Está en la página 1de 2

Todos Somos Estudiantes – Carta Abierta a la Ciudadanía Colombiana

07de noviembre de 2011 Colombia

Acerca del Paro Estudiantil y las actividades programadas para los siguientes días, los estudiantes queremos expresar lo siguiente:

Por primera vez en mucho tiempo, una gran parte de la ciudadanía ha olvidado sus diferencias y se ha unido en torno a una exigencia justa, razonable y necesaria. Los jóvenes, profesores, padres y madres de familia de los más amplios sectores de la educación pública y privada apoyan las actividades y el Paro convocado por la Mesa Amplia Nacional Estudiantil (MANE), en rechazo a la propuesta de Reforma a la educación superior que propone el Gobierno y que sería aprobada sin mayor discusión por las mayorías parlamentarias controladas por la llamada «Unidad Nacional».

Nuestra invitación es para que usted también se una a este movimiento. Todos somos o hemos sido estudiantes y esta Reforma nos toca a todos. Con un mejor acceso a la educación superior de calidad podremos construir el progreso y un verdadero desarrollo económico y humano. Todos esperamos que los recursos públicos sean empleados en beneficio de la ciudadanía para darle mejores oportunidades. Las exigencias son justas, razonables y necesarias:

1. No queremos que nuestros recursos públicos se destinen a la financiación de créditos estudiantiles en

lugar de destinarse a la financiación de las universidades y sus programas de estudio e investigación. Los recursos públicos deben ser destinados al bienestar y progreso de la ciudadanía, pero esto no es lo que busca la Reforma, según la cual cada estudiante deberá pagar su crédito, tal como sucede actualmente con la educación privada.

Los créditos del ICETEX han probado ser un obstáculo para muchos, ya que se «hipotecan» los primeros años del ejercicio profesional y esto frena la posibilidad de emprendimiento. Se obliga al profesional a ser empleado en un mercado laboral insuficiente y mal remunerado para pagar una deuda educativa. ¿Cómo podrían continuar con sus estudios de postgrado si están endeudados? ¿Cómo, con deudas apremiantes, se puede crear empresa?

2. Colombia es el segundo país de América Latina que menos porcentaje de inversión destina a la

educación y planea cada vez invertir menos. La nueva Reforma obliga a las universidades públicas a ampliar la cobertura en cupos en un 15%. Eso implica aumentar la planta docente, mejorar la infraestructura (implementos de laboratorio, equipos y planta física) y aumentar gastos de mantenimiento y administración. Sin aumentar el presupuesto para las universidades, las exigencias en calidad de planta docente e investigación no van a ser las mismas. Las universidades públicas van a tener que endeudarse y aumentar costos de las matrículas si desean mantener sus estándares de calidad y competitividad. Finalmente, los perjudicados van a ser los estudiantes de bajos recursos que no podrán pagar una universidad privada y aún así van a tener que recurrir a créditos para estudiar en una universidad pública.

3. La política de educación pública también afecta a las universidades privadas. La Reforma educativa

pretende quitarles la autonomía en sus programas, sometiéndolas a programas que cumplan con las exigencias del mercado impuesto en lugar de generar nuevos caminos de desarrollo. Como resultado, la educación será homogénea y las universidades perderán su libertad de cátedra. Adicionalmente, los servicios de Bienestar Universitario (cafetería, auditorios, enfermería, entre otros), la contratación de profesores de hora cátedra y personal de servicio podrían ser tercerizados, es decir manejados por entes

externos a las universidades a quienes no les interesa el desarrollo del país sino el lucro que se obtiene de ello.

4. La educación deja de ser un bien y herramienta de desarrollo para convertirse en mercancía. La Reforma busca cumplir las normas mínimas exigidas por el TLC con Estados Unidos, que obliga a Colombia a tener una cobertura mínima en educación, pero no plantea exigencias sobre la calidad de la misma. Es por esto que se busca aumentar la cobertura de educación técnica y tecnológica de baja calidad. Esto implica que los estudiantes que no puedan costear una universidad pública o privada tendrán que acceder a estos programas técnicos de baja calidad y que solo aquellos que tengan la facilidad económica o de endeudamiento podrían acceder a las universidades, ampliando así la brecha entre ricos y pobres en un país que es el tercero más desigual del planeta.

Por estas cuatro razones, y por la imposición que el gobierno pretende hacer a través de las mayorías parlamentarias sin escuchar a la comunidad educativa y a la sociedad, lo invitamos a unirse. Los besos, abrazos, el arte y el respeto por el otro han tomado el lugar que tenía la violencia en otras ocasiones. Las manifestaciones que se han dado en contra de la Reforma han vetado el vandalismo y el sabotaje. Se ha logrado generar una nueva conciencia que lleva a entender que la exigencia de los derechos está por encima de las acciones de muchos violentos que se infiltran en las movilizaciones.

Usted puede unirse no solo marchando: es vital conocer el proyecto de reforma y difundir lo que consideramos una injusticia con Colombia. Puede escribirle directamente al Presidente Juan Manuel Santos, al Ministerio de Educación y a los parlamentarios que apoyan el proyecto de reforma, pidiéndoles que escuchen la voz de 9.5 millones de colombianos que están en Paro. Puede hacerlo también a través de las redes sociales, difundiendo toda la información posible sobre las actividades del Paro Estudiantil.

Este Paro es una oportunidad histórica para decirle al gobierno que las leyes no pueden ir en contra de la ciudadanía. Vamos a hacer del 10 de noviembre un día festivo, un día en el que todos saldremos a la calle a decirle NO a la Reforma y a pensar un país entre todos. Si todos paramos, nadie sufrirá las incomodidades y el gobierno accederá rápidamente a concertar con la ciudadanía una reforma que verdaderamente apoye la educación superior. Únase. Todos somos estudiantes.

http://indignate.co

Ciudadanía con Conciencia Crítica