Está en la página 1de 11
| Ambito de la historla cural mo- ddecna de la reglén pampeana es guizasel més influido por el apor- te intelectual de Jorge Sabato. Sus Ideas constituyen én muchos sentidos tuna divisorla de aguas en la historio- srafia, no slo porque inauguraron un ‘cambio cadical de perspectiva en la ‘consideracién del tema, sino también porque, al servie de inspleactén, ditec- tacindirectamente, a una variedad de nuevas Investigaciones, conteibuye- on areabrir un debate que iba camino deextingulzse precisarente por la fl- tade planteos novedasos. Lollamativo de estas ideas no era nl la sofisticacién al la originalidad de cada una de ellas consideradas indivi- ddualmente, sino més bien la forma en {que estaban reunidas y aplicadasa una visién glabal de la economia y la poli- tea argentinas que si era novedosa, Se tuataba de un modelo teérico del com- portamiento de las clases dominantes argentinas, desde cuya logica produc- tiva podia leersela historia y el destino de la economia del pais en general y del sector agropecuario pampeano en particular, en el largo plazo, *agradeaco a Gustavo Castagnols y Gerardo Serrano ss dle comentarios Un border Se ete abajo. ¥ gral también a Fernando Rocchi por aber invtada a compartircon ote proyecto Instituto Ravignant-PEHESA UBACYT) y Deparent of History, Univeaty of Califor plaster. Jorge Sabato y la historiografia rural pampeana: el problema del otro* Juan Manuel R. Palacio Dos caracteristicas de este modelo resultaron decisivas para su gran difu- slén e Influencla. Por un lado, sus Ideas eran de amplio espectro ~una lectura atenta de las “Notas” deja la Impresion de que no hay érea de la historla moderna argentina que no {quede tocada por su interpretaciin-y afectaban no s6lo ala historia econé. ‘ica, sino también ala politica y so- lal. En segundo lugar, en tanto ensa- yyaba respuestas a grandes preguntas Sobre el presente, el modelo era In. ‘mensamente atractivo y verosiil, es peclalmente para la profunda refle- xl6n en que se sumta la Argentina du- rante la transicin de los aftos achen. ta. En particular, los grandes empresa tos que describie resultaban muy fa- mllares para cualquiera que s6lo lela, atentamente los dios de entonces. Esta universalidad de sus ideas Iba a determinar el modo en quese aprehen: dieron y adoptaron en el mundo acadé- ‘ico, convittléndolas en una referen- aineludible. En particular, lainfluen- cla de Sabato en la historlografia rural rng se manifesté tanto en la prolifera- in de trabajos directamente encarg dos de probar sus hipétesis comoen al~ goms profundo y duradero:ahlstoria del desarrollo agropecuarlo pampeano seempez6 a pensar en clave “sabatina”, fen un fenémeno similar ala adopclén de un nuevo paradigma. Es asl como rastros mas 0 menos nitidos de sus Ide- as pueden encontrarse en todos los tra- bbajos de historia rural pampeana mo- 346 ( derma que sucedieron a su obra, en es- pedal en los diversos estudios que con renovada energia viene realizando una nueva generacién de historladores agrarlos todavia dispersa~ desde fina- les de os afos ochenta hasta hoy, Pero también, como suele ocurrie con la adopci6n fe cualquler ortoda- xla, esta aceptacién generalizada dio lugar a excesos interpretativos, algu- nos de los cuales estn lejos de as hi- pétesis del mismo Sébato o, cuanto menos, de sus preocupaciones centra- les. Al heredar, Junto con las hipotesis coneretas, todo un marco de referen. cla, una forma de pensar y de dec, la reflexién sobre lz historia rural pam- ppeana se sumergi6 en una especie de “alte” o cosmos sabatino desde el que era muy facil Incurci en errores de In- terpretacién, abusar de hip6tesis poco trabajadas o forzar otras hasta limites no previstos en el modelo original, Es sobre uno de estos legados no es- perados que se cencentra el presente trabajo. Se trata de la identificacién y caractetizacin de un suleto social -e1 chacarero agricultor- que no estaba en, ‘elcentro dela atencién de orge Sabato, pero sobre el cual dijo lo suficente co- mo para que sobre esas bases escuetas se construyera un edificlo conceptual tan Brande como endeble, La caracteriza- ‘én deeste personaje~productor fami- Ilar, generalmente pequefio, muchas veces inmigrante y las mds arrendata- #o-se compone de una serlede hipdte- sis te6ricas sobre su comportamiento {que en esenca resultan de hacer exten sivas las ideas de Sabato sobre los gran: des terratenientes a estos otros sujetos, sociales Sin embargo, a pesar de sélo ser €l producto de este deslizamiento ~del que, segin se vers originalmentees es-+ pPonsabie el mismo Sabato- esta caracte- tzacién te6rica del agricultor ha de- ‘mostrado tener fa misma fuerza que el testo de sus hpétesis. Sin adverts, la ‘imagen pasé simplementea formar pat- tedel nuevo lenguajeadoptado, filtrén- dose en la forma de clertas muletilias persistentes, verdaderos “tics” historio- _riflcos que no son féclles de erradica. Combatir estas ideas importa, por dos motivos principales. Primero, por- {que la evidencia empirica con que se ‘cuenta en forma creciente Indica cada vez con més claridad que los chacare- yar 0s pampeanos tuvleron un comporta- ‘miento diferente al postulado por el ‘modelo. En tal sentido, la vigencla que, en esa forma elusiva pero persistente, sigue tenlendo aquellacaracterlzacién, se parece cada vez mas a un obstéculo {que a un disparador estimulante para segulr avanzando en el conocimiento de la historia rural pampeana, que tan auspiclosamente reabrié la obra del mismo Sabato. Pero ademés, porque esa caracterlzaclén del agricultor es In- ‘grediente fundamental de una Imagen. ‘un poco optimista de la soctedad pam- peana que transmiteel trabajode Siba- to, como consecuendia-probablemen- temo deseada- del esfuerzo de oponer al mundo rural semifeudal, exagerada- ‘mente opresivo y laco en oportuntda- des que proponia la historiografia que 10 precedié, uno més modemno y Ibre, ccapitalista y mévil, Esta imagen de op timismo es todavia més difusa que la anterior, ya que no esté especialmente trabajada en sus escritos y solamente ‘emana de su obra.a través de una serie hheterogénea de adjetlvaciones, com- paraciones, o conceptos dlspersos en Tos mérgenes o sencillamente flotando ten ese aire que se respira al recorrera, ero también mas profunda, ya que ca- Jahondo no sélo en tradiciones histo- rlogeaficas preexistentes, sino en con- vvieclones muy arralgadas y extendidas sobre nuestra Identidad y nuestro des- ‘ing nacional Es asf como “el otro" -elchacarero, en el que Sébato no habia pensado tanto-adquieié a partir desu obrauna fuerza inesperada y se convirti6 en un doble problema, cuya resolucén inte- resa st se qulere alcanzar una Imagen més ajustada de la sociedad rural pam. paena, Para esto, el nico camino con- siste en desarmar su caracterizacién @ ‘ravés del trabajo lento de la compro- bacién histdrica, Este trabajo quiere resaltarel impor tante legado historlogréfico de la obra de Jonge Sabato, que sigue sirviendo de ‘marco fecundo paraa investlgacin en historia rural, ala vez que sefalar os f- ites de su modelo y sugerir algunos ‘aminos que nos peimitan trascender el “paradigma sabatino”. Para esto se ensayaré una lectura critica desu obra y seechard manoa laevidencia que apor- tala produccién historlogeéfica recien- tey a algunos indicios documentados ‘de upa Investigacién en curso. Notasalas "Notas"! Para Jorge Sabato, una de las claves, del presente argentino estaba en las, caracteristicas de sus empresarios. En ese sentido, su hipdtesisbasica era que el cardcter altamente especulativo del comportamlento econdmico de la ell- te empresarlal del pais -producto de un largo aprendizaje de las variables clrcunstanclas que habia generad6 la Insercién del pais en el mercado mun- dial—fue la f6rmula de su 6xito econd- rico y su consolldacién como clase dominante, ala vez que una causa de- csiva del estancamiento econémico del pais en el largo plazo. ‘Con su caracterizacin de los empre- satlos pampeanos, Sabato queria po- nerse enfrente de interpretaclones més tradiclonales, que atribufan los fend- ‘menos clasicos de la historia del agro pampeano ~concentracion de la terra, roduccién extensiva y poco especial zada, bala tasa de inversion de capital- ‘aun compartamlento rentistico y pre- ‘apltalista de os terratententes pampe- anos, mas preocupados en consumos suntuatlos en Buenos Aires y Europa {que en la marcha de sus estancias, que tara ver visttaban. Segtin ese dagndstl- co, fueron estos Comportamlentos an- tleconémicoslosqueen definitiva con-

Calificar