Sincronizando Bambucos

Alberto Betancourt

El bambuco es uno de los ritmos característicos de la Música
Colombiana en su región Andina.

El Maestro Pedro Morales Pino (1863-1926) fue uno de los
primeros en escribir un bambuco a finales del Siglo 19. Con su
formación clásica y los influjos de la música Europea como la
Mazurka, decidió poner la nota acentuada del bajo en el primer
tiempo del compás, tal como se usaba en los ritmos ternarios.

Este es el patrón rítmico del bambuco que El escribió:

Las sílabas corresponden al sonido del patrón del bambuco:

Cha = golpe abierto de la guitarra o el tiple

To = golpe tapado acentuado Tu = golpe tapado normal

El bajo acentuado coincide con la sílaba To

El bajo normal coincide con la sílaba Tu.

Parecía una forma muy correcta de escribir el bambuco y a
partir de entonces casi todos los compositores y copistas
resolvieron escribir sus bambucos con el bajo acentuado en el
primer tiempo, como si fuera una Mazurka.

Esta forma de escribir el bambuco hace muy difícil su
ejecución, de tal suerte que un pianista extranjero que trata de
interpretar una partitura de estas, se traba y desiste de seguir
tocando bambucos.
Elías M. Soto (1858-1944) ya había escrito correctamente su bambuco
Las Brisas del Pamplonita.
1
En cierta ocasión cuando Yo vivía en México me pidieron que
tocara un Bambuco en una presentación. Les dí copia a unos
músicos expertos en tocar a primera vista en estudios de
grabación, y en un breve ensayo previo me dí cuenta que debían
hacer tanto esfuerzo mental que no le daban el sabor al
bambuco. Entonces les dije que Yo lo tocaría solo en el órgano.
Mientras lo tocaba, ellos iban siguiendo la partitura y al
concluir la presentación uno de ellos me dijo que a esas
partituras les ponían un veneno para que solo las pudieran tocar
los Colombianos… el baterista, que por entonces trabajaba en la
Orquesta de Pérez Prado y sabía mucho de ritmos, me hizo este
comentario: El que hizo esa pieza no sabía escribir música,
porque el ritmo queda atravesado. Por ese entonces Yo no
comprendí estos comentarios, pero en realidad tenían toda la
razón.

Patrón desfasado:

En casi todos los bambucos la armonía cambia en el 2º tiempo, y
debería ser en el 1º. Y esto marca más el desfase o la
desincronización del patrón rítmico.

Veamos cómo escribió Don Pedro su célebre bambuco Cuatro
Preguntas:

Tomemos la primera página y tratemos de tocarla en el piano:

Para tocar estas partituras a primera vista
estudie El Método de Piano a Primera Vista

2
Cuatro preguntas

Una versión muy difícil para tocar en el piano.

3
La solución para sincronizar el patrón rítmico con el compás es
muy sencilla:

Se inserta un compás vacío al inicio del pentagrama y se corre
la partitura un tiempo hacia la izquierda. Si en ese compás
insertado quedaron notas melódicas, se dejan allí como
anacrusa, y se borran las notas del acompañamiento. Se hace la
transcripción de toda la pieza corriendo ese tiempo hacia la
izquierda y queda un patrón de esta forma:

Patrón sincronizado:

El silencio (s) queda ahora en el primer tiempo, los cambios de
armonía caen en el primer tiempo, el bajo acentuado queda en el
3º tiempo, y como por encanto la escritura se simplifica,
resultando mucho más fácil la interpretación.

Queda cómodo para tocar en ¾ porque los bajos coinciden con
los tiempos 2º y 3º. Pero también queda muy cómodo para
tocarlo en 6/8.

Veamos la introducción en la versión original (desfasada) y en la
versión sincronizada.

4
Comparemos la Introducción en ambas versiones:
Patrón desfasado

Patrón sincronizado

Ahora toquemos la versión sincronizada:

5
Partitura sonora

6
7
Transcripción correcta sincronizada:

partitura sincronizada

Disfrute tocando los bambucos sincronizados.

8

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful