Está en la página 1de 19

Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software

This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

LOS PERSEGUIDOS
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

PROLOGO

Allá por 1985 tuve la oportunidad de leer en una revista ¡Despertad!, una
experiencia de cierta mujer que siendo una niña había pasado por un campo de concentración nazi.
No se mencionaba el nombre de la mujer, que para cuando se escribió el articulo contaba con cerca
de 60 años de edad.
Sin embargo según explicó esta, había en el campo de la muerte de Dachau,
alguien que para ella fue fuente de esperanza y animo, cosa difícil de encontrar en esos lugares donde
el castigo y el sufrimiento humanos te hacen pensar o en la muerte o en la venganza. Una persona que
pese a su estado físico debido a la dura situación, pudo dar a esta joven, la fuerza para superar
aquellas pruebas con éxito. No supo mas, ni de su procedencia ni de su destino, que por los recuerdos
de la que contaba la experiencia, parece ser que no pudo salir de aquel infierno. Aunque se conoce el
nombre,( Else), no así de su apellido, pero hubo muchas Else en diferentes campos de concentración
alemanes que pertenecían a los Testigos o Bibelforsher como se les conocía en ese tiempo en
Alemania. Ella de alguna manera representa a los miles de testigos anónimos que sufrieron maltratos
pero que sobrellevaron su situación con dignidad y esperanza, esperanza que no dejaron de transmitir
a otros que estaban en su misma situación aunque por diferentes motivos.
Ese relato fue el que inspiró esta breve historia, en la que se trata de recrear la
vida y sucesos de la joven y su amiga y basado en los pocos, pero interesantes detalles dados por la
protagonista de la historia, trata de mostrar el valor de un grupo de personas “los triángulos púrpura” ,
que recuerdan a los injustamente perseguidos por sus ideas religiosas en toda la trágica historia de la
humanidad.
Aunque algunos detalles como nombres fechas y lugares han sido cambiados
o añadidos, (En el relato original no aparecen), para facilitar la lectura y la identificación de los
personajes, me he tomado la libertad de ponerlos, no sin previa investigación histórica y lectura de
relatos y experiencias paralelas que dan peso a otras situaciones mencionadas en el relato, todas
ellas basadas en situaciones vividas y sufridas por muchos testigos de la época. Ademas algunos
datos anecdóticos y circunstanciales, también han sido recreados para que la obra tenga mas cuerpo,
siempre basándome en la realidad de aquellos tiempos.
Es un tributo a unas personas que fueron brutalmente maltratados en aquellos
campos de la muerte y los únicos que podrían haber salido de allí solo renunciando a sus ideas. Y de
los que apenas se habla en los libros de historia.
Hubo muchos en aquellos campos de concentración que aguantaron, porque
mantuvieron aunque al mínimo, su dignidad y su identidad humana, otros por su fortaleza mental y
física. Pero el aguantar, teniendo la tentación de poder salir legalmente de aquel tormento solo
firmando un papel de renuncia, que al fin y al cabo, muchos, si hubiesen tenido ocasión de ocultar su
raza o ideología política lo hubiesen hecho, es algo que ahora dignifica la integridad ideológica de un
grupo de personas, aunque en aquellos momentos quizás a muchos les chocaba y los tacharan de
mártires fanáticos, pero nada mas lejos de la realidad.
Tampoco se consideraban ellos como superiores a los demás prisioneros, ni
tenían un poderío físico mayor, mas bien su aguante residía en la fuerza de sus convicciones y ademas
era una prueba del poder de Dios que da fuerzas mas allá de lo normal a los que abrigan fe y
esperanza genuinas.
Los “triángulos púrpura” no solo llevaban eso con dignidad, sino que aunque
eran pacifistas hasta las ultimas consecuencias, negandose incluso a trabajar en las fabricas de
municiones que había en algunos campos, arriesgaban su vida haciendo que su mensaje llegara a
otros contraviniendo de forma pacifica pero a la vez rebelde los deseos de los nazis, de silenciar su
mensaje.
Como grupo religioso, desde luego no hubo otro que fuera tan cruelmente
perseguido, porque pese que en películas y testimonios muestran como sacerdotes y miembros
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

aislados de otros grupos religiosos, también estuvieron y sufrieron en los campos, estos no aplican al
conjunto en general. Los católicos y las iglesias protestantes en general, seguían sus actividades
normalmente, salvo algunos casos aislados de miembros que criticaban los tratos de los nazis, la
vergonzosa actitud de los líderes apoyando al régimen y de la población dejandose llevar por la
vorágine bélica de los tiempos.
La pregunta sería : ¿Que hubiese ocurrido si el papa de turno o los líderes
religiosos todos al unísono hubieran plantado cara al Hitler y hubiesen animado desde sus iglesias a la
población a no ir a la guerra ni apoyar la ideología racista de su gobierno? ¿Hubieran sido todos los
católicos y protestantes llevados a los campos de concentración a acompañar a los atormentados
judíos?
Eso como grupo, solo ocurrió en el caso de aquellos miles de prisioneros
repartidos en muchos de los campos de la muerte, que llevaban un triángulo color púrpura en su
camisa de rayas de prisionero. Que la historia hable y haga justicia en estos casos y
que el lector vea el lado humano de los que sufrieron el vituperio nazi.

L.R.

********************************

Juventud truncada

A Nadia, como a otras jóvenes de su edad , la utilizaban de cobayas humanas,


para hacer “experimentos médicos”, estos consistían en inyectarles ciertos virus, o cepas de
enfermedades infecciosas y luego probaban con ellas medicamentos. En ocasiones simplemente se
trataba de probar sustancias potencialmente dañinas para ver el efecto en el organismo. Muchas
personas y especialmente niños morían por ello, otras padecían úlceras causadas por la
experimentación, dolores intensos, paralización de miembros y graves cicatrices y un sin fin de efectos
secundarios dolorosos para el resto de sus vidas. En Dachau se hicieron a menudo experimentos
sobre hipotermia y presión atmosférica, estos no eran sino experiencias siniestras en las que se
sometía a prisioneros a condiciones de presión y de temperatura en las que no sobreviviría ningún ser
humano y se tomaba nota detallada de su agonía.
Los médicos nazis, algunos famosos como Josef Menguele en Auschwitz,
Schilling, Rascher y otros en Dachau no tenían ningún problema por esas perdidas de vidas, pues
sobraban víctimas, no tenían asociaciones protectoras de presas que criticaran o denunciaran su
crueldad, ni desprecio por la vida, el milagro era sobrevivir a esas pruebas.
Nadia fue una de ellas . Ella estaba allí, cumpliendo una condena no
declarada, no era delincuente, en su cortos 12 años, no había tenido oportunidad de delinquir.
Tampoco era judía, que supuestamente para los Nazis era uno de los delitos mas castigados, ni era
Bibelforscher, otro grupo que abundaba por allí. Su crimen, el que sus padres fueran rusos.
Los días previos transcurrían felices para Nadia, quien disfrutaba de sus
vacaciones escolares. Vivían relativamente cómodos ese a vivir bajo tensión, la guerra ya había
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

comenzado y las dificultades no eran pocas, había bastante trabajo en la imprenta donde trabajaba el
padre de Nadia, constantemente tenían pedidos de pancartas y panfletos de llamamientos y mensajes
de parte del gobierno o autoridad instaurada por los nuevos dominadores de Polonia. Muchos eran
los que apoyaban dicha situación, pues pensaban que aquello podía significar el progreso del país.
Nadia ni siquiera sus padres imaginaban el futuro que les esperaría
Fue en el verano de 1941 , justo cuando Alemania declara la guerra a Rusia,
los Nazis llegaron su hogar, en Danzig, región que se disputaban Polonia y Alemania y que en ese
tiempo siendo Polonia parte ya de esta ultima era dominada por el régimen de Hitler. Vivía Nadia con
su familia en un barrio judío de la ciudad, en una casa sencilla pero cómoda, que su padres habían
conseguido con mucho esfuerzo en los años que llevaban desde su inmigración desde Kiev. Nadia
vio a otros vecinos, al igual que su familia de origen ruso que eran también detenidos, no dejaban a
nadie, mujeres, niños, ancianos. No era nada extraño esto, pues años atrás había sucedido lo mismo
con los judíos que vivían en su barrio. Nadia tenia de ruso solo su nombre, ni siquiera sabia hablarlo,
pues sus padres prefirieron que no lo aprendiera y solo lo hablaban entre ellos.
De repente ahora la joven se encontraba frente a hombres que la interrogaban
sobre cosas de las que desconocía. Lo mas duro de aquellos momentos no fue aquel interrogatorio
sino la separación de su padre, a quien no volvió a ver mas y con el que estaba encariñado
especialmente, pues era un hombre de hogar, quien desde que se fue de Rusia, no salía de su casa
salvo para trabajar en una imprenta de técnico en el mantenimiento de la maquinaria, su tiempo
restante era para su mujer y para su hija, era todo cuanto tenia.

UN VIAJE PARA OLVIDAR

Nadia quien nunca había viajado en tren, junto a su madre y cientos de


personas mas, fueron obligadas a entrar en un convoy, al parecer un vagón dedicado normalmente al
transporte de ganado, apiñadas hasta tal grado que solo se podía ir de pie, pues literalmente no había
mas espacio, así en un viaje que llevaría 4 días. Su primer viaje en tren no se podía considerar de
placer, pues allí empezó su mayor pesadilla y tan solo contaba con 12 años.
Nadia, como pasajera involuntaria de aquel tenebroso y humillante tren de la
muerte que conducía cual ganado a uno de las decenas de mataderos oficiales que tenía el régimen
nazi por todo el territorio de su llamado Reich, pudo ser testigo de cosas terribles, desde peleas cual
animales por un poco de sitio donde sentarse.
Hasta obras humanitarias impresionantes en las que personas que habían
llevado pequeñas porciones de comida la repartían entre todos los que podían, algunos que trataban
de infundir animo entre los mas agotados y débiles. A menudo se escuchaban gritos de
desesperación sobre todo el primer día, cada cierto tiempo alguien perdía los nervios y comenzaba a
gritar para salir de allí.
Había una madre que se aferraba a su pequeño de tres años que yacía muerto
casi desde el primer día, tenia problemas respiratorios y para un asmático, aquel vagón atestado era
el tratamiento perfecto para la muerte. Escuchaba como otros le decían que lo apartara de ella, que ya
empezaba a heder y esto la enfermaría a ella y los que estaban a su alrededor. Pero aquella madre se
aferraba a una falsa esperanza de que se reanimaría.
Nadia contemplaba eso con estupor y una sensación de angustia para la que
no estaba preparada. En realidad ninguno de los que iban allí lo estaban, pero para una niña de 12
años que no había conocido ninguna guerra ni había visto morir a nadie, era emocionalmente difícil de
asimilar.
Uno de los días llovió y la gente sacaba las manos como podía para hacerse
con un poco de agua, algunos que llevaban consigo pequeñas botellas se las ingeniaron para llenarlas
con el preciado liquido.
Cada cierto tiempo el tren paraba y todos pensaban que ya se acabaría la
pesadilla de aquel indescriptible y terrorífico viaje, pero tan solo era para introducir en otros vagones a
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

mas gente. Transcurrieron los días,( hasta 4 ), que parecieron interminables. Las horas mas
angustiosas eran las del mediodía, aparte de la intensa y permanente sed, el calor y la falta de aire que
hacia abrir la boca y escucharse jadeos intensos y desesperados tratando de coger el poco aire
viciado pero que transportara un poco de oxigeno y significara seguir vivo. Por la noche cuando
refrescaba hacia acto de presencia el hambre, un dolor intenso de vacío, hacia que el dormir fuese
solo de unos cuantos minutos y los sueños con cenas cuantiosas y abundancia de alimento que se
escapaba de las manos despertaban a mas de uno. Ya en las ultimas horas de aquel expreso de la
muerte apenas se escuchaban conversaciones, casi nadie hablaba, tal era el agotamiento que en
gastar energías en abrir la boca, podía ir la vida.
Por fin llegó una parada en la que parecía abrirse vagones y salir la gente, para
la joven Nadia era terminar con una pesadilla, nada de lo que pudiera venir después podría ser peor, le
decía la madre, desconociendo el grado tan despiadado de maldad que los nazis albergaban. Nada
sabían de lo que deparaba en los próximos años, lo del tren se convertiría en una anécdota a los pocos
días de entrar a Dachau, donde experimentarían el sufrimiento y el terror como nunca lo podrían
inmaginar.

EL CAMPO DE LA MUERTE

Dachau fue creado en 1933, este campo en las proximidades de Munich fue el
primer campo de concentración oficial diseñado por los nazis. Heinrich Himmler, en su función de jefe
de policía de Munich, lo describió oficialmente como "el primer campo de concentración para
prisioneros políticos, por ser los primeros a los que allí se alojó.
Utilizado en un principio para encerrar a militantes de izquierda alemanes,
pronto se encerró a gitanos, Biblefroschers,(con el distintivo triángulo purpura), homosexuales y
prisioneros rusos que se unieron a su población carcelería. El número de judíos se incrementó de
forma notable tras la Noche de los Cristales Rotos en 1938, cuando más de 10.000 hebreos fueron
llevados al campo. Fue utilizado como campo de trabajo forzado y como centro de experimentos
médicos con los prisioneros (malaria, tuberculosis, hipotermia).
Se cree que entre 1933 y 1945 más de 188.000 prisioneros fueron internados en Dachau. Se sabe
que casi 30.000 prisioneros murieron entre 1940 y 1945. A este número habría que añadir el de los
internos muertos desde su creación en 1933. Posiblemente nunca se sabrá el número de asesinados
en este campo.
Lo primero que le llamó la atención a Nadia al llegar a su siniestro destino, fue
el letrero que irónicamente decía : El trabajo os hará libres”. No podía imaginarse al ver aquel
sarcástico mensaje que en realidad solo seria verdad si se consideraba la muerte una libertad.
Joven como ella, era lógico que tuviese ganas de vivir, pero estas le iban a
durar poco, el olor a muerte, muerte cercana en las camas vecinas de niñas que nunca despertaban, el
humo de muerte de las chimeneas de los crematorios, los sonido de disparos, fusilamientos
indiscriminados por miles de razones sinrazón, en realidad todo era muerte en aquel campo de
sufrimiento, algo difícil de superar para una adolescente que empezaba a vivir.
Era el año 1942, ya había pasado año y medio desde su deportación y Nadia
había observado como a veces a determinadas horas se conducía a ciertas personas a las duchas,
pero luego no las veía regresar.
-En realidad no son duchas, le decían otras chicas que como ella sufrían las penalidades del campo
de la muerte. Se había extendido el rumor que de esas duchas salía gas que mataba y después
sacaban a las personas muertas por otra puerta. Algunos que venían trasladados de otros campos en
los que las cámara de gas eran algo ya común, solían contar experiencias atroces e imposibles de
creer, salvo que se repitiera tanto por tantas personas que al final se aceptaba cualquier cosa y el
sobrevivir un día mas era todo un logro.
Aquello infringía un miedo aterrador en cualquier joven con ganas de vivir, así
que Nadia, al igual que muchos prisioneros, cuando eran enviados a ducharse, miraban fijamente las
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

salidas de agua y contenían la respiración hasta que salía el preciado liquido, que aunque fría y
desagradable, significaba seguir viviendo.
Era tal el sadismo de los “médicos” nazis que les encantaba ver sufrir,
retorcerse y chillar de dolor a las personas con las que experimentaban. En el caso de Nadia, no se
divertían mucho pues ella había aprendido de sus padres a reprimir sus sentimientos y no llorar, así
parecía inmutable ante el sufrimiento. Pero ese sentir, ese odio y ese dolor, se llevaba dentro y en mas
de alguna ocasión deseaba morir y acabar con todo. Por ello a veces en las duchas deseaba que
saliera gas y no agua.
Fue así como cierto día, cuando tuvo el presentimiento de que una fila de
personas iba a las “duchas”que iban a gasearlas. Mientras veía la cola de personas, a decir verdad la
mayoría con muy mal aspecto, no decían nada, no solo porque los guardias vigilaban y no permitían las
conversaciones entre unos y otros, era un silencio sepulcral, como presintiendo su destino. Su mirada
perdida sin rumbo, aquello era suficiente para indicar a Nadia que era su momento , correr colarse en
esa fila y morir allí. Nunca supo si era verdad o no, que aquellas eran cámaras de gas en vez de
duchas, de hecho ni los historiadores se ponen de acuerdo si las cámaras de gas instaladas en
Dachau, fueron utilizadas o no.
Pero en varias ocasiones que lo intentó, era separada por los guardias y no se le permitió entrar y solo
tuvo la oportunidad de recibir agua de las famosas duchas.
Una vez, un guardia con muy mal genio, cosa nada extraña en aquellos lugares
parece que o los escogían especialmente con ciertas características brutales, o el devenir de los
guardias en contacto con la muerte los convertía en monstruos, pero el asunto es que aquel guardia era
de los mas violentos, la detuvo cuando se disponía a entrar en una de las filas para las supuestas
“duchas de gas” y este la apartó a patadas y gritos lanzandola a un lado, ella se fue maldiciendo en voz
baja, mostrando la poca rebeldía adolescente que le quedaba, protestando como podía.

UN TRIÁNGULO PÚRPURA

-No los odies, le dijo una mujer, una prisionera con un triángulo púrpura en su brazo que le llamó la
atención , pues no lo había visto hasta ahora. Una mujer que aun en su demacrado aspecto , guardaba
una sonrisa especial, que infundia paz y tranquilidad.
-No, no los odies, no podrás hacerles ningún daño, solo te perjudicarás a ti misma. Aquellas palabras
le resultaban a Nadia extrañas y contrarias a lo que quería escuchar, sobre todo porque no entendía
cómo no se podía odiar a gente tan cruel e inhumana.
Lo normal hubiera sido responderle a la mujer, usted metase en sus asuntos, o porque habla así si no
ve lo crueles e injustos que están siendo.
Pero la voz calmada y pacificadora de aquella mujer, fue como escuchar música melodiosa en medio
de una perrera. Hasta ahora cada uno de los mayores que le hablaban a excepción de su madre, solo
lo hacían gritando e insultando. -Como quiere que no los odie si son unos criminales, respondió la
joven.
-Son víctimas de sus ideas y del enemigo. A mi me dan lastima, añadió la mujer conduciendo a la
joven a un lugar apartado , detrás de unos contenedores de basura.
-Que enemigo, ¡Ellos son el enemigo!.¿Como van a dar lastima? Lastima damos los demás..
Respondió Nadia todavía furiosa y frustrada por el incidente.
-Si supieras el porqué sucede todo esto y quien está detrás comprenderías las cosas.
Aquello despertó la curiosidad de la chica por saber de que estaba hablando aquella mujer, que pese
a estar sufriendo penalidades parecidas o peores, su aspecto la delataba, sin embargo le hablaba de
aquella manera, tan tranquilizadora siempre con una sonrisa calmada y complaciente y lo mas
misterioso, parecía defender lo indefendible.
-Bueno hija, y que pretendías hacer?, le preguntó
-Acabar con todo .Yo se lo que hacen allí... En las duchas se acaba el sufrimiento...
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

-Eres muy joven para pensar así, le replicó la mujer ¿No te parece?, ¿Como te llamas?
-Nadia ,(En ruso Nadyeschda, pero utilizaba el diminutivo Nadia)
-Bonito nombre. ¿Sabes que eso significa esperanza en ruso? La mujer había observado que la joven
tenia un pequeño triángulo azul con la letra de la nacionalidad a la que pertenecía, era lo que por lo
general le ponían a los que consideraban de otras naciones.
-No se ruso le contestó.
-Pero tu eres rusa.
-Mis padres son rusos, mi padre de kiev y mi madre de Georgia, yo soy de Danzig
-Yo me llamo Else . ¿Tu sabes que Dios te ofrece una esperanza mejor preparada para ti ?
-Dios no me quiere, replicó la joven, quien para ese entonces, desconfiaba de toda creencia religiosa
pues observaba como los soldados alemanes llevaban en su hebilla el lema “Dios está con nosotros”,
si esto era así pensaba, ella no podía querer a un Dios que apoyaba esa maldad.
-No, el nos quiere a todos. Indicó Else
-Entonces ¿Porque permite todo esto?
Te lo explicaré. Verás hay alguien que planteo a Dios una cuestión que se tiene que resolver y por eso
estamos sufriendo, tenemos que demostrar de parte de quien estamos.
Lo que le sucedió a un hombre de la antigüedad llamado Job te ayudará a entender este asunto mejor.
En aquellos pocos minutos que tuvieron oportunidad de hablar, Else le explicó los sufrimientos de Job,
para mostrarle el porqué Dios permite la maldad, el sufrimiento y las pruebas. Y sobre todo para
hacerle ver quien es el causante de toda la crueldad, y tormento de este mundo en el que vivían.
La forma de relatar y explicar de Else, pronto hizo efecto en la joven , quien
quería saber mas cosas, de pronto aquella curiosidad innata de su edad, casi apagada por el vituperio
y sufrimiento de aquel centro de muerte, se despertó y la conversación solo fue interrumpida por la
llamada a la comida. Antes convinieron en citarse a la misma hora en aquel lugar, días mas tarde para
seguir su conversación.
Else llevaba allí varios años allí, había sido arrestada en 1938 por pertenecer a
los Bibelforscher. Recluida en una prisión en Brandeburgo, por alguna razón fue trasladada
posteriormente a Dachau, allí pudo ser testigo de la muerte de muchos amigos compañeros suyos,
incluso familiares cercanos.
Pero no era eso lo que la atormentaba, el haber sido separada de sus hijos, le
producía un dolor mas hondo que todos los tormentos sufridos en aquel campo de la muerte. Una de
ellas podría tener ya la edad de Nadia, por ello se interesó tanto en aquella jovencita y la trató como si
fuera su propia hija.
A menudo en sus sueños , y momentos de meditación , pocos a decir verdad ,
dado el horario inflexible del campo, recordaba a sus hijos, que también se habían mantenido firmes a
sus ideas y por esa causa toda la familia fue detenida. Ellos se habían negado a hacer el saludo Nazi,
así como se habían negado a asignar la salvación a Hitler, el famoso Hail Hitler, parece que fue una
gran afrenta y una de las razones que mas animadversión provocó a los Nazis.
Los chicos sabían que no debían hacer eso, así como sus padres les habían
enseñado. Habían aguantado los castigos de los maestros, los vituperios y amenazas del director y las
burlas de compañeros. Verdaderamente duro para unos chicos de entre 7 y 12 años. Pero en 1938
fueron expulsados del colegio, y no quedando allí la cosa, fueron en busca de su esposo a quien
llevaron a interrogar y al que no volvió a ver, pese a haber preguntado en las diferentes comisarías..
Semanas después se presentaron miembros de la Gestado en su busca y se
la llevaron también a ella, a sus hijos según supo después, los enviaron cada uno a un sitio distinto, al
mayor de 14 años a un reformatorio, a la niña con 12, la encerraron en un convento de monjas y al
pequeño de 6 lo dieron en adopción a una familia para adroctrinarlo en la cultura Nazi. Era común que
hicieran esto, fueron muchos los hijos de Bibelforscher que acabaron viviendo en casas de familias
que los criaron, algunos fueron reconvertidos y enviados posteriormente a la guerra, cuando tenían
edad para ello, otros después se encontraron de vuelta con sus padres, o los buscaron una vez
concluida la guerra.
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

Pero no fue así el caso de Else, ella no los volvería a ver y lo sabía, por ello a
menudo se asomaba a su mente el amargo recuerdo de la ultima vez que los vio. Fue una mañana de
un fresco día de Octubre, el chico mayor tratando de soltarse forcejeando con los guardias, los mas
pequeños siendo llevados cual corderitos en sollozos. Sobre todo no olvida el rostro del mas chico,
aterrorizado y palido, aunque sin atreverse a llorar, quizas paralizado del miedo a lo que se le
avecinaba. Mientras ella, impotente era conducida a la comisaría, suplicando que no la separasen de
sus hijos, mientras los guardias reian y bromeaban sobre lo que les deparaba.
Aquellos momentos se convertían en amargos recuerdos, que la atormentaban,
la hacían sentirse culpable y a la vez víctima, era una lucha constante para no darse por vencida y
seguir manteniendo firmeza mental y sabiendo que solo estaba allí por sus ideas y por su fe. En
ocasiones se despertaba de un sobresalto soñando que sus hijos sufrían.
Por supuesto todo esto lo ocultaba a Nadia, con ella era la persona mas
positiva y animadora que se podía encontrar, en ocasiones cuando veía triste a Nadia, se imaginaba a
su hija y deseaba abrazarla y llorar con ella, pero se contenía, pues quería animarla.

ESPERANZA ENTRE LAS PENALIDADES

Era un viernes, aunque en esos campos de destrucción el día era lo de menos ,


en ocasiones se obligaba a los prisioneros a trabajar incluso los domingos, con lo cual perdían la
noción del tiempo. Hacia un día soleado, aunque aquello no daba ya alegría a lo días otoñales y ya algo
fríos de Septiembre. A Else se le había asignado llevar los montones de basura, entre ellos restos
de las maletas, y pertenecíais que eran confiscadas por los guardias y kapos del campo, a los
prisioneros recién llegados. Lo que ya no servía , es decir lo que no tenia valor para los saqueadores,
era amontonado para ser destruido , así se depositaba junto a la basura acumulada.
Allí es donde acudía sin falta Nadia, para encontrarse unos minutos con su misteriosa, pero entrañable
amiga y consejera. A su madre solo la podía ver en ciertos momentos, y no
precisamente buenos , pues era obligada a ver escenas de abuso por parte de los guardias y kapos.
A estos les atraía la especial fisonomía y belleza de la madre de Nadia, a ella no la mandaban a los
campos, la hacían trabajar en las cocinas y así podía comer algo mas que otras prisioneras y por ello
mantenía mas su belleza natural, pero por esa misma razón a menudo era presa de los instintos
inmorales y depravados de algunos guardias corruptos nazis. En ocasiones los mismos guardias
llamaban a la joven Nadia para que presenciara dichas escenas, lo cual aumentaba mas su odio y
repulsa hacia los hombres que vigilaban el campo.
-¿Que tal has dormido hoy jovencita? Preguntó Else
-Hoy bien, esta vez no me han llevado a la enfermería, menos mal, aquello es un tormento, venga
ponerme inyecciones una y otra vez. Aunque otra vez he tenido que ver sufrir a mi madre
-Menos mal que tu eres fuerte.
-Mis padres me enseñaron a reprimir mis sentimientos y no llorar.
-Aunque a veces llorar es bueno, apuntó Else
Ahora la joven pensativa preguntó a Else : -¿Y en la Biblia también dice que los jóvenes tienen que
mostrar lealtad y sufrir?
-Bueno en la Biblia hay ejemplos de jóvenes que tuvieron que demostrar lealtad , y que fueron muy
valientes demostrando firmeza en su postura. Cuando uno tiene claras sus ideas y ama a Dios sabes,
no teme al hombre y es capaz de afrontar las pruebas mas duras.
Entonces pasó a relatar la experiencia por la que pasaron los tres jóvenes
hebreos del libro de Daniel, frente al temible rey Nabucodonosor y amenazados a ser llevados al horno
ardiente si no obedecían su mandato. Ella le explicó como por mantenerse fieles a sus ideas y no
ceder a las presiones, fueron liberados milagrosamente, pero ellos no temieron morir, por obedecer a
Dios.
También le explicó la esperanza que estos guardaban en su corazón y que fue
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

lo que les ayudó a mantenerse firmes, y que a la propia Else y a muchos de sus amigos ayuda también
a soportar todo el tormento de Dachau. Ellos tenían la esperanza de que aunque perdiesen la vida en
aquella ocasión, debían ser fieles a sus Dios y tenían la seguridad de que el los levantaría de la muerte
para una vida mejor , libre de todos los sufrimientos.
Aquello impresionó mucho a Nadia, pues nunca había visto un valor igual, ella
estaba allí al igual que muchos, por cuestiones raciales o de guerra, pero Else y sus compañeros solo
por sus creencias y al igual que los tres hebreos, se les daba la oportunidad de salir de allí si
renunciaban a su fe, ¡Tenían la oportunidad de dejar este martirio, pero voluntariamente permanecían
firmes!
Otra cosa que le sorprendió a Nadia, fue el hecho de que hablara de un futuro
paraíso en la tierra, ella siempre había escuchado que los buenos al cielo y los malos al infierno,
aunque dadas las circunstancias, pensaba que el infierno no podía ser peor que esto.
Pero ahora Else le hablaba de un mundo mejor, le cito unas palabras que no
olvidaría en su vida, no habrá mas lamento, ni clamor, ni dolor, ni muerte. Hablar de eso en aquel lugar
donde cada día se enfrentaban al dolor del hambre, de los castigos, al clamor silenciado por la férrea,
injusta y arbitraria disciplina, a la situaciones mas lamentables en las que podía estar un ser humano,
humillado, sin dignidad ni compasión y a la muerte gratuita de milles de personas diarias, en las
condiciones mas lejanas posibles a un paraíso, no cabe duda que era difícil de creer, pero Nadia llegó
a volver a tener la ilusión, que había perdido pese a su corta vida.
-Vamos, vuelve a tu barracón, le dijo Else, mañana te cuento mas. De acuerdo dijo Nadia, esta vez
con ganas de que el día pasara rápido para volver a saber mas de estas cosas tan bellas y
maravillosas que estaba escuchando, y que deseaba poder contar a su madre en la próxima ocasión
que la viera.

LA DECISIÓN EN SUS MANOS

Sucedió que a los compañeros de Else, se les ponía a prueba en muchas


ocasiones, por ejemplo los obligaban a levantar la mano para hacer el saludo hitleriano, aquello era
suficiente para reunirlos a todos y amenzarlos de muerte. Otras veces la mujeres se negaban a coser
ropas para los soldados, o se negaban a limpiar las armas, cualquier cosa era excusa para incentivar
la presión sobre estos. Cuando se hacía en grupo era relativamente fácil sobrellevar la amenazas,
pues se animaban unos a otros. Otra cosa era cuando se les interrogaba individualmente. En cierta
ocasión abordaron individualmente a Else, para presionarla y lograr que cediera y renunciara a su fe.
-Le voy a proponer algo, le dijo al guardia a Else con voz autoritaria y sin mostrar ningún sentimiento.
¿Usted quiere salir de aquí ?
-¿Que cree usted ? Respondió Else
¡Solo responda si o no ! Gritó el Nazi , alzando la voz, tratando de intimidar a la indefensa y débil mujer.
-Si, claro que si, respondió reprimiendo sus sentimientos de aversión hacia aquel déspota que incluso
para ofrecer algo bueno lo hacia gritando e insultando.
-Firme aquí , como lo van a hacer sus compañeras y saldrá...
De aquel documento, los primeros artículos eran inaceptables, porque significaban, rechazo a las
enseñanzas que ella tenia tachandolas de erróneas. El tercero lo rechazaba porque ni por un momento
se le pasaría por la mente convertirse en traidora de sus compañeros.
Al llegar al cuarto punto, dejo de leer y tomando el papel, lo devuelve a la mesa
lentamente conteniendo sus sentimientos de repulsa, por lo allí expuesto, pero también tratando de
dominar su miedo a la segura reacción violenta del que tenia delante, tomando aire responde con la
voz entrecortada y baja pero sin vacilación : -No, no puedo renunciar a mis creencias, gracias pero no
puedo aceptar esta proposición.
-¡Se da cuenta que por culpa suya, por su testarudez, está privando a sus hijos de una madre! ¡Ellos no
se lo perdonaran!
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

Aquello dolió mas que una puñalada en el pecho, el maltrato psicológico era mas difícil de llevar que el
físico, y eso lo sabían muy bien los nazis , por ello a menudo recurrían a esas estrategias para
quebrantar la moral de los prisioneros.
-Si Dios quiere ellos saldrán adelante, Dios proveerá, pensó para sus adentros, aunque no se atrevió a
decirlo así a aquel hombre rubio con mirada sádica y que no paraba de dar golpecitos en la mesa con
la pluma, para dar mas tensión al momento.
-¿Sabe que muchos de sus amigos ya han firmado y pronto van a salir?
-Else con la voz casi quebrada, temblando de miedo y no sabiendo si eso era cierto o no, pudo
armarse de valor y contestó : -Lo que otros hagan no es de mi incumbencia, yo creo en Dios y no
puedo renunciar a mis creencias.
-¡Pues entonces vayase haciendo a la idea de que no va a salir viva de aquí! ¡Malditos fanáticos!
¿No hay nada que haga cambiar a estas ratas ? Son la escoria de Alemania. ¡No quedará ni uno vivo
mientras yo siga aquí! Escuchó decir eso a otro oficial mientras era conducida a otra estancia.
Esas ultimas frases aunque parezca extraño animaron y fortalecieron a Else,
pues indicaban que en realidad ninguno de sus compañeros habían cedido, contrario a lo que había
dicho el guardia antes , solo con el propósito de socavar su fe.
Después la llevaron junto con otras prisioneras Bibelforscher a recibir un
castigo, consistente en palizas y patadas para desahogo de los kapos y guardias del campo.

TERCER ENCUENTRO

-Mira lo que te he traído, le dio Nadia a Else un mendrugo de pan tierno.


-¿Como lo has conseguido? No lo habras robado.
-No, se le ha caído a la que lleva la comida a los guardias de la enfermería. Pero ¿Que te han hecho
Else? ¿Te han golpeado? Preguntó Nadia al ver un terrible moretón que casi cerraba el ojo de Else.
-No te preocupes , no es nada, tuve un accidente. Respondío esta última tratando de ocultar sus
golpes, aunque dificil era ocultar los terribles moratones de los brazos por las patadas recibidas de los
kapos.
-Nadia no se lo creyó, pero prefirió no preguntar mas al respecto, pues se imaginaba lo que aquello
podría ser.
Quería hacerte una pregunta Else
-Dime, hija mia.
-¿Tu porqué estas aquí si eres buena? No dices que Dios favorece a los buenos.
Despúes de un breve silencio, en el que a Else le resonban las duras palabras del guardia que la
interrogó sobre todo la que daba a entender que muchos de sus compañero habían firmado el
documento y saldrían. Luego rapidamente recordaba las atronadoras palabras: “No quedrá ninguno
vivo....”. Frases que la confundían y parecían indicar que le era facil salir de allí y olvidarse de todo, o
morir sin poder ver a sus hijos. Tuvo que tragar saliva y contener las lagrimas para poder responder a
la joven que la miraba fijamente esperando una respuesta.
-Tu te acuerdas de lo que te expliqué, sobre las razones de esta situación.
-Pues yo creo que los guardias tienen a Dios de su parte
-¿Porqué dices eso?
-Lo he visto escrito en las hebillas de sus cinturones “Dios está con nosotros”
-Eso es porque piensan que lo que hacen es correcto y sus iglesias falsas les enseñan que eso es lo
que Dios quiere. Verás lo mismo sucedió en tiempos de los primeros cristianos, fueron cruelmente
perseguidos y los que lo hacían pensaban que hacían bien exterminandolos.
A Jesús mismo lo mataron, y algunos pensaban que hacían justicia.
A continuación Else relató a la joven, que sin pestañear seguía las historias que le contaba, todo lo que
tenia que ver con los cristianos del primer siglo, como fueron terriblemente perseguidos, primero por
los propios judíos y luego por los romanos.
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

Le explicó también como los primeros cristianos solo tenían que renunciar a su
fe y podían salir libres, pero permanecieron firmes y muchos murieron en los terribles circos romanos.
Todo muy parecido a lo que le sucedía ahora a la propia Else y a miles de triangulos purpura que
estaban en los campos de concentración.
-¿Y porque ahora son ellos los que hacen estas cosas? Interrumpió Nadia, como no comprendiendo
como los perseguidos ahora son los que persiguen y torturan en nombre del mismo Dios.
Else le explicó como con el tiempo el cristianismo se corrompió y se mezcló con los romanos paganos,
así fueron aceptados y se convirtieron en la religión dominante. Con el tiempo el poder los corrompió
aun mas. Pero siempre a habido algunos que como los cristianos primitivos han tratado de hacer
como Jesucristo dijo.
Y a esos fueron los que con el tiempo se ha perseguido.
-¿Tu has oído hablar de la edad media.? Preguntó Else
-¿El tiempo de los cruzados? Si estudié sobre ellos en el colegio, todavía me acuerdo algo, respondió
la joven.
-Efectivamente , en esos tiempos también se persiguió y mató no solo a los árabes y judíos
-¿Los cruzados eran cristianos? Preguntó con curiosidad e inocente ignorancia Nadia
-Llamalos mejor dicho católicos . Las cruzadas y la inquisición surgió entre otras cosas para perseguir
atrozmente a todo aquel que buscara conocer la Biblia o traducirla a los idiomas nativos.
-Y ¿Porqué?
-Porqué solo estaba en latín , casi nadie hablaba ya ese idioma y los líderes católicos no querían que la
gente común conociera la Biblia de la que tanto se había alejado la iglesia. A pesar de eso estaban
los Valdenses, los Albigenses, los hugonotes y otros que quisieron y lograron acercarse a la Biblia.
Else era una persona muy culta y había leído a menudo sobre el tiempo y las atrocidades de la
inquisición, por ello pudo explicar con detalles algunos de aquellos tristes y vergonzosos episodios de
la humanidad.
Le habló del Papa Inocencio III, como fue uno de los impulsores de la
inquisición y de hecho dio la orden para que por medio de una cruzada se acabara con miles de
personas en el sur de Francia y norte de España a los que llamó albigenses, en ese grupo
indiscriminado iban incluidos muchos como los primeros valdenses que solamente buscan la verdad
de la Biblia. También explicó como muchos murieron por el simple hecho de traducir la Biblia para que
llegara a la gente del pueblo y esta supiera lo que allí decía.
También en otra ocasión habló de otros valerosos traductores de la Biblia que
por tal hecho fueron quemados vivos con sus libros colgados del cuello. Pero explicó como a pesar de
dicha represión la Biblia había llegado hasta este tiempo y nadie había podido detener su distribución.
Después de escuchar atentamente como Else contaba las historias, Nadia empezó a preguntarse de
que religión era Else
-Pero todavía no me has dicho de que religión eres, para que te persigan. En ese momento se
escuchan pasos de botas de soldados acercandose
-Mañana nos vemos y te explico todo, le dijo Else apresurandose a alejarse de allí pues si las veían
hablando podría significar, castigos severos incluso la muerte, en el caso de Else. Los guardias
estaban al tanto de que los Bibelforscher, no paraban en su empeño de hablar y convertir a otros, si es
posible hasta a ellos mismos. De hecho ya se había dado casos de judíos que pedía ser puestos en
sus camisas los famosos triángulos púrpuras, Kapos convertidos e incluso guardias que se habían
pasado a prisioneros por esa causa. Así tenían ordenes estrictas de evitar y atajar el proselitismo.

Las dolorosas perdidas de Else

Aquella noche a Else le costó reconciliar el sueño. Toda la noche la pasó


recordando cuando estando con sus hijos llegan los guardias y los detienen, de nuevo esos duros
momentos de despedida. Después recuerda lo que le contó de su esposo una compañero y amigo de
la familia. Por lo visto una semana antes de que se presentara la Gestapo a su casa y la detuvieran, a
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

el lo habían arrestado al salir de su trabajo y lo invitaron a un interrogatorio en el que preguntaron por la


actitud de sus hijos y sobre su religión, en busca de ciertos nombres, que el no quiso dar. A el se lo
llevaron a Mathausen, donde fue cruelmente tratado, le tocó trabajar en la famosa cantera de aquel
campo y su famosa “Escalera de la muerte” subiendo los 186 empinados escalones cargado de
grandes piedras de granito. Pero todo eso lo pudo aguantar, pues era de constitución fuerte, con lo
que no pudo fue con la enfermedad, el tifus en los últimos meses antes de ser liberado el campo.
Otro episodio del que pudo enterarse fue el de su hermano Julius, llegó al
campo una amiga de Else llamada Cristiane, ella traía noticias de su hermano. Le habló de como
había mostrado valor e intrepidez, todo esto lo hacia para animarla aunque para ese entonces el había
muerto.
Julius se dedicaba a pasar literatura desde la frontera suiza y la introducirla en
Alemania. Después junto a otros compañeros ayudaba a mimeografiarla y así multiplicaban las copias
de las pocas revistas que recibían. Al ser joven y ágil tenia la facilidad de escabullirse de la policía y de
la temible Gestapo. En cierta ocasión fue visto por policías de la Gestapo que le acechaban, iba en su
bicicleta cargando con una mochila con literatura repleta de información y literatura “prohibida” que le
había pasado su amigo Everland de Suiza, todo aparentemente estaba controlado, aprovechó una
tarde soleada de los primeros días de la primavera. La policía le había seguido el camino tras la
denuncia de un vecino de una aldea cercana que había observado la costumbre de Julius de venir
cargado siempre desde la frontera en una zona de campo.
Sin embargo Julius notó la presencia de motorizados de la Gestapo, fue
entonces cuando sacando fuerzas de flaqueza corrió todo lo que pudo y casi milagrosamente se fue
deshaciendo de forma accidental de los diferentes perseguidores. Uno de ellos fue cuando cruzó una
charca que había en el camino por el que se había desviado, el conocía muy bien aquellos caminos
entre las montañas y se movía como pez en el agua, aptitud de la que sus perseguidores carecían, el
pasó a propósito por la charca pues sabia que había debajo un socavón lo suficientemente grande
tapado por una piedra, pero debido a las lluvias caídas en los días atrás la charca estaba todavía
suficientemente llena como para tapar el socavón y la piedra y contra eso dio la moto de uno de los
motoristas. En un momento dado en otro camino observó como venían dos perseguidores de un lado y
de otro decidió bajarse de la bicicleta en el ultimo momento debido al cambio de rasante los
motoristas no pudieron verle y cuando se encontraron la bicicleta atravesada uno pudo esquivarla pero
el otro no pudo evitar empotrarse contra su compañero. Esto enfadó aun mas a los capitanes de la
Gestapo y enviaron a dos mas en su busca. Cuando Julius pensaba que ya los había despistado, vio
venir a los otros dos guardias, estos bajando de sus motos le fueron persiguiendo campo a través
corriendo, Julius pensó que la única posibilidad que tenia era alcanzar un espeso bosque cercano que
lo ocultaría, pero no contaba con que sería alcanzado con una bala que le hizo una herida en la pierna,
era claro que la Gestapo no quería matarle, sino que este les condujese a los que ellos considerasen
los líderes.
Aquel disparo le hizo caer aunque tuvo la suerte de que no se le alojó pues le
paso rozando sin embargo el impacto y el dolor le hizo difícil seguir corriendo, sacando fuerzas de
donde no había y olvidandose del intenso dolor cual quemadura sentía en el muslo izquierdo. Volvió a
tropezar y por fin se rindió alzando la mano indicando su rendición en esa lucha desigual. Julius
meditaba sobre su incierto destino y trataba de consolarse con su esperanza futura, pensaba que este
era el final de su vida.
Cual fue su sorpresa cuando sus capturadores le condujeron a un vehículo que
le esperaba donde un cargo superior, Eicke, muy amable y con tono cordial le invitó a entrar, entonces
en el camino hasta la ciudad trató de persuadirle de delatar a sus compañeros, haciendole creer que
ellos conocían a todos y solo se trataba de confirmar unos detalles sobre si todavía seguían o no en la
obra. Poca respuesta obtuvo de Julius, estos lo condujeron a la comisaría cercana en la ciudad donde
le esperaba un trato menos cordial y mas agrio.
Días después, un tanto recuperado de la carrera de días atrás, fue conducido
a la comisaría donde se entrevistaría con Grunewald, un cruel y malhumorado teniente de la SS quien
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

al no conseguir sacar nada del detenido, lo envía a torturar, para ver hasta que grado estaba dispuesto
a aguantar el silencio cómplice de Julius.
Cuando pretendían trasladarlo a otras dependencias, sucedió algo imprevisto,
fue el momento en el que traían a un tal Fritz, un personaje violento, de constitución fuerte, acusado al
parecer de ser comunista y anarquista, cosa que no era verdad.
En realidad Fritz era herrero , pero en sus ratos libres le daba a la bebida en
esos momentos se volvía muy violento y se enzarzaba en peleas, la anoche anterior por lo visto se
había peleado con un jefecillo de la SS, también bajo los efectos del exceso de cerveza, este ultimo
había sido lanzado por Fritz a la calle teniendo la mala suerte de caer de cara en el blando excremento
de caballo, lo cual significó las risas y burlas de los que pasaban por allí y desconocían de quien se
trataba. Ahora este como venganza lanzó la falsa acusación de comunista, para que Fritz fuera
enviado con seguridad a algún campo de concentración.
Fritz gritaba y se negaba a entrar, por esa causa los policías que escoltaban a Julius, tuvieron que
echar una mano a los compañeros que no podían con el terrible Fritz.
Julius aprovechando el barullo y el momento de despiste de sus vigilantes huyó,
escaleras abajo con toda la velocidad con el propósito de avisar a su familia de que abandonaran la
ciudad, pues sabia de las intenciones de la Gestapo de quitarle a sus hijos y enviarlos reformatorios.
Antes de ser encontrado, pudo contarle a este amigo la situación, para que le
avisara a su esposa, y a su hermana Else, pero su amigo también fue arrestado antes de cumplir con
su misión. Curiosamente este se encontró con Cristiane y le contó todo lo sucedido.
Así fue como Else pudo saber de su querido hermano, como había logrado
escaparse incluso llegó a su casa, pero sin encontrar rastros de su esposa, ni de sus hijos. Todo
aquello, pensaba ella, lo debía haber atormentado terriblemente, pues siempre había sido un buen
esposo, atento y muy protector. Siempre habían sido muy cautelosos y habían ensayado
meticulosamente que hacer y decir en caso de que viniera la Gestapo a interrogarles, pero nunca,
jamas habían contado con esta eventualidad.
Su esposo, al igual que Julius, después de su trabajo se encargaba de actuar
de “trasporte”, es decir llevar y distribuir literatura bíblica en los diferentes puntos dispuestos para ello
de forma clandestina. Pero todo se había visto truncado cuando fue enviado a Mathausen.
Julius, siguó intrepidamente su valiente labor, se había unido a un grupo que se
dedicaban a mimeografiar literatura, en una casa abandonada a las afueras de la ciudad vecina cerca
de Dachau, allí lograba junto con otros de pasar literatura al campo de concentración, aprovechaban la
oportunidad que tenían muchos triángulos púrpura de salir a trabajar fuera del campo.
Los guardias no podían entender como podía entrar literatura de los
bibelforsher a todo un cercado y vigilado campo como aquél. Pero lo cierto es que no era el unico, en
algunos campos hasta circulaban biblias y otros libros.
Pero cierto día mientras todos los demás se habían marchado, Julius decidió
seguir trabajando en las copias, cuando debido a un chivatazo de un pastor que había visto salir y
entrar a personas en la vieja casa. Fue una nublada tarde de otoño, después de ser identificado fue
conducido directamente a Dachau y allí fue fusilado.
Else supo de su muerte días después, fue tan solo a unos cuantos metros de
donde ella se encontraba, es posible que hasta escuchara el tiro de muerte. Era común escuchar cada
cierto tiempo algún que otro disparo de fusilamientos o asesinatos selectivos, pero Cristiane no quiso
decir hasta que no pasaran unos días y así el dolor no sería tan tormentoso.

IMAGENES IMBORRABLES

Cada cierto tiempo los prisioneros eran llamados al patio que había entre el
“Bunker” (que era como una prisión de castigo dentro del campo) y la cocina del campo para ser
testigos de fusilamientos, ahorcamientos y otros asesinatos por parte de las autoridades del campo,
sobre todo eran invitados a ese terrible espectáculo, los Bibelforscher, cuando a los que se ajusticiaba
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

eran de su ideología o se invitaba a grupos en general cuando se trataba de algún acto de rebeldía,
todo para infundir terror en los demás reclusos, o en el caso de los Bibelforscher para hacerles ceder y
que decaiga su firme resolución.
En la mayoría de los casos se trataba de los que se habían negado al saludo
de Heil Hitler, en otras ocasiones era porque se había localizado literatura de ellos allí, algo inaudito e
inexplicable para los guardias que registraban minuciosamente a todos lo que entraban.
El día anterior Else, después de la entrevista con el comandante y de los
castigos y torturas recibidas por su negativa a firmar el documento de renuncia, fue invitada, junto a
otras reclusas al citado espectáculo, donde varios compañeros y compañeras fueron sacrificadas,
cuando esto sucedía, no hacia mas que pensar en lo que le esperaba a ella y se imaginaba la muerte
cruel de su esposo.
En ocasiones soñaba que ella estaba allí viendo a su esposo, sin poder
acercarse y como le obligaban a ponerse de rodillas, el miraba atrás hacia ella, y ella no podía gritar
para despedirse de el y lloraba.
Aquellas pesadillas se repetían de forma constante, pero nunca habló de esto con Nadia, no quería
que ella sufriera mas de lo que ya estaba padeciendo, solo quería infundir en ella esperanza y animo.
Pero ademas aquella noche no paró de recordar las amenazas del Jefe del
campo: -”No saldrá viva de aquí”, esa frase se repetía constantemente, no quería ceder al temor , pero
tampoco quería morir sin poder ver a sus hijos.
A la mañana siguiente no iba a ser mejor , sabia que un grupo de prisioneros
entre ellos ella había sido invitada a entrar a uno de los llamados camión “S” ,para según decían ser
trasladados a otro campo. Se trataba de camiones cerrados y cuando se ponía en marcha el motor,
penetraba el gas en el interior del vehículo, para matar a sus ocupantes en un tiempo de diez a quince
minutos. Muchos prisioneros ya sospechaban que aquellos camiones no eran utilizados sino para
trasladar vivos hacia la muerte segura. Pues los veían volver demasiado pronto para trasladar a nadie
a ningún lugar.
Else sabia que aquel podía llegar a ser de las ultimas entrevistas con Nadia,
pero no quería que ella lo viera como una despedida, no quería que la chica sufriera, hizo acopio de
valor y animó para infundir en la joven la esperanza que necesitaría sobre todo ahora, que Nadia había
perdido a la persona que mas quería.
Por otro lado la joven Nadia tuvo que ser testigo obligada de imagenes duras,
sobre todo relacionadas con su madre y los maltratos y vejaciones que esta sufría a manos de algunos
guardias despiadados y sin escrupulos. No era costumbre entre los nazis convencidos esta actitud,
pues por lo general sentían asco por los de otra raza sobre todo rusos o judios. Tocar a una judía lo
podian considerar una aberración contranatural.
Ademas, por normas internas de los campos, en los casos en los que eran
descubiertos tras haber mantenido relaciones con mujeres de ciertas razas, eran castigados
severamente.
Pero aquellos guardias al amparo de la noche y bajo los efectos de la bebida,
no tuvieron reparos en violar y maltratar a reclusas escogidas, entre ellas la madre de Nadia. Al
parecer era sobre todo los fines de semana o de descanso entre los guardias. Despues de ser testigo
de alguna de esas vejaciones, Nadia se acercaba y trataba de dar consuelo a su madre, hablandole
de lo que estaba aprendiendo de Else.
De esa manera tanto ella como Else tenían en comun, ver como lo que mas
querían en sentido humano, lo iban perdiendo poco a poco, sin poder hacer nada para evitarlo.

LA DESPEDIDA

-¿Que te ocurre Nadia? Preguntó Else al ver a Nadia con expresión de consternación y profunda
tristeza, había acudido a la cita solo para no perder el rastro de su amiga, pero no tenia fuerzas para
hablar.
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

-¡Han matado a mi madre! Han matado a mi pobre madre, asesinos..... No tengo a nadie, mi padre ya
no está, ahora mi madre....
-Tranquila jovencita , entiendo lo que estás pasando. Comprendo tu dolor, yo también he perdido a un
ser querido y a muchos amigos.... Pero tienes que ser firme, tu sobrevivirás a todo esto y ellos no. He
oído que los americanos y los rusos se están acercando y pronto nos liberaran....
¿Porqué no han llegado antes? Ahora ya es tarde....
-Si tu aprecias a Dios y eres leal a el , tu podrás ver a tu madre viva de nuevo....
-Eso no es posible....
-Sabes, la Biblia habla de una esperanza que ayudó a aguantar las pruebas a todos los fieles de la
antigüedad , fue la resurrección.
-El promete que todas a aquellas personas que el considera inocentes , tu madre es seguro una de
ellas, volverán a ver la vida, en un mundo mejor...
-Y eso ¿Cuándo va a ser.?, preguntó Nadia con cierto hálito de esperanza.
-Pronto Nadia, pronto.... Dios va a eliminar a todos estos injustos y criminales gobiernos del hombre y
pondrá su Reino y entonces podremos vivir en un paraíso, como el quería al principio. Podrás volver a
ver a tu madre, no habrá ya mas maldad, ni dolor . Viviremos en un mundo donde no tendremos que
temer a nadie...
-¿Y yo podré estar allí.?. Preguntó Nadia con el semblante mas tranquilo.
Claro que si , cuando tu salgas de aquí, tienes que buscar la verdad.
-Cuando salga de aquí te buscaré Else, yo quiero que tu me ayudes a encontrar a Dios...
De repente, unos guardias llaman a ambas, se llevan a la joven hacia el barracón de la
experimentación para hacerle unas pruebas medicas mas, mientras a Else se la llevan escoltada por
dos guardias mujeres.
-Allí nos veremos hija, allí nos veremos. Fueron palabras que para los oídos de la adolescente sonaban
a despedida y ese sentimiento de que tal vez ya no la vería mas, dolía mas que todo lo que le tocaba
sufrir a manos de los médicos del campo.
Efectivamente, esta fue la última vez que Nadia vio a Else, poco tiempo
después, Else fue conducida a los famosos camiones S, estos camiones que no eran otra cosa que
cámaras de gas, móviles. Se trataba de camiones cerrados y cuando se ponía en marcha el motor,
penetraba el gas en el interior del vehículo, para matar a sus ocupantes en un tiempo de diez a 15
minutos.
Fueron inventados a raíz de un suceso cuando 1942 Himmler estaba en Minsk
(entonces ocupada por los fascistas) y organizaron una matanza en su honor, pero al “refinado” capo le
molestó una macabra experiencia que tuvo en un fusilamiento masivo. A la matanza no le puso ninguna
objeción. Sino que lo que “hirió su sensibilidad” fue ver ¡¡y oír!! cómo enterraban a los masacrados,
pues no todos estaban muertos. También las quejas de muchos guardias y comandantes de campos
que veían como muchos de sus camaradas no soportaban el ver la muerte y el sufrimiento tan de
cerca.
Para “humanizar la muerte”, a raíz de aquel suceso, un ingeniero nazi que
trabajaba en Berlín, el SS untersturmführer doctor Becker, se le ocurrió la idea y fue así como se
construyeron camiones S de varios tamaños, con capacidad para 15 o 20 víctimas. Sobre todo se
utilizaba con mujeres y niños. Les decían que iban a ser trasladados, pero no les aclaraban que “al otro
mundo”. Cuando subían, se cerraban las puertas y ya estaban en una cámara de gas rodante.
Sin embargo para Else, que sabia de su final, acabó allí su sufrimiento, solo
lamentaba no haberse podido despedir de su esposo, ni de su joven y querido hermano Julius, y peor y
mas doloroso si cabe, no pudo despedirse de sus hijos, aunque lo hizo con Nadia en su
representación, siempre con una sonrisa que radiaba paz y dando el animo y consuelo a la joven, sin
hacerle ver el sufrimiento que ella misma llevaba dentro. Pero para que cargar a aquella jovencita con
mas penas de las que ya sufría en su pocos años de vida, concluía ella. Por otro lado murió con la
esperanza segura de encontrarse pronto con su esposo, en aquel maravilloso mundo del que tanto
había hablado a Nadia.
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

Solo año y medio después, los norteamericanos llegaron a Dachau y


encontraron a entre 30,000 y 60,000 prisioneros, no se sabe bien la cantidad, pues unos meses antes
se había declarado una epidemia de tifus y muchos prisioneros fueron trasladados a otros campos. A
los que encontraron la mayoría estaban en situación critica, personas desnutridas, muchas al borde
de la muerte y miles de cadáveres por todas partes.
Entre los sobrevivientes estaba la joven Nadia, libre por fin, se aferraba a las
palabras esperanzadoras de Else, y una vez recuperada físicamente, buscó. Se había quedado con las
ganas de saber a que religión pertenecía Else, ¡Como iba a encontrarla si ni tan siquiera sabia su
procedencia ni apellido! Aunque Dachau fue de los
pocos campos de concentración en los que se peleo para liberar, no hubo mucha resistencia. En eso
ultimos dias, algunos guardias nazis habian escapado, y soldados de la Wetchmark se tuvieron que
hacer cargo de la defensa del campo, hubo un momento caotico, por momentos se relajó la ferrea
disciplina, y por otro se fusilaba a unos y otros por los motivos mas irrazonables. Algunos abogaban
por seguir trasladando a los detenidos politicos a otro campo, pero la derrota alemana en ciudad tras
ciudad dejó la zona de Münich y Dachau aislada, de tal manera que el 29 de abril optaron por rendirse.
En esas condiciones Nadia solo quería saber donde estaría Else, sabía que
pronto podrian ser liberados y no tenía familia ni a nadie a quien aferrarse, pero los intentos por
encontrarla no dieron su fruto.
Solo pudo saber tiempo después a quienes correspondían el llamativo
triángulo púrpura que Else llevaba cosido a sus ropas de prisionera. Pero lamentó no haberse
encontrado con ninguno de esos presos con el famoso triangulo. Parece ser que todos estaban juntos,
pero ella no pudo encontrarlos.

PERSEGUIDA EN SU TIERRA

El caos en el que se encontraba Alemania al terminar la guerra hacía que


hubiesen desplazamientos de personas de aquí para allá, por todos los caminos, carreteras, vías de
tren , por todas partes se podía ver gente volviendo a su lugar de origen. Allí se mezclaron soldados,
con prisioneros, a veces incluso kapos de los campos de concentración, como Elfriede Rinkel, o Herta
Oberhauser o jefes nazis como Josep Menguele quienes disfrazados de prisioneros o prisioneras se
escabullían de los controles de los soldados que liberaban los campos.
Los Norteamericanos para quienes organizar el desplazamiento de tantos
deportados era tarea tediosa y nada cómoda, solían trasladar a sus diferentes nacionalidades a los
prisioneros que encontraban, así fue como Nadia llego a ser trasladada a la zona rusa debido a la
nacionalidad de sus padre.
Aunque ella apenas sabia el idioma, estuvo refugiada en un cuartel del ejercito
soviético, en la zona de Alemania controlada por los soviéticos, para ese entonces contaba ya con 17
años y su belleza natural, heredada de su madre no pasaba inadvertida para los guardias y custodios
de la joven. Pero ella tenia otros intereses mas importantes que el buscar pareja, cosa un tanto extraña
pues muchas jóvenes en su situación aprovechaban la primera oportunidad que se les presentaba, ya
que aquello significaba su protección y seguridad.
Pero para Nadia el encontrar a su padre y a su amiga Else se convirtió en
obsesión. Ella pensaba que podía todavía encontrar a su padre y todo su esfuerzo se centró en
preguntar a unos y otros y buscar ayuda, con los pocos medios que había, la radio fue uno de esos
pocos medios para encontrar desaparecidos al que la joven acudió. Pero también hubo muchas
promesas falsas de desaprensivos que solo querían sacar provecho de la muchacha.
Así fue como en poco tiempo se encontró siendo perseguida de nuevo, esta
vez por su negativa a casarse con un comandante ruso, con el que ya estaban haciendo arreglos para
ello, en contra de su voluntad, pues a ella la solo idea le causaba pavor y repulsión.
Aprovecha la oportunidad. Le decía una amiga que conoció en el traslado y que le ayudó a aprender
ruso.
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

-No te niegues a esto, tienes en tus manos tu futuro: o una vida angustiosa o la seguridad y el estatus
de ser la esposa de un militar.
-No puedo inmaginarme mi vida con ese déspota y desagradable de Tropkin. Refutó Nadia
refiriendose al general que la pretendía.
En aquel lugar también conoció a un coronel que decía conocer a su padre en
sus años de universidad. El parecía no tener mas interés en ella que ayudarla a que su vida fuera
menos angustiosa. La trataba casi como si fuera un familiar.
Aunque Nadia desconfiaba de todos, este hombre le infundio confianza y la animaba muy a menudo,
cuando surgió la cuestión del matrimonio con el General del cuartel, el se prestó para ayudarla a
escapar de aquella situación.
-Tu no te mereces esta vida, huye no te lo pienses mas. Le dijo en cierta ocasión
-¿Como puedo hacerlo, si esto es como una cárcel?
-Yo te ayudaré a escapar.
-Y ¿Que será de ti si te descubren?
-No te preocupes, jovencita, soy hombre de guerra y he librado peores batallas que esas.
De esa manera fue como pudo huir con la ayuda de este coronel que
arriesgando su situación y puesto, la escondió en la parte trasera de su automóvil cubierta por mantas
y la sacó secretamente del cuartel.
Era casi de noche ya muy avanzado el mes de Septiembre, ella desconocía el
lugar al que la llevaría el Coronel, ella no hacía mas que preguntar que haría después, el le explicó
detalladamente cual debería ser su proceder, de repente el la mandó a callar, y se detuvo, era un
control de tantos que había, el corazón de ella empezó a latir de prisa y los sudores nerviosos
brotaban, de hecho intentaba no temblar y permanecer totalmente quieta para que no percibieran
movimiento alguno, cosa que se hacia cada vez mas difícil y máxime cuando escuchaba perros y gritos
fuera, empezó a pensar que todo acabaría aquí, que el único medio que tenia para salir y la única
oportunidad se esfumaría. Empezó a orar al Dios al que Else le había enseñado a confiar, aunque no
tenia claro como ni que decirle.
Mientras tanto el coche permanecía detenido esperando que terminara el
registro de otros que le precedían, en alguno de ello descubrían que llevaban polizones, exnazis
escondidos y que trataban de escapar del férreo control y la dureza de los castigos de los soviéticos.
Entonces, pasados casi 20 minutos de espera que para Nadia fueron horas, llegó su turno, al ver la
indumentaria del militar, no sospecharon de el, no obstante dio una serie de explicaciones en perfecto
ruso, entonces el coche arrancó y prosiguió su camino, por fin la joven volvía a respirar y una sensación
esperanzadora, similar a la que había sentido meses atrás cuando fue liberada de Dachau.
Pero el coronel no pudo hacer mucho mas por ella, la dejó cerca de una
estación, le dio dinero para viajar en tren a la frontera. Una vez allí, sabia que tenia que escapar, pues
para ella Rusia no significaba nada y el régimen dictatorial comunista, no se diferenciaba mucho del
caído régimen nazi que tanto la había hecho sufrir.
De pronto, Nadia se vio cerca de la frontera entre las dos Alemanias, todavía
no existía el famoso muro, pero si en ciertas secciones había alambrada. En cierta parte no había ni
eso y hasta allí se acercó Nadia y cuando observó que los vigilantes se distraían, corrió hacia el otro
lado por una zona descampada, que era zona de nadie, prácticamente arrastrándose recorrió el
terreno, mas de 1 km, cuando por fin fue vista por los vigilantes estadounidenses del otro lado, estos la
avistaron y se acercaron a ella invitándola a subir a su Jeep.
Los soldados americanos e ingleses, ayudaban al principio a quienes
escapaban de la zona dominada por los rusos, sabiendo lo que empezaba a pasar al otro lado,
habían oído de los abusos de los soviéticos hacia la gente, sabían de los ultrajes y discriminaciones,
de la limpieza política que estos pretendían hacer, se empezaba a notar sus fines, que no eran otros
que instaurar en Alemania un régimen afín al ruso comunista y crear una zona de influencia, por ello no
se retrajeron de ayudar a la joven y la condujeron hacia un tren que se dirigía hacia Heidelberg, en el
noroeste de Alemania, una de las pocas ciudades históricas, famosa por su impresionante castillo
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

medieval, que no fue bombardeada por los aliados. Así parecía que se habría una luz de esperanza y
sobre todo de libertad para Nadia.
Enfrente de ella estaba sentado Vladimir, un ucraniano muy adaptado a la vida
de Alemania, aunque había sufrido también las desdichas de los campos. Ahora trabajaba en una
carpintería haciendo puertas, ahora había bastante trabajo pues Alemania se encontraba en plena
reconstrucción.
Aquello se convirtió en una amistad y después en algo mas, ambos se encontraban solos en una zona
desconocida, con muchas cosas en común, ambos habian perdido a su familia, así que decidieron
compartir la vida juntos y se casaron.
Ahora, parecía que la vida por fin cobraría sentido para Nadia, sin embargo, no
acabaron allí las presiones, los rusos seguían buscandola. En cierta ocasión estaba en una tienda
comprando, cuando escucho un mensaje en la radio, era común escuchar anuncios de personas que
buscaban a otras, así escucho el nombre de su padre que la buscaba.
Fue como un jarro de agua fría, pues la dejó entre consternada y confundida,
¡Después de años sin saber nada de su padre ahora la está buscando! ¿Desde la parte soviética?
Eso fue lo que mas le extrañó, pues sus padres había huido de Rusia años atrás y nunca hablaron de
volver allí, es mas, ni siquiera se habían interesado en enseñar a su hija el idioma nativo. Trataban
siempre de hablar en alemán delante de ella.
Por ese pensaba Nadia, no era posible que ahora su padre estuviera unido a
los rusos, o quizás si. Tal vez debido al maltrato recibido por los alemanes deseaba ahora volver con
sus parientes. O es que tal vez sus antiguos enemigos lo habían capturado y ahora querían atraparla a
ella, todo podía ser una estrategia de aquel comandante ruso que la pretendía, quizás era solo un
señuelo, como apuntaba su esposo ucraniano. Eran antas las posibilidades y ¡Todo era tan confuso!
Con todo decidió no hacer caso a los mensajes, no podía arriesgarse ahora,
esperaría a que las cosas se calmaran entonces procedería a buscar a su padre.
Mas tiempo después, las presiones se hicieron insoportables, incluso estando
en Alemania occidental sentía que era vigilada por espías comunistas.
En cierta ocasión se sintió vigilada y perseguida por dos hombres, según
aligeraba el paso estos también lo hacían, pudo notar como se detenían a pocos metros de ella
cuando ella paraba el paso. Decidió entonces entrar en un gran almacén y allí habló con el
administrador de la tienda quien la escondió durante 2 horas, hasta que se cercioró de que los
desconocidos perseguidores que la espiaban ya no estaban.
Las cosas no podían seguir así, la presión de los soviéticos iba en aumento y el
temor y la desconfianza de Nadia era proporcional a esa presión. Para las autoridades soviéticas, el
desagravio que significaba el hecho de que una compatriota rusa huyera a occidente no podía
quedarse olvidado. Por aquel entonces Vladimir había escuchado de una oferta para trabajar en
Australia, ¡Esa era la ocasión que necesitaban para perder de vista a sus perseguidores!
Sin pensarlo mucho se embarcaron a las antípodas, a un territorio desconocido
, una nueva vida, en la que Nadia, solo tendría que preocuparse de buscar a los de la fe de Else.
La única opción de búsqueda que tenia, pues de su padre no era posible , de la misma Else, sabia
que tampoco parecía una posibilidad real. Pero si podía buscar esos ideales y enseñanzas que tan
bien le hicieron soportar aquella crueldad y que pasara de la muerte a la vida en el campo de
exterminio de Dachau.
Le llevó tiempo adaptarse a una forma de vida muy distinta, el idioma, el clima
y muchas otras circunstancia, aunque para sorpresa suya Australia era un país de inmigrantes, había
toda clase de nacionalidades, entre ellos una pequeña comunidad de alemanes contrarios al antiguo
régimen nazi.
Cuando ya se encontraba con la suficiente confianza empezó la búsqueda que
nunca había abandonado, la de los amigos de Else. Siempre recordaba las cosas que Else le había
dicho y por ello cuando se topaba con algún religioso , le preguntaba sobre su esperanza para el
futuro, aunque siempre la respuesta la decepcionaba. Todos hablaban de un cielo, de ir a otros
Easy PDF Copyright © 1998,2007 Visage Software
This document was created with FREE version of Easy PDF.Please visit http://www.visagesoft.com for more details

mundos, de reencarnaciones y otras cosas, pero nada como lo que Else le había contado.
Fue 17 años después cuando sucedió algo que le dio un giro a su vida, se
acercaron a su puerta dos personas que empezaron a hablar las mismas cosas que había escuchado
de Else, cada pregunta que ella hacia , le daban la respuesta que Else le hubiera dado.
No pudo evitar que sus lagrimas de emoción le hicieran correr el leve
maquillaje de sus ojos y que le revolotearan en su mente todos aquellos momentos con su consejera y
consoladora amiga y abrazando con fuerza a los que se encontraban en su puerta, los cuales
perplejos, no salían de su estupor y sorpresa al ver la reacción de aquella mujer.
Aquello significó el final de toda una búsqueda, Nadia por fin podía conocer y
abrigar la esperanza que aquella noble mujer tenia, vio la luz de vida que se le mostró en aquel campo
de la muerte llamado Dachau, y tendría la confianza de poder encontrarse con Else y cumplir con la cita
que tenían pendiente, en un lugar en la que ya no tendrían nada de que lamentarse, ni clamarían por las
injusticias, ni sufrirían el dolor de la persecución. La muerte de los perseguidos seria ya algo olvidado,
pues todos ellos seguro estarán allí.-

FIN

L.R

******************************************

Bibliografía :

¡Despertad! 1985 8/2 “De la muerte a la vida en Dachau”


Anuario 1974 Alemania
Los Bibelforscher y el Nazismo
Dachau Campo de exterminio (Michael Frost)