Está en la página 1de 3

EXPLICACIONES GRAMATICALES DEL GRIEGO DEL NUEVO

TESTAMENTO.1

En el idioma griego los verbos tienen:


a) Tres voces: voz activa, voz media y voz pasiva.
b) Seis tiempos: presente, imperfecto, futuro, aoristo, perfecto y pluscuamperfecto.
c) Cuatro modos: indicativo (realidad), subjuntivo (posibilidad), optativo (deseo) e
imperativo (orden).
d) Tres formas verbales (indefinidas): infinitivo (forma impersonal), participio y
adjetivo verbal.

EL SIGNIFICADO DE LAS TRES VOCES.


Voz Activa: expresa que el sujeto realiza una acción. P.e.: Yo llevo (o traigo): ayw
Voz Pasiva: expresa que el sujeto recibe o sufre la acción de un agente. P.e.: Yo soy llevado:
agomai
Voz Media: expresa que el sujeto realiza una acción:
1.- en o sobre su propia persona
2.- para sí
3.- por sí mismo, por sus propios medios o por su voluntad.
Hay pues una voz media de tipo acusativo (yo me lavo); de tipo dativo (yo me elijo,=para
mi); y de tipo dinámico (yo concedo, yo prometo = por mis medios).

SENTIDO Y SIGNIFICADO DE LOS TIEMPOS


I.-El presente del idioma griego expresa una acción continua realizada precisamente en el
momento presente. P.e.: “Dios es el que continuamente y también en este momento obra o
produce en ustedes el querer y el obrar, como bien le parece” (Filipenses 2:13).
De vez en cuando el presente sirve también para expresar una acción repetida: “Pidan
siempre de nuevo, y se les dará. Busquen sin cansarse, y hallaran; llamen una y otra vez, y se
les abrirá. Por que el que pide con constancia, recibirá también siempre de nuevo; y el que
busca sin cansarse, hará un descubrimiento tras otro; y al que siempre llama, se le abrirá”
(todo en presente) (mateo 7:7-8).
A veces el presente también es usado para expresar una acción que el sujeto quiere o
quisiera hacer: “Todas estas cosas las quiere hacer (u obrar) un mismo y único Espíritu,
distribuyéndolas a cada uno según su voluntad” (1 Corintios 12:11).
De cuando en cuando el presente es usado para designar una acción, aun futura, pero
absolutamente segura con respecto a su realización. Pues para Dios aun el futuro más lejano
es tan cierto como si ya fuera presente, realizado: “Vendré (presente, en griego.) Con toda
seguridad, aunque pueda tardar mucho, no importa; y los tomaré conmigo”. (Juan 14:3).

II. El aoristo es un tiempo que no existe en el español: Tiene un significado muy especial y
propio, y ello precisamente en el Nuevo testamento. Expresa una acción completa o
acabada, un a acción única o algo acontecido de repente. Es algo asi como un “punto”
(pasado) en la línea del tiempo. “En u determinado momento me fue dado (aoristo) un
aguijón en mi carne, un mensajero de Satanás, para que constantemente me abofetee
(presente); y el Señor me dijo: ‘Mi gracia te basta en todo momento’” (I2 Corintios 12:7-8).

1
Material tomado del libro: Clave Lingüística del Nuevo Testamento Griego - ISEDET, Pág. 13-14.

121
III. El perfecto del idioma griego une en si el presente y el aoristo. Indica que una acción
determinada, con un inicio definido y su conclusión en el pasado, aun perdura en el presente
con plena validez.

El tercer capitulo del Evangelio de Juan habla del nuevo nacimiento, y en especial de su
origen, por eso encontramos allí el aoristo. “¿Como puede uno nacer nuevamente siendo ya
viejo? Jesús respondió: ‘En verdad, en verdad te digo, que el que no haya pasado en u
determinado momento por un nacimiento de agua y de Espíritu (no “nazca”, “naciere”; =
aoristo), no puede entrar en el Reino de Dios’” (Juan 3:4-5). El momento de entrada al
Reino de Dios corresponde al momento del nuevo nacimiento. Esto es un hecho consumado,
una acción “cumplida”, realizada y concluida.
Muy interesante s el versículo 6 del mismo capitulo. De repente aparece el perfecto: “lo que
ha nacido (perfecto) de la carne, siendo por consiguiente fruto de la carne, es y seguirá
siendo carne; y lo que ha nacido (o es nacido; perfecto) del Espíritu, siendo pues fruto del
Espíritu, también seguirá siendo Espíritu. La carne nunca produce Espíritu; y el Espíritu
jamás realiza obras de la carne”. El nuevo nacimiento (regeneración, en algunas versiones)
no es pues un crecimiento paulatino, algo que se va formando poco a poco. Es un comienzo,
algo nuevo con un inicio real y efectivo. La posición de esta nueva vida, empero, es algo
permanente, “continuamente”; algo que tiene que ser practicado, vivido y experimentado
constantemente y siempre de nuevo.
Estas aclaraciones preliminares nos llevan a algunos descubrimientos importantes, que se
nos ofrecen al analizar, a la luz de la gramática, la teología de Nuevo Testamento y su
enseñanza con respecto a la salvación en Jesús.

Todas las exhortaciones e invitaciones a la oración y a la resistencia contra la tentación


suelen estar en presente, pues este tiempo incluye la dimensión de la constancia.
Santiago 1:5 “Si alguno de ustedes tiene falta de sabiduría, que la pida con constancia y
perseverancia (presente), y Dios le dará, según el caso (futuro)”.
El presente no solo se emplea con relación a la salvación presente, sino también con
respecto a la meta de la salvación.
Las condiciones de nuestra salvación final no se cumplen de una vez para siempre; se
extienden por todo el tiempo de prueba de nuestra vida. Un solo hecho de fe, que
“liquidara” toda la cuestión en un momento, no llevara a ala vida eterna. ; mediante el nuevo
nacimiento el creyente entra a la vida de fe, donde le toca seguir paso a paso en la fe y por la
fe. Juan 1:12: “A los que le recibieron (decidiéndose a ello en un determinado momento;
aoristo), les dio (en se mismo momento – aoristo- ; acción única) poder llegar a ser en el
acto hijos de Dios (aoristo); a aquellos pues que luego creen continuamente en el
(presente)”.
Juan 3:16: “Por que tanto amó (aoristo) Dios al mundo, que dio (aoristo) a su Hijo único,
para que todo el que crea firmemente (presente) en él, no se pierda (el aoristo expresa aquí
lo que acontecerá ‘de golpe’), sino que siempre tenga (presente) vida eterna”.
Juan 6:35,54: “Jesús les dijo: ‘Yo soy el pan de la vida; el que se acostumbra a venir a mi
con constancia, nunca mas tendrá hambre (el aoristo indica aquí que se produce una
determinada situación); y el que sigue creyendo en mí, nunca mas tendrá sed. El que se
alimenta constantemente de mi carne y bebe siempre de nuevo de mi sangre, tiene vida
eterna para siempre’” (todo en presente).

122
Por supuesto que estos ejemplos no prenden introducir una nueva traducción. Ni siquiera
quieren ser una traducción en el pleno sentido de la palabra. Simplemente se trata de
aclaraciones, explicaciones y paráfrasis relacionadas con los respectivos tiempos de los
verbos.

_______________________________

123