Está en la página 1de 1

Jueves 3 de noviembre | 2011

Jueves 3 de noviembre | 2011 1 1 OPINIÓN preferencias de Brasil, pero a cambio tener

1 1 11

OPINIÓN

preferencias de Brasil, pero a cambio tener una Unión Adua- nera con el gran mercado nor- teño. La ecuación se convirtió en una desigualdad dado que el primer término se tendió a cumplir mientras que el segun- do claramente que no. Una equivocada retórica de la integración latinoamericana, que desconoce el funciona- miento y los aspectos esencia- les de los acuerdos comerciales, ha servido como sustrato ideo- lógico para legitimar el status quo. Este folclórico posiciona- miento no es neutral y clara- mente ha sido funcional a uno de los intereses del bloque y negativo en particular para las economías pequeñas que re- quieren recuperar su soberanía comercial. Los hechos ilustran que Uru- guay, está jugando en los lími- tes de lo que entiende posible en materia de relaciones con terceros. En la última década, suscribió un tratado de libre comercio con México, acor- dó un acuerdo de inversiones con Estados Unidos, profun- dizó el acuerdo con Chile en dos materias complementarias (compras gubernamentales e inversiones), y estaría ahora promoviendo un camino simi- lar con Colombia y Perú. Pero todo esto no es suficiente. Uru- guay tiene problemas de acce- so al mercado internacional en la canasta básica asociada a sus ventajas comparativas más es-

tructurales que debe atender de forma más deliberada y de acuerdo a un programa estra- tégico de relacionamiento pro- pio. Para los países pequeños, otro sub producto negativo del esta- tus quo, es que dado su tamaño, sus burocracias son pequeñas. Uruguay ha hecho un enorme esfuerzo en la profesionaliza- ción de los equipos técnicos asociados a la política comer- cial la que crecientemente se ha convertido en una materia com- pleja que requiere un alta ex- pertise técnica. Este proceso lo ha hecho muy bien, el proble- ma es que dada la rutina de las demandas domésticas del MER- COSUR y las intrascendentes ne- gociaciones con terceros, tienen asignada una buena proporción del tiempo de sus negociadores en temas sin importancia y que no guardan ninguna relación con los intereses comerciales del Uruguay. Por todo lo argumentado el problema de hoy es recupe- rar la soberanía comercial del Uruguay. No es de recibo por cierto, la sorda amenaza que esto implica irse del MERCO- SUR, este tipo de condiciones no la impone ningún país del planeta a otro en el marco de una zona de libre comercio, ni Estados Unidos a México con el NAFTA, ni los países de la UE a los del CARICOM en su recien- te acuerdo, por citar solos dos ejemplos significativos.

te acuerdo, por citar solos dos ejemplos significativos. La integración verdadera no es enredo y confusión

La integración verdadera no es enredo y confusión y falta de regla claras sobre el funciona- miento del bloque, sino lo con- trario. Uruguay es un fundador del MERCOSUR, y no ha existi- do ni seguramente existirá otro

país que lo defienda más como proyecto de integración regio- nal para el Cono Sur. Sin embar- go, esto no puede dejar de reco- nocer realidades, y capacidades respecto a los formatos posibles que pueden ser aplicados. Solu-

ciones al status quo hay muchas pero todas requieren como pun- to de partida que se reconozca – en particular el gobierno en fun- ciones- que es necesario buscar un cambio y recuperar la sobe- ranía comercial del país.

particular el gobierno en fun- ciones- que es necesario buscar un cambio y recuperar la sobe-
particular el gobierno en fun- ciones- que es necesario buscar un cambio y recuperar la sobe-
particular el gobierno en fun- ciones- que es necesario buscar un cambio y recuperar la sobe-