Está en la página 1de 7

La prueba del pasador 

Pascale Leray 
 
Para testimoniar aquí mi experiencia, voy a partir de los puntos que fueron más vivos en lo que aislaré 
como siendo la prueba del pasador. 
La  prueba,  es  a  la  vez  "lo  probado"  en  singular  que  capta  a  este  pasador  en  su  función,  pero  son 
también las pruebas en plural, pruebas de pase, que por presentes que ellas sean en el testimonio del pasante 
deberán ser de una cierta manera imprimidas por el pasador en tanto    que él sería  «la placa  sensible» del 
dispositivo  del  pase.  Imprimirlos  quiere  decir  escucharlos  para  poder  extraerlos  y  luego  transmitírselos  al 
Cartel del pase. 
En  esta  experiencia  compleja,  examinemos  en  primer  lugar  lo  probado.  La  prueba,  en  tanto  que 
probada,  es  en  primer  lugar  una  sorpresa,  aquella  que  surge  en  el  momento  en  que  usted  sabe 
telefónicamente por el pasante, que usted va a ser su pasador ya que él acaba de escogerle a la suerte. Es una 
sorpresa en tanto que ustedes no habian previsto absolutamente esta posibilidad. 
El  efecto  de  real  reencontrado  podría  dar  lugar  a  un  momento  de  extravío  si  no  apareciera  muy 
rápidamente  la  idea  que  lo  que  les  llega  no  se  rechaza,  porque  en  el  fondo  usted  lo  quiso,  incluso 
precisamente lo buscó, al haber persistido en la vía analizante hasta el punto allí donde usted está; puesto que 
el el punto donde usted está, eso no puede llegar mejor, usted va a ser activado en su propio pase/paso, por 
lo que usted querría hacer algo en la comunidad analítica. 
Querer  lo  que  se  desea,  he  aquí  la  primera  confrontación  por  donde  se  resuelve  para  el  pasador  su 
toma de posición en el pase. 
Por  haber  sido  sorteado,  he  aquí  lo  que  lo  hace  a  usted  súbitamente,  en  tanto  que  pasador,  un 
elemento contingente en el dispositivo. 
No se les escapa a ustedes tampoco que la contingencia que les afecta va a repercutir en el encuentro 
con el pasante, para quien usted es también un desconocido. 
Luego viene para asociarse, con esta dimensión de la contingencia, una constatación también viva: no 
hay ninguna identificación posible que les guíe en esta función. Por otra parte, cómo podría haber allí una, ya 
que eso con lo cual usted hizo la experiencia en su análisis va contra esa posibilidad. Así como tampoco hay 
identificación  al  analista,  no  puede  haber  allí  identificación  al  pasador.  Entonces  no  hay  en  el  momento  de 
reencontrarse allí en esta función sino la cuestión del deseo y del acto. 
El  encuentro  con  el  pasante  (a  menudo  diré  "la  pasante"  porque  me  apoyaré  en  el  pase  de  una 

 
pasante), este encuentro entonces está marcado en primer lugar por un sobrecogimiento; el cual está ligado al 
encuentro de una radicalidad en acto, aquella del pasante quién les entrega sin restricción lo más íntimo de su 
experiencia de analizante. Y resulta que eso se produce de una manera diferente de la que se efectua en la 
cura ya que va, de un momento inédito cuando esta intimidad les es entregada fuera del marco transferencial 
y confidencial de la cura, a una operación de reducción de un largo recorrido. El pasador asume aquí un cierto 
franqueamiento  del  pudor,  no  para  desbordarse,  sino  porque  lo  impúdico  está  allí  al  servicio  de  una  ética, 
para  lograr  bien‐decir  a  propósito  de  algo  difícil  que  concierne  a  la  confrontación  con  el  agujero  de  la 
castración. 
Es la novedad de ese modo de dirigirse, en la qué usted no es sino el testigo, lo que destaca la posición 
asumida por el pasante. No es evidentemente más la transferencia sobre el sujeto supuesto saber, el cual se 
deshizo en el pase. Lo que queda y que hace su fuerza soporta una transferencia sobre la que sería demasiado 
vago decir que es una transferencia al psicoanálisis, incluso si fuere el caso. 
Me parece que puedo avanzar que, en este modo de dirección al otro, hay allí instantáneamente una 
emergencia de un lazo social sorprendente, con novedad para el pasador. Su novedad es que se regla no sobre 
el  amor  de  transferencia  sino  sobre  un  punto  que  hace  subversión.  Me  parece  a  mí  que  este  punto  de 
subversión venía de la relación del pasante a un punto de real no taponable en su testimonio. La consecuencia 
de eso es que el Otro cambio de estatuto, el pasante no podría esperar ya más ni seguridad ni garantía. De ahí 
lógicamente que el pasador puede estar sólo en posición de testigo. 
En él après‐coup, comprobé el alcance de lo que nos dice Lacan en su texto sobre la experiencia del 
pase:  «  los  que  se  vieron  ocupar  la  posición  del  pasador  se  plantearon  en  ciertos  casos  en  posición  de 
analistas. No es absolutamente eso lo que esperamos de ellos. Lo que esperamos de ellos es un testimonio, la 
transmisión de una experiencia 1. » 
Esta experiencia les invita a ustedes a dejarse guiar muy rápidamente como pasador, a dejarse hacer 
por  este  inconsciente,  del  cual  ciertos  enunciados  los  impactan.  Al  mismo  tiempo,  esta  manera  de  ustedes 
dejarse hacer no les impide intervenir, muy al contrario, es incluso lo que constituye otra forma de la actividad 
del  pasador.  Así,  usted  interroga  los  enunciados  enigmáticos,  usted  vuelve  sobre  dichos  que  permanecen 
oscuros, a veces usted interroga enunciados que tienen un carácter de certeza antes de confirmarlos. 
La  fuerza  del  testimonio  hace  del  pasante  aquel  que  desprende  la  estructura  de  su  análisis  para 
entregársela al pasador. La tarea del pasador se aplica entonces para que el testimonio sea lo más posible del 
lado de la demostración. 
Pero hay otra dimensión en la experiencia del pasador y se tradujo por mi parte, en momentos de viva 

 
interpelación,  como  efectos  del  testimonio  del  pasante.  Estos  efectos  son  unos  efectos  de  verdad  para  el 
pasador. Es de estos de los que voy a tratar de dar cuenta porque son ellos quienes produjeron cambios para 
él en su relación a la experiencia analítica. 
Voy  a  ser  llevada  a  hacer  referencia  a  ciertos  puntos  de  elaboración  del  pasante,  sin  entregar  sin 
embargo el contenido del pase. Se trata de desprender lo más agudo del testimonio. 
En la densidad del testimonio se extraían con fuerza dos momentos de discontinuidad en el análisis de 
la pasante. 
El primero es un momento de vacilación subjetiva mayor que tiene por efecto develarle a la pasante el 
objeto que hacía funcionar su fantasma. Entonces el montaje de este último pudo aparecerle. 
Es  el  primer  momento  de  pase  que  viene  para  poner  en  movimiento  la  seguridad  que  le  daba  este 
fantasma. 
El  segundo  punto  concierne  a  la  modalidad  por  la  cual  accede  a  la  última  separación  con  el  objeto 
permitiendole  la  separación  de  su  analista  que  hacía  las  veces  de  eso.  Allí  se  sitúa  el  pase  como  siendo  el 
momento cuando se resuelve el punto crucial de su análisis, lo que le permite entrever en ello el fin y le hace 
demandar el pase. 
Entre  estos  dos  momentos‐claves  hay  un  despliegue  de  una  experiencia  comportando  momentos 
cruciales. 
En  tanto  que  pasador,  usted  es  sensible  a  ese  primer  viraje  importante  de  la  cura  donde  la  pasante 
reparó que ella sostenía su ser por una fijación, ocupando un lugar para el Otro. 
Este trozo de saber que se transmite no es sin retornar al pasador a su experiencia cuando él estuvo 
confrontado en su análisis con tal estremecimiento subjetivo, en el corazón del cual la aparición de la angustia, 
en tanto que signo de lo real, venía para desalojar al sujeto del lugar que ocupaba en su fantasma y que regía 
su relación al Otro. Este Otro, en tanto que él no responde, se había encontrado allí activado, reenviando al 
analizante  a  la  obligación  de  consentir  finalmente  a  ese  real.  De  su  primer  momento  de  pérdida  de  la 
seguridad  del  fantasma,  la  pasante  enuncia:  «  sabía  que  más  allá  del  dolor,  era  una  operación  subjetiva 
necesaria. » 
El  pasador  reconoce,  en  esta  manera  de  decir,  cuánto  lo  probado  de  esta  rasgadura  constituía  un 
franqueamiento  en  el  análisis.  Lacan  nos  da  una  indicación  concerniente  a  estos  momentos  de 
franqueamiento: « hay una emergencia del discurso analítico en cada franqueamiento de un discurso a otro »2 
Necesarios pero no suficientes, estos momentos de paso/pase actúan abriendo una puerta al pasante 
que  continúa  su  trabajo    analizante,  hasta  una  pérdida  decisiva  que  permite  el  desenlace  de  la  cura  y  de 

 
golpe su legibilidad. Usted aprende del pasante cómo la angustia y el desamparo encontrados participaron en 
esta mutación de su deseo cuando él se confrontó con el horror de saber. 
El pasador es reenviado de nuevo a su experiencia singular que puede formularse así: confrontarse con 
el horror de saber, es afrontar esta verdad de reconocer por cuál goce se encontraba rellenado el agujero de 
la castración y esto para no saber nada de ello. 
Otro enunciado de la pasante señala cuánto su lugar y el deseo del analista que le sobrevino hoy son 
cuadriculados por el desvelamiento de un punto de horror con respecto al cual se había mantenido durante 
todo un tiempo en una ignorancia suprema. De golpe, lo que había sido terrible en esta prueba se transformó 
en un punto, permitiéndole no recubrir más la castración, la suya y aquella del otro. Lo que se transmite aquí, 
es que el pasar del horror de saber a asumir ese saber de la castración produce una posición deseante nueva 
con respecto a ese saber que la humanidad no desea saber. El pasador verifica aquí que, en el progreso lógico 
de la cura, momentos cruciales pueden conducir súbitamente a momentos de pase que no son, no obstante, 
el equivalente del pase/paso final. 
Así es como la pasante transmite que, en el momento en el que descubría el montaje de su fantasma, 
ella estaba aún lejos del final del análisis, aunque era un descubrimiento importante. Descubrimiento que le 
permitía tomar la medida de la manera en la que ella se hacía objeto agalmatico para el otro. 
Pero no es en este hallazgo que ella puede terminar su análisis. Le fue necesario en un tiempo segundo 
reencontrar una dimensión de imposible haciendo irrupción en el lazo transferencial al analista para que fuese 
promovido el vacío del objeto. Es por otra parte un hecho contingente, tocando el marco de la cura, el que va 
a permitirle caer de ese fantasma y separarse del resto de goce que se alojaba allí. 
La dimensión imposible surgió en una formulación contradictoria que le sobrevino y que concernía a su 
lazo al analista. La extracción de esta contradicción va a reenviarla al objeto que era ella para el analista en su 
fantasma. La relación del analizante a la verdad es radicalmente cambiada con ello. Un cambio de este orden 
vivamente interpela al pasador porque alcanza irremediablemente el engaño de la transferencia, y de manera 
concomitante báscula el estatuto de la verdad por el cual se abre, dice la pasante, « un lugar vacío ». Un lugar 
vacío para la verdad, vaciado de las últimas fijaciones de goce que continuaban alimentándole la transferencia 
al psicoanalista que permanecía aún causa del deseo del analizante. 
Este  cambio  de  estatuto  de  la  verdad  provoca  la  demanda  de  pase,  y  esto  porque  el  saber  probado 
como  nuevo  se  desprende.  Es  nuevo  en  tanto  el  tiene  en  cuenta  lo  real  como  lo  imposible  de  saber.  «  No 
habré sido aquella que lo salvó », dice la pasante. Este enunciado es el efecto de un saber en lo real donde se 
verifica que no hay Otro del Otro, ninguna verdad sobre la verdad.   

 
Hay este agujero en el saber que permanecerá intaponable pero de donde puede activarse el S de A 
tachado. 
Para el pasador se esclarece este enunciado de Lacan: « la verdad sirve sólo para hacer el lugar donde 
se revela este saber. » Este saber en juego, nos dice Lacan, « es que no hay relación sexual, entiendo, que se 
pudiese poner en escritura ». 
Este  reencuentro  con  un  real  como  imposible,  el  pasador  lo  anuda  con  la  cuestión  del  deseo  del 
analista. En cuanto a la cuestión « ¿hay analista? », me sobrevenía esta observación: no es sin duda posible 
responder a esta cuestión desde el lugar del análisis cuando éste llega al final. 
El dispositivo del pase es ese otro lugar para intentar responder a eso. Lacan nos dice en su texto sobre 
la experiencia del pase: « es una experiencia radicalmente nueva que hemos implementado, el pase no tiene 
nada que ver con el análisis»3. Esta formulación es sorprendente, pero ella puede esclarecerse si se plantea 
que el analizante hace el paso porque, a partir de un punto de certeza que lo separa de su fantasma y que 
hace el deser del analista, le parece indispensable esclarecerlo, en un dispositivo que hace la oferta. Esclarecer 
es, me parece, pasar de ese trozo de saber de la cura al saber que hace transmisión a otros. 
El pasante transmite lo que hace la verdad debidamente probada y reúne así el decir de Lacan: « La 
verdad, no podemos decirla toda, es imposible y es incluso por este imposible que ella sostiene a lo real »4. 
Para  el  pasador,  hay  un  encuentro  del  punto  de  límite  al  saber  directamente  transmitido  por  el 
pasante. Es un punto de imposible, un punto de real que resiste al saber, que va a contar para él como resto. 
Es  asumir  en  lo  sucesivo  la  existencia  de  ese  resto  que  hace  del  pasante  un  sujeto  que  finalmente  puede 
sostener su división y lo que lo causa, más bien que de obturarla con todos los objetos que se presentan en la 
realidad. Esto implica un duelo particular, aquel sobre el que Lacan nos dice que « es el duelo alrededor del 
cual está centrado el deseo del analista » y que hace que « no hay objeto que tenga más precio que otro »5. 
Lo que enuncio se produjo en él après‐coup de la experiencia del pase que incluye el encuentro con el 
Cartel del pase. Cuando he estado confrontada con la transmisión al Cartel, no me formulaba las cosas así. 
Hablaré de la preocupación del pasador que quiere hacer pasar el testimonio sin truncarlo. Tenía en 
efecto la preocupación de olvidar algo, tal elemento que podría ser importante para el Cartel. Haciendo esto, 
había  cargado  la  transmisión  de  un  demasiado,  de  un  demasiados  detalles,  biográficos  particularmente, 
mientras que precisamente, no siéndome privada de interrogar a la pasante, había sido conducida a captar las 
grandes trazas del fin de la cura. Pues bien, a  pesar de eso, este  exceso  que intentaba yugular el  miedo  de 
olvidar era de hecho como un resto de posición sintomática que me concernía a mí, con relación a lo que se 
había abierto como agujero en el saber y    que como tal actuaba. 

 
Esto  no  es  sin  reenviar  a  la  cuestión  del  no‐todo  en  el  pase.  En  la  invención  por  Lacan  de  este 
dispositivo,  esta  dimensión  del  no‐todo  es  central.  No‐toda  la  presencia  del  pasante  que  no  encuentra  el 
Cartel. No‐toda la presencia del Cartel, que está ausente del encuentro pasante‐pasador. No‐toda la presencia 
del pasador, de una parte ya que hay dos, lo que atenta contra uno que sería todo el testimonio, y por otra 
parte  porque  el  pasador  está  ausente  del  debate  del  Cartel  que  resuelve  sobre  el  nombramiento.  Pero  el 
no‐todo,  es  sobre  todo  la  presencia  no‐toda  de  cada  uno  de  los  que  participan  en  eso.  Esto  implica  para  el 
pasador    no ser demasiado en tanto que sujeto. 
Esta pasante me decía en su testimonio que, después de haber escrito su carta de demanda de pase, 
realizaba la dimensión de no estar allí. No estar allí en la transmisión al cartel, no ser allí ni con la mirada, ni 
con la voz. Concluye que aceptar este modo de transmisión, era consentir al no‐todo. 
De ahí me vino la idea que la confianza para aquel que se ofrece al pase era poder confiar a otro el 
testimonio  del  cual  él  no  tendría  más  ningún  dominio.  Aceptar  el  abandono  de  este  dominio  tiene  una 
afinidad con el hecho de asumir el sin seguridad, el sin garantía, incluso el muy poca de retorno. 
El  pasador  también  está  confrontado  con  esta  ausencia  de  garantía  en  su  transmisión  al  cartel.  Sin 
embargo  él  se  compromete,  entusiasmado  por  el  coraje  de  aquel  que  aceptó  soltar  su  testimonio,  dejarlo 
trabajar por y para los otros, sin ser allí, mientras que se trata de la prueba que transformó su vida. 
Para  el  pasador,  el  encuentro  con  el  pasante  permanece  inolvidable.  Y  el  encuentro  con  el  Cartel 
permanecerá  como  algo  muy  notable.  Retengo  la  actitud  de  cada  uno  como  siendo  de  una  extremada 
atención al testimonio. Me dieron el tiempo necesario  para llegar  hasta  el fin de lo que  tenía para  decir  en 
este encuentro. Pero sobre todo lo que más me impactó, es que el Cartel también me pareció estar en una 
prueba. 
¿Aquella  de  probar  las  pruebas?  Lo  que  me  tocó,  más  allá  de  las  personas,  es  cómo  este  pequeño 
grupo  de  trabajo  estaba  animado  por  la  preocupación  de  resaltar  lo  que  podía  autentificar  el  pase,  con 
cuestiones  que  me  hacían  volver  a  puntos  del  testimonio  donde  era  más  bien  lo  que  escapa,  lo  que  hace 
agujero, lo que es interrogado y por este hecho se vuelve central. 
De lo que puede autentificar el pase, Lacan nos da alguna indicación: « un deseo inédito, cuya marca el 
analista debe portar. A sus congéneres el saber encontrarla. » Me parece que con esta cuestión de la marca 
que porta el analista, marca    a encontrar por los congéneres,    comenzando entonces con los congéneres del 
dispositivo  del  pase,  comenzando  por  poder  reconocer  en  ello  ese  deser  en  tanto  que,    impactando  al 
analista, alcanza con su marca al pasante destituido como sujeto, resuelto desde entonces a hacer el desecho 
del saber que él se sabe ser. Allí adviene el analista en tanto que el puede inventar con este saber atravesado 

 
y no aprendido ni sugerido por el otro. 
Para el pasador, reencontrar el pase de otro produce efectos sobre su fin de cura. Lo inesperado de la 
salida  del  análisis  que  permite  al  pasante  cortar,  hacer  dar  cuenta  al  pasador  hasta  dónde  van  las 
consecuencias de la destitución subjectiva que su cura le hizo encontrar. 
En  este  final  de  cura  donde  el  pasador  se  encuentra,  se  trata  de  apresurarse  a  partir  de  lo  que  el 
inconsciente impone como siendo el corte. En su proposición sobre el psicoanalista de la Escuela, Lacan nos 
dice a propósito del pasador: « otro que como él, está aun en este pase, es decir en quién está presente en 
ese momento el deser donde su psicoanalista guarda la esencia de lo que le paso como un duelo 6. » 
Si  en  tanto  que  pasador  él  está  aun  en  el  pase,  le  queda  franquear  a  su  vez  este  pase/paso.  La 
transmisión del saber salido del pase/paso de un otro es tan vivificante en la fuerza de ese deseo que lo anima 
que  se  vuelve  para  el  pasador  que  lo  recibe  una  experiencia  muy  estimulante  en  ese  trabajo  de 
franqueamiento. 
 
NOTAS: 
 
1.J. Lacan, « A propósito de la experiencia del pase y de su transmisión », Ornicar? N ° 12‐13, p. 123. 
2.J. Lacan, El Seminario, Livre XX, Aun, París, Seuil, 1975, p. 21.   
3.J. Lacan, « A propósito de la experiencia del pase y de su transmisión », art. Cit ., nota 1, p. 120. 
4.J. Lacan, Televisión, París, Seuil, 1974, p. 9. 
5.J. Lacan, El Seminario, Livre VII, La Transferencia, París, Seuil, 1991, p. 460. 
6.J.  Lacan,  «  Proposición  del  9  de  octubre  de  1967  sobre  el  psicoanalista  de  la  Escuela  »,  en  Otros  escritos, 
París, Seuil, 2001, p. 255.