Está en la página 1de 7
DISCURSO  DEL  PRESIDENTE  DEL  COMITÉ  PRO  SANTA  CRUZ   DR.  HERLAND  VACA  DÍEZ  BUSCH   EN  EL  61º  ANIVERSARIO  DEL  ENTE  CÍVICO   -­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐-­‐     Cruceñas,  cruceños.     A  todas  y  todos  los  que  habitamos  esta  extraordinaria  tierra  que  es  Santa  Cruz:     Hoy   quiero   compartir   con   ustedes   no   sólo   la   celebración   de   un   aniversario   más   de   la   institución   que   desde   hace   61   años   batalla   por   la   región   –el   Comité   pro   Santa   Cruz,   al   que   me   honro   en   presidir-­‐,   sino   también   una   reflexión   de   fondo,   urgente   y   necesaria,   sobre   nuestro   departamento,   sobre   nuestra   sociedad,   sobre   nuestros   sueños   de   progreso   y   nuestros  compromisos  con  Santa  Cruz  y  con  el  país.   Quiero   que   hagamos   esta   reflexión   juntos,   con   serenidad   y   firmeza;   respetándonos,   sin   sacrificar  la  franqueza;  y,  sobre  todo,  dejando  de  lado  la  confusión  de  adentro  y  de  afuera   que  pretende  sacarnos  del  cauce  de  nuestra  historia  y  de  nuestra  identidad.   Sé   que   podemos   hacerlo   con   alegría,   sin   ceños   fruncidos,   sin   amarguras,   sin   resentimientos,  porque  estos  son  valores  que  desde  siempre  han  forjado  la  grandeza  de   nuestro  pueblo.     Estos  valores  hoy  resurgen  con  más  fuerzas  que  nunca,  después  de  tiempos    marcados  por   la   desazón   y   la   impotencia   frente   a   las   imposturas   y   desaciertos   de   los   poderosos   de   turno.   Estos     valores   que   resurgen   hoy,   gracias   a   los   pueblos   indígenas   de   nuestro   oriente   boliviano,  pueblos  que  nos  han  devuelto  la  ilusión  y  la  esperanza  con  una  lección  de  paz,   dignidad  y  coraje,  escrita  para  la  historia  en  sesenta  y  seis  días  de  caminata  a  lo  largo  de   más   de   seiscientos   kilómetros.   Una   marcha   que   nos   recuerda   que   Santa   Cruz   siempre   supo  levantar  la  frente  y  mirar  al  futuro,  y  comprometerse  con  él.     Así  fue  como  nuestra  gente  convirtió  el  trabajo  en  desarrollo,  el  territorio  en  espacio  de   convivencia,  la  palabra  en  puente  y  la  acción  en  camino  de  encuentro  y  fraternidad.   Por   supuesto   que   nada   fue   idílico.   Nada   lo   es.   La   realidad   se   encarga   siempre   de   recordárnoslo.   Nuestros   Mayores   lo   sabían,   y   también   nosotros   lo   sabemos.   Por   eso   tampoco   nos   creímos   las   fábulas   de   mundos   perfectos,   aunque   nunca   hemos   dejado   de   soñar  y  batallar  para  lograr  un  mundo  mejor,  una  sociedad  más  digna  y  justa.   Lo   hecho   por   mujeres   y   hombres   de   Santa   Cruz   a   lo   largo   de   siglos   así   lo   demuestra.   Nuestros   logros   están   teñidos   de   esfuerzo,   de   visión,   de   perseverancia.   Preferimos     1   impregnarnos  de  la  auto  estima  que  tonifica,  antes  que  de  la  soberbia  que  confunde.  Pero   por   sobre   todas   las   cosas,   nos   convencimos   que   así   como   la   libertad   tiene   un   costo,   ningún  esfuerzo  es  suficiente  para  construir  un  futuro  mejor  para  todos.   Esa   convicción   es   la   que   debe   seguir   inspirándonos,   motivándonos,   para   seguir   construyendo.  Recordando  siempre  que  nuestros  mejores  logros  han  sido  y  son  el  fruto  de   planificación   y   compromisos   individuales   y   colectivos,   asumidos   y   cumplidos   con   determinación.   Esa   actitud   pro   activa   nos   ha   permitido   -­‐casi   siempre-­‐   superar   limitaciones,   vencer   miedos,  buscar  el  entendimiento  para  crecer  como  departamento  y  como  país.  Porque  si   hay   algo   que   sobresale   con   claridad   de   nuestros   logros,   es   que   cada   uno   de   ellos   ha   resultado  ser  beneficioso  no  solo  para  Santa  Cruz,  sino  para  Bolivia  toda.  Así  fue  y  así  es   como  debe  seguir  siendo.  Santa  Cruz  fue  llamada  a  ser  el  crisol  de  la  bolivianidad,  y  ya  lo   es.     Ahora  la  historia  nuevamente  nos  convoca  para  ser  esperanza  de  vida  y  progreso,  no  para   un  futuro  lejano,  sino  para  ahora,  ¡ya!  Por  eso  y  para  eso  es  que  tenemos  que  potenciar   nuestros   valores:   el   de   la   solidaridad,   el   de   la   fraternidad,   el   del   trabajo.   El   valor   de   la   alegría,  del  coraje,  de  la  perseverancia…  El  valor  de  la  franqueza.   Afortunadamente,  no  partimos  de  cero.  Ya  recorrimos  un  gran  trecho.  Lo  hemos  logrado   manteniendo,  como  esencia  de  nuestra  identidad,  la  alegría  en  medio  de  las  privaciones.   Los  golpes  y  las  adversidades  nunca  han  sido  más  poderosos  que  nuestras  ganas  de  vivir,   de  sonreír,  de  seguir  cantando.     Por   eso   nunca   nos   cansamos   de   contar   y   recordar   nuestras   historias.   Porque   hemos   crecido   valorando   lo   nuestro,   la   fortaleza,   la   dignidad,   el     trabajo,   la   honradez…   Y   así   queremos  seguir  creciendo,  así  queremos  seguir  viviendo.   No   necesitamos   que   nos   enrostren   nuestros   defectos   para   reconocerlos.   Aprendimos   la   frase   del   poeta   que   dice   “pobre   de   ti   si   tu   adversario   tiene   la   razón”.   Sabemos   que   tenemos   mucho   que   corregir   y   profundizar   para   ser   mejores.   No   es   tarea   fácil,   por   supuesto.   Pero   podemos   cumplirla   si   de   verdad   estamos   decididos   a   superar   nuestros   errores,   a   dejar   de   lado   nuestras   diferencias   personales,   a   sobreponer   por   sobre   los   nuestros,  los  intereses  de  nuestra  sociedad,  de  nuestro  departamento,  de  nuestra  patria.   Estoy   convencido   que   la   mayoría   de   nosotros   mantiene   intacta   su   indignación   ante   las   injusticias,  ante  las  limitaciones  de  su  libertad,  ante  la  prepotencia  de  las  autoridades  de   turno,  ante  la  falta  de  principios.     Por  eso  nos  indignamos  frente  a  procesos  como  el  consumado  el  16  de  octubre  pasado.   Unas   mal   llamadas   elecciones   judiciales   que,   lejos   de   resolver   los   graves   problemas   que   padece   el   Poder   Judicial,   sólo   profundizarán   el   abuso   y   la   imposición   de   un   sistema   de   justicia  dependiente  de  un  único  y  hegemónico  partido  político.     2   Este   sentimiento   es   compartido   con   la   mayoría   de   nuestra   ciudadanía,   reflejada   descarnadamente  en  la  victoria  de  los  votos  nulos  y  blancos  sobre  los  votos  válidos,  por   primera  vez  en  la  historia  de  Bolivia.  Sin  duda  un  mensaje  contundente  al  poder  central,   que  se  ha  multiplicado  en  todo  el  territorio.   Pero   también   nos   incomodan   el   facilismo   y   la   evasión   escapista.   La   ausencia   de   compromiso,   el   desafecto   para   con   Santa   Cruz   y   su   gente,   de   dentro   y   de   fuera.   Nos   molesta   que   se   desmerezca   el   esfuerzo   de   las   generaciones   que   construyeron,   desde   el   sacrificio  y  el  trabajo,  todo  lo  que  hoy  disfrutamos.   También   sabemos   que   solo   indignarnos   no   basta.   Tenemos   que   dar   un   paso   al   frente   y   transformar   nuestra   energía   creativa   en   voluntad   de   cambio,   en   propuestas   para   la   acción.   Esto   es   lo   que   vengo   a   proponerles   hoy,   como   un   mandato   que   emerge   del   compromiso   que   asumí   al   postularme   y   ser   elegido   presidente   de   nuestro   Comité   pro   Santa  Cruz.   Una   voluntad   de   cambio,   una   urgencia   en   la   acción   que   nos   recuerda,   entre   otras,   la   necesidad  de  la  formación  de  ciudadanas  y  de  ciudadanos  que  mantengan  la  coherencia   entre   la   cabeza   y   el   corazón,   que   sepan   de   convicciones   y   de   firmezas,   que   no   se   acobarden   frente   a   los   obstáculos,   que   sean   capaces   de     abrazar   retos,   de   asimilar   cambios,  de  transformar  realidades,  de  coronar  logros.   Algunas   de   estas   metas   son   las   de   crear   nueva   riqueza,   más   y   mejor   ciudadanía,   mayor   inclusión  y  justicia  social,  vencer  la  lucha  contra  la  pobreza.       Convencidos  de  ello,  estamos  hoy  aquí,  en  este  61  Aniversario  del  Comité,  para  ratificar   nuestro   compromiso   con   Santa   Cruz   y   con   su   gente,   nuestro   compromiso   con   el   Bien   Común  en  beneficio  de  todos:  del  departamento  y  del  país.     Un  compromiso  que  estamos  dispuestos  a  honrar,  ejerciendo  un  liderazgo  responsable  y   fortalecido  que  sea  capaz  de  cohesionarnos  como  sociedad,  que  nos  integre  a  Bolivia  y  al   mundo.     Para   lograrlo,   necesitamos   el   esfuerzo   de   todos.   Necesitamos   un   compromiso   colectivo   que  nos  permita  poner  en  marcha  acciones  concretas  y  resultados  en  su  ejecución.   Conscientes  de  la  urgencia  de  iniciar  un  verdadero  proceso  de  cambio,  y  como  muestra  de   nuestra   real   voluntad   de   hacerlo,   traemos   hoy   nuestras   propuestas   de   acción   para   que   se   conviertan  en  compromiso  colectivo:     • Proponemos  Transparencia  y  fiscalización.   Estamos  cansados  de  la  corrupción  y  de  la  ineficiencia.  Necesitamos  saber  en  qué  y   cómo   se   están   gastando   los   recursos   públicos,   la   inversión   que   se   ejecuta   para   construir  nuestro  futuro.  Los  recursos  que  administran  los  servidores  públicos  son     3   nuestros.   Tenemos   el   derecho   de   exigir   de   que   se   nos   informe.   Por   ello,   demandamos   a   todas   las   instituciones   públicas   -­‐nacionales,   departamentales,   municipales   y   a   nuestras   cooperativas   de   servicios-­‐   poner   en   práctica   los   postulados   de   transparencia   en   el   manejo   de   los   recursos   económicos   y   de   los   bienes  públicos.   Pedimos   que   se   transparente   toda   la   información   sobre   el   manejo   de   los   dineros   y   bienes  públicos,  a  través  de  los  portales  en  Internet,  para  que  toda  la  ciudadanía   pueda   acceder   a   ella.   De   esta   manera,   cualquier   ciudadano   o   ciudadana   podrá   conocer   y   fiscalizar   lo   que   hacen   sus   instituciones   con   el   dinero   de   todos   los   bolivianos,   para   poner   freno   a   la   improvisación   y   al   dispendio   en   la   inversión   pública  y  social.   Convencidos  de  que  no  hay  mejor  prédica  que  la  del  ejemplo,  oficializamos  que  el   Comité  pro  Santa  Cruz  así  lo  hará:  compartiremos  con  toda  la  ciudadanía,  a  través   de  nuestro  portal  de  Internet,  todo  el  manejo  económico  y  administrativo  del  ente   cívico.   Estamos   preparando   nuestro   sitio   para   que   se   socialice   desde   el   1   de   enero   del  año  2012.   • Proponemos  hacer  funcionar  nuestras  autonomías.   Tenemos  que  pasar  del  discurso  a  la  acción.  Para  ello,  exigimos  que  se  aprueben   Leyes   por   parte   de   la   Asamblea   Legislativa   Departamental   y   Leyes   y   Ordenanzas   por   los   Gobiernos   Municipales,   que   faciliten   la   vida   en   comunidad,   en   ejercicio   pleno   de   las   Competencias   Exclusivas,   que   no   están   en   discusión.   Tenemos   que   ampliar   el   espacio   de   Libertad,   Justicia   y   Democracia,   y   eso   se   logra   haciendo   funcionar   las   instituciones   democráticas.   Quienes   administran   nuestro   Parlamento   Departamental   autonómico   y   los   Concejos   Deliberantes   autónomos   están   en   deuda  con  nosotros.     • Proponemos  más  Educación  cívica.   La   ciudadanía   necesita   educación   cívica   para   lograr   una   militancia   democrática,   responsable  e  informada.  Necesitamos  desarrollar  campañas  para  ejercer  nuestros   derechos   y   para   masificar   la   alfabetización   digital   y   tecnológica,   como   política   pública,   ejecutadas   por   los   órganos   públicos   y   cooperativas   que   administran   la   energía   y   la   conectividad.   El   estudio,   la   innovación   y   el   conocimiento   deben   facilitarnos  llegar  al  desarrollo,  la  competitividad  y  el  progreso.   Tenemos   que   ganar   la   batalla   por   los   derechos   ciudadanos   y   por   los   derechos   humanos.  En  ejercicio  de  nuestra  ciudadanía  plena,  no  tenemos  que  pedir  permiso   a  nadie,  depende  de  nosotros  y  de  nuestra  capacidad  de  organizarnos,  demandar  y   movilizarnos.       4   • Proponemos  la  recuperación,  revalorización  y  preservación  cultural.   Somos  herederos  de  valores  culturales,  nuestros  y  universales.  Hemos  construido   una   personalidad   capaz   de   integrarse   al   mundo.   Reconozcamos   el   valor   de   las   manifestaciones   identitarias   de   Santa   Cruz,   fortaleciendo   a   las   ya   existentes.   Sigamos  viviendo  y  edificando  nuestra  cultura;  tenemos  que  elaborar  un  inventario   y  un  cronograma  que,  desde  el  1  de  enero  hasta  el  31  de  diciembre,  contenga  la   riqueza  del  desarrollo  espiritual  que  estamos  construyendo:   Convirtamos   los   Festivales   Internacionales   de   Música   Barroca   en   el   emblema   de   nuestro   mestizaje.   Y   los   Festivales   de   Teatro,   Cine   y   Danzas   en   una   invitación   al   mundo.   Difundamos   la   belleza   de   la   palabra   escrita   a   través   de   las   Ferias   Internacionales   del  Libro,  la  masificación  de  la  lectura  y  el  desarrollo  de  planes  lectores,  como  un   objetivo  estratégico  del  próximo  quinquenio.  Empecemos  ahora.   Hagamos   nuestras   todas   las   Ferias   productivas   en   nuestra   ciudad   y   en   todos   nuestros   pueblos   y   municipios;   ellas   sirven   para   demostrar   el   trabajo   de   las   manos   de   nuestra   gente,   y   es   nuestra   respuesta   a   la   lucha   contra   la   pobreza,   a   la   generación  de  fuentes  de  trabajo  y  el  logro  de  la  soberanía  alimentaria.  El  60%  de   la   seguridad   alimentaria   de   Bolivia   sale   de   Santa   Cruz,   debemos   sentirnos   orgullosos  de  ello.   Nuestro   pueblo   creció   en   cabalgatas,   caminatas   y   romerías;   que   vuelvan   a   reunirnos  bajo  nuestro  cielo.   Mantengamos   vivos   nuestros   Patrimonios   Culturales:   las   Misiones   Jesuíticas,   El   Fuerte   de   Samaipata,   Chochís,   San   Antonio   de   Lomerío,   Santa   Cruz   La   Vieja…   nuestra  cuna.   Trabajemos   chiquitanos,   guarayos,   guaraníes,   ayoreos,   yuracarés,   mojeños…   todos   juntos,  en  este  oficio  de  conocernos,  respetarnos  e  integrarnos.     • Proponemos  una  Santa  Cruz  nacional  y  universal.   Reafirmamos  nuestro  compromiso  de  integración  con  la  diversidad.  En  Santa  Cruz   coexisten,  como  en  ningún  otro  departamento,  ciudadanos  de  todos  los  pueblos;   ciudadanos  de  los  9  departamentos,  ciudadanos  de  todos  las  naciones  indígenas;   ciudadanos   de   130   países;   37   representaciones   consulares;   aquí   conviven   la   fe   y   los   cultos   de   todas   las   religiones   y   creencias   civilizadas   del   mundo.   Con   una   realidad  tan  diversa  y  plural,  ¿cómo  no  ser  generosos  y  abiertos  a  los  cambios?       5   Por   todo   lo   expuesto,   convocamos   hoy   día   a   todas   las   instituciones,   sectores,   actores,   ciudadanos  y  ciudadanas  de  Santa  Cruz  a  ser  parte  del  gran  debate  sobre  nuestra  realidad,   sobre   nuestros   retos   y   aspiraciones,   para   elaborar   una   propuesta   renovada   que,   bajo   el   compromiso   con   una   “Visión   Santa   Cruz   2020”,   se   sume   a   la   construcción   que   están   tratando  de  elaborar  muchas  instituciones.   Una  propuesta  que  nos  identifique  y  nos  cohesione  socialmente,  que  aproveche  nuestras   ventajas   comparativas   y   competitivas   y   que   coloque   en   la   Agenda   Pública   las   legítimas   demandas  ciudadanas.     Una   propuesta   alternativa   al   modelo   de   desarrollo   gubernamental,   que   se   reduce   al   control  y  a  la  explotación  de  los  recursos  naturales,  de  la  tierra  y  del  territorio.  Un  modelo   alternativo  que  reconozca  las  demandas,  derechos  y  saberes  de  los  pueblos.     Una  propuesta  autocrítica,  que  asuma  que  nuestro  modelo  de  desarrollo  regional,  aunque   el  único  exitoso  hasta  hoy  en  Bolivia,  no  es  perfecto  y  necesita  ser  mejorado.   Una   propuesta   que   haga   énfasis   en   la   urgente   defensa   de   nuestros   recursos   naturales,   de   nuestros   bosques,   de   nuestros   parques.   Para   que   nuestra   tierra,   nuestro   espacio   vital,   deje  de  ser  un  campo  de  batalla  improductivo  y  estéril,  o  la  tierra  sin  control  para  piratas   de  la  madera  o  la  producción  de  cocaína.  Aquí  es  necesario  demandar  de  manera  explícita   el  cumplimiento  de  leyes  que  contemplan,  entre  otros  puntos  importantes,  el  respeto  a  la   vocación  productiva  mayor,  a  la  sustentabilidad.   Nuestra  propuesta  de  “Visión   Santa   Cruz   2020”    debe  contemplar  además,  como  punto   central,  nuestra  voluntad  y  determinación  de  vivir  en  una  cultura  de  paz,  de  respeto,  de   tolerancia   y   tranquilidad.   Esto   nos   convoca   a   denunciar   toda   forma   de   violencia,   injustica,   abuso  y  chantaje,  venga  de  donde  venga.   Nuestra  propuesta  también  contempla  el  ejercicio  de  una  ciudadanía  plena,  informada  y   responsable.   Para   ello,   tenemos   que   asegurarnos   de   contar   con   todos   los   instrumentos   jurídicos,   sociales,   políticos   y   tecnológicos   que   nos   permitan   hacer   respetar   nuestros   derechos,  asumiendo  responsablemente  nuestros  deberes.   Nuestra   propuesta   incluye   necesariamente   un   punto   central,   la   reivindicación   de   una   demanda   añeja   y   hasta   hoy   no   atendida,   las   autonomías   departamentales   por   las   que   votamos.  Estamos  insatisfechos  con  la  autonomía  que  nos  han  dado;  no  luchamos  tanto   para   lograr   tanta   mezquindad.   No   obstante,   reiteramos   nuestro   compromiso   de   hacer   funcionar   lo   que   tenemos   y   fortalecer,   democráticamente,   nuestra   ciudadanía.   Nuestro   objetivo  es  claro:  que  Bolivia,  como  reza  el  artículo  1  de  la  Constitución  Política  del  Estado,   sea  autonómica,  libre,  soberana,  incluyente  y  democrática.     Nuestra  propuesta  contempla,  además,  nuestra  voluntad  de  seguir  siendo  habitantes  del   mundo,  integrantes  de  una  sociedad  de  iguales.  Que  no  se  nos  califique  ni  discrimine  por   el  color  de  nuestra  piel,  ni  por  el  origen  de  nuestras  lenguas.       6   Nuestra   propuesta,   por   último,   incluye   una   demanda   para   que   se   respete   nuestra   identidad,   como   nosotros   lo   hacemos   con   los   diversos.   Lo   hacemos   así,   porque   apreciamos   lo   que   tenemos,   nuestro     gentilicio,   Santa   Cruz,   nos   obliga   a   mantener   los   brazos  abiertos  y  la  mira  alta.   Respetuosos   de   la   democracia,   exigimos   transparencia,   eficacia   y   resultados   a   favor   de   nuestra   población.   No   queremos   que   el   malestar   termine   en   la   indignación   y   la   indignación   en   violencia.   Queremos,   de   corazón,   que   nuestras   instituciones   y   nuestra   democracia   funcionen   sin   sobresaltos,   con   capacidad   para   reformarse   y   adecuarse   a   los   cambios.   Para   terminar,   aprendamos   de   la   Marcha   por   el   TIPNIS,   de   su   valor   y   constancia,   a   defender  lo  nuestro.  Nuestro  Parque  Amboró,  nuestro  Choré,  nuestro  Valle  de  Tucabaca,   nuestro   Parque   Kaa-­‐Iya,   nuestro   Alto   Paraguá,   nuestro   Parque   Noel   Kempff;   ahí   está   nuestro  futuro.     Pero,   más   allá   de   todo   esto,   aprendamos   a   defender   nuestra   identidad   y   nuestros   valores   libertarios.   Pido  a  los  jóvenes  que  hagan  suyo  este  grito  de  rebeldía,  justicia  y  libertad,  y  ocupen  el   espacio  que  la  Historia  les  demanda.     Muchas  gracias.       Santa  Cruz  de  la  Sierra,  31  de  octubre  de  2011     7