tierra. Un hombre decepcionado por un matrimonio suspira al lado de su alma gemela. Todo el mundo suspira! Las parejas se abrazan y se dicen: “Cariño, te amo.”, pero pensamos siempre en el alma gemela de la que llevamos su imagen dentro. Antes de encontrarse en la tierra, las almas gemelas comunican entre ellas. A causa del vínculo que lo ata a su alma gemela, un hombre presente en la tierra la busca por todas partes, en el teatro, las películas, en los libros, por todas partes en la vida. Sólo se emociona y se conmueve por las mujeres que se parecen a la imagen inscrita en él. Las demás no le hacen vibrar. Si un autor da a su heroína de romance un parecido con esta imagen, el lector se conmoverá profundamente, el libro le estremecerá y nunca lo olvidará. Entre una persona y su alma gemela hay comunicaciones constantes que la sostienen, le da el fuego sagrado, la fuerza, las inspiraciones, la alegría y la impulsión para elevarse hacia lo divino. Gracias a esta comunicación vive con la esperanza de poder encontrar un día a su gran amor divino. Arriba, el alma gemela se beneficia así de esta correspondencia, de nuestras experiencias, de nuestra manera de vivir, de nuestros pensamientos y de nuestros sentimientos. Nos protege y nos envía su luz y sus conocimientos. Los seres muy evolucionados, que no se casan, están en comunicación permanente con su alma gemela. Deben a este enlace el gozo que les habita constantemente. Entre los dos hay una maravillosa unión. Si el hombre se casa, la relación con su alma gemela no se rompe, pero no recibe tan correctamente o plenamente lo que ésta le envía; sus intercambios disminuyen porque está demasiado ocupado en su vida de abajo. ¿Qué hace el alma que está arriba en ese caso? Todo lo que puede, pero el que está abajo ya no recibe las inspiraciones y la luz que le han sido destinados. El hombre casado se engorda en el mundo de la materia y de sus placeres. La mayor parte de Santos, Iniciados, místicos, conocen gozos extraordinarios dados a la presencia de su alma gemela. A menudo ignoran el origen y creen que Dios o un Ángel les visita. Ignoran que su alma gemela está ahí, que les rodea, les protege y les envuelve de luz. Algunos lo han supuesto y otros han verificado realmente lo que pasaba. Tantas almas nos quieren ayudar! Nuestra alma gemela, amigos del mundo invisible, nuestro ángel guardián, Dios. Podemos confundir estas ayudas que nos hacen vivir. Nos preguntamos: “¿Es nuestra alma gemela, mi ángel guardián, mi Maestro, un pasante, o Dios mismo quien viene a ayudarme y confortarme?” Es muy difícil de saber
5

exactamente. Sin embargo los métodos existen para poder hacer la distinción, pero hoy no me detendré en ello, esperaré el mejor momento. Cada entidad tiene su perfume, su color, su manera de manifestarse, sus particularidades. A veces nos pasa que bruscamente sentimos el perfume que nos une a tal o cual persona; es que ella os ha visitado, seguramente. En el plano invisible la verificación es más sutil, más fina y más delicada. Todavía tenéis que esperar un poco. En la tierra, un ser puede encontrar a su alma gemela varias veces en un día, porque puede entrar en un pasante y mostrarse a través de él por una mirada o una sonrisa. La veis, os precipitáis sobre ella y sólo encontráis a un extraño. Pero ella os ha dicho al pasar: “Ten coraje!” Y en ese momento no os debéis decir: “Esta persona necesita de mi.” Y correr detrás de ella. No, porque el alma gemela ha aparecido brevemente, pero luego se ha ido, y no la encontraréis. El alma gemela no hace más que mostrarse, sin más. No se la puede abrazar. Os dice: “Me tendrás siempre por la luz, no de otra manera. Sólo por la luz y en la pureza.” Y así podéis verla veinte veces al día en la felicidad más grande. El alma gemela es infinitamente bella. Para saber si la persona con la que vivís es vuestra alma gemela, haceros algunas preguntas. “¿Hemos discutido? Sí.” Entonces no es vuestra alma gemela. Dos almas gemelas no pueden discutir, es imposible. “Me lleva hacia Dios? No. ¿Hacia dónde me lleva? Despierta en mí todos los deseos, me lleva hacia el fuego infernal.” Una alma gemela jamás actúa en ese sentido maléfico. He aquí lo que hace: 1º Nos une a lo divino, a Dios. 2º Enciende en nosotros la lámpara interior, nos hace ver claro, nos conduce a la paz. 3º Activa nuestra voluntad y nuestro celo para el trabajo. Toda otra asociación, casamiento, concubinato, vecindad no tiene nada que ver con el alma gemela. Creedme, son los criterios que me indicó el Maestro Deunov. No se puede dudar de ellos. El alma gemela, generosa, no quiere más que nuestro éxito. Nos ayuda a pasar bien los exámenes por los que tenemos que pasar a lo largo de nuestra existencia. Está a nuestro lado durante las pruebas que pasamos ante los Maestros y nos sostiene. Si tenemos la felicidad de encontrar a nuestra alma gemela encarnada, en el plano físico, ésta no se manifiesta fugitivamente ante los demás. En ese caso
6

los dos seres se aman con un amor único que queda marcado para la historia. Para ellos la muerte no cuenta. Lo vemos en Romeo y Julieta, Eloisa y Abelardo. El miedo a la muerte no puede tocar un amor tal, que sobrepasa toda otra relación humana. Esto se produce solamente doce veces en el transcurso de la evolución de esas almas. Después de esos doce encuentros y sus amores perfectos, las dos almas viven juntas para la eternidad. Se vuelven dos ángeles al lado de Dios, inseparables, fundidos el uno en el otro. Actualmente, las dos almas que son las dos mitades de una entidad se buscan. Sienten como una pobreza al no poder estar unidas en un solo ser, sienten que les falta algo. El eterno femenino busca al eterno masculino. Cuando serán uno, entrarán en la divinidad y la plenitud. Las almas gemelas son como el amor y la sabiduría, el intelecto y el corazón, que se buscan con el objetivo de fusionarse. Las almas gemelas son una imitación, un doble de los principios eternos. Un ser que se consagra a una vida pura y espiritual tiene grandes posibilidades de encontrar a su alma gemela. La relación entre las dos almas se establece rápidamente y los dos están felices. Sin embargo esto exige una conciencia despierta. De otro modo se sigue lamentando el estar soltero, solo, abandonado. Si el alma gemela os visita, siempre estaréis contentos, maravillados y serenos. Amar a su alma gemela y hacerla vivir en uno mismo, es un gran privilegio. Un ser muy evolucionado no busca a su alma gemela en el exterior, está instalada en él, viven juntos. Es la cima. Entonces quiere a todos los hombres o todas las mujeres, espiritualmente, porque ya se siente colmado con la presencia de su alma gemela en él. Es la felicidad. Las mujeres se vuelven para el hombre hermanas verdaderas. Ven en cada hombre a un hermano, ya no los desean y no sufren a causa de ellos. No busquéis a vuestra alma gemela fuera de vosotros, entonces ella vendrá a vosotros. Ignoráis dónde está, pero ella sabe donde estáis vosotros. Si la buscáis, os equivocaréis. Esperadla interiormente, vendrá. Sabe las dificultades que os impone la vida en el plano material y os viene a ayudar. Sabe también que cuando le toque a ella reencarnarse, tendrá la misma suerte, las mismas condiciones que vosotros actualmente. Os ayuda en conocimiento de causa. Os preguntáis si reconoceréis a vuestra alma gemela y si quizá ya la habéis encontrado. Una cosa es cierta: cuando la encontréis, no tendréis absolutamente ninguna duda de ello. La certeza será absoluta, total. Tan cierto
7

como la muerte, lo sabréis los dos. Ya tenéis los criterios que prueban que una persona no es vuestra alma gemela. Aquí, el criterio es justamente esta certeza absoluta: es infalible. Podríais morir por vuestra alma gemela. Así pues se puede encontrar al alma gemela, pero he aquí el secreto: los Maestros tienen a sus almas gemelas en ellos mismos, en su alma, y los discípulos se pueden unir a la suya pues está ahí, asiste a su instrucción. A veces los discípulos ven a su alma gemela en su Maestro: viene para ayudarle a comprender mejor, es como una asistente que facilita los intercambios entre el Maestro y el discípulo. Algunos, que ven a su alma gemela un momento en su Maestro, lo quieren después para ellos solos, y eso no debe pasar. Esta alma habita al Maestro y puede desplazarse en un discípulo como una luz. A veces el Maestro les proporciona una habitación más pura, más perfecta, y por eso se instala en él antes de venir a vosotros. Hay que mirar todo este problema con discernimiento para no equivocarse. ¿Es vuestro ego, vuestro ángel guardián, o vuestra alma gemela a la que habéis visto? Quizá era vuestro padre, o vuestra madre, o Dios. ¿Quién ha venido para ayudaros? Ahora tenéis criterios. Conservadlos y trabajad según las reglas de la luz, y todo se esclarecerá en vosotros. Os digo lo que mi Maestro me enseñó, y os añado lo que me ha sido revelado. Sabed que yo ya no busco a mi alma gemela. En el pasado, la busqué y encontré. ¿Bajo qué forma? Esto es mi problema. Me gustaría que abandonarais todas vuestras ilusiones sobre este tema. Entonces entre nosotros habrá un intercambio más noble y luminoso. Subiréis más arriba y vuestra alma gemela vendrá ella misma a encontraros y ayudaros. Sino os quedaréis sumergidos en vuestros tormentos. Dos almas gemelas son las dos mitades de un todo, dos mitades semejantes en todo. Cuando se encuentran, se reconocen recíprocamente sin que duda alguna se interponga es ese reconocimiento. “No lo olvidéis nunca”.

Centre OMRAAM

Institut Solve et Coagula Reus 8

Conferencia del Maestro

OMRAAM MIKHAËL AÏVANHOV
Nº 692 20 de Febrero de 1955 LAS PAREJAS

LOS INTERCAMBIOS
OM-35

Página del Maestro Deunov: Mucha gente se comporta como los Ingleses de los que os hablé. Por pensar mucho, se tirotean. Tales cosas están escritas en los libros, porque también existen en la vida. No hay nada escrito en los romanos que no haya existido en la vida. Sin embargo puede haber una diferencia en la manera, en la gente; pero los hechos son los mismos. Si queréis arreglar vuestros asuntos, no creáis que las balas os ayudarán. Con un tiro no se obtiene ningún resultado. Vuestra salud está en el hígado. Organizad vuestro hígado y vuestros asuntos se arreglarán. Hay muchas maneras para el hombre de saber si sus asuntos se arreglarán o no. Dios no dejó al hombre en las tinieblas. Le dio la posibilidad de salir adelante solo, para no deambular de un lugar al otro. Le vasta mirar en sí mismo para verificar cómo se arreglarán sus asuntos. Sin consultar a nadie exterior. Él mismo lo comprenderá. Para ello hace falta la salud. Si el hombre tiene buena salud, sus asuntos se arreglarán bien; constata en sí mismo una paz interior y una buena disposición. Si sus asuntos empeoran, pierde su paz y su buen humor. El medio interior para controlar las cosas se llama intuición. Por la voz de la intuición, el hombre puede saber lo que le llegará en la vida, cuando morirá, etc. Aquél que no tiene intuición no sabe nada. Vive el día a día y lo mira todo como fruto del azar. “Vuestra salud está en el hígado”. ¿Es posible? Sí, porque el hígado cumple con un trabajo gigantesco y ocupa varias funciones esenciales para la salud del organismo. En particular es el que se ocupa de absorber todos los venenos de la sangre para eliminarlos y el hombre lo hace todo para envenenarse aún más, hasta el punto de no poder desembarazarse de lo que acumula. Ya hemos visto que el hígado va unido con la fe y la esperanza y que la melancolía, el nerviosismo, la irritación y las inquietudes son contrarias a su buen funcionamiento y lo enferman. * * * * * **

Sabéis que todo está unido, que todo se encadena. Es absolutamente verdadero que para mejorar los asuntos hay que mejorar la salud. Un pequeño contento engendra una alegría, un placer de donde procederá la salud y la vida, mientras

2

que un pequeño descontento, creciendo, se transforma en sufrimiento, después en dolor que pronto se traduce en enfermedad que os llevará a la muerte. Todo ha empezado por una pequeña bola de nieve que habéis hecho rodar y se ha convertido en esta montaña insoportable. Cuando vuestro hígado no funciona bien, no contéis con las píldoras Carter o otras, contad sólo con el contento. Os doy una llave. Tened confianza. ¿Queréis estar contento? Repetidlo hasta que os sintáis contentos. Me diréis que este es el método de Coué. En absoluto, Coué no inventó este método, lo aprendió de otros hombres mucho más evolucionados que él. En realidad, este método existe desde la creación del mundo. La fe y la sugestión siempre han sido utilizados. Bergson, cuando habló de la intuición, no hizo más que explicar conocimientos que son la base de la intuición desde tiempos inmemoriales. Porque salían de su pluma, se creyó que era nuevo. Se ve en todos los terrenos a personas que ponen su sello personal sobre cosas antiguas que se pueden encontrar en los textos de la ciencia oculta, en los escritos de Paracelso, etc. Se pone un nombre de autor moderno y se lanzan las ideas al mercado. Para mejorar vuestro hígado, utilizad la música, el canto, la bondad, la esperanza, la salida del sol, y, además, el ayuno. El ayuno es radicalmente eficaz. Añadidle agua caliente y sudad. Todos estos métodos juntos, resucitarán vuestro hígado. Hay que eliminar los venenos del organismo y adoptar un cierto rítmo de vida para reforzar este órgano. ¿Conocéis el origen de la palabra intuición? Viene del Chino: Intao. Tao quiere decir Dios. Esto permite interpretar el sentido profundo de la intuición. Un libro célebre de Lao-Tsé se titula: “Tao, el rey”, y es una de las obras más difíciles de comprender. Se puede leer esto: “Tao que no es Tao, es Tao. Tao que es Tao, no es Tao.” Lao-Tsé quiere decir que todo lo que existe no es la verdad, lo real; lo que no es visible es lo verdadero y real. Parte de un nombre que se pronuncia y de un nombre que no se pronuncia. Sólo las cosas no manifestadas aún, que están en lo profundo de Dios, son verdaderas, reales; todas las demás son ilusorias. Volvamos a la intuición. “In Tao” quiere decir la facultad del espíritu para comprender las cosas sin el uso del intelecto, de los ojos, de las orejas, de tomarlas pues, de conocerlas directamente de Dios. He aquí lo que es la intuición, según la definición de los iniciados. No es un presentimiento, ni una visión, ni un estado mediúmnico, es mucho más; la intuición sobrepasa todos estos fenómenos. Presentimiento o visión no son intuiciones. En el presentimiento que viene del corazón y del intelecto hay una parte borrosa, de error, de ilusión. La verdad se mezcla con la mentira y hay que separarlos, clasificarlos. El corazón y el intelecto han tomado consciencia de alguna cosa,

3

pero no está claro, no es 100% verdadero como en la intuición. Cuando se trata de la intuición, no podéis decir cómo lo sabéis, porque no habéis ni sentido ni comprendido; simplemente estáis seguros de algo. Vuestro espíritu lo ha sacado de los archivos de Dios, donde no hay ningún ruido, ninguna confusión, sino una certeza absoluta. Para acceder a la intuición se debe estar en un estado favorable, llevar una vida pura. Solo los iniciados conocen un estado y llevan una vida conforme a la naturaleza, en la luz y la pureza. Su ser y su vida están despegados de las cosas pesadas, opacas, y están en contacto directo con Dios, saben, pues, las cosas tal y como Dios las sabe. Merece la pena trabajar, desarrollarse, para poder un día tener intuiciones, esas intuiciones que no engañan nunca. La intuición es el hecho del espíritu que, acercándose a las regiones sublimes, les echa una ojeada. Los presentimientos y los sueños vienen de más abajo, y no de regiones puras de todo polvo, de toda nube, de toda sombra. No confundáis las dos cosas. En realidad, son raras las personas dotadas de intuición. La intuición os permite, cuando abordáis a alguien, saber su pasado, la manera como ha vivido, cómo vive, el bien y el mal que ha hecho o que hará en el mundo. No es necesario que sepáis cómo pasarán las cosas, pero con el tiempo ocurrirán. Sólo con el saber científico, tenéis que observar mucho tiempo a la persona, sus gestos, sus actos, su psique, sus expresiones, etc. Y todo y así os podéis equivocar en vuestras conclusiones, que no son más que el resultado de vuestra memoria, de asociaciones de ideas, de comparaciones, y de la experiencia que habéis adquirido. A veces acertáis por supuesto, pero este procedimiento nunca os dará las posibilidades y la certeza absoluta que da la intuición. La intuición es instantánea. Os muestra el pasado, el presente y el futuro. Procede de una transmisión; os da un resultado que podéis leer. ¿Quién ha trabajado, ha buscado y profundizado y os muestra su conclusión? Han sido otros, y os transmiten únicamente los resultados. Es magnífico. En general es bueno guardar para sí su intuición, y usar la ciencia cuando se trata de los demás, porque la mayoría de la gente son más sensibles a los conocimientos científicos que a lo que viene de la intuición. Haced citaciones, estableced paralelismos entre diversos autores y todo el mundo os escuchará asintiendo con la cabeza y con ojos de admiración y aprobación. Sois un sabio, un erudito! Quizás las citaciones no tienen ningún valor, pero cuidáis de vuestro prestigio. Y si osáis decir que os lo dicta la intuición se ríen de vosotros, no os toman en serio. Así pues, es mejor, si se posee la intuición, de guardarla para uno mismo y, de lado, tener conocimientos librescos para deslumbrar a la gente. Así acabaréis por llevarlos a constatar vuestra intuición y a creer en ella. Para que la mayoría os escuche es necesario probar que se han frecuentado las

4

iglesias y las escuelas superiores, que habéis sido bautizados y que tenéis diplomas. Entonces se pueden filtrar algunas nociones de la intuición e ir más lejos. Pero aquellos que muestran de entrada su intuición prueban también que “nadie es profeta en su tierra”, y al fin de cuentas quedan incomprendidos e ignorados. Saquemos ahora pensamientos de mi pequeño libro. Dadme números: Pensamiento 498: “Me encuentro con una mujer y empiezo a conversar con ella. Si tiene una energía superflua y esta conversación modifica mi mala disposición, esta mujer es buena. Si este encuentro produce en mí una buena disposición significa que se ha realizado un buen intercambio entre nosotros.” Puesto que he anotado este pensamiento es porque conlleva un interés, a pesar de lo que podáis pensar. Esta reflexión toca un problema esencial de la vida familiar y de la vida social. Se trata de la ley de los intercambios de energía entre dos compañeros. En muchas familias los esposos son desgraciados y se quieren divorciar, y otros son felices y se quieren casar, a causa de los intercambios. Esta cuestión no se ha comprendido hasta ahora y seguirá sin entenderse mucho tiempo por culpa de los numerosos prejuicios que tienen lugar. Sobre el tema de los intercambios hay tanta ignorancia, tantas convicciones, tantos injertos perdidos sobre ellos, que no se puede ver el problema tal y como es. La religión se mezcla y en vez de mejorar las cosas hace todo lo contrario. En realidad no es la religión misma la que hace el mal sino la insuficiencia de conocimientos reales y de sentimientos religiosos verdaderos. A causa de los falsos conocimientos, a causa de un falso pudor, se actúa falsamente. Nunca se han estudiado verdaderamente y correctamente los intercambios. No tengo la intención de zanjar la cuestión aquí, y menos estando limitado por esta insuficiencia que reina en la cabeza de los auditores, pues sería mal comprendido. Pero hay que saber al menos que nada es más natural, normal, y esencial que este fenómeno del intercambio de energías entre los seres vivos en toda la naturaleza. Os diré que este intercambio se realiza mucho más en el invisible que en lo visible donde, sin embargo, todos lo buscan. Si se supiera cómo considerar el intercambio entre los seres se diferente sexo, se resolverían numerosos problemas unidos a ello. Y a eso también va unido la alegría, la felicidad, la plenitud, la luz, la fuerza, todo! Pero se es muy limitado. No se puede hablar abierta y largamente de estas cosas y en particular del comportamiento a tener entre los dos sexos que en el contexto de una escuela iniciática. Hoy no profundizaré en esta cuestión a pesar de que sé que trabaja en el espíritu de todos, jóvenes y viejos, poetas, pintores, escultores, artistas, curas, pastores, todos sin excepción. No obstante, sin en la charla hay algo que no esté a punto, se corre el riesgo de ser muy mal comprendido, de chapotear en lo más oscuro,

5

en lo que se ha acumulado desde hace siglos sobre este tema; el intercambio entre los seres. Leed libros, ved películas, escuchad sermones, por todas partes descubriréis a seres desgraciados por causa de ese problema. Con el compañero con el que han tenido siempre intercambios imperfectos e insatisfactorios, no han encontrado el alma gemela. Son desgraciados porque siguen buscándola. Por otra parte, si la hubieran encontrado la hubieran cambiado, porque en esta tierra todo es movimiento y cambiante como la luna, nada es estable ni sólido. Se equivocan los que cuentan con una estabilidad eterna y dicen: “Te amaré siempre, eternamente.” Los Turcos tienen la solución! Se casan sin verse, sin conocerse, y toda la vida están felices porque se dicen: “Es el destino, estaba escrito.” Lo mejor es no buscar al alma gemela y amar a todas las criaturas, comportarse bien, volverse capaz de tener intercambios espirituales con todos aquellos con los que su mayor preocupación no sea el lado físico y el interés. Es con las almas que hay que realizar los intercambios, más que con los cuerpos. El ser que considera el problema así se da cuenta de que recibe más de lo que nunca había pedido. No se deben reclamar intercambios con el cuerpo físico. Llegar a esto quiere decir que se ha resuelto el problema, porque nuestra alma y nuestro espíritu son ilimitados, no se han creado para unirse a una sola alma y a un solo espíritu sino para comulgar con todas las almas que pueblan el infinito. El alma y el espíritu no se pueden limitar a esta pequeña botella que es una persona y que se vacía. Sólo la fuente os puede desalterar, haceros felices. Un hombre vacía una botella: su mujer, y la mujer vacía una botella: su marido. Cuando las dos botellas están vacías, el hombre y la mujer se rechazan mutuamente. Habría que encontrar a un humorista para interpretar esta situación. No se sabe muy bien si se debe reír o llorar al ver lo ridículas y mezquinas que son las relaciones humanas! No aprovechéis mis palabras para decir a vuestra pareja: “Querido, no eres más que una botella, te dejo para amar a todas las criaturas de la tierra”. No es así en absoluto como yo entiendo las cosas, y no tenéis que encontrar aquí una justificación para vuestra conducta. El marido y la mujer deben ser socios. Ahí se encuentra el cambio, la novedad. Los dos serán más amables, más atentos, más comprensivos y respetuosos que antes, y los dos irán hacia la fuente para beber juntos el agua pura, refrescante y vivificante. Se mirarán y dirán: “Somos felices”. Los dos se elevarán y arriba, al lado del Señor, se bañarán en su luz infinita, en el amor y la sabiduría divina. ¿Qué hacen los seres actualmente? Apagan la lámpara, y en la oscuridad se dicen: “Es la nuestra!” Se abrazan para beber el uno del otro y cada uno descubre que el otro está vacío, esa botella tan deseada! No es para desmoralizaros o para destruir los matrimonios que os hablo así, sino al contrario, para aumentar vuestro amor recíproco. El marido ya no

6

dirá: “Es mi mujer, tengo todo el derecho sobre ella, incluso de matarla.” Las parejas no se consideran socios actualmente. No hay que sorprenderse de que haya tantas rupturas. Profundizar en este problema con la luz divina os puede llevar muy lejos. Si se ama a todas las criaturas con un amor puro y divino, en cada alma, en cada espíritu, se encuentra a Dios, pues Dios vive en cada uno. Hoy en día no se busca a Dios, ni a los ángeles, ni la sabiduría, se quiere algo más sustancial y tangible. Algunos hombres no pueden dormir si no tienen a su lado a su mujer, que debe soportar sus costumbres, sean las que sean, a menudo infantiles. Llega un momento en el que, si estás en la enseñanza, se expande la consciencia, se mira más arriba, más lejos. Se debe poner el ideal sobre una cima muy elevada, muy alejada. Es el único método de llegar a estar satisfecho porque sólo así se puede alcanzar la plenitud y la abundancia. Algunos ya han verificado muchas cosas que yo he explicado. Los seres tienen miedo de la soledad, y este miedo les empuja a cometer grandes locuras, graves imprudencias. Comprendo que tengan miedo; todos los que hemos venido a la tierra hemos pasado por ahí, hemos sabido lo que es la soledad. Todos nosotros hemos caminado tristes y solitarios sin que nadie viniera en nuestra ayuda. Sin instrucción alguna sobre el camino a adoptar, sobre la conducta a tener para resolver ese problema, sufriréis siempre la soledad, incluso en compañía, y seréis perturbados. Instruidos, incluso solos en vuestra habitación, no estaréis solos. Cuando estaréis con la muchedumbre, bordonearéis como una abeja que vuelve de visitar a las flores, y volveréis a casa nutridos y recargados. Habréis visitado con vuestra mirada a todos los seres encontrados, vuestro pensamiento se habrá puesto en cada alma y habréis visto como una flor abierta a la abeja para ofrecerle el zumo preparado para ella. En las almas, incluso las más atrasadas, hay miel en reserva para el príncipe, para el elegido, el alma gemela, la abeja! La abeja tiene el derecho de tomar, de cosechar lo que está preparado para ella. De regreso a vuestra casa, cargados de néctar, podréis hacer un gran trabajo. Esto es posible con una condición: ser una abeja, es decir considerar a todas las almas como flores. No seáis orugas, sentiros como abejas, sino no lo haréis mejor que lo que hace la muchedumbre, porque seréis incapaces de poneros encima de un alma como sobre una flor, de recibir de ella un don sutil y puro. Y ved a la abeja, aporta un polen fecundo por todas partes a donde va. La abeja teje de entre las criaturas, el más sutil de los tejidos, el tejido del espíritu, y millones de criaturas se pueden vestir con él. El iniciado, que ya es una abeja, puede cumplir un trabajo magnífico entre las criaturas. Aquel que tiene necesidad de destruir las hojas, aquel que, habiendo estado con la muchedumbre vuelve triste, solitario y descontento, aun no es más que una oruga, o bien un lobo que buscaba a una oveja para devorarla y no la ha

7

atrapado. Aquel que no es feliz de contemplar en su mirada las flores del mundo entero no es más que una oruga, no una abeja. La oruga vuelve siempre a su casa descontenta y desgraciada, lamentándose de que otros se abrazan mientras que ella está sola. Se dice: “Sin embargo en la Bíblia dice que no es bueno que el hombre esté solo.” Yo no contradigo las escrituras. El hombre ha sido creado dos: en el paraíso el dos era uno, y después se hizo la separación: hombre y mujer. Pero en cada uno, el alma está casada con el cuerpo físico. Entonces, en una pareja son cuatro. Es por eso que ese matrimonio, el segundo, no funciona fácilmente. ¿Hasta cuándo persistirá el matrimonio de los dos cuerpos y las dos almas? Ya ha habido un matrimonio, el día del nacimiento, del alma con el cuerpo, y la muerte será su divorcio. Sí, todo se vuelve terriblemente difícil cuando hay un segundo matrimonio. La reunión de los cuatro unidos no soporta ni la impureza ni la desarmonía. Sin pureza, lo que conocen los esposos es la cruz, los sufrimientos, los descontentos, las querellas, las decepciones, el desencanto. Todo eso va a perturbar mucho vuestras antiguas nociones. Para tranquilizaros y poner las cosas en su lugar, preciso de lo siguiente: Esto concierne a los grandes iniciados que tienen la misión de ser ellos mismos una pareja. El Iniciado tiene a su mujer en sí mismo. El símbolo del hombre perfecto era el andrógeno que era a la vez hombre y mujer. Por qué los demás se casan? La naturaleza así lo decidió en cierta época con el fin de que los humanos se multiplicaran en la tierra, pues hacen falta obreros para transformar la tierra y limpiarla para el acontecimiento del Reino de Dios. En alguna parte hay una frase que lo prueba. No debemos comprender la vida espiritual como aquellos que desertan de la tierra bajo el pretexto de salvar su alma e ir hacia Dios. Esa es una enseñanza que viene de la India; los ascetas y los ermitaños cristianos no han hecho más que tomarla prestada; abandonaban el mundo y se iban a vivir a un bosque o una gruta para permanecer en meditación privándose de todo para salvar su alma. Para ellos sólo contaba su alma. Actualmente hay una reverberación incluso en la India y han empezado a comprender el problema de otra manera. ……… No hemos terminado de hablar de los intercambios. Os diré solamente que el secreto de la felicidad se encuentra en los intercambios que se realizan con todo el mundo, con el mundo entero. Toda la naturaleza se basa en la ley de los intercambios. El Cielo hace intercambios con nosotros. Los sabios están estudiando los rayos cósmicos, que descienden de las estrellas hasta nosotros. No conocen su naturaleza, saben solamente que tienen un poder incalculable, es posible que más adelante el hombre encuentre allí la energía que necesita. La humanidad se sirve de las energías del carbón, de la madera, del petróleo o del átomo. Un día, las recibirá el cosmos, del infinito. Mientras tanto las busca en

8

otras fuentes como el agua del mar, o del aire, como vimos en una conferencia: “La vida en el aire”. (conf. Nº656). Sí, cuando los recursos de la tierra se agoten, el hombre las extraerá del mar, y después del aire. Los combinará con la misma habilidad con la que, gracias a la química, ha combinado los elementos extraídos de la tierra. Después de haber utilizado los materiales sacados del aire, se dirigirá al sol y al final a la energía cósmica, la última fuente. El sol, por grande y rico que sea, no es tan inagotable como los rayos cósmicos, que provienen de todos los soles del universo. Su energía no se puede medir. No paran de bombardear el planeta y van más lejos, al espacio, pero como con las ondas sonoras, no se obtiene nada si no capta cuando pasan. Hacen falta antenas receptoras para oír el canto que parte del otro lado del planeta y llega hasta aquí sobre las ondas hertzianas. En el instante en el que nace un niño, su cuerpo etérico es parecido a la cera caliente todavía virgen, y es gracias a ello que el bombardeo cósmico es entonces decisivo. Los rayos cósmicos imprimen un sello, trazan una huella en el niño, es una especie de cuadro, de fotografía de la posición de los astros en ese momento. Algunos instantes después el cuerpo etérico se enfría y la huella se solidifica, se fija, y ya no se puede modificar. Este cliché gravado en el cuerpo etérico representa un pequeño aparato que funcionará por sí mismo. Bajo el efecto de los rayos cósmicos entrará en acción a ciertas horas, en ciertos momentos de su existencia. El poder de los rayos cósmicos es inaudito. Para cambiar el destino hay que saber calentar el sello, ablandar de nuevo la tierra para darle a la cera una nueva forma. He aquí por qué los iniciados para transformar al hombre lo sitúan en un fuego ardiente. Lo hacen pasar siete veces por este fuego simbólico con el fin de depurarlo y modificar su destino humano o animal en un destino sobrehumano. Gracias a ello, este hombre podrá ser admitido en la décima jerarquía, la de los súper hombres, seres en vías de volverse ángeles, “Ischims”, hombres perfectos (Isha significa mujer. A Eva se la llamaba Isha). El fuego de los sufrimientos y las pruebas es necesario. Cristo actúa con el medio de los rayos cósmicos. Lo que han hecho los rayos cósmicos, otros rayos cósmicos lo pueden hacer aún. No os asustéis si la providencia os hace pasar por grandes pruebas. Al contrario, alegraros. El fuego os libera de vuestra ganga y os transformará en oro. Cuando las escorias caen, el metal puro aparece, Dios lo toma y le da una forma nueva y perfecta. A veces lo iza y lo pone sobre su cabeza, sobre su corona, como una piedra preciosa, o sobre un anillo en su dedo. Todo esto es simbólico evidentemente. El cielo hace intercambios con nosotros y nosotros debemos hacer con él. ¿Cómo recibir lo que nos envía? ¿Cómo darle nosotros a nuestro turno? Las antenas están en nosotros, Dios nos las ha construido desde nuestro nacimiento.

9

Nos pide que las sepamos utilizar para el bien. Los humanos olvidan despertar y desarrollar estas antenas a fin de hacer intercambios no sólo con la tierra sino con el cielo. De aquí vienen todas las desgracias. Los esposos, para tener hijos, hacen intercambios en el plano físico. Estos intercambios, no los deben hacer para divertirse pues en ese caso hacen descender sus energías hacia el centro de la tierra y lo que les vuelve en intercambio, como un reflejo, son las fuerzas negativas que lo perturban; son, de hecho, las mismas fuerzas que han proyectado hacia abajo. En vez de dirigir estas energías hacia la tierra, hay que enviarlas hacia el cielo, de donde vendrán como respuesta corrientes magníficas que os levantarán hacia el cielo. Conoceréis así éxtasis y la vida eterna. Los intercambios son permitidos. Los tenéis ante vosotros. Si lo practicáis razonablemente, con sabiduría e ideal, os beneficiaréis de ello. Pero si hacéis los intercambios según los métodos del mundo primitivo, vuestros anhelos desaparecerán, vuestra fe, vuestro amor, vuestra aspiración a evolucionar y a ser útil se volatizarán. Estos intercambios matan al hombre interior. Si adoptáis la manera de actuar de los poderosos de la tierra que admira la muchedumbre, si habéis escogido daros a tales intercambios, no os lamentéis de vuestra miserable cosecha, no os lamentéis de no haber conocido la felicidad y la alegría. Los hermanos y hermanas quieren poner en práctica la galvanoplastia espiritual y hacer intercambios con los profetas, los iniciados, los santos, los genios y los Maestros. Lo deseo, en todo caso, porque es así como la Fraternidad se poblará de seres de élite. Que Dios esté siempre con vosotros!

Centre OMRAAM

Institut Solve et Coagula Reus

1

Conferencia del Maestro

OMRAAM MIKHAËl AÏVANHOV
Nº 701 10 de Agosto de 1955

El matrimonio visto por los iniciados
Pagina del Maestro Meter Deunov: Decís que no es divino para un hombre maldecir su destino. Por ello queréis decir que Job era un hombre blando, de carácter débil. ¿Quién de vosotros, si se le pusiera en lugar de Job, daría mejor ejemplo? ¿Qué diríais si vuestro cuerpo se cubriera de llagas? Diríais: “Mas me valdría no haber nacido, es decir no haber recibido esta carga”. Cuando adquirís bienes materiales, os alegráis y teméis que nadie os los quite. Puede que os los quiten, o puede que no; pero a través de la riqueza os vendrán las pruebas y las desgracias más grandes. La riqueza es una bella mujer, disoluta, sin moral alguna. Está dispuesta a irse con el que la sonríe, no hay hombre a quien no ame, para ella es importante que sea rico. Cuando le encuentra, mira en sus manos si tiene dinero, y dice: “Guarda el dinero, no lo sueltes, en él se esconde la grandeza.” Y el dinero dice al hombre: “Mientras esté contigo todos te respetarán y te amarán. Cuando te abandone te volverás un hombre ordinario, un mendigo.” He aquí lo que significa la tentación del dinero. Incluso la naturaleza tiene una moneda de la que se sirve. Esta moneda es de oro puro, es una bella mujer, honorable. En el mundo del dinero, la mujer más honorable es el oro. No tiene ninguna debilidad: no se oxida, no enmohece. Allí donde entra, haga lo que haga, nunca se ensucia. Sabiendo esto, tomad precauciones con el dinero, es decir con las mujeres que se oxidan y enmohecen. Llevan un veneno en sí mismas. ******* Os he hablado a menudo de la riqueza explicándoos la diferencia que hay entre el dinero y el oro y estableciendo una relación con las cosas de nuestra vida intelectual. La gente adquiere conocimientos y cuentan con ellos en su vida cuando no son válidos más que para lo que dura un régimen o cierta situación social, y no para la eternidad. Se ocupan de cosas sin gran importancia para desarrollarse y ganar dinero. Pero estos conocimientos se vuelven inútiles al igual que la situación general se modifica, como los billetes de banco que pueden perder todo su valor según las circunstancias y las condiciones económicas del momento. Sin embargo existe otra moneda válida en el mundo entero: el oro. Por otra parte, todo el mundo sabe que sería mejor, en momentos de turbaciones o de guerras, poseer oro más que billetes de banco, más que papel. He tomado billetes de banco y oro como símbolos para representar el saber humano, que no tiene gran valor, y el saber superior que os puede servir y salvaros en toda circunstancia. Los conocimientos que muestra el mundo a menudo son inútiles. No nos pueden

ayudar en el transcurso de nuestra vida. Por el contrario, el saber que nos dan los iniciados: reglas, leyes, métodos, es oro puro. Gracias a este oro el hombre puede atravesar todas las vicisitudes de la vida. Puede procurarse todos los días lo que necesita, pues la naturaleza, que lo ha fabricado, lo reconoce siempre, mientras que no reconoce los billetes de papel inventados por los hombres. Cuando se presentan a ella les dice: “Id a espabilaros a otra parte, yo no reconozco esta moneda.” El oro se produce en las profundidades de la tierra por el trabajo de fuerzas y entidades que condensan la luz del sol. Y nosotros, a la salida del sol, fabricamos también oro bajo forma de salud, de fuerza vital, de glóbulos rojos, pensamientos claros y sentimientos de amor. Hay seres en nosotros que captan los rayos del sol y por ellos hacen todo un trabajo. El oro lo encontramos en numerosos terrenos bajo aspectos diversos. Podemos diferenciar los sentimientos, los gestos, las actitudes, los actos, que no son reconocidos por la naturaleza que los que no están conformes con estas leyes. Si manifestáis un comportamiento que no es oro, la naturaleza no os responde. Para evaluar a los hombres podemos hacer la misma distinción que en el terreno de las monedas y los conocimientos. El Maestro Deunov nos acaba de decir que “por la riqueza nos vendrán las peores pruebas y las mayores desgracias”. Esto contradice completamente la opinión general. ¿Quién, en la vida, no corre tras de la riqueza? Hombres y mujeres enfermos y en buena salud; alumnos y profesores; jefes y obreros; todos buscan la riqueza, incluso yo; por qué sería la excepción? La diferencia es que yo tengo otro concepto de la riqueza. ¿Por qué la riqueza causa tantas desgracias? “La riqueza es una mujer disoluta sin moral alguna”. Esto sorprende. Yo veo que la riqueza puede provocar alegría, felicidad, asegurar condiciones materiales y permitir muchas posesiones. Seguramente estaréis de acuerdo! Sí, pero…, porque hay un “pero”. Alguna cosa no está a punto. La riqueza representa un peso y el ser humano, tal y como está constituido actualmente con sus debilidades, sus defectos, sus deficiencias y sus lagunas, no lo puede soportar. La riqueza habla: “Compra esto, compra aquello. Arruina a este hombre, toma esta mujer.” Y se producen ruinas y catástrofes que hacen que pronto se vuelvan todos tus enemigos. Por el contrario, si sois fuerte y puro, la riqueza os permitirá hacer tantas cosas útiles y magníficas! Dios es rico porque no tiene debilidades, crea los mundos porque es rico. Los embellece, los enriquece y los nutre, con todas las jerarquías que trabajan con todas sus fuerzas unidas a Él. Pero de todo ello los humanos apenas hablan… Los pobres son humildes, serviciales, afectivos y atentos, pero si cobran una herencia o ganan a la lotería, del momento en el que tienen algo de dinero en su billetero, se toman por divinidades y no se pueden aguantar. Son casi monstruos. ¿Quién es el culpable? ¿La riqueza? En absoluto. La riqueza es inocente, no tiene maldad ni mala intención, no tiene ni gusto ni olor. Es el hombre que es débil y cambiante. Se acusa al dinero de todos los crímenes. Los hombres son como niños que se cansan de una piedra y le dan puntapiés. El hombre escucha a malos consejeros que le empujan a comprar coches y rendirse a los bares, las discotecas

3

o los casinos para gastar una fortuna con la que podrían hacer cosas magníficas y útiles para todos. ¿Este dinero del que se dice que “se parece a una mujer sin moral”, qué es? Porque hay dos clases de dinero, pero hay demasiado que decir sobre este tema. Dos personas que se aman por sí mismas sólo se parecen a dos botellas llenas de líquido. Se encuentran y se ponen a beber cada uno en la botella del otro. El contenido de las botellas disminuye poco a poco. Cuando está a nivel cero, y sólo queda la hez, en el fondo, los dos bebedores encuentran que ésta es amarga. El gusto no ha cambiado, en realidad, pero se ha descendido hasta la base. Es así cuando se toma de recipientes limitados. Así es la vida de los seres ordinarios. Creían poder saciarse siempre en sus botellas, vivir mucho tiempo en el contento, pero eso es imposible. Se puede dar una representación geométrica de diversas actitudes que adoptan los que se aman. En la manera que acabamos de describir, las dos personas caminan sobre dos líneas, la una frente a la otra, reprochándose. Cuando se encuentran, se hieren y no pueden ir más lejos. Es un callejón sin salida. Si los dos caminan sobre líneas oblicuas que se reprochan formando cierto ángulo, se tocan también bastante. Una vez el contenido de las botellas se gasta, no encontrando más alimento el uno en el otro, corren el riesgo de detenerse, es decir que no evolucionarán más. Cuando las botellas están vacías y se muere de sed, hay que encontrar soluciones. En ciertos matrimonios deciden separarse, se divorcian. O bien uno de los dos pisotea al otro para pasarle por encima o lo tira al abismo. Habrá por fuerza una víctima, de llantos y sufrimientos. A veces ocurre, en casos excepcionales, que el cielo envía amigos para salvarles. Pero para beneficiarse de esas ayudas hay que poseer un crédito inmenso. ¿Qué ocurre en un grado superior del amor? Pues hay numerosas naturalezas en el hombre, incluso si las reducimos a dos para hacernos comprender. Para casarse uno dice: “es la naturaleza”. Sí, pero, qué naturaleza? No se consideran nunca las cosas como en la ciencia iniciática. “Yo vivo!” Ciertamente, pero la vida tiene grados. Un cocodrilo, una serpiente, un mosquito, tienen vidas diferentes. No debemos contentarnos con la vida de la cual nos hablan la gente corriente. ¿Vivís como un vegetal, como un animal, como un hombre o como un Dios? Son pocos los que comprenden esta cuestión. Como la vida, el amor tiene grados. Los discípulos de una escuela iniciática saben que el amor es mucho más que lo que se piensa corrientemente. No siguen las líneas que se dirigen la una a la otra, sino que avanzan sobre dos líneas paralelas, mano en mano, dirigiéndose hacia una fuente situada en el infinito. Es en el infinito solamente donde sus caminos se reencontrarán. Su vida es un triángulo la cima del cual es un tercer principio, el universo, el ideal sublime, Dios. Así su instrucción nunca se detiene, su camino continúa, su evolución persiste. No se vacían el uno al otro. Y se observa que para tales seres los demás existen. Todo y ser inseparables, se olvidan de ellos mismos y se consagran al mundo. Su amor, tan desconocido entre los hombres, les da la estabilidad y la felicidad. Es ese oro que no enmohece.

Dos almas gemelas se encuentran, hay criterios para reconocer si el ser a quien se ama es verdaderamente el alma gemela. Son seres evolucionados que poseen un ideal común, viven en armonía y caminan juntos hacia la luz ayudando a los demás. Los intercambios que realizan entre ellos provienen de un océano de donde sacan los dos, y no de botellas que tiran después de vaciarlas. ¿Por qué estos dos seres se muestran tanto más inteligentes que la gente del primer grado? Porque en el pasado hicieron experiencias que no quieren repetir, y han decidido caminar hacia la fuente. Escogen un compañero de ruta que se dirige hacia la misma fuente y las vibraciones del cual corresponden con las suyas. El alma gemela es un ser que vibra en armonía con vosotros y con la fuente divina. Fuera de esto, tomad precauciones porque arriesgáis la catástrofe. Un hombre que ya no tiene dinero, no lo quiere nadie. Un árbol que ya no da frutos, se abandona. Una jovencita admirada por todos es abandonada cuando pierde su frescor. Incluso un Maestro que es seguido, escuchado, rodeado cuando instruye a los demás, se le deja si cesa de hacerlo, es una ley. “Tengo que encontrar una alma que vibre con la mía”, decís. Sí, pero eso no es suficiente, aunque no queráis sois atraídos por Dios y seguís la vía que lleva hacia su luz. La otra alma también tiene que ir hacia Dios. Sólo con esa condición será la perfección. Un encuentro semejante es muy raro. Si se tiene esa dicha, nunca se separan, no falta nunca el agua, porque se alimentan de una fuente inagotable. Son útiles al mundo entero, una pareja así son una lámpara, un jardín. Reciben de la fuente divina unos rayos luminosos y todo lo que les rodea siente esa luz ideal y magnífica. El mundo se estremece a causa de ese amor. Aquellos que se aman sin irradiar ninguna luz, los que huyen de los demás para asolarse no han alcanzado el segundo grado del amor. Esta alma gemela no era su alma gemela. ¿Por qué equivocarse eternamente? Encontrar al alma gemela os ilumina, os hace amar a todo el mundo, os lleva a hacer actos maravillosos y generosos a los demás. Un amor que aísla “porque se ama”…, es una amor tenebroso, humano, terrenal, ordinario como el de los romanos. No tiene nada que ver con el que deben buscar los discípulos de la Fraternidad Blanca. Cuando dos almas caminan juntas hacia Dios, su amor no se agota nunca. Verificad esta luz toda vuestra vida, constataréis que el hombre se equivoca, porque muchas cosas en él tienen interés en engañarlo. Todos los seres son acosados por su naturaleza inferior. No hay nada más magnífico que encontrar tu alma gemela, nada es más magnífico que amarse. Dios ha predispuesto a todos los seres para amarse. Cada uno tiene un alma gemela. A menudo ella está arriba cuando la otra se reencarna. Pero las dos se encuentran doce veces a lo largo de su evolución. ¿Y qué ocurre durante los largos períodos de espera? Se encuentra a alguien para calmar la soledad, pero esta alma gemela, que no es la verdadera, os dejará después de esta encarnación para seguir su propio camino y os separaréis. Mientras habéis estado juntos habéis hecho cierto trabajo. Muchos andan así, en el mismo camino, durante algunos años, una vida, sabiendo que su pareja no es su alma gemela. Pero hacen lo mejor que pueden por el otro, esperando a su verdadera pareja. Pasan juntos una existencia, eso es todo. Quizá no lo han sabido enseguida sino al cabo de algún tiempo de vida en común.

5

Hermanos y hermanas, antes de casaros, aprended estas cosas a fin de no equivocaros sobre vosotros mismos. Aprended los caminos de Dios, estudiad sus leyes y poneros a Servirle. Dios no os privará de nada. Os preguntáis, porque veis que los Iniciados no se casan, si ellos también pueden sentir el amor, una atracción hacia el alma gemela. Por supuesto, como todos los demás. Ningún ser en el mundo se escapa a la aspiración hacia el alma gemela. Todos los seres están polarizados, no son más que la mitad de un todo, tienen una alma gemela. Es encontrándola que están colmados. Ni los Iniciados ni los Maestros son una excepción. Si se quedan solteros es porque hacen un trabajo determinado y cumplen una misión, y al menos por esa existencia, no buscan a su alma gemela. O bien sucede que su alma gemela está en ellos, ya se han juntado, forman un todo y viven juntos. El problema del matrimonio de los iniciados ha hecho correr mucha tinta. Y la pregunta se ha hecho: ¿Un iniciado, debe o no debe casarse? ¿Debe vivir una vida sexual o debe vivir como un santo? La literatura propone toda clase de razonamientos que concluyen en un sí o un no. Para mi este problema que os preocupa tanto es tan claro y límpido como la Tabla de Esmeralda. Ni los partisanos del sí ni los del no tienen razón del todo. Los iniciados ven el tema de otra manera. Desde el punto de vista de los iniciados, no puedes no casarte. El matrimonio con el alma gemela está previsto para cada uno, pero se debe hacer en una época bien determinada. Así pues, a la pregunta a la que se debe responder es quizá esta: ¿Es el momento de casarse? Si el alma gemela ha venido, es el momento. Ya veis, es simple. Ahora entendéis por qué los Iniciados no se casan nunca. Cuando el alma gemela vendrá y se presentará, no podrán luchar contra esa atracción, porque serían unos desgraciados, se sentirían sumergidos en las tinieblas y privados de algo esencial. Ahora todo está claro. Hay que aprender, estudiar, a fin de estar preparado para encontrar el alma gemela verdadera. No viene al lado de alguien que es estúpido, ignorante o animal. Espera que la persona salga de ese estado. Los Iniciados prefieren esperar más que escoger a una compañera pasajera que los trabará y les hará sufrir. Los iniciados trabajan y no piensan en casarse. Os preguntáis todavía si las almas gemelas se abrazan y se besan cuando se encuentran. Ciertamente. Os extraña! Pero esas almas se abrazan, se miran y se sonríen de otra manera que la gente ordinaria. Queréis que os diga más. Bien, he aquí: antes de abrazarse, se quedan unos minutos en silencio y meditación a fin de unirse con la luz, con lo eterno. Quieren volverse conductores. Con sus besos, comunicarán con todos los seres del universo, los ángeles y la luz. Su cuerpo para ellos no será más que un vehículo que no les impedirá elevarse a las regiones más sublimes. El cuerpo físico no será más que el pie de su ser puesto sobre la tierra. Para los que se aman así no hay más botellas que vaciar! A través de ellos pasa un circuito formidable, porque ni uno ni otro se detiene y se limita a su cuerpo. Aquél que sabe cómo hacerlo, tiene el derecho a abrazar a todo el mundo. No piensa en sí mismo y la persona que tiene delante es un medio de hacer vibrar a todos los seres hasta el trono de Dios. Si seguís esta vía, vuestro amor dejará de ser mezquino y

limitado. En la mayoría de las parejas, la corriente se corta frecuentemente, el tapón de las botellas salta, las cazuelas se queman en un fuego demasiado ardiente y continuo. Dos seres que se aman deben ser dos recipientes, dos conductores, en vez de no pensar más que en el cuerpo, en la boca, en los ojos, actitud en la que es imposible que encuentren a Dios y que sean agradecidos para con el Cielo. El amor del que hablo, ¿puede existir? Sí, en los misterios, a menudo los discípulos miran a su Maestro con amor y comunican a través de Él con la divinidad. Aquel que sabe comulgar con la fuente podría abrazar a todo el mundo, pero no lo hace; ¿por qué beber de todas esas botellas llenas de agua encharcada? Se tiene que beber de la fuente de arriba, del agua límpida, fresca, no sobre la tierra… De otro modo el iniciado prefiere no beber en absoluto. Si alguien le ofrece su pequeña botella, el iniciado lo mira: “Tu botella, guárdala. Si bebiera de ella tendría cólicos. Busca a otro que pueda regocijarse con ella.” Es tan raro ver a alguien que haya tirado su botella personal bien lejos porque sacia su sed arriba de la fuente misma! Por eso los iniciados no quieren beber, por su bien y para el bien de la humanidad. Los que abandonan la fuente y se paran a beber de una botella no irán muy lejos en su evolución. Os deseo que encontréis a un ser que quiera volverse una fuente y que todas las chicas jóvenes encontréis a una chico que sea una fuente. Así no se envenenarán mutuamente. Un hombre que es una fuente no se impone a la mujer y ella a su vez no es desgraciada a su lado. Si aquellos a los que encontráis no son una fuente o no buscan volverse fuentes, no os caséis con ellos. Si dos personas vienen a preguntarme si deben casarse les digo que el matrimonio no está prohibido, pero de hecho tengo otras cosas que hacer que ocuparme del matrimonio de los demás. Yo no soy un cura a su disposición. Que me dejen hacer mi trabajo; de todas maneras lo que les diría les entraría por una oreja y les saldría por la otra. ¿Por qué vienen a pedirme mi opinión si siempre tienen alguna cosa que reprochar? Tengo una filosofía y no puedo abandonarla. Si se me quiere consultar hay que estar preparado a abandonar su propia filosofía para aceptar la mía, sino, que no me vengan a preguntar. Si queréis extender vuestra consciencia venid hacia mí. Si no tenéis ese deseo, guardad vuestra opinión: es vuestro problema. No hay nada más bonito que amarse. Steiner, Pitágoras, amaron. Pitágoras se casó a los sesenta años. ¿Por qué tan tarde? Porque antes su alma gemela no había llegado. ¿Cuando fue a su lado, se abrazaron? Sí, y tuvieron hijos. ¿Sus actos entonces vinieron de toda impureza? Nada fue más puro que su amor. Pero, os lo repito, eso no debe suceder hasta que llega el momento, cuando Dios lo dice, y con un objetivo: hacer el bien al mundo entero. Uno no debe casarse por una satisfacción o un placer personal como lo hacen todos los humanos. ¿Qué podemos ganar nosotros y qué ganaría la Enseñanza ante tales matrimonios? ¿Esto propagaría las ideas de la nueva vida? ¿Estas uniones serían ejemplos vivos ante el mundo? Mientras los dos no se ocupen más que de sus botellas, es dudable. Veo a seres inspirados, iluminados, ardientes, que inspiran, iluminan y encienden al

7

mundo. Una pareja que no comunica ni inspiración ni ahínco se parece a un par de bueyes atados al carruaje para cruzar un surco penosamente. Mis queridos hermanos y hermanas, nuestras ideas no deben ser las de todo el mundo. Nuestra escuela quiere crear a seres excepcionales, a héroes. La escuela del mundo ordinario no conduce muy lejos, no ha creado más que a egoístas, seres duros, implacables, que para desarrollarse atormentan a los demás, se aprovechan de ellos, exigen ser el centro del mundo y esperan que su familia se sacrifique por ellos. ¿Esto es el amor? Cuando dos seres quieren casarse, hay que ver que traen la felicidad, la inspiración y la alegría. Esto no existe, decís. Sí, yo lo he visto. He conocido a seres que se amaban, partir juntos para ayudar a los demás, consagrándose, olvidándose de sí mismos. Y también tenían tiempo de regocijarse. La Fraternidad necesita a seres así, preparados a hacer un trabajo colectivo. Hay mucho por hacer. Pensar en ello y... al trabajo! Dos almas gemelas no pueden estar separadas. El mundo entero se empeñaría en ello sin lograrlo. He aquí, queridos hermanos y hermanas, cómo pienso. *******

Centre OMRAAM

Institut Solve et Coagula Reus

Intereses relacionados