Querida Bipolar

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar

Edición en PDF para una descarga libre y gratuita Autoedición. Primera edición en papel: Febrero de 2010 Cuarta edición en papel: Junio de 2010 De los textos: Aitor Cuervo Taboada. De la ilustración: Valle Camacho Del prólogo: Adriana Bañares Del epílogo: Paz Hernández Páramo De la contraportada: Carlos Sánchez T. Ortiz Contacto: Aitor Cuervo Taboada Email: aitoreteueco@hotmail.com Blog: http://aitorcuervotaboada.blogspot.com/ Facebook: Aitor Cuervo Taboada

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar

Aitor por Valle Camacho

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar

Índice:
Prólogo: por Adriana Bañares Maravillas refería Espero contestación La dama y el bolchevique Atascos de Madrid Nuestro primer Si me quieres querer Algún día ¿Quiere a este Romeo? Volverán los besos Querida Bipolar Otra vez a Madrid / No me canso Lo peor No olvides Prefiero Ya no se me empalma Queda la noche Epílogo: por Paz Hernández Páramo

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Prólogo:
say wrong i won't say anything...anyway fake can be just as good Blonde Redhead. Bipolar. Extraído de Fake can be just good (1997, Touch & Go) L'amour fou et les jours de pluie Querido/a lector/a: Faltan catorce minutos para las seis de la tarde. Es otoño, anochecerá temprano. Tengo la impresión de que todo pasa demasiado deprisa en Octubre. El amor en frío. La inseguridad o el final de algo sin principio. Bipolar. Amor bipolar. Conjunto de par o trastorno. Amor entre Jeckyll y Hyde. Doppelgänger. Yo escindido. Ella y sus cambios enfermizos de parecer. Y si cambio de idea sobre ti / y si cambio de idea sobre lo nuestro1. Aitor. Poetaversificador-corazón-rojo-enamorado. Empieza y concluye una historia que parece no haber terminado 1

Astrud. Cambio de Idea. Extraído de Mi Fracaso Personal (1999, Chewaka-Virgin)

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar
realmente. Quién es la bipolar. ¿Hay amor aquí o es un romance abocado a la contradicción? Amor inclasificable. frenopático, frenético, desclasado,

La historia de dos clandestinos que escondidos se decían: “Te quiero”.2

Juego de imanes. Nos enseñaron en el colegio: los polos opuestos se atraen. Se conocen y se atraen a pesar de las diferencias. Éste es un amor precipitado – abocado al precipicio. Amor que muere pero no mata. Esto no es Romeo y Julieta. Aquí la vida sigue y pone a los amantes en su sitio: Prefiero cenicientas obreras que damas de la alta sociedad / (o suciedad) prefiero a las perras callejeras que a las zorras pudientes, de verdad.3

Querido lector, Tenga claro que lo que Aitor le presenta a continuación es en sí mismo un ejercicio de escisión: ha convertido su historia -ha convertido a Verónica- en ficción. Verónica ya no tiene voz. Es un personaje mudo al que 2 3
Aitor Cuervo Taboada. La Dama y el Bolchevique. Aitor Cuervo Taboada. Prefiero.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar
conocemos sólo por Aitor: su creador. Ella, figurante, receptora, objeto del amor y el dolor y el despecho y la impaciencia de Aitor, Bipolar, femenina-inseguracontradictoria, se mantiene en otro estrado al que no podemos acceder. Protagonista o antagonista; ¿podemos estar en su lugar o en su contra? En su contra-dicción Aitor termina afectado por el trastorno que él mismo le ha atribuido: Bipolar. Pero quién puede rechazar el sabor de la locura, el vaivén y los desvíos, el camino incierto y ziz-zagueante de l'amour.

Adriana Bañares Bayreuth, Alemania. Octubre de 2011

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar
Sucedió en Madrid.

A Verónica. Contra Verónica.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Maravillas refería…
Me pediste que te describiera a lo que con maravillas refería, lo son tus ojos, tu risa, tu cadera, tu primavera, tú noche, tu día…

Benditas las Verónicas, las Saldañas que no se callan ni tiran la toalla, que si es preciso mueven montañas, que pelean con tesón cada batalla. . Malditos sean los poetas ingratos que ignoran a mujeres increíbles. Malditos los malditos retratos

que nos recuerdan tiempos terribles, lo dicho, pendientes dos cafés, dos ratos para hablar… para ponernos sensibles.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Espero contestación.
Que no se nos pinchen nunca las ruedas, que no me abandones antes de empezar, que nuestros entornos no pongan vedas, que la niña pija quiera a este juglar.

Que no lo dudes y mientras puedas, puedas y quieras, me puedas amar, que se abran las grandes alamedas y no se hunda nuestra barca en el mar.

Como ya dije, te debía un soneto, lo acompaño de esta declaración tan indiscretamente indiscreto

te ánimo a entrar en mi corazón, igual esto es un ridículo completo, igual no… espero contestación.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Aquí estoy
Aquí estoy con mi cuerpo de jota al acecho, siempre a expensas, se me pone la carita de idiota cuando hablo contigo ¿Qué piensas? El segundo ataque de mi flota espero debilite tus defensas.

La dama y el bolchevique
Ella estudiaba arte y confección en la academia de una modista, él trabajaba en la obra de peón y militaba en el Partido Comunista. Él soñaba con hacer la Revolución , ella soñaba con ser una gran artista. Ella tenía poderosos padrinos empresa familiar, era de dinero, el venía de familia de campesinos

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar
conocía el sudor del jornalero. La historia de dos clandestinos que escondidos se decían: Te quiero. Sin faltar una noche él le escribía canciones de amor desesperadas y ella complaciente las recibía una de cada tres madrugadas, pero para mal le advertían las señoritas de sus criadas, a la contra también se ponían los que de él eran camaradas, a ellos les daba igual, se querían por encima de clases desclasadas.

El que escribía y escribe canciones de amor desesperadas.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Atascos de Madrid…

Benditos sean los atascos de Madrid, los semáforos que se ponen en rojo, las caravanas que paso junto a ti la niña más bonita de mis ojos.

Bendita sea la pasión inflamable, la atracción de los opuestos polos, mi corazón que se creyó ingobernable hasta que estuvimos juntos y solos.

Quiero ser el perro que te ladre perro ladrador por el que mueras, quiero ser el taladro que taladre

tú otoño de eternas primaveras. Además ya transmití a tu padre mis intenciones claras y sinceras.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Nuestro primer

Nuestro primer hogar se llamó hotel más concretamente se llamó suite, amantes se llamó el primer papel, pecado se llamó la primera nuit.

Zarzuela Park se llamó el primer fin de semana que pasé contigo, deseo, amor, sexo, lujuria, placer, ¿Pasé ya el grado de íntimo amigo?

Burbujas se llamó el primer baño, dos mejor que uno, nuestra canción, ovejas descarriadas del rebaño,

olas que rompen contra el malecón, ahora planeamos juntos Fin de Año que no se muera nunca la pasión.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar
Si me quieres querer, quiéreme ahora, no dejes el amor para mañana, vente conmigo antes de que la aurora entre como un tumor por la ventana. Joaquín Sabina.

Si me quieres querer
De sobra sé que soy un kamikaze un macarra barato con sus pintas, si me quieres querer, si así te place, todo o nada, nunca a medias tintas.

Quiéreme y hazlo por mis virtudes pero no te olvides de mis defectos, es normal que lo pienses y lo dudes nunca fui por caminos muy correctos.

No me quitaré los galones de poeta ni abandonaré mis vicios y placeres, no haré ninguna absurda dieta

ni dejaré de fijarme en las mujeres, así fui, soy y seré...un maleta, ven conmigo si querer me quieres.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar
Para que nunca duerma solita y siempre tenga quien la escuche si yo no estoy y algo necesita dígaselo al osito de peluche.

Algún día
Algún día le regalaré la luna sí algún día cumplo sus requisitos, factible que algún día con la tuna en su ventana cante clavelitos.

Algún día le regalaré los planetas y con ellos mi as de corazones, algún día ( y es de mis mayores metas) espero que me ame sin condiciones.

Puede que esta barquita zozobre en la bravía tempestad de su mar, mis anillos no son de oro, son de cobre, de un pobre lujuria no has de esperar, de momento sin dirección ni sobre le entrego el presente del verbo amar.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar ¿Quiere a este Romeo?
Estás guapa, aún estando triste estás preciosa con esa bata rosa, una vez unas líneas me escribiste, ahora sonetos, mejora la cosa.

Hace tiempo que dejé de ser niño por eso no jugaré al despiste, se te escapo ante mami un: cariño ¡Qué feliz! ¡Qué feliz me hiciste!

Te presto a alguna de mis musas porque ni las quiero ni las veo, te cambió corcheas por semifusas y mi arrogancia por el deseo de ser tu y yo (nosotros) sin excusas ¿ Miss Julieta, quiere a este Romeo ?

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Volverán los besos
¿Cómo escribir versos de desamor? Si todavía no dejé de quererte, si cada segundo que pasa es mayor el deseo y las ganas de volver a verte.

Mi corazón a tu lado tan fuerte sin ti se heló y perdió su calor sístole sin diástole tan inerte a mis años duele mucho el dolor.

Pero "amiga" mía desde ya te digo que lucharé por la carne de tus huesos no me agrada el grado de "amigo" después de noches de excesos, lo juro y a Dios pongo por testigo que volverán de tus labios los besos.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Querida Bipolar
De sobra sabes que moría por tus huesos, de hecho sigo muriendo. ¿Por qué? No lo sé, será por alguna puta reacción química que surca en mi cerebro digo yo, mejor dicho decías tú en tu afán de demostrarme que todos los sentimientos del ser humano van vinculados a la Ciencia. Acabo de hablar contigo, ayer me colgaste, dijiste que no volverías a saber de mi. ¿Y hoy me llamas? Yo cojo el teléfono, deprisa al ver tu nombre en la pantalla del celular, un saludo frío, un lo siento por tu parte, quizá unas lágrimas en tu mejilla, un No quiero que salgas de mi vida acompañado de un Te echo de menos, dos frases que tanto me has dicho, que tanto he escuchado de tus labios, pero ¿Hasta cuándo va a durar esto? Ahora me quieres, mañana o dentro de unas horas no lo harás, y al rato volverás a quererme, volverás a decirme Adiós y ¡Qué te vaya bonito! y al paso de unas horas o al amanecer siguiente oiré de nuevo que me echas de menos, mi salud cardíaca se debilita, nunca me gustaron las montañas rusas, y tus vaivenes empiezan ya a cansarme, aún así espero esa llamada después de que te despidas con un Adiós, siempre llamas, vuelves a mí, no quieres irte, realmente nunca te has ido…a veces pienso que juegas conmigo, pero te conozco, intento entenderte, una lástima que no vinieras con manual de instrucciones (qué bien me vendría…)

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar
Ahora en este efímero periodo en que me quieres, soy feliz, se que estás ahí, sé que me necesitas. Pero sé que tardaré poco en perderte, y me hundiré, descenderé a las aguas de Caronte, moriré diez veces por minuto, y en una de esas muertes resucitaré, oiré el móvil y tu voz al otro lado, de nuevo un saludo frío, un lo siento en tu boca, quizá lágrimas descendiendo de tus ojos, y el Te echo de menos, ese no faltará, no faltará…. Pero “amiga” mía aunque paciente y luchador, acabaré cansándome, de hecho ya estoy cansado, pero sigo necesitándote, llegará el día que no lo haga, y será lo mejor para el bien de los dos, tu sufrirás más de lo que ahora sufres, yo también sufriré, pero lo mejor será la distancia, la distancia o el amor, tú eliges… querida bipolar.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Otra vez a Madrid
(Hablando con mis adentros)

Otra vez a Madrid con nubes y lluvia, no me canso de Madrid cuando llueve, no me canso de los besos de la rubia, no me canso, si a seguir ella se atreve.

No me canso
No me canso del vaivén de tu noria ni de la bipolaridad de tus mareas, aunque a veces duela esta historia, no me canso, te deseo, me deseas.

Quizá convertiste en perro manso a este intrépido lobo tan aullador, de esperar la espera no me canso, cada noche el cansancio es menor.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar
No me canso de usted Verónica y eso que intenté estar cansado, si de nosotros se escribe crónica, espero sea: El amor ha triunfado.

No me canso y no me voy a cansar mi corazón al latir, late por vos, no me canso mi querida bipolar, ¿Sabes? Mejor que uno, seamos los dos.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Lo peor

Lo peor del rechazo femenino es el – yo te quiero…como amigo, el no te alejes de mi camino, el estate cerca, sin estar conmigo-.

Lo peor del femenino rechazo y a su vez el peor de los agravios es que ella te pida un abrazo y cierre la puerta de sus labios.

Lo pésimo, lo horrible, lo peor, es saber que ella te necesita pero que no necesita tu amor,

lo fatal, lo insufrible , lo atroz, es que la más bella Caperucita dejó sin voz a este lobo feroz.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Volver...
Pero no olvides niña, refiero que una dama y un vagabundo quisieron trazar el mismo sendero por los renglones torcidos del mundo.

Poco queda de aquellos te quiero están inmersos en coma profundo, pero si despiertan yo espero, espero hasta el último segundo.

Monte Calvario, vinagre, espinas, para aquellos que se quieren querer y se engañan con falsas rutinas

cerrándole la puerta al placer . Volverán las oscuras golondrinas, volver con la frente marchita, volver.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Prefiero
Prefiero cenicientas obreras que damas de la alta sociedad, prefiero a las perras callejeras que a las zorras pudientes, de verdad

prefiero a la más burda camarera que a la niña tonta ricachona , en la usura a la más usurera princesita plebeya sin corona.

Prefiero sexo en los descampados que follar en los hoteles de lujo, copular me gusta en todos lados, pero prefiero el marginal flujo, los polvos son más apasionados ( las Jiménez mejor que las Irujo).

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Ya no se me empalma.

Inmerso en mis profundas soledades, tirado en cama llevo más de un día, primero de esperanza me invades luego me condenas a melancolía.

Pasaron las abyectas Navidades, Navidad como tú distante y fría, he de decir, digo y no te enfades, que nada bueno mereces, bella arpía.

Pero me levantaré, saldré ileso, de tu falso amor, tus besos de Judas, aunque te echo de menos, lo confieso, se disiparon ya todas las dudas. Mala persona eres, además de eso ya no se me empalma si te desnudas

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Queda la noche

Queda la noche, lo dicen tus ojos, verdes esmeralda, antes marrones, debajo de tu falda, mis antojos, la miel que requiso en tus pezones.

Queda la noche, lo dice tu boca, antes rosada, ahora rojo carmín, queda en el espejo un gramo de coca, quedan los restos de mi amor en tu cojín.

Quedamos tú y yo al amanecer, queda mi certeza, queda tu duda, queda mañana sin importar ayer, queda el placer, la carne desnuda. Escribir versos tan tristes sin saber que ya los había escrito Neruda. Veinte poemas sin amor, canción desesperada, quebranto, llanto, dolor... se va la madrugada.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar Epílogo:
Reflexión: Bipolar: que tiene dos polos. Axioma: Las pilas son baterías bipolares. Dudas: ¿El hombre y la mujer son polos del ser humano? ¿A su vez el hombre y la mujer también pueden tener dos polos? Conclusión: El ser humano es una batería de sin saberes y nosequés; no es extraño que tenga dos polo (o ¿Quién sabe si tres? ¡O cinco!). La mujer bipolar... como las pilas. Me pregunto si las pilas de libros, las de quehaceres, las pilas de preguntas y de respuestas... llego a la conclusión de que las pilas más importantes son las de emociones; siempre he tenido la tentación de coger un libro de debajo de la pila, aún a sabiendas de que ésta se desmoronaría. Algo así debe pasar con las emociones apiladas: se desordenan al rescatar las más profundas. Eso hace que nos reduzcamos a la comparación con las pilas, y estas deben ser las que nos hacen bipolares.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar
Odio los epílogos, me da la sensación de que llegan tarde, de que nunca nos dicen nada nuevo, ya me he leído el libro, que viene este señor a contarme,¿ acaso es una emoción guiada? Y muestra de mi bipolaridad amo los epílogos, siempre hay alguien que empieza los libros por el final ( yo lo hago con los periódicos, y lo que más me gusta de los libros es la contraportada) en el epilogo, uno puede saber la emoción de otro que también ha leído el mismo libro, es casi como comparar impresiones en una cafetería con un cappuccino caliente y el murmullo de fondo, solo que tú eliges el lugar, la banda sonora, y el modus operandi, el otro nunca se enfada si no estás de acuerdo, a fin de cuentas, el escritor del epílogo no es más que otro lector, que se atreve a opinar o que se toma un café con el sabor de los últimos versos aún en los labios. Aníbal Núñez dice “Oh, náyade, nereida, ninfa, sirena, tía buena...” Y Aitor Cuervo en cierto modo concibe igual a la mujer, y por ende con el amor que les profesa dice: “Queda la noche, lo dicen tus ojos, verdes esmeralda, antes marrones, debajo de tu falda” Me sorprenden los poetas que son capaces de retarnos a cada verso, en mi opinión, (si es que el lector todavía sigue leyendo y quiere saberla) Aitor es uno de “esos” ,de los grandes ,que te dejan emocionado y en jaque,

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar
con ganas de leer paso a paso el poema, poema a poema el libro, y que libro a libro va engrandeciéndose. Esta vez el reto es sacar a la luz, descarga gratuita, sombrero puesto, cigarrillo en mano, manos que empuñan pluma , (o bic azul con la tapa mordida, qué más da),un libro dedicado a la mujer, a la bipolaridad y en definitiva a las contradicciones de las que todos somos presa, que nos deja sabores como este: “No me canso del vaivén de tu noria ni de la bipolaridad de tus mareas (…) no me canso, te deseo, me deseas “ Aitor concibe el deseo, el amor, y en resumen, las emociones ,como algo no lineal y lo deja latente tras cada poema de “ Querida Bipolar” Yo me quedo pensando mientras se enfría el café, ha de tener el amor dos extremos, uno bueno, otro a ratos, ha de recorrer el hombre ambos extremos, ha de quemarse las llagas y los dedos, entonces aunque herido, habrá amado.

Paz Hernández Páramo Villa y Corte de Madrid, otoño.

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar

Aitor Cuervo Taboada

Querida Bipolar
"Aitor

Cuervo, como el caballo de Alberti, cabalga también las tierras de España, de esta patria ingrata, armado con un verso por fusil. La mezcla perfecta de canalla y caballero, hombre para el que solo bares y pubis son templos, retratista de nuestros vicios y esperanzas.”

Carlos Sánchez T. Otiz

Aitor Cuervo Taboada

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful