Está en la página 1de 6

Función Poética

Dentro del proceso de la comunicación, tanto el emisor como el receptor utilizan diversas funciones de lenguaje como las ya mencionadas para hacer llegar el mensaje de una manera u otra manera dependiendo del sentido que se le imprima. Hemos visto que algunas de las funciones del lenguaje se centran en aspectos específicos de los elementos de la comunicación: función referencial al contexto; función emotiva con el emisor respecto del mensaje, entre otros. Ahora hablaremos de la función poética y esta va relacionada directamente con el mensaje.

El término “poética” pareciera referirse a que el mensaje contendrá elementos

poéticos, para así ser entendido. La idea sería errónea y arriesgada si se pensara

en esa relación. La función poética va más allá del uso de términos exclusivos de

la poesía o la literatura. Como dice la definición, la función poética es “la relación del mensaje consigo mismo” (Guiraud, 2008, p. 13). La función poética podríamos

representarla de la siguiente manera:

Emisor
Emisor
Función Poética Dentro del proceso de la comunicación, tanto el emisor como el receptor utilizan diversas
Mensaje
Mensaje
Función Poética Dentro del proceso de la comunicación, tanto el emisor como el receptor utilizan diversas
Función Poética Dentro del proceso de la comunicación, tanto el emisor como el receptor utilizan diversas
Función Poética
Función Poética
Receptor
Receptor

Guiraud afirma que la función poética es por excelencia la función estética de las artes, donde se busca enaltecer un tanto el cómo y no el qué se está dando como un mensaje. Para esto tanto lingüísticamente como semióticamente existen elementos que nos ayudan a que la función poética sobresalga por encima de las otras. Claro está que hay veces que puede resultar fallido la utilización de esta función si el emisor, en busca de darle énfasis, belleza, estética y demás, no toma en cuenta elementos que el receptor reconozca para su comprensión, aunque esto es tema de la función metalingüística. Los juegos de palabras, los chistes, dichos populares, alburemas, las figuras retoricas y cualquier otro elemento lingüístico puede ser empleado para que el mensaje se autoreferencíe en busca de una mejor comprensión.

Por ejemplo en el libro Santa Evita de Tomas Eloy Martínez la frase: A la mañana siguiente despertó con tanto ánimo y liviandad que se reconcilió con su cuerpo” (p. 5) se expone la figura retórica prosopopeya en la cual se le otorga una personificación a algo inanimado o algo que es abstracto e irracional. Pareciera que el autor implícito quisiera denotar que Evita Perón era un personaje hecho en dos partes: el cuerpo y el alma y que esta última decidió darle una oportunidad

más al cuerpo. Es así como en la literatura juega mucho la función poética aunque no es en el único campo donde puede emplearse: en la publicidad, en los discursos políticos o incluso en la vida diaria, la función poética es empleada. Reiterando, la poética se encarga del CÓMO LO DECIMOS y no tanto del qué. Muchas veces no se busca tanto que la información sea comprendida sino más bien que en base a lo que ya dijimos (la retórica, juegos de palabras, etc.), se busque convencer, por lo tanto, esta función beneficia a la emoción y no tanto a la razón.

Función Metalingüística

Dentro del circuito de la comunicación humana, debe existir un código a través del cual tanto emisor como receptor estén „conectados‟, es decir, que la comprensión debe ser reciproca para que el mensaje de emisor-receptor y viceversa tenga un

buen destino. Según Guiraud “La función metalingüística tiene por objeto definir el sentido de los signos que corren el riesgo de no ser comprendidos por el receptor.”

(p. 15).

Si bien las funciones del lenguaje tienen relaciones entre sí y no necesariamente puede existir una sola función en un mensaje, sino varias implícitas, casi siempre, las distintas funciones necesitan unas de otras. Por ejemplo la función fática que se refiere a mantener el circuito de la comunicación para que no se pierda, la metalingüística entra en auxilio al momento de que un mensaje no es del todo entendido por el receptor. La función metalingüística estará presente en el proceso de la comunicación cuando su cometido sea el de atender a los signos que se están empleando. El uso de idiomas diferentes como el español o el inglés entre el emisor y el receptor, dificultarían la comunicación por lo que la función metalingüística no existiría. De esta manera se puede representar la metalingüística en el proceso de comunicación:

Emisor
Emisor
más al cuerpo. Es así como en la literatura juega mucho la función poética aunque no
Código
Código
más al cuerpo. Es así como en la literatura juega mucho la función poética aunque no
más al cuerpo. Es así como en la literatura juega mucho la función poética aunque no

Función Metalingüística

Receptor
Receptor

ANALISIS DE IMÁGENES PUBLICITARIAS

Para ejemplificar la existencia de las función poética y metalingüística, utilizaremos una imagen para cada función en la que haremos un análisis sobre cómo actúan estas funciones dentro de un mensaje publicitario, analizando los elementos del lenguaje presente tanto lingüísticos como semióticos del mensaje.

Análisis de la función poética del mensaje publicitario DORITOS

Generalmente en la publicidad se busca enaltecer las propiedades, las fortalezas y todo lo que sea positivo para el producto que se está promocionando. Regularmente se atiende a la emoción y no a la razón, se busca generar una empatía con el destinatario del producto, buscando a través de imágenes y texto

que capte „la razón de ser del mensaje.

El mensaje publicitario de DORITOS muestra tres elementos: la imagen propia del empaque de doritos, el texto y la imagen que complementa el mensaje, además del fondo negro en el mensaje. Como vimos, la función poética se encarga del cómo estéticamente enviamos el mensaje a través de los elementos que ya mencionamos. Para el caso de nuestro mensaje analizado, el texto es el primer elemento que atrae nuestra atención. El texto afirma lo siguiente: SIN DORITOS NO HAY PARAISO. De aquí que el diseño privilegia en gran medida al signo PARAISO encerrándolo en una caja de color blanca para hacer énfasis. Esta frase

es un pequeño juego de palabras que tienen que ver con la novela llamada “Sin

tetas no hay paraíso”. Es por eso que esta utilización de las palabras tiene un referente directo con el contexto en donde se emplea el anuncio y genera una

empatía inmediata con quien conoce o sabe sobre “Sin tetas no hay paraíso”.

Además, como DORITOS en general es una marca conocida, no hay necesidad de emplear mucho texto para que el receptor conozca el producto, ya es una marca posicionada en el mercado, por eso el uso de más emoción y menos razonamiento. Si leyéramos así el mensaje publicitario DORITOS (el texto) junto con el empaque presente en la parte inferior derecha, es entendible; resalta las propiedades de esta botana, donde implícitamente afirma que el sabor podrá llevar a aquel que los pruebe al paraíso. Sin embargo el uso de la silueta de una mujer dibujada a trazo libre sin detalles, con unos doritos cubriendo el torso de ella, refuerza esta función poética porque ayuda a que la frase tenga un por qué el juego de palabras de esa forma. De manera única la frase no tendría la fuerza suficiente para transmitir lo que el mensaje nos quiere decir.

A nivel imagen, la silueta de la mujer con los doritos cubriendo sus pechos, genera gran atención no solo por el uso de éstos para cubrir el torso, sino que no se emplea la imagen propia de una persona como para estereotipar, más bien la sencillez y la abstracción de la silueta no marca el límite de a quién va dirigida, simplemente es lo que el mensaje publicitario afirma que los doritos son el medio para llegar a un fin: el paraíso. La connotación que cada receptor le otorgue a este signo dependerá de distintos factores, pero la palabra misma PARAISO tendrá que ver con que algo positivo sucederá al consumir este producto.

Análisis de la función metalingüística del anuncio publicitaria EGO

Como ya lo mencionamos, la función metalingüística se encarga de abordar las cuestiones que tienen que ver con la comprensión del código por parte del receptor. La empatía tanto en emociones como en el uso de diversos elementos de imagen y texto son importantes para que el receptor entienda el mensaje que se le quiere dar. Es importante aseverar que el emisor debe entender que el receptor no sabe cuál es la idea que queremos que tenga del producto, es por eso que el uso de elementos (textos, imágenes, puntos, líneas, etc.) comunes es necesario para poder lograr una buena campaña publicitaria.

Para el caso del anuncio publicitario EGO, existe un feed-back o retroalimentación constante entre los dos elementos presentes en el diseño: texto y los productos EGO que los podemos tomar como una sola entidad. Comenzando con los productos, se presenta el Shampoo y el Gel EGO, que son las presentaciones del producto ya mencionado. Como es una marca que apenas comienza a darse a conocer, es importante colocar información relevante sobre qué es, para qué sirve, entre otras cosas. El texto dice de la siguiente manera: NO MÁS SHAMPOO DE MUJERES, SHAMPOO GEL PARA HOMBRES. El emisor que es el que produce el producto (valga la redundancia), trata de resaltar las palabras clave de EGO: no más, de mujeres, Shampoo gel, hombres. Busca con estas palabras decir que el nuevo Shampoo va dirigido al sexo masculino, afirmando que en el mercado no existe ningún producto para el cabello que sea especial para el hombre; eso es lo que busca: resaltar que también es Shampoo pero diferenciándose de los demás en el sentido de que va dirigido a los hombres.

Retomando lo dicho al principio de este análisis, la retroalimentación texto- producto es debido a que, el texto por sí solo, a pesar de tener una estructura gramaticalmente adecuada, para la connotación en que se emplea sería inútil que acompañado de la imagen del Shampoo y el gel. Y viceversa, el Shampoo y el gel no se entenderían sin el texto que complemente las características del producto y en qué se diferencia de los demás. El mensaje posee en el texto y la imagen códigos divergentes entre sí, pero con una dependencia de significación muy estrecha para poderse entender como un conjunto y no como partes separadas, por lo que ya se comentó: el posicionamiento de esta marca en el mercado dominado por otras marcas mas fuertes.