Está en la página 1de 14

Paradojas de

nuestro
Tiempo
Click para
avanzar 
Hoy tenemos casas más grandes ...
y familias mas pequeñas
Mas comodidades, pero menos tiempo
más licenciaturas, pero menos sentido común
Más conocimientos, pero menos juicio
Tenemos más “expertos”, pero más problemas
Más medicinas, pero menos salud
Gastamos sin medida
Reímos demasiado poco
Conducimos demasiado rápido
Nos enfadamos rápidamente
Nos acostamos muy tarde
Leemos muy poco
Vemos demasiada televisión
Y APENAS reflexionamos
Hemos multiplicado nuestras posesiones,
pero reducido nuestros valores

Hablamos demasiado, amamos muy poco y mentimos


con demasiada frecuencia
Hemos aprendido a “buscarnos la vida”,
pero no a vivir
Hemos añadido años a la vida, no vida a los años
Tenemos edificios más altos, pero
temperamentos mas cortos
Autopistas mas anchas, pero miras mas
estrechas

Gastamos mas, pero tenemos menos


Compramos mas, lo disfrutamos menos

Hemos ido a la luna y regresado


Pero nos cuesta cruzar la calle para saludar
a nuestros vecinos

Hemos conquistado el espacio exterior, pero


no el interior.

Sabemos dividir un átomo


Pero no librarnos de nuestros prejuicios
escribimos más, aprendemos menos, hacemos muchos planes,
pero no los
llevamos a cabo
hemos aprendido a apresurarnos, pero no a esperar,
tenemos mayores ingresos , pero no más moral
Construimos más y más ordenadores
para guardar más y más información
Pero tenemos menos comunicación

Estamos largos de cantidad,


Pero cortos en calidad

Son tiempos de comida rápida y


digestiones lentas
Hombres altos , con poco carácter
Más entretenimiento pero menos diversión... más tipos de
alimentos... pero menos nutrición
Dos ingresos... pero más divorcios
Casas estupendas... pero hogares rotos
Lo que propongo , hoy , es que no dejes nada para una “ocasión
especial”, porque cada día que vives lo es.

Busca el conocimiento, lee mas,


siéntate en el porche y admira las
vistas sin poner atención a tus
necesidades.
Pasa más tiempo con tu familia y
amigos, come tus comidas favoritas
y visita los lugares que te gustan.
La vida es una cadena de momentos de disfrute, no todo es
supervivencia.
Ponte tus mejores galas y no guardes tu mejor perfume. Úsalo cada
vez que quieras y lo sientas.
Elimina de tu vocabulario frases como “uno de estos días” y “algún día”
Escribamos esa carta que dejamos para escribir “uno de estos días”.

Expresemos a nuestros familiares y amigos lo que les queremos,


No demores nada que pueda traer la risa y el gozo a tu vida.

Cada día, cada hora, cada minuto es especial.


Y no sabes si puede ser el ultimo.
Si estas “demasiado ocupado” para mandar este mensaje a
alguien que quieres, o piensas mandarlo “uno de estos días”…

CREE ME…

“ Uno de estos días “


Puede que no estés aquí para
mandarlo