Está en la página 1de 2

Puesta y nacimiento

Introducción

Los canarios empiezan a criar dependiendo de la zona del mundo donde estén alojados. En el hemisferio norte
empiezan a principios de Febrero, y en el hemisferio sur, a finales de Septiembre.

Un mes antes de que empiece la temporada de cría (Enero en el norte y Agosto en el sur) deberíamos de tener a
los progenitores preparados y escogidos. Deberemos planear con minucioso cuidado las parejas o tríos con las que
trabajaremos durante la temporada.

Escogeremos con cuidado, no mezclando pájaros de canto con pájaros de color, ni un canario blanco con uno de
color rojo.

Si queremos sacar buenos resultados, juntaremos los individuos que sean más parecidos unos de otros, para
que los hijos saquen lo mejor de padre y de madre.

Como decía, un mes antes, se les junta en una jaula con el separador opaco, para que se vayan familiarizando
uno con el otro por ahora sólo con el sonido de sus trinos, y se les proporciona unas vitaminas específicas para la cría.
Esto hará que la canaria no pare de un lado para otro con pedacitos de papel en el pico eligiendo un lugar para hacer el
nido, y que el macho se desgañite a cantar su canción de amor.

Aunque veamos que los canarios ya están encelados no los juntaremos hasta que no empiece los buenos días
de finales de invierno, pues una mala racha de frío puede dar al traste con los esfuerzos de los canarios y los nuestros
propios.

Cuando estemos realmente seguros, quitaremos el separador para que nuestros canarios se vean por fin. Son
unos momentos delicados, pues determinarán si la pareja tiene o no tiene futuro. Puede que se acepten o puede que
regañen, la suerte está echada.

Si se aceptan, tendremos la suerte de ver escenas entrañables de puro amor entre la pareja. Muestras de cariño,
que precederán a la cópula y la puesta de los huevos.

Desde el mismo momento en que los canarios son juntados, se les puede proporcionar los materiales para el
Nido.

Si los canarios están bien encelados, en una semana más o menos pondrán su primer huevo.

La sustitución de los huevos

La canaria pone un huevo cada día, aquí viene el problema: Si pone tres huevos, el primer pichón nacerá dos
días antes que el tercero, lo que conllevará riesgos para éste, del tipo de aplastamiento o inanición (hambre).

La solución a este problema es tan brillante como sencilla.

Cuando la canaria ponga un huevo, éste será sustituido por un huevo falso de plástico y será guardado en lugar
fresco y seco, como por ejemplo una caja de cartón o un recipiente de plástico lleno de aserrín o de alpiste.
Día a día, iremos sustituyendo los huevos verdaderos por huevos falsos, hasta que la hembra ponga el último
(de un color más intenso, casi azul) entonces quitaremos los huevos falsos y pondremos los huevos verdaderos, que
empezarán a incubarse todos a la vez. De esta manera, los pichones nacerán todos a la vez o con diferencia de horas.
Así todos tendrán las mismas oportunidades de sobrevivir.

La puesta y el Nacimiento.

La puesta suele ser de 2-5 huevos azules verdosos con pintas marrones. La incubación la lleva a cabo sólo la
hembra (aunque cuando sale a comer, es curioso como el macho se apresura a taparlos con su cuerpo) durante 13-14
días. Al cabo de este tiempo nacerán pequeños canarios, ciegos y completamente desplumados, salvo un pequeño
plumón.

Será la hora de preparar la pasta de cría. Durante estos días se les puede dar manzana y lechuga (¡OJO! No dar
lechuga en los primeros tres o cuatro días) y también unos gajos de naranja o pan mojado en agua.

Si todo va bien, a los diez días les empezarán a salir las plumas, y en unos 20-25 días saltarán del nido.

Hasta los 30 días más o menos, los pollos tienen que ser alimentados por los padres, pasado este tiempo y si los
padres necesitan estar solos para preparar una segunda puesta, se les separa de las crías por medio de una rejilla. De
esta manera, los pichones no molestarán a la madre en el nido, pero podrán seguir siendo alimentados a través de ella.

Pasado un mes, los pequeños canarios son trasladados a un jaulón grande o una voladera o pajarera para que
se ejerciten volando.