Está en la página 1de 1

Página Siete

Página Siete Por Gustavo Alejandro González Ontiveros Planchados Parecía que en el PRI de Tepatitlán los

Por Gustavo Alejandro González Ontiveros

Planchados

Parecía que en el PRI de Tepatitlán los dos o tres inconformes que había, ya habían sido planchados, pero parece que, la plancha no funcionó o ya se volvieron

a desplanchar esos dos o tres. Si le sirve de consuelo a Gustavo Gutiérrez, presidente del tricolor en Tepa, este mal ha sido una enfermedad crónica

del PRI desde hace algunos años, que lo mismo da a nivel nacional, que estatal o municipal, pero cuando pasa, el partido por lo general sale dañado y para cuando se aplicó la medicina y se alivió el paciente, el daño ya estuvo hecho. Y para no ir tan lejos, pueden preguntar en Acatic, donde Cándido González sentía que era hora de que él fuera el candidato por el PRI a la presidencia de aquel municipio y como no fue así, se marchó

al Verde Ecologista y al final no ganó ni él

ni el tricolor, siendo el triunfador de este

pleito interno tricolor el Partido Acción Nacional, que gracias a eso Acatic ya va para seis años con gobiernos panistas. Y también muy cerca está Arandas, donde el actual presidente, Pepe Magaña,

vio como el abanderado por el PRI no era él sino otro, por lo que no se la pensó más

y se fue al cobijo de Convergencia, jugada

que le resultó pues ganó las elecciones. Bien por Magaña y mal por el PRI, que parecía que iba a recuperar el municipio tequilero después de seis años de dominio blanquiazul. En Tepa, sin tener todavía claros aspirantes a la candidatura, el PRI ya está dando muestras de pleitos internos. Ahí anda Paulo César Padilla, criticando cada palabra que diga Gustavo Gutiérrez, aunque en lo oscurito y sin que los del comité lo vean, pero el profe Paulo no desaprovecha para reprobar las acciones que lleva a cabo la dirigencia, que un día soñó para sí -me imagino que de ahí su coraje-. Otro renegado, a pesar de que le

Epigrama Por Luis Gutiérrez Medrano Si no gana, Obrador no va a respetar la encuesta

Epigrama

Por Luis Gutiérrez Medrano

Si no gana, Obrador no va a respetar la encuesta

Mi

pobre opinión es ésta:

me

parece que Obrador

si no es el triunfador

nunca aceptará la encuesta.

Si no logran coincidir

Manuel el “Peje” y Ebrard tengan la seguridad

de

que se van a destruir.

Y

ganarán, tomen nota,

o Nieto o Vásquez Mota.

cumplieron su capricho de meter a su hijo

de regidor, sigue tratando de meterle goles

al comité, protestando cada decisión y cada

voto en las asambleas priistas y ahora hasta sacando una campaña llamada Moda, con quién sabe qué fines, pero dudo que sean para ayudar al PRI, por lo menos no al PRI de Cecilia González y su equipo. En fin, Gustavo Gutiérrez alguna vez dijo que ya se habían entendido con esos dos, pero parece que ya se volvieron a desarreglar o nunca lo estuvieron y a lo mejor no pasa nada y el PRI sigue su camino, saca un buen candidato para las próximas elecciones y repite en el poder. O puede que solamente saque un buen candidato pero que no le alcance y pierda con el PAN; que saque un candidato más o menos y con algo de suerte vuelva a ganar las elecciones. O que sea un mal candidato

y una mala campaña y pierda por goliza. Pero lo que no tendría ni poca madre es que lleguen divididos a la elección,

que esos dos o tres renegados boicoteen

al partido y se eche a perder todo, que es a

lo que aspiran y lo que el PRI podría evitar

con una nueva planchada.

Pretextos

Parafraseando aquel anuncio que decía “estaríamos mejor con López Obrador”, los que le venden algún producto o servicio al ayuntamiento de Tepa, seguramente deben estar diciendo:

“estaríamos mejor con (el ex tesorero municipal) José María Gómez Martín”, pues es una verdad inocultable que a raíz del cambio del titular de las finanzas del ayuntamiento, los pagos a proveedores se retrasan semanas o hasta meses. El primer pretexto fue que debido al cambio de tesorero, todos los pagos se atrasarían unos días en lo que se daba el acomodo en tesorería y no sé qué más… Luego, que como había que tramitar ante los bancos donde el ayuntamiento tiene sus cuentas, el cambio de firmas para los cheques, estos sufrirían algunos retrasos pero que en unos días más saldrían los pagos… Después, cuando se agotaron los cuentos de que el cambio de tesorero y lo de las firmas, nadie sabía por qué no salen los pagos a tiempo en tesorería, pero no fueron pocos dentro del mismo

ayuntamiento quienes aseguraron que

el encargado de administrar los dineros

del pueblo, con toda la discrecionalidad del mundo decidía a quién le pagaba y cuándo y que si se quería celeridad en el

pago (después de semanas de retraso y pretextos) había que pedir una audiencia con el tesorero y pedirle de favor que no fuera malo y firmara el cheque… Ahora se fueron por el lado de

Proveeduría para tardar los pagos: “es que no hay requisiciones y no va a haber en varios días…”

no hay requisiciones y no va a haber en varios días…” Dónde No por mucho madrugar…

Dónde

No por mucho madrugar… se genera más confianza

La extraordinaria noticia que la alcaldesa dio a conocer el lunes pasado en la sesión de Ayuntamiento sobre el incremento del presupuesto

municipal para este año nos trajo varias dudas, cuando algunos anticecilistas nos compartieron sus macabros pensamientos sobre las cuentas públicas.

¡Aguafiestas!

Los regidores tepatitlenses aprobaron hace un año, un presupuesto 2011, estimado en 300 millones de pesos. Con base en ese presupuesto se hicieron proyectos, planes y

estrategias. Conforme pasó el año, los ajustes comenzaron a aparecer y, por supuesto, los malpensados comenzaron

a cuestionar el manejo de los dineros. Luego vino la misteriosa (y hasta ahora no aclarada) renuncia del Tesorero Chema Gómez, hombre probo e intachable. También llegó el nombramiento de Jorge Aceves al frente

Tepa debe modificar su presupuesto anual 2011 y autorizar que se ejerzan 480 millones, es decir, 180 millones más que lo planteado hace un año. Es decir, 60 por ciento más dinero del que esperaban. Es decir, la noticia es extraordinaria porque resuelve las dudas aquellas de ¿A qué va tanto La Señora a México?; la respuesta está en esos millones que cayeron a las cuentas de Tepa, provenientes del gobierno federal, sumados a los altos cobros de derechos, impuestos y cobros municipales que aplica esta administración (busquemos en las “trasmisiones patrimoniales” por ejemplo). Esa extraordinaria noticia de que Tepa tiene 180 millones de pesos más para gastar fue apaciguada, opacada, por la petición –y posterior aprobación a chaleco- de contraer más deuda para Tepa con el fin de pagar el multi-

contraer más deuda para Tepa con el fin de pagar el multi- de los dineros municipales.

de los dineros municipales. A partir de agosto comenzaron algunos ajustes en las cuentas, en los contratos y en las adquisiciones. Las

decisiones de a quién se le compra qué,

y a qué precio, ya no se plantea en la Comisión de adquisiciones, sino en

palacio municipal, en las oficinas norte

y sur de la fachada principal. Las dudas del manejo económico

siguieron apareciendo en la escena pública. La alcaldesa dio una magnífica noticia, velada entre acuerdos extraordinarios de sesión extraordinaria

a la que fueron convocados los regidores

a unas cuantas horas de llevarse a cabo y con muy poca información de por medio. La Señora (así se refieren todos sus subordinados a la alcaldesa) dijo que

cacaraceado acueducto para Tepatitlán. De pronto surgieron muchas dudas de los aguafiestas: ¿Si hay 180 millones más en la tesorería, para qué quiere Cecilia otros 10 millones de deuda?, ¿Si ya no hay dinero en la tesorería, por qué siguen iniciando obras de las que no tienen garantizada la aportación estatal o federal?; si ha llegado el 60 por ciento más de dinero a la tesorería, ¿por qué tardan tanto en pagar a proveedores locales? En fin, los aguafiestas, que nunca quieren ver lo positivo de las autoridades, no encuentran esta semana las respuestas a tantas dudas económicas, a tantos “ajustes” a las cuentas con aprobación mayoritaria de los priístas y los dos panalistas. Simplemente, la gran pregunta es ¿Dónde, tanto dinero?