Está en la página 1de 15

DOCTRINA DE LOS PACTOS

POR GREG NICHOLS

INTRODUCCIÓN: UNA PERSPECTIVA DE LOS PACTOS DE DIOS

¿Qué es la teología sistemática?

Es una enseñanza compresiva y completa de los temas principales de las Escrituras, presentados estos en categorías bíblicas. La idea es que no debemos imponerle a la Biblia nuestra manera de pensar, sino pensar en las categorías que la Biblia presenta sus temas. Esto nos lleva a una pregunta obligada:

¿Cuáles son esos temas principales que la Biblia menciona?

Dios

Creación

Salvación

Estos son los tres puntos de enfoque

habla de esto para observar donde encaja la doctrina de los pactos en la teología

sistemática.

principales de la teología sistemática. Se

A) Dios:

Su existencia:

La Biblia habla de la existencia de Dios, de su incompresibilidad, pues su esencia es tan infinita que va más allá de nuestra mente finita. Pero también habla de su congnosibilidad. Dios puede ser conocido con verdad y precisión porque El se ha revelado en su palabra. El hecho de que El se haya dado a conocer es el fundamento del conocimiento de Dios.

Su Naturaleza:

La Biblia habla de la naturaleza esencial de Dios, de que El es el Dios viviente, de que El es Espíritu, de que tiene una voluntad soberana, de que El es amor, de que tiene una mente infinita por lo que sabe todas las cosas reales y posibles y que tiene todo el poder para hacer lo que El quiera simplemente con desearlo.

Su Carácter:

La Biblia habla también sobre el carácter de Dios, de su santidad y justicia, de su bondad y fidelidad. Ella habla también de su personalidad y nos dice que ese Ser supremo existe en tres subsistencias personales (Padre, Hijo y Espíritu Santo).

También la Biblia habla de los nombres de Dios, de su decreto, que El obra según el consejo de su voluntad para la alabanza de su gloria, lo cual el predeterminó desde antes de la fundación del mundo.

Estos son las aspectos principales de lo que la Biblia habla acerca de Dios, que El existe, que lo podemos conocer, lo que es y como es, como debemos acercarnos a El y que El decidió todo lo habría de suceder desde antes de la fundación del mundo.

B) La creación original:

La Biblia nos dice que Dios hizo todas las cosas que hay en seis días literales, según su propia voluntad y para su propia gloria. Ella nos dice que Dios gobierna al mundo en su providencia y que el hombre, creado a su imagen y semejanza, es la corona de la creación de Dios. La Biblia también nos dice que el pecado ha

distorsionado la imagen de Dios en el hombre y ha deformado a toda la creación a través del hombre; nos dice que Dios tiene misericordia sobre la creación original

y es bueno para con todos, esto es lo que llamamos gracia común, lo cual es gracia

para los hombres y los animales y bondad hacia el bueno y hacia el malo, que hace

salir su sol sobre justos e injustos.

En resumen, la bíblica nos habla sobre la creación original; que Dios la hizo y la administra, que el hombre es la corona de la creación, que el pecado distorsionó la imagen de Dios en el hombre y que Dios es tolerante y bueno con su creación original.

C) La Salvación:

La gloria de la Biblia es lo que dice sobre la salvación del pecado. Las Escrituras presentan el plan de salvación. Dios planificó la salvación desde antes de la fundación de mundo. Dice el apóstol pablo: “que nos escogió desde antes de la fundación del mundo para que seamos santos”; dice que Dios logró la salvación enviando a su Hijo Jesucristo para salvar a pecadores a través de su vida perfecta y su muerte expiatoria. La Biblia dice que Dios aplica la salvación por medio de su Santo Espíritu. La Biblia nos dice que la iglesia cristiana es la sociedad de los salvados y dice que Dios consumará la salvación en el cielo, luego de que se hagan nuevos cielos y nueva tierra. Así que, Dios tiene la salvación planificada desde antes de la fundación del mundo, lograda por Cristo, aplicada por el Espíritu Santo

y completada en la gloria venidera.

La pregunta clave a todo esto es:

¿Dónde encaja el tema de los pactos de Dios en la teología sistemática?

Esto encaja entre el plan y el logro de la salvación. La persona y la obra de Jesucristo no aparecen en un vacío. Con el cumplimiento del tiempo, Dios envió a su Hijo, nacido de mujer y nacido bajo la ley. La salvación no solo ha sido

planeada desde la eternidad, sino que también ha sido revelada dentro de un marco

o estructura previamente establecida por Dios y fundamentada en sus promesas de

salvación: los pactos. Así que los pactos de Dios son las promesas para la salvación; El empieza a prometer salvación inmediatamente después de la caída véase (Génesis 3:15) y El desarrolló estas promesas y le fue agregando, hasta que en el cumplimiento del tiempo, El envió a su Hijo en cumplimiento de esas promesas, para así lograr la salvación, la cual planificó desde antes de la fundación del mundo.

Una perspectiva de todo esto:

Mateo 1:1

El primer capitulo del Nuevo Testamento es muy importante, ya que es todo sobre Jesucristo, quien vino a salvar. El enfoque del Nuevo Testamento es Jesucristo, su persona y sus obras, además, en este primer capitulo hay una conexión entre Jesucristo y dos individuos: David y Abraham. De estas dos personas en particular Jesucristo es descendiente y heredero, ya que Dios le prometió a Abraham y a David que su heredero y su descendiente sería el Cristo, el Rey del pueblo. Si no es entonces hijo de David y de Abraham no puede ser el Mesías prometido. Es por eso que el énfasis de Mateo es que El es Hijo de David y de Abrahán; El es aquel en quien se cumplen las promesas hechas a Abraham y a David, y esas promesas no son promesas triviales, sino que son promesas especiales, solemnes y confirmadas con juramentos y la Biblia tiene un nombre especial para estas promesas confirmadas con juramentos: PACTO. Los pactos son entonces promesas solemnes y Cristo viene en cumplimiento de esos pactos, de esas solemnes promesas. Ahí es donde encaja y por eso es que encaja en ese lugar y en este material. Todo es sobre las solemnes promesas de salvación que Cristo viene

a

cumplir y que son cumplidas en bendición del pueblo de Dios en la vida cristiana

y

la iglesia cristiana.

UNA INTRODUCCION EXEGETICA DE LOS PACTOS DE DIOS

I- TERMINOS BIBLICOS PARA PACTO

TERMINOS EN EL ANTIGUO TESTAMENTO

1- “Beriht". Traducido como “pacto”, “confederación”, “liga”; es el termino principal en el Antiguo Testamento para referirse a los pactos divinos; también se utiliza para referirse a pactos humanos. Este término es utilizado unas 287 veces. Algunos textos en los que se usa esta palabra son Gn. 6:18; Ex. 2:24; Lv. 2:13; Num. 10:33; Dt. 4:13; Jos. 3:3; Jue. 2:1,2; 1 Sam. 4:3-4; 1 Rey. 3:15; 2 Rey. 11:4; 1 Cron. 11:3; Sal. 25:10.

2- “Carath”. Traducido como “cortar”, “pactar”, “hacer pacto”. Se utiliza para referirse tanto a pactos divinos como a pactos humanos. Se utiliza unas 13 veces en el Antiguo Testamento: Dt. 29:12, 14; Jos. 9:15; 1 Sam. 11:2; 1 Rey. 8:9; 1 Cron. 7:18; 16:16; 2 Cron. 5:10; Neh. 9:38; Sal. 105:9; Isa. 57:8; Ezeq. 17:13; Hag. 2:5.

3- “A’ lah”. Traducido como “juramento”, “maldición”. Se utiliza para referirse tanto a pactos divinos como a pactos humanos. Se utiliza unas 10 veces en el Antiguo Testamento: Gn. 26:28; Dt. 29:12,14; Neh. 10:29; Ezeq. 16:59; 17:13, 16, 18,19; Dan. 9:11.

4- “Shebuv’ ah”. Traducido como “juramento”. Se utiliza para referirse tanto a pactos humanos como divinos. Se usa unas 10 veces en el Antiguo Testamento:

Gn. 26:3; Dt. 7:8; Jos. 9:20; 2 Sam. 21:7; 1 Rey. 2:43; 1 Cro. 16:16; Neh. 10:29; Sal. 105:9; Jer. 11:5; Dan. 9:11.

5- “Shabah’”. Traducido como “jurar”. Se utiliza tanto para referirse a actos divinos como a humanos. Se utiliza unas 55 veces en el Antiguo Testamento: Gn. 21:31; 22:16; 26:3, 31; 31:53; 50:24; Ex. 13:5,11; 32:13; 33:1; Dt. 1:8,35; Jos. 1:6; 5:6; Jue. 2:1; Sal. 89:3, 35,49; 110:4; Ezeq. 16:8; Miq. 7:20.

6- “Nasa’ yah”. Traducido literalmente como “levantar manos” y se usado como una expresión de hacer pacto o juramento. Había una práctica entre los hebreos de levantar las manos cuando se iba a hacer un juramento. Esta palabra aparece 3 veces en el Antiguo Testamento: Ex. 6:8; Num. 14:30; Neh. 9:15.

TERMINOS EN EL NUEVO TESTAMENTO

1- “Diatheke”. Traducido como “pacto”, “juramento”. Es el equivalente del término Antiguo Testamentario “Berith”. Hay una intima conexión entre la usado

31 veces en el nuevo testamento. Es usado unas 31 veces en el Nuevo Testamento:

Mat. 26:28; Mr. 14:24; Lc. 1:72; Hch. 3:25; Hch. 7:8; Rom. 9:4; 1 Cor. 11:25; 2 Cor. 3:6; Gal. 3:15; Ef. 2:12; Heb. 7:22. Algo interesante sobre este termino es que esta no es la palabra griega usual para referirse a pacto sino que realmente denota una disposición, y consecuentemente también un testamento. La palabra ordinaria para pacto es “suntheke”. ¿Por qué entonces la sustitución? El hecho radica en que la palabra griega suntheke estaba basada en gran parte sobre la igualdad legal de las partes. Pero en un pacto de Dios no hay igualdad, pues Dios es infinitamente superior a sus criaturas racionales.

2- “Diatithemai”. Traducido como “señalar”, “hacer pacto” o “atestar”. Este término es usado 6 veces en el Nuevo Testamento: Lc. 22:29; Hch. 3:25; Heb. 8:10; 9:16,17; 10:16.

3- “Omnuo”. Traducido como “jurar”. Se utiliza para referirse a pactos divinos. Se utiliza unas 6 veces en el Nuevo Testamento: Lc. 1:73; Hch. 2:30; Heb. 6:13; 6:16;

7:21.

4- “Horkos”. Traducido como “juramento”. Se utiliza para referirse a pactos divinos y es usado 4 veces en el Nuevo Testamento: Luc. 1:73; Hch. 2:30; Heb.

6:16,17.

5- “Horkomosia”. También traducido como “juramento”. Se utiliza para referirse a los pactos divinos y se usa 4 veces en el Nuevo Testamento: Heb. 7:20, 21, 28.

II- LA IDEA GENERAL DE LOS PACTOS DIVINOS

¿Qué es un pacto?

a) Los pactos de Dios son promesas verbales hablada a los hombres en lenguaje humano.

Génesis 15:18: ´´ En aquel día hizo Jehová un pacto con Abrahán diciendo ´´, o sea que es una promesa verbal que Dios le hace a Abrahán.

Éxodo 19:5: ´´ Si diereis oído a mi voz y guardareis mi pacto ´´, obedecer su voz, escuchar su voz y guardar su pacto, porque el pacto es hablado por Dios.

Éxodo 34:28: ´´ Y escribe estas palabras porque conforme con estas palabras e hecho pacto con tigo y Israel ´´, así que son promesas verbales habladas a los hombres en lenguaje humano.

b) Los pactos de Dios son más que simple o meras promesas, son promesas solemnes, confirmadas y hechas firmes por un juramento.

Salmos 89: 3, 34,35. Estos textos presentan de manera clara que la esencia del pacto que hizo Dios con David su siervo escogido es una promesa que El confirmó e hizo firme con juramento: “He hecho pacto con David mi siervo con juramento”. También dice: “No olvidare mi pacto ni mudare lo que a salido de mis labios una vez he jurado por mi santidad y no mentiré a David”.

Lucas 1:72-73: “Para hacer misericordia con nuestros padres y acordarse de su santo pacto del juramento que hizo a Abrahán nuestro padre que nos habría de conceder”. Este pacto del cuan hace mención es en su esencia destilada el juramento que hizo a Abrahán nuestro padre.

Dios le hizo en el pasaje anterior una promesa a David y se la confirmó con juramento. De igual manera hizo una promesa a Abraham y se la confirmó con juramento. Esa promesa juramentada de Dios hacia Abrahán y hacia David es un pacto.

Deuteronomio 29:10-14. Este pasaje nos habla del pacto mosaico entre Dios y el pueblo de Israel. Dios le esta hablando a la generación de Israelitas que estaba en el desierto con la cual se hizo un pacto llamado en la Escritura antiguo pacto. Cuando Israel entró en el pacto y en el juramento que Jehová le hizo, ellos se convirtieron en el pueblo de Dios:

Para confirmarte hoy como su pueblo y para que El te sea a ti por Dios de la manera que El te ha dicho y prometió con juramento o le juro a tu padre Abraham. Y no solamente con vosotros hago yo este pacto y este juramento

sino con

”,

así que se nota la conexión intima entre un pacto y un

juramento.

Hechos 3:25: “Vosotros sois los hijos de los profetas, y del pacto que Dios hizo con nuestros padres, diciendo a Abraham: En tu simiente serán benditas todas las familias de la tierra”. Dos cosas son claras: primero, Dios promete a Abraham que en el serian benditas todas las naciones; segundo, el autor divino le llama a esta promesa un pacto. ¿Dónde esta el juramento? En Génesis 22:16-18 podemos ver el contexto cuando Dios dio esta promesa a Abraham. Es interesante notar de que allí no encontramos la palabra pacto, pero si la palabra juramento: “Por mi mismo he jurado”. ¿Qué es lo que Dios promete con juramento a Abraham? “En tu simiente serán benditas todas las naciones de la tierra, por cuanto obedeciste a mi voz” (v. 18). Es a esto que el autor divino le llama pacto en Hechos 3:25.

Génesis 9:8-17. Vemos aquí que Dios esta haciendo un pacto con Noé y su familia. La esencia o sustancia de este pacto esta en el verso 11:

Estableceré mi pacto con vosotros, y no exterminaré ya más toda carne con aguas de diluvio, ni habrá más diluvio para destruir la tierra”. Es claro que hay un pacto, pues se menciona explícitamente. Es interesante notar que aquí no se usa la palabra juramento, pero cuando leemos Isaías 54:9-10, vemos que si lo hubo: “Porque esto me será como en los días de Noé, cuando juré que nunca más las aguas de Noé pasarían sobre la tierra; así he jurado que no me enojaré contra ti, ni te reñiré”.

¿Hay un pacto entre Dios y Jesús? ¿Ha hecho Dios alguna vez una promesa juramentada a Jesús con juramento?

Si, esta es “Y tu serás sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec”. Si vemos el contexto en el libro a los hebreos y en los Salmos, notaremos que es un juramento, un pacto. Así que es claro que los pactos de Dios son promesas juramentadas y por eso se les llama solemnes promesas, son más que meras promesas, son solemnes promesas confirmadas con juramento.

c) Los pactos de Dios son promesas solemnes, donde El dispone su favor y buena voluntad. Estas promesas de Dios son todas promesas de hacer el bien, no son amenazas ni maldiciones. Algunas veces Dios jura en su ira “He jurado en mi ira no entraran en mi reposo”, pero esto no es un pacto, porque en el pacto Dios siempre expresa la buena voluntad, bendición, favor, fe, gracia, lo opuesto a ira u hostilidad.

Génesis 6:8. La humanidad había llegado al colmo de la maldad, lo que suscitó la santa ira de Dios a tal punto, que Dios se arrepintió de haber hecho al hombre y decidió raer de la tierra a todo ser humano: “Rearé de sobre la faz de la tierra a los hombres que he creado, pues me arrepiento de haberlos hecho”. Pero Noé halló gracia o favor ante los ojos de Dios. El preservó a Noé, no lo destruyó. Es en este contexto que Dios hace un pacto con Noé. Dado que Noé anduvo rectamente delante de Dios, Dios le ofrece su favor y su buena voluntad, lo opuesto a ira.

d) Algunos de los pactos de Dios tienen símbolos visibles asociados con ellos, pero no todos. En el caso del que Dios hizo con Noé y su familia el símbolo fue el arco iris, que sirve como recordatorio de la promesa.

En resumen, los pactos de Dios son promesas solemnes, donde Dios, por medio de un juramento, promete su favor y buena voluntad hacia un siervo justo o hacia una comunidad redimida. La esencia de un pacto son entonces las promesas verbales y solemnes del favor y la gracia de Dios hacia los hombres.

III- CARACTERISTICAS DE LOS PACTOS DIVINOS

Los pactos de Dios en la historia de la redención manifiestan cinco características:

1- Revelan solemnidad formal, pues se trata de promesas solemnes confirmadas con juramento.

2- Al hablar de siete pactos como los más importantes, los pactos de Dios revelan pluralidad numérica.

3- Dado que son diferentes compromisos con personas distintas, ratificados en tiempo y lugares específicos y diferentes de la historia, los pactos de Dios también revelan historicidad temporal.

Génesis 15:18: “En aquel día” o sea es en un momento de la historia.

Deuteronomio 5: “Hoy entran en este pacto”.

Jeremías 31:33: “Este es el pacto que haré con la casa de Israel después de aquellos días”.

4- Los pactos de Dios manifiestan perpetuidad orgánica, pues los pactos del siervo justo, por lo menos de manera implícita, son una bendición no solo para el siervo, sino también para sus descendientes. En el caso de una comunidad o una sociedad, explícitamente incluyen una bendición a la posteridad. En el caso del pacto mesiánico y el nuevo pacto, como Jesús no tiene hijos físicos, incluye una posteridad espiritual.

5- Los pactos de Dios manifiestan unidad evangélica. Cada pacto esta revelando algo más del plan de salvación del pecado por Jesucristo y mientras la historia va pasando y sucediendo la revelación del evangelio tiene luz que va en aumento y eficacia.

IV- LA IDENTIDAD DE LOS PACTOS DE DIOS

a) Los pactos de Dios en el Antiguo Testamento

1- El pacto con Noé. 2- El pacto con la comunidad redimida del arca, hecho inmediatamente después del diluvio. 3- El pacto con Abraham 4- El pacto con la comunidad redimida de Egipto: el Israel físico. 5- El pacto con David.

b) Los pactos de Dios en el Nuevo Testamento

1- El pacto con Jesús, que Él seria sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec. 2- El Nuevo Pacto, hecho con la comunidad redimida del pecado: el Israel cristiano, los discípulos de Cristo, la iglesia cristiana. c) La forma dual de los pactos de Dios. Hay dos tipos de pactos que Dios hace:

Los que El hace con un siervo justo y los que El hace con una comunidad redimida. Todos los grandes pactos entran dentro de una de estas categorías.

Génesis 6:18. En este pasaje el pacto se hace solamente con Noé y en el contexto, Noé es presentado como un siervo justo y piadoso delante de Dios, varón perfecto en sus generaciones.

Génesis 9:9-10. En este pasaje el pacto no es solamente con Noé, sino que este abarca a toda la comunidad que salió del arca, incluyendo a los animales. ¿Qué tenían Noé, su familia y los animales en común? Ellos eran una comunidad que estaba dentro del arca. Así que, fue establecido con todos el que estaban en el arca, hombres y animales y sus descendientes para siempre. ¿Qué experimentaron la familia de Noé y los animales que estaban en el arca? Ellos experimentaron salvación. 1 Ped. 3:20 nos dice que Dios salvó de las aguas del diluvio a Noé, a su familia y a los animales que estaban dentro del arca. No lo salvó del infierno, porque los animales no van al infierno; tampoco lo salvó del pecado, porque los animales no pecan. Fueron salvados por Dios de morir ahogados en las aguas del diluvio. Ellos fueron una comunidad salvada por Dios del diluvio, el cual representaba la ira de Dios y que trajo destrucción a todo el mundo.

De forma similar tenemos el pacto con Israel. Se trata de un pacto con una comunidad redimida, pero no del pecado ni del infierno, sino de la esclavitud en Egipto.

Éxodo 3:8: “y he descendido para librarlos de mano de los egipcios, y sacarlos de aquella tierra a una tierra buena y ancha, a tierra que fluye leche y miel, a los lugares del cananeo, del heteo, del amorreo, del ferezeo, del heveo y del jebuseo”. Aquí nos dice que él fue a librarlos, a salvarlos, a rescatarlos de los egipcios.

Éxodo 14:30: “Así salvó Jehová aquel día a Israel de mano de los egipcios; e Israel vio a los egipcios muertos a la orilla del mar”.

Judas 5: “Mas quiero recordaros, ya que una vez lo habéis sabido, que el Señor, habiendo salvado al pueblo sacándolo de Egipto, después destruyó

a los que no creyeron”.

Ellos no fueron salvados del pecado por la fe sino que fueron salvados de las aguas del diluvio y de la esclavitud en Egipto. Tanto la salvación de las aguas del diluvio como la de la esclavitud en Egipto son una ilustración de una tercera vez en que Dios interviene en la historia para salvar a una comunidad y esa es la comunidad que Dios salva del pecado en Cristo Jesús: “Y dará a luz un hijo, y llamarás su nombre JESÚS, porque él salvará a su pueblo de sus pecados” (Mat.

1:21).

En conclusión, vemos entonces dos tipos de pactos: el primero hecho con un siervo: Noé. El segundo es hecho con la comunidad de todos los que habitaron en el arca; no salvados del infierno ni del pecado, sino del diluvio; salvados por Dios mismo del diluvio, una comunidad completa.

La siguiente tabla resume la identidad de los pactos de Dios en la Escritura y su correspondiente categoría:

Pactos con un siervo justo

Pactos con una comunidad redimida

El pacto con Noe

La comunidad del arca

El pacto con Abraham

El Israel físico salvado de Egipto

El pacto con David

El Israel espiritual salvado del pecado

El pacto con Cristo

------------------------------------------------

UNA INTRODUCCION TEOLOGICA DE LOS PACTOS DE DIOS

I- LOS COMPROMISOS DE LOS PACTOS DE DIOS TIENEN UN ENFOQUE DE REDENCIÓN: SU UNION CON SU PUEBLO.

Y seré su Dios, y ellos serán mi pueblo” (2 Cor. 6:16).

El pacto Abrahamico El Antiguo Pacto El pacto Davídico El pacto Mesiánico El Nuevo Pacto

Los pactos de Dios tienen un enfoque de redención y estas redenciones divinas están saciadas al pueblo de Dios. Primero Dios redimió a su pueblo de Egipto y luego lo redimió del pecado. Cuando los redimió de Egipto hizo el Antiguo Pacto y cuando lo redimió del pecado hizo el Nuevo Pacto. El pacto de Dios con su siervo justo Abraham y el pacto con su siervo justo David están íntimamente conectados con la redención del Israel físico de Egipto y el pacto de Dios con su siervo justo Jesús esta íntimamente conectado con la redención del Israel cristino del pecado.

Todos estos pactos son llamados por Pablo en Efesios 2:12 como los pactos de la promesa, de los cuales los gentiles eran extraños, pero ahora participantes en Cristo. Si le perteneces a Jesús, eres simiente de Abraham; aunque no seas descendiente físico de Abrahán, eres su hijo espiritual y heredero según la promesa, aun cuando no seas descendiente físico: Gálatas 3:29: “Y si vosotros sois de Cristo, ciertamente linaje de Abraham sois, y herederos según la promesa”.

Hay otros dos pactos que Dios hizo en la historia. Primero, antes del diluvio, hizo un pacto con Noé su siervo justo (Gn. 6:18) y después del diluvio con la comunidad redimida en el arca (Gn. 9:16-18).

La forma en que Dios salva

Hay tres economías de pactos divinos y esas economías se desarrollan dentro de una misma comunidad y los últimos dos son muy significativos.

1- El primer pacto hecho con una comunidad para salvar toma lugar después del diluvio y es conectado con su siervo justo Noé. Lo podemos ilustrar de la siguiente: El siervo justo (SJ) esta conectado directamente con la comunidad salvada (CS). Esta es la primera economía y todo lo demás toma lugar dentro de esta, de generación en generación, desde el diluvio hasta el fuego, cuando este

mundo sea quemado. Todos aquellos que tienen vida hoy son descendientes de Noé y están en un pacto con Dios por su conexión con Noe. Se trata del mismo pacto que hizo con Noé y todos los que salieron del arca, cuya señal es el arco iris.

2- Ahora de esa comunidad salvada del diluvio Dios escogió a un hombre y decidió hacerlo padre de su pueblo: Abraham. Dios hizo un pacto con Abrahán (Génesis 15) y se lo confirmó a Isaac y a Jacob sus hijos, y luego, cuando el tiempo se acercó, Él cumplió la promesa y salvó a sus descendientes, la nación de Jacob, a quien luego cambió su nombre por Israel. A esta nación, conectada a Abraham, Dios la salvó de la esclavitud en Egipto y luego le dio la tierra de Canaan como heredad y los hizo su pueblo en cumplimiento de la promesa que le hizo a Abrahán, a Isaac y a Jacob y luego hizo pactos, pacto que se le conoce como Antiguo Pacto.

Dentro de esta sociedad salvada de Egipto, encontramos que Dios escogió a otro hombre y ese hombre es David y lo hizo a rey de ese pueblo y le prometió que su reinado continuaría y que un hijo suyo (Cristo) se sentaría sobre su trono y gobernaría su pueblo para siempre. Así continuó hasta que se cumplió la promesa y en el tiempo Dios envió también a Jesús hijo de Abrahán, hijo de David, en cumplimiento de la promesa.

3- Después hizo un pacto con Jesús, convirtiéndole en sacerdote para siempre según el orden de Melquisedec y completa la salvación de su pueblo, a quienes se les identifica como hijos espirituales de Abrahán y entonces hace un pacto con ellos, llamado Nuevo Pacto, pacto que continua hasta que llegue el fuego cuando entonces sea consumado en gloria.

La relación entre Noé y los que estaban en el arca es una ilustración de la relación que hay entre el siervo justo Jesús y su pueblo, pueblo que Él salvó del pecado. De igual manera, la relación entre Abrahán y David con el pueblo de Israel es una ilustración de la relación entre Jesús y su pueblo, pueblo que Él salvó del pecado.

Es impresionante y fascinante notar como todos estos pactos, el pacto con el justo Abrahán, el pacto con el justo David, el pacto con el justo Jesús y los pactos con las comunidades salvadas de Israel y del Israel cristiano (los pactos de la promesa), están unidos en toda la historia de la redención, siendo el centro de todos ellos Cristo mismo, en quien su pueblo recibe todas las bendiciones de salvación del pecado en esta vida y en el mundo del porvenir.

Importancia teológica de los pactos de Dios con su pueblo.

1- Los pactos de Dios determinan la estructura misma de la palabra de Dios:

¿Cuantas partes tiene la Biblia? Dos partes: el Antiguo Testamento y el Nuevo Testamento.

¿Por qué? Porque Dios ha dado las Escrituras a su pueblo. Cuando redimió a su pueblo en Egipto y estableció con ellos el Antiguo Pacto, les dio un cuerpo de revelación en su idioma y cuando redime a su pueblo del pecado haciendo con ellos un Nuevo Pacto, agregó un cuerpo adicional de revelación llamado el Nuevo Testamento en griego, el lenguaje común del pueblo en Aquellos días. Es por eso que tenemos hoy un Antiguo Testamento y un Nuevo Testamento en una Biblia. Una Biblia porque es un solo pueblo de Dios y dos Testamentos de revelación porque Dios hizo dos pactos con su pueblo, primero el antiguo con el Israel hebreo y luego el nuevo con el Israel cristiano y por eso la teología del pacto explica la estructura de la Biblia. Una Biblia y dos partes, un pueblo de Dios y dos pactos (Nuevo y Antiguo).

El Antiguo Testamento ha sido reorganizado hoy en día: de Génesis a Esdras, Nehemías y Ester, se describe la historia del pueblo de Dios bajo el antiguo pacto; de Job a los Cantares de Salomón se concentra en la experiencia del pueblo de Dios bajo el antiguo pacto; de Isaías a Malaquías (los profetas), se concentran en la esperanza, la expectación del pueblo de Dios bajo el antiguo pacto. De manera similar el Nuevo Testamento: de Mateo a Hechos habla de la historia del pueblo de Dios en la generación apostólica bajo el nuevo pacto; las cartas paulinas y las cartas católicas hablan sobre la dirección y la regla apostólica de el pueblo de Dios bajo el nuevo pacto y el Apocalipsis se concentra en la esperanza y la expectación de la segunda venida que caracteriza al pueblo de Dios bajo el nuevo pacto.

2- Los pactos de Dios regulan la naturaleza de la obra de Cristo.

a) En virtud del pacto hecho con Abraham, El es la simiente prometida, quien trae bendición espiritual a gente de todo pueblo, nación y lengua.

b) En virtud del pacto hecho con David, El es el heredero de David, el Rey del pueblo de Dios que esta sentado en el trono gobernando para siempre.

c) En virtud del pacto mesiánico, El es sacerdote para siempre. El es el sacerdote quien hace expiación, intercesión y viene a bendecir al pueblo de Dios en virtud del nuevo pacto. Como Moisés hizo mediación en el antiguo pacto como profeta, así también Jesús, como profeta y sacerdote es quien hace mediación entre Dios y su pueblo en el nuevo pacto. El es el profeta, el sacerdote y el rey en cumplimiento a las promesas hechas a Abraham, David, al mismo Jesús y al Israel cristiano

II- LOS COMPROMISOS DE LOS PACTOS DE DIOS TIENEN UNA ESTRUCTURA DE BENEVOLENCIA: SU UNION CON LA RAZA DE NOE.

Y me acordaré del pacto perpetuo entre Dios y todo ser viviente, con toda carne que hay sobre la tierra” (Gn. 9:16).

Todos tienen un enfoque de benevolencia (buena voluntad). Toda esta bendición del pueblo de Dios ocurre en el contexto del pacto que Dios hizo con Noé antes del diluvio y luego el pacto que hizo con los moradores del arca después del diluvio. Dios hace todas estas cosas en el contexto de benevolencia, favor y gracia común al hombre y al animal, todos descendientes de los moradores del arca.

III- LOS COMPROMISOS DE LOS PACTOS DE DIOS TIENEN UN FUNDAMENTO EVANGELICO: EL PACTO DE LA GRACIA DE DIOS.

Y pondré enemistad entre ti y la mujer, y entre tu simiente y la simiente suya; esta te herirá en la cabeza, y tu le herirás en el calcañar” (Gn. 3:15).

Todos estos pactos están unidos por un evangelio común y esto se revela primero inmediatamente después de la caída cuando Dios dice “pondré enemistad entre ti y la mujer y entre tu simiente y la simiente tuya esta te herirá en la cabeza y tú la herirás el calcañar”. Aquí hay una promesa comúnmente llamada PACTO DE GRACIA, promesa de la destrucción del diablo y de la redención a Eva y a sus hijos espirituales por la obra del Cristo, la simiente de la mujer.

Así que desde el principio tenemos una promesa evangélica que une todos estos tratados de gracia. Desde el mismo principio, inmediatamente después de la caída, los hombres han sido salvados solo de una manera: por gracia mediante la fe en el Señor Jesucristo, quien es la simiente de la mujer y quien habría de destruir la obra del diablo. Esta promesa tuvo lugar mucho antes de cualquiera de estos pactos y los une a todos, siendo el cumplimiento de esa bendita promesa de que El enviaría a su Hijo y aplicaría redención a los descendientes espirituales de Eva.

Esta es la ilustración teológica de los pactos de Dios. Los pactos de Dios tienen una estructura de benevolencia, un fundamento evangélico (Génesis 3:15) y un enfoque de redención, la redención del pueblo de Dios primero de Egipto y luego del pecado.