Está en la página 1de 5

DOMINGO XXX DEL TIEMPO ORDINARIO

29 de octubre de 2.006

casa y a los suyos. Israel va a ser tratado como un


Sólo Jesús puede hijo repatriados; por eso su tristeza se convierte en
gozo y les parece que están soñando; de ahí la
devolvernos la vista alegría que canta su boca y la risa que les llena toda
la cara (Salmo 125)

El pueblo de Israel y Bartimeo viven una Señor, que vea


experiencia de salvación, simbolizada en la curación
de la ceguera. Ambos tendrán que responder, El camino hacia Jerusalén está siendo la
ponerse en camino y acoger la promesa que le habla escuela para los discípulos. El Maestro les ha
de restauración y de curación. anunciado por tres veces su pasión y resurrección;
les ha enseñado que el seguimiento implica dar la
Bartimeo representa también la ceguera de vida, ponerse en el último lugar, optar por el
los discípulos después de todas las servicio...pero ellos no han entendido
catequesis de Jesús durante el camino la enseñanza de Jesús, parecen estar
hacia Jerusalén. También el Señor nos ciegos y persiguen lo contrario de lo
invita a descubrir nuestras cegueras y que el Señor les propone. Para los
así seguirle por el camino como lo hizo primeros cristianos el verbo “ver” no
el ciego. “Dar la vista a los ciegos” es solo significa la mera visión física.
parte del texto de Isaías que usa Jesús al Expresaba la experiencia del encuentro
principio de su predicación en su personal con Jesús resucitado (Jn
pueblo natal de Nazaret para explicar 20,18).
su misión. Lc 4,16-30. Todos sabemos
de la influencia de este texto en la vida Por tanto no es difícil ver la
misionera del Padre Claret (Aut 118). semejanza entre los discípulos y el
Esta ha sido también la tarea de tanto misioneros ciego Bartimeo. El mendigo está sentado junto al
claretianos que ha tenido como lema de su camino; su falta de visión le imposibilita seguir al
ministerio sanar a los contritos de corazón. maestro “por el camino”. Los discípulos siguen
físicamente a Jesús, pero en realidad no entienden,
¡Qué alegría volver a la propia patria, a las están al borde.
raíces después de años en el extranjero como
emigrantes y trabajadores! En Israel la alegría se El centro del relato es el encuentro del ciego
desborda ya que volvían del destierro donde habían con Jesús. Bartimeo al saberse llamado deja lo poco
sido deportados y tratado como servidores y que tiene, el manto, y se acerca. El mendigo ciego
esclavos; todo esto lo hace su Dios por pura sólo pide luz; cuando Jesús le concede ver, se coloca
gratuidad y amor. Entre los que vuelven están los detrás del Maestro y le sigue hacia Jerusalén.
más desfavorecidos y los más indefensos: ciegos, Mientras los demás suben a la ciudad santa sin
cojos, preñadas y recién paridas. Se marcharon conocer a Jesús, Bartimeo se ha convertido en
llorando, vuelven con la alegría del que vuelve a modelo de discípulo.

O c t u b r e M i s i o n e r o C l a r e t i a n o 2 0 0 6
DIOS HABLA
Marcos eligió este relato porque vio en él
una especie de parábola con la que enseñar a la Lectura del Profeta Jeremías 31,7-9
comunidad una cosa muy importante: ponerse en el Esto dice el Señor: ¡Gritad de gozo por Jacob,
lugar último, hacerse servidor y esclavo de todos, aclamad a la primera de las naciones!
perder la vida... es una tarea casi imposible para el ¡Publicad, alabad, decid: El Señor ha librado a su
ser humano, pero no para Dios. Ser discípulo no es pueblo, al resto de Israel!
Yo los traigo de la tierra del norte
fruto de una conquista, es un don. y los congrego de los extremos de la tierra;
están todos: el cojo y el ciego, la embarazada y
la parturienta, una gran multitud que vuelve aquí.
Todos podemos vernos reflejados en el Entre lágrimas habían partido, entre consuelos
relato de Marcos que hemos leído. La historia de los devuelvo junto a los arroyos de las aguas,
Bartimeo es también nuestra propia historia. por un camino llano, donde no dan traspiés.
Sabemos, como este mendigo, que sólo Jesús puede Pues soy un padre para Israel,
devolvernos la vista y hacer que le sigamos por el Efraín es mi primogénito.
camino. Comentario: El capítulo 31 de Jeremías, junto
al anterior, constituye uno de los más
Nuestra principal ceguera es creer que sólo importantes de su obra profética, representa el
existe lo que alcanzamos a ver con nuestros punto culminante en su mensaje de esperanza.
sentidos. Hay una realidad profunda: la paternidad Se le ha denominado técnicamente «el libro de
de Dios y la situación de desigualdad que vive la la consolación». Veamos su contenido
humanidad. Gente que vive en condiciones teológico. Dios hace al inicio del capitulo una
declaración de alianza; anuncia, Él mismo, en
infrahumanas; gente que al revés de Israel, salen de primera persona -no bajo la imagen de ningún
sus propios países buscando medios mejores de mensajero-, que será el Dios de todas las
vida; gente que arriesga su vida en caminatas familias de Israel, y ellos serán su pueblo. Por
interminables huyendo del hambre o de la violencia. eso, Él no puede seguir insensible al clamor de
Nosotros los que tenemos muchas cosas aseguradas su pueblo, que sufre la lejanía del destierro.
cerramos los ojos para no ver lo que nos Les asegura el retorno, la vuelta inminente;
desasosiega. pero este nuevo éxodo se debe en exclusiva al
amor de Yahvé: «Con amor eterno te he amado,
por eso he prolongado mi fidelidad hacia ti»
La otra ceguera es querer organizar nuestra (31,3). Los versos que hoy proclamamos son
vida individualmente sin ninguna referencia más una invitación gozosa a la alegría desbordada
allá de la satisfacción inmediata en el vivir cotidiano porque el amor de Dios va a realizar prodigios:
y del tener más para que no falte. Cuando «El Señor ha salvado a su pueblo». Una gran
compartimos nos sentimos mejor, pero nuestros multitud retorna, marcada por los signos del
miedos a que se nos rompa la felicidad nos hace sufrimiento: cojos y ciegos, también preñadas
y paridas. Estos indicios muestran cuán dura y
egoístas e independientes. Prescindimos de Dios difícil será la marcha por el desierto, pero el
porque nos da miedo la luz; preferimos que reine la Señor los va a conducir entre consuelos, por un
penumbra para seguir instalados en la mediocridad. camino llano. Ya se acabaron las lágrimas y el
llanto. La razón profunda de tanta bondad, la
La Palabra de Dios ha dejado al descubierto ofrece el Señor al final de la perícopa: «Seré
nuestras cegueras. En la Eucaristía de hoy, como para Israel un padre, y Efraím para mí mi
aquel mendigo ciego, gritamos a Jesús que nos primogénito». Se retoman los términos de la
alianza inicial, pero esta vez, no formulados de
devuelva la vista: manera genérica, sino dichos en la relación
íntima, como sólo pueden ser invocados dentro
Libra mis ojos de la muerte, del clima de gozoso amor entre Padre e hijo.
Dales la luz que es su destino,
Yo, como el ciego del camino, Lectura de la carta a los Hebreos 5,1-6
Pido un milagro para verte. Porque todo sacerdote es elegido de entre los
hombres para representar a los hombres ante
Dios y ofrecer dones y sacrificios por los
pecados, siendo capaz de mostrarse
comprensivo con los ignorantes y extraviados,
ya que también él está rodeado de debilidad; por
esta razón debe ofrecer sacrificios por sus
pecados, así como lo hace por los del pueblo. Y
nadie puede arrogarse este honor si no es
llamado por Dios, como Aarón. Así también
Cristo no se atribuyó la gloria de constituirse
sumo sacerdote, sino que la recibió de aquel que
O c t u b r e M i s i o n e r o C l a r e t i a n o 2 0 0 6
le dijo: Tú eres mi Hijo, yo te he engendrado hoy. que te llama». Él, tirando su manto, saltó y se
Como dice también en otro lugar: Tú eres acercó a Jesús. Jesús le dijo: «¿Qué quieres
sacerdote para siempre, a la manera de que te haga?». El ciego respondió: «Maestro,
Melquisedec. que vuelva a ver». Jesús le dijo: «Anda, tu fe te
ha curado». Inmediatamente recobró la vista, y
Comentario: En este pasaje la carta destaca seguía a Jesús en el camino.
algunos rasgos de Cristo, contemplado como
sumo sacerdote. Para ello, como es costumbre Comentario: Jesús atraviesa Jericó, la ciudad
lo largo del escrito, verifica una serie de de las palmeras, ya muy cerca de Jerusalén,
paralelismos con figuras del Antiguo meta de su camino, concretamente a una
Testamento. En el amplio horizonte de las jornada de duro camino de subida hacia
semejanzas se recorta con nitidez la silueta de Jerusalén, por el desierto de Judá.
Cristo. El sumo sacerdote judío era tomado de La curación del ciego es el último milagro
entre los hombres, para ofrecer dones y narrado por Marcos antes de llegar a Jerusalén.
sacrificios por los pecados. Era un miembro Sus discípulos no han sido capaces de
oriundo del pueblo, se encontraba en íntima comprender, es decir, de abrir sus ojos al
solidaridad con los suyos. Por eso puede anuncio repetido de la pasión; se han
comprender a los ignorante y extraviados. Las comportado como ciegos contumaces.
analogías, en este punto, resultan evidentes. Además, Jesús se ve sometido a diversas
Asimismo Cristo, solidario con nosotros, nos pruebas y padece algunas negativas. Los
conoce y nos auxilia. Pero las diferencias, al fariseos le someten a la tentación, el rico se
mismo tiempo, son notables y múltiples. El marcha triste y pesaroso, incapaz del
pasaje resalta algunas: Cristo no tiene que seguimiento radical de Jesús. Este último
ofrecer sacrificios por los propios pecados - milagro se articula como una llave de
como el sumo sacerdote del Antiguo comprensión dentro de la estructura del
Testamento-, porque Él no ha sucumbido al evangelio. El ciego, a pesar de las insistencias
pecado. Los rituales veterotestamentarios a los para que se calle, muestra su valiente fe en
que debía someterse el sumo sacerdote -de Jesús, el hijo de David. Con su entusiasmo
alejamiento y segregación- le mantenían al preludia el recibimiento de la gente humilde en
margen del pueblo, como un ser extraño, la entrada triunfal de Jesús en Jerusalén; el
encumbrado en la distante dignidad de su pueblo lo aclamaba con parecidas palabras:
sacerdocio. La consagración sacerdotal de «Bendito el reino de David, nuestro padre»!
Cristo, -la carta a los Hebreos la designa (11,10). El ciego no cree en un mesianismo
técnicamente con la palabra griega «teleiosis»-, político, sino en un mesianismo de compasión
es decir, su muerte y resurrección, le han y de misericordia, capaz de condolerse y de
acercado aun más al pueblo. Además Cristo, hacer el bien. Y el ciego está delante de Jesús
como Hijo de Dios e Hijo del hombre, es pidiendo a gritos su misericordia.
perfecto sumo sacerdote. Como Hijo de Dios La pregunta de Jesús resulta obvia pero no
está esencialmente unido a Dios; como Hijo del simple, hace descubrir ulteriores dimensiones.
hombre está en íntima comunión con todos No debiera entenderse nunca su fuerza curativa
nosotros, hombres mortales. La unión es total e como una obra de magia o de mecánicos
inescindible ¿Quién la va a romper? Cristo es, resortes, sino como la consecuencia profunda
en efecto, nuestro «pontífice», a saber - de un encuentro personal, entre un yo y un tú,
etimológicamente-, el hacedor de un puente entre Jesús y un ciego: «¿Qué quieres que haga
entre Dios y los hombres, el que une y acerca por ti?» . El ciego sólo desea ver. Y Jesús le
las dos orillas. Mire por donde se mire, el logro abre los ojos del cuerpo y del alma, le confirma
final para nosotros es óptimo; las perspectivas en su fe (« tu fe te ha salvado»). El texto
pueden incluso ser ampliadas y contempladas evangélico juega deliberadamente con la
con parecidas consecuencias, resulta a todas palabra «camino». Hay que señalar que nuestro
luces que los cristianos no tenemos que mirar pasaje se encuentra situado al final de la
con nostalgia los cultos antiguos sino admirar llamada sección del «camino» de Lucas El ciego
con creciente satisfacción la grandeza del curado le sigue por el camino. Se desprende
sacerdocio de Cristo, nuestro perfecto sumo del relato que la fe en Jesús es la condición
sacerdote, es decir, digno de crédito y requerida por Jesús a fin de poder ser
misericordioso. discípulo. Sin fe en Jesús es imposible la
marcha; nos convertimos en inútiles discípulos,
Del Evangelio de San Marcos 10,46-52 objetos inertes, en ciegos arrumbados en la
Fueron a Jericó. Y al salir de Jericó con sus cuneta del camino. El ciego que recobra la
discípulos y mucha gente, el hijo de Timeo vista es ejemplo para todos los discípulos.
(Bartimeo), un mendigo ciego, estaba sentado Además, hay que situar el pasaje como paso
junto al camino. Al oír que pasaba Jesús el previo a la muerte de Jesús: el ciego encarna la
nazareno comenzó a gritar: «¡Jesús, hijo de actitud adecuada a fin de poder contemplar los
David, ten compasión de mí!». La gente le acontecimientos luctuosos de la próxima
reprendía para que se callase, pero él gritaba con pasión, sin escandalizarse, sin huir ni
más fuerza: «¡Hijo de David, ten compasión de abandonar a Jesús, sino acompañándolo
mí!». Jesús se detuvo y dijo: «¡Llamadlo!». Y lúcidamente, con fe, por el duro camino hasta
llamaron al ciego diciéndole: «¡Ánimo! Levántate, el Calvario.
O c t u b r e M i s i o n e r o C l a r e t i a n o 2 0 0 6
ceguera sólo se cura con la luz de la fe. El que
LA MISA DE HOY así es iluminado se convierte en testigo y
misionero de la luz.

SALUDO
Que Jesús, nuestro camino y nuestra ORACIÓN DE LOS FIELES
salvación, esté con todos vosotros. Como Bartimeo, el ciego del evangelio,
también nosotros nos acercamos a Jesús y le
MONICIÓN DE ENTRADA pedimos que tenga compasión. Con fe y
Nos acercamos al final del octubre confianza, le decimos:
misionero que venimos celebrando. A lo largo del JESÚS, HIJO DE DAVID, ESCÚCHANOS.
mismo hemos tratado de dinamizar nuestra 1. Por los ciegos, por los inválidos, por todos los
vocación cristiana a la santidad, que, como tal, es que sufren alguna disminución. Oremos unidos.
vocación misionera. 2. Por las personas y las organizaciones que
El domingo anterior –domingo del trabajan al servicio de los enfermos y los
Domund- nos abría a la dimensión universal de la disminuidos. Oremos unidos.
misión de la Iglesia de la que todos formamos 3. Por los que viven sin luz ni esperanza. Oremos
parte. unidos.
La fiesta de San Antonio Mª Claret nos 4. Por los pueblos de África, marcados por el
recordaba su celo apostólico y su ideal misionero, hambre y por guerras interminables. Oremos
encender a todo el mundo en el fuego del divino unidos.
amor, y nos urgía a pedir su mismo espíritu. 5. Por las personas que trabajan al servicio de los
Siempre es tiempo de vivir lo que más pobres y que luchan por un mundo más
creemos, siempre es tiempo de misión que lleve justo. Oremos unidos.
la luz al corazón del hombre.
Estamos aquí ante Jesús, y estamos 6. Por todos los hombres y mujeres de buena
como los ciegos, los cojos y los enfermos del voluntad que aún no creen en Jesucristo. Oremos
evangelio, que sabían que Jesús podía curarles unidos.
y darles ánimo y esperanza para vivir. 7. Por todos los que en este domingo, en el
Que esta eucaristía nos ilumine y mundo entero, nos hemos reunido para celebrar
encienda y nos lleve a ser luz para los demás. la Eucaristía. Oremos unidos.
Escucha, Señor Jesús, nuestras
ACTO PENITENCIAL peticiones. Danos tu mano, danos tu luz. Y
En silencio, dejemos que Jesús nos haz que, como el ciego de Jericó, te sigamos
siempre en tu camino. Tú que vives y reinas...
llene con su bondad.
- Tú, que eres nuestra luz. SEÑOR, TEN PIEDAD. PRESENTACIÓN DE LAS OFRENDAS
- Tú, que eres nuestra paz. CRISTO, TEN PIEDAD. * Como cada día en la Eucaristía, te
- Tú, que eres nuestra alegría. SEÑOR, TEN presentamos, Señor, este pan y este vino para
PIEDAD. que Tú lo conviertas en el Cuerpo y en la Sangre
de tu Hijo, que se convierte así en comida y en
Dios, Padre del amor y del consuelo, bebida para cada de nosotros.
concédenos por tu misericordia el perdón de * Necesitamos verte, por eso traemos al altar hoy
nuestros pecados. Te lo pedimos por JCNS. esta imagen Cristo: es una persona abandonada
por todos, menos por tu amor. Haz que seamos
MONICIÓN A LAS LECTURAS capaces de verte en el hermano que sufre.
* La cruz que ahora presentamos quiere
Escuchemos una gozosa profecía. El simbolizar el espíritu misionero de todos y cada
profeta ve como el pueblo de Israel, abandonado de nosotros. Queremos ser anunciadores de la
y dispersado, se volverá a reunir un día en torno Palabra que salva de tantos males.
al Señor. Y, en ese pueblo reunido, los más
débiles tendrán los primeros lugares. Nosotros PADRENUESTRO
vemos en esta profecía un anuncio de lo que Jesús nos ha abierto los ojos y nos ha
hará Jesús. mostrado el camino que conduce al Padre. Por
Unámonos a las palabras del salmo para eso ahora, siguiendo su enseñanza, nos
cantar la alegría del pueblo de Israel que vuelve atrevemos a decir: Padre nuestro…
a su tierra. Es también nuestra alegría por la
salvación que el Señor nos da.
Sugerencias
Escuchemos ahora las palabras solemnes Podemos colocar unas gafas oscuras como símbolo de
de la carta a los cristianos de raza hebrea. nuestra ceguera, y unos prismáticos, porque queremos ver
Jesucristo es nuestro sacerdote, nuestro camino más allá de lo que alcanza nuestra vista.
hacia Dios. - Cántico de entrada: Vienen con alegría.
Hay una clase de ceguera que le impide al - Prefacio dominical X y Plegaria Eucarística III.
hombre ver la realidad de su entorno. Esta es la
- Canto de comunión: Una espiga dorada por el sol.
ceguera física. Otra, y ésta es más grave, es
- Avisar los horarios de los días 1 y 2 de noviembre.
aquella que le impide verse a sí mismo y ver el
- Canto final: El Señor bendice a su pueblo con la paz.
sentido que Dios ha querido para su vida. Ésta
Parroquias Claretianas. 5