AGRESIÓN PSICOLÓGICA

“La extorsión, el insulto, la amenaza, el coscorrón, la bofetada, la paliza, el azote, el cuarto oscuro, la ducha helada, el ayuno obligatorio, la prohibición de salir, la prohibición de decir lo que se piensa, la prohibición de hacer lo que se siente y la humillación pública, son algunos de los métodos de penitencia y tortura tradicionales en la vida de la familia. Para castigo de la desobediencia y escarmiento de la libertad, la tradición familiar perpetúa una cultura del terror que humilla a la mujer, enseña a los hijos a mentir y contagia la peste del miedo. Los derechos humanos tendrían que empezar por casa...” Eduardo Galeano, Uruguay, 1989.

Delitos calificados por el vínculo.- Delitos cometidos entre parientes. Dentro de estos delitos, las victimas principales resultan ser los niños y las mujeres, de todas las clases sociales, sin distinción de raza, nivel económico o cultura. (Actualmente, se está comenzando a contemplar la violencia simbólica, que afecta también al hombre. O ¿Qué?, ¿Acaso la presión social y cultural del hombre fuerte que no llora, no externa emociones, no dice lo que siente, aguanta todo...no es un tipo de violencia que arrebata el derecho del varón de ser, sentir y disfrutar...?). Enfoquémonos en el tipo de violencia psicológica, sin olvidar que la violencia física, especialmente cuando es frecuente, conlleva consigo violencia psicológica, ya que produce en quien la padece problemas psicosomáticos, disminución del rendimiento académico y laboral y fija en la persona un modelo de relación agresiva que influye en todo su desarrollo posterior y que pueden llevar a la persona al suicidio. La seriedad de las consecuencias no se detiene aquí; un alto porcentaje de menores y jóvenes con conductas delictivas y antisociales provendrán también de la crianza de hogares violentos, por ello se fugarán a edades tempranas de su casa, caerán en el alcoholismo, la drogodependencia, la precocidad sexual y la promiscuidad, con los consiguientes embarazos y abortos, que se producen cada vez más en los primeros años de la adolescencia. La violencia familiar se ubica en un punto crucial como usina generadora de variados y graves problemas que afectan a una sociedad y que hasta ahora han sido encarados de manera aislada. No obstante, la violencia familiar se perfila como denominador común de una serie de dificultades sociales y culturales que se han abordado fragmentariamente. Aún existe resistencia para admitir que es la familia en donde, de generación en generación, se cultivan las semillas de la violencia que se implantan en los niños bajo la forma de maltrato generalizado, la ignorancia de sus necesidades como personas y la represión de sus sentimientos. Muchos padres, encadenados en su propio pasado de hijos frustrados y humillados, no hacen más que reproducir y vengar las afrentas sufridas sobre sus descendientes, con lo cual, perpetúan la seguidilla de víctimas. ¿Por qué miles de seres son torturados y asesinados física y espiritualmente ante la apatía y la indiferencia de una comunidad? ¿Qué están defendiendo con tal actitud? El mandato de honrar a padre y madre ha silenciado

existe una aprobación tácita y una tolerancia de la violencia.. Emilio Viano (1987) escribió: “. prejuicios. la ideología machista. la publicidad y los programas ideológicos de los medios de difusión. pues el bienestar financiero no es la panacea para la violencia familiar. que implantan en la mente de las personas la discriminación de la mujer. o ningún derecho. . de prédica.es considerada una posesión. Una persona violenta no necesita un gran aparato propagandístico ni agencias publicitarias para lavarle el cerebro a su víctima y convencerla de que es inútil y despreciable. Lo pruebas el hecho de que es gravísimo en los países más desarrollados del mundo.y ha impedido la toma de conciencia y la denuncia de los abusos sufridos en la infancia y la juventud y ha condenado a tantas víctimas a vivir y morir solitarias. la noción de que niños y jóvenes sólo necesitan consumir. la víctima-la mujer o el niño. No es el bienestar financiero de los padres el que evita el maltrato de los hijos. La solución no se encuentra en el florecimiento económico. Y para no ser acusados de “malos” pagan en silencio con su cuerpo y con su alma castigados. La falta de reacción de la sociedad revela la existencia de una prohibición de “darse cuenta”. un apéndice del marido-padre y un súbdito a su voluntad y control. Estos valores culturales fueron trasladados a las costumbres y a la ley”. con tan buenos padres que le han dado todo!”. Nadie revisa qué iba incluido en ese paquete llamado “todo” y por supuesto la culpa debe ser depositada exclusivamente en el “descarriado” que se ha mostrado ingrato. de ejemplos. Es una muestra más del culto a la obediencia que nos han inculcado hacia figuras ideales y no reales. en los niveles socioeconómicos altos la negligencia y las torturas psicológicas adoptan formas más sutiles e insidiosas. de estímulos. de mentalidad. las notas.. sensibilidad y un esfuerzo personal en descontaminarse de mitos. de educación. Son las que producen víctimas de “buena familia” y comentarios tales como “¡Quién lo hubiera dicho. Se trata de un cambio de actitudes. El amor y la necesidad por los padres y la presión social sobre los hijos han llevado a que muchos seres humanos soporten horrores a cambio de tener “quién los cuide”. un subordinado. Aunque a ello si contribuyen la propaganda. por el contrario. por haberse visto obligadas a querer y respetar a quienes en la intimidad del hogar las herían con crueldad. sino conciencia. Mucha de la aceptación tácita de abuso de la cónyuge tiene hondas raíces culturales y proviene del sistema patriarcal en el cual las mujeres casadas tenían pocos. aisladas y culpables. la cultura de la violencia. el amo sobre su mujer e hijos. la seguridad basada en la aniquilación del otro. estereotipos y sobre todo de la tortuosa ideología del poder por el poder mismo. En la tradición judeo-cristiana la base es entronizar al esposo como superior. para esto no se necesita dinero. rebelde o pervertido. Dentro del ‘santuario’ de la familia. y los niños absolutamente ninguno. Al respecto.

Es por ello que surge la necesidad de recurrir a un modelo . En los últimos 20 años. por sí misma. por acción o por omisión. los niños y los ancianos. en diferentes países. ocasiona daño físico o psicológico a otro miembro de la familia. se han llevado a cabo. pero ninguna. diversas teorías han intentado determinar las causas de la violencia intrafamiliar. puede explicar la totalidad del fenómeno.Para aclarar un poco más el panorama de la violencia familiar y sus consecuencias fuera del núcleo íntimo de la familia. Se estableció que las víctimas más frecuentes de abuso intrafamiliar son las mujeres. numerosas investigaciones tendientes a conocer mejor el fenómeno. se agrega el siguiente esquema: Violencia social general Educación Calidad de vida Administración de justicia Violencia Familiar Problema social cuyos efectos se relacionan con: Seguridad Salud Ámbito laboral Otros problemas sociales: • Alcoholismo • Drogadicción • Sida • Fugas del hogar • Delincuencia • Promiscuidad sexual • Prostitución • Embarazos/abortos juveniles • Reproducción de la violencia • Conductas antisociales A partir del momento de que el maltrato y la violencia dentro de la familia fueron “descubiertos” y definidos como graves problemas sociales. La mayoría de ellas pronto alcanzaron coincidencias en lo que respecta al “qué” y al “cómo”. Se definió la relación de abuso intrafamiliar como toda conducta que.

derechos y responsabilidades de los miembros de la familia. junto con la concepción acerca de la familia. y estratos inferiores donde son ubicados la mujer y los hijos. El modelo ecológico.que nos permita comprender en su especificidad el problema del maltrato y la violencia familiar. las definiciones culturales acerca de lo que significa ser mujer. como “la mujer debe de seguir al marido” o “los hijos deben obedecer a los padres”.Las creencias culturales asociadas con el problemas de la violencia familiar se derivan de un entorno más amplio denominado “Sociedad patriarcal”. Dichas partes pueden denominarse de la siguiente forma: 1. . con el intento de entender las partes que conforman este intrincado fenómeno. El macrosistema. obtienen mayor poder que las hijas mujeres. Unida a este modelo vertical. Las formas más rígidas del modelo prescriben una obediencia automática e incondicional de la mujer hacia el marido y de los hijos hacia los padres. el subsistema filial también reconoce cierto grado de diferenciación basada en el género. La estructura y el funcionamiento de tales entornos juegan un papel decisivo para favorecer la realimentación permanente del problema de la violencia en la familia. recreativas. etc. laborales. Por lo tanto. sumisión y obediencia. ya que los hijos varones son más valorados y. En síntesis. 2. sino que se hallan mediatizados por una serie de espacios que constituyen el entorno social más visible: las instituciones educativas. la realidad social y la cultural pueden entenderse organizadas como un todo articulado. Desde niños. ya que proporcionan el marco más general en el cual transcurre el drama. Dentro de esa estratificación. en consecuencia. de Urie Bronfenbrenner (1979) intenta integrar todos los componentes del fenómeno.. En contrapartida. sin intentar reducirlo a esquemas. por tanto. tienen una relación directa con el problema de la violencia familiar. El sistema de creencias patriarcal sostiene un modelo familiar vertical. Las creencias culturales acerca de lo que es un hombre incluye estereotipos sobre la masculinidad que asocian al varón con la fuerza. como un sistema compuesto por diferentes subsistemas que se articulan entre sí de manera dinámica. los varones son alentados a resolver problemas mediante actitudes competitivas y a imponerse a los otros. se percibe como posible el uso de la fuerza para la solución de conflictos. con un vértice constituido por el jefe del hogar.. varón o niño(a). Este sistema de creencias va dando forma a los conceptos de roles familiares. Bronfenbrenner postula que la realidad familiar. El exosistema.Los valores culturales no se encarnan directamente en las personas. la mujer es percibida como más débil y. religiosas. judiciales. Pero aún las formas más flexibles sostienen una concepción acerca de la distribución del poder dentro de la familia y una serie de creencias generalizadas que habitualmente se traducen en frases populares. encontramos una concepción acerca del poder y la obediencia en el contexto familiar. Esto permite evitar buscar las causas de la violencia familiar en factores personales o familiares únicamente y mirar más a fondo. se le asocia con conceptos como dulzura. dentro de la cual el poder conferido al hombre por sobre la mujer y a los padres por sobre los hijos es el eje que estructura los valores sostenidos históricamente por nuestra sociedad occidental. que siempre es el padre.

terminan usando métodos violentos para resolver conflictos institucionales. Las intervenciones erróneas. Con sugestiva frecuencia. La violencia en la familia de origen ha servido de modelo de resolución de conflictos interpersonales y ha ejercido el efecto de normalización de la violencia: la recurrencia de tales conductas. Dentro de este rublo. a tal punto que muchas mujeres no son conscientes del maltrato que sufren y muchos hombres no comprenden cuando se les señala que sus conductas ocasionan daño. este estilo verticalista no es percibido por una mirada externa. lejos de ser neutras. percibidas a lo largo de la vida. necesita a veces de cierto grado de aislamiento social. los antecedentes que emergen de la historia personal de quienes están involucrados en relaciones violentas. O la escasez de apoyo institucional para las víctimas de abuso intrafamiliar. que permite sustraer el fenómeno de la violencia de la mirada de los otros. Desde el punto de vista de los recursos con que una comunidad determinada cuenta en relación con el problema de la violencia doméstica. Los estudios realizados con familias que presentan problemas de violencia muestran un predominio de estructuras familiares de corte autoritario. Por ejemplo. tienden a agravar la situación de quienes están en riesgo. lo cual se transforma en un espacio simbólico propicio para el aprendizaje y/o legitimación de las conductas violentas en el nivel individual. también encontramos factores que se asocian para contribuir a la perpetuación del fenómeno. El microsistema. Un componente especialmente poderoso. buscando la culpabilidad en la víctima o restando importancia al problema.. dentro del exosistema. la carencia de una legislación adecuada que defina el maltrato y la violencia dentro de la familia como conductas socialmente punibles.Aquí se consideran los elementos estructurales de la familia y los patrones de interacción familiar. lo constituyen los medios masivos de comunicación. Se denomina así las distintas formas mediante las cuales una persona que está siendo victimizada en el contexto familiar. poniendo muchas veces en peligro sus vidas. O la impunidad de quienes ejercen la violencia hacia los miembros de su familia. 3. vuelve a ser victimizada cuando recurre a instituciones o profesionales en busca de ayuda. Habitualmente. dan respuestas inadecuadas a quienes piden ayuda. de una u otra manera. . la ha convertido en algo corriente. en las que las distribución del poder sigue los parámetros dictados por los estereotipos culturales.En primer lugar. los profesionales y las instituciones. por ejemplo. Habitualmente. muestran un alto porcentaje de contextos violentos en las familias de origen. impregnados de los mitos y estereotipos culturales en torno del tema de la violencia familiar. tanto como las historias personales de quienes constituyen la familia. Esto sucede cuando las instituciones reproducen en su funcionamiento el modelo de poder vertical y autoritario. los modelos violentos que proporcionan tienen una influencia decisiva en la generación de actitudes y en la legitimación de conductas violentas. vale la pena considerar el fenómeno de la victimización secundaria. Esta disociación entre lo público y lo privado. para ser mantenida. Dado su potencial multiplicador. ya que la imagen social de la familia puede ser sustancialmente distinta de la imagen privada. tenemos que considerar la denominada “legitimación institucional de la violencia”.

suele ocultar ante el entorno social su padecimiento en el contexto conyugal. que las ubica más frecuentemente en el lugar de quien es víctima del maltrato en las sucesivas estructuras familiares. incorporando activamente en su conducta lo que alguna vez sufrieron pasivamente. La mujer maltratada se percibe a sí misma sin posibilidades de salir de la situación en la que se encuentra. Cuando el maltrato es muy grave y prolongado. Tiene una idea hipertrofiada acerca del poder de su marido. a) Dimensión conductual: El hombre violento suele adoptar modalidades conductuales disociadas: en el ámbito público se muestra como una persona equilibrada y. puede tener ideas de suicidio o de homicidio. El nivel individual. oscila entre momentos en que adopta una conducta sumisa para no dar “motivos” para el maltrato y en otros en los que expresa sus emociones contenidas. por su parte. se comporta de modo amenazante. llevan a cabo un verdadero aprendizaje de la indefensión. hay un factor que es común a quienes han sufrido situaciones de violencia en la infancia. en cambio. en la mayoría de los casos. sus sensaciones y sentimientos y. temerosa.Los modelos violentos en la familia de origen tienen un efecto “cruzado”cuando consideramos la variable género. En el ámbito privado. También tiene una fuerte tendencia a confundir sus suposiciones imaginarias acerca de su mujer con la realidad y. El abuso emocional de que es objeto puede traer como consecuencia que ella comience a verse a sí misma como inútil. tal como él le repite constantemente. La mujer maltratada. Muchas veces adopta conductas contradictorias (como denunciar el maltrato y luego retirar la denuncia). le resulta extraordinariamente difícil observarse a sí mismo. Realiza permanentes movimientos de minimización cognitiva acerca de las consecuencias de su propia conducta y de maximización perceptual de los estímulos que lo “provocan”.Para ejemplificar la mirada sobre las cuatro dimensiones que componen el nivel individual. 4. Sus ideas son cerradas. En el fondo. Las mujeres. Percibe a su mujer como “provocadora”: tiene una especie de lente de aumento para observar cada pequeño detalle de la conducta de ella. pero en la que cualquier estimulo externo puede provocar una reacción emocional.. suele confundir miedo con rabia o inseguridad con coraje. tonta o loca. tomaremos el caso de la violencia conyugal. Su conducta se caracteriza por estar siempre a la defensiva y por la posesividad respecto de su pareja. Muchas veces puede llegar a dudar de sus propias ideas o percepciones. que tiende al aislamiento. con pocas posibilidades reales de ser revisadas. por efecto de la socialización de género. no trasunta de su conducta nada que haga pensar en actitudes violentas. Una observación externa de su conducta muestra a una persona huidiza. b) Dimensión cognitiva: El hombre violento tiene una percepción rígida y estructurada de la realidad. por lo tanto. Los varones se identifican con el agresor. utiliza agresiones verbales. sean hombres o mujeres: la baja autoestima. . a actuar en función de su construcción imaginaria. activa mecanismos de sobrecompensación que los lleva a estructurar una imagen externa “dura”. Pero. En la esfera privada. se manifiesta de manera distinta según el sexo: en las mujeres incrementa los sentimientos de indefensión y culpabilidad. en cambio. en los hombres. El mundo se le presenta como hostil y ella cree que nunca podrá valerse por sí misma. por tanto.

según el cual una mujer socializada para la sumisión y la obediencia es la pieza complementaria del engranaje que conforma junto con un hombre socializado para ser ganador.c) Dimensión interaccional: La violencia en la pareja no es permanente. Cuando la demanda externa se le vuelve insoportable. Ella experimenta un verdadero conflicto entre su necesidad de expresar sus sentimientos y el temor que le provoca la posible reacción de su marido. la tristeza. el temor. la conducta de ella e incluso sus ideas o formas de pensar. El miedo y la represión de sus necesidades emocionales la llevan a menudo a vehiculizar la expresión de lo reprimido a través de síntomas psicosomáticos. actuar) y una represión de la esfera emocional. como una forma de preservar su identidad masculina. la escasa habilidad para la comunicación verbal de sus sentimientos. pues. el hombre necesita ejercer un permanente autocontrol que regule la exteriorización de sentimientos como el dolor. DEFINICIONES DE CONCEPTOS RELACIONADOS CON EL TEMA DE LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR . El vínculo que se va construyendo es dependiente y posesivo. por la inexpresividad emocional. controlar la información. d) Dimensión psicodinámica: Un hombre violento puede haber internalizado pautas de resolución de conflictos a partir de su más temprana infancia. Los primeros síntomas se pueden percibir durante el noviazgo. lograr. El hombre violento se caracteriza. La identidad masculina tradicional se construye sobre la base de dos procedimientos psicológicos complementarios: un hiperdesarrollo del Yo exterior (hacer. sino que se da por ciclos. etc. Para poder mantener el equilibrio de ambos procesos. con una fuerte asimetría. cuando la interacción comienza a caracterizarse por los intentos del hombre por controlar la relación. Habitualmente experimenta sentimientos de indefensión e impotencia y desarrolla temores que la vuelven huidiza y evitativa. la baja autoestima. las decisiones. necesita terminar rápidamente con la situación que la genera y él ha aprendido que la vía violenta es la más rápida y efectiva para aliviar la tensión. Una mujer maltratada suele haber incorporado modelos de dependencia y de sumisión. Se produce entonces un juego de roles complementarios. controlar la situación y asumir el liderazgo. el placer. debe mantenerse a través de métodos que pueden incluir la violencia.. es decir. la interacción varía desde períodos de calma y afecto hasta situaciones de violencia que pueden llegar a poner en peligro la vida. la resistencia al autoconocimiento y la proyección de la responsabilidad y de la culpa. Cuando el control de la relación se ha establecido.

no es buena ni mala: forma parte de la experiencia humana y tiene una dimensión interpersonal. la aptitud. luchar por conseguir los objetivos que están en el proyecto de vida. aptitudes y habilidades comunicativas. de competencia. Lo que en los animales es una conducta fija ante determinados estímulos ambientales. es necesaria para vencer los obstáculos que el medio presenta. por lo que constituye una estructura psicológica compleja. conductuales y vivenciales. a pesar de una serie de mitos que tienden a configurar una imagen idealizada de la familia como lugar de armonía y equilibrio. No resulta difícil la diferencia entre un conflicto resuelto mediante la puesta en juego de conocimientos. la habilidad. enojos. y otro que se resuelve mediante el ejercicio del poder y de la autoridad. etc. de acuerdo con las circunstancias específicas de cada hombre o cada mujer. más estable que el anterior. La familia. Los conflictos interpersonales son uno de los resultados posibles de la interacción social.Conflicto Es un término que alude a factores que se oponen entre sí. Pero en todos los casos. en el ser humano es una potencialidad que puede adoptar disímiles formas. e involucra el ser emprendedor. El conflicto es un factor de crecimiento. Puede referirse a contrastes intra o interpersonales. y su resolución a favor de una u otra parte se relaciona con nociones tales como la autoridad. para los fines del presente trabajo. Por otro lado. en tanto grupo humano. la agresividad humana. nos centraremos en éstos últimos. la agresividad humana no es un concepto valorativo. Las formas que adopta pueden ser motoras. sortear las dificultades. la potencialidad agresiva se pone en acto. La agresividad humana tiene vertientes fisiológicas. Agresión Es la conducta mediante la cual. sino descriptivo. Los conflictos interpersonales suelen traducirse en situaciones de confrontación. verbales. Las distintas etapas evolutivas por las que atraviesa la familia favorecen la emergencia de diferentes y sucesivos tipos de conflicto. como expresión de la diferencia de intereses. la capacidad. en tanto su resolución implica un trabajo orientado a la obtención de un nuevo equilibrio. disensos. entre otros. es un medio especialmente propicio para la emergencia de conflictos entre sus miembros. de lucha. etc. para dar cuenta de la capacidad humana para “oponer resistencia” a las influencias del medio. el poder. Agresividad Es un término que ha sido acuñado. De este modo. deseos y valores de quienes participan en ella. de queja. dentro del vocabulario de la Psicología. Las peleas. . discusiones. no conducen necesariamente a comportamientos violentos para su dilucidación. controversias. disgustos. en un sentido amplio. de disputa. gestuales o posturales. Por lo tanto. resulta imprescindible distinguir entre la noción de conflicto intrafamiliar y violencia intrafamiliar.

por parte del agresor. maestro-alumno. que adoptan habitualmente la forma de roles complementarios: padrehijo. un insulto. la rotura de un objeto. etc. los judíos se inscriben en un contexto de un sistema de creencias que incluye los prejuicios raciales y sexistas como premisas. precisamente. frente a tal construcción cognitiva. esto puede deberse a la existencia de significados culturales estructurados. A partir de esta primera aproximación semántica. Según sea el objeto. Para que la conducta violenta sea posible. es decir. prejuicios y creencias compartidos por quienes pertenecen a una misma cultura o subcultura. la intención. una mirada amenazante. puede tratarse de una autoagresión o de una heteroagresión: siempre existe una direccionalidad en la conducta agresiva. podemos decir que la violencia implica siempre el uso de la fuerza para producir un daño. un portazo. que muchas veces adoptan la forma de mitos. El sustantivo “violencia” se corresponde con verbos tales como “violentar”. De tal forma que ante un mismo evento. la agresión dirigida hacia los negros. de anularlo. patrón-empleado. un silencio prolongado. psicológica. los homosexuales. joven-viejo. económica. una con tranquilidad y la otra agresiva. para que puedan ser definidos como conductas agresivas deben cumplir con otro requisito: la intencionalidad. en su calidad de “otro”. una misma persona puede actuar violentamente en un momento y con tranquilidad en otro.. La violencia implica una búsqueda de eliminar los obstáculos que se oponen al propio ejercicio del poder.) e implica la existencia de un “arriba” y un “abajo”. hombre-mujer. política. Hay que considerar también los casos en que muchas personas reaccionan agresivamente ante circunstancias similares. sino en una misma persona en diferentes momentos. Un golpe. Por tanto.. sino frente a la interpretación que hacemos de ellos. como un intento de doblegar la voluntad del otro. “violar”. reales o simbólicos.Dado que toda conducta es comunicación. lo mimo que en dos momentos distintos. mediante el control de la relación obtenido a través del uso de la fuerza. ante el mismo evento. reacciona con conductas de ataque y defensa. En sus múltiples manifestaciones. Esto se debe a que las personas no reaccionamos frente a los estímulos. la violencia siempre es una forma del ejercicio del poder mediante el empleo de la fuerza (ya sea física. podemos considerar a una persona agresiva como aquella que tiende a percibir los datos de la realidad como provocadores o amenazantes y. El empleo de la fuerza se constituye en un método posible para la solución de conflictos interpersonales. tiene que darse una condición: la existencia de un cierto desequilibrio de poder. una sonrisa irónica. Por ejemplo. Violencia La raíz etimológica del término violencia remite al concepto de “fuerza”. la agresión tiene un origen (agresor) y un destino (agredido). Como se puede observar. las causas de una conducta agresiva varían no sólo de persona a persona. y el uso de la fuerza nos remite al concepto de poder. dos personas pueden actuar diferente. “forzar”. que puede estar definido . de ocasionar un daño.

es el producto de una construcción de significados que sólo resulta comprensible desde los códigos interpersonales de la relación. Los distintos tipos de violencia y agresión interpersonal tienen un elemento en común: el efecto del daño emocional. y se le llama relación de abuso.culturalmente o por el contexto. aún cuando desde una perspectiva “objetiva” no tenga existencia real. aunque habitualmente lo ocasione. además. etc. Es suficiente que alguien crea en el poder y en la fuerza del otro para que se produzca el desequilibrio. FACTORES QUE AUMENTAN EL RIESGO DE VIOLENCIA EN LA FAMILIA . psíquico. la conducta violenta no conlleva la intención de causar daño a la otra persona. A menudo. existen diferentes tipos de daño ocasionados en el contexto de una relación de abuso: daño físico. Daño Cualquier tipo y grado de menoscabo para la integridad del otro. o producido por maniobras interpersonales de control de la relación. El objetivo último de la conducta violenta es someter al otro mediante el uso de la fuerza. El desequilibrio de poder en el que se basa toda relación de abuso no es necesariamente objetiva. el poder puede ser permanente o momentáneo. A diferencia de la conducta agresiva. En el ámbito de las relaciones interpersonales la conducta violenta es sinónimo de abuso de poder. De este modo. económico.

La pertenencia involuntaria. por sus características de intimidad. 3. el hecho de no haber elegido esa familia. El carácter privado del medio familiar 9. La intensidad de los vínculos interpersonales. El estrés atribuible al ciclo vital. La gama de actividades y temas de interés. Las diferencias de edad y sexo. privacidad y creciente aislamiento. podríamos decir que. es decir. 4. El conflicto que parece inherente a la vida de la familia. de sus puntos débiles. 10. por el contrario. El derecho culturalmente adquirido a influir en los valores. es decir. Por el contrario. 5. La duración del período de riesgo. no genera necesariamente la violencia. de realización afectiva. Existen 11 factores que pueden incrementar el riesgo potencial dentro de una familia: 1. las diferencias de opinión en las decisiones que afectan a todos los miembros. que muestran a la familia como lugar ideal. como una organización que tiende a ser conflictiva. 8. la cantidad de tiempo que los miembros de una familia están juntos. Sin embargo. de sus temores y preferencias. 6. es decir. El conocimiento íntimo de la vida de cada uno de los otros miembros. necesitamos revisar las nociones míticas que hemos aprendido desde los cuentos infantiles y los textos escolares. los datos empíricos muestran a la familia. los comportamientos y las actitudes de los otros miembros de la familia. los cambios socioeconómicos y otros. como un núcleo de amor más que de violencia potencial. el negar la inevitabilidad del conflicto es lo que muchas veces contribuye a la aparición de la violencia. 2. desprecio. burlas.Para poder aproximarnos al contexto de la familia como entorno real. PREMISAS QUE SOSTIENEN LA VIOLENCIA INTRAFAMILIAR • • • • • • Los hijos deben respetar a los mayores La mujer debe seguir al marido Los hijos deben obedecer a los padres El padre debe mantener el hogar El padre es el que impone la ley Las faltas a la obediencia y al respeto deben de ser castigadas VIOLENCIA PSICOLÓGICA • Abuso emocional hacia el niño: Típicamente se presenta bajo la forma de hostilidad verbal crónica (insultos. en función de edad y sexo. Los roles atribuidos. se intenta conservar una imagen idealizada de la vida familiar. que pueden llegar hasta el . comprensión recíproca y seguridad. 11. críticas o amenazas) y constantes bloqueos de las iniciativas infantiles. Los conflictos de actividades. 7.

El consumo de alcohol es la causa de las conductas violentas Si hay violencia. ocurre cuando las necesidades físicas del niño (alimentación. . ausencia de contacto corporal. caricias e indiferencia frente a los estados anímicos del niño. Abuso sexual: Consiste en la imposición de actos de orden sexual contra la voluntad de la otra persona. presenta cuadros depresivos y puede desembocar en el suicidio. amenazas. Abuso emocional hacia la pareja: Comprende una serie de conductas verbales tales como insultos.• • • • encierro o confinamiento. desvalorización. La intensidad del abuso puede variar desde la exhibición sexual hasta la violación. por parte de cualquier miembro adulto del grupo familiar. Ser testigo de violencia: Cuando los niños presentan situaciones crónicas de violencia entre sus padres suelen presentar trastornos muy similares a los que caracterizan a quienes son víctimas de abuso. La violencia familiar es un fenómeno que sólo ocurre en las clases sociales bajas. Abuso sexual: Cualquier clase de contacto sexual con el niño por parte de un adulto de la familia. abrigo. cuidados médicos) no son atendidas. por algún miembro del grupo familiar. Abandono emocional hacia el niño: Es la falta de respuesta a las necesidades de contacto afectivo del niño. • • Signos de abuso emocional en niños: • Extrema falta de confianza en sí mismo • Exagerada necesidad de ganar o sobresalir • Demandas excesivas de atención • Mucha agresividad o pasividad frente a otros niños MITOS RESPECTO A LA VIOLENCIA FAMILIAR • • • • • Los casos de violencia familiar son escasos: no representan un problema tan grave. temporaria o permanentemente. críticas permanentes. Incluye la violación marital. higiene. protección y vigilancia. La violencia familiar es producto de algún tipo de enfermedad mental. etc. no puede haber amor en una familia (aunque este tipo de amor es adictivo. gritos. Abandono físico: Es un maltrato pasivo. La persona sometida a este clima emocional sufre una progresiva debilitación psicológica. dependiente. Puede denominarse pseudoamor). posesivo y basado en la inseguridad.

puesto que ellos muestran un mayor índice de frustración. Podemos inferir que los padres de un niño maltratado son menos afectuosos. 2. se encuentra en sus hogares una gran inconsistencia del medio. Tipo C: Niños con apego ambivalente-ansioso. existe poca interacción con él y el contacto ocular es pobre. hasta entonces para él. ni buscarán en ella el refugio seguro. Si la cuna del apego es el cuidado sensible y nutricio de la infancia. que al haber menos respuesta de la madre. de lo contrario no se quedarían. puede resultarle en lo contrario. este tipo de niños probablemente no mostrarán conductas como correr hacia la madre cuando ésta regresa después de una separación. intervienen insensiblemente en las actividades y conductas de su hijo. El niño que sufre de maltrato tiene como experiencia común el miedo. Tipo A: Niños ansiosos-evitantes. Los niños que presentan lo que se llama apego seguro. son niños que podrán . con conductas características como despliegues mínimos de afecto o angustia hacia el cuidador o evasión de esta figura ante situaciones que exigen proximidad. por tanto. El acercarse a la madre con deseo de ser mimado. al mismo tiempo el acercamiento por parte de las madres maltratadoras es mucho menor. FÍSICA O PSICOLÓGICAMENTE. Los niños maltratados se acercan a sus madres la mitad de las veces que los niños no maltratados. podemos suponer que el desarrollo del apego será distinto en estos infantes y obviamente no será óptimo. de agresión. y en donde su desarrollo cognitivo se ve afectado negativamente. Cuando éstas hacen un intento de acercamiento amistoso. Entonces huye de ella hacia la seguridad de su ausencia. De lo anterior se puede inferir que en lo que concierne al apego. Las víctimas de maltrato “algo deben hacer para provocarlo”. buscan la proximidad de la figura primaria y al mismo tiempo se resisten a ser tranquilizados por ella. Lo que sucede es. los niños no se aproximan a ellas. aunque la ausencia sólo sea de una recámara a otra. mostrando agresión hacia la madre. (La conducta violenta es absoluta responsabilidad de quien la ejerce) El abuso sexual y las violaciones ocurren en lugares peligrosos y oscuros. (es 100% aprendida) EL APEGO Y SU RELACIÓN CON EL NIÑO MALTRATADO. impidiendo así la interacción que. ha sido negativa. Los tipos de apego producto del maltrato pueden ser: 1. el niño teme acercarse a los adultos amistosos. La conducta violenta es innata. En niños maltratados hay una mayor incidencia de apego ansioso. acompañada por una falta de seguridad. obtienen una gran cantidad de información positiva de sus padres. y el atacante es un desconocido. El ambiente de crianza del niño maltratado tiene un peso especial en la conducta de éste. El maltrato emocional no es tan grave como la violencia física.• • • • • A las mujeres que son maltratadas por su pareja les debe de gustar.

Debido a que el apego es producto de la maduración y tiene un trasfondo de sobrevivencia. Lo anterior nos permite comprender por qué el desarrollo de las funciones cognitivas en niños maltratados es menor. lo cual sería un punto de partida. son muy importantes puesto. tienen similitudes importantes con sus padres. lo que muestra que el apego no es de una calidad óptima ya que existe una hostilidad por parte de la madre. recuperarla. y si ésta se ha ido. pues si no ha habido una estructura de confianza y de seguridad plena. que además permiten. La inseguridad del apego trae como consecuencia una distorsión en las relaciones con otros adultos fuera del hogar ya que. A manera de síntesis. ya que las madres maltratadoras demuestran su hostilidad hacia el hijo en formas muy sutiles. interfiriendo con las metas de éste. Se han relacionado los casos de maltrato con el apego ansioso o con el desapego puesto que la relación diádica no es lo suficiente sensible no nutricia. es aquí donde comienza el incremento en la complejidad de estructuras y en donde se necesita a la madre para poder lograr una seguridad y confianza básicas que repercutirán en las sucesivas relaciones. puesto que al haber un apego suficiente o de calidad en un infante. Si la relación es sensible. Los niños maltratados tienden a no aproximarse a sus madres después de una separación. se habla de una confianza y seguridad básica. por lo cual los niños maltratados presentan menor preparación para aprender. En la medida en que se logre el establecimiento de estructuras primarias. los niños que sufren maltrato desarrollan un apego inseguro por lo siguiente: el bienestar y el cuidado son dos aspectos fundamentales que permiten al infante el desarrollo óptimo de sus diferentes estructuras. entonces. Estas dos sensaciones repercutirán en la vida futura. la finalidad es obtener cercanía. se logrará el aumento de la complejidad de las mismas.relacionarse de una mejor manera con otros niños y con otros adultos. que van formando el desarrollo psíquico del niño. en un momento dado. El apego resulta. cualquiera que sean. los aspectos constantes de la relación madre-hijo. Lo que sucede con ellos es que hay un mantenimiento de una estructura básica del apego con una continuidad en su conducta. lograr una progresión en la complejidad de dichas estructuras. . en aspectos muy amplios de su conducta social. El infante maltratado distorsiona el equilibrio entre las operaciones promotoras de seguridad y las operaciones promotoras de efectividad o eficiencia. lo más probable es que en futuras relaciones tampoco será posible. de importancia esencial ya que.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful