Está en la página 1de 5

LA RUSIA PREREVOLUCIONARIA

SITUACIÓN POLÍTICA

La Autocracia Zarista

Se mantiene un gobierno absolutista (autocrático) de los zares. El zar concentra todo tipo de poderes y gobierna por decretos sin contar con ningún parlamento. Su persona es considerada como sagrada ya que reúne atribuciones religiosas importantes (es la cabeza de la iglesia ortodoxa) y se considera a sí mismo el representante de Dios en la tierra. Es el jefe del ejército y con este instrumento y con la policía zarista (okrana) mantiene amordazada a la oposición política que tiene que recurrir a la clandestinidad.

Por tanto, el régimen del Zar se va a apoyar en:

La burocracia del Estado, que garantizaba el funcionamiento del Imperio, y en l aque abunda la corrupción y el amiguismo.

El ejército: instrumento del expansionismo ruso. Su eficacia está muy cuestionada (Crimea, Guerra contra Japón). La oficialidad controlada por la nobleza.

La policía política, combinada con una fuerte censura.

La iglesia ortodoxa: gran influencia ideológica sobre el campesinado. Controlaba la enseñanza. Uno de los pilares más sólidos. Tradicionalista. El zar su cabeza.

La Oposición Política

La oposición al régimen zarista aparece ya en la segunda mitad del siglo XIX con los movimientos nihilistas y populistas. También aparecerán partidos y movimientos políticos pidiendo reformas de corte europeo - solicitando una constitución y un modelo parlamentario - , y se introducirán con fuerza las ideas marxistas entre el incipiente proletariado.

En este ambiente de rechazo al zar, que se niega a ceder su poder y aceptar cualquier tipo de reformas, cristalizarán tres partidos políticos que protagonizarán los procesos revolucionarios.

1. Los socialistas revolucionarios, de tendencia anarquistas, que reúnen a los antiguos

nihilistas y a los populistas. Su objetivo fundamental es destruir el Estado, el protagonismo de la lucha debe ser asumido por los campesinos. Recurren a los atentados terroristas como

medio de desestabilizar el poder. Busca una reforma agraria que implique la modificación de las estructuras de propiedad y permita el acceso del campesinado a ésta.

2. El partido Constitucional-Demócrata (partido liberal ruso). Reúne a muchos de los

intelectuales rusos, los burgueses, terratenientes medios que participan en los zemtsvos o asambleas locales, los profesionales liberales y miembros de la aristocracia partidarios de uan reforma controlada. En su programa político piden libertades públicas y una

constitución. Aspiran a instaurar en Rusia un régimen a imitación de los surgidos en Europa durante el siglo XIX. Piden además una verdadera reforma agraria, ya que la eliminación del feudalismo no ha cambiado nada el panorama agrario. El partido se llama partido Constitucional-demócrata y será conocido también como Kadet por las siglas K.D. (Constitucional-demócrata en ruso).

3. El partido Socialdemócrata. Es un partido marxista que nace en el Congreso de Minks de

1898. Dan prioridad al problema obrero. En el Congreso de Bruselas y Londres del año 1903 aparecen dos tendencias confirmadas en la Conferencia de Praga de 1912: los mencheviques o minoritarios (en aquél momento) que son moderados, partidarios incluso de una alianza con los liberales, como medio para alcanzar el sistema capitalista necesario antes de realizar la revolución; y los bolcheviques o mayoritarios (sólo tuvieron la mayoría al principio) son los partidarios de la aplicación sin dilación del ideario de Marx y de la conquista del poder por los obreros. Su líder será Lenín. Serán más tarde llamados comunistas.

Los Nacionalismos El Imperio Ruso se extendía desde la frontera con Alemania hasta el Pacífico

Los Nacionalismos

El Imperio Ruso se extendía desde la frontera con Alemania hasta el Pacífico y desde el Ártico hasta el Asia Central. En todo este territorio los rusos son mayoría, pero se han extendido a costa de ocupar los territorios de otros pueblos de distinta lengua, religión y raza que se oponen a su dominio.

Entre las minorías más destacadas están los polacos que desde la época napoleónica han sido sometidos a los rusos (Congreso de Viena. revoluciones de 1830 y 1848), los finlandeses, los letones, estones y lituanos en el Báltico; los Ucranianos en el sur; los pueblos caucásicos en el Cáucaso de religión armenia y musulmana; los musulmanes del Asia Central, etc.

A todos estos pueblos los zares pretenden imponer el idioma ruso y la religión ortodoxa para asimilarlos, la reacción es la aparición de un creciente nacionalismo. Muchos aspiran a la independencia y encontrarán en la IGM la vía de acceso.

aparición de un creciente nacionalismo. Muchos aspiran a la independencia y encontrarán en la IGM la

LA ECONOMÍA.

Rusia sigue siendo un país eminentemente agrario, con una agricultura extensiva, de tecnología rudimentaria, pobre y estancada.

En 1861 se produce la liberación de los siervos, antes simple propiedad de los terratenientes, que deberán pagar una enorme cantidad de dinero a los señores y al Estado para lograr su libertad, lo que no mejora su situación.

También se realiza una Reforma agraria frustrada. La tierra se dividió en dos partes: una se la quedarían los antiguos señores, generalmente la + productiva; otra será dada en usufructo a los campesinos a cambio del pago de un censo al Estado (que adelanta ese pago sobrevalorando muchas tierras). El mir redistribuirá periódicamente las tierras. Consecuencias:

Ahogo de la iniciativa individual.

Inmovilización de mano de obra en el campo.

Atraso técnico por carencia de ahorro.

Desinterés de los grandes aristócratas por el desarrollo industrial.

Nueva diferenciación social (Nacerán los "kulaks": burguesía agraria).

Aumento de campesinos pobres (por el pago de impuestos).

Aunque la producción agrícola aumenta de 1881 a 1914, los capitales sobrantes irán a parar a pagar las deudas que la industria y el ferrocarril tienen con los capitales extranjeros.

La estructura industrial es muy débil y se concentra en lugares muy concretos. Se basa en inversión extranjera y está controlada por el Estado. Se basa en la extracción de carbón, petróleo y hierro en las zonas de los Urales, Bakú y Donetz. La industria textil se centra en Moscú, San Petersburgo y algunas poblaciones polacas. Las condiciones de vida de los obreros son durísimas, si cabe más que la de los campesinos.

El desarrollo del ferrocarril y la construcción del Transcaspiano, Transaraliano y Transiberiano

se hará con capitales europeos. Estas líneas ferroviarias van a posibilitar la ocupación de los extensos dominios asiáticos.

Con todo se va a producir un aumento de la población que pasa de 125 millones de habitantes en 1897 a 174 en 1914, el aumento de la población forzará a la ocupación efectiva de tierras en Siberia ante la presión demográfica.

Un índice del desarrollo económico de Rusia lo constituye el escaso porcentaje de población que vive en las ciudades, sólo un 15 %.

LA SOCIEDAD.

A partir de la situación política

sociedad más propia del Antiguo Régimen y en la que las desigualdades son muy acusadas.

y económica es fácil deducir que nos encontramos ante una

La nobleza tiene un papel destacado. A ella están reservadas casi todos los puestos públicos tanto civiles como militares. Gran parte de la aristocracia rusa vive en la corte pero su poder se apoya en un sólido dominio agrario, aún cuando los siervos han obtenido su libertad.

El clero tiene también una gran importancia en un país eminentemente religioso. A la cabeza

de la iglesia ortodoxa está el zar, que tiene poderes políticos y religiosos. Los distintos cargos eclesiásticos están nombrados por él, por lo que el clero funciona como una especie de cuerpo de funcionarios pagados por el Estado. Ante las duras condiciones de vida muchos rusos se consuelan con la religión y otros buscan entrar en la Iglesia para acabar con sus penurias.

En cuanto a las clases medias, la burguesía, propia de países desarrollados, casi no existen. Debido a la estructura económica no existe casi burguesía y los pocos comerciantes que hay viven casi al día. Esta burguesía va a ser partícipe de los levantamientos revolucionarios.

El campesinado constituye cuatro quintas partes de la población, es decir, la inmensa mayoría de los habitantes del imperio. Sus condiciones de vida no han cambiado desde el decreto de liberación de los siervos de 1861. Las medidas proteccionistas para favorecer la industria hacen que suban los precios y los campesinos se encuentren indefensos ante esa circunstancia. Ante tal situación la doctrina anarquista se va a propagar muy rápidamente por el campo ruso. El campesinado continuará siendo una clase sometida y castigada, que protagonizará protestas periódicamente y se convertirá en un elemento relevante de los movimientos revolucionarios, aunque nunca prevalecieron sus intereses.

Los obreros son una minoría en el país, se puede decir que en 1914 eran sólo tres millones. Están sometidos a unas condiciones de vida muy duras: viven hacinados en barracones, sin condiciones sanitarias y con jornadas de hasta dieciséis horas. Además, está prohibida cualquier organización obrera o cualquier reunión para discutir sus problemas.

Entre ellos se expanderán con fuerza las doctrinas marxistas. Durante la Revolución de 1905 y 1917 formarán los llamados Comités de Fábricas y los Soviets, que encauzarán las reivindicaciones obreras y las fuerzas dispersas en el movimiento revolucionario

y los Soviets, que encauzarán las reivindicaciones obreras y las fuerzas dispersas en el movimiento revolucionario

HABLA TOLSTOI

HABLA TOLSTOI Querido hermano: Creo más oportuno ese tratamiento, pues me dirijo más bien al hombre-hermano

Querido hermano:

Creo más oportuno ese tratamiento, pues me dirijo más bien al hombre-hermano que al zar. Un tercio de Rusia se halla en estado de prevención, o sea, fuera de la ley. El ejército de policías uniformados y secretos aumenta sin cesar.

Las cárceles, lugares de destierro y presidio están repletos, además de cientos de delincuentes comunes, de presos políticos a los que ahora se añaden también los obreros. La censura ha llegado a tales absurdos en las prohibiciones como no ha llegado en los peores tiempos.

Y como resultado de toda esta intensa y despiadada labor de gobierno la

población agrícola va empobreciéndose de año en año hasta el punto de que

el

hambre se ha convertido en un fenómeno normal.

La

autocracia es una forma de gobierno caduca que puede corresponder a las

exigencias de un pueblo en algún sitio del Asia Central, apartada del mundo entero; pero no a las exigencias del pueblo ruso que se ilustra más y más

León TOLSTOI, Carta al zar Nicolás II, 1902