Está en la página 1de 5

BJA - BIBLIOTECA JURIDICA ARGENTINA

Historia e Indigenismo

LA UTOPIA DE 1492
Lie. J O S É L U I S M U Ñ O Z A Z P I R I ( H ) 2

El artículo trata los cuestionamientos trucción de culturas enteras. No obstante, su


producidos por ciertas corrientes marco moral tuvo una diferencia radical, Espa-
revisionistas respecto a la conquista y ña fue la ijnica nación en la historia que se au-
toincriminó.
colonización española de América. En
duros términos, muestra la precariedad Lo verdaderamente sorprendente es que
de rigor científico y las deficiencias la España de entonces, haciendo uso de una li-
bertad de expresión que aijn causa admiración,
históricas que acompañan ese tipo de
se hallaba dividda en dos bandos antagónicos;
especulaciones, tildándolas de ignorantes los partidarioá'aé la política colonizadora preco-
o ideológicamente tendenciosas. nizada por Sepúlveda y los partidarios de la pre-
Según el autor, lo importante de esta conizada por Las Casas; y entre ambos, la Co-
gesta histórica es que "Europa descubra rona neutral. Es más. Las Casas logró que las
a América y que América descubra a universidades de Alcalá y de Salamanca no au-
torizasen la publicación del "Demócrates Se-
Europa y a sí misma, porque sus
gundo" de SepiJlveda, a pesar de que este libro
poblaciones no tenían conciencia de
constituía la apología oficial de la colonización.
integrar un espacio común y mucho
menos de ser un continente y una misma En este estado de cosas, muy prudente-
mente el Emperador decidió convocar una "Jun-
civilización". También advierte que el
ta de teólogos y juristas" en Valladolid (1550-
hombre de nuestro tiempo no debe ser 1551) para que en ella ambas partes conten-
polizonte de la historia ya que esa actitud, dientes midiesen sus armas, lo que equivalía
en realidad, esconde una renuencia a poner a discusión la justicia de una guerra que
dejar de cumplir nuestro propio destino y el propio Emperador estaba llevando a cabo en
a edificar la impostergable tarea que nos América. Es más, en espera del resultado de las
deliberaciones de la "Junta", la Corona decidió
cabe en la actualidad.
interrumpir toda guerra de conquista en el Nue-
vo Mundo, medida que efectivamente fue pues-
ta en práctica. El sentido humano de la coloni-
zación fue oscurecido por la critica lascasiana,
as poblaciones edifican sus culturas debido, a su vez, al mismo humanismo de los
no en aislamiento sino mediante una españoles.
linteracción recíproca que, salvo con-
Si Francia, durante la guerra de liberación
tadas excepciones, jamás fueron pacíficas. La
argelina tuvo en Sartre a un lúcido y valiente
conquista ibérica no tuvo diferencia alguna con
acusador de los sistemas represivos coloniales,
la conducta de otros imperios en la historia del
España ya había tenido a un Sartre más coléri-
mundo: estuvo repleta de asesinatos, explota-
co y combativo en la figura de fray Bartolomé de
ción, reubicación forzosa de poblaciones y des-
Las Casas. La diferencia consiste en que Sartre
denunció los crímenes de los colonialistas fran-
ceses en un momento en que las colonias se
1 Un extracto del presente artículo tue publicado en Carta desplomaban por todo el mundo, mientras que
de Lectores, diario "La Nación", 17 octubre del 2005. fray Bartolomé las condenó cuando el moderno
2 Antropólogo y profesor universitario. proceso colonial se iniciaba.

.C^\ \ . •-,45
Q

{__/ ^ r REVISJy^iMILITAR
BJA - BIBLIOTECA JURIDICA ARGENTINA

La historia demuestra que España obró testimonios oculares de Cortés y su compañero


con el criterio de los tiempos y, como dice Octa- conquistador Bernal Díaz, no dejan dudas con
vio Paz, no se puede reducir la historia al tama- respecto al significado eclesiástico de los es-
ño de nuestros rencores. Fue un país intoleran- pantosos semblantes representados en piedra.
te y fanático en una época en que todos los paí- Los dioses aztecas devoraban seres humanos.
ses de Europa eran intolerantes y fanáticos, Comían corazones humanos y bebían sangre
quemaron herejes cuando los quemaban en humana. Y ia función explícita del clero azteca
Francia, cuando en Alemania se perseguían consistía en suministrar corazones y sangre hu-
unos a otros en nombre de la libertad de con- mana frescos a fin de evitar que las implacables
ciencia, cuando Lutero azuzaba a los nobles deidades se enfurecieran y mutilaran, enferma-
contra los campesinos sublevados, cuando Cal- ran, aplastaran y quemaran a todo el mundo".
vino condenaba a Servet a la hoguera por la he-
rejía de adelantarse a Harvey y preanunciar la Sólo en 1486, Auitzótl, "tlatoani" del Ana-
circulación de la sangre. huac le arrancó el,corazón palpitante a veinte
mil prisioneros como ofrenda al templo de Huit-
Es un hecho que la derrota de la Armada zilopochtli. Pero como de historia "escriben o
Invencible, en 1588, produjo un viraje radical en hablan los ciudadanos", el periodismo puede
la historia de Occidente, consagrando las insti- plantear alegremente lo que el indigenismo con-
tuciones inglesas y degradando las españolas dena: la amputación de la historia.
por los siguientes 500 años.
Así, en esta concepción estática de "cinco
Maltrechos los conceptos religiosos, per- siglos igual", donde todo se confunde, se calcu-
sonales y sociales de la vida a la manera de los la, a ojo de buen cubero, la mortandad en terri-
españoles, se le reclamaba a esa España me- torios donde no existían los censos.
dieval que acababa de acceder a su unidad en
medio de una intolerante lucha religiosa a que En su empeño por demostrar que los es-
prácticamente organizara una democracia par- pañoles habían masacrado la población indí-
lamentarla. Es el viejo y siempre reincidente gena, el padre Las Casas aseguraba (en su
mal del anacronismo. "Brevísima Relación de la Destrucción de la In-
dias") que, en 1492, había en Cuba no menos
En su obra "Caníbales y Reyes", el antro- de 200.000 habitantes aborígenes. Otra estima-
pólogo Marvin Harris, insospechable de hispa- ción contemporánea más extravagante todavía,
nismo, dice categóricamente; "Como carnice-
sostiene que en 1511 había en Cuba 1.000.000
ros metódicos y bien entrenados en el campo
de indios y apenas 14.000 seis años más tarde.
de batalla y como ciudadanos de la tierra de la
Y en esa misma perspectiva de "Leyenda Ne-
Inquisición, Cortés y sus hombres, que llega-
gra", un autor español del siglo XVlll, Antonio de
ron a América en 1519, estaban acostumbra-
Ulloa, estima que para ei momento del descu-
dos a las muestras de crueldad y a los derra-
brimiento, la población de América ha debido al-
mamientos de sangre. El hecho
"Los dioses aztecas canzar 120.000.000 de-habitantes. Según estas
que los aztecas sacrificaran me-
devoraban seres hu- cifras, América habría tenido a fines del siglo XV
manos. La función ex- tódicamente seres humanos no más de la cuarta parte de la población mundial.
plícita del clero azteca debió sorprenderle demasiado, Latinoamérica no habría recuperado su densi-
consistía en suminis- pero no estaban totalmente pre-
trar corazones y san- parados para lo que encontra- dad demográfica precolombina hasta bien en-
gre iiumana frescos a ron en México. trado el siglo XX y, desde luego, la porción más
fin de evitar que las dei- importante de tan estupenda población habría
dades se enfurecieran, En ningún otro lugar del integrado los imperios Inca y Azteca.
mutilaran, enfermaran, mundo se había desarrollado
aplastaran y quemaran una religión patrocinada por el Humboldt, el "verdadero descubridor de
a todo el mundo ". estado, cuyo arte, arquitectura y América", uno de los primeros espíritus científi-
ritual estuvieran tan profundamente dominados cos que se inclinó sobre la realidad global his-
por la violencia, la corrupción, la muerte y la en- panoamericana, hizo a este respecto la refle-
fermedad. En ningún otro sitio ios muros y las xión que la población de la isla Otaheiíe (en el
plazas de los grandes templos y los palacios archipiélago Hawai) fue estimada por el capitán
estaban reservados para una exhibición tan Cooke (su descubridor en el siglo XVlll) en
concentrada de mandíbulas, colmillos, manos, 100.000 individuos, pero en la mitad de esa ci-
garras, huesos y cráneos boquiabiertos. Los fra por los misioneros arribados posteriormente,

46
REVISTA MILITAR
BJA - BIBLIOTECA JURIDICA ARGENTINA

en 16.000 por otro marino y en apenas 5.000 roamérica y la Malinche no traicionó a nadie
porque había sido esclava. Tan solo tenía odio.
•fjtontaigne se lamenta- por todavía otro observador di-
%a que la conquista de recto. Y esto, que sucedió con Se odiaban los mayas, los mexicanos, los zapo-
''/América no la hubieran relación a una pequeña isla en tecas, los tlaxcaltecas y los otomíes que vivían
flecho los griegos o el siglo XVIII hacía dudar mu- haciéndose la guerra. Se odiaban las tribus y
jos romanos: la con- cho a Humboldt (en los prime- aún los barrios, combatiéndose despiadada-
tienda hubiera sido ros años del siglo XIX) sobre mente, como ocurría entre la misma familia de
íntucho más pareja. las cifras inmensas propuestas los mayas. En los últimos días del sitio de Te-
eii el siglo XVI para el vasto e inexplorado terri- nochtitlan, dicen las crónicas, los españoles, ho-
torio de América. rrorizados del odio<]ue habían desencadenado,
tuvieron que defender a sus enemigos los azte-
Montaigne se lamentaba que la conquista
cas de la ferocidad de sus propios aliados.
de América no la hubieran hecho los griegos o
los romanos: la contienda hubiera sido mucho Ejemplos de heroísmo del indio americano
más pareja. Pero la supuesta superioridad tec- ante el avance español sobran y son conmove-
nológica en el momento del enfrentamiento {in- dores, como también el sacrificio de Numancia
dudable, pero no determinante) es otra de las y la resistencia de celtas e íberos ante la domi-
deformaciones de la "Historia oficial" que algu- nación romana. Pero a nadie se le ocurre dina-
nos autores dicen amonestar. mitar acueductos, cambiar la toponimia o pin-
tarrajear monumentos. Séneca se hizo univer-
Pasado el primer estremecimiento, Mocte-
sal gracias a Roma y el Inca Garcilazo gracias
zuma envió los trozos de un caballo descuarti-
a España.
zado a los cuatro confines del Imperio, para que
sus subditos conocieran la existencia de una El hecho de discutir el derecho de conquis-
nueva bestia. La pólvora y las armas de fuego ta o de intervención en el siglo XVI como si se
eran poco eficaces frente a un bosque de espa- tratara de hechos actuales es un atentado con-
das^ erizadas con fragmentos de obsidiana. Lo tra lo que se podría denominar el orden de con-
que no se destaca o delibera-
;£/ hierro y la pólvora
^iiel Renacimiento hu- damente se oculta, es la habili-
bieran sido impotentes dad política, más que militar de
frente a los ejércitos Cortés y sus oficiales para esta- •^i^~^?s^^
mexicanos, de no ha- blecer amplios marcos de alian-
ber sido por los tlax- zas con las comunidades hosti-
caltecas, texcocote- les al dominio azteca. El hierro
cas, cholultecas, xo- y la pólvora del Renacimiento
chimilcatecas, otomíes hubieran sido impotentes frente INSTITUTO DE PUBLICACIONES NAVALES
Y otros. ANS GLOBAL
a los ejércitos mexicanos, de no
haber sido por los tlaxcaltecas, texcocotecas,
cholultecas, xochimilcatecas, otomíes y otros.
Para
ESTRATEGIA
laPoliiica
Hablar de la indianldad como una comuni- laEiiuiresn» Para la Política, la
laSeijiiriilnil
dad homogénea es tan irreal como plantear la Empresa y la Seguridad
existencia de malvones y geranios en los jardi- de Guillermo R. Delamer
nes de Marte. La que después sería la "muy no- $32
En esta obra el autor
ble y muy leal ciudad de Tlaxcala" aportó miles pone al alcance del lec-
de hombres que formaron el grueso de la infan- tor los conocimientos
tería y tripularon las canoas que cubrían el
avance de los bergantines a través de la lagu- Estrategia que facilitan la uti-
lización de modelos
estratégicos para
na de México. La conquista de México no fue Ciiillermal<:Oclaiiter

tanto una conquista, como el resultado de una resolver conflictos


revuelta de las poblaciones sometidas. El equi-
po militar y la táctica española ganaron la bata- Florida 971 Loe. 28 - Tel 4311-0042/43
lla, pero la logística la aportaron los indios.
instituto.publicaciones@centronaval.org.ar
La conquista de México no existió porque www.ipn.centronaval.org.ar
México no existía. Esta nación es una creación
de España como todas sus hermanas de Ibe- V y en las principales librerías del país JJ

rsO ^wi>

\\^-
/ ; A. ,47
Cr-REVISTA MILITAR
^ t , >. 1,1,
BJA - BIBLIOTECA JURIDICA ARGENTINA

texto. El rechazo a la primacía de la fuerza no yes: "Nosotros y cada uno de nosotros, que va-
se habría podido producir en ninguna cultura le tanto como vos, y que juntos podemos más
precolombina pues allí el indivi- que vos, os juramos obediencia si cumplís
Los evangelizadores duo no tenía más identidad que nuestras leyes y guardáis nuestros privilegios, y
no sólo conservaron la de su colectividad y carecía si no, no"; en las comunas castellanas, primeros
vivas lenguas que de- de derechos para defenderse
berían haber sido sus- parlamentos europeos que lograron echar rai-
tituidas por el español, de ésta. ces e incorporar al tercer estado y, en los textos
sino que elaboraron clásicos estudiados en las universidades funda-
Nunca sabremos cuál ha-
gramáticas y dicciona- bría sido la evolución propia de das en América. Poco o nada tuvieron que ver
rios de los que hasta con nosotros las guillotinas de la Revolución
entonces los nativos las civilizaciones indígenas sin Francesa o las pelucas empolvadas de los se-
estaban desprovistos. interferencias extrañas. Tampo- ñores de Virginia. Treinta y nueve años antes
co sabremos nunca cuál habría
de aparecer en Francia el "Contrato Social" de
sido de la Iberia de Viriato, la Galia de Vercin-
Rosseau, hubo el levantamiento de los comu-
getorix sin la conquista romana, como tampoco
neros del Paraguay.
las de las culturas americanas absorbidas por
la expansión Inca y azteca. Sin embargo, reite- También, nos parece ocioso reiterar nues-
ra en los medios periodísticos el consabido lati- tra opinión acerca de los cultos precolombinos,
guillo de la mutilación histórica de la conquista pero sí destacar que los evangelizadores no só-
y la subsiguiente aculturación de la evangeliza- lo conservaron vivas lenguas que deberían ha-
ción. ber sido sustituidas por el español, sino que ela-
En cuanto a lo primero, la distopía (¿Qué boraron gramáticas y diccionarios de los que
hubiera sucedido si...?) puede constituir un inte- hasta entonces los nativos estaban desprovis-
resante ejercicio literaho. Plantearse, por ejem- tos. Así, quienes contribuyeron a destruir los
plo, si en lugar de aceite hirviendo hubiérc^mos rasgos supervivientes de las culturas indígenas,
arrojado pochoclo en las invasiones inglesas o paradójicamente, se esforzaron en rescatarlas y
si el coronel Perón, en lugar de retornar e l l 7 de en fijarlas para siempre.
Octubre, se hubiera ahogado camino a Martín No critico a estos plumíferos por sus ideas,
García, no hubiéramos sido otro Canadá, son simplemente los acuso de ignorantes. Es por
temas apasionantes para una noche de tragos, demás conocido que Lewis Morgan en "La so-
pero no es historia. ciedad primitiva" de 1977, seguido por Engeis
Si en la actualidad se le preguntara a un en "El origen de la familia, la propiedad y el Es-
parisino cuál es la verdadera Francia, si la de tado" de 1884 clasificaban a los pueblos preco-
los Capeto o la de la Revolución, o a un británi- lombinos entre la etapa superior del salvajismo
co si la Inglaterra sajona es más genuina que la en los comienzos de la Edad del Bronce, cuan-
normanda, consideraría el interrogatorio un ab- do todavía se vivía de productos naturales y el
surdo, dado que "ab initio" concibe su nación estadio medio de la barbarie cuando surge la
como un continuum. Así como la historia no es agricultura. Las formas estatales de organiza-
un idilio, sino una galería cuyas luces y nom- ción social del altiplano sudamericano y la me-
bras agrandan o desdibujan los objetos s^gún seta mejicana fueron definidas por Marx como
el prisma ideológico que los refracta, la patria formas de producción asiáticas
es un concepto poliédrico, no es primario. Es y es sabido que junto con En- Si en la actuali
una categoría histórica, experimentada corno la geis justificaron en sus obras la preguntara a i
"posesión en común de una herencia de recuer- conquista y colonización de no cuál es la v
Francia, si la a
dos". Con esto queremos decir que si gritando América como progresista, para
peto o la de k
en español nos negamos a celebrar la llegada no mencionar la conquista de ción considen
del idioma español a América, borrando nuestro México por los Estados Unidos. terrogatorio u
propio perfil; de la misma forma, abjurando de do, dado que
Esta denigración de las tio" concibe s
la tradición hispánica, como una larga siesta de
naves del Descubrimiento, que como un cont
oscuridad y silencio, negaríamos los fundar^ien-
según los vientos políticos del
tos de nuestra emancipación.
momento atracan en los puertos del ditirambo o
Estos se originan en las doctrinas de Fran- fondean en ias bahías de la diatriba, concluye
cisco Suárez y Francisco de Vitoria; en la fór- su largo periplo de 500 años en las escolleras
mula con que los aragoneses juraban a sus Re- desconcertadas del posmodernismo. Bajo sus

48
REVISTA MILITAR
BJA - BIBLIOTECA JURIDICA ARGENTINA

escombros yacen por igual el dogmatismo ta de Malvinas. Se conmemora que Europa des-
marxista y el neoliberalismo plutocrático, cubra a América y que América descubra a Eu-
el nuevo orden mundial y el fin de la histo- ropa y a sí misma, porque sus poblaciones no
ria. Es que las utopías dogmáticas sólo tenían conciencia de integrar un espacio común
pueden desarrollarse en el terreno de la y mucho menos de ser un continente y una mis-
metafísica o aún en el pensamiento reli- ma civilización.
gioso, pero no dentro de las ciencias so-
ciales. La intolerancia es la gran derrota- Decía Octavio Paz que las sociedades
da, la entronización como dogma de cier- americanas sucumbieron ante los europeos no
tas verdades no demostradas es lo que sólo por su inferioridad técnica, resultado de su
una vez más ha mostrado su peligrosa aislamiento, sino por su soledad histórica. No
capacidad de daño. tuvieron nunca, hasta ía llegada de los españo-
les, la experiencia del otro. Esta conciencia, que
Ante la desaparición de las certezas todos los pueblos del Viejo Mundo tuvieron, re-
y los "grandes relatos", que regimentaban sultaba acá inédita. Tenían la
su pensamiento, muchos escribas a suel- experiencia de otros pueblos, "Se hace ideología con
do y tribunos de la Suburra, no pudieron lo que son hechos, co-
con los que luchaban y aún de mo si fueran contem-
absorber ei cambio de la historia y en- algunos que consideraban bár- poráneos, se les inter-
contraron en el 12 de Octubre un inespe- baros, los nómades inferiores, preta anacrónicamente
rado ámbito para replantearse sus nos- pero no poseían la idea de otras y lo que es peor, nos
talgias e ideas envejecidas. En vez de civilizaciones. De aquí que los abocamos a juzgar his-
reconciliarse con la historia, le piden españoles parecían venidos de toria, situados para esa
cuentas. Así están. otro mundo, con todo lo que ello magistral función por
encima de nuestros an-
implica: temor para los domina-
Julio María Sanguinetti, fraterno ex tepasados. "
dores y promesa de liberación
presidente del Uruguay y escritor de fus-
para los que se sentían sojuzgados.
te, lo dijo claramente: "Se hace ideología
con lo que son hechos, como si fueran La utopía de 1492 inventó América, por-
contemporáneos, se les interpreta ana- que Ja sola existencia no hace Ja conciencia. Se
crónicamente y lo que es peor, nos abocamos conmemora la primera y profunda reflexión de
a juzgar historia, situados para esa magistral la humanidad sobre sí misma y ei despegue pla-
función r encima de nuestros antepasados. netario que, como dice Pierre Chaunu, produjo
Esta arrogancia elude así la impostergable ta- que e! mundo dejara de ser mediterráneo para
rea de cumplir nuestro propio destino, se- ofrecer una dimensión universal a partir del
hombres de nuestro tiempo y no polizontes Atlántico
de la historia, flotando en un limbo en que re-
nunciamos a edificar hoy, en nombre de
nuestro rechazo a un lejano pasado que está
irrenunciablemente en nosotros como expe-
riencia ya vivida".
altraDerm
De la misma forma que la historia no nie-
ga a Roma por ei sistema esclavista, Ja crucifi-
xión del nazareno y la persecución de sus se-
sfdader guidores, renegar del idioma, la fe y las institu-
? losifá ciones hispánicas en pos de un imposible retor- LIFTINÍÍ ,. ... ' ',i*6%Eíihiina¿J
Revok' no a un inexistente paraíso perdido, significa No invasivo _. =.- ni.f'.,
, ¡, ,<>.j>í,i>j
. 1 tVArrugas <íM:
jiri."^, íjfssSs
fragmentar aún más la anhelada unidad latinoa- FACIAL-rORPORAL
mericana y jugar a favor de los intereses que un -Celulitis ('•-, ^
progresismo de cotillón dice combatir.
Nadie "festeja", como aviesamente denun-
cian bachilleres consagrados en fiscales de la r n c a / Método Personalizado „-/n^fi;.:-'>
historia, pues ni todo de lo que se adquirió es ambos sexos ' , ""'"'.
digno de festejarse, ni todo lo que se perdió es Mww.uitradcrm.coin.ar • 4807-6324i,,!
digno de lamentarse. EM2 de Octubre se "con-
memora", como la batalla de Obligado y la ges-

(J ¿?- Fl&ViSTA'WlLiTAR Z^, r