Está en la página 1de 3

Carta del Centenario de la República de Panamá.

Las Muy Respetables Grandes Logias asistentes al Congreso Masónico del


Centenario, organizado por la Muy Respetable Gran Logia de Panamá en
conmemoración de la proclamación, el 3 de noviembre de 1903, al derecho de
autodeterminación constitucional para erigirse en República, felicitan al pueblo del
Istmo de Panamá y a sus autoridades por tan magno acontecimiento y declaran:

1.- El mundo actual se caracteriza por adelantos tecnológicos y científicos que, de


ser acompañados con niveles de ética y solidaridad como una aspiración
colectiva, podrían generar un nivel digno de calidad de vida para nuestros pueblos.

En su lugar, lamentablemente; han contribuido a incrementar las diferencias entre


sectores ricos y pobres.

2.- Reconocemos que la confusión Socio - Política - Económica y Cultural en que


están sumergidas las comunidades Latinoamericanas son resultado de la
combinación de factores externos e internos. Además, la dificultad de adaptarse a
la realidad cambiante de los albores del siglo XXI, provoca pobreza, corrupción,
violencia terrorismo, dependencia y marginación.

3. - Los próceres Latinoamericanos, Masones en su gran mayoría, nuestros


antecesores en la cadena temporal, cumplieron con su deber patriótico.

Nos legaron un pasado glorioso del que somos herederos, con principios y valores
universales.

Nos corresponde en los albores del presente siglo ser responsables del futuro y
seguir liderando los cambios en todas las áreas de la actividad humana, que
permitan la consecución de mejores y mayores niveles de bienestar a todas
nuestras comunidades, establecer los lineamientos ideológicos asumiendo nuestro
compromiso histórico, como generación actual de la masonería, en la búsqueda
del humanismo.

4. - No pretendemos que la sociedad se adapte a las actuales circunstancias, si


nosotros como Masones formados por nuestros principios, no lo hacemos por ello
debemos:

Ser los mejores, en cada sociedad.

La selección adecuada de los profanos le dará a la Orden capacidad para cumplir


sus fines de superación de sus miembros para de esa forma contribuir a la mejora
de la humanidad.

Ser los mejores instruidos.

Como escuela de formación del ser humano, la masonería debe darle los
elementos doctrinarios que le lleven a asumir como propios los principios de la
Orden, que serán practicados en todas las actividades, masónicas y profanas y
proyectadas a la sociedad en su conjunto.

Poseer una sólida ética.

Haber demostrado antes de ingresar a la Masonería ser Hombres íntegros, libres y


de buenas costumbres.

Reflejar y volcar las cualidades mencionadas, como ciudadanos, con una


participación activa dentro de la sociedad a través de la acción del saber
Masónico, basada en cuatro pilares que son: La libertad, La Fraternidad, la
tolerancia y la trascendencia.

Compromiso hermanos y más compromiso!


No encerrarse en los templos y caer en la autocomplacencia, sino trascender en el
mundo profano cada uno de acuerdo a sus posibilidades individual y
colectivamente.

Conclusión:

Con Fe, Esperanza y Amor fraternal, ayudemos a construir el futuro de las


naciones Latinoamericanas, un futuro mas libre en los campos político,
económico, social y cultural; un futuro más igualitario donde una calidad de vida
digna sea alcanzada por toda la sociedad; para ello construyamos un futuro
solidario.

Finalmente, parafraseando a nuestro Querido Hermano Monadas (Mahatma) k.


Gandhi:

" Mas que la conducta de los malos, me preocupa la indeferencia de los Buenos".

Oriente de Panamá, Septiembre 13 de 2003 E.·. V.·."

V.·. H.·. Carlos A. Bolaña,


M:. Resp.·. Gr.·. M.·. de la M:. R.·.Gr.·. Log.·. de Uruguay
Presidente de la Confederación Masónica Interamericana "C. M. I.".