Está en la página 1de 50
a Elman R, Service acapitalistan, La desctipcin de Jos estentos hecha por Fried, rela. Gonintolos con «accesos. diferenciales a los recursos bésicos» tiene gque ver con Ia propiedad, en el sentido de un control y en poder ondmiene dilerenciales; pero la diferencia puede haber existido, y piobablemente existid, entre grupos de parcnéesco hereditatios, mas Que entre gruzes de propietatios capitalistas y de no propictarios. {sta sola modificacidn debe hacer su teor‘a mucho més aceptable para fy moderna cinologla que Ia teorfa original de Morgan y Engels, porque s¢ ajsta mejor a algunos de fos hechos de la vida primitiva, tat como hoy en dia los coneccmos®, Peto, como veremos seguida- fnente, Tos elementos de juicio de que se va disponiendo rebajan la importanela de lis tcorfas del acceso diferencial y del conflicto interno, Jo mismo que de la tcoria marxista de In «lucha de clases»: TExisten ottas teorlas antropoldgicas modernas sobre ef origen del Estado, peto hs hasta aqut examinadas son Jas mas importantes entre Jag generales 7 mis filosdficas. Las més interesantes de las otras han sido desarrolladas en cl curso del trabajo de sus autores en sus pat- Ticulares deas de especializaci6n. Serf, pues, mis conveniente discu- tirlae en los eapftulos que se ocupan de esas areas, Por ejemplo, las teoriss de Oberg, Ratrtay y Nadel se describirén en los términos de $a propia labor etnoldgica efectuada en Africa; las de Childe, Braid- tvood ¥ Adams, en el contesto de su Inbot arqucelégica en el Cercano Oriente; Ins de’ Cos y Sanders y Price, en el capitulo sobre Mesoamé rica; la de Steward, en el capitulo-sobre Pert’, y Ja de Lattimore, toad que trata de China, A otras nos referiremos con mayor brevedad fa medida que aparezcan en el contexto. La mayoria de ellas son va- Tiantes de Ta escuela del conflicto, ca Ja Tinea del esquema del con- Tlicto de clases marxista o de ln teorfa de ta conguista. La de Latti more es con mucho fa més compleja, sin einbargos otra razén més para describitla de forma bastante completa ext los teminos de los da- tos especificos que dieron lugac a fa misma. T Robert McC. Adams (1966) fha razonelor de forma simitsr. Su eta seré seats en cl capitulo que teats de Mesopotamia SYullan Stswant habia. publicade un artfclo de teoria general sobre. Tas eangag del deewrello. del Estado (1949), pera pesteriormente ta ha modificade tanto (1953) te nele tomae una copetetin,cuys adn. fs tarda (959) sweated en sit tferusisa ante Peni. See Ve ivi hseccote Capitals 3 EL HOMBRE EN ESTADO DE NATURALEZA: LA SOCIEDAD IGUALITARIA f oe das ivetns closes de sodas del mundo sido lice le muchas maneras: tecnoldgicamente, como et tomfa de so- cieddr de casdoten de patoran) sgrclsy gengrsbcamens: pot continentes 6 por «reas culturales» mis pequefias; cacialmente oa indios cobtizos, europeos blancos, africanos negtos y asiiticas ‘amar Hos; lingiisticamente, como atios, malayo-polin faness y qh zs en primer lugat, y de forma mas difundida, segiin'sus instit socipalitens: Esta aim clasificacién distinguia principalmente en: re pueblos con alguna clase de yobicena formal y pueblos sin este icles con algae chse de yobierna formal y pueblos sin est Como ya he dicho anteriormente, esta dicotomia tuvo una impor- tancin central en I's teoris politieas del siglo xvtu, cuando los gumentos relacionados con Jos fines dol gobierno, Ia evahcis instituciones civilizedas, ef fetora de la civilizaciée, etc., se apo) feelers san las concepciones de Ia indole de'Ja natnialeza humana y, por supuesto, en su importancia v To De sete leae et ear tts eet lone bls primiivos en In soiedad pei era una id en un tesa de naturalezan, libre de las trabas de nuestra forma de cocrcién avti- ficial (es decie, ee en nce recent __ Peto, como ya hemos seialido, los filésofos cxrectan de informa- cidn cortecta sobre los pueblos primitivos, Por esta ra2én, sus ver- siones de la naturaleza humana pucien ir desde Ia idea de Hobbes de que Ja vida primitiva era una eguerra de tolos contra tode hos than vice, Elman, 184, Loser genes aut es) cee A\anzs eadch Haderel 66 Elman R. Service hasta Ja concepcién de Rousseau de una idilica y pacifica libertad, Sin embargo, Ja idea de que la sociedad primitiva ern andrquica, y, por consiguiente, de que Ja naturaleza de esta vida social podia revelar los elementos esencsles de is cuaidndes sociales inherentes al hombre, cra algo comin a sodas ellos Resulta interesante el hecho de que la naturaleza real de la. pri- mitiva sociedad pre-estatal, tal como nosotros Ia conocemos ahora etnoldgicamente, puede justificar, aunque sélo en parte, tanto a Hob- bes como a Rousseau. La guerra, en el sentido que Hobbes le daba —tanto como amenaza o inminencia que como accién— es, cierta- mente, una caracteristica omnipresente de la vida primitiva, como lo ¢s, en parte, uno de los aspectos de In paz y generosidad ‘rousseau- nianas. Como veremos mis adelante, estos dos aspectos de la vida social coexisten; las amenazas de violencia causadas por las exigen- s egofstas de los individuos se ven contrarrestadas por las exigen- cias sociales de genetosiclad, amabilidad y cortesfa. Lo que los filésofos fo tuvieron en cuenta fue que una sociedad sin formas: gubernamen- tales no siempre se encontraba realmente en un estado de libertad. Existen numercsos modos sociales informales de constredir a un pue- blo ademds del explicitamente gubcrnamental, y en ausencia de ins- tituciones cquivalentes al Estado, aquéllos pueden ser incluso cortes- pondicntemente mas enérgicos que las coctciones doméstico-cultarales 3 que nosottos estamos acostumbrados, Toda sociecad, por muy pequeiia y primitiva que sea, est4 orga- nizada y tiene un’funcionamiento social estructurado en ‘puntos im- portantes; de otro modo no podria sec una sociedad. Incluso un grupo informal —por ejemplo, una pandilla de barrio—, pose una estructura, como (a veces innecesariamente) nos ha ensefiado la mo- derna investigacién sociolégica, Todas las. sociedades controlan las te- laciones sociales de sus miembros por medio de zeplas de etiqueta ¥ sanciones normativas que definen fa conducta correcta y la incottecta. Son tan fundamentales que comienzan en la infancia; como «socia- Tizaciény (en lenguaje sociolégico) y como «enculturacisn> (en len- guaje antropolégico), Es también universal, y muy similar a las reglas y sanciones antes mencionadas, |a subdivisién de la sociedad en Matus y sus cortespondientes roles de comportamiento, En una soc edad primitiva de pequeiio tamaiio, buena parte de la vida social esti regilada pacificamente por esos cddigos, reglas, ex: pectativas, habitos y costumbres, relacionados con la etiqueta, la ética y el rol. ¥ como normalmente ni son explicitos ni se ponen de mani- Ficsto por quelrantamicntos frecuentes, I sociedad puede dat Ja im- presidn de libe:tad y eatencia de conflictos, impresisn que pudo tener Rousseau, Los orlgeries del Estado y de fa civilizacién or Pero no todes las personas son iguales, y un individuo varia a lo largo de su vide, de forma que no todos se adaptan pacificamente a vs status ni las expectativas normales del cortespopdiente rol. Y To. que es més importante, probablemente ninguna soc edad paz de socializar a la perfeccibn a todos sus micnibros ni de proponet notmas sin ambigitedades que puedan ajustarse a todas las ocasiones, Y por supnesto, a veces una persana esté «loca», (Una definicidn perfectamente correcta de una persona loca es que éta se condvzca de una forma no predecible, dejando de hacer Je que fa sociedad es pera de ella.) Toda sociedad tiene, pot tanto, la certeza de que ha de afrontar el problema de la desviacién individual en uno u otta mo- mento, y suele tener agin medio de enfrentarse al mismo, Un problema més importante es ef de la sincronizacién de les relaciones intergrupales; y cuanda fos grupos corstituyen sociedacles enteramente auténomas, el problema, por supuesto, es grave. Todas las sociedades tienen que hacer frente a veces, aunque sea raramente, a los hechos de la diversidad, la desviscién y el conficto intergrupal, En este punto podemos considerar correcta Ia visién de Hobbes, par ticularmente en Jo que respecta a su énfasis en la amenaza, Ia poter cialidad del conflicto, tanto como en su realidad. Pero, al conttario que Rousseau, Hobbes no concebia mecanismos sociales no guberna- mentales que pudieran funcionar de manera tan acettada como pata controlar el conilicto. Cada uno de ellos se apayaba en su propia versién de la naturaleza humana para explicar lo que sucedia en la sociedad primitiva Tgualdad ¢ influencia La mayor parte de la enculturacién realizada mediance reglas de etiqueta se lleva a cabo, patticularmente dentro de las sociedades de pequeiio tamafio, en el scno de la familia doméstica, Tgualmente, Ta mayarfa de los status jerérquicos normsles se encuentran también tucidn familiar, Existen diversas series de stetns padte- joven, vatén-mujer; y son, desde luego, profundamente desigualitatias, porque basicanente constituyen sistemas de auto- ridad, Peto no son sistemas de autoridad y jerarquia politicos; son sis- temas fariliares. Todas las sociedades tienen tales status jerérqricos basados en Ja edad y el sexo, aunque por supuesta varian alga de una sociedad 2 otta. Peto los problemas politicas no son problemas farsi liares. Vagamente dofinides, los problemas politicos estén relacionados con Ja conducta desvinda gue petjudiea a alguien ajeno a Ja familia ae Elman R. Service del desvindo, y con las dlficultades de diversa indole que se dan en Is relaciones entre grupos diferentes, tales como familias y grupos de parentesco mis amplios, més que en el seno de cada grupo. Con frecuencia, los problemas politicos pueden ascmejarse a los familiaces cn algunos aspecios: dos hombres peledncose son dos hombres pe- Tedncose: pero dos hermanos que se pelean pueden set separados por su padre, que también puede poner fin a Ja disputa, mientras que dos hombres’ de familias no emparentadas que luchan preseatan un tipo de problema de mediacidn toralmente distinto, problema que puede tener consecuencins muy serias para Ia sociedad en su conjunto. Este tiltimo caso, como todos los casos de dificultades entre fami- lias més que en ef seno de una familia, son muy diffciles de solucio- nat en Ins primeras formas cle Ia sociedad primitiva, simplemente por- que no existe ninguna jerarquia real de autoridad fuera de la de los suatus de patentesco. El atributo distintivo de estas sociedades es el hecho de que, fuera de la jeratquia familiar de edadsexo, sean tan profundamente igualitarias. Tan sorprendente es esto —y tan igual- mente sorsrendente y profundo es cl desigualitarismo de las socieda. des de jelatura y de los estados posteriores— que seré adccuado, fasf como aptopiadamente indicative de su gtan diferencia, calificar Jas dos clases de sociedades respectivamente con los adjetivos de iqualitariae y jerdrquicas. La ausencia de posiciones de autoridad no familiares en Ins primeras y sn presencia en las segundas hacen, por supuesto, enteramente distintas las respectivas soluciones los problemas politicos Charles Darwin vio este problema en ef primer pucblo primitive con que se encontré, Observé que la «igualdads caracteristica de los indios de la Tierra del Fuego «tiene que demorat por mucho tiempo su civilizacién». Puede observarse que Ia jgualdad retarda también muchas otras cosas de impottancia préctica, cotidiana, Consideremos con cudata frecuencia, particularmente en las sociedades cazadotas, se hace necesaria Ia existencia de algin tipo de persona con ascen- diente, un lider, para tener éxito en una accién coordinada, con todas las difigul:ades que para éste supone actuar como tal cuando la perso- nalidaclfidenl consiste en pasat desapercibido ( En una sociedad igualitaria, un lider tiene necesatiamente unas caracterislicas peculiarcs, Pucsto que es una autoridad sin un status formal, su posicisn tiene que basarse enteramente en sus cualidades personales. Esto, a su vez, quiere decir que actividades 0 contextos iferentes deben probablemente llevar a primer plano a personas tam: i bign diferentes. La persona que ditige wna ceremonia es generalmente tun -aneiaro, versade eh ly aritalogta tribal y en los usos cezemoniales Los otigenes“del Hsiao y de ta civilizacién ° a causa de su edad; el lider de un partido de guerreros, por otra parte, puede distinguitse por su vigor y valor juveniles. ‘Adam Eerguson reconocié hace tiempo esta caracterfstica de las sociedades igualitarias (1767, pp. 83-84): No tienen de hecho pingiin grado de subyrdinacién diferente a causa de ja distribucisn de funciones, que obcdece a las dilerencias de edad, talentos y disposiciones, Las evalicacles personales. proporcionan un ascendiente en el momento clave de las ecasiones que requieren su gjercicio; pero en Tos tiempos de relajacién, no dejan vestigio alguno de poder o prerrogativa Las personas superiores parecen set esencinles como consejeros, pero no como ejecutivos. Por ejemplo, el padre Le Jeune, en 1634, hablaba ast de los indios cris canadienses (en Thwaites, 1896-1901, vol. 6, p. 243) !: ‘Toda la autotidad de wn jefe reside en la punta de su lengu: porave es poderoso en Ia medida en que es elecuente, y no serd obedecido a menos que grade a los salvaje. De otto grupo indio, los naskapis * montafteses del Labrador, Le Jeune decia que el indi no «soporiard lo mas mfnimo a aquellos que 7 Laas ilustraciones que siguen estin bastante desequilibradas, porque repre sentat, unas muestra més gnplig de bandas cizilorss rscolectoras qe de umeronrs sovledades ttibales. Este cesequilibio fue. produeida por el hecho Te que pueblos muy primitives como lor esquinales, lox bosquimianos los fustslados, por ejemplo, han conscreada en lor. tempor modeenes potiet inemente, a causa de su lative aislamiento en habitats targinates, an cules fds puramente aborigen de Jo que lx han conserved Ia mayorta de las ibs Frortelangs, Dara una anuesiea nde ampli, consiltanse los extdios reseindos en dl apéndice 1 i: ; ‘PGlempee que lefa un libro de anteapolngin editedo en fecha reciente: me sorprenda encenieaeme en una misma ges Tos hotentotes, los nue, los 21 fer y los ashont, por ejemplo, concordando los aos en rsimero con ef aticulo ¥ los otros no. Al adentrasme’ en Tos problermne que plantes eoalguier trades Zion, he enconteado, creo, ef motivo de dichs dsparided: Ia cultura antropo Seica fordnca, coms cualquier otto tipo de cultura, nos venin antes a travds dal francés. del alemin, idiomas en los que Jor Aljetives no planteshan oingsin problema de traduccién al castellano porque concuerdan en géacro y_niimero Eon los nombres, yen les. que los. gentiicios no son adjesives sistantizados, Como lo sen cn el idioma inglés, idioma que eonsitaye achialmente et mds im. Pottante vehicula de cultura exteanjert en mest pals ‘Phe port yese are, the rich are, the abvanti are, the nuee are mo hay mds remedio ue tialicittes por los portogiese som, br rieas son, los azhantis sm, ios neces 30", aplicando, con mayot 0. mencr forts, ls reglas del plural en Castellano, Espero que, pasada la primera sorprest, el lecior ro se muestre dee thisiado diseonforme con mi decisibn. (N. de fa T