Está en la página 1de 3

COMPROMISO CON NUESTRA GENERACIÓN

1. Motivación.

Leer Salmo 90:12

Es importante saber que somos transitorios, por lo que el uso del tiempo
disponible es fundamental. Por tal motivo, debemos emplear nuestros días con la
sabiduría de Dios impactando positivamente a nuestra generación.

2. La bendición de ser un joven cristiano.

Tú como joven cristiano, tienes la enorme bendición de haber sido librado de


muchos pecados y peligros sin haber pasado por ellos. En cambio el joven no
cristiano está inmerso en un mundo de materialismo, indiferencia, incertidumbre,
vicios, vacío espiritual. Muchas veces esto los lleva a la desesperación,
depresión, suicidio, falta de dominio propio o simplemente vivir una vida sin Dios.

3. Preguntas comprometedoras.

Tú eres un joven cristiano, sabes bien que el no cristiano lo que necesita es tener
un encuentro personal con Cristo, pero, ¿qué estás haciendo por ellos?. ¿Estás
empleando tu tiempo haciendo uso de la sabiduría de Dios?. ¿Estás impactando a
tu generación mediante el testimonio de que Dios vive en ti?

Las respuestas a estas interrogantes solo tú las conoces. Sin embargo, bien
podrían ser: "evangelizo de vez en cuando", "hago servicio cristiano a veces",
"tengo mucho trabajo", "tengo mucho que estudiar", o "claro que yo doy
testimonio: yo canto, soy líder, hago mi parte en la iglesia", o "estoy esperando en
Dios que me muestre su voluntad".

De nuevo: ¿Estás impactando a tu generación mediante el testimonio de que Dios


vive en ti?, ¿Eres realmente diferente?

La única manera de que la gente venga a Cristo y sean liberados del pecado, es a
través de los cristianos y es por este motivo que debemos impactar dejando ver un
mensaje real a quiénes nos rodean.

4. ¿Por qué no cumplimos con nuestro compromiso?

Sí sabemos que tenemos un compromiso con nuestra generación y no lo


hacemos, quizá es bueno que evaluemos si hemos caído en alguna de las
siguientes situaciones:
- Estamos dormidos espiritualmente. Despierta leyendo Romanos 13:11-12a y
recuerda que el Señor ya viene, ¡DESPIERTA! y procura estar vigilante.

- Hemos olvidado que el objetivo de nuestra salvación no solamente es ir al cielo.


Nosotros somos llamados a seguir la obra de Cristo ya que si somos sus
discípulos tenemos que continuar con lo que Él inició. Lee Lucas 4: 18-19.

- Dejamos de buscar la voluntad de Dios todos los días. Según Romanos 12:1-2
debemos presentarnos diariamente ante el Señor y renovar nuestros
pensamientos para así comprender cuál es su voluntad para con nosotros.

- Quitamos la mirada del Señor. El hombre puede caer, Dios siempre permanece.
Las circunstancias pueden hacernos tambalear, Dios nos sostiene. Vivamos
según Hebreos 12:2.

- Olvidamos vestir la armadura de Dios en todo tiempo. Ver Efesios 6:10-18.


Tomemos las armas para impactar a nuestra generación. Tú las tomas...si
quieres.

5. ¿Y si lo estamos cumpliendo?

Siempre debemos estar atentos de que no nos ataque:

- La indiferencia. Cuando sabemos que la gente literalmente muere y a nosotros


nos ha dejado de importar.

- La falta de compromiso. Cuando digo que yo ayudo pero no me comprometo o


cuando digo que me comprometo pero no cumplo.

- Perder el primer amor. Cuando ya no me entusiasman las cosas de Dios. Voy a


la iglesia porque no tengo otra cosa que hacer, no me importan los inconversos ni
las necesidades de los hermanos en Cristo.

- El activismo. Cuando hago muchas cosas pero no hago lo principal.


Recordemos a María y Marta. Podemos estar ocupados como Marta, pero antes
tenemos que estar a los pies del Maestro como María.

- La crítica que no edifica. Cuando a todo le vemos lo "poco" malo y no lo "mucho"


bueno. Si vamos a hacer una crítica constructiva, debemos hacerlo a la persona
involucrada directamente, sino, mejor callemos.

- Las prácticas del mundo. Cuando permitimos prácticas del mundo en nuestras
vidas o en nuestros ministerios siendo muy "flexibles". Recuerda: ¡SOMOS
DIFERENTES!
6. Conclusión.

Dice la Palabra de Dios en Mateo 5, que somos la luz del mundo y la luz impacta a
todo lo que le rodea. Hagamos crecer esa luz hasta que cumplamos con lo dicho
en Proverbios 4:18.

No olvides: La gente muere, Cristo ya viene, tu vida tiene un límite de tiempo.


Aprovecha todos los segundos que Dios te da sirviéndole de corazón y amando a
tu prójimo. Muestra a Cristo con tus palabras y con tus hechos. Impacta a tu
generación, no sea que ella te impacte a ti.