NEUROSIS OBSESIVA.

Como ideas obsesivas se engloban a diversas experiencias que tienen rasgo común de ser vividas como “mentales” y no enteramente gobernables por el sujeto. Puede ser representaciones aisladas o confifiguraciones ideativas complejas; en este caso corresponde a sistemas obsesivos, los que a veces pueden mostrar una arborescencia rica o, por el contrario, trasuntar ya en la superfice una temática monótona. Producen angustia tanto por rl contenido penoso que pueden tener (ideas “negras”) como por sumir al enfermo en juegos anticipatorios inquietantes. Por ej.: ideas acerca del futuro, de lo que ocurrirrá. Típicos son los dilemas sin salida satisfactoria. El clima vivencial que acompaña a estas elucubraciones es frecuentemente de “responsabilidad moral”. Los pacientes perciben y sufren la discordancia; la angustia no surge aquí directamente del contenido de lo que se piensa sino del no poder dejar de pensar. En estos casas el carácter parasitario de la producción ideativa es plenamente autobjetivado: existe conciencia de enfermedad. Hay dos motivos de ansiedad. El 1º: el contenido mismo de las ideas. Corresponde a la respuesta de Yo frente al contacto con derivados de las pulsiones originarias, pero ya incluidos en síntomas. Además la ansiedad se expresa mezclada con derivados afectivos no muy alejados de impulsos libidinales y agresivo “anales”, que le dan un matriz peculiar de tenacidadposesión. Otro motivo de ansiedad surge como reacción frente a la perdida de la propia autonomía, al sentirse invadido por elucubraciones parásitas, que además, en términos de fantasías, refuerzan la vivencia de pasividad recién señalada. Secuencia: en 1º momento una idea o un sistema de ideas es placenteramente acogido y se inicia la cavilación. Luego de un tiempo, tal cavilación va tornándose displacentera o intenta ser expulsada en busca de un estado de “vacío-limpieza” o sustituyéndola por otros pensamientos que, esos sí, tengan sentido, sean útiles y mejores. Al contaminarse los pensamientos “nuevos”; se inicia un nuevo ciclo. Todo esto es lo que se ha descripto como erotización del pensamiento, puesto que fracasa la neutralización paulatina de cataxias en el proceso sublimatorio ideativo normal. También es llamado pregenitalización del pensamiento. Lo que además complica las cosas es la imbricación de todas estas cavilaciones en sistemas objetivos de rendimiento, en los que, se

aquí en cambio. o *la eliminación de las primeras mediante una limpieza expulsiva corresponde a los fenómenos anulatorios. en el sentido de las significaciones dobles que encierran. potencialmente útil en tanto esbozo de conciencia de enfermedad. lo claro y lo distinto. La certeza expresa. un acto realizado). En estos casos. y por lo tanto frente al miedo a las pulsiones agresivas y libidinales.mezclan las rutinas y circularidades de las distintas actividades con los estereotipos propios del sujeto. La despersonalización obsesiva. que se introducen imaginariamente en la dimensión ya inaccesible del pasado para cambiar lo que fue. La búsqueda de certeza absoluta que caracteriza al pensamiento obsesivo trasunta el “no contar con” (objetos buenos) por lo que el despegue del presente tiene que hacerse por el camino de lo seguro. Estamo en la doble faz de los síntomas neuróticos. Es una enajenación que se incluye en otra. este mecanismo expresa la disociación operando en organizaciones anales. En ellos el objetivo es eliminar algo que ha existido (un pensamiento que ha sido pensado. Las ideas pueden hacerse conscientes en tanto la carga emocional ha sido separada de las mismas. Tales pensamientos pueden tener lugar sin que exista una respuesta vivencial de angustia. es frecuente que el paciente se extrañe de su no sentir. Debemos tener esto presente para ver cuál es el continente que se ha roto en muchas descompensaciones: sí el sistema vicariante externo (los soportes institucionales obsesivos). . Y éste. que suele ser bastante frecuente. (2 GRUPOS SINTOMATOLOGICOS) ILa *sustitución de ideas (malas) por otras (buenas). Hablamos de AISLAMIENTO. la duda profunda. Pero cuando la escisión es intensa. Estamos frente a fantasías omnipotentes. es todo un segmento del “self” el que queda desconectado. lo hace en la anulación mágica de lo que sucedió. reiterada y se constituye en sistema. si por un déficit en el mantenimiento de las estereotipas o por una distonía. propias de ese estadio. a su vez. se da así por la progresión de aislamientos. Antes a la actividad obsesiva se gastaba en el control mágico anticipatorio. o interno.

el contexto latente básico es de sometimiento superyoico. gestos y ritmos. Se organizan dando lugar a ceremoniales absorbentes que constituyen la “religión privada”. pertenecen a los sistemas consensuales de depositación de ansiedades universales. el dudar trasunta un saber angustioso que el obsesivo intenta soslayar: que existe dentro de si lo agresivo y lo sucio. . Por tanto. pero sintiéndose impotente para modificarlos. con aceptación del repudio internalizado a aspectos del si-mismo considerados como malos. transformado en posesión.. Es la idealización de lo cuierto o lo seguro. La diferencia reside en la mayor complejidad de los últimos. a través del pensar omnipotente. La búsqueda de certeza se ubica asi en dos planos: en uno es la eliminación de la ideas. de lo indeterminado. sobre todo privadas. En términos de experiencias infantiles y de pulsiones. El problema del obsesivo se define por la articulación reciproca entre los conflictos. Los conflictos y riñas que pueden suscitarse por la interrupción de los ceremoniales son sumamente característicos y es frecuente que el paciente.En efecto. en el fondo de sí. Dichas actividades tienen el carácter de preparativos para la acción final. De ahí que la duda puede entenderse como certeza del Superyó y del Yo que tienen que ser mantenidas en el equilibrio de la oscilación. Las ideas compulsivas. de la realidad. Se inician apoyándose en todas aquellas actividades. y los significados mágicos que incluyen son compartidos. Estas actividades van recubriendo la rutina. abarcando de a poco más y más tiempo y asumiendo rasgos progresivamente barrocos y grotescos. y en lo relevante elementales de los primeros. IIOtro grupo sintomatológico: el de los gestos y rituales. de lo inseguro o indeterminado. de realizar actos que reprueban o La coerción puede llegar a ser agobiante tratan de aliviarla apelando a rituales o pensamientos que cumplan la función de contrapensar lo anterior. La forma y el ritmo de los distintos actos tienen importancia para que “valgan”. no de la síntesis. de lo sucio y lo agresivo. en las que ya existe un cierto juego pautado de actos. para no consumar lo prohibido. conserve conciencia de la irracionalidad de sus actos. angustian…………………….

permanencia y por poseer un sentido opuesto a la pulsión originaría. por lo que necesita a su vez neutralizarlos. El obsesivo se defiende de fuertes impulsos libidinosos y agresivos de raíz anal. con una gradación que va desde aquellas estructuras obsesivas compensadas en las que los controles de impulsos muestran transiciones hacia formas instrumentales y adaptadas de manejo de la realidad. Siguiendo la línea planteada por Fenichel. en tanto constituye una cristalización conductual que elimina la necesidad de ingeniárselas con distintas técnicas para lidiar con los impulsos. Dentro de este punto de vista podemos encontrar dentro de la misma configuración neurótica global. junto con la tenacidad. Por esto el obsesivo muestra permanentemente la tensión sumisiónrebeldía. en las que se cumple la secuencia: 1 Pregenitalidad 3 Etapa fálica 2 Remanentes (fijación) 4 Ansiedad de castración 5 Regresión 6 Componentes fálicos “pregenitalizados” Nivel pulsional típico de la neurosis obsesiva . la naturaleza predominantemente hostil de los introyectos parentales unidos en la escena primaria.hasta que éstos tampoco resultan confiables o se contaminan y “no se pueden sacar de la cabeza”. podría diferenciarse entre: a) Neurosis obsesivas verdaderas. Fijación en la etapa anal supone vicisitudes que en el inconsciente se estampan como temores específicos y omnipotentes también específicas. Los impulsos a los que hemos aludido reiteradamente son los propios de la etapa anal. Puede considerase como un tipo de defensa exitosa. hasta cuadros en los que los componentes megalomaníacos anales. la magnitud del sadismo. lo que al emerger por el fracaso de la represión dan lugar a la movilización defensiva que se conceptualiza como anulación. El punto de fijación predominante del obsesivo (anal secundario). Esta ultima. aislamiento y formación reactiva. que constituye uno de sus rasgos caracterológicos fundamentales. constituyen la transición con formaciones perversas y psicóticas. hace que el complejo edípico sea vivido fuertemente teñido de componentes agresivos. obstinación y aspiración a la frugalidad. las ansiedades de castración menos precisamente polarizadas y tendiendo a una difusión paranoide o hipocondríaca. se define por su rigidez.

de otras en las cuales lo obsesivo es un apósito precario. y en las que. b) Organizaciones obsesivas. y el diagnóstico y pronóstico depende de la estructura suyacente. c) Hay que distinguir a su vez entre situaciones en las que han existido procesos de transformación neurótica secundariamente usados como defensas frente a patologías más primarias. en lo axial de la personalidad no se observa el proceso descripto en el esquema. etc.Y en las que tendremos todas las características de la formación neurótica.. como superstructuras defensivas erigidas sobre desorganizaciones. . puesto que la emergencia de 2 y 6 dará lugar a la formación de síntomas y toda la secuencia examinada.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful