Está en la página 1de 18

Universidad Nacional de Rosario

Facultad de Ciencia Política y RRII


Escuela de Comunicación Social

Red ICOD. Informe N° 1:


Situación de los estudios de comunicación
en la UNR
Rosario, Argentina, noviembre 2004

Dra Sandra H. Massoni


Secretaria de Posgrado
smassoni@fcpolit.unr.edu.ar
Riobamba y Berutti
Monoblock 1
telefax 54 341 4808589 interno 109
Introducción :

Dar cuenta de los estudios comunicacionales en la Universidad Nacional de


Rosario, es decir, retrotraernos a los orígenes de nuestra Escuela de Comunicación Social,
revisar su genealogía y trayectoria, nos lleva a reconocer que nacimos en y seguimos
atravesando procesos de cambio. Esta situación transicional que nos caracteriza ha sido
uno de los aspectos movilizadores que nos permite rescatar logros significativos si
pensamos en las dificultades de una universidad pública y de un dominio disciplinar como
el de la Comunicación Social.
Uno de los aprendizajes y logros, para nosotros más relevantes, en cuanto a la
forma en que hemos abordado los estudios comunicacionales en la UNR es proponernos y
construir una propuesta académica- institucional que se plasme en un diseño curricular
que permita incorporar las transformaciones, superando las limitaciones de estructuras
curriculares anteriores.
A continuación, sintetizaremos el proceso de reforma curricular que sustenta al
actual plan de estudios 2001, recuperando los ejes de reflexión que han sido más críticos
pero, que a la vez, nos han habilitado para avanzar en nuestra propuesta académica.
Lo digital, dentro de nuestra perspectiva de comunicación social, tiene un
desarrollo incipiente, pero estamos confiados en contar con una adecuado soporte para su
construcción.

Historia de los estudios de Comunicación Social en la Universidad Nacional de


Rosario y evolución de los programas:
La carrera de Comunicación Social es incorporada por la Universidad Nacional de
Rosario a fines de la década del 70 cuando se constituye como Escuela, anexándose a la
Facultad de Ciencias Políticas y Relaciones Internacionales, institución donde actualmente
se inscribe. Los graduados de esa época responden a una formación académica, técnica y
centrada en el periodismo de medios masivos tradicionales, especialmente prensa por un
lado y a un perfil de relacionistas públicos para empresas por el otro.

Desde sus inicios los estudios de Comunicación Social en la UNR atravesaron


modificaciones en los planes de estudios, que reflejan básicamente la tensión entre la
búsqueda de creciente sustentación en el plano científico; autonomía disciplinar;
especificidad profesional y contextualización en los procesos socioculturales e histórico -
políticos. Así podemos enumerar sucesivos planes de estudios:

2
Plan 1977
Título: Licenciatura en Comunicación Social con orientación en Periodismo, Relaciones
Públicas y Relaciones Industriales.

Plan 1986
Título: Licenciatura en Comunicación Social con orientación en Periodismo y Comunicación
Organizacional.

Plan 1996
Título: Licenciatura en Comunicación social con tres terminalidades: Comunicación
Masiva, Comunicación Institucional y Comunicación Educativa.

Actualmente están vigentes los planes 1996 y 2001 puesto que hay alumnos
cursando ambos planes.
El Plan de Estudios de la Licenciatura en Comunicación Social del año 1996 cuenta
con un Ciclo Básico Común y tres terminalidades: Comunicación Masiva, Comunicación
Institucional y Comunicación Educativa -esta última no implementada. Se estructura
sobre dos ejes básicos: el denominado Núcleo Teórico y las Áreas de Producción y
Práctica Pre- profesional. Para el área de las prácticas están contemplados en el Plan una
serie de Talleres que brindan adiestramiento en el manejo de las herramientas de trabajo
para la creación y elaboración de los productos característicos de las "prácticas"
comunicacionales: Redacción, Producción Radiofónica, Televisión, Artes Gráficas,
Comunicación Multimedios y otros. En el Núcleo Teórico están las materias consideradas
ejes articuladores que permiten "pensar" la comunicación desde distintas perspectivas de
análisis de la comunicación.
Este diseño curricular con el tiempo fue desnudando falencias estructurales: en el
área de las prácticas, fundamentadas principalmente en la falta de estructura adecuada
para hacer frente al desarrollo tecnológico que implica el manejo de los instrumentos
propios del hacer comunicacional; en el área teórica, principalmente por la falta de
integración de los distintos desarrollos y la escasa aplicación al saber ser profesional. Este
problema y, fundamentalmente, los cambios que en estos últimos años han
experimentado las demandas en el campo del desempeño profesional de los
comunicadores sociales tornaron prioritario plantear una adecuación del Plan de Estudios
de la carrera.

3
Este propósito se tradujo en el "Proyecto de Reforma Curricular de la Escuela de
Comunicación Social de la UNR", que, a diferencia de las reformas de planes de estudios
contemporáneos a la restauración de la democracia, tiene un carácter no fundacional. Lo
que se propone es una reorganización de la carrera a partir de bases preexistentes (un
plantel docente concursado o con años de interinato en cátedras específicas, adscripto a
posturas teóricas y modalidades profesionales diversas). Por eso, desde el comienzo, se
intentó pensar un modelo de formación que posibilite una reforma sustentable y efectiva,
con la activa participación de los docentes. Al revisar esta trayectoria, encontramos que
recorrer el proceso que sustenta el actual Plan de estudio 2001 de la Licenciatura en
Comunicación Social de la UNR -un trabajo de casi seis años en los que han participado
docentes, alumnos y graduados- nos lleva a una perspectiva de reflexión desde dónde es
posible pensar los futuros recorridos para las "áreas teóricas y prácticas dedicadas a las
cuestiones digitales".

Hitos del Proceso de Reforma Curricular:

1- Diagnóstico
El proceso de Reforma Curricular se inició en 1993 con la realización de un
diagnóstico sobre el plan de estudios 1989 de la carrera, para lo cual se consultó a
docentes, graduados y estudiantes.
La opinión de los estudiantes se obtuvo mediante una encuesta. Consideramos
relevante sintetizar sus apreciaciones sobre si el plan cubrió las expectativas iniciales de
la carrera. La mayoría de las respuestas de los alumnos señalan aspectos que se
relacionan con el desempeño profesional y su inserción laboral

La opinión de los docentes se obtuvo mediante encuestas y Jornadas de Discusión


sobre el estado de la carrera en su conjunto, en la que participaron el 76% de las
cátedras. Un efecto directo de la realización de la encuesta a los docentes fue la
modificación curricular de 1994 que se basó en sus sugerencias y propuestas.
Por otra parte, las propuestas de los graduados, quienes también fueron
encuestados, señalaron cambios de contenidos para algunas materias, incorporación de
otras -por ejemplo, Metodologías de la Investigación- y más materias prácticas.

4
2- Comisión de Reforma Curricular
En 1995, a partir de la información diagnóstica relevada, se conformó la Comisión
de Reforma Curricular que fijó, en primera instancia, el objetivo de realizar un diagnóstico
comunicacional de la planta docente. Esta técnica cualitativa permitiría continuar el
diálogo con los docentes -que se había iniciado con la encuesta- y promover su plena
participación en la reforma, requisito fundamental para garantizar la implementación de
un nuevo Plan de Estudios.
El objetivo básico del diagnóstico comunicacional fue relevar la percepción de los
docentes de la Escuela en torno a cuatro ejes:
• El concepto de comunicador.
• El concepto de comunicación.
• El aporte específico de su materia a la formación profesional.
• Su opinión sobre la reforma curricular y sus preferencias con relación a formas de
organización de un proyecto de este tipo.

Las principales conclusiones en referencia a la reforma curricular indicaron la


necesidad de abordarla a partir de fijar criterios comunes para la discusión; aspectos
referidos a la actualización de competencias profesionales, inserción laboral y articulación
con el medio social y señalaron insuficiencias teóricas, metodológicas y epistemológicas
en el plan analizado.

Este proceso continuó hasta fines de 1998 como trabajo de reforma curricular en
el que se fueron articulando procesos y productos de encuentros, talleres, consultorías
externas, reuniones y debates en los que participaron- junto a la Comisión de Reforma
Curricular- principalmente los docentes y alumnos de la Escuela. Esto nos permitió
reconocernos y legitimarnos como "sujetos sociales del currículum" y avanzar a partir de
los siguientes acuerdos:
• necesidad imperiosa de crear un sostenido consenso académico-institucional para la
formulación del nuevo plan de estudio, teniendo como eje que dicho consenso era el
dispositivo crucial para la implementación concreta de la currícula propuesta.
• desarrollar un diseño del nuevo plan estructurado en ciclos y áreas, donde se
contemplen diversos conocimientos y saberes constitutivos del campo comunicacional,
para llegar a un plan de estudios articulado e integrado.

5
• apuntalar un aprendizaje general básico, sólido e integrado, coordinado con una
formación superior abierta y flexible sujeta a probables cambios continuos, donde el
estudiante pueda construir su propio recorrido académico de acuerdo a sus intereses y
vocaciones específicas.
• preservar y profundizar la formación reflexiva, analítica y crítica, como consustancial a
una Licenciatura en Comunicación Social en el marco de la Universidad Pública.
• incorporar crítica y dialécticamente en la constitución del plan de estudios las
demandas, necesidades sociales y lógicas del mercado laboral; rompiendo con la idea
de conceptualizar la vinculación universidad- sociedad y universidad- mercado como
una relación de oposición. De este modo, se pretende afianzar la progresiva
legitimidad social del comunicador en sus funciones y roles profesionales.

3- Consensos básicos que sustentan el diseño del nuevo plan de estudios:


- Formación del Comunicador Social de la UNR:
• Un profesional productor de comunicación, capaz de diseñar una acción de
comunicación integrando todo el proceso, desde la idea a la realización, en función de
un objetivo. En este sentido, no es un mero ejecutor de productos comunicacionales
sino alguien capaz de usar los saberes teóricos como herramientas de trabajo
profesional.
• Un profesional teórico de la comunicación, capaz de repensar la teorización en
comunicación para producir el ingrediente renovador del hacer comunicación. Su
investigación es un espacio de experimentación social en el sentido de encuentro con
la realidad comunicacional del país y de la región; un proyecto de formulación de
demandas y diseño de alternativas.

-Propuestas para el Diseño Curricular:


El plan 2001 responde a un diseño de curriculum integrado en el que coexisten
espacios curriculares de carácter relativamente cerrado - aquellos que corresponden
básicamente al Ciclo Básico-con otros de carácter más abierto y flexible que se ubican en
el Ciclo Superior. Estos espacios más abiertos son los Seminarios, las Electivas y el Taller
de Tesis, donde se pueden ir incorporando los avances acelerados que se producen hoy
en día en un campo de estudios tan dinámico como es el de la comunicación. La rica
formación teórico- epistemológica y crítico-social que propiciamos garantizará que tal
incorporación se realice de manera ágil y significativa, y no aislada y desarticulada.

6
En el mismo sentido se acordó la necesidad de ofrecer al alumno una sólida
formación integral que revalorice la carrera de grado, conscientes de que no se puede
abarcar la totalidad de la formación requerida por las distintas especializaciones a las que
podría acceder un comunicador social con la formación de posgrado.
La opción por una formación básica, general, que pueda ser soporte de
especializaciones cambiantes, en lapsos cortos sustenta un ciclo superior sin
terminalidades: el plan 2001 otorga el Título de Comunicador Social, eliminando las
terminalidades del plan anterior.
El desempeño profesional de nuestros graduados, modificado con los años por una
realidad social del propio campo de trabajo, indica que el Comunicador Social se inserta
integralmente en los distintos ámbitos profesionales.

Plan de Estudio 2001


LICENCIATURA EN COMUNICACION SOCIAL
Resolución Nº 0423/2000 Consejo Superior UNR.
IDENTIFICACIÓN:
Plan de Estudios de la carrera de Licenciatura en Comunicación Social
FINALIDAD:
La carrera de Licenciatura en Comunicación Social tiene por finalidad formar graduados
capacitados para intervenir, tanto con solvencia teórica y practica, y con disentimiento
critico, en el análisis, la planificación y la gestión de los diversos procesos de
comunicación social.
OBJETO DE ESTUDIO:
El objeto de estudio de la carrera de Licenciatura en Comunicación Social abarca los
diversos procesos de comunicación que se producen en el espacio público y privado a
nivel masivo, institucional, organizacional y educativo.

CARACTERISTICAS DE LA CARRERA
NIVEL: Grado
ALCANCES DEL TITULO:
El Licenciado en Comunicación Social es un profesional capaz de:
- Diseñar, ejecutar y evaluar estrategias de comunicación en medios e instituciones.
- Producir materiales comunicativos en distintos soportes tecnológicos.
- Investigar sobre el campo de la comunicación social en la búsqueda de la
actualización y la producción de conocimientos.

7
- Desempañarse con solvencia teórica-práctica en los diferentes medios de
comunicación social.
- Investigar, elaborar, interpretar y evaluar mensajes y discursos en los medios de
comunicación gráfica, radial, audiovisuales y multimediales.

PERFIL DEL TITULO:


El comunicador social es un graduado universitario con conocimientos teórico-
metodológico específicos para intervenir en distintas prácticas profesionales y
académicas inscriptas en el campo de la comunicación social. Estos conocimientos se
centran, por un lado, en la comprensión epistemológica de las distintas perspectivas
teóricas desde las que puede abordarse los fenómenos comunicacionales y de las
principales teorías que explican el funcionamiento de la sociedad en su conjunto. Por
otro lado, también incluyen saberes específicos referidos a los diferentes lenguajes,
soportes y tecnologías de comunicación.
A su vez, el graduado en Comunicación Social cuenta con competencias para la
producción de materiales de comunicación específicos en diferentes soportes. Es un
profesional capaz de diseñar una acción de comunicación integrando todo el proceso
desde la idea a la realización, en función de un objetivo; usando los saberes teóricos
como herramientas de trabajo profesional.
La capacitación del graduado en Comunicación Social, se inscribe en el marco de un
desempeño responsable de su profesión que, basado en un fuerte compromiso ético
con la comunidad, tiende a la transformación crítica de la sociedad.

ORGANIZACIÓN DEL PLAN DE ESTUDIOS


CICLOS, ÁREAS Y ESPACIOS CURRICULARES
La estructura de la Licenciatura en Comunicación Social consta de:
a) Dos (2) ciclos:
- Ciclo Básico
- Ciclo Superior

b) Dos (2) áreas:


-Área Teórico-Epistemológica
- Área de los Lenguajes

c) Treinta y dos (32) espacios curriculares.

8
CICLO BÁSICO:
En este ciclo el alumno adquiere las capacidades cognitivas que le permitirán acceder
al ciclo superior. El mismo está dividido en las siguientes áreas y espacios curriculares:
a) ÁREA TEÓRICO-EPISTEMOLÓGICA
Este área tiene como objetivos:
- Propiciar una sólida formación teórico-epistemológica básica que permita acceder a
los supuestos epistemológicos que dan origen a las distintas construcciones teóricas.
Esto hará posible, por un lado, la comprensión de las distintas perspectivas con que se
han abordado los fenómenos de comunicación y, por el otro, la generación de nuevos
conceptos que puedan dar cuenta de los procesos comunicacionales que se van
gestando continuamente a partir de nuevas configuraciones socioculturales.
- Propiciar una formación critico-social que, indisolublemente ligada a la anterior, le
permita al egresado problematizar el papel que juega su profesión en el contexto
social amplio y, en consecuencia, el que él mismo juega como sujeto social.

b) ÁREA DE LOS LENGUAJES


El Área de los Lenguajes tiene como objetivo:
- Desarrollar las capacidades expresivas y la creatividad de los alumnos a través de la
experimentación con los distintos lenguajes y soportes (escritura, imagen, oralidad,
lenguaje audiovisual, nuevas tecnologías).
- Desarrollar los saberes y las destrezas necesarios para la elaboración de productos
comunicacionales que respondan a objetivos preestablecidos.
- Reconocer y analizar los distintos lenguajes como prácticas interaccionales de
producción de sentido.

CICLO SUPERIOR:
Este ciclo se caracteriza y destaca por su flexibilidad, con el objetivo de posibilitar
distintos recorridos formativos, en función de las expectativas profesionales de los
estudiantes. Tal diseño curricular permite incorporar tanto las actualizaciones y
profundizaciones teórico-metodológicas como las nuevas competencias profesionales
en el campo de la Comunicación.

Articulación con distintos niveles de especialidad:

9
En forma simultanea a este proceso, la Escuela de Comunicación Social, Facultad
de Ciencia Política y RR.II de la Universidad Nacional de Rosario, trabaja en los siguientes
niveles de especialización de posgrado:

• “Doctorado en Comunicación Social” Desde el año 2003 .


• “Maestría en Diseño en Estrategias de Comunicación” Desde el año 1998.
• “Postítulo en periodismo y comunicación” Desde el año 2003.
• “Postítulo en Comunicación Audiovisual” Desde el año 2004.
• Desde marzo del año 2005 se iniciaran las carreras de especialización: “Comunicación
estratégica en organizaciones sociales y productivas” y “Comunicación ambiental”.

Uno de los ejes es el de la comunicación estratégica. "La estrategia se entiende en


este marco como un conjunto de principios de inteligibilidad y de dispositivos de diseño
para acercarse a la dinámica social mediante operaciones críticas y valorativas de la
dimensión comunicacional. Se trata, entonces, de indagar en los fenómenos de
comunicación considerándolos como emergentes, productos/producidos en el debate de la
ciencia y la cultura.

Desde las teorías clásicas la investigación comunicacional opera en un registro de


descripción de lo dado más que en el de una inteligibilidad que resolver. Desde esta
perspectiva se busca incorporar la capacidad constructiva de los sujetos sociales en su
devenir. Los paradigmas clásicos trabajan con esquemas de representación o con
esquemas de operación. La comunicación estratégica trabaja con la imbricación de estas
múltiples dimensiones. Define a la Comunicación como un fenómeno de segundo orden:
un espacio de encuentro de la heterogenidad sociocultural que se ubica en un registro
que estudia lo colectivo desde una teoría de la subjetividad no dualista. Habilita un
análisis de las prácticas socioculturales, cambiantes, complejas, fluidas, que crean y son
creadas por las identidades (individualidades en el sentido de aquello que tiene identidad
en sí) en un juego contínuo de interacción, representación, acción. Esta categoría
incorpora la recursividad inserta en todo proceso humano. Una operación que se hace
sobre los resultados de una operación anterior. Y que al hacerlo enactúa hace emerger un
mundo nuevo. Hay aquí un componente ontológico en la comunicación como momento
relacionante de la heterogeneidad sociocultural.” (Massoni, 2004).

10
Con este abanico de ofertas de posgrado se busca dar respuesta a las diversas demandas
de formación continua de los egresados.

Evolución de programas y perfiles: reflexiones para compartir.

“Situándonos en lo comunicacional desde una visión de complejidad y entendiendo


que ante el fenómeno de la explosión de conocimiento que nos atraviesa resulta
imposible mantener siempre actualizada una oferta educativa basada en una estructura
curricular “contenidista”, hoy ya no alcanza con orientar a los alumnos para estudiar este
los cuerpos de teoría, sino que tenemos que enseñarles a aprender, a incorporar formas
de negociar la información para continuar aprendiendo el resto de su vida. De la misma
forma ya no es garantía de solvencia profesional que manejen tecnología comunicacional
de punta, la cual invariablemente será obsoleta aún antes de que terminen el cursado de
la carrera.
Desde esta mirada contextual nos planteamos armar una estructura curricular
teniendo como punto de partida a la realidad misma. Encarar un proyecto como éste
requiere muchos cambios pero, a la vez, presenta como ventajas ciertas características
que dan una respuesta satisfactoria a demandas de larga data acerca del deber ser en la
formación del comunicador.
Con el propósito principal de construir una oferta educativa centrada en desarrollar
en los comunicadores la capacidad de interpelar lo real para organizar estrategias de
intervención sobre su dimensión comunicativa, acordamos ejes conceptuales que
acotamos en una definición propia de comunicación y comunicador:

Comunicación:
Entendemos a la comunicación como momento relacionante de la dinámica social y
por lo tanto como espacio estratégico para pensar sus bloqueos y sus contradicciones.
Este concepto implica integrar la dimensión comunicativa en toda su complejidad, ante
todo, una mirada que rebase la hegemonía de la emisión para centrarse en el otro como
otro y no como otro para. Reconocer que en un espacio social conviven múltiples y
distintas versiones de lo real. Estos mundos de vida permanentemente interactúan y, al
hacerlo, construyen la dinámica social. Debemos salirnos del corsé de los mensajes para
abordar el espesor de la comunicación. Comunicación como espacio de encuentro de la
heterogeneidad sociocultural.

11
Comunicador:
Pensamos al comunicador como un profesional con capacidad de interpelar la
dinámica social para operar crítica y valorativamente en su dimensión comunicativa. La
tarea de un comunicador, al reconocer la diversidad sociocultural, es indagar los posibles
puntos de articulación de las diferencias en función de intereses y necesidades de grupos
sociales que se reconocen como bien distintos, para operar desde allí en relación a un
objetivo. La especificidad del comunicador es articular prácticas de comunicación y
movimientos sociales.
El profesional de la comunicación opera en la dinámica social y su formación
debería estar organizada en base a desarrollar la creatividad en relación con la
oportunidad. Más allá del espacio laboral en el que se desempeñe -en los medios o en las
instituciones, en niveles micro o macrosociales- debe generar la capacidad de
diagnosticar la dimensión comunicativa para reconocer sus racionalidades y poder
organizar una estrategia de intervención que ponga en juego diversos saberes en función
de un objetivo.
En nuestro modelo de formación proponemos una oferta educativa basada en la
formulación de demandas y el diseño de alternativas. Esto conlleva ciertas rupturas
conceptuales acotadas de cómo entendemos la ciencia y el aprendizaje
-Ciencia
Pensamos en la ciencia como campos conceptuales articulados en prácticas
sociales alrededor de situaciones problemáticas. Una modalidad multi-paradigmática -no
unívoca- y transdisciplinaria que aborda problemáticas más que objetos de estudio, que
pretende trabajar desde este otro concepto y asumiendo una relación de imbricación
teoría-realidad. Hablamos de problemas y no de objetos de estudio porque desde este
enfoque los problemas se presentan como demandas complejas y difusas que dan lugar a
prácticas sociales inervadas de contradicciones e imbricadas con cuerpos conceptuales
diversos.

- Aprendizaje
Pensamos al aprendizaje como investigación, apropiación/construcción conjunta de
saberes a partir de la confrontación y la superación de contradicciones.
Concebimos al docente como un orientador en la construcción del conocimiento,
un promotor del aprendizaje. Su función es la búsqueda e implementación de dispositivos
de diseño para operar sobre la dimensión comunicativa” (Massoni, S., 1994)

12
“Asumiendo que toda propuesta curricular tiene un carácter político- académico,
con la meta de construir una alternativa colectiva coherente con nuestro proyecto
institucional y, en particular, con nuestra condición de Universidad Pública, propiciamos la
articulación de los intereses de los universitarios con los de los demás sectores sociales.
Ponemos énfasis en una sólida formación crítico- social que le permita al egresado
comprender el papel que juega su profesión en el contexto social amplio y, por ende, el
que juega él como sujeto social. Estudiar las prácticas sociales de comunicación en la
universidad exige revalorizar dos elementos específicos de la lógica universitaria: la
crítica y la utopía. La crítica para desnaturalizar las prácticas vigentes, para entender los
por qué y para qué de su operación -y no sólo los qué y los cómo- y así poder, de manera
consciente y fundada, adoptarlas, rebatirlas o renovarlas.
Sobre estos ejes de reflexión abarcadores se apoyan los recorridos que sustentan
el actual plan 2001

De Formación Teórica a Formación Epistemológica:


Cuando abordamos la problemática de la formación, si bien acordamos con que
una sólida formación teórica es consustancial a la Universidad, avanzamos un poco más
para definir que lo que debemos fortalecer en la nueva currícula es una formación
epistemológica que permita a los estudiantes no sólo apropiarse de las teorías, sino, y de
manera fundamental, adentrarse en los tipos de razonamiento que produjeron tales
teorías. Esto, a su vez, se traduce en una concepción de enseñanza- aprendizaje que
prioriza la producción de conocimientos antes que su mera reproducción. Y, en este
sentido, lo que pretendemos es no sólo atender la especificidad de nuestra situación
comunicacional sino hacer esfuerzos por acuñar nuevas categorías conceptuales con las
cuales pensar a la comunicación.

De Disciplina a Currículum Integrado


El carácter intrínsecamente transdisciplinar del estudio de la comunicación y la
necesidad, en nuestro caso, de incluir contenidos que se encuentran en los bordes de las
disciplinas, nos condujo a optar por un currículum integrado, clasificación propuesta
por Basil Bernstein (1988). En el curriculum integrado los contenidos mantienen entre sí
una relación abierta, con distintos grados y tipos de integración. Este diseño curricular se

13
diferencia del "curriculum tipo colección" donde los contenidos están claramente
delimitados y aislados, respondiendo a la división clásica por disciplinas.
Otro componente de peso para esta opción fueron las conclusiones arrojadas por
la evaluación diagnóstica del plan de estudio 1989, una de las más importantes reconoce
la superposición de contenidos entre distintas asignaturas de la carrera. Trabajamos en
contenidos mínimos de las mismas y algunas asignaturas se articularon, creando nuevos
espacios curriculares que abordan de manera mas integral, saberes en común. A modo de
ejemplo, en el nuevo plan de estudios hay un espacio curricular denominado
“Comunicación Estratégica” que funciona como tópico generativo donde distintas
disciplinas desarrollan aproximaciones teórico -epistemológicas en función de ese tema
generativo. En "Comunicación Estratégica” confluyen las Teorías de Comunicación,
saberes antropológicos, saberes de las teorías sobre dinámicas de grupo, y las diferentes
teorías de las organizaciones, dando lugar a un nuevo espacio curricular integrado. Esto
trajo como consecuencia la reducción de asignaturas del plan, y por consiguiente, la
carga horaria total del mismo
La propuesta de este diseño curricular integrado, lejos de desestimar a las
disciplinas, las revaloriza para los estudios de comunicación al interpelarlas con
problemas, principios y constructos que les son propios; en lugar de reducirlas a aportar
información enciclopedista dentro de un Área Contextual -como aparecen en el plan 1989.
En este curriculum integrado que proponemos, coexisten espacios curriculares de carácter
relativamente cerrado –aquellos que corresponden básicamente al Ciclo Básico– con otros
de carácter más abierto y flexible que se ubican en el Ciclo Superior. Estos espacios más
abiertos son los Seminarios, las Electivas y el Taller de Tesis, donde se pueden ir
incorporando los avances acelerados que se producen hoy en día en un campo de
estudios tan dinámico como es el de la comunicación. La rica formación teórico-
epistemológica y crítico-social que propiciamos garantizará que tal incorporación se
realice de manera ágil y significativa, y no aislada y desarticulada.

De Materias a Espacios Curriculares


La estructura de espacios curriculares, en lugar del de materias o asignaturas
obedece además a que “... el concepto de materia define a un conjunto de contenidos
estructurados de acuerdo con ejes conceptuales o temáticos. Pero hoy en día puede
resultar apropiado organizar contenidos para su enseñanza de acuerdo con otros criterios,
como por ejemplo ejes procedimentales o de acción”, tal como se menciona en la revista
Zona Educativa, UNR julio de 1998. Esta noción de espacio curricular guarda relación con

14
a las características de diseño del nuevo plan que articula distintos tipos de saberes:
saber nocional, saber hacer, saber estético, entre otros.

De Orientaciones a Ciclo Superior sin terminalidades.


La existencia de un mercado laboral diversificado, en constante reestructuración,
la aceleración en la producción de conocimientos, la constatación y la convicción de que
"...por más especializada que esté una carrera, no existe curriculum que pueda anticipar
todos y cada uno de los requerimientos, el ritmo de las transformaciones es mucho mayor
que la capacidad de las universidades para actualizar sus planes de estudio, justificó la
opción por una formación básica, generalista, que pueda ser soporte de especializaciones
cambiantes, y no una formación especializada - como se proponía con las Orientaciones,
por lo mismo el plan 2001 otorga el título de Comunicador Social y elimina así las
terminalidades que ofrecían los planes anteriores” (Bicciré, F, y otros, 1996)

Inserción de la temática digital dentro de los estudios de Comunicación:


Situación actual en la UNR.
La construcción de la digitalización en esta transición entre planes 1989 a 2001, es
algo que ha operado desde el emergente, que atraviesa las reflexiones que compartimos
y que hasta el momento tiene un abordaje desigual en las diferentes estructuras
académicas.
En el plan 1996 el Eje de Áreas de Producción y Práctica con su metodología de
taller fue la instancia más flexible que permitió incorporar lo digital como un espacio de
construcción integral de los distintos saberes que involucra, El taller de Comunicación
Multimedios, aún sin otorgarle un tratamiento específico, es el que tal vez mejor visibiliza
la tarea de avanzar en la perspectiva de incorporar lo digital como cambio tecnológico y
cambio sociocultural, conservar el propósito de delimitar y construir la especificidad de la
comunicación y del comunicador y, a la vez, en superar la dicotomía teoría y práctica, en
el aprendizaje hacia problemas y propuestas y en la posibilidad de construir conocimiento
desde una situación de cambio.
A partir de la vigencia del plan 2001, en el Ciclo Básico los espacios curriculares de
estructura más abiertas como Comunicación Estratégica, Comunicación Visual Gráfica y
Comunicación Audiovisual, están incorporando lo digital como constructos, modelos,
artefactos o resultados del análisis.

15
Tal como ya se describe en el plan, el Ciclo Superior es el que ofrece en su
totalidad la mayor flexibilidad para incorporar nuevos saberes y competencias y posibilitar
distintos recorridos formativos según las expectativas de formación de los estudiantes,
donde lo digital surge como un componente más de toda la propuesta.

Aspectos didácticos y/o académicos relevantes: Concepción de enseñanza-


aprendizaje en que se sustenta nuestra formación académica
El propósito de construir una pedagogía universitaria coherente con nuestras
proposiciones de comunicación y de ciencia es un aspecto que atravesó distintos
momentos de nuestra historia institucional, fue indagando en aspectos metodológicos, en
modelos de enseñanza- aprendizaje, en promover ciertas rupturas con las formas
tradicionales de abordar la pedagogía universitaria. Este recorrido previo nos permitió
llegar con un sustento propio al momento de definir una práctica académica que habilite
nuestro proyecto institucional más allá de su formulación ya que encarar un proyecto
como el que nos proponíamos requería “hacer explícitos los modelos de formación; para
nosotros, la articulación de los procesos de conocimiento es tan importante como las
áreas de conocimiento. Necesitamos crear nuevas formas para incorporar los distintos
saberes como guías, como conceptos abiertos, como herramientas, como dispositivos de
diseño útiles para abordar la realidad comunicacional. Y esto convierte a la función
docente en una búsqueda constante por transformar en metodología, para
institucionalizar en lo académico, la incorporación de esos saberes diferentes para operar
sobre lo real.” (Massoni, 1996)
“El énfasis en la investigación define una actitud ante el conocimiento, es aprender
a observar, localizar, seleccionar, procesar y utilizar la información.
Asumir este modelo de docencia implica trabajar para garantizar lo que Edith Litwin
denomina 'configuraciones didácticas' entendidas como la manera particular que
despliega el docente para favorecer los procesos de construcción del conocimiento.
Lo que estamos promoviendo es estructurar las prácticas educativas, no desde una
visión fragmentaria y aditiva del conocimiento, sino desde experiencias de aprendizaje
significativas y transferibles que estimulen a los egresados a ejercer su opción profesional
con las competencias necesarias para un trabajo socialmente relevante y responsable”
(Bicciré,F 1998).

16
Síntesis:
Al situarnos nuevamente en una propuesta de reflexión y construcción colectiva
como la que nos convoca, revisándonos en nuestra propia trayectoria para re-pensar lo
digital, queremos rescatar:
- La validez de una construcción participativa y concertada a nivel académico-institucional
como dispositivo crucial para generar e incorporar cambios, especialmente en aspectos
curriculares.
- La pertinencia de conservar la perspectiva académica y científica cuando somos
interpelados por los emergentes de los procesos de transformación, sean estos
tecnológicos, socioculturales o de otro orden.
- El carácter transdisciplinar de la comunicación como posibilidad de construcción de
nuevos saberes sin perder su especificidad.
- La necesidad de avanzar en el sentido de reflexiones epistemológicas.
- La conveniencia de abordar problemáticas por sobre objetos o temas de estudio
- La imbricación teoría – realidad y la necesidad promover perspectivas de complejidad
que involucren a todos los dominios disciplinares que participan en nuestros espacios
académicos.
- La prioridad de incorporar en la formación académica como práctica cotidiana la visión
integral que habilite la expresión y el desarrollo de los distintos tipos de saberes y dar por
superada la dicotomía teoría – práctica.
- La posibilidad de habilitar procesos para producir conocimiento en todos los niveles de la
formación académica y no sólo en las áreas teóricas.
- La legitimidad de construir espacios curriculares flexibles sin perder rigurosidad
académica y científica que habiliten producción de conocimiento y permitan a la
universidad y a los profesionales de la comunicación acompañar las transformaciones
socioculturales.
- Por último, hacer explícito que una de las tareas pendientes, dentro de nuestro propio
espacio académico, es comenzar por sistematizar la producción que esta propuesta ya
está generando en torno a lo digital.

17
Bibliografía Institucional utilizada en la elaboración de este documento.
- Bicciré, Fabián y Suidini, María Inés, Documento “Reforma Curricular: Las etapas de un
proceso complejo” 1998.
- Massoni Sandra “Un Comunicador en el Mundo”, en Medios & Enteros, año 3, UNR, 1996
y "Estrategias de comunicación" en Revista Temas y Debates Nº 8, UNR, 2004.
- Massoni Sandra y Silvana Comba “Repensar el comunicador” Documento Base,
Comisión de Reforma Curricular, Escuela de Comunicación Social, UNR 1994.
- Revista Zona Educativa, julio de 1998.
- Materiales de apoyo para docentes producidos por la Comisión de Reforma Curricular.
- Informes de Consultorías Externas, Proyecto FOMEC para la reforma curricular de la
Escuela de Comunicación Social de la UNR.
- Registro de entrevistas a las cátedras del Diagnóstico Comunicacional en Libro de Actas,
Dirección de la Escuela de Comunicación Social, UNR, 1994.
- Plan de Estudio 1977 de la carrera de comunicación social, UNR.
- Plan de Estudio 1989 de la carrera de comunicación social, UNR.
- Plan de Estudio 1996 de la carrera de comunicación social, UNR.
- Plan de Estudio 2001. Resolución N| 0423/2000 Consejo superior UNR.

18

También podría gustarte