El Diario de un niño indígena

La autora de este pequeño diario es Ana Belén Manzano Galdeano, curso 4 de E.S.O (diversificación).

El 13 de octubre de 1492

Esa mañana estaba lloviendo a cántaros. En nuestra tierra llueve muy fuerte y mueren muchas personas cuando esto ocurre. Ese mismo día por la tarde bajé a la playa para pescar unos peces para la cena, y me encontré con que en el mar había unas grandes barcas con personas diferentes a nosotras. Esa misma tarde las personas de esas barcas llegaron a nuestro poblado, nosotros estábamos asustados porque no sabíamos que querían o que harían con nosotros. Esos hombres preguntaron por el jefe de la tribu, pero como ellos no sabían hablar nuestro idioma no entendieron nada.

El 17 de Octubre de 1492 A la mañana siguientes los hombre vinieron a nuestro poblado para saber más cosas sobre nosotros, estuvieron viéndonos hacer las cosas cotidianas: como jugábamos los niños, como pescan o cazaban los mayores o como vivíamos, que hacíamos en nuestro ratos libres, etc... Nosotros no sabíamos por qué esas personas estaban en nuestro pueblo y creo que ellos tampoco sabían a donde habían llegado, lo supe porque ellos no paraban de mirar sus mapas y sus apuntes de navegación. Ellos lo que querían era saber cosas sobre nuestra cultura, nuestra religión, etc... Me parece que esos hombres no durarán mucho aquí en nuestra tierra, porque he notado, por su agitación de estos días, que los hombres blancos se irán muy pronto.

El 20 de Octubre de 1942 Este día llegaron los hombres blancos a nuestro poblado con muchas cosas para enseñarnos, y también para despedirse. Nos enseñaron qué eran los libros de lectura, qué era una pistola, que era un lápiz y un papel, etc..., Al llegar el momento de la despedida los hombres blancos nos dijeron que nos portásemos bien, y nos regalaron armas de fuego, que así son como los llaman ellos. No estoy segura de que sea un buen regalo.

Nos fuimos con ellos a despedirlos, se subieron en unas canoas pequeñas para luego subirse a lo que ellos llaman “barco”. Nos despedimos de ellos y se fueron hacia el horizonte hasta desaparecer al fin. Me siento un poco triste por ellos, porque me hubiese gustado que se hubiesen quedado más tiempo para que nos hubiesen enseñado más cosas, pero tienen que volver a sus hogares con sus familiares. Aún así, no pierdo la esperanza de volver a verlos muy pronto.

DIARIO DE UN INDÍGENA

TAMARA SANTIAGO CORTÉS

12 DE OCTUBRE DE 1492

Al caer la noche, salí del poblado para dar un paseo, pues no podía dormir. Llegué al océano y vi en el horizonte una especie de embarcación enorme. Me  asusté y fui corriendo a contárselo a mi padre, pero él no me creyó. “Deja de  estar inventando mentiras” me dijo. Lo que me dijo mi padre me dio que pensar, ¿y si en verdad lo he imaginado  todo? Al fin y al cabo era de noche, mi mente me podría jugar alguna mala  pasada ¿no?

13 DE OCTUBRE DE 1492
A la mañana siguiente me desperté un poco tarde, mis padres no estaban en mi  choza. Salí y tampoco había nadie en el exterior . “Qué extraño”  —pensé—  ¿dónde estaba todo el mundo?”. De repente vi a mi madre y un par de mujeres y  niños corriendo. Mi madre me cogió del brazo y me metió en la choza. Me dijo  que “habían llegado unos hombres muy extraños, pálidos, con extraños trapos  en el cuerpo, hablando en otro idioma...” Me asusté y, de pronto, me acordé de lo que había pasado la noche anterior, no  había sido producto de mi imaginación, vi la extraña embarcación. Así que me  armé de valor y con mucho sigilo, me dirigí hacia el océano. Cuando llegué vi al jefe de la tribu hablando mediante señas con los intrusos, y  todos se dirigieron hacia el poblado. Yo les seguía con mucho sigilo, cuando  llegamos le pregunté a mi padre “ ¿quiénes son esos hombres?, ¿y qué es lo que  quieren?” Él me respondió que eran unos exploradores y que solo querían un  poco de comida caliente. Nadie se acercó a ellos, solo el jefe y algunos hombres, pero parecían buena  gente. Al caer la noche levantaron un campamento y se quedaron algún tiempo con  nosotros.

16 DE OCTUBRE DE 1492 Pasaron   algunos   días   y   enseguida   nos   acostumbramos   a   los   extraños.  Lástima. Porque nos dijeron que pronto tenían que retomar el viaje. Nos dieron diversas cosas como muestra de gratitud, y a cambio nosotros  también   les   ofrecimos   alimentos   y   algunas   provisiones   para   el   largo  camino que les esperaba. Me hice amigo de uno de ellos, se llama Pedro. Es muy bueno y me trata  muy bien, además me enseña un montón de cosas que desconcía, me habla  de su tierra y lo mucho que la echa en falta, me habla también de su esposa  e hijo, y me cuenta que lo daría todo por ellos. Ojalá se quedaran con nosotros para siempre...

23 DE OCTUBRE DE 1492
Hoy es el día, hoy se van a marchar, les voy a echar tanto de menos... sobre  todo a Pedro. Han recogido el campamento y todas sus pertenencias y lo han llevado a la  gran embarcación. Por la tarde regresaron a lo que llaman “navío” para marcharse, pero Pedro  y los demás me han prometido que volverán. Pero antes de todo esto, todos  les   hemos   hecho   una   pequeña   despedida.   Todos   hemos   reído,   hemos  cantado, bailado, comido... He   despedido   a   Pedro   desde   la   orilla   y   lo   he   observado   cuando   se   ha  embarcado, hasta que ha desaparecido por el horizonte. Ahora todos los días voy al mar para ver si aparece el “navío” con Pedro y  todos los demás, pero no regresan... Aún así, no pierdo la esperanza de que  algún día volvamos a reencontrarnos.

TAMARA SANTIAGO CORTÉS 

          DIARIO DE UN INDÍGENA AMERICANO

 

Hamza 4ºDIV

12, octubre, 1492     Aquella mañana el jefe de la aldea nos había mandado a la orilla de mar a pescar.  Eera un día como cualquiera hasta que levantamos nuestra vista de lo que estábamos  haciendo   y   nos   sorprendimos   cuando   vimos   venir   hacia   nosotros   tres   grandes  construcciones de madera . Mientras se acercaban a nosotros se veía que tenían dentro  personas, no eran personas como nosotros sino que ellos eran de una piel blanca y  llevaban   puesto   encima   unos   trapos   que   cubrían   su   cuerpo.   Nos   quedamos   muy  sorprendidos porque nunca habíamos visto tal cosa. Cuando bajaron de la construcción de madera se pusieron a saltar y besar la tierra un  buen rato, luego se pusieron a descargar grandes cajas de madera. Se adentraron en la  selva y montaron un campamento allí , hicieron una hoguera y comieron. A nosotros  no nos habían visto todavía, pero el jefe de la aldea nos dijo que era muy probable que  nos encontrasen. A   la   mañana   siguiente   los   hombre   blancos   nos   encontraron,   ellos   también   se  sorprendieron al igual  que nosotros.   Llevaban unas armas peligrosas de fuego y  armaduras, cuando se reunieron con nuestro jefe de la aldea  le ofrecimos alimentos y  “chokolatl”  la   bebida   que   sacamos   del   cacao   y   ellos   nos   lo   agradecieron  regalándonos armaduras . Mientras   pasaban   los   días,   se   adentraban   más   en   las   selvas   para   explorarlas   y  conocerlas. 30 octubre 1492 Habían pasado  dos semanas  desde  que llegaron y no quitaban  la vista  de lo que  hacíamos. Había uno de ellos que siempre se ponía a retratarnos y otro se ponía  escribir en un cuaderno lo que veía de nosotros. En nuestra aldea nosotros les hacíamos sentir como en casa, contemplaban nuestro  bailes, costumbres  y más cosas de las que hacíamos cada día . 30 de noviembre 1492 Después de mucho tiempo instalados en la selva con nosotros, los extraños hombres  deciden  marcharse al lugar del que vinieron. Se pasaron mucho tiempo cargando sus  cosas y todo lo que nosotros les habíamos dado:   alimentos, plantas, cacao y otras  provisiones. Cuando salieron se despidieron de nosotros y se fueron satisfechos.

DIARIO DE UN INDÍGENA...........
CAROLINA SALINAS ROMERA 4ªD

            12 octubre de 1492 Hoy,   como   todas   las   mañanas,   paseaba   por   la   playa   y  me   senté   en  un  roca 

observando el horizonte. A lo lejos vi algo extraño con apariencia de nubes.  Eran muy grandes, nunca había visto otras iguales. Seguí observado y aquellas  nubes se iban acercando aún más. Cuanto más se acercaban, más grandes se  hacían. Me subí a la copa de un pino y desde allí podía contemplar aquellos  objetos que parecían nubes. Al cabo de un rato, observé que lo que parecían nubes no eran nubes, eran unas  enormes construcciones de madera en las que observé que  había gente dentro,  pero no se parecían  a  nosotros. Tenían una piel pálida y vestían  con trajes que  nunca había visto antes. Fui a la aldea y avisé a los guerreros de mi tribu. Nos  dirigimos   hacia   el   lugar   donde   se   encontraban.   Nos   escondimos   en   unos  arbustos y observamos que bajaban en pequeñas barcas. Llegaron a tierra y allí  observaron el terreno y otros hombres bajaban cargamento pesado. Llevaban  armas   de   fuego.     Algunos   rostros     pálidos   han   hecho   un   especie   de  campamento.   Los   guerreros   de   la   tribu   se   quedaron   vigilando.   Dijeron   que  atacaríamos por la mañana. Por la noche me escapé de mi aldea y cogí mi canoa  y entre las rocas lo observé más cerca, porque sentí una gran curiosidad de  saber quiénes eran y qué venían a buscar. Me quedé en silencio y seguí con la  mirada atenta donde estaba el campamento. De pronto alguien me sorprendió  por detrás. Era uno de los rostros pálidos. Intenté escapar pero no pude. Me hizo  unas señas como diciéndome que no me haría nada. Hablaba en una lengua 

extraña. Me llevó al campamento  a hablar con su jefe. Me hablaban, pero yo no  entendía nada. Me hacían gestos y entendí que querían hablar con el jefe de la  aldea. Me fui corriendo a mi aldea y hablé con el jefe de la tribu .A la mañana  siguiente   volví       al   campamento   de   los   rostros   pálidos  y  les   indiqué   dónde  estaba   mi   aldea.   Llegamos   a   la   aldea   y   todos   se   quedaron   sorprendidos.  Llegamos hasta donde está el jefe de la tribu. Se saludaron y empezaron  hablar  aunque no entendamos  nada. Nos entendimos por gestos y comprendimos que  venían en   son de paz. Los recibimos con unos manjares   y vieron nuestras  costrumbres. Nos visitaban  cada día y nos observaban. Lo apuntaban todo en  un pequeño bloc. Pasaban los días y llegó el día de la despedida. Entonces me  di cuenta de que les había cogido cariño.  23 de octubre, 1492 Por la mañana los rostros pálidos recogieron el campamento y en las pequeñas  barcas  lo llevaron al gran bote de madera. Todos los de mi tribu nos acercamos  a la orilla de la playa para despedirnos e intercambiamos algunos presentes.  Ellos nos regalaron varias cosas, como armas de fuego y nosotros les dimos  alimentos para el viaje que seguro que sería largo. Al atardecer se marcharon y  nos   hicieron   un   gesto  como   diciendo  que     volveríamos   a   vernos   pronto.   Se  fueron alejando hasta que desaparecieron del horizonte. ¡¡¡Ojalá los vuelva a ver  pronto!!!

EL DIARIO DE LOS INDÍGENAS Y  LOS VISITANTES

    

SOUFIANE KHAY  4º ESO
PARA EL ÁMBITO SOCIO­LINGÜÍSTICO (AITOR)

12 de octubre del 1492
Un día estaba de caza por el bosque y de repente aparecieron tres barcos, que yo no sabía lo que  eran. En ese mismo momento me escondí para que no me vieran . Cuando se bajaron me sorprendió lo que llevaban puesto, se vestían deferente a nosotros, tenían  cosas que nuestra aldea no tenía , también tenían armas fuego y cosas más. Caminaron   hacia   el   bosque   durante   media   noche   asta   llegar   a   mi   aldea   ,   los   de   mi   aldea   se  sorprendieron , por que nunca avían visto ningún humano con armas de fuego y con ropa deferente  a la nuestra.  Los recibimos con una sonrisa , yo me acerqué a ellos para hablarles pero no  me entendían , les  volví a hablar pero nada, pues les estuve hablando con señales que ellos entendían, les presenté a mi  familia y a mi tribu  y también les presenté  los alrededores de mi aldea.

20 de octubre del 1492
Durante   una   semana   y   un  día   los   visitantes   estuvieron  en   la   aldea.   Una   mañana   los   visitantes  quisieron salir  de la aldea para saber lo que había a las afueras, yo  que conocía todos los rincones,  les lleve a un lugar maravilloso, en el que había cascadas de agua.   

Luego nos volvimos a la aldea, de camino nos tropezamos con un jabalí. Uno de los visitantes  disparó. Me sorprendió lo rápido que lo mató y la facilidad con la que salió la bala . Me dijo que si  quería, pero no lo entendí. Lo comprendí luego, porque hablaba con gestos. Yo encantado la cogí y  me explicaron como se utilizaba. Era maravilloso disparar con el arma de fuego, y era mas fácil 

cazar con ella. Después de llevarles a las cascadas de agua, nos dirigimos a donde yo tenía mi  huerto, allí nos encontramos con mi familia trabajando.

30 de octubre del  1492
Después de otra semana que estuvieron con nosotros ya se tenían que volver a viajar de vuelta a su  país   natal   .  Eran   personas   buenas   e   inteligentes   y  nos   dejaron   unas   cuantas   armas   para   cazar.  Gracias a  ellos somos mas peligrosos y cazamos mas rápido que antes .

EL DIARIO DE UN NAVAJO

Imad Bonnouh 4º Diversificación

12 de octubre de 1492
Hoy por la mañana me levante temprano como siempre hago. De repente vi unos barcos que se acercaban a la orilla. Del barco salían algunas personas muy raras que no se parecían nada a nuestra tribu, llevaban algunos trapos para taparse. Toda la mañana estuvieron descargando algunas cajas que estaban en el barco. Yo me escondí para que no me vieran. Las personas de la tribu dicen que llevaban algunas armas de fuego y que eran muy peligrosos, mi madre dijo que mejor no nos vean pero al final nos han visto. Por la tarde estuvieron montando unas tiendas de campaña. Cuando terminaron de montar las tiendas de campaña y fueron a dar una vuelta, se encontraron a unas mujeres de la tribu en el río lavándose la ropa, pero no hicieron nada. Al fin llegaron a nuestro campamento e intentaron hablar con nuestro jefe, pero no pudieron comunicarse con él, porque ellos no sabían nuestro idioma y hablaban una lengua diferente a la nuestra. Nos han ofrecido algunos regalos, pero nosotros los hemos rechazado, porque nunca habíamos visto cosas tan extrañas. El jefe de mi tribu les enseño el sitio donde vivíamos. Por la noche, los hombres han vuelto a su campamento para dormir. Las personas de nuestro tribu han ayudado a los visitantes. Yo no creo que es una buena idea ayudar a las personas que no conocemos, pero yo soy un niño, no me escuchan y no me hacen caso.

21 de octubre
Ya han pasado ocho días. Hoy, cuando me desperté, me encuentré, a los visitantes en la cabaña de nuestro jefe. Estaban intentando comunicarse mediante signos y no lo han conseguido y nos han pedido que les enseñemos nuestras costumbres. Durante el día los hombres estaban viéndonos como trabajábamos, como hacíamos nuestras tareas y ellos no han enseñado algo sobre su idioma. Estan todo el tiempo mirando las mapas, creo que no esperaban llegar a nuestra tierra. Me parece que no van quedarse mucho tiempo con nosotros, dicen que quieren volverse otra vez a sus tierras.

29 de octubre
Hoy me he despertado temprano y he encontrado a los visitantes recogiendo sus equipajes. Cuando han terminado, han llevado los equipajes al barco. Les hemos dado alimentos para su viaje, y también les hemos ofrecido objetos. Ellos nos han ofrecidos algunas armas de fuego. Por la tarde, los visitantes fueron a sus barcos y desaparecieron en el mar. Yo creo que volverán a nuestras tierras.

EXTRAÑAS PERSONAS LLEGAN A NUESTRA TIERRA

MARÍA DEL MAR SANTIAGO HEREDIA, 4º DE DIVERSIFICACIÓN

12 DE OCTUBRE DEL 1492 Cuando desperté, era un día precioso, salí fuera de la cabaña, y vi a unas personas extrañas, que venían en barco. Sus ropas eran muy raras porque llevaban mucha ropa y muy coloridas. Y nosotros no habíamos visto tal cosa nunca. Nos pareció que venían a por nosotros. Nuestro jefe no quería hablar con ellos porque parecía que nos iban a hacer algo, pero al final decidió que a lo mejor tenían algo bueno que decir. No sabíamos lo que decían, porque no comprendíamos lo que decían, pero con señas nos entendimos finalmente. Se establecieron en las orillas del río. 18 DE OCTUBRE DEL 1492 Ya ha pasado una semana. Esta mañana han venido a nuestra aldea. Para que les enseñemos nuestras tierras y nuestras costumbres. Nos hemos comunicado mediante señas. Durante todo el día nos han estado observando todo lo que hacíamos. Nos han regalado alimentos nuevos que nosotros no habíamos visto nunca. 23 DE OCTUBRE DEL 1492 Esta mañana he despertado y hemos visto a esa gente extraña que se marchaban, estaban recogiendo todo. Nos han regalado comida. Nos hemos despedido de ellos. Le hemos dado comida para su largo viaje. Y al atardecer se han marchado en su barco. Creo que volverán. Autor/a: MARÍA DEL MAR SANTIAGO HEREDIA                         

Diario de un indígena
                              

  

Buha Catalin­Flaviu  4 E.S.O Diver 

                                 Diario

12 de Octubre de 1492   Era un día estupendo. Estaba paseando por la playa como siempre y pensando en mis cosas cuando  vi a los lejos, muy lejos, unas embarcaciones grandes de madera y las vi como se acercaban a  nuestra playa. Y esperé a ver si se acercaban  más a  la orilla. Se pararon cerca de la orilla  y vi como salían de la embarcación  de madera unos barcos pequeños con  una gente muy rara, de color blanco y  con   unos   trapos   extrañoss.   Yo   me  escondí   cerca   para   vigilar   lo   que  hacían.   Empezaron   a   investigar   la  tierra, y al final nos encontraron pero  no   nos     podíamos   entender   entre  nosotros   porque   ellos   no   hablaban  nuestro   idioma.   Empezaron   a  observarnos   todo   el   día   y   a   coger  apuntes de lo que comíamos, de las costumbres, de los juegos y de nuestras costumbres. 13 de Octubre de 1492                            Por la mañana cuando me levanté, salí y vi  a nuestros visitantes recogiendo sus cosas y  subiéndolas   de nuevo en   sus botes y después a la construcción grande de madera que llaman  “nave”. Después de terminar de recoger vinieron a despedirse y nos regalaron algunas cosas nuevas  y     algunas   armas   de   fuego.   Nosotros   les   dimos   alimentos,   algunos   animales,   algunas   frutas   y  verduras para que las cultivaran en sus tierras. Y se fueron. Les miramos durante un buen rato hasta  que desaparecieron y ya no los vimos más. ¿Volverán?                                                                                                                      The End     

EL  DIARIO  DE  UN  INDÍGENA

AUTORA: NOELIA MONFERRER MARTÍN

12 de octubre del 1492
Esta mañana cuando me levanté, estaba todo muy extraño. Cuando salí de mi casa había  unas   personas   muy   raras,   no   tenían   el   mismo   color   de   piel   que   nosotros,   estaban   muy  blancos y vestían de otra  forma.  Se hacían la  ropa con sábanas  y hacían muchas  cosas  extrañas, hablaban muy raro, no se entendía lo que decía. Empezaron a romper cosas, a tirar  piedras a todas las personas que encontraban. Me acerqué para tranquilizarlos, empecé a  hablar con ellos. Les pregunté a qué habían venido, por qué estaban rompiendo las cosas. No  les entendía muy bien pero decían que allí no había normas, que hacían lo que querían  porque nadie les podía decir  lo que estaba mal y lo que estaba bien. 19 de octubre del 1492 Al principio, cuando llegaron, les gustó mucho el paisaje, las montañas. Se pensaban que les  íbamos a hacer daño, pero después se dieron cuenta de la buena voluntad de nuestra tribu.  Nos enseñaron su lengua, cómo se escribía y se leía. Nos mostraron los instrumentos que  usaban para cultivar la tierra y cómo se llamaba su dios. A cambio, nosotros les enseñamos nuestras costumbres, nuestros bailes y nuestra religión.  23 de octubre del 1492 Poco a poco se fueron adentrando en la selva, hasta perderse de vista. Al cabo de unos días  volvieron, pero estaban magullados y habían pasado hambre. Al parecer habían sufido el  ataque de otra tribu. Después de unos días de descanso, recogieron sus cosas y se embarcaron de nuevo, rumbo a  su hogar. Han prometido volver, pero yo no estoy muy seguro de que vuelvan.

                

El diario de un indígena

Autor: Cristina Bonilla García

12 de Octubre de 1492 Esta mañana cuando me levanté estaba todo muy raro, llegaron unos hombre muy  extraños en trozos de madera   gigantescos. Eran muy blancos y vestían con unas  ropas raras. Cuando llegaron y salieron de las maderas gigantes  se tiraron  a la tierra  como si no la hubiesen  visto nunca. Llegaron con tiendas, tenían pensado quedarse  aquí por un tiempo, nosotros los acogimos y los llevamos con nosotros, les dimos de  comer   y   todo   eso,   aunque   nos   costó   entender   lo   que   decían   porque   no   hablaban  nuestra lengua. 15 de Octubre de 1492  Ya llevan 3 días aquí  viviendo con nosotros y ya mas o menos nos entendemos,  arreglaron   sus   maderas   gigantes,   a   las   que   ellos   llaman   “barco”,   porque   como  vinieron de lejos, pues se rompieron un poco por las tormentas y vientos. Fueron muy  amables, nos regalaron frutas de sus tierras y estaban muy buenas. 22 de Octubre de 1492  Llevan aquí 20 días y ya se van, pero parece que tienen  pensado volver.  Espero que  sea pronto porque al final me han caído bien, y ademas que la comida de esas tierras  de las que vienen   está muy buena y que traigan niños de mi edad para   hacerme  amiga suya.

EL DIARIO DE UN INDÍGENA DE UNA ISLA MARAVILLOSA

12 DE OCTUBRE DE 1942 Por la mañana me levanté, me di un buen baño en el  río e hice mis tareas cotidianas, como llevar  agua a mi tribu, coger leña y cazar  animales para poder comer. Cuando  volví a mi poblado, vi unas  extrañas siluetas de madera . Cuando se  estaban acercando avisé a mi tribu y no se podían creer lo  que estaban viendo.  Estaban ya en la orilla y  todos salimos corriendo. Después  desembarcaron y  vinieron a explorar nuestra isla,  que se llama Guanahani, y le pusieron la isla de San Salvador.  Me  molestó mucho que se apoderaran de nuestra isla, pero me pudo la curiosidad, ya que nunca había  visto criaturas como aquellas, que eran de un color de piel  pálido y tenían unas extrañas cosas en  las manos. Al final nos descubrieron y hablamos con ellos y les preguntamos de donde venían. Nos  dijeron que venían de un lejano lugar llamado España. El que parecía estar al mando  nos dijo su  nombre. Se llamaba Cristóbal Colón. Sus compañeros estaban enfermos  y nosotros los curamos  con hierbas curativas procedentes de nuestro poblado. Tantos meses fuera de su  país y sin médicos  y sin medicina hicieron estragos entre la tripulación.   

                                        23 DE OCTUBRE DE 1492 Convivieron con nosotros y descubrimos muchas cosas de ellos. Nos dejaron sus armas y tiramos  unos cuantos tiros, eran fantásticas porque con ellas podíamos buscar mas rápido las presas para  poder comer. Comimos cosas que nunca habiamos comido, nos dieron un cargamento de frutas muy  extrañas y nosotros a cambio les ofrecimos nuestros arboles de cacao, que les sorprendió gratamente  .

Este árbol producía unas semillas que se llamaban cacao. Era muy amargo pero se podía beber con  agua y con chile. Se llevaron muchos frutos de cacao y a cambio nos ofrecieron cuentas de colores.  Dijeron que se embarcarían dentro de una semana y  les dimos todas las cosas que necesitaban.

Oro

Guayaba

Espinacas

9 DE NOVIEMBRE DE 1492 Cristóbal Colón se despidio de nosotros diciendo que iba a volver otra vez pero con mas tripulación.  Nos despedimos de ellos con los ojos llorosos porque nos cayeron muy bien y descubrimos, como  ellos, cosas nuevas.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful