44 LA VANGUARDIA

T E N D E N C I A S

DOMINGO, 13 NOVIEMBRE 2011

Jaime Serra

Son tantas las verdades
a

b

Un operario coloca el depósito de combustible Auto Gas/GLP en un taller que transforma los vehículos en Castellar

GEMMA MIRALDA

La opción del gas licuado emerge en la etapa de transición hacia ciudades más limpias

Coches a todo gas
nación por NOx y partículas se ha convertido en el gran problema actual de la polución de las grandes ciudades españolas. Con él, las emisiones de dióxido de carbono (principal gas de efecto invernadero) bajan un 15%. La transformación del vehículo no requiere un cambio de motor, sino que lo que se hace es disponer de un vehículo bifuel, en el que se instala un nuevo depósito de gas (que se añade al existente)

c

ANTONIO CERRILLO Barcelona

a carrera de los fabricantes para anticipar el vehículo limpio del futuro ha puesto en la pista, sobre todo, a los coches eléctricos y los híbridos. Sin embargo, una tercera opción ha entrado también en liza, aunque con la vocación de servir de transición hacia el coche definitivamente ecológico. Es el vehículo que funciona con gas licuado de petróleo (Auto Gas/GLP) que, aunque se abastece de un combustible fósil, emite un 95% menos de óxidos de nitrógeno y partículas que uno tradicional. El recién aprobado Plan Nacional de Mejora de Calidad del Aire propone que en las zonas urbanas más contaminadas los ayuntamientos faciliten los accesos a los vehículos con gas y puedan aparcar gratis en zonas azules o verdes. “El coche con gas es sin duda más recomendable que el de gasóleo o gasolina”, sentencia Josep Puig, profesor de energía de la UAB. Unos 6.000 vehículos funcionan en

L

Mejora del aire
AUTOBUSES EN ESPAÑA

3.000

El coche tradicional puede transformarse en vehículo bifuel con GLP, que reduce la polución urbana un 90%
España con gas licuado de petróleo (GLP), un combustible procedente de pozos de gas natural y de la destilación del petróleo que “lleva años en Europa, aunque prácticamente es desconocido en nuestro país”, dice Josep Puig. Algunos fabricantes han apostado por esta opción. Pero, además, los automovilistas disponen también de la posibilidad de transformar el vehículo tradicional en uno renovado que se mueve con gas licuado. La opción permite reducir el coste del carburante un 50% (sale a 0,68 euros el litro, casi la mitad que la gasolina), además de la reducciones de contaminantes citadas. El vehículo con gas es una alternativa a los coches de diésel, cuya alta contami-

Unos 3.000 vehículos utilizan en España gas natural, fundamentalmente vehículos pesados, como camiones de recogida de basura o autobuses. En este caso, además de las ventajas en cuanto a polución y reducción de emisiones de CO2 (similares a los del GLP), los autobuses con gas natural bajan la contaminación acústica a la mitad. Un total de 26 localidades disponen de estaciones de suministro, entre ellas Madrid o Barcelona.

LA FLOTA BARCELONESA

35%

El 35% de la flota de autobuses de Barcelona funcionará este año con gas natural. La renovación de la flota afecta este año a 80 vehículos, y se retirarán 80 autobuses diésel de 14 años de antigüedad, con lo que se va a conseguir una reducción de emisiones de 346 toneladas de NO2 anuales. La empresa Gas Natural Fenosa y Transports Metropolitans de Barcelona prevén ampliar la flota de gas añadiendo 204 unidades para el 2015, con lo que habrá 500 autobuses con gas, la mitad del total (que es de 1.080).

y se colocan algunos complementos para usar el gas. De esta manera, el automovilista puede disponer indistintamente uno u otro carburante, aunque lo lógico, naturalmente, es que use el de gas por el ahorro señalado. “Un vehículo bifuel arranca en gasolina y por sí solo cambia a inyección de gas”, dice Jordi Fité fuertes, administrador de Gas Point Center, que impulsa esta nueva tecnología desde su sede en Castellar del Vallès. La transformación puede costar unos 2.000 euros, y la inversión puede amortizarse con un uso de entre 20.000 y 25.000 kilómetros (depende del consumo que hagan los vehículos en cuestión), aunque puede obtenerse a los 18.000 km si se trata de un coche gran cilindrada y consumo. Esta fórmula favorece a los vehículos que hacen muchos kilómetros (ambulancias, empresas de mensajería, paquetería y transporte, comerciales o taxistas...). La expansión del coche GLP ha tenido un desarrollo limitado debido a la escasez de puntos de suministro en las gasolineras, aunque este asunto está ahora siendo corregido. Repsol ha previsto instalar 100 nuevos puntos de repostaje anuales en los próximos tres años para llegar a la cifra de 400 puntos de suministro en 2014. En paralelo, los fabricantes han puesto el ojo en esta modalidad. Seat mantiene una línea de producción para el Altea y el Ibiza, mientras que Opel, Renault... también venden de origen. El coche con gas se ve favorecido por el hecho de que el coche eléctrico aún carece de puntos de suministro y su autonomía es limitada. “Si te quedas sin batería en mitad de la carretera, te tiene que recoger la grúa. En cambio, con un coche con gas, siempre están garantizado el carburante, porque, en el peor de los casos usará la gasolina”, añade Carlos Canalís, de Gas Point Center. En España hay cuatro empresas que suministran la tecnología para hacer la adaptación del coche a gas, mientras que la red de talleres en donde venden y transforman sus equipos se ha ido extendiendo por diversas zonas del país. También hay la opción de usar gas natural; o el biogás (metano) de los vertederos, recuerda Puig.c

d

e

a

c

d

b

e

@ja_serra

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful