Está en la página 1de 33

José Manuel Pinto

Cambio de Paradigma

CAMBIO DE PARADIGMA: EL PSICOANÁLISIS RELACIONAL

*

José Manuel Pinto
Junio de 2006

A Celia, que me enseña a reír

RESUMEN
El presente artículo responde a la pregunta acerca de si el psicoanálisis relacional e intersubjetivo, desarrollado principalmente por autores norteamericanos (Mitchell, Stolorow, Orange, Aron, Benjamin, Hoffman), constituye un cambio de paradigma en el sentido de Kuhn. Para ello, se expone una muestra de contrastes de hipótesis entre teorías relacionales y clásicas, compuesta por dos problemas clínicos: el de un ataque de pánico por delirios persecutorios y el de un trastorno de impotencia psíquica. Los resultados ilustran el salto cualitativo y la notable mejora, que se deriva de la aplicación de hipótesis relacionales, a pesar y gracias a la paradoja, de ofrecer significados “contextuales y particulares” para cada problema clínico, en vez de los pretendidamente significados universales de las teorías clásicas. En otro apartado, se describe el psicoanálisis relacional como la conjunción de dos revoluciones: una revolución clínica desarrollada por autores como Kohut y Winnicott que altera radicalmente la técnica y los objetivos terapéuticos tradicionales; y una revolución epistemológica que “deconstruye” el positivismo lógico, introduce al terapeuta-observador como parte de lo observado, e implica cambios profundos en la práctica clínica. Por último, se concluye que el psicoanálisis relacional cumple con los criterios objetivos como candidato a cambio de paradigma. Constituye una nueva Gestalt que cambia la visión de nuestro campo de estudio, así como nuestros métodos y metas. La incertidumbre aparece en relación a las formas en las que cristalizará como hecho social en el contexto de las instituciones psicoanalíticas en España. Sin duda, una parte de las generaciones más jóvenes de psicoterapeutas quedarán seducidas por estos cambios fascinantes. Pero hay dudas razonables acerca de si se repetirán los tradicionales conflictos institucionales: la monopolización de las ideas, el aislamiento autocomplaciente y la dificultad de convivencia democrática con otros paradigmas rivales. Palabras clave: psicoanálisis relacional, cambio de paradigma, pánico, impotencia psíquica, significado contextual, revolución epistemológica, constructivismo, pensamiento complejo, transición democrática.

SUMMARY
The present article answers the question as to whether or not intersubjective relational psychoanalysis, developed mainly by North American authors (Mitchell, Stolorow, Orange, Aron, Benjamin, Hoffman) constitutes a paradigm shift in the Kuhnian sense of the term. To this end, it describes some samples of contrast between hypotheses of relational and classical theories regarding two clinical problems: panic attack due to persecutory delusions and psychic impotence disorder. The results illustrate the qualitative leap and notable improvement derived from the application of relational hypotheses. Despite this and thanks to the paradox implied in

José Manuel Pinto www.jmpinto-psicoterapia.com Telf.- 650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69; 2º D — 28028 Madrid 1

1

José Manuel Pinto

Cambio de Paradigma

its offering “particular and contextual significance” for each clinical problem, rather than the putatively “universal significance” of the clasical theories. In another section, relational psychoanalysis is depicted as the conjunction of two revolutionary changes. There is the clinical revolution developed by authors like Kohut and Winnicott, which has radically altered traditional therapeutic technique and objectives. There is, as well, an epistemological revolution, which deconstructs logical positivism, introduces the therapist-observer as part of the whole to be observed and has also implied profund changes in clinical practice. Finally, the article concludes that relational psychoanalysis meets the objective criteria for being considered as a paradigm shift. It constitutes a new Gestalt that has changed the way we view our fields as well as its methods and objectives. Some uncertainty appears regarding the forms it may assume as a social reality within the context of the psychoanalitical institutions in Spain. Undoubtedly, a part of the younger generation of psychotherapists will be seduced by these fascinating changes. But there are reasonable doubts as to the possibility of a repetition of our traditional institutional conflicts: monopolization of ideas, Self-complacent isolation and difficulties in achieving a peaceful coexistence with rival paradigms. Key words: relational psychoanalysis, paradigm shift, panic, psychic impotence, contextual significance, epistemological revolution, constructivism, complex thought, democratic transition.

1. ¿CAMBIO “DE” TRADICIÓN O CAMBIO “EN” LA TRADICIÓN? Recientemente, una colega me contó el último chiste que había escuchado a un famoso psicoanalista. Empezaba con una pregunta enigmática: “¿Cuántos psicoanalistas se necesitan para arreglar una bombilla…? Por mi parte, respondí de forma dubitativa que se necesitaban “dos”, condicionado, seguramente, por la situación en la que me encontraba (encima de una escalera para cambiar una bombilla del techo, mientras la secretaria me ayudaba), así como por la teoría relacional e intersubjetiva con la que trabajo, que implica pensar la clínica como un sistema de dos personas (terapeuta y paciente) en mutua interacción recíproca. Naturalmente, no acerté la respuesta ingeniosa de mi interlocutor: “One, if the bulb is willing” (“Tan sólo hace falta uno, con tal de que la bombilla tenga la predisposición”). Este chiste refleja una experiencia habitual en la clínica, cuando no se avanza, pese a todos nuestros esfuerzos, porque el paciente no está por la labor, no colabora. Además, muestra muy bien algunas de las características básicas del paradigma clásico: el análisis de un objeto de estudio (el “paciente-bombilla”) por parte de un sujeto científico (el psicoanalista) y una psicología unipersonal que localiza la capacidad de generar la luz-insight en un lugar intrapsíquico. Thomas Kuhn (1962) describía la transición a un nuevo paradigma como el aprendizaje de una “nueva Gestalt”, es decir, un cambio radical de la visión del campo de estudio. A diferencia del modelo clásico, el paradigma relacional es una psicología de dos personas: el objeto de estudio ya no es sólo el individuo, sino el sistema paciente-terapeuta en continua interacción recíproca (Stolorow R. y Atwood G. 1992, 1994). No se establece una situación
José Manuel Pinto www.jmpinto-psicoterapia.com Telf.- 650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69; 2º D — 28028 Madrid 2

2

José Manuel Pinto

Cambio de Paradigma

de experimentación científica entre un observador neutral y un objeto observado: se trata del encuentro entre dos subjetividades, en donde el observador es parte de lo observado (Stolorow R. y Atwood G. 1994; Morin E. 1990). Si aparece la luz entre paciente y terapeuta será porque se da una buena conexión entre los mundos experienciales de ambos, y si se producen apagones y oscuridades, también la responsabilidad será mutua: ya no hay “pacientes-bombilla”. Este cambio radical de la nueva Gestalt que ofrece el pensamiento relacional e intersubjetivo, ¿implica una revolución, un cambio de la tradición de investigación en la que nos encontrábamos? ¿O se trata, más bien, de un cambio en nuestra tradición, únicamente una importante reforma pero que no transforma los cimientos sobre los que construimos nuestra teoría y clínica? En opinión de Kuhn, los libros de historia tienden a ocultar las discontinuidades y rupturas que implican los grandes cambios científicos:
“La transición de un paradigma a otro nuevo del que pueda surgir un periodo de ciencia normal, está lejos de ser un proceso de acumulación, al que se llegue por medio de una articulación o una ampliación del antiguo paradigma. Es más bien una reconstrucción del campo a partir de nuevos fundamentos, reconstrucción que cambia algunas de las generalizaciones teóricas más elementales, así como muchos de los métodos y aplicaciones del paradigma… Cuando la transición sea completa, la profesión habrá modificado su visión del campo, sus métodos y sus metas” (Kuhn, 1962).

El psicoanálisis relacional implica una “reconstrucción del campo de estudio a partir de nuevos fundamentos”: se abandona la concepción clásica del ser humano como metáfora del animal que lucha incesantemente por la satisfacción de sus instintos, al tiempo que necesita reprimirlos y contenerlos para adaptarse a la sociedad (Mitchell S., 1988). En su lugar, se ofrece una concepción “social” del ser humano desde sus primeras semanas de vida (Stern D., 1985), en donde las fuerzas que entran en conflicto son la necesidad de agencia, la búsqueda de un lugar significativo que lo singularice dentro de su mundo relacional, y la necesidad paradójicamente opuesta de afiliación y pertenencia a su matriz básica de relaciones (Mitchell, 1988; Safran J. D. y Muran J.C., 2000). También implica el “cambio de algunas de las generalizaciones más elementales”: cambia el objeto de estudio que ya no es la mente aislada sino el sistema paciente-terapeuta (Stolorow R. y Atwood G., 1992); cambia, como veremos, la lógica de causa lineal por una nueva lógica de la complejidad (Morin E., 1977); y cambian todos los conceptos fundamentales del psicoanálisis (transferencia, resistencia, alianza terapéutica, impasse, etc), que ya no se conciben como propiedades del mundo interno del paciente en exclusiva, sino como productos de la interacción entre ambos participantes, paciente y terapeuta (Aron L., 1996; Hoffman, 1983; Riera R., 2002; Stolorow R. y Atwood G., 1992).

José Manuel Pinto www.jmpinto-psicoterapia.com Telf.- 650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69; 2º D — 28028 Madrid 3

3

1997). Atwood G. al haberse encargado de gran número de problemas. 2º D — 28028 Madrid 4 4 . que estas decisiones no se pueden realizar por medio de procedimientos neutrales y objetivos de evaluación. y Díez J. el giro relacional implica una modificación de “los métodos y las metas”. Estas ideas de Kuhn siguen siendo útiles para el tema que tratamos pero son más aplicables a las primeras etapas en las que emerge un nuevo paradigma. puesto que cada grupo utiliza en su defensa su propio paradigma de forma circular: parte de sus propios principios para llegar a demostrar la utilidad de estos principios.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. la evaluación de paradigmas alternativos no suele producir unas conclusiones irrefutables que nos puedan indicar con suficiente grado de certeza la necesidad de abandonar un paradigma por otro manifiestamente mejor. etc) resulta frecuente que el paradigma antiguo gane al nuevo en fecundidad. Kuhn se preguntaba cómo se resuelven las revoluciones científicas y qué hace que un grupo abandone una tradición científica y acoja otra nueva. Una vez que han caído los mitos que dirigían la técnica. Una buena manera de tomarse un respiro de las incertidumbres de esta polémica es contemplar el problema desde un punto de vista histórico.. gracias a lo que más se temía en el psicoanálisis clásico: el uso sistemático de la subjetividad del terapeuta y el análisis implícito y explícito del impacto de la actividad del terapeuta sobre el comportamiento del paciente. A.com Telf. Veamos ilustrado este progreso en un sencillo y didáctico ejemplo José Manuel Pinto www. vivimos este debate en España con retraso. coherencia. sencillez del aparato teórico. Hoy contamos ya con una gran cantidad de teóricos muy creativos que han ido desarrollando este modelo. además. Ya se ha documentado ampliamente la imposibilidad de la regla de neutralidad y abstinencia (Stolorow R. Sin embargo. y Orange D. Un hecho indudable es que la ciencia ha progresado mediante cambios de paradigmas. Y no es el caso del modelo relacional: ya han pasado casi veinte años desde la publicación del libro de Mitchell Conceptos relacionales en psicoanálisis. en donde se define el nuevo paradigma relacional.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma Pero no podemos olvidar que. mientras que el nuevo resulte superior al resolver anomalías recalcitrantes (Moulines C. y se percibe aún como algo reciente. Y concluía que el cambio entre paradigmas se parece a una “elección entre partidos políticos”. por tanto. paradójicamente.. Reconoce. surge una práctica clínica mucho más flexilble y eficaz. No obstante. U..jmpinto-psicoterapia. compatibilidad con otras teorías. Dado que hay varias dimensiones o criterios para evaluar la propia actividad científica (fecundidad. Podemos comprobar cómo se cumplen todos los indicadores de un cambio de paradigma. que el verdadero argumento para defender el nuevo paradigma es la persuasión y la norma más elevada es la aceptación por la comunidad científica. 1997): tanto lo que haga como lo que no haga el terapeuta tiene una influencia sobre el comportamiento del paciente. dado que la mayoría de ellos son norteamericanos y que sólo se han traducido algunos pocos libros.

dentro de un contexto profesional muy fragmentado en escuelas rivales. Y todo ello.1 Dos concepciones antagónicas del hombre: la mente aislada frente a la mente interactiva La mente aislada del modelo clásico Como otros muchos autores. en donde están en juego nuestras necesidades de protección y afiliación respecto a nuestras familias psicoanalíticas de pertenencia. La mente del individuo ha producido su propia fragmentación y sus dificultades. sino las fantasías del paciente acerca de los demás. como causa principal de las neurosis. la ciencia ha progresado mediante la percepción de la misma realidad bajo una Gestalt más enriquecedora. por ejemplo).jmpinto-psicoterapia. o la física cuántica sobre la física clásica. 2º D — 28028 Madrid 5 5 . pero conllevó también una grave simplificación: “Al abandonarse la teoría de la seducción infantil. Mitchell considera decisivo para la historia del psicoanálisis el momento en que Freud cambió su teoría de la seducción. Para los aristotélicos se trataba de “un movimiento de caída libre restringido por una resistencia constante” (la atadura a una cuerda. No hay duda sobre el gran avance que supuso la astronomía heliocéntrica respecto a la astronomía geocéntrica. Esto supuso un enorme progreso para la construcción de una concepción de la mente como un campo de estudio complejo. las variables que medían eran: la velocidad.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma descrito por Kuhn: la nueva Gestalt creada por Galileo mediante su concepto del péndulo. era independiente de la mayor o menor amplitud del movimiento oscilatorio. el péndulo era un nuevo sistema con propiedades específicas. Para Galileo. Anteriormente. Lo que en realidad sucede pierde importancia frente a lo que el José Manuel Pinto www. las demás personas y el contexto cultural pasan a un segundo plano. Y únicamente después de llegar a esta nueva Gestalt se pudo descubrir una aplicación técnica esencial: el péndulo como medida de tiempos constantes se convertiría en… un reloj. Es decir.com Telf. Lo interesante es que solamente después de llegar a la Gestalt de Galileo pudieron descubrirse algunas nuevas leyes: se comprobó cómo una nueva variable. Por tanto.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. por la teoría de la sexualidad infantil. lo que hoy llamamos péndulo era concebido bajo un paradigma diferente. y estas fantasías brotan de la mente del propio individuo. el periodo. mediante el análisis sincrónico de teorías actuales y antagónicas.. Lo importante no son las otras personas. de un análisis diacrónico y tenemos que decidir en tiempo real. CONTRASTES DE RELACIONALES HIPÓTESIS ENTRE TEORÍAS CLÁSICAS Y 2. 2. la altura desde la que caía y el tiempo transcurrido hasta llegar al reposo. La dificultad se manifiesta cuando ya no disponemos de esa mirada histórica.

determinan su comportamiento y sus contenidos mentales. aunque no terminaba de asentarse en ninguno. etc. Ilustración del modelo clásico: Hipótesis A sobre una sesión con un paciente con un ataque de pánico Gonzalo. el hecho mismo de hacer psicoterapia le producía un desesperanzado sentimiento de humillación.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma (Mitchell. vino a mi consulta hace tres años motivado por lo que consideraba una confabulación dentro de su reciente trabajo para hundirle profesionalmente. y los estados depresivos eran mucho menos frecuentes.com Telf. en donde vivió un largo tiempo aterrorizado por intensos delirios persecutorios en los que creía firmemente que una organización muy poderosa se proponía matarle en venganza por algo malo que hubiera podido hacer en el pasado. Había encontrado nuevos trabajos. Ahora lo más alarmante era el estado de ánimo contrario. en donde la naturaleza animal del hombre. José Manuel Pinto www. el paradigma clásico ha mantenido sistemáticamente una concepción del ser humano como animal en proceso de domesticación. además. constituido por una mente aislada llena hasta rebosar por instintos animales que buscan su descarga en un entorno convertido así en un mero conjunto de objetos que satisfacen.. lo que desea que haya sucedido. Aunque. Freud siempre mantuvo la fuerza del motivo de las identificaciones bajo el imperio de las pulsiones o instintos. paciente cree que sucedió. como un inicio de la consideración de motivaciones relacionales. un joven economista en la treintena. Después de dos años y medio de tratamiento había progresado notablemente gracias al vínculo seguro que habíamos construido entre ambos.” 1988) Algunos psicoanalistas clásicos destacan el brillante trabajo de Freud (1915). A partir de la realidad de un mal clima laboral que no le ofrecía un grado suficiente de seguridad y valoración. Así. el entusiasmo extremo hasta la manía que le hacía lanzarse de cabeza hacia todos sus proyectos grandiosos sin reparar en ninguna dificultad ni peligro. sus pulsiones. Era la prueba de que “no era normal”: “Ninguna mujer se acercará a mí si me ve como un loco”. Duelo y melancolía. Esta concepción del hombre ha resultado muy convincente durante décadas. Sin embargo. 2º D — 28028 Madrid 6 6 . Tenía miedo de recaer en una depresión feroz que tuvo muchos años atrás.jmpinto-psicoterapia. ha ofrecido una concepción individualista del ser humano. Por tanto. desarrolló un temor persecutorio del que se defendía intentando descifrar “los dobles sentidos” de los comentarios de sus jefes. y ha disfrutado de una gran aceptación social. El ser humano sería la resultante de la lucha entre dos principios opuestos: la Naturaleza (el principio del placer) contra la Cultura (el principio de la realidad).650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. abandonó el tratamiento de psicoterapia contra mi criterio –para Gonzalo lo único importante era el final de la depresión– ya que. por otra parte. reprimen o encauzan los instintos animales. el pensamiento delirante estaba contenido con la medicación antipsicótica.

después se temía la retaliación. e implica un progreso del pensamiento freudiano gracias al uso del concepto de identificación proyectiva (Hinshelwood R. uno de ellos evidente: el terror a ser considerado loco. Ya no estamos sólo con la lógica individual inconsciente: el otro participa activamente en el surgimiento del ataque de pánico. sabe quién soy. Entonces. 1989). Estamos ante un punto de vista innovador respecto a la psiquiatría clásica. el objetivo terapéutico sería que el paciente se hiciera cargo de sus pulsiones sádicas. pero como la mayoría de los españoles. ¿Y qué haría un terapeuta kleiniano con este ataque de pánico? La teoría kleiniana contiene una síntesis entre motivos relacionales y pulsionales. José Manuel Pinto www.jmpinto-psicoterapia. sin duda. 2º D — 28028 Madrid 7 7 . considera que el delirio no es irracional. ¿qué quieren? Pienso que hay alguien muy poderoso que tiene algo contra mí y que me quiere castigar. que quieren matarme. Lo que me dejó sin respiración fue cuando me dijo ’Tú estás loco’.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. recibí una llamada para atenderle de urgencia porque se encontraba aterrorizado. Está claro que van a por mí. sino que está al servicio de otra lógica. la que encontramos estructurada por y desde el inconsciente” (Conde M.. mucho más delirante y sin fundamento que lo que a nosotros puedan parecernos las suyas. un progreso en la historia del pensamiento: escuchar la verdad del delirio. Klein consideraba que la pulsión principal de la paranoia era un intensísimo sadismo que se proyectaba sobre el objeto. Me contó que era de un pueblo llamado Amargura. A Gonzalo esta idea le resultaría. como el síntoma histérico tiene una determinación inconsciente. Tengo mucho miedo: mañana voy a hablar con el defensor del pueblo”.com Telf. “Estaba ligando con una chica en un bar de copas y me dijo: “No te vas a escapar’. En cualquier caso. por otra parte. Pero ¿habría contenido esta teoría el ataque de pánico? Gonzalo también lo hubiera considerado como un sistema de pensamiento más delirante que el suyo. M. se mueve para todos lados y no puede quedarse quieto en el sillón). Pero si yo he hecho cosas normales: he ido algunas veces con putas. ¿Qué haría un terapeuta que maneje el modelo freudiano con este ataque de pánico?: “Se trata de escuchar la verdad del delirio. Así. D.. Aunque si lo quisieran ya lo habrían hecho.. el paciente ha proyectado sus propios miedos. Frente a la declaración de irracionalidad de la psiquiatría clásica. sabe quién soy yo. Aunque. se ofrece una concepción del delirio como una concreción de un conflicto entre intensas pulsiones y la identificación con objetos muy persecutorios. con lo que aumentaba el miedo persecutorio y el sadismo en un círculo vicioso sin fin. Me conocía. (Gonzalo está muy alterado. Freud encuentra que el delirio. El problema surge cuando siempre se encuentra la nueva verdad en el mismo lugar: los deseos homosexuales inconscientes y rechazados como explicación de la paranoia. cabe pensar que sobre algunos elementos de la realidad que muestra la chica.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma Pasado un mes. 2005).

En su primer libro Faces in a cloud (1993). aunque se tratara de versiones completamente contradictorias. En el psicoanálisis relacional los otros son no sólo objetos sino sujetos que interaccionan a lo largo de toda la vida y que co-determinan nuestra identidad. en donde “nadie. Ambas teorías tienen en cuenta el entorno pero de muy diferente manera.1997): “La unidad básica de estudio no es el individuo (…) sino un campo de interacciones dentro del cual surge el individuo y pugna por relacionarse y expresarse (.. 1993.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69.) El deseo siempre se experimenta en el contexto de la relación y este contexto define su significado (.jmpinto-psicoterapia. nuestros deseos y nuestro comportamiento (Mitchell S. Para poder pensar en estas paradojas hemos necesitado nuevos desarrollos teóricos... en gran parte. estos autores demostraron lo que ya intuíamos por sentido común: las teorías psicológicas tienen pretensiones de universalidad pero no dejan de ser. ni ningún grupo puede tener más que una visión parcial de algo” (D. la del paciente y la del terapeuta. Por tanto. comprobamos que todas tienen componentes verdaderos: un delirio es una construcción mental irreal (psiquiatría clásica). De esta manera integraba en la práctica clínica dos clases de verdades. concluían que lo que el psicoanálisis necesita es una teoría que dé cuenta del juego de subjetividades y que pueda estudiar desde un marco más amplio las propias teorías. Y donde un mayor grado de verdad implica la multiplicación de puntos de vista. Una verdad perspectivista. En el psicoanálisis clásico los otros son objetos que satisfacen o frustran nuestros deseos.. En esas situaciones solía recomendar una intervención paradójica: “Creo que lo que cuentas es muy importante personalmente y al mismo tiempo creo que no es verdad”.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma Hacia la mente interactiva del modelo relacional Al comparar entre sí las tres teorías anteriores. Orange. Frente al psicoanálisis clásico como teoría unipersonal. El problema reside en que cada teoría presenta una versión antagónica e irreconciliable con las otras y se desarrolla de forma unidireccional.) Los humanos no evolucionaron primero para luego trabar interacciones sociales y José Manuel Pinto www.. 1988. entendía que en el tratamiento de un paciente con delirios siempre había un momento decisivo.. Uno de mis profesores de psicoterapia. Nicolás Caparrós. aquél en el que nos pregunta si realmente le creemos. es un pensamiento subjetivamente verdadero elaborado bajo una lógica en parte inconsciente (psicoanálisis freudiano). Esto implica una nueva concepción de la verdad radicalmente diferente a la lógica clásica. 1997.. y suele expresar esquemas relacionales de dominio o sometimiento (psicoanálisis kleiniano). 1988. 1995). el psicoanálisis relacional viene a representar el progreso del pensamiento “ecológico”.com Telf. la proyección de la subjetividad de sus creadores. 2º D — 28028 Madrid 8 8 . Benjamín J. Uno de ellos ha sido la teoría de la intersubjetividad de Stolorow y Atwood.

y que necesitaba que yo tomara el timón de la sesión para hacerle sentir más seguro. (Le sale una carcajada nerviosa. tenemos las mejores fiestas de toda la comarca. seréis todos depresivos. (Se vuelve a asustar por la “crueldad” de la chica. la mente. S.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. por su propio origen y por su naturaleza.¿Cuál? S.. Voy un momento al servicio.(Responde atolondradamente a algún comentario). Soy de un pueblo estupendo. Continuamente. S. es un producto social” (Mitchell. para ello. qué grado de peligro podía correr y cuáles podrían ser las formas de protegerse. le aparece un pensamiento alarmante: “Sabe quién soy y que estuve hospitalizado”). Por este camino no llegaba a ningún lugar seguro y su terror.No me hagas la típica gracia capulla. S.No estás muy bien en esta foto. Ilustración del modelo relacional: Hipótesis B sobre la sesión del ataque de pánico Durante diez minutos o un cuarto de hora escuché la asociación libre de las vivencias de Gonzalo. Paralelamente.¿Estás loco? G. Ella está colocada detrás de un chico al que ahoga juguetonamente con sus manos). la chica desconocida. pudimos sacar en claro la siguiente interacción.com Telf. vale. S. G. 2º D — 28028 Madrid 9 9 . hablan de sus lugares de procedencia. y una y otra vez yo rectificaba el rumbo hacia el recuerdo del diálogo real con la chica. G. José Manuel Pinto www.jmpinto-psicoterapia.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma culturales. Gonzalo y Soledad comienzan la situación “de ligue” en un clima de chulería y “vacile” mutuo.Tus ojos son como el lucero. (La aplaca).¿No me dices nada? G.Más o menos. Responde al contraataque).Entonces. Su pensamiento se encaminaba a intentar descubrir algo malo de su pasado que le permitiera saber quién podría ser su perseguidor. ¿verdad? Pareces del sur. Al final.(Callada durante un rato) No me gusta esto que has dicho. 1988). ¡Mira esta foto! (Abre la cartera y le muestra una foto en la que aparece con unos amigos riendo. Le dije que le iba a ayudar y.No te vas a escapar. En un momento dado decidí que estaba demasiado alterado. y se queda mudo durante varios minutos: “Sabe quién soy”). G. Gonzalo derivaba hacia su pensamiento generalista. Intentaba hacer un microanálisis lo más detallado posible del diálogo entre ambos. S.(Bloqueo total. G. S.¿Y tú? No eres de Madrid. G. en consecuencia. En un momento dado. aumentaba. necesitábamos reconstruir lo ocurrido en el bar de copas con Soledad.Oye chavalín. Se llama Amargura (*nombre transformado para la redacción de esta ilustración).

Añadí que la chica no debía estar tan segura de sí misma respecto de su belleza. un psicoanalista kleiniano hubiera dado un paso más. Habría explicado el pánico como un proceso masivo de identificación proyectiva en donde Soledad aportaba elementos reales susceptibles de actuar como disparadores de las proyecciones terroríficas. y que quería volver a la terapia. desde su punto de vista. Una vez reconstruida la interacción.(Pánico). 1996). su actitud vacilona y chula. sino como el encuentro entre dos mentes (Aron L. ¿estás loco?”. no como el producto de un sujeto delirante que se encuentra con un objeto potencialmente persecutorio. entre dos mundos de experiencia dispares. Es más. pues le responde que no le gusta el comentario crítico sobre su imagen en la foto. “vacilonamente”. Gonzalo logra picarla en su orgullo después de coger miedo por su crueldad aparente. demostrarían la teoría de que “sabe quien soy y va contra mí”. entre dos sujetos. 1ª Conclusión: de la asociación libre intrapsíquica a la mirada bifocal dirigida hacia la interacción entre dos subjetividades El pensamiento delirante no solidificado es una asociación libre elevada al cubo. Le dije a Gonzalo que si mirábamos la situación desde el punto de vista de la chica. veamos cómo cambia la interpretación de la interacción cuando tratamos de comprenderla.com Telf. se entendía bien la respuesta que más le aterró (“¿Estás loco?”). los comentarios finales sobre la locura y la persecución (“no te vas a escapar”) que. menos chula y con comentarios menos atrevidos no hubiera resultado un “objeto” tan persecutorio.jmpinto-psicoterapia. Gonzalo hacía un rastreo a toda velocidad de acontecimientos de la infancia. parece como si la chica reaccionara al temor de que el juego del ligue se terminara de este modo. el temor a que se tratara de una persona cruel tal como interpretaba la foto y. Cabe imaginar que queda perpleja ante este contraste y que no entiende a qué se está jugando.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma G. si nos poníamos en su lugar. 2º D — 28028 Madrid 10 10 .. le insistí: “Yo también te diría exactamente lo mismo. la evocación de depresión del nombre del pueblo. Un psicoanalista clásico freudiano podría llegar perfectamente hasta aquí. le amenaza con el “No te vas a escapar” después de que quedara mudo Gonzalo durante demasiado tiempo. Y cuando. sobre todo. Ahora bien.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. Si después de criticarla le responde inmediatamente para aplacarla que “Tus ojos son como el lucero” parece muy lógico su comentario: todavía está dolida por la puya e inmediatamente recibe un piropo de poesía facilona. Otra chica menos guapa. pudimos pensar entre ambos los elementos reales que le habían despertado un estado de terror: el físico de la chica que le imponía. Después de este último análisis.. Gonzalo se tranquilizó apreciablemente y me dijo que se sentía muy protegido conmigo. la adolescencia y juventud en busca de un José Manuel Pinto www. Y probablemente. Al principio de la sesión. (Se marcha del local camuflado entre la gente).

2º D — 28028 Madrid 11 11 . sino que pensadas las cosas desde la mente de Soledad es lógico llegar a una conclusión similar.. al de la mente de Soledad. El paciente podría demandar al terapeuta confirmación sobre su visión del supuesto maltrato.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. Así. así como de todo tipo de actos culpables. el de la mente del otro. el otro. Una mirada bifocal con un ojo dirigido a su propia mente y. En esta situación no sería extraño que el terapeuta dijera o actuara bajo el José Manuel Pinto www. frente a la verdad petrificada del pensamiento delirante. ¿por qué le tranquiliza a Gonzalo mi intervención?: “Yo también te diría exactamente lo mismo: ¿Estás loco?”. ¿Por qué no le servía esto para tranquilizarse? El método de la asociación libre permite la construcción de un plano de comprensión de la realidad intrapsíquica del paciente. 2ª Conclusión: el análisis de la mente de un otro del paciente como superación de una resistencia epistemológica En los casos de paranoia suele haber historias de relaciones de abuso de poder. Fonagy (1999) ha teorizado sobre el déficit de la teoría de la mente del otro en aquellas patologías más graves. Se recorren muchos caminos y vericuetos que permiten la creación de significados personales a través de la comunicación entre estados afectivos actuales y acontecimientos pasados. Gonzalo pasa de una mirada plana y unidireccional a una visión tridimensional y estereoscópica. de manera que se comprimen las dimensiones en interacción. Se trata de una verdad contextualizada en la que el significado de una frase está determinado por la situación.com Telf.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma listado completo de potenciales perseguidores. pero no ha llevado esta teoría a la práctica. que producen la expectativa de que el otro pueda ser un atacante feroz de la propia subjetividad. ser apartado de la vida social si llegaban a verle como un loco? Esta intervención es terapéutica precisamente porque reintroduce otro plano de comprensión. Supongamos que un paciente viene a consulta por una serie intrincada de problemas laborales que le hacen sentirse maltratado. La frase “¿Estás loco?” correspondiente al plano de la mente de Soledad se abate sobre su plano intrapsíquico.jmpinto-psicoterapia. Expectativas que pueden despertar la alarma ante pequeños indicios en situaciones de interacción estresantes. Por el contrario. de manera que se malentiendan radicalmente las intenciones del otro. ¿por qué no basta este plano de comprensión precisamente en el caso de un “fórmula uno” de la asociación libre? Porque hay al menos otros dos planos de comprensión más que eran necesarios: el de la mente de Soledad y el de la interacción entre ambas subjetividades. ¿No debería resultar antiterapéutico ponerse del lado de su mayor terror. No se le dice que está loco. Sin embargo. La pérdida de fuerza de la convicción delirante podría explicarse como el paso de la dictadura de una versión única de la realidad a la transición democrática que implica la aceptación de versiones alternativas.

Cuando una médica se enteró le montó una gran bronca. 2º D — 28028 Madrid 12 12 . Por tanto. están más que justificadas las cautelas y las actitudes prudentes. el terapeuta se siente muy cómodo al tratar sobre los vínculos entre el paciente y sus padres: el paciente puede aportar gran cantidad de datos.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. argumentando que haber mostrado sus despachos constituía un acto intolerable en el que se había saltado todos los límites y que no lo consentiría más. Naturalmente. y además.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma siguiente criterio frente a su paciente: “Creo que en lo que le puedo ayudar es en centrarnos en entender su vivencia.com Telf. al tiempo que dieron una ojeada al resto de los despachos y de la casa. Generalmente. Dentro de la tradición winnicottiana y de la Psicología del Self (Kohut H. Cuando el terapeuta escuchó este relato. Poco después el paciente cambió a otra consulta menos tormentosa y recordó siempre con un gran agradecimiento esta intervención de su anterior terapeuta. en una ocasión se saltó este criterio. En estos casos el terapeuta suele refugiarse en lo intrapsíquico. especialmente en el tratamiento de adolescentes y en el análisis de conflictos de pareja. cabe argumentar que no siempre se presentan estas resistencias a analizar la mente y el comportamiento del otro. aunque no son raras algunas intervenciones espontáneas en sentido contrario. hay muchas y sensatas razones para evitar asumir el objetivo de intentar analizar la mente de los otros del mundo del paciente.. Naturalmente. Por ejemplo. Otra experiencia común a todos los psicoterapeutas es haber sido usados por nuestros pacientes como “garrotes” con los que atacar a los otros. algunos pacientes paranoides pueden demandarnos una tarea indigna: convertirnos en cómplices de sus ataques crueles a figuras significativas de su entorno. el terapeuta se siente legitimado socialmente como experto capacitado para poder juzgar sobre lo que es un desarrollo infantil saludable o patológico. respondió con espontaneidad: “Vaya empanada mental que tiene esta mujer”. José Manuel Pinto www. nuestra tarea sería analizar ese 5% restante”.. Después de amueblarlo llevó un fin de semana a sus padres para mostrárselo. este foco en su mundo intrapsíquico le ayudará al paciente pero probablemente le dejará también un “malestar” y un sentimiento de “injusticia” por dejar fuera de análisis las acciones e intenciones malévolas de los otros sobre él. el significado personal de esta situación que le hace sufrir”. esta seguridad en la interpretación de un otro del paciente disminuye proporcionalmente a medida que se trata del análisis de relaciones actuales. Por otra parte. Sin embargo. un paciente médico había realizado con anterioridad una psicoterapia con un terapeuta que solía decirle que “aunque la otra persona fuera responsable del 95% del conflicto actual. 1979) son muy frecuentes las intervenciones que aclaran y legitiman el dolor del paciente en relación a los fallos graves de sus cuidadores que hayan podido influir en sus déficits y conflictos actuales. Por ejemplo. de menor frecuencia e intimidad. El paciente había alquilado un nuevo despacho en una consulta dirigida por tres médicas.jmpinto-psicoterapia. con lo cual aumenta la fiabilidad del análisis del comportamiento de los padres. Desde luego.

jmpinto-psicoterapia. comprender el problema epistemológico implicado en esta resistencia. El método cualitativo se basa en pequeños conjuntos de entrevistas abiertas y reuniones de grupo de discusión. Sin embargo. Durante décadas el método cuantitativo ha tenido mucho más prestigio por su carácter científico y su gran fiabilidad (alta replicación de los resultados utilizando otras muestras diferentes). a pesar de su menor fiabilidad. estamos ante el manejo de una buena cantidad de datos que nos ofrecen un grado aceptable de fiabilidad y validez. esperamos cierta visión tendenciosa debido a los intereses y conflictos del paciente.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma Esta pequeña viñeta muestra una contradicción entre la teoría que evita el análisis de un “otro” del paciente y una intervención espontánea que vence esta evitación y resulta muy terapéutica. no contamos con un informante que pueda confirmar o desmentir nuestras hipótesis y.. estamos ante otro nuevo conjunto de datos. donde lo aconsejable es la contención del juicio del terapeuta (previsión de una actitud manipuladora por parte del paciente. que nos ayuda a depurar y mejorar nuestras interpretaciones (puede contradecirnos. Un problema paralelo ha ocurrido en el campo de la Sociología donde he trabajado durante doce años.). Quizás necesitemos aprender de los sociólogos a ser menos perfeccionistas. Por el contrario. Por tanto. reconocer de nuevo el componente tan beneficioso de esta resistencia en muchas situaciones terapéuticas. el paciente. cuando intentamos analizar la mente de un “otro” del paciente disponemos de muchos menos datos. falta o confusión en los datos para poder emitir un juicio.com Telf. Cuando analizamos el mundo intrapsíquico disponemos de una gran cantidad de datos y de un informante. Por tanto. miden mejor aquello que realmente pretenden medir. suelen tener un mayor grado de validez: es decir. Y en segundo lugar. José Manuel Pinto www. Tradicionalmente ha habido una larga y sostenida discusión sobre la validez y fiabilidad de los dos métodos principales de investigación sociológica: el método “cuantitativo” y el “cualitativo”. porque. y cuyo tratamiento puede considerarse poco científico. válida y desmaquillada que el autoinforme que da sobre sí mismo. Llegados a este punto. etc). actualmente se valoran más los estudios cualitativos. ¿cómo se podría avanzar en la teoría clínica para poder hacer un mayor uso de esta clase de intervenciones sobre la mente de un “otro” que vemos que pueden resultar tan útiles? En primer lugar. en el peor de los casos. No siempre los datos sobre el comportamiento y la mente de un “otro” del paciente son menos fiables y válidos que los que aporta sobre sí mismo: a veces la percepción del paciente respecto del otro es mucho más fiable. 2º D — 28028 Madrid 13 13 . El método cuantitativo se basa en encuestas con muestras representativas de la población objeto de estudio. ampliar o matizar etc. nos da la prueba fundamental de validez: la mejoría o el empeoramiento en su sentimiento de sí y de sus conflictos relacionales. aplicación de cuestionarios idénticos a todos los entrevistados y tratamiento estadístico de los datos. Además. mucho más escaso y que ofrece mucha menor fiabilidad.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69.

en vez de características estables y profundas de su personalidad. Concentraba su mirada en partes del cuerpo de Manuela y así podía José Manuel Pinto www. una mujer muy bella a la que llamaremos Manuela. -Construcción de hipótesis de prueba. Habían construido una relación que les reconfortaba mutuamente basada en una ilusión de completa seguridad. Tienen la ventaja de que el conocimiento del contexto en el que emerge el comportamiento del otro da claves básicas para la comprensión. Tomás sabía por experiencia que tras cualquier discusión. Su novia le demandaba actividad sexual o bien él estaba excitado los primeros días tras un largo periodo sin verse. ella volvería a llamar y nunca se separaría de él. matización o rechazo.jmpinto-psicoterapia. Utilizar como fuente de datos pequeñas interacciones como la mostrada en la viñeta de Gonzalo. Uno de los miedos básicos de Tomás.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma En cualquier caso. En esta clase de situaciones se disparaba su nivel de angustia y tenía problemas de erección. No obstante.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69.com Telf. era evitar las relaciones sexuales con chicas que le produjeran una gran atracción física y personal simultáneamente. 2. para mejorar la validez y fiabilidad del tratamiento del análisis de un “otro” del paciente. En estas circunstancias. recomiendo dos clases de intervenciones: -Microanálisis de interacciones. solía ir de prostitutas con cierta frecuencia o acostarse con una chica guapa a la que no valorara personalmente. En estas situaciones percibía a la mujer como puro objeto. 2º D — 28028 Madrid 14 14 .2 La motivación del ser humano en ambos modelos: un caso de impotencia psíquica Veamos ahora un nuevo contraste de hipótesis entre los modelos clásico y relacional. esta vez aplicado a las teorías motivacionales utilizadas para explicar la enfermedad más frecuente por la que se acudía al psicoanalista en opinión de Freud: la impotencia psíquica.. Además. Este comportamiento disociado se mantenía sobre la base de vivir en ciudades diferentes y encontrarse tan sólo por vacaciones. Por otra parte. mostraba un comportamiento radicalmente contrario. Por una parte. y sujetas a confirmación. se relacionaba exclusivamente con “un culo concreto” y con “una persona abstracta”. el celibato sectorial se resquebrajaba en ocasiones. con su novia de toda la vida. y su funcionamiento sexual era perfecto. Su conducta resultaba paradójica. Tomás llegaba a una solución de compromiso. un joven de veintitantos. se establecen hipótesis situacionales sobre el otro de bajo nivel. Cuando dormían juntos dormían. Realizar interpretaciones sobre la mente del otro como hipótesis de prueba que sirvan al paciente para adentrarse en nuevas interacciones. como el espectador de una película porno.

Para Freud.com Telf. Hipótesis clásica: el significado personal deriva de un principio explicativo universal Este problema es bien conocido y ha sido descrito por Freud con el nombre de impotencia psíquica en su artículo de 1912 titulado Sobre una degradación general de la vida erótica. y si la desean.– son comunes a todos los hombres.. Freud describía muy bien el problema como una disociación entre la corriente “cariñosa” y la corriente “sensual” de la vida amorosa... Freud propone que “puesto que los factores señalados –la intensa fijación infantil. Tomás y yo estábamos de acuerdo en la definición del problema. el tratamiento debería consistir en la lucha contra las resistencias para obtener el desvelamiento de los deseos infantiles incestuosos. sigue siendo todavía un problema muy frecuente. la barrera contra el incesto y la prohibición opuesta al instinto sexual.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. efectivamente. Sin embargo. Y encontró una fórmula famosa: “Si aman a una mujer no la desean. ya no lo describiríamos como el problema principal por el que se acude a un psicoterapeuta. y mal que bien le funcionaba. se trata de un problema universal debido a causas universales: la oposición irreductible entre la naturaleza animal del hombre y las necesidades de adaptación a la cultura: “No es posible armonizar las exigencias del instinto sexual con las de la cultura (.jmpinto-psicoterapia..José Manuel Pinto Cambio de Paradigma despersonalizarla y recuperar el “culo” concreto y la persona abstracta. la causa de estas inhibiciones se debe a la fijación incestuosa. y a esta meta la denominamos: “el culo de Manuela”. José Manuel Pinto www. Si la explicación de Freud es correcta. no dominada. en la madre o la hermana: “Hemos atribuido esta perturbación de la evolución general de la libido al influjo de intensas fijaciones infantiles y al obstáculo opuesto luego a la corriente sensual por la barrera erigida contra el incesto”. 2º D — 28028 Madrid 15 15 . Una segunda hipótesis importante es la degradación general de la vida erótica.. Noventa y cuatro años después.) la insatisfacción característica de nuestras sociedades civilizadas es la consecuencia necesaria de ciertas particularidades impuestas al instinto sexual por las exigencias de la cultura”. no pueden amarla”. Podía relacionarse con un culo o con una mujer pero no con las dos cosas a la vez. Y concluye que. sería de esperar que la impotencia psíquica fuese una enfermedad común de nuestra sociedad”. De manera que definimos entre ambos como uno de los objetivos terapéuticos el poder integrar ambas partes. en el caso de impotencia psíquica de Tomás. y en la renuncia posterior a estos deseos para acceder a una vida amorosa adulta y normal.

. Can love last? The fate of romance over time. el traspasar los límites de la aventura.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69.. sino la cara.) En esta inversión.) Pero si asumimos que la experiencia humana por su propia naturaleza es un flujo. No ve tan sólo la cruz de la moneda. De esta concepción teórica se deriva una aplicación técnica muy interesante: mostrar al paciente las operaciones defensivas que pone en funcionamiento para conseguir una falsa ilusión de seguridad. es a menudo posible mostrarles. un enfoque muy divergente de la concepción clásica del psicoanálisis: “Cuando los psicoanalistas intentan explicar algo que no entienden suelen reducirlo a precursores infantiles. que ofrece una concepción del ser humano con un estatus epistemológico diferente al de las ciencias naturales: se entiende la realidad humana como objetiva y subjetiva simultáneamente. que sepamos que no nos va a fallar (. el flujo y la aventura llegan a ser realidades y la seguridad aparece como una fantasía” (Mitchell... Pero a diferencia de Freud.) Y por otra parte. el deseo de romper con los patrones preestablecidos y encontrar lo imprevisto en alguien que nos vitalice (. qué valiosa es esta muerte para ellos. el amor romántico. Desde luego... reconoce la frecuencia de la disociación entre amor y deseo. Así se construyen muchos modos de relación que terminan por ser “antipasionales” y aburridos porque se basan en dar por sentado y ya conocido la forma de ser del otro. Una parte de la creatividad de estas ideas de Mitchell proviene de haber asumido la revolución que implica el constructivismo social. 2º D — 28028 Madrid 16 16 . analiza los contextos personales e históricos que han jugado a favor o en contra del desarrollo del amor romántico.. Quizás el más obvio sea la alta tensión entre las necesidades conflictivas de seguridad y aventura: “Por una parte arraigar nuestros sentimientos en alguien perfectamente conocido y predecible. “Cuando los pacientes se quejan de lo mortecino de sus matrimonios. 2002). la impotencia psíquica. cómo insisten y mantienen cuidadosamente al otro en un ser totalmente predecible para protegerse del miedo de perder la seguridad del vínculo” (Mitchell. José Manuel Pinto www. lo ilícito. el peligro..) La solución tradicional es la renuncia: la racionalidad del amor maduro debe triunfar sobre las ilusiones infantiles” (Mitchell. no lo considera un universal y se centra en el análisis de los conflictos relacionales que taponan el surgimiento del amor romántico.com Telf. 2002). son entendidos generalmente como recreaciones de la infancia de deseos edípicos prohibidos (.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma Hipótesis relacional: el significado personal deriva de una construcción particular cimentada sobre el contexto relacional del paciente Mitchell (2002) ofrece un pensamiento sobre esta cuestión más complejo y fecundo.jmpinto-psicoterapia. que los conceptos de movimiento y cambio son inherentes a nuestra naturaleza entonces. que por su propia naturaleza emerge de la tensión generada entre el amor y el deseo. la seguridad que generamos es un acto de imaginación (.. Así. 2002). En su último libro.

Cuando le visitaba en Madrid. Por encima de todo evitaba ser un “baboso”. No son completamente construcciones (. un tipo de esos que se pasan el día José Manuel Pinto www. era bien recibida por la familia. Lo dejaba hacer y nunca he querido intentar desvelar su misterio.com Telf. desde el primer momento.. y acabar humillado al suspender por impotencia.jmpinto-psicoterapia. al término de cada sesión. El rincón erótico: le estresaba vivir bajo la amenaza de que pudiera “tocar examen” de relaciones sexuales cualquier noche sin previo aviso. compartía abiertamente los maratonianos fines de semana con amigos. Contraste de hipótesis Durante los tres primeros años de psicoterapia. Tenía la habilidad de un espía para el secreto. Construye una nueva realidad. primero subjetiva y posteriormente también objetiva. y con muchas dudas acerca de su futuro profesional. Y a solas le hablaba de los miedos obsesionantes. Al igual que el sensato profesor de “Los chicos del coro”. Y el rincón del reconocimiento: dejarse caer emocionalmente en sus brazos y disolver su identidad en ella.. en parte. Manuela parecía poder abrirle todas las puertas. 2002). de un saber ya intuido y de sentido común. La vida de Tomás era una casa con varias estancias incomunicadas entre sí. Me conquistó. Aquí residía con unos parientes de los que recibía un trato agrio. qué buen amigo era de sus amigos. Por ejemplo.) No nos levantamos por la mañana y decidimos a quién amaremos o desearemos ese día. Únicamente no podía acceder a dos zonas del sótano. Comenzó la psicoterapia alarmado por el alto nivel de angustia. ya se tratara de sus escuálidos resultados académicos o su vida privada. apostando por otras realidades ocultas y potencialmente más enriquecedoras. precisamente por no “cosificar” a estos alumnos en la categoría universal e inmutable de chicos problemáticos. y cómo disfrutaba de cualquier conversación.. y cerraba la puerta del despacho conmigo dentro. Durante los dos primeros años de universitario se sintió perdido y desarraigado. 2º D — 28028 Madrid 17 17 . Residente en una tercera ciudad alejada tanto de la ciudad de procedencia de Tomás como de Madrid. El buen profesor –en la película y en la realidad– reconoce lo objetivo de los problemas con los que tiene que lidiar. Vivió con su familia en una lejana ciudad de provincias hasta su ingreso en una universidad de Madrid. Esta sed de relaciones le impulsó a construir nuevos y fuertes lazos de amistad. Pero no se queda sólo en esto.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. Pero el amor y el deseo surgen dentro de las texturas de nuestra vida diaria y nosotros tenemos mucho que ver con la construcción de contextos en los cuales aparecen”. Mitchell se propone también construir una nueva realidad: “El amor y el deseo son parcialmente construcciones. con miedos hipocondríacos a llegar a estar loco o contagiado por el SIDA.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma No hay que extrañarse mucho de esta formulación porque se trata. pensemos en un profesor que empieza a dar clase a un grupo de adolescentes conflictivos. como en una película del tipo “Los chicos del coro”. (Mitchell. Tomás se despedía de idéntica forma: no me dejaba acompañarle hasta el hall de entrada como hago con el resto de los pacientes.

La excepción a la regla era la relación con los amigos. Realmente dependió de forma extrema de Manuela durante los primeros años depresivos de su estancia en Madrid.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. 2º D — 28028 Madrid 18 18 . En los miedos hipocondríacos y en el patrón relacional de “hacerse el duro”. Solía imponer su visión de cómo debían ser las cosas de forma machacona y reaccionaba con una crueldad verbal desatada. con una angustia permanente. aunque el apoyo de algunos amigos y las salidas nocturnas de los fines de semana le aliviaban en parte. El objetivo terapéutico era la superación de este patrón relacional bien definido por Benjamín (1988): la construcción de relaciones en las que pudiera darse simultáneamente la afirmación del sí mismo y el reconocimiento del otro.jmpinto-psicoterapia.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma calentándole la oreja a la novia y que la siguen como un perrito. no mostrar nunca que se necesita a otra persona”. Esta posibilidad la veía imposible porque significaba quedar expuesto a una situación de esclavitud como ha sido muy bien descrito por Jessica Benjamín (1988) en el análisis de las relaciones de dominio y sometimiento. Se daba cuenta de ello en las despedidas tras un tiempo de vacaciones: un desgarro que le mantenía abatido varias semanas. aunque de trato muy difícil. Para el padre sólo había dos posibilidades de relación tanto con su mujer –bastante sumisa– como con sus hijos: dominar o ser dominado. Lavaba el cerebro de sus hijos para adiestrarles a evitar todo tipo de enfermedades. Lo llamábamos con su propio lenguaje “hacerse el duro.com Telf. vivía en un estado de desánimo que lo mantenía atrapado en la inactividad casi total. Ella había sido su principal sostén emocional. Cuando Tomás se afirmaba sin reconocer al otro caía en una relación de dominio (relación con Manuela). y disponía de un “laboratorio casero” con una despensa muy amplia de pastillas. ¿De dónde procedían los miedos específicos a la dependencia por parte de Tomás? Principalmente. de la relación con el padre. José Manuel Pinto www. También lo aplicó conmigo durante más de un año. Pero no podía transformar esta experiencia de dependencia en un reconocimiento explícito y asumido de la necesidad de ella que transformara la relación. A su manera. Cuando reconocía al otro sin afirmarse. Tomás arrastraba la herencia del ambiente familiar. La chica más guapa tomó toda la iniciativa y eligió al misterioso hombre que no la veía como un objeto. ante las reacciones rebeldes o simplemente divergentes de Tomás. aunque paulatinamente fue abriéndose hasta desarrollar una gran confianza. el sometimiento (como en los miedos hipocondríacos en los que anulaba su propio criterio para creer únicamente en las opiniones idealizadas de su padre). se trataba de un hombre muy trabajador y cariñoso. caía en la trampa contraria. Esto era la punta del iceberg de un patrón relacional de mucho calado. con quienes podía mostrar abiertamente su necesidad de ellos. A él le fue bien con esta táctica: ligó a Manuela precisamente por aparentar no hacerla ningún caso dentro del común grupo de amigos. sin medida. Fuera de sus visitas y llamadas telefónicas..

pero no llegaron a intimar: no sabían bien cómo tratarse. Algunos. Tomás se puso cada vez más nervioso. María marchó al extranjero para completar un curso. la relación con Manuela decaía más y más a medida que pasaba el tiempo. ofreciéndole una ilusión de seguridad absoluta. un nuevo trabajo a tiempo parcial y la mejora de su autoestima. María. Manuela seguía sometida a Tomás en un sector de su vida. No se decidían a verse de nuevo pero seguían mandándose mensajes. Y al cabo de unas semanas de muestras ambiguas de interés e independencia tuvieron la primera relación sexual. Tras muchas vacilaciones terminaron por quedar.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma Esta dirección de la terapia junto a su apuesta por el cambio permitieron la mejora de Tomás en muchos campos: las relaciones familiares. Tomás ya no encontró tan atractivo hacer el papel del hombre ausente que mágicamente no desaparecía nunca. junto a nuevos experiencias que propiciaron el cambio: José Manuel Pinto www. Tomás llegó encantado a la sesión. Cuanto más se arraigaba a Madrid. Lo peculiar era que la madre siempre se sintió muy vinculada al padre a pesar de la total falta de correspondencia y había transmitido este estilo relacional a su hija. Al pensar sobre esto. Podemos comprobar cómo la impotencia psíquica se ha curado por motivos relacionales: el análisis sistemático de sus patrones relacionales. Era obvio que había una atracción especial. un buen día surgió una novedad: Tomás ligó con una nueva mujer. Pero por otra parte. Ella había vivido siempre a solas con su madre. Contaba cómo antes de llegar a la casa de María para acostarse juntos notó –muy sorprendido– que estaba “empinado” y que pudieron tener relaciones sexuales buenas.jmpinto-psicoterapia. Por fin. No se analizaron los componentes parciales del instinto sexual. el “culo concreto” y la mujer concreta se habían integrado y encima: ¡era mucho mejor! ¿Cómo se produjo este último cambio de una vida amorosa degradada a esta nueva integración? ¿Cómo pasó Tomás a convertirse en un “homo erectus”? Desde luego.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. 2º D — 28028 Madrid 19 19 . ni se desvelaron deseos incestuosos. unidísima al padre a pesar de contactos esporádicos. de doble sentido. las cosas parecían marchar con otro rumbo bien distinto. que por su atractivo físico y personal podía ser rival de la relación con Manuela. Sin terminar de cerrar esta relación. Así. la hipótesis freudiana queda descartada. más se despegaba de ella. y todo ello sin tener que hacer el esfuerzo de concentrarse en una parte de su cuerpo y olvidarse de ella. Durante dos o tres meses se enviaron mensajes por móvil mutuamente. puesto que los padres se habían separado cuando era pequeña. la recuperación de su capacidad de estudio. como las fotos de Tomás con Manuela. Pocos días después. Manuela reconocía que nada más volver a su ciudad emprendía sus propios proyectos de una manera totalmente despreocupada de la vida de Tomás. Se trataba de algo completamente nuevo pero buscado desde hacía tiempo: por primera vez tenía relaciones sexuales con una chica que le atraía mucho al tiempo que la valoraba como persona. Cuando volvió a Madrid.com Telf. No obstante..

La primera. Durante el largo proceso de ligue. cada uno de ellos ha llegado a la disociación a través de mecanismos para obtener seguridad muy específicos arraigados en una historia concreta y diferente a las demás. las contradicciones llegaron al máximo y tuvo que hacerse más activo por temor a perderla. el trabajo clínico es más artesanal. Resulta útil el análisis sociológico que realiza Mitchell sobre los factores que contribuyen a crear las disociaciones (motivación de seguridad contra la de aventura) que pueden acabar produciendo impotencia psíquica. Tomás siguió practicando su hábito de no tomar la iniciativa y esperar que fuera ella quien mostrara su interés. cabría extraer dos conclusiones generales más. -La mutua tenacidad para tolerar la ambigüedad del proceso de adaptación. Cuando se dio cuenta que muchos hombres tenían interés por ella. Tomás se ha ido mantenido suficientemente firme ante las amenazas de María de romper la relación al menor contratiempo. se refiere a la particularidad de los patrones relacionales perjudiciales con los que tenemos que luchar. escaldada como venía de otra relación fracasada. 3. como la confección de un traje a medida. -La paradoja de compartir miedos y ayudarse mutuamente..1 ¿Qué necesita el paciente? Una revolución teórica En el libro titulado Hope and Dread in Psychoanalysis. Para combatir los miedos sexuales tuvo un gran efecto tranquilizador el que ella pudiera mostrar sus propios miedos y planteara la situación –proponer sólo dormir juntos– de manera que no se despertara el pánico de Tomás a la temida “leona sexual”. también jugaba a darle celos. Esto es una obviedad que se suele olvidar. de manera que pudiera situarse en una posición de dominio. De los siete u ocho casos que veo semanalmente que están afectados de impotencia psíquica. REVOLUCIÓN CLÍNICA Y REVOLUCIÓN EPISTEMOLÓGICA 3. Mitchell (1993) argumenta cómo a partir de los trabajos de Winnicott y Kohut se ha producido una revolución de la teoría clínica en psicoanálisis. Pero se encontró con una situación en donde María practicaba el mismo juego. y continúa siéndolo.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma -La crisis de patrones relacionales perjudiciales. y ayudó a reducir los miedos de Tomás al expresar los suyos propios. Además.com Telf. 2º D — 28028 Madrid 20 20 . Por ejemplo. que el cambio terapéutico es un trabajo de equipo. La segunda. El comportamiento de María ha sido esencial. Resultó fundamental la paciencia de María para tolerar las vacilaciones y desprecios de Tomás.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. Paralelamente.jmpinto-psicoterapia. Sin embargo. que implica una respuesta nueva a la pregunta sobre “¿Qué necesita el paciente?”. Estos dos autores José Manuel Pinto www. No toleró el antiguo patrón relacional que proponía Tomás y al que se sometía Manuela.

Por otra parte. salvo que viniera muy herido de alguna nueva humillación en el colegio. Por su parte. un niño de diez años. como juegos de magia y de ingenio. evitaba y se resistía al uso tradicional de la psicoterapia.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. Por contraste. los niños jugaron a entregar medallas y a él le dieron la de hojalata “por ser el más inútil”. Hablando de su tradicional suspenso en gimnasia.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma asumen que el paciente no necesita a un Sherloch Homes que le mire con lupa para descubrir los deseos infantiles reprimidos. Antonio había encontrado un magnífico refugio y un juego en esta clase de lecturas que le permitían sentirse valioso. Pasado un tiempo. y se relacionaba medio bien con los chicos de clase.. me proponía muchos juegos variados y amenos. sino a un “facilitador” o un objeto del Self que le ayude a construir un sentimiento coherente y fortalecido de sí mismo. comenzó la terapia a causa de un problema de bullying en la escuela. dijo: “Me sentí como si hubiera crecido dos metros”. Después de tres años de terapia. contó lo bien que le había sentado la reacción del profesor tras un ejercicio de sincronización. En poco tiempo nos cogimos mucho cariño mutuo. por su insistencia en intervenir continuamente en clase para mostrar sus conocimientos. El nuevo profesor de educación física le había dicho que “eso estaba muy bien”. Era el mudo saco de boxeo de un par de compañeros que lo tomaron por objeto de burla sistemática. Es interesante destacar que se trata de una teoría clínica absolutamente contraria al punto de vista clásico. Antonio. al terminar su primer partido de fútbol. 2º D — 28028 Madrid 21 21 . No toleraba apenas que se hablara de casi nada fuera de sus guiones. Siempre me llamaba “Josemanu”. Todos consistían en exhibiciones de una habilidad tras otra. Si yo introducía preguntas o cuestiones sobre sus conflictos actuales se escurría como una anguila con hábiles estratagemas. Mi papel se limitaba a ser su alumno y admirador. Los dos padres eran historiadores y contaban con una buena biblioteca sobre esta materia. La ley científica de Antonio es idéntica al tratamiento propuesto por Kohut para los trastornos narcisistas. recordó cómo. Con la espontaneidad y frescura de un chico. surgió un nuevo juego: colocaba la pizarra en medio de la consulta y me explicaba enigmas de la Historia interpretados de una manera muy personal y original. Si me resistía a seguirle.jmpinto-psicoterapia. Hace unos meses descubrió una nueva ley de la ciencia: “La altura de una persona es directamente proporcional al apoyo recibido”. ya se encontraba mucho más seguro en un nuevo colegio sin maltratadores. no contribuía a encontrar otros apoyos. simplemente. Era desconfiado con los chicos de su edad pero establecía muy buenos vínculos con los adultos. donde el terapeuta debería interpretar la grandiosidad excesiva de Antonio como causa de sus José Manuel Pinto www. cuando tenía cinco años.com Telf. un nombre nuevo que me resultaba delicioso oír. Algo tan corriente tuvo para Antonio un significado muy especial: era la primera vez en toda su vida que recibía un elogio en gimnasia. se tapaba los oídos o se ocultaba teatralmente bajo algunos cojines. Durante los dos primeros años.

Quizás sea la corriente de pensamiento más prestigiosa. 3. Sociología.1994) introduce un cambio revolucionario en la teoría clínica: focalizar el impacto de la actividad del terapeuta sobre el comportamiento del paciente. el grupo de Stolorow (1992. Biología. etc– han ido surgiendo diferentes epistemologías que convergen en una transformación radical de las premisas del positivismo lógico. La nueva epistemología no elimina la participación inevitable y continua de la subjetividad del terapeuta.2 ¿Qué sabe el terapeuta? Una revolución epistemológica Desde todos los campos de las ciencias humanas –Filosofía hermenéutica. Sin embargo. Otra nueva epistemología de la que ya se ha hablado brevemente es el constructivismo social creado hace cuarenta años por los sociólogos Berger y Luckmann (1968). Como ya se ha adelantado. Filosofía del lenguaje. en nuestros datos de observación del paciente.jmpinto-psicoterapia.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma dificultades de relación. sólo se hubiera conseguido hacer de él un individuo “retraumatizado” y que se hubiera encerrado más en sí mismo. una parte esencial de su contexto es el terapeuta. contrastable a través de experimentos y replicable con independencia del observador. y algunos vaticinan que terminará imponiéndose como el fundamento predominante de las ciencias humanas. 1996). el constructivismo define la realidad humana como un objeto de estudio José Manuel Pinto www. la contratransferencia se concibe como una variable extraña que oscurece la percepción objetiva del paciente como objeto de estudio.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. Dentro de los desarrollos del psicoanálisis contemporáneo... la Biología y la Psicología. Atwood G. Era marginado. De aquí se deduce una nueva epistemología: el observador es parte de lo observado. Dado que. 1997). 2º D — 28028 Madrid 22 22 . la Teoría de la Intersubjetividad de Stolorow. Lo que elimina es el mito de la neutralidad sobre el que se ha basado la teoría clínica tradicional (Stolorow R. Atwood y Orange ha incorporado el pensamiento de la filosofía hermenéutica de autores como Gadamer (1995). al contrario. si se hubiera utilizado la teoría clínica clásica desde un principio. Ha tenido una importante penetración en la Pedagogía. Al igual que el significado profundo de un texto requiere conocer el contexto específico de la vida del autor. en parte. la exportación al campo del conocimiento sobre el ser humano del modelo de las ciencias de la naturaleza basado en un saber objetivo. por pesado prepotente..com Telf. Por tanto.. Historia. es una variable que aparece puntualmente y hay que eliminar (Aron L. saca un gran partido de este análisis. el significado del comportamiento del paciente también requiere una posición contextualista y no la aplicación de contenidos psíquicos pretendidamente universales. y Orange D. Fíjese el lector que se trata de algo bien distinto al análisis clásico de la contratransferencia. Con la epistemología positivista. El objeto de estudio –la subjetividad del paciente en el contexto de la consulta– abarca el sistema de interacción recíproca pacienteterapeuta.

al formular leyes inmutables y racionales donde no hay cabida para los sucesos espontáneos e inesperados. Con el positivismo lógico la verdad del paciente era algo que debía ser descubierto. la idea de aparato psíquico– es la metáfora del sistema cerrado y el coste es eludir la relación con el entorno: “En todo sistema hay estructura pero el sistema no puede reducirse a la estructura: el sistema incluye al observador. Stolorow (1992) José Manuel Pinto www. Por esto. Sabemos que tal cosa no existe en realidad: descubrimos al paciente que construimos.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. en una época muy determinada en la que la subjetividad del paciente se encuentra con la nuestra. Edgar Morin (1990). no replicable. 2º D — 28028 Madrid 23 23 . Por estos caminos se llega a una lógica distinta de la clásica aristotélica: se pierde la correspondencia unívoca constante entre una causa y su efecto resultante. vamos encontrando restos arqueológicos de épocas pasadas que condicionan nuestra co-construcción y sobre los que hay que tomar decisiones sobre la marcha: reconstruirlos. el bronce. mediante una conexión muy específica. un macroconcepto”. A veces. de manera que el observador ha de contar necesariamente con una incertidumbre irreductible que conduce a una ciencia de la complejidad. la suma de las partes es mayor que el todo.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma objetivo y subjetivo simultáneamente. Y en este proceso.com Telf. la pareja. el psicoanálisis –centrado en la investigación de la historia del paciente a través de un analista “no participante” – era el oro y la psicoterapia. La estructura –como. El físico Prigogine (1979) también desmitifica la ciencia clásica por haber caído en el “espejismo de lo universal”. algunas de ellas paradójicas..jmpinto-psicoterapia. Y en el segundo fenómeno surge una propiedad emergente en el sistema (desinhibición) que estaba ausente en las partes. transformarlos o destruirlos. es una organización en movimiento. De lo que se deriva una comprensión revolucionaria sobre el papel del terapeuta. por ejemplo. Y lo hacemos dentro de un proceso irreversible. En los conceptos complejos como sistemas abiertos se producen relaciones peculiares entre las partes entre sí y el todo. la suma de las partes es menor que el todo Tomemos en consideración dos tipos de fenómenos diferentes: Tomás (inhibido sexualmente) + Mujer (activa) = Pareja inhibida Tomás (temeroso) + Mujer (temerosa) = Pareja desinhibida En el primer fenómeno desaparece una propiedad presente en una parte (actividad de la mujer) al integrarse en un sistema más amplio. Pero es una falsa ilusión el que podamos acceder a la esencia genuina de la subjetividad y la verdad del paciente en estado puro. propone un cambio en el objeto de estudio de la ciencia: pasar del estudio de la estructura al de sistemas abiertos. sobre las que hay un factor de incertidumbre sobre el resultado final. Él parte de investigaciones sobre termodinámica para entender fenómenos irreversibles afectados por la flecha del tiempo y el azar. El creador de la teoría filosófica de la complejidad. Así. y en otras ocasiones.

la solidez José Manuel Pinto www. En realidad. funcionan como prescriben los prospectos de un medicamento.jmpinto-psicoterapia. Espinosa y col. rabia. En un principio le ofrezco lo que me demanda y creo que necesita. Tras el microanálisis de la interacción de ligue. sólo será aplicable a contextos que cumplan alguna o todas de las siguientes condiciones: tener ya construido un vínculo de confianza entre paciente y terapeuta. confusión. o bien. habría que medir el efecto del tratamiento sólo sobre él. Gonzalo estaba muy atemorizado y yo parecía estar muy seguro. Una parte esencial del efecto beneficioso o perjudicial proviene del contexto de la relación entre paciente y terapeuta. no exclusiva de la patología del paciente de forma aislada.. 2005). Sin estas condiciones. etc. nuestras teorías nos ofrecen un saber exclusivamente contextual. bajo una manera apropiada de aplicación y con un listado de posibles efectos secundarios. podría parecer que hemos oscilado el péndulo desde el conocimiento cierto. Por una parte. por tanto. En la práctica no se confirmará este saber como ley universal. Entonces. tendrá efectos perjudiciales: alejamiento emocional. Con este movimiento casi resulta peor el remedio que la enfermedad: nos curaríamos de nuestra ilusoria omnipotencia para intoxicarnos de impotencia y escepticismo. ¿qué sabe realmente el terapeuta? Volvamos a pensar sobre el tratamiento de una crisis de pánico a través del microanálisis de la interacción que ha desencadenado el delirio. Si cambiamos de Gestalt y consideramos el efecto sobre el sistema paciente-terapeuta.. Cuando Gonzalo llega a sesión entramos en un túnel oscuro que nos atemoriza a ambos por diferentes razones (miedos persecutorios y miedo a no poder ayudarle). ¿Qué causa principalmente la mejoría? ¿El tratamiento técnico o la propia relación de protección con cierta independencia de lo que hiciera el terapeuta? Esta pregunta clásica está mal planteada porque vuelve a considerar que el objeto de estudio es únicamente el paciente y. haber ofrecido intervenciones afirmativas sobre la verdad del delirio en ocasiones anteriores. por otra parte.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. Y.com Telf. y la existencia de una predisposición en el paciente a escuchar interpretaciones alternativas que reduzcan la intensidad del sufrimiento derivado de las convicciones delirantes. se obtiene una mejor comprensión al tener en cuenta los efectos de regulación mutua (Aron L. En primer lugar. universal e inmutable al extremo opuesto de la incertidumbre total. 2º D — 28028 Madrid 24 24 . Llegado a este punto. un vínculo de protección del que ya había disfrutado conmigo anteriormente y que se había interrumpido durante el último mes. Tomaríamos como ley universal el efecto beneficioso de la construcción de hipótesis alternativas sobre las intenciones del otro: siempre reducirán la fuerza de convicción del pensamiento delirante. Útiles para una serie de situaciones determinadas. se trata de un saber bien diferente a la simple administración de fármacos. y lo aplicaría de forma sistemática..José Manuel Pinto Cambio de Paradigma afirma que la capacidad de ser analizado es una propiedad del sistema paciente-terapeuta. Una posición ingenua tomaría este saber de manera descontextualizada. el tratamiento será un fracaso inocuo. 1996.

José Manuel Pinto Cambio de Paradigma del delirio se ablanda algo. “El paciente parece sugerir que trabaja para producir material que corresponda a las ideas de Winnicott sobre lo que es importante. pero quien principalmente se queda tranquilo. En realidad. sus convicciones delirantes seguían siendo más creíbles para él. José Manuel Pinto www. 3. El gran peligro aquí es obviar el impacto generado por el sistema de creencias del analista y su participación personal” (Mitchell. sin embargo. Es como si dentro del túnel uno de los dos se hubiera calmado y el otro se tranquilizara al verlo tranquilo. demasiado consciente o algo así. en vez de explorar su necesidad de agradar”. situación que provoca una regulación mutua de nuestros estados de ánimo. “Los autores y clínicos que acogen la revolución teórica sin tomar en cuenta la revolución metateórica consideran que la revitalización y expansión de la auténtica subjetividad del paciente es algo que sólo están facilitando y observando. Parezco estar tratando de producir la cosa correcta. sometimiento y culpabilidad (miedo a perder el tiempo).jmpinto-psicoterapia. Winnicott sólo responde recapitulando sus propias ideas sobre la función de desarrollo que está proveyendo como si se tratara de un médico que explicara al paciente el tratamiento objetivo y estándar de una sencilla operación quirúrgica. Para ilustrarlo.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. La tranquilidad que obtiene viene por mi intermediación: primero me tranquilizo yo y esta tranquilidad se contagia. -Analista: “Todo el tiempo estoy sosteniéndole a usted de varios modos: por una parte con mi management general y por otra con interpretaciones del material”. pensando en la mente de Soledad. objetivo y universal.com Telf. Podría ser considerado demasiado frívolo. las técnicas que proponen son concebidas. 2º D — 28028 Madrid 25 25 .. En otros fragmentos del caso. Sin embargo. Como interpreta acertadamente Mitchell. no resultan decisivas las dudas que aparecen sobre sus argumentos. A menudo me siento culpable de que pueda estar perdiendo el tiempo o elaborando de un modo que no sea significativo”. soy yo: puedo entender la situación vivida de forma no persecutoria. 1993). como un logro científico. Winnicott continúa absorto en sus construcciones teóricas sin percatarse del impacto que están generando en el paciente: inhibición (no hablar de asuntos que puedan ser considerados demasiado frívolos).3 La revolución teórica sin la epistemológica Kohut y Winnicott centran su trabajo en el desarrollo de la subjetividad atrofiada del paciente. Desde el punto de vista de Gonzalo. Mitchell analiza algunos pasajes del caso clínico descrito por Winnicott en Sostén e interpretación: -Paciente: “Algunas veces parece que el material más profundo no es tan productivo. en vez de algo en lo que están participando y construyendo.

no pueden comprender el efecto beneficioso y estructurante de las teorías de la mente. donde hay una tendencia a centrarse en una preocupación por la participación del analista y el estatus epistemológico de su conocimiento”. Las teorías que proveen conceptos para describir el desarrollo de la experiencia subjetiva del paciente pueden proveer de una corrección útil para los avances de la revolución epistemológica y su reconsideración de la naturaleza de la teoría.) Así corren el riesgo de construir una metodología que flota en el espacio (…) El investigador que está siempre cuestionándose a sí mismo y a las comprensiones del paciente. puede ser algunas veces provocativo y distraer de la tarea de facilitar el descubrimiento del Self del paciente” (Mitchell. Winnicott o Klein no describen de forma objetiva y universal el funcionamiento del ser humano. “En su forma extrema presentan el psicoanálisis estrictamente como una metodología.. cuando falta la revolución clínica. Cuando falta la revolución epistemológica hay un vínculo desequilibrado a favor del paciente.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma 3.4 La revolución epistemológica sin la teórica Los autores que han incorporado la revolución clínica pero no la epistemológica quedan ciegos para el análisis de los efectos perjudiciales de las teorías que manejan sobre la subjetividad del paciente. El objetivo terapéutico se centra exclusivamente en la facilitación de su Self genuino. hay una relación desequilibrada a favor del terapeuta. de manera que la José Manuel Pinto www. Si no se consigue en absoluto esta integración. los autores que están en el extremo opuesto.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. Es verdad que las teorías de Kohut. la clínica y la epistemológica: “Los avances en epistemología sobre la participación del analista sirven como corrección para esos teóricos que se centran en la experiencia subjetiva del paciente y que creen que de hecho conocen lo que el paciente necesita. 2º D — 28028 Madrid 26 26 . Por el contrario. El objetivo terapéutico se inclina demasiado hacia el análisis del impacto del terapeuta. 1993).jmpinto-psicoterapia. que conciben las teorías clínicas como meros obstáculos para un análisis puro de la relación paciente-terapeuta.com Telf.. Y el papel del terapeuta es borrado como sujeto cabal para realizar una función de objeto del Self. Mitchell (1993) critica a autores como Levenson. Lo contrario también es verdad.5 La complementariedad de ambas revoluciones Mitchell (1993) propone una integración de ambas revoluciones. 3. Pero nos dotan de una valiosa red de carreteras por las que podemos viajar con rapidez hacia lugares que han sido muy significativos en amplias muestras de pacientes. al concebirlas como entidades objetivas tan sólidas como las rocas. aquellos que han incorporado la revolución epistemológica pero no la clínica.. Por el contrario. al tiempo que es idealizado como portador de un saber universal sobre lo que debería ser un desarrollo sano o patológico. se producen relaciones de dominio y sometimiento. sin ninguna teoría (.

estas teorías relacionales se oponen y contradicen unas a otras porque centran su atención sobre diferentes polos de la matriz relacional. 4. resulta mucho más polémico cuando pone en funcionamiento un pensamiento divergente y propone tirar por la borda el uso clásico de las pulsiones como concepto motivacional básico. 2º D — 28028 Madrid 27 27 . el objeto y la interacción. busca un factor de unión y coherencia entre la mayoría de las teorías modernas (Psicología del Self.). Psicoanálisis Vincular y Psicoanálisis Interpersonal). En primer lugar. José Manuel Pinto www. Ahora bien este diferente énfasis supone una elección muy importante: teórica. Los grandes creadores son una mezcla de “tradicionalistas e iconoclastas”. En Hope and Dread in Psychoanalyisis. La mayoría estamos de acuerdo en que el psicoanálisis contemporáneo es diferente del psicoanálisis de hace noventa o cincuenta años. Es el mismo en unos aspectos y diferente en otros. pero también se corrigen unas a otras y resultan complementarias. la impronta y la innovación del director o escritor… pero donde los personajes y la narración carecen de fuerza. otras en el objeto (Psicoanálisis Británico de las Relaciones Objetales) y finalmente. Llamar a estos cambios revolucionarios enfatiza las diferencias. Mitchell responde a uno de los temas que más dividen a los psicoanalistas de hoy en día. apagada. si en la estructura de un vínculo o relación podemos diferenciar tres elementos: el sujeto.jmpinto-psicoterapia. otras que se centran en la interacción (Teoría del Apego. Cuando Mitchell funciona con un pensamiento convergente. Teoría del Apego.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. como en ese tipo de películas o novelas de “autor” en donde queda muy claro. obtiene el aplauso de la mayoría de la comunidad científica al integrar como complementarias. clínica y políticamente”. investigación de la temprana infancia. Ningún punto de vista es más correcto. Mitchell responde bien al retrato que hace Kuhn (1977) sobre las características de los grandes creadores: la capacidad de soportar una tensión esencial entre pensamientos convergentes y divergentes respecto de la tradición científica de pertenencia. llamarlos evolutivos enfatiza la continuidad. Teoría Británica de las Relaciones Objetales.com Telf. TRANSICIÓN DEMOCRÁTICA EN PSICOANÁLISIS. teorías que se formulaban de forma antagónica. la definición de los grandes cambios de la teoría y la clínica como una evolución o una revolución: “No hay una respuesta correcta o errónea a esta cuestión. Así. etc. y observa que todas tienen en común una concepción del ser humano en donde las relaciones con los otros son la materia prima de la propia identidad. Toda la obra de Mitchell gira alrededor de la apuesta por este énfasis revolucionario tan importante. tradicionalista. hay teorías relacionales que se centran en el sujeto (Psicología del Self).. la patología y el tratamiento. Psicoanálisis Interpersonal. A su juicio. por todas partes. es una cuestión de énfasis. Por el contrario.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma subjetividad del paciente queda desvaída.

. parecería lógico que la conclusión final fuera una revolución al cuadrado. José Manuel Pinto www. también nos topamos con un componente de extrañeza.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. y que termina por resultar demasiado “políticamente correcta”. para la mayoría de los partidarios del cambio relacional. al seguir la estructura de pensamiento de Mitchell. en última instancia.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma Para los defensores de la tradición clásica eliminar las pulsiones equivale a la destrucción de pilares fundamentales que sostienen el edificio del psicoanálisis. la transferencia es una respuesta “inapropiada” del paciente en la que atribuye al terapeuta conflictos proyectados de su mundo interno. Hoffman reconoce que “el paciente es un gran intérprete. comprar por internet) que se adaptan a las necesidades subjetivas contemporáneas. el “hecho intrínseco” más importante del cambio relacional es la democratización de la psicoterapia. 2º D — 28028 Madrid 28 28 .. se subraya la otra cara de la moneda: lo apropiado y legítimo de estas atribuciones. como procesos de influencia y regulación mutua. la “analizabilidad”. para centrarse en el análisis de los afectos y de los patrones habituales de relación: un universo de datos accesibles a la capacidad empática e introspectiva del paciente y del terapeuta (Riera R. la moneda. Por ejemplo. la transformación de la teoría clínica en procesos de mutualidad (Aron L. El filósofo Searle (1995) ha rectificado el rumbo del constructivismo radical al desarrollar la tesis de que la construcción de la realidad social se basa siempre. 1996. sutil y certero. no sólo en construcciones sociales. además de reconocer la creatividad del principal arquitecto del cambio relacional. 2002). en hechos “intrísecos”. Por el contrario. Otro tanto podemos decir de la resistencia. A mi entender. etc.. de aspectos inconscientes y renegados de la subjetividad del analista”. Si. este proyecto supone la recuperación de la sensatez.jmpinto-psicoterapia. a pesar de la asimetría de roles entre paciente y terapeuta..: vemos continuamente estos fenómenos con una nueva Gestalt. la alianza terapéutica. 2005). y en consecuencia. quizás como adaptación al entorno del psicoanálisis norteamericano de hace más de una década. pero nunca eliminamos el referente objetivo: el billete. Cada vez aparecen construcciones sociales más novedosas (pagar con tarjetas de crédito. Pone el ejemplo del uso del dinero.com Telf. Espinosa y col. propone favorecer la escucha atenta de estas interpretaciones. Si volvemos de nuevo a la cita de Mitchell sobre la definición de estos cambios como evolución o revolución. El terapeuta abandona el papel de gurú-especialista de las “fuerzas oscuras” del caldero sin fondo del inconsciente. El problema de la conclusión de Mitchell es una forma de pensamiento exclusivamente “constructivista” –algo en lo que no suele caer habitualmente–. En el famoso artículo de Hoffman (1983) “El paciente como intérprete de la experiencia del analista”. habría riesgo de derrumbe. Algo que conocemos bien los terapeutas que cobramos al término de cada sesión y llegamos a casa –como los taxistas– con nuestra recaudación diaria. para Greenson (1976). se ha tratado de dos revoluciones (teórica y epistemológica). y por tanto.

pero mal resuelta por medios autoritarios. debido a la diferente organización de los mundos subjetivos del paciente y del terapeuta. Existen siempre. De esta forma. Sin embargo. Como sabemos los españoles que hemos conocido la vida bajo la dictadura y después con la democracia. “no debe hacer caso del juicio del paciente”.. nos encontramos con una grave amenaza al paradigma intrapsíquico. Si un nuevo paradigma se caracteriza por la resolución de anomalías recalcitrantes.jmpinto-psicoterapia. reconoce lúcidamente al impasse como la situación más amenazante que puede surgir en un tratamiento: “Es quizás el peor riesgo de nuestro azaroso quehacer y la amenaza más cierta a nuestro instrumento de trabajo. y se busca la negociación entre las verdades subjetivas y parciales de uno y otro. su culpa y su maldad”.com Telf. en primer plano. antiguo presidente de la IPA. Por tanto. “cuando el paciente tiene que hacerse cargo de su dolor moral. con una especial intensidad. Con su ideología kleiniana centra el problema del impasse más frecuente y difícil de resolver en el umbral de la posición depresiva. Hablamos de “hechos intrínsecos”. Uno sólo de estos casos basta para conmover nuestra ideología científica. En estos casos de impasse. puesto que puede estar muy contaminado por grandes resistencias: ha de contar nada más que con su propio juicio. Y llega a una solución paradójica. pero no son lo decisivo” (Etchegoyen. En conclusión. 1986). paciente y terapeuta.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma Donde más claramente se observa este proceso democratizador es en la teoría clínica sobre el impasse. ya que se pone de manifiesto. Esto no supone que no haya fallas en el encuadre y en la labor del analista. 2º D — 28028 Madrid 29 29 . Y en el caso del terapeuta. Etchegoyen propone como teoría clínica que el terapeuta. termina por atribuir la causa en exclusiva a la patología del paciente y exculpa completamente al terapeuta: “El proceso no avanza ni retrocede. Reconoce que las fiebres del impasse son sufridas por ambos. aquí tenemos un buen ejemplo. porque el impasse no es simplemente una dificultad interna de la teoría sino una verdadera anomalía que cuestiona el paradigma psicoanalítico y amaga con la crisis” (Etchegoyen. José Manuel Pinto www. la experimentación de una misma situación de dos formas contrapuestas. proponen el análisis explícito y compartido del impacto de la conducta del terapeuta sobre la subjetividad del paciente. para Stolorow y Atwood (1992). no estamos hablando solamente de criterios subjetivos que cristalizan en realidades sociales que terminan por solidificarse.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. de comportamientos objetivos del terapeuta. Es decir. se trata de cosas bien diferentes. el análisis del impasse es la “vía regia” hacia la aceptación de la necesidad de pensar en términos intersubjetivos. 1986). se renuncia a la posición autoritaria donde el acceso a la verdad es monopolio del terapeuta. Por el contrario. al ponerse en juego las bases de su identidad profesional. al enfrentarse a un caso de impasse. Horacio Etchegoyen (1986). como en todo análisis. autoritarios o democráticos.

2º D — 28028 Madrid 30 30 . Benjamin. En primer lugar. Un puesto de observación neutral desde donde se divisa “la verdad del paciente”: esto es lo que ya no es sostenible y resulta autoritario.. muy directivos. 2001). La tradición psicoanalítica se fundamenta en una metodología –la asociación libre– nada directiva. Winnicott. Aron. Si ahora cambiamos al nivel social. Cada teoría se piensa eclécticamente como una “aportación positiva”. Por mi parte. he recibido algunas críticas razonables.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma En este punto caben algunas matizaciones. Entonces. Vale. ¿no es excesiva la crítica de autoritarismo? Este problema hay que centrarlo en el lugar que se otorga al terapeuta en la producción y tratamiento de la base de datos clínicos. parece que estuviera defendiendo el cambio relacional como democrático y que toda la tradición anterior no lo fuera en absoluto.jmpinto-psicoterapia. Fairnbairn. tengo pocas José Manuel Pinto www. la actitud que critico es la confusión resultante del uso disociado de teorías muy dispares que no se relacionan entre sí. y todo son aportaciones.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. ¿cuál es mi respuesta personal sobre el cambio de paradigma? Creo que ya hay un desarrollo teórico suficiente que ha producido la emergencia de una nueva tradición de psicoanálisis relacional basada en el trabajo convergente de autores norteamericanos (Mitchell. Cuando he debatido públicamente sobre el cambio de paradigma. o al enseñar psicoanálisis relacional. El conjunto de todos ellos ofrece una nueva teoría revolucionaria. Finalmente. Kohut y Sullivan. ni se expone qué teorías han resultado beneficiosas o perjudiciales para nuestros pacientes y para nosotros mismos (Riera R.. Pero al final. Stolorow. Balint. a los que ahora encontramos un valor añadido como predecesores del cambio relacional: Ferenczi. frente a otros paradigmas como el conductista. tienen razón. Hoffman. Atwood. Mi experiencia personal de cambio de paradigma (Pinto J. Y la mayoría de los terapeutas tienen un talante abierto y dialogante.com Telf. un cambio paradigmático. No se contrastan hipótesis. Un logro grupal que no hubiera sido posible sin la base de otros autores de generaciones anteriores. un salto cualitativo.). etc.. Una segunda crítica se refiere a la simplificación caricaturizante al afrontar “lo clásico”. Si el psicoanálisis me interesó como vocación profesional fue precisamente porque la subjetividad del paciente tenía un gran espacio en la práctica clínica.M. en mi entusiasmo por mostrar lo relacional de forma seductora. En algunos de estos casos. La mayoría de los terapeutas con los que he debatido no se sienten reconocidos en la categoría de clásicos: cada uno de ellos ha realizado un largo trayecto personal hasta encontrar una perspectiva personal influenciada por muchos autores. de acuerdo. no se ordena ni se tira lo que ya no sirve. Orange. Tampoco es así. 2005) queda perfectamente reflejada en palabras de Kuhn como el aprendizaje de una nueva Gestalt: “El científico que cambia de paradigma es como la persona que se coloca gafas que invierten la imagen: lo mismo de antes lo ve diferente”. nuestra biblioteca mental está abarrotada. tenemos que hacernos la pregunta fundamental que se plantea Kuhn: “¿Qué paradigma deberá guiar el futuro de las investigaciones de manera más fructífera?”.

M. Intersubjetivo vol. abril 2006). Faces in a cloud. objetos de amor. (1983). Barcelona. (1996). (1989). Intersubjetivo vol. “The patient as interpreter of the analyst´s experience”. (1912). (2005). (2002). Kuhn T. D. (2005). (1995). nº 2 Etchegoyen H. Necesitaríamos un ideal teórico maduro (Pinto J. Conde M. La incertidumbre aparece sobre cómo resultará la construcción social de esta nueva realidad en España. (1968). y la fragmentación excesiva en pequeños reinos de taifas. Buenos Aires. necesitaríamos algo más que coexistencia: una transición democrática en donde los paradigmas rivales puedan corregirse e influenciarse recíprocamente. Aperturas Psicoanalíticas (www. Buenos Aires. Tomo VI. Freud S. José Manuel Pinto www. Buenos Aires. Tomo V.html). Fonagy P. (1915). Amorrortu. Amorrortu. (1986). Los fundamentos de la técnica analítica. Madrid. Un nuevo contexto para la reconceptualización de la transferencia”. La tensión esencial. Z. Amorrortu. y Luckmann T. The emergence of a tradition. México. New York. La construcción social de la realidad. Cátedra. Paidós. Los lazos de amor. 7. Greenson. 7. Los dos análisis del Sr. New York. México. de la caricatura en que aquéllas se convierten en las formas fatalmente simples e imperfectas en que las profesamos” (Claudio Magris.aperturas. Buenos Aires. La mayoría de los filósofos de la ciencia no piensan como Kuhn en tradiciones de investigaciones dominantes: en ciertos momentos la coexistencia de tradiciones de investigación rivales en un campo científico es la regla y no la excepción. Gadamer H. EL PAIS. L. “La democracia requiere una actitud para apasionarse por las propias ideas. “El loco Amaro: un delirio socialmente viable en la Sevilla del Siglo XVII”. Sobre una degradación general de la vida erótica. L. Paidós. Kohut H. Biblioteca Nueva. e irá desarrollando este programa de investigación. Hoffman I. Sujetos iguales. Barcelona. nº 2.jmpinto-psicoterapia. Fondo de Cultura Económica. A meeting of minds. (1997). En Relational Psychoanalysis.com Telf. 2º D — 28028 Madrid 31 31 . 2005) que nos permita dejar de protegernos de la incertidumbre mediante el uso “idealizante” de nuestras teorías. Atwood G. Z.Duelo y melancolía. y col. The Analytic Press. The Analytic Press. el aislamiento autocomplaciente. Roma. pero también para reírse de ellas y reírse de uno mismo. “Procesos de mutualidad y reconocimiento. Hinshelwood R. Benjamín J. Madrid.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. La estructura de las revoluciones científicas. Espinosa S. de coexistencia entre paradigmas diferentes. Herder. BIBLIOGRAFÍA Aron. Siglo XXI. Psicoanálisis. Benjamin J. R. Biblioteca Nueva. Berger P. (1976).. Borla. (1993).org/4fonagy.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma dudas de que un buen grupo de terapeutas de las generaciones más recientes encontrará fascinantes los cambios que propone el psicoanálisis relacional. Diccionario del pensamiento kleiniano. No cabe imaginar otro escenario de futuro para el psicoanálisis y la psicología que un terreno de pluralismo teórico. El giro hermenéutico. (1962). Freud S. y Stolorow R. Teoría y Práctica del psicoanálisis. feminismo y el problema de la dominación. Fondo de Cultura Económica.. Kuhn T. (1988). “Apegos patológicos y acción terapéutica”. (1977). (1999). Mutuality in psychoanalysis. Intersubjectivity in Personality Theory. Aún más.

8. Los contextos del ser. En “Los dos análisis del Sr. Atwood G. www. Buenos Aires. Stren. (1979). (1992). 2º D — 28028 Madrid 32 32 . (1993). (1995). La alianza terapéutica. Barcelona. New York. Barcelona. Z. D.com Telf. (2002). Mitchell S. Introducción al pensamiento complejo. Ubaldini. (1997). Mitchell S. Morin E. (1995). Morin E. R. Barcelona. Las bases intersubjetivas de la vida psíquica. “Transformaciones en mi práctica (Un trayecto personal con el soporte de la teoría intersubjetiva y de la psicología del Self)”. (2005). Desclée de Brouwer. New York. (1997). Más allá de Freud.org/8riera. (2002). Paidós. La comprensione emotiva. Searle J. Madrid. Bilbao. Analytic Press. Riera R. Pinto J. Barcelona. (*) NOTA: Publicado en Intersubjetivo. Brandchaft B. José Manuel Pinto www. Alianza editorial. D. Herder. Herder. vol. Moulines C. Introducción a la Psicología del Self.html. The Analytic Press. La construcción de la realidad social. (1988).José Manuel Pinto Cambio de Paradigma Mitchell S. nº 1 Prigogine I. Y Muran (2000). y Díez J. Atwood G.aperturas. Norton and Company. El método. “Rumbos de navegación en psicoterapia”. y Stengers I. Mitchell S. Stolorow R. Intersubjetivo vol. Safran J. Jason Aronson Inc. Roma. Barcelona. Stolorow R. U. Ariel. (1990). Madrid. La nueva alianza.M. Orange D. (1994). Fundamentos de la filosofía de la ciencia. Gedisa. (1985). Siglo XXI. México.jmpinto-psicoterapia. Barcelona. Metamorfosis de la ciencia. Basic Books. (1977). Atwood G. Mitchell S.650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69. 7. Influence and autonomy in psychoanalysis. Hope and Dread in psychoanalysis. (1995).”. Herder. Una guía para el tratamiento relacional. Conceptos relacionales en psicoanálisis. Cátedra. El mundo interpersonal del infante. Washington. New York. nº 1.. Working intersubjectively. A. (1997). Aperturas Psicoanalíticas. (2001). The Intersubjective Perspective. Hillsdale. Junio 2006. Riera R. Piados. La naturaleza de la naturaleza. Una historia del pensamiento psicoanalítico moderno. Stolorow R. Can love last? The Fate of Romance over Time. Orange D.

650 79 11 36 — C/ Francisco Silvela 69..com Telf. 2º D — 28028 Madrid 33 33 .jmpinto-psicoterapia.José Manuel Pinto Cambio de Paradigma José Manuel Pinto www.