Está en la página 1de 12

ROMA Y SU LEGADO

Tema I

La fundación de Roma

Rómulo y Remo

ROMA Y SU LEGADO Tema I La fundación de Roma Rómulo y Remo La leyenda de

La leyenda de la loba es sólo una de las muchas que los romanos inventaron sobre los fundadores de su ciudad.

Entre la historia y la leyenda

La historia de los orígenes de Roma se pierde entre las brumas de la leyenda. Sus humildes comienzos no debieron distinguirse mucho de los de tantas ciudades de la región del Lacio. Pero con el tiempo, los antiguos historiadores romanos pensaron que la ciudad escogida por los dioses para convertirse en dueña del mundo debía tener un origen heroico, que adornaron con infinidad de leyendas, muchas veces contradictorias entre sí, llenas de dioses y héroes mitológicos.

De hecho, para los modernos investigadores resulta difícil distinguir leyenda y realidad, porque a veces, inesperados descubrimientos arqueológicos sacan a la luz las huellas de personajes y sucesos que parecían meras invenciones legendarias.

Rómulo y Remo

Roma fue fundada, según la tradición, por dos hermanos gemelos, Rómulo y Remo, que, acompañados de bandidos y vagabundos expulsados de sus propias ciudades, decidieron fundar un nuevo asentamiento junto al Tíber. Sin embargo, los dos hermanos no se ponían de acuerdo acerca del lugar en que levantarían su ciudad. Remo prefería el promontorio del Aventino, mientras que Rómulo se inclinaba por la colina del Palatino. Así las cosas, decidieron dejar su disputa al arbitrio de los dioses y -apostados cada uno en su colina-, se quedaron esperando una señal de lo alto.

La mañana del 21 de abril del año 753 a.C., Remo contemplaba el limpio cielo primaveral desde la cima del Aventino cuando divisó seis enormes buitres sobre su colina. Lleno de euforia, echó a correr hacia Rómulo, para anunciarle su victoria. Sin embargo, en ese mismo instante, una bandada de doce pájaros sobrevolaba el Palatino. Seguro de su victoria, y sin esperar la llegada de su hermano, Rómulo cogió un arado y comenzó a cavar el pomerium, el foso circular que fijaría el límite sagrado de la nueva ciudad, prometiendo dar muerte a quien osara atravesarlo.

Pero Remo, enojado por su derrota, lo cruzó desafiante de un salto. Obligado por el juramento que acababa de pronunciar, Rómulo dio muerte a su hermano, que fue el primero en pagar con su vida la violación de la frontera sagrada de Roma.

Esta leyenda encerraba para los romanos una halagüeña promesa: su ciudad sería perfecta y jamás tendría fin, como el foso que rodeaba el Palatino. Pero contenía también una oscura amenaza: la sombra del fratricidio sobre la que estaba fundada planearía como una maldición sobre Roma, en cuya historia abundaron los asesinatos y las Guerras Civiles.

El rapto de las sabinas

Los orígenes de Roma

Civiles. El rapto de las sabinas Los orígenes de Roma Para poblar la ciudad recién creada,

Para poblar la ciudad recién creada, Rómulo aceptó todo tipo de prófugos, refugiados y desarraigados de las ciudades vecinas, de procedencia latina. La colonia estaba formada íntegramente por varones, pero para construir una ciudad se necesitaban también mujeres. Pusieron entonces sus ojos en las hijas de los sabinos, que habitaban la vecina colina del Quirinal.

Para hacerse con ellas, los latinos organizaron una gran fiesta, con carreras de carros y banquetes, y cuando los sabinos se encontraban vencidos por los vapores del vino, raptaron a sus mujeres. Al regresar a sus casas y descubrir el engaño, los sabinos declararon de inmediato la guerra a los latinos.

La traición de Tarpeya

Antes de partir al campo de batalla, Rómulo encomendó la custodia de la ciudad a la joven Tarpeya, pero ésta, enamorada en secreto del rey de los sabinos, o anhelando una recompensa, prometió al monarca enemigo que le mostraría una vía oculta que conducía al Capitolio (donde estaba la fortaleza latina), a cambio de lo que él llevaba en el brazo izquierdo, en alusión a un brazalete de oro del rey. En efecto, los sabinos alcanzaron la ciudad gracias a las indicaciones de Tarpeya, pero en vez de entregarle su pulsera, el rey sabino ordenó a sus hombres que aplastaran a la traidora con sus escudos, que llevaban, precisamente, en el brazo izquierdo.

Otra versión de la leyenda cuenta que los romanos descubrieron su traición, y que la arrojaron al vacío por un precipicio, que pasó a llamarse la roca Tarpeya, inaugurando así la costumbre de castigar a los traidores a la patria lanzándolos desde ese punto.

Intervención de las sabinas

La ayuda de Tarpeya no evitó que sabinos y latinos se enfrentaran en el campo de batalla. En un momento del combate, en una célebre escena, múltiples veces representada en el arte, las sabinas se interpusieron entre los contendientes, abrazándose al cuello de sus maridos y familiares, para suplicarles que detuvieran la pelea. Pues si vencían los sabinos, ellas perderían a sus maridos, y si vencían los latinos tendrían que llorar la muerte de padres y hermanos. De modo que los contrincantes depusieron las armas y firmaron la paz.

Con esta leyenda ilustraban los romanos que su ciudad había nacido de la unión de dos pueblos: latinos y sabinos, a los que pronto se sumó un tercer elemento: los etruscos, un pueblo muy avanzado, que poblaba la actual Toscana y que poseía importantes intereses comerciales en la región del Lacio.

muy avanzado, que poblaba la actual Toscana y que poseía importantes intereses comerciales en la región

Monarquía

1.Los primeros sucesores de Rómulo.

Monarquía 1 . Los primeros sucesores de Rómulo . Duelo entre horacios y curiacios por el

Duelo entre horacios y curiacios por el dominio de Alba Longa

Desde la fundación de la ciudad por Rómulo hasta el advenimiento de la República (año 509 a.C.), Roma fue gobernada por siete reyes.

MONARQUÍA

Rómulo (latino) 753-716 a.C. Numa Pompilio (sabino) 716-674 a.C. Tulio Hostilio (latino) 674-642 a.C. Anco Marcio (sabino) 642-617 a.C. Tarquinio Prisco (etrusco) 617-579 a.C. Servio Tulio (etrusco) 579-535 a.C. Tarquinio el Soberbio (etrusco) 535-509 a.C.

El piadoso Numa Pompilio

El primer sucesor de Rómulo fue Numa Pompilio, de origen sabino. Hombre severo y piadoso, fue el fundador de la religión romana. Numa Pompilio enseñó a los romanos la forma en la que debían rendir culto a sus dioses, estableció el calendario sagrado e instituyó las principales ceremonias religiosas, siguiendo las instrucciones que según decía- cada noche le dictaba una ninfa llegada desde el Olimpo.

Fue, además, un rey pacífico. Durante todo su reinado el templo de Jano -que sólo se abría en tiempos de guerra- permaneció cerrado, algo que sólo ocurriría otras dos veces en la historia de Roma.

Tulio Hostilio, el guerrero

Por el contrario, el recuerdo de su sucesor, Tulio Hostilio, ha quedado asociado al de un gran guerrero, que organizó militarmente a los romanos y les enseñó a pelear. Conquistó Alba Longa, la ciudad más importante del Lacio, mediante un

duelo singular entre Horacios y Curiacios, dos tríos de hermanos gemelos, que se decantó a favor de los primeros y amplió considerablemente el territorio de Roma.

Anco Marcio

Tulio Hostilio murió a manos de Anco Marcio (nieto de Numa), que le sucedió en el trono. Anco Marcio incorporó a Roma a los habitantes de varias ciudades latinas y amplió los límites de la ciudad. Construyó el puerto de Ostia e hizo que por vez primera Roma llegara al mar. Suyo es el primer puente de madera sobre el Tíber y la primera cárcel, consecuencia inevitable del crecimiento progresivo de la ciudad y con él, de sus problemas.

Roma iba dejando poco a poco de ser un núcleo pastoril y agrario. La ciudad estaba situada estratégicamente junto al principal vado del Tíber, y era un lugar de intensa actividad económica, de modo que los romanos comenzaban a enriquecerse con el comercio.

Los reyes etruscos

Roma empieza a crecer

con el comercio. Los reyes etruscos Roma empieza a crecer Tramo de muralla serviana, junto a

Tramo de muralla serviana, junto a la Estación Termini, uno de los principales vestigios arqueológicos de los reyes etruscos.

Un siglo después de su fundación, el primitivo núcleo de pastores había ido creciendo hasta convertirse en una ciudad digna de tenerse en cuenta. A los cuatro primeros reyes, originarios de Roma, les sucedieron tres monarcas etruscos, de la poderosa familia de los Tarquinios. Por contraste con sus rústicos predecesores latinos y sabinos, los reyes etruscos provenían de una cultura mucho más avanzada, y mostraron a los romanos las ventajas del comercio y la industria y dividieron la sociedad según el patrimonio de los ciudadanos: aquellos que no llegaban al mínimo eran llamados proletarii, puesto que sólo poseían hijos (proles).

Tarquinio Prisco

El primero de ellos, Tarquinio Prisco, culto e inteligente, se ganó la voluntad de los romanos mediante dádivas y, dicen que fue el primero en dirigir un discurso al pueblo pidiéndole su nombramiento. Para celebrar su triunfo y contentar a la plebe, organizó los primeros juegos en el actual emplazamiento del Circo Máximo, inaugurando una costumbre que no se interrumpió desde entonces.

Con el fin de reforzar su autoridad se hizo construir un palacio, en el que se mostraba, ante nobles y plebeyos, rodeado de un fastuoso ceremonial. Tarquinio Prisco convirtió Roma en una auténtica ciudad, con calles bien trazadas y barrios delimitados, cuyos desechos se arrojaban al Tíber a través de la Cloaca Máxima.

Servio Tulio

Su sucesor, Servio Tulio, era de origen humilde, pues había nacido de una esclava. Sin embargo, se educó en el palacio de Tarquinio el Viejo y acabó casándose con su hija. Fue un rey querido y respetado, que llevó a cabo importantes obras en la ciudad. Cuando más tarde los romanos llegaron a aborrecer la memoria de los reyes, guardaron siempre el recuerdo de Servio Tulio como un rey bienhechor.

Él construyó la primera muralla de Roma, llamada por ello muralla serviana, de la cual asoman todavía aquí y allá abundantes vestigios. Y reorganizó completamente el ordenamiento político de la ciudad, agrupando a sus ciudadanos no por su domicilio, sino en función de su riqueza. De este modo, impulsó la industria y el comercio, al abrir la carrera política a todos aquellos que, aún siendo de orígenes humildes, hubieran conseguido enriquecerse por sus propios méritos.

hubieran conseguido enriquecerse por sus propios méritos. Brutus y otros familiares de Lucrecia se conjuran para

Brutus y otros familiares de Lucrecia se conjuran para acabar con Tarquinio

Tarquinio el soberbio

El último de los reyes que tuvo Roma, Tarquinio el soberbio, encarnó como ningún otro la figura del tirano oriental que tanto acabarían odiando los romanos. Después de haber alcanzado el poder asesinando a su suegro (Servio Tulio), Tarquinio fue el primer monarca que se rodeó de una guardia personal para protegerse. Ansioso de gloria, llevó a cabo importantes campañas militares en territorio etrusco, y también realizó obras de gran envergadura en la ciudad, entre las que

destaca la construcción del majestuoso Templo de Júpiter en la cima del Capitolio, que sería durante siglos el más importante de Roma. A él se deben también el servicio personal obligatorio en la milicia, y el reparto gratuito de trigo a la población, llamado annona.

Pero sus victorias y sus construcciones no disimulaban su crueldad. Cansado de su despiadada arbitrariedad, el pueblo buscaba el modo de desembarazarse de su tiranía. El desencadenante de su caída fue la muerte de la joven Lucrecia. Esta honesta esposa había sido forzada por un hijo de Tarquinio, y tras confesar su desgracia a su padre y su marido, se suicidó delante de ellos atravesándose el corazón. La ciudadanía, encolerizada al enterarse del suceso, decidió expulsar al rey y a toda su familia.

Corría el año 509 a.C. y comenzaba la República romana, que gobernaría la ciudad durante cinco siglos.

Resumen de la monarquía y conclusión

Siete reyes habían gobernado Roma durante 250 años: los cuatro primeros, incluido Rómulo, pastores y agricultores de origen latino y sabino; los 3 últimos, de origen etrusco. Y se puede decir que su reinado fue positivo para Roma, que creció y se desarrolló como ciudad, alcanzando el predominio sobre el resto de los pueblos del Lacio.

Pero Tarquinio el Soberbio dejó un recuerdo tan odioso en la memoria de los romanos, que éstos renegaron para siempre de la monarquía, y no era concebible entre los políticos de la ciudad peor traición que la de querer convertirse en rey.

2. Instituciones monárquicas.

Según la tradición, en la Roma primitiva tuvieron vigencia tres instituciones:

El rey, era el jefe supremo del ejército, del senado, de la administración de justicia y de la religión. Era vitalicio pero no accedía al poder derecho hereditario, sino por elección del pueblo a propuesta del senado. El senado era una asamblea constituida por los jefes (patres) de las principales familias. A la muerte del rey, durante el interregno todas las atribuciones de aquél pasaban al senado. Una vez elegido el rey, el senado se limitaba a aconsejar al rey. El populus lo constituía el conjunto de ciudadanos que disfrutaban de la plenitud de derechos. En ésta época estaba formado únicamente por patricios.

3. Clases sociales.

La base de la estructura social la tenemos en la gens. Era un grupo político, religioso y familiar que estaba integrado por varias familias descendientes por vía masculina de un antepasado común. Poseían tierras comunitarias, practicaban sus propios ritos religiosos y funerarios y tenía un líder reconocido: el pater familias. Era el jefe de la unidad familiar, ciudadano que tenía autoridad jurídica, económica y religiosa sobre todos los miembros de la familia (podía no aceptar al hijo y exponerlo, o venderlo e inclus o darle muerte). Con el tiempo la gens fue sustituida por la familia La familia estaba formada por los parientes consanguíneos, los clientes y los esclavos. El estado reproducía el sistema familiar y el gobierno estaba en manos de la gran familia del patriciado (patres).

La división de los habitantes según la clase social era la siguiente:

Los patricios, que constituían un grupo cerrado que guardaban celosamente sus privilegios, procedían de las primeras familias que se asentaron en Roma. Eran

ciudadanos romanos con todos los derechos y deberes.

Los plebeyos, están considerados como hombres libres pero sin la condición de ciudadanos, por lo que no tienen derechos. Se dedican al cultivo de la tierra y a otras actividades profesionales que realizan por gremios. La plebe se va formando poco a poco con las personas de los pueblos vecinos que llegan a Roma para buscarse un medio de vida. Paulatinamente fueron ganando derechos e influencia.

Los clientes eran parásitos ociosos que estaban ligados a los patricios por medio de lazos jurídicos. Algunos eran extranjeros. Tomaban el nombre de un patricio (patronus) y se portaban como devotos súbditos. A cambio reciben protección de todo tipo.

Los esclavos no constituyen un número importante en esta época. Formaban la clase social más baja y estaban considerados como cosas, propiedad absoluta de sus dueños. Un esclavo podía serlo por nacimiento, por ser prisionero de guerra o por orden judicial, cuando un ciudadano perdía la condición de tal. No tenían ningún derecho.

Los libertos forman un pequeño grupo de personas que, habiendo sido esclavos, han conseguido la libertad, bien porque la han comprado( había dueños que les permitían tener ciertas ganancias), bien porque se la ha otorgado el señor por sus merecimientos (manumissio).

4. La economía

La economía se basaba en la explotación de la tierra, por lo cual la mayoría de la población era de campesinos. Las familias de mayor fortuna poseían grandes rebaños de bueyes y carneros.

Como medio de cambio se utilizó el ganado, pecus, en latín, de lo que derivó la palabra pecunia, que significa dinero. En los primeros tiempos la economía estuvo limitada a estas manifestaciones porque la vida de los romanos era primitiva y sencilla. Recién con el proceso de expansión y conquista, estas características cambiaron para dar lugar al lujo y los placeres. Roma se convirtió entonces en un parásito del Imperio.

Roma contó con algunas riquezas minerales: las salinas en la desembocadura del Tiber y minas de oro y de plata. Estos recursos ayudaron mucho para que desde su comienzos tuviera una actividad comercial importante.

Los hombres de la ciudad se dedicaban a las artesanías, carpinteros, herreros, y algunos también abastecía al pueblo de alimentos y útiles necesarios para la vida diaria, como carniceros, panaderos, tenderos.

para la vida diaria, como carniceros, panaderos, tenderos. Estatuilla del siglo VI a.C. indicando el origen

Estatuilla del siglo VI a.C. indicando el origen campesino del pueblo romano. Hasta el comienzo de las guerras contra Cartago, no se emplearon esclavos como fuerza de trabajo para la agricultura.

Una tienda donde se despachan frutas y piezas de caza.

se emplearon esclavos como fuerza de trabajo para la agricultura. Una tienda donde se despachan frutas
5. Organización militar La próspera ciudad de Roma necesitaba también un cuerpo de hombres equipados,

5. Organización militar

La próspera ciudad de Roma necesitaba también un cuerpo de hombres equipados, organizados y ejercitados (exercitus) para su defensa. Por ello, todos los hombres domiciliados en la ciudad están obligados al servicio militar desde los 17 a los 60 años. Sólo los más jóvenes, iuniores (17-46) prestan servicio activo; los seniores forman la reserva.

El puesto de los combatientes en la legión se establece con arreglo al censo, es decir, la riqueza de cada cual, ya que los ciudadanos debían costearse el equipo y las armas. Sólo los ciudadanos más ricos podían aportar caballo o el equipo completo y por ello luchaban en las primeras filas.

Sólo los ciudadanos más ricos podían aportar caballo o el equipo completo y por ello luchaban
Sólo los ciudadanos más ricos podían aportar caballo o el equipo completo y por ello luchaban

6. LA RELIGION

La religión romana fue politeísta y resultó de la combinación de elementos de distinta procedencia. En un principio, los latinos practicaron un culto doméstico, cuyo sumo sacerdote era el padre de familia. En todas las casas ardía el hogar o fuego sagrado y se veneraba a los menes, que eran los espíritus de los antepasados; a los lares, que eran los espíritus protectores de la casa; y a los penates, o genios del bien. A Vesta, (imagen) diosa del hogar, se le dedicaba un culto especial. En su honor se fundó un colegio de sacerdotisas, llamadas vestales, que mantenían en el altar de la diosa el fuego sagrado. Las vestales debían permanecer vírgenes y si faltaban a su compromiso eran enterradas vivas.

y si faltaban a su compromiso eran enterradas vivas. Con la dominación de los etruscos, se

Con la dominación de los etruscos, se introdujeron nuevas creencias, principalmente la adoración a la trinidad constituida por Júpiter, Juno y Minerva. También alcanzaron popularidad la adivinación y los presagios.

El culto público estuvo a cargo de sacerdotes, subordinados al colegio de Pontífices, que presidía el pontífice máximo, o sea el rey.

Posteriormente, cuando los romanos se vincularon a los griegos, adoptaron todos sus dioses, a quienes cambiaron de nombre, de tal manera que Zeus fue Júpiter; Hera, Juno; Atenea, Minerva; Artemisa, Diana; Afrodita, Venus; Démeter, Ceres; Hermes, Mercurio; Ares, Marte; Hefestos Vulcano; Poseidón, Neptuno; Hestia Vesta; y Apolo, que no cambió de denominación

Lo que más llama la atención fue la relación contractual que los romanos establecieron con los dioses, a quienes les ofrecían promesas a cambio de favores que, si no se cumplían , daban lugar al repudio y la recurrencia a otros dioses.

ofrecían promesas a cambio de favores que, si no se cumplían , daban lugar al repudio

ACTIVIDADES

1.La leyenda de la fundación de Roma presenta elementos que se repiten en otras tradiciones antiguas, especialmente en la Biblia. Averigua qué personajes o situaciones presentan similitudes con la leyenda romana.

2.Busca en un diccionario la palabra epónimo. ¿Quién es el héroe epónimo de Roma?

3.Define gens, pater familias y familia.

4.Escribe en latín las oraciones siguientes:

Rómulo y Remo fundan Roma en el año 753 a.c.

Los romanos raptaron a las sabinas y las llevaron a Roma.

Los pastores y los agricultores de la región eran los primeros habitantes.

5.Analiza y traduce el siguiente texto:

Tarquinius Priscus pecunia et industria dignitatem atque Anci regis familiaritatem

consecutus est; bellum cum Sabinis gessit, in quo bello equitum centurias auxit.