Está en la página 1de 2

Análisis y proyecciones

Ya se han cumplido más de 6 meses de iniciar una de las movilizaciones más importantes, en términos de masividad, duración y propuesta, de nuestra historia post-dictadura. Todo esto, luego de las consecutivas maniobras por parte de la ma a política, que opera desde el gobierno y también desde universidades y liceos que nos obliga a plantearnos la problemática sobre cómo conseguir un cambio educacional que signi que una victoria real para el movimiento estudiantil. Dentro del proceso de desmantelación del Estado Docente, originado en los 80 y profundizado drástica mente en los primeros gobiernos de la Concertación, se enmarca el proceso de movilización que viene a reventar la escena pública el 2006 con la “revolución pingüina” y nutre los niveles de participación y radicalidad a la presente movilización. La actual movilización se generó con algunos problemas estratégicos irresueltos que se arrastran de procesos movilizatorios anteriores. Primero que todo y el asunto de mayor relevancia para nuestras perspectivas de triunfo, es que el movimiento nunca dejó de ser estudiantil. Jamás se convirtió en un movimiento social, ya que en general, la sociedad se encuentra desarticulada orgánica y políticamente. En este sentido, el apoyo social era de un carácter testimonial y espontaneo. Las múltiples marchas y cacerolazos nunca se tradujeron en organización ni cuestionamientos severos al modelo. Otro gran problema, fue que nuestro precario nivel de organización no nos dio las herramientas para actuar unidos a nivel nacional, dejando a cada universidad resolviendo con ictos tan agudos como la presión hacia los estudiantes con quitarles las becas y créditos. Más allá de si eso hubiese signi cado un avance o no en el estado de movilización, esto es una expresión de la desarticulación e inmadurez política del movimiento que le impidió imponerse al ejecutivo. De la misma forma que en las movilizaciones estudiantiles secundarias contra la LOCE en el 2006, y hoy por la gratuidad de la educación, la intención de la oposición (Concertación, PC) ha sido la misma: perseguir los bene cios políticos de conducir el movimiento buscando la satisfacción de sus aspiraciones electorales. Muchas han sido las señales que la oposición ha dado a los estudiantes, que muestran la verdadera cara del más bajo oportunismo político. En primer lugar, han buscado mediante las conexiones con la CONFECH cambiar el discurso de la gratuidad por el de aspirar a aranceles diferenciados, medida defendida principalmente por el Partido Comunista y sus juventudes insertas en las universidades públicas, lo cual no representa las verdaderas intenciones del movimiento por lograr cambios estructurales al sistema educacional. En segundo lugar, la oposición ha hecho todos los intentos por entrampar a nivel interno el normal desarrollo de las asambleas, buscando entorpecer y desmovilizar al estudiantado. Como resultado de esta política, haber iniciado las conversaciones con el Congreso y haber trasladado los esfuerzos de la movilización hacia allí, en una notable etapa de desgaste, terminó burocratizando el debate y las discusiones sobre el presupuesto. La conducción compartida entre el SINFECH (grupo conocido como “ultra”) y las juventudes de los partidos tradicionales nunca tuvo un proyecto político ajeno a estos hechos, por lo que una decisión de ese tipo era bastante esperable por parte de ambos grupos. Junto a esto se suman las traiciones por parte del CRUCH quienes se mostraron en un inicio a favor del movimiento estudiantil y luego aplicaron tajantemente las medidas de eliminación de bene cios y cierres forzosos del primer semestre. Hoy en día, nuevamente las fuerzas binominales buscan llegar a un acuerdo con el gobierno a espaldas de los estudiantes intentando poner n al movimiento y las universidades cambian el foco hacia la carrera por disputar las federaciones, apaciguando así las intenciones de realizar los verdaderos cambios que acaben con el status quo en materia educativa.

. Para avanzar en las grandes tareas del movimiento tenemos que plantearnos los últimos zigzagueos que nos permitirán evitar involucrarnos en un con icto que no nos pertenece. su organización. un triunfo de los estudiantes. si no que. con más fuerzas que nunca. Es por esto que desde el frente universitario debemos vincularnos con las demandas de otros sectores sociales y apostar a generar el cambio de la constitución. La CONFECH no está cumpliendo con las características que debiese tener la herramienta organizativa que responda a las necesidades de las bases. no para idílicamente conseguir el poder. pero debemos avanzar en la crítica a la estructura de la universidad. la previsión. no las de quienes quieren que luchemos por ellos. Este movimiento estudiantil debe ser el promotor de los derechos sociales y de la democratización de nuestro país. lo que se materializó en la demanda por educación gratuita. y muy lamentablemente. así como la salud. debemos construir ese nuevo proyecto educativo que aspire a construir una nueva universidad. Por lo mismo. decimos que hoy no hemos conseguido nuestras demandas. Esto último implica que debemos darnos nuevas proyecciones políticas para el largo plazo. la lucha por el Congreso Refundacional de la CONFECH que asegure la participación integral y unitaria de todos los estudiantes de educación superior de nuestro país. etc.Este movimiento fue esencialmente de los hijos de los sectores medios de la sociedad. por mucho avance que esto signi quen respecto a las propuestas anteriores. para generar las condiciones para la construcción del movimiento político-social para conseguir la vida digna para todas y todos. lo que produce que levantemos hoy. es por eso que tenemos que levantar desde la Universidad el trabajo territorial con la comunidad desde la cotidianidad. los cuales se movilizaron por el gran endeudamiento familiar que sufren. el carácter de esa demanda económica implica necesariamente una crítica a la educación de mercado. Es en este proceso donde debemos resolver uno de los problemas estratégicos del movimiento. Cuando la dirección de la CONFECH ha convertido las proyecciones del movimiento estudiantil en las proyecciones electorales de la Concertación y el Partido Comunista. Encuentro nacional del MUI La Serena 20 de noviembre. Debemos entender que el con icto de la educación no es solo un problema de los estudiantes. Debemos comprender que los estudiantes por si mismos no van a poder resolver este con icto. La Educación gratuita fue una de las más profundas propuestas políticas del movimiento estudiantil. para apuntar hacia la organización de nuestra población que nos permita próximamente luchar codo a codo. conciencia y madurez se haya avanzado bastante. en forma alguna. y que genere las condiciones para que en todos los espacios estudiantiles sean las bases estudiantiles las que se empoderen y conduzcan sus propias luchas. No es más que un pack de reformas que perfeccionan el modelo instalado por la dictadura. No obstante. lo que no quiere decir que a nivel de organización. reconociendo el derecho a la educación como una necesidad social independiente del quintil al que se pertenezca. quiere decir esto que los acuerdos que puedan lograr junto al gobierno no son.