Está en la página 1de 4

Atención Primaria. I. López Pavón et al.

–Aplicación de un protocolo de valoración geriátrica en atención primaria:


Vol. 25. Núm. 9. 31 de mayo 2000 comparación con los datos de la historia clínica

ORIGINALES

Aplicación de un protocolo de valoración geriátrica


en atención primaria: comparación con los datos
de la historia clínica
I. López Pavón, M. Roset Bartrolí, B. Iglesias Pérez, L. González Gil, P. Rodríguez Molinet
y M. Fuentes Parrón
Centro de Atención Primaria Centre-Can Mariner. Dirección de Atención Primaria Santa Coloma de Gramenet (Barcelona).

Objetivo. Determinar la prevalencia de los problemas de salud incluidos en un protocolo de Introducción


valoración geriátrica multidimensional (VGM) y compararlos con los detectados en la historia
clínica (HCAP) en población consultante de un centro de atención primaria (CAP).
Diseño. Observacional transversal. El incremento progresivo de la edad
Emplazamiento: CAP urbano (área metropolitana de Barcelona). de los pacientes visitados en aten-
Pacientes. Usuarios ≥ 65 años de un CAP entre 01-XI-1997 y el 31-I-1998. ción primaria y la especificidad de
Mediciones y resultados principales. Se seleccionó una muestra aleatoria de 114 individuos. los problemas de salud de los ancia-
Se cribó con el protocolo VGM las alteraciones en: audición; visión; movilidad; estado afectivo; nos plantean la necesidad de ir in-
estado cognitivo; soporte social; funcionalismo de las actividades instrumentales de la vida corporando, en la práctica clínica de
diaria (AIVD). De la HCAP se recogió: edad, sexo e información previamente registrada sobre
estas alteraciones. Se encuestaron 102 sujetos (participación, 89,5%). La VGM aporta más
las consultas de los centros de salud,
capacidad de detección de problemas, siendo la diferencia muy acentuada en algún caso, técnicas propias de la geriatría1,2.
como en las alteraciones visuales, 55,9% (46,2-65,5) con VGM y 23,5% (15,3-31,8) con HCAP. Una de estas técnicas, desarrollada
La concordancia entre la VGM y la HCAP es baja. Así, por ejemplo, ni el 73,3% (54,1-87,7) de especialmente en las dos últimas dé-
las alteraciones auditivas detectadas con la VGM ni el 94,1% (71,3-99,8) de los deterioros cadas, es la evaluación geriátrica ex-
cognitivos habían sido registrados previamente en la HCAP. haustiva o valoración geriátrica mul-
Conclusiones. La VGM detecta prevalencias de problemas de salud superiores al registro tidimensional (VGM). La VGM se de-
habitual de la HCAP, por lo que parece interesante utilizar esta técnica en las consultas de
atención primaria a la población anciana. Sin embargo, sería recomendable identificar la
fine como un proceso diagnóstico que
población en la que el rendimiento diagnóstico fuera superior. abarca múltiples dimensiones y que,
con una perspectiva interdisciplina-
Palabras clave: Atención primaria; Protocolo valoración geriátrica. ria, pretende cuantificar las capaci-
dades y problemas médicos, psicoló-
APPLICATION OF A PROTOCOL OF GERIATRIC ASSESSMENT IN PRIMARY gicos, funcionales y sociales del an-
CARE: COMPARISON WITH THE DATA IN THE CLINICAL HISTORY ciano, con la intención de elaborar un
plan exhaustivo para el tratamiento
Objectives. To determine the prevalence of the health problems included in a multidimensional y seguimiento a largo plazo3. Actual-
geriatric assessment (MGA) protocol and to compare them with the problems detected in the
mente es de uso rutinario en las con-
clinical histories (CH) of the population consulting at a primary care centre (PCC).
Design. Cross-sectional observational. sultas especializadas de geriatría.
Setting. Urban PCC (metropolitan area of Barcelona). Utilizando instrumentos, preferente-
Patients. Users ≥ 65 of a PCC between 01/11/97 and 31/01/98. mente validados, se investiga la exis-
Measurements and main results. A random sample of 114 people was chosen. The MGA tencia de posibles problemas de sa-
protocol was used to screen disorders in: hearing, vision, mobility, affective state, cognitive lud no detectados previamente y se
state, social support, functionalism of the instrumental activities of daily life. The clinical establece un plan terapéutico que
histories provided age, sex and information previously recorded on these disorders. 102 people permite mejorar la atención al pa-
were surveyed (participation: 89.5%). The MGA enabled more problems to be detected, with
the difference very marked in some cases such as visual disorders: 55.9% (46.2-65.5) with
ciente. Se han demostrado ventajas
MGA and 23.5% (15.3-31.8) with CH. There was poor concordance between MGA and CH. For de la VGM tales como: incremento en
example, neither the 73.3% (54.1-87.7) of the hearing disorders detected with the MGA, nor la sensibilidad diagnóstica, mayor
94.1% (71.3-99.8) of the cognitive deterioration detected with the MGA had been previously adecuación en la selección del trata-
recorded in the CH. miento, aumento en la capacidad de
Conclusions. MGA detects more health problems than are normally recorded in primary care predicción pronóstica y mejora de los
clinical histories, which makes this technique relevant to PC consultations with the elderly. resultados objetivos en la atención
However, it would be advisable to identify the population for whom there was better diagnostic
performance.
del paciente4,5.
La VGM ofrece un gran interés en la
(Aten Primaria 2000; 25: 630-633) atención primaria, ya que aumenta
el rendimiento diagnóstico respecto
al abordaje tradicional de la historia
clínica3. La detección de problemas
Correspondencia: Ignacio López Pavón. de salud es fundamental en el pa-
C/ Robreño, 71-73, esc. A 4-1. 08014 Barcelona.
ciente anciano para poder clarificar
Manuscrito aceptado para su publicación el 15-XII-1999. las actuaciones en la consulta, evi-

630
Atención Primaria. I. López Pavón et al.–Aplicación de un protocolo de valoración geriátrica en atención primaria:
Vol. 25. Núm. 9. 31 de mayo 2000 comparación con los datos de la historia clínica

TABLA 1. Diferencia del rendimiento en la detección de problemas entre los tests del protocolo de valoración y la HCAP
VGM + (102) HCAP + (102)
p Diferencia entre proporciones
n % (IC del 95%) n % (IC del 95%) McNemar % (IC del 95%)

Alteraciones visuales 57 55,9 (46,2-65,5) 24 23,5 (15,3-31,8) < 0,00001 32,3 (21,1-43,5)
Alteraciones auditivas 30 29,4 (20,6-38,3) 9 8,8 (4,1-16,1) < 0,00001 20,5 (11,3-29,8)
AIVD 10 9,8 (4,8-17,3) 2 2,0 (0,2-6,9) 0,0386 7,7 (0,3-15,1)
Riesgo de caídas 21 20,6 (12,7-28,4) 9 8,8 (4,1-16,1) 0,042 11,7 (3,4-20,0)
Alteraciones afectivas 21 20,6 (12,7-28,4) 11 10,8 (4,7-16,8) 0,00414 9,8 (0,4-19,1)
Deterioro cognitivo 17 16,7 (9,4-23,9) 6 5,9 (2,2-12,4) 0,0266 10,7 (1,2-20,3
Soporte social 19 18,6 (11,1-26,2) 1 1,0 (0,0-5,3) < 0,00001 17,4 (8,6-26,2)
VGM: valoración geriátrica multidimensional; HCAP: historia clínica de atención primaria, y AIVD: actividades instrumentales de la vida diaria.

tando visitas repetidas e inútiles y a las consultas de medicina general del edad media era de 74,3 años (DE,
complicaciones clínicas evitables6,7. centro. 5,9) y el 63,7% (IC del 95%, 54,4-
Por otra parte, se ha descrito que Cinco entrevistadores, entrenados ante- 73,1) eran mujeres.
una parte importante de la patología riormente según un esquema de instruc- El protocolo de valoración aporta, en
ciones, aplicaron un protocolo de VGM que
del anciano queda oculta si no se todas las dimensiones estudiadas,
cribaba la posible existencia de: a) altera-
busca de una forma activa8. ciones auditivas9 (anamnesis); b) altera- una mayor capacidad de detección de
La hipótesis de la que partimos es ciones visuales9 (anamnesis); c) activida- problemas de salud que es estadísti-
que en nuestra consulta habitual el des instrumentales de la vida diaria (esca- camente significativa (tabla 1).
médico de cabecera aborda en gene- la de Lawton-Brody)10; d) riesgo de caídas En el caso de las alteraciones visua-
ral a los pacientes geriátricos como (test Get up and go)11; e) alteraciones afec- les y auditivas, sorprende que a pe-
al resto de los usuarios sin prestar tivas (escala de depresión geriátrica de Ye- sar de la alta prevalencia de estos
especial atención a los problemas es- savage)12; f) deterioro cognitivo (Miniexa- trastornos en la población anciana
pecíficos de la vejez, por lo que éstos men cognoscitivo de Lobo —versión espa- (55,9% [46,2-65,5] y 29,4% [20,6-
ñola validada del Mini-Mental State Exam
son infradetectados. 38,3], respectivamente) su detección
de Folstein13— o el SPMSQ de Pfeiffer14
Es por todo ello que decidimos deter- —cuando el paciente era analfabeto fun- apenas esté registrada previamente
minar la prevalencia de problemas cional—), y g) soporte social (Escala auto- en la HCAP (23,5% [15,3-31,8] y
de salud detectados utilizando un cumplimentada del Department of Mental 8,8% [15,3-31,8], respectivamente).
protocolo de valoración geriátrica Health of California validada en nuestro Es de relevancia, por su repercusión
multidimensional y compararlos con medio por Conde y Franch)15. Por otra clínica, la baja detección de las alte-
los datos obtenidos previamente en parte, se comprobó la existencia del regis- raciones afectivas (10,8% [4,7-16,8]
la HCAP de los pacientes mayores de tro de estas mismas dimensiones en la en la HCAP frente al 20,6% [12,7-
64 años que consultan en un centro HCAP de cada paciente seleccionado, así 28,4] en el protocolo) (tabla 1).
como su edad y sexo.
de salud. La concordancia entre la VGM y la
Para describir las variables cualitativas,
se estimaron las frecuencias absolutas y HCAP es baja en todas las dimensio-
Material y métodos relativas, y para las cuantitativas la me- nes estudiadas, debido principal-
Se trata de un estudio observacional dia como medida de tendencia central y la mente a que la HCAP no detectó pro-
transversal realizado en un área básica de desviación estándar para valorar la dis- blemas sospechados mediante la
salud (ABS) urbana del área metropolita- persión. Las estimaciones de las medias, VGM. Así, el 73,3% (54,1-87,7) de las
na de Barcelona. de las proporciones y de la diferencia de alteraciones auditivas identificadas
Se consideró como población de estudio los las proporciones se efectuaron a nivel pun- con la VGM pasaban desapercibidas
sujetos de 65 años o más atendidos en las tual y por intervalos (confianza del 95%). anteriormente. Lo mismo ocurría con
consultas de medicina general entre no- Para comparar proporciones con datos
un 94,1% (71,3-99,8) de los deterio-
viembre de 1997 y enero de 1998 y con his- apareados, se utilizó la prueba de McNe-
mar con una confianza del 95%, y para va- ros cognitivos (tabla 2).
toria clínica abierta en el centro, como mí-
lorar el grado de concordancia entre la Por otra parte, hemos observado que
nimo un año antes del inicio del estudio,
en total 2.776 individuos. Se excluyeron VGM y la HCAP se estimó el índice Kap- en algunos casos los problemas de-
los que presentaban patología que impi- pa de concordancia y sus intervalos de tectados en la HCAP que no se con-
diese la realización del protocolo de valo- confianza del 95%. firman al aplicar el protocolo son clí-
ración. nicamente relevantes. Así, el 5,9%
Se calculó el tamaño muestral para la es- Resultados (1,9-13,2) de las alteraciones cogniti-
timación de proporciones asumiendo una vas registradas en la HCAP no se
precisión del 10%, un nivel de confianza Se contactó con 114 pacientes, de los confirman al realizar un test especí-
del 95% y una prevalencia del 50%, ya cuales fueron excluidos: 6 por dificul- fico (tabla 2).
que la proporción esperada era desconoci-
tad para implementar los cuestiona-
da. Se obtuvo un tamaño muestral de 94
individuos, pero se incrementó hasta 122 rios, 2 por rechazo a ser entrevista- Discusión
en previsión de un 30% de pérdidas. La dos, 2 por error de selección en rela-
selección de los participantes se hizo por ción a la edad y 2 por otras causas. En nuestro estudio la valoración ge-
muestreo aleatorio entre los pacientes Finalmente, fueron encuestados 102 riátrica aporta una mayor capacidad
mayores o iguales de 65 años que acudían sujetos (89,5% de participación). La de detección de problemas que la

631
Atención Primaria. I. López Pavón et al.–Aplicación de un protocolo de valoración geriátrica en atención primaria:
Vol. 25. Núm. 9. 31 de mayo 2000 comparación con los datos de la historia clínica

TABLA 2. Nivel de concordancia entre los tests del protocolo de valoración existe consenso en la utilización de
y la HCAP en la detección de problemas la escala de Yesavage12 por su facili-
VGM + VGM – Total dad de aplicación, su validación en
nuestro medio y sus características
n % n % Kappa IC del 95% de sensibilidad y especificidad ópti-
Alteraciones visuales mas. Por otra parte, se ha observado
HCAP + 21 36,8 3 6,7 0,28 0,14-0,42 la influencia de los estados depresi-
vos en el incremento de las cargas de
HCAP – 36 63,2 42 93,3
trabajo en las consultas de atención
Alteraciones auditivas primaria20. Además, la confusión
HCAP + 8 26,7 1 1,4 0,32 0,13-0,50 diagnóstica que producen los equiva-
HCAP - 22 73,3 71 98,6 lentes somáticos de estos estados de-
AIVD presivos21 es especialmente engorro-
sa en la tercera edad. Los resultados
HCAP + 0 0,0 2 2,2 –0,03 –0,07-0,06 obtenidos en nuestro estudio son
HCAP – 10 100,0 90 97,8 congruentes con los observados por
Riesgo de caídas otros autores, aunque los valores de
HCAP + 7 33,3 2 2,5 0,39 0,16-0,62 prevalencia de trastornos anímicos
son variables22-26. Sorprende que ca-
HCAP – 14 66,7 79 97,5
si las tres cuartas partes de los posi-
Alteraciones afectivas bles trastornos afectivos pasen desa-
HCAP + 6 28,6 5 6,2 0,27 0,04-0,50 percibidos, sobre todo si se tiene en
HCAP - 15 71,4 76 93,8 cuenta la existencia de tratamientos
Deterioro cognitivo
efectivos. La elevada proporción de
pacientes diagnosticados en la
HCAP + 1 5,9 5 5,9 0,0 –0,00-0,02 HCAP que no quedaban confirmados
HCAP – 16 94,1 80 94,1 por el test puede explicarse porque,
Soporte social en el momento de la evaluación, es-
HCAP + 0 0,0 1 1,2 –0,02 –0,05-0,02 tos pacientes hayan recibido trata-
miento y consecuentemente mejoren
HCAP – 19 100,0 82 98,8
su estado clínico.
VGM: valoración geriátrica multidimensional; HCAP: historia clínica de atención primaria; AIVD: Se han observado variaciones en la
actividades instrumentales de la vida diaria. prevalencia de deterioro cognitivo se-
gún el test empleado27. El hecho de
que nosotros utilizáramos 2 escalas
según el nivel de estudios de los pa-
HCAP, tal y como se ha descrito an- tima su importancia como guía de la cientes podría explicar que la preva-
teriormente3-5. evolución de procesos crónicos o de la lencia detectada sea algo inferior a la
Los resultados respecto a audición y instauración de alteraciones agudas habitualmente descrita24,27. Al mar-
visión son similares a los de los auto- en el anciano2. En un amplio estudio gen de la escasa detección del dete-
res que han estudiado los mismos de funcionalidad de ancianos realiza- rioro cognitivo en la HCAP, destaca
problemas en poblaciones de nuestro do en un ámbito similar al nuestro, se que la mayor parte de los casos clasi-
entorno5,9,16. La facilidad para detec- encontraron porcentajes de deterioro ficados en la HCAP como «deterioro
tar estos problemas con una simple de las AIVD similares17. cognitivo» no tenían confirmación
pregunta y las claras deficiencias de El riesgo de caídas ha sido valorado posterior al aplicar el test. Clínica-
diagnóstico encontradas en nuestras en nuestro caso con el test Get up mente, este hecho es muy relevante,
historias clínicas, junto con la reper- and go recomendado11 como alterna- ya que el diagnóstico de deterioro
cusión que las deficiencias sensoria- tiva al test de Tinetti18 en los casos cognitivo puede enmascarar otras
les tienen en la funcionalidad del an- en los que no se disponga del tiempo patologías potencialmente graves y
ciano, indican que sería prioritario suficiente para la realización de este tratables.
su evaluación sistemática en toda vi- último. Es conocida la importancia Se recomienda valorar el soporte so-
sita a un paciente geriátrico. en morbimortalidad y coste de las cial de forma sistemática2. Sin em-
Respecto a la capacidad funcional, caídas del anciano19. El hecho de que bargo, las implicaciones terapéuticas
elegimos las actividades instrumen- uno de cada 5 ancianos estudiados derivadas de un diagnóstico positivo
tales de la vida diaria bajo la hipóte- presentase riesgo potencial de caídas son complejas y la validez de este
sis de que, al ser pacientes que acu- y la facilidad para el consejo en la concepto es cuestionable.
dían a la consulta, se suponía que ten- prevención de las mismas, hace nece- Las características de ubicación de
drían conservadas las actividades saria la evaluación sistemática de es- nuestro CAP, en una zona urbana,
básicas. En nuestro estudio la detec- ta variable en los pacientes ancianos, formada mayoritariamente por po-
ción de alteraciones en las AIVD en la sobre todo si tenemos en cuenta que blación emigrante trabajadora del
HCAP es prácticamente nula. Si bien si no se investiga sólo detectamos la cinturón industrial de Barcelona, con
es cierto que la valoración funcional tercera parte de los pacientes predis- bastantes años de residencia en la
es más útil para el seguimiento de si- puestos a caerse. misma zona y con unos servicios so-
tuaciones puntuales (convalecencias, Para el estudio de posibles trastor- ciales y cívicos desarrollados, limita-
procesos agudos), parece que se deses- nos del ánimo en población anciana, ría la validez externa de los resulta-

632
Atención Primaria. I. López Pavón et al.–Aplicación de un protocolo de valoración geriátrica en atención primaria:
Vol. 25. Núm. 9. 31 de mayo 2000 comparación con los datos de la historia clínica

dos respecto a ancianos de otros ám- JL. Functional assessment of the el- urbana. El proyecto ANCO. Aten Prima-
bitos sociodemográficos. Así mismo, derly: a comparison of standard instru- ria 1997; 20: 475-484.
el hecho de haber excluido del estu- ments with clinical judgement. Arch In- 18. Tinetti ME. Performance-oriented as-
tern Med 1987; 147: 484-488. sessment of morbility problems in el-
dio a los pacientes de atención domi-
8. González JI, Salgado A. Manejo del pa- derly patients. J AM Geriatr Soc 1986;
ciliaria impide generalizar conclusio- ciente anciano en atención primaria. Lí- 34: 119-126.
nes en este grupo de ancianos que neas guía. Aten Primaria 1992; 4: 219- 19. Nevitt MC. Falls in older persosns: risk
representan un 5% de nuestra pobla- 225. factors and prevention. En: Berg RL,
ción. Otro grupo que queda al mar- 9. Gorostiaga I, Lerma AM, Martín I, Be- Casells J, editores. The second fifty ye-
gen de las conclusiones es el de aque- nito I, Urreisti C. Adaptación de un scre- ars: promoting health and preventing
llos pacientes que no consultan al ening funcional dirigido a población an- disability. Washington, DC: National
centro. ciana en un centro de salud. Aten pri- Academy Press, 1990; 275-304.
Sería interesante determinar en pos- maria 1993; 12: 276-279. 20. Cortés JA, Peñalver C, Alonso J, Arroyo
10. Lawton MP, Brody WM. Assessment of A, Gonzálvez L. La prevalencia de ma-
teriores estudios el perfil de paciente
older people: self mantaining and ins- lestar psíquico en atención primaria y
que más se beneficiaría de la aplica- trumental activities of daily living. Ge- su relación con el grado de frecuenta-
ción de este tipo de técnica de diag- rontologist 1969; 9: 179-186. ción de las consultas. Aten Primaria
nóstico. Se ha establecido el perfil del 11. Cuesta F, Domínguez M, Navarro C, Na- 1993; 11: 459-463.
«anciano frágil»28 como el principal varro E, Lázaro del Nogal M. Inestabili- 21. Beekman AT, Penninx BW, Deeg DJ, Or-
beneficiario de la valoración geriátri- dad y caídas. En: Ribera JM, Cruz AJ, mel J, Braam AW, Van Tilburg W. De-
ca, y por tanto parece interesante es- editores. Geriatría en atención prima- pression and physical health in later li-
tudiar el rendimiento diagnóstico es- ria. Barcelona: Uriach, 1997. fe: results from the Longitudinal Aging
pecífico en este subgrupo de ancia- 12. Yesavage JA, Brik TL, Lum O, Huang V, Studying Amsterdam (LASA). J Affect
Adeg M, Leiser VO. Development and Disord 1997; 46: 219-231.
nos.
validation of a geriatric depression ra- 22. Van Marwijk H, Arnold I, Bonnema J,
ting scale: a preliminary report. J Psy- Kaptein A. Self-report depression scales
chiatr Res 1983; 17: 37-49. for elderly patientsin primary care: a
13. Lobo A, Ezquerra J. El «Mini Examen preliminary study. Family Practice
Cognoscitivo». Un test sencillo, práctico, 1993; 10: 63-65.
para detectar alteraciones intelectivas 23. Cerdá R, López-Torres J, Fernández C,
Bibliografía en pacientes médicos. Actas Luso Esp López MA, Otero A. Depresión en perso-
1. Cruz Jentoft AJ. Evaluación geriátrica: Neurol Psiquiatr 1979; 7 (3): 189-202. nas ancianas. Factores asociados. Aten
¿a quién?, ¿cuándo?, ¿cómo? Jano 1998; 14. González JI, Rodríguez L, Ruipérez I. Primaria 1997; 19: 36-43.
LV: 2112-2122. Validación del cuestionario de Pfeiffer y 24. Martín M, Ayerdi MC, Leache T, Irigo-
2. Cruz Jentoft AJ. Evaluación funcional la escala de incapacidad mental de la yen C, Corrales J, Valencia MS et al.
del anciano. En: Ribera JM, Cruz AJ, Cruz Roja en la detección del deterioro Síntomas depresivos y deterioro cogniti-
editores. Geriatría en atención prima- mental en los pacientes externos de un vo global entre la población anciana
ria. Barcelona: Uriach, 1997; 17-26. servicio de Geriatría. Rev Esp Geriatr atendida en un centro de atención pri-
3. Rubenstein LZ. Geriatric assessment: Gerontol 1992; 27: 129-134. maria. Rev Esp Geriatr y Gerontol 1993;
an overwiew of its impacts. Clin Geriatr 15. Escala autoaplicada para la evaluación 28: 135-141.
Med 1987; 3: 1-17. del stress-apoyo social. Departamento de 25. Madianos MG, Gournas G, Stefanis CN.
4. Rubenstein LZ, Stuck AE, Siu AL, Wie- Salud mental de California. En: Conde V, Depressive symptoms and depression
land D. Impacts of geriatric evaluation Franch JI, editores. Escalas de evalua- among elderly people in Athens. Acta
and management programs on defined ción comportamental para la cuantifica- Psychiatr Scand 1992: 86: 320-326.
outcomes: overwiew of the evidence. J ción de la sintomatología psicopatológica 26. Bowers PJ. Selections from current li-
Am Geritr Soc 1991; 398: 85-165. en los trastornos angustiosos y depresi- terature: psychiatrich disorders in pri-
5. Benítez MA, Hernández P, Barreto J. vos. Madrid: Upjohn, 1984; 168-179. mary care. Fam Pract 1993; 10: 231-
Evaluación geriátrica exhaustiva en 16. López-Torres J, Requena M, Fernández 237.
atención primaria: valoración de su uti- C, Cerdá R, López MA, Marín E. Dificul- 27. González MJ, Escrivà R, Vinyoles E, Es-
lidad. Aten Primaria 1994; 13: 8-105. tades visuales y auditivas expresadas pel C, Davins J, Borrell M. Estimación
6. Stuck AE, Siu AL, Wieland D, Adams J, por los ancianos. Aten Primaria 1995; de la prevalencia de deterioro cognitivo
Rubenstein LZ. Comprehesive geriatric 16: 437-440. según el test usado. Aten Primaria
assessment: a meta-analysis of contro- 17. Martínez de la Iglesia J, Espejo J, Rubio 1997; 20: 173-179.
lled trials. Lancet 1993; 342: 1032-1036. V, Enciso I, Zunzunegui MV, Aranda 28. Woodhouse KW, O’Mahoney MS. Frailty
7. Pinhol EM, Kroenke K, Hamley SF, JM. Evaluación funcional de personas and ageing. Age and Ageing 1997; 26:
Kussman MJ, Twyman PL, Carpenter mayores de 60 años en una comunidad 245-246.

633

También podría gustarte