Está en la página 1de 40
Publicación del Instituto de Seguridad Minera ISEM Av. Javier Prado Este N°5908 Of. 302, La

Publicación del Instituto de Seguridad Minera ISEM Av. Javier Prado Este N°5908 Of. 302, La Molina Telefax: 437-1300 isem@isem.org.pe www.isem.org.pe

DIRECTORIO ISEM Presidente Víctor Góbitz Colchado Directores Víctor De La Cruz Matos, Víctor Pariona, Lucio Ríos, Ernesto Zelaya, Raúl Benavides Ganoza, Edgardo Alva Bazán, Alberto Brocos.

Gerente Fernando Borja Añorga

REVISTA SEGURIDAD MINERA Edición Centro de Información Tuminoticias S.A.C. Telefax: 392 2365 revista@isem.org.pe revistaseguridad@gmail.com Jefe de Redacción Hilda Suárez (Cel. 99455-0101) Redacción Silvia Zeña Guillén (Cel. 98863-9030) Marketing y Comercialización Dina Cunza (Cel. 99701-1314) Ana Luz Domínguez Vásquez (99397-5244 / 99097-3359) Preprensa e impresión: Crea Ediciones Diagramación: Alejandro Zorogastúa D. (Cel. 99985-1918)

Seguridad Minera no se solidariza necesariamente con las opiniones vertidas en los artículos. Esta publicación no debe considerarse como un documento de carácter legal. ISEM no acepta ninguna responsabilidad surgida en cualquier forma de esta publicación. Hecho el Depósito Legal 98-3585.

de esta publicación. Hecho el Depósito Legal 98-3585. El Instituto de Seguridad Minera-ISEM es una organización

El Instituto de Seguridad Minera-ISEM es una organización fundada en 1998 por iniciativa del Ministerio de Energía y Minas, la Sociedad Nacional de Minería Petróleo y Energía, el Instituto de Ingenieros de Minas del Perú y el Colegio de Ingenieros del Perú.

EMPRESAS SOCIAS ACTIVAS Y ADHERENTES

Adminisración de Empresas S.A., Aruntani S.A.C., Bradley MDH S.A.C., Buenaventura Ingenieros S.A., Came Contratistas y Servicios Generales S.A., Canchanya Ingenieros S.R.L., Catalina Huanca Socie- dad Minera S.A.C., CEDIMIN S.A.C., Cementos Lima S.A., Chancadora Centauro S.A.C., Cía. de Minas Buenaventura S.A.A., Cía. Minera Ares S.A., Cia. Minera Atacocha S.A., Cia. Minera Aurífera Santa Rosa S.A., Cia. Minera Caravelí S.A., Cia. Minera Casapalca S.A., Cia. Minera Cau- dalosa S.A., Cia. Minera Milpo S.A.A., Cia. Minera Raura S.A., Cia. Mi- nera San Martín S.A., Cia. Minera Toma La Mano S.A., COEMSA E.I.R.L., Compañía Minera Antamina S.A., Compañía Minera Argentum S.A., Compañía Minera Condestable S.A.A., Compañía Minera Coturcan S.R.L. - COMINCO, Compañía Minera Poderosa S.A., Compañía Mi- nera San Ignacio de Morococha S.A., Compañía Minera Santa Luisa S.A., Cormin Callao S.A.C., Corporación Aceros Arequipa S.A., Doe Run Peru S.R.L., Emergencia Medica S.A., Empresa Administradora Chungar S.A., Empresa Minera Los Quenuales S.A., G y M S.A., Geotec S.A., Gold Fields La Cima S.A., Hatch Asociados S.A., I.E.S.A., Inspec- torate Services Perú S.A.C., Inversiones Mineras Stiles, Major Perfora- ciones S.A., Mapfre Perú Vida Compañía de Seguros, Master Drilling Perú S.A.C., MDH S.A.C., Minas Arirahua S.A., Minera Aurífera Reta- mas S.A., Minera Barrick Misquichilca S.A., Minera Colquisiri S.A., Mi- nera Huallanca S.A., Minera Pampa de Cobre S.A., Minera Sinaycocha S.A.C., Minera Yanacocha S.R.L., Minsur S.A., Pan American Silver S.A., Patmos Mining S.A.C., Perubar S.A., Rimac Internacional EPS S.A., S.G Natclar S.A.C., Sandvik del Perú S.A., Shougang Hierro Perú S.A.A., Sociedad Minera Cerro Verde, Sociedad Minera Corona S.A., Socie- dad Minera El Brocal S.A.A., Southern Peru Copper Co., Volcan Cia. Minera S.A.A., Votorantim Metais Cajamarquilla S.A., Xstrata Perú S.A., Xstrata Tintaya S.A., Zicsa Contratistas Generales S.A.

Indice

Tintaya S.A., Zicsa Contratistas Generales S.A. Indice 6 Entrevista al ingeniero Óscar González Rocha,

6

Entrevista al ingeniero Óscar González Rocha, presidente de Southern Copper

Óscar González Rocha, presidente de Southern Copper Calzado de trabajo, pasos con seguridad 8 16

Calzado de trabajo, pasos con seguridad

8

Copper Calzado de trabajo, pasos con seguridad 8 16 Perforación mecanizada en minería subterránea 2

16

Perforación mecanizada en minería subterránea

2

Editorial

Continúan cursos TTT

3

14

Riesgos no aceptables y su programa de gestión

El refuerzo positivo como herramienta poderosa

18

20

Manejo defensivo, por una ruta segura Ventilación: aire fresco, mejor trabajo

26

36

Notas empresariales

Editorial

El factor gerencial

Hace cuarenta años, Frank E. Bird dio a conocer un estudio sobre accidentes en 21 sectores industriales en Estados Unidos de

Norteamérica. El estudio reveló la proporción entre lesiones serias

o graves e incidentes sin lesión o daño visible. La relación de 1/600 encontrada en la investigación señaló claramente que existe un universo de acción amplio para reducir los daños a la propiedad

y a las personas, pero que todo empieza en el control que ejerce la

gerencia, desde el presidente de la compañía hasta el supervisor.

Años después, diversos sistemas y programas de gestión de seguridad coinciden en dar un papel clave al compromiso visible de la alta gerencia. Sin ese compromiso, no es posible ninguna mejora y se desatan los factores causales que originan las pérdidas. La falta de control de la gerencia es, pues, la pieza inicial por la que se originan las pérdidas, de allí que resulta indispensable el diseño de un programa de seguridad adecuado a las características de la operación, así como la formulación y cumplimiento de estándares claros y específicos.

En un contexto minero internacional donde la reducción de costos es un factor de permanencia de las operaciones, orientar la atención

hacia los agentes que causan las pérdidas en la propiedad, los procesos

y las personas se convierte en tarea clave para las empresas mineras

peruanas. Todavía esa preocupación no se evidencia en las estadísticas

de accidentes fatales, que sigue tan alta en los primeros meses en comparación con años anteriores. Es fundamental comprender que las mismas causas que originan los accidentes son causantes de pérdidas en producción, problemas de calidad y de costos.

Esperamos que las próximas reuniones organizadas por el Instituto de Seguridad Minera, como el XIII Seminario Internacional de Seguridad Minera, el Seminario de Emergencias y Materiales Peligrosos y el Seminario de Geomecánica, permitan el mejoramiento continuo en las distintas operaciones peruanas. El interés de la gerencia para impulsar la participación de la supervisión en esos eventos especializados garantizará el intercambio experiencias y su adopción exitosa a la realidad de cada mina.

2 2

Revista de Seguridad Minera

Revista de Seguridad Minera

Actividades ISEM

Curso Entrenando al Entrenador

Seguridad para la mejor producción

El ISEM proporcionó estrategias de mejora en seguridad minera en el curso de Entre- nando al Entrenador, que se desarrolló en sus instalaciones del 16 al 19 de marzo.

En esta oportunidad, once participantes actualizaron sus conocimientos y se ca- pacitaron para entrenar al personal a su cargo bajo los estándares del ISEM.

«El curso nos permite tener una mejor pers- pectiva en lo que se refiere a seguridad y nos permitirá alcanzar los objetivos trazados en la mina. Tengo 69 trabajadores a mi cargo y es necesario que pueda transmitirles los conocimientos que aquí obtenga», indica Wilder Castillo, jefe de Seguridad de Con- trata Sánchez Ingenieros S.A., Unidad Re- cuperada-Mina Esperanza de la Compañía de Minas Buenaventura.

José Valle y César Pérez, miembros del staff del ISEM, brindaron importante infor- mación para que los entrenadores tengan una visión completa de lo que implica la

tengan una visión completa de lo que implica la seguridad en las minas, no sólo como

seguridad en las minas, no sólo como he- rramienta para elevar la producción sino también para incrementar el nivel de ca- lidad, cuidando la integridad física de los trabajadores.

De igual manera, Enrique Gamarra, jefe de Seguridad de la Empresa Especializada WF Silva Ingenieros, expresó su intención

de volcar los conoci- mientos adquiridos en su área de trabajo e inculcar en el per- sonal los criterios de una cultura de segu- ridad.

«Con este curso deseo mejorar mis conoci- mientos de la norma- tividad en seguridad, así como afianzar las técnicas aplicables a un trabajo seguro, porque creo que la se- guridad es lo primero», señaló el ingeniero de minas René Beltrán.

El curso Entrenando al Entrenador, se dic- tará en diferentes fechas hasta mediados de noviembre en las instalaciones del ISEM, según el cronograma publicado en www.isem.org.pe, donde se encontrará más información.

ISEM anuncia programa anual

Continúan cursos TTT en el 2009

Con la finalidad de contribuir a mejorar el desempeño en seguridad de las ope- raciones mineras del Perú, el Instituto de Seguridad Minera-ISEM reunirá todos los meses del año a los miembros de los departamentos de seguridad de las com- pañías mineras y contratistas, quienes participarán en los cursos “Entrenando al Entrenador” y “Re-Certificación de Entre- nadores”.

Los cursos buscan actualizar los conoci- mientos de los participantes mediante charlas interactivas en las que se inter- cambian experiencias y perspectivas so- bre el tema de seguridad en diferentes áreas de las compañías mineras.

Los trabajadores y entrenadores asocia- dos al ISEM tienen precios especiales por su inscripción en otros cursos de capacita- ción y actualización técnica en seguridad, higiene y salud ocupacional en minería.

La programación en los siguientes meses es:

• 27 abril: Interpretación de OHSAS

18000

• 30 junio: RCP y Primeros Auxilios en Minería

• 24 agosto: Auditoría en Seguridad, Salud y Medio Ambiente

Para este año, el cronograma de cursos cursos “Entrenando al Entrenador” y “Re- Certificación de Entrenadores” se muestra en el cuadro.

Para informes, comuníquese con el Sr. Cé- sar Pérez Chamochumbi al teléfono 437 1300 anexo 26 - 31 o al e-mail: cperez@ isem.org.pe

Mes

Fecha Curso Certificación Entrenando al Entrenador

Fecha Curso

Re-Certificación

de Entrenadores

Abril

20-23

13-14

Mayo

18-21

Junio

22-25

15-16

Julio

20-23

Agosto

17-20

10-11

Setiembre

21-24

Octubre

19-22

12-13

Noviembre

23-26

Diciembre

Nov. 31-3

9-10

Actividades ISEM

Seguridad Minera continúa promoviendo seguridad de manera educativa

Lanza nueva versión de afiche “Equipos de Protección Personal”

En su afán de contribuir con los objetivos del Instituto de Seguridad Minera – ISEM y promover una cultura de se- guridad entre los trabajadores mineros, la revista Seguridad Minera viene publicando afi- ches educativos que se dis- tribuyen de manera gratuita entre las compañías mineras y empresas contratistas del Perú por dos años consecutivos.

Para la edición 71, se está pre- parando la segunda edición del afiche que tuvo mucha acogida en su primera versión:

“Equipos de Protección Perso- nal”. Su publicación formará parte de la conmemoración del Día Mundial de la Segu-

parte de la conmemoración del Día Mundial de la Segu- ridad y Salud en el Trabajo,

ridad y Salud en el Trabajo, a

Internacional de Prospectores

celebrarse el 28 de abril. Ade-

y

Exploradores-ProExplo, que

más, se distribuirá con nues-

se

desarrollará entre el 19 y 22

tra revista en el VI Congreso

de mayo y reunirá a represen-

revista en el VI Congreso de mayo y reunirá a represen- tantes de empresas mineras, nacionales

tantes de empresas mineras, nacionales y extranjeras.

Por medio de este afiche, se busca que cada uno de los trabajadores que laboran en las minas reconozca la impor- tancia de utilizar los equipos de protección personal para su integridad física y salud, elevando por consiguiente el nivel de la calidad del traba- jo realizado y cumpliendo las metas que se puedan plantear en las compañías.

Se debe recordar que es muy importante el uso permanente

y el mantenimiento constante

de cada uno de los elementos que conforman el equipo de protección como son los an- teojos, el mameluco, el cascos, las botas y/o botines refor- zados con acero, la lámpara, el respirador, los tapones, los guantes y la cinta reflectiva.

En el presente año, la revista Seguridad Minera brindará dos afiches más:“Sostenimien- to de la masa rocosa” en su ter- cera versión y “Prevención de Riesgos Eléctricos”. Cada uno de ellos se distribuirá con las ediciones 73 y 76, respectiva- mente.

Cabe mencionar que los afi- ches cuentan con espacios reservados para el auspicio de las compañías mineras y em- presas contratistas. Para más información, puede comuni- carse con la Srta. Dina Cunza López al 392-2365 o de lo con- trario enviar un correo electró- nico a: revista@isem.org.pe o revistaseguridad@gmail.com, para hacer efectiva su reserva.

5 5
5 5
5 5
5 5

Entrevista

Entrevista Óscar González Rocha, presidente ejecutivo de Southern Perú “Todos debemos trabajar por cero accidentes”

Óscar González Rocha, presidente ejecutivo de Southern Perú

“Todos debemos trabajar por cero accidentes”

Durante los últimos años, alrededor de tres mil trabajadores de Southern Peru Copper forman parte del selecto grupo de mineros peruanos que vienen logrando los mejores desempeños en seguridad minera. SEGURIDAD MINERA conversó con su presidente ejecutivo, quien opina sobre la seguridad en las operaciones del país y da a conocer algunos aspectos de la forma en cómo vienen logrando una nueva cultura de seguridad.

En el sector minero, el mejor desempeño de seguridad lo tienen las empresas de la gran minería: Southern, Yanacocha o Antamina, por ejemplo, los cuales tienes varios miles de trabajadores en sus ope-

raciones. Sin embargo, en las empresas medianas existe la mayor cantidad de accidentes, ¿qué opinión le suscita? Creo que no le están poniendo la debida atención a la seguridad. Es cierto que hay algunos trabajos más riesgosos que otros, sobre todo en las minas subterráneas, pero debe protegerse adecuadamente el avan- ce que se tiene en los túneles para que no tengan caída de rocas, factor que provoca la mayor cantidad de accidentes.

¿El nivel de tecnología qué papel tiene en la ocurrencia de accidentes? Pienso que la tecnología no influye tan- to, porque si usted no capacita y no pone atención a los trabajadores que operan esos equipos con alta tecnología, los re-

sultados tampoco van a ser muy buenos. Depende mucho de la intervención de la alta dirección y de la supervisión para que los trabajadores cumplan con las medidas de seguridad.

El factor humano también es clave en un mejor desempeño… Definitivamente, el factor humano es muy importante y explica en gran porcentaje la ocurrencia de accidentes. Por ello, es necesaria la capacitación o adiestramien- to de los trabajadores para que no tengan accidentes.

Detrás de factor humano puede estar también los factores de presión, presión por parte de gerencia, por parte del su-

Entrevista

pervisor para cumplir metas de produc- ción y especialmente en la coyuntura actual, donde el término más usado es reducción de costos… Si los accidentes se producen por no tener los implementos de seguridad, entonces el problema es no invertir en equipos, lo que sería una negligencia de la supervi- sión o de la dirección de la empresa. Pero si los accidentes ocurren aún a pesar que se utilizan los equipos de seguridad, en- tonces no se están aplicando las reglas de seguridad de manera correcta.

En los últimos años, Southern no ha te- nido accidentes fatales, ¿qué explica este desempeño? Creemos que nuestros resultados son buenos porque estamos apoyando cons- tantemente a los jefes de seguridad para que supervisen al personal y tengan sus reuniones diarias de cinco minutos de seguridad. Aunque nosotros tenemos más trabajadores permanentes que de empresas contratistas, estos son mucho más en los proyectos que desarrollamos. En el caso del proyecto de modernización

de la fundición de Ilo, por ejemplo, tuvi- mos alrededor de tres millones de horas sin accidentes, ni incapacitantes y menos mortal. Allí apoyamos a la firma de inge- niería que contratamos para supervisar

a los contratistas y, como son empresas

trasnacionales, su principal preocupación también era la seguridad. Fue un logro que no habían tenido desde hace mucho, aún en proyectos realizados en Estados Unidos y otros países en los que trabajan tal cantidad de horas.

A nivel de organización, ¿cómo funcio- nan? En el caso de Southern, por ejemplo, te- nemos reuniones mensuales con los tres jefes de seguridad ¿Por qué tenemos tres? Pues es uno por cada una de nues- tras unidades: Toquepala, Cuajone e Ilo.

Ellos presentan los resultados en la junta de productividad mensual y siempre es- tamos insistiendo en que debemos lograr

la menor cantidad posible de accidentes.

Por su parte, el grupo gerencial, que son los directores de operaciones apoyados por el presidente -en este caso por mí-,

tiene el objetivo de mostrar buenos re- sultados de seguridad en los reportes mensuales, sino se efectúan llamadas de atención para que su corrección. Lo importante es que hemos obtenido cero accidentes en varios meses.

En su opinión, ¿cómo se puede obtener un mejor desempeño en seguridad en las operaciones mineras del país? Todos debemos hacer seguridad, desde la alta dirección hasta los trabajadores. Lo que todas las empresas mineras de- ben hacer es apoyar a los encargados de seguridad y darles todos los medios para evitar que ocurran accidentes. Hay que dar los medios necesarios para que las áreas de trabajo sean seguras y los traba- jadores tengan los implementos de segu- ridad que corresponden, según el área donde trabajen: anteojos para el caso de soldadura, cinturones para el caso de trabajo en altura, etc. Es decir, proporcio- narles todo lo que sea necesario para que no sucedan accidentes. Definitivamente, creo que todos debemos trabajar por cero accidentes.

que no sucedan accidentes. Definitivamente, creo que todos debemos trabajar por cero accidentes. Nº 70, Marzo
que no sucedan accidentes. Definitivamente, creo que todos debemos trabajar por cero accidentes. Nº 70, Marzo

Protección del pie y la pierna

Calzado de uso profesional

Pasos con seguridad

Por calzado de uso profesional se en- tiende cualquier tipo de calzado desti- nado a ofrecer una cierta protección del pie y la pierna contra los riesgos deriva- dos de la realización de una actividad laboral. Como los dedos de los pies son las partes más expuestas a las lesiones por impacto, una puntera metálica es un elemento esencial en todo calzado de seguridad cuando haya tal peligro.

Para evitar el riesgo de resbalamiento se usan suelas externas de caucho o sinté- ticas en diversos diseños; esta medida es particularmente importante cuando se trabaja en pisos que pueden mojarse o volverse resbaladizos. El material de la suela es mucho más importante y debe presentar un coeficiente de fricción ele- vado.

En obras de construcción es necesario utilizar suelas reforzadas a prueba de perforación; hay también plantillas in- ternas metálicas para añadir al calzado que carece de esta clase de protección.

Cuando hay peligro de descargas eléc- tricas, el calzado debe estar íntegramen- te cosido o pegado o bien vulcanizado directamente y sin ninguna clase de clavos ni elementos de unión conducto- res de la electricidad. En ambientes con electricidad estática, el calzado protec- tor debe estar provisto de una suela ex- terna de caucho conductor que permita la salida de las cargas eléctricas. Ahora es de uso común el calzado de doble propósito con propiedades antielectros- táticas y capaz de proteger frente a des- cargas eléctricas generadas por fuentes de baja tensión. En este último caso hay que regular la resistencia eléctrica entre la plantilla interna y la suela externa con el fin de que el calzado proteja dentro de un intervalo de tensiones determi- nado.

Antes las únicas consideraciones eran la seguridad y la durabilidad, pero ahora también se tiene en cuenta la comodi- dad del trabajador y se buscan cualida- des como ligereza, comodidad, e incluso diseño atractivo. Otro tipo de protección del pie y la pier-

atractivo. Otro tipo de protección del pie y la pier- Seguridad, durabilidad y ergonomía son criterios

Seguridad, durabilidad y ergonomía son criterios de selección de calzados de seguridad.

na lo pueden proporcionar las polainas y espinilleras de cuero, caucho o metálicas que sirven para proteger la pierna por en- cima de la línea del calzado, en especial frente al riesgo de quemaduras. A veces hay que utilizar rodilleras, sobre todo cuando el trabajo obliga a arrodillarse, como ocurre en algunos talleres de fundi- ción y moldeo.

Las botas de caucho sintético protegen bien frente a las lesiones de origen quími- co. Cerca de fuentes de calor intenso hay que usar zapatos, botas o polainas protec- toras aluminizadas. En medios donde las quemaduras causadas por metales fundi- dos o productos químicos constituyan un peligro destacado, es importante que los zapatos o botas no tengan lengüeta y que los cordones salgan por la parte superior y no se enganchen por dentro.

Según el nivel de protección ofrecido, el calzado de uso profesional puede clasifi- carse en las siguientes categorías:

Calzado de Seguridad

Es un calzado de uso profesional que pro- porciona protección en la parte de los dedos, mediante la incorporación de ele- mentos de protección destinados a prote- ger al usuario de las lesiones que pudieran provocar los accidentes, en aquellos sec- tores de trabajo para los que el calzado ha

sido concebido, y que está equipado por topes diseñados para ofrecer protección frente al impacto cuando se ensaye con un nivel de energía de 200 J en el momen- to del choque, y frente a la compresión estática bajo una carga de 15 kN.

Calzado de Protección

Es un calzado de uso profesional que pro- porciona protección en la parte de los dedos. Incorpora tope o puntera de segu- ridad que garantiza una protección sufi- ciente frente al impacto, con una energía equivalente de 100 J en el momento del choque, y frente a la compresión estática bajo una carga de 10 kN.

Calzado de Trabajo

El calzado de trabajo para uso profesional es el que incorpora elementos de protec- ción destinados a proteger al usuario de las lesiones que pudieran provocar los ac- cidentes, en aquellos sectores de trabajo para los que el calzado ha sido concebido, sin llevar tope de protección contra im- pactos en la zona de la puntera.

Posibles Riesgos

En el lugar de trabajo, el tipo de protec- ción del pie y la pierna debe elegirse en función del riesgo. (Ver recuadro página

10).

Selección de calzado de uso profesional

Recomendaciones a tener en cuenta para la selección de un equipo protector de las extre- midades inferiores:

• La elección debe ser reali- zada por personal capaci- tado y requerirá un amplio conocimiento de los posi- bles riesgos del puesto de trabajo y de su entorno, teniendo en cuanta la par- ticipación y colaboración del trabajador que será de capital importancia. Para tomar en consideración las distintas variaciones indi- viduales de la morfología del pie, el calzado deberá presentarse en formas, an- chos y números distintos.

• La altura del calzado -has- ta el tobillo, la rodilla o el muslo- depende del ries- go, pero también deben

tenerse en cuenta la co- modidad y la movilidad. Así, en algunos casos es mejor usar zapatos con polainas que botas altas. Los zapatos y botas de protección pueden ser de cuero, caucho, caucho

sintético o plástico.

• Existen zapatos y bo- tas, pero se recomienda el uso de botas ya que resultan más prácticas, ofrecen mayor protec- ción, aseguran una mejor sujeción del pie, no per- miten torceduras y, por tanto, disminuyen el ries- go de lesiones.

• Normalmente los equi- pos de protección no se deben intercambiar en-

tre varios trabajadores, pues la protección óptima se consigue gracias a la adaptación del tamaño y

óptima se consigue gracias a la adaptación del tamaño y Protección del pie y la pierna
óptima se consigue gracias a la adaptación del tamaño y Protección del pie y la pierna

Protección del pie y la pierna

ajuste individual de cada equipo.

Uso y mantenimiento de cal- zado de uso profesional

Algunas indicaciones prácti- cas de interés en los aspectos de uso y mantenimiento son:

La vida útil del calzado de uso profesional guarda relación con las condiciones de em- pleo y la calidad de su mante- nimiento. El calzado debe ser objeto de un control regular. Si su estado es deficiente (por ejemplo: suela desgarrada, mantenimiento defectuoso de la puntera, deterioro, de- formación o caña descosida),

se deberá dejar de utilizar, re- parar o reformar. Se aconseja al empresario que precise en la medida de lo posible el pla- zo de utilización (vida útil) en relación con las características del calzado, las condiciones de

trabajo y del entorno, y que lo haga constar en las instruccio- nes de trabajo junto con las normas de almacenamiento, mantenimiento y utilización.

Todo calzado protector debe mantenerse limpio y seco cuando no se usa. Sin embar- go, no deberá colocarse de- masiado cerca de una fuente de calor para evitar un cambio demasiado brusco de tempe- ratura y el consiguiente dete- rioro del cuero. Los artículos de cuero se adap- tan a la forma del pie del pri- mer usuario. Por este motivo, al igual que por cuestiones de higiene, debe evitarse su reuti- lización por otra persona.

Las botas de goma, caucho o de materia plástica pueden ser reutilizadas previa limpie- za y desinfección, en ese caso llevarán una indicación sobre la necesidad de desinfectarlas.

za y desinfección, en ese caso llevarán una indicación sobre la necesidad de desinfectarlas. Nº 70,

Protección del pie y la pierna

Cuando varias personas comparten las mismas botas hay que organizar la desin- fección sistemática entre usos para evitar la transmisión de infecciones de los pies. El uso de botas o zapatos excesivamente apretados y pesados favorece la apari- ción de micosis en los pies.

El éxito de cualquier calzado protector de- pende de su aceptabilidad, un hecho que ahora se refleja de forma generalizada en la muy superior atención que se presta al diseño. La comodidad es una cualidad irrenunciable, y el calzado debe ser todo lo ligero que permita su utilidad. Deben evitarse los zapatos que pesen más de dos kilogramos el par.

Conviene probar distintos modelos de calzado y, a ser posible, anchos distintos. La horma del calzado varía más o menos de un fabricante a otro y dentro de una misma colección. En el caso, por ejemplo, de que una puntera de seguridad resulte demasiado estrecha, basta a menudo con cambiar el número o la anchura del mo- delo. La comodidad se mejora mediante la incorporación de almohadillado en la zona maleolar, el relleno de la lengüeta y un tratamiento antimicrobiano.

La transpiración de los pies no está rela- cionada específicamente con la utilización del calzado de uso profesional, sino que aparece con todo tipo de zapatos o botas. Como medida de higiene diaria deberán lavarse los pies y cambiarse los calcetines. Es de desear también el cambio de calza- do, ya que en casos de transpiración consi- derable puede ocurrir que el sudor absor- bido por el calzado no se elimine durante el tiempo de descanso. Por consiguiente, se recomienda cambiar cada día de calza- do; por ejemplo, utilizar alternativamente dos pares de botas o zapatos.

El sudor del pie tiene un olor desagradable debido a la descomposición de las bacte- rias y contribuye, además, a la destrucción rápida del interior del calzado. Se puede evitar la aparición de bacterias y hongos mediante un tratamiento antimicrobiano efectuado bien en el momento de la fabri- cación del calzado, bien de modo regular durante su utilización.

Utilizar los productos de limpieza corrien- tes que se hallan en el mercado, los cuales resultan en general adecuados para los artículos de cuero utilizados en medio muy húmedo como, por ejemplo, en la

utilizados en medio muy húmedo como, por ejemplo, en la Botas de PVC: bota química, bota

Botas de PVC: bota química, bota petrolera y bota industrial, garantía de seguridad.

bota petrolera y bota industrial, garantía de seguridad. construcción. Resulta deseable la utiliza- ción de

construcción. Resulta deseable la utiliza- ción de productos de mantenimiento que tengan también una acción de impregna-

ción hidrófuga. Incluso el cuero de mejor calidad acabará perdiendo sus cualidades si no se mantiene correctamente.

Protección del pie y la pierna

Contra todos los riesgos para los pies

Calzado para prevención eficaz y simultánea

Kurt Castro Werner Gerente de División de Minería de Segurindustria S.A. kcastro@segusa.com.pe

Haber sufrido una lesión en los pies por no tenerlos debida- mente protegidos, es la forma que algunos trabajadores se han convencido de la necesi- dad de usar calzados de segu- ridad. En muchos trabajos no usan calzados de seguridad, que viene a ser lo mismo que ir descalzo.

Tratemos de imaginar las con- secuencias de la caída sobre nuestros pies de una pieza que, además de pesada, fuera cortante. Por todo ello, cuan- do se manejan materiales pesados, cortantes, calientes, corrosivos, etc., la prudencia aconseja el uso de calzado apropiado que se interponga entre nuestros pies y la lesión.

que se interponga entre nuestros pies y la lesión. El orden y la limpieza protegen los

El orden y la limpieza protegen los pies

ción con refuerzo de acero en

la puntera y/o en el metatarso.

En los lugares en los que exis- ta riesgo de sufrir lesiones por punción como consecuencia de la perforación de la suela por clavos, virutas, vidrios rotos,

astillas, etc., es necesario utili- zar plantillas flexibles de acero incorporadas a la misma suela,

También el orden y la limpieza desempeñan un importante

simplemente introducidas en el interior del calzado.

o

papel en la protección de los

Salpicaduras

de

productos

pies. Si mantenemos el puesto

químicos

de trabajo limpio (libre de viru- tas, basuras, trozos de piezas, manchas de aceites, etc.) elimi-

Frente al riesgo derivado del empleo de líquidos corrosivos

naremos la posibilidad de sufrir pinchazos, cortes, torceduras, caídas e incluso fracturas. Con los materiales ordenados y bien estibados, y un manejo adecuado, se evitará el riesgo de caída sobre los pies, etc.

frente a los riesgos químicos en general, se usará calzado con piso de caucho, neoprene, cuero especialmente tratado, etc., cuya suela deberá estar unida al cuerpo del zapato o bota de protección por vulca- nización, y no cosido.

o

Aplastamiento, atrapamien- to, pinchazos

Quemaduras

Para evitar lesiones en los pies por caída de materiales o pie- zas pesadas (aplastamiento) y/o atrapamiento, deben usar- se zapatos o botas de protec-

Para realizar trabajos que exi- jan la manipulación de meta- les fundidos o de materiales

a altas temperaturas, se em-

pleará calzado fabricado con

materiales aislantes del calor e ignífugos.

El trabajados no sólo ha de pro-

teger sus pies contra el calor, sino que ha de prestar aten- ción, además a los peligros da aplastamiento (caída de mol- des, piezas pesadas, etc.).

Riesgos eléctricos

Cuando se trabaja con equipos

o instalaciones eléctricas o en

general, en lugares en los que existe riesgo de sufrir electro- cución, el calzado de seguridad

reviste especial importancia. En

estos casos, el calzado deberá ser aislante; totalmente exen- to de componentes metálicos.

Deberá indicar el voltaje al que será expuesto el trabajador.

Riesgo de explosión

Si en el lugar de trabajo exis- te riesgo de explosión por la presencia en el ambiente de polvos, gases o vapores infla- mables o explosivos, el calza-

do de seguridad no deberá tener clavos ni piezas de me- tálicas o de acero, para evitar la generación de chispas por rozamiento.

ni piezas de me- tálicas o de acero, para evitar la generación de chispas por rozamiento.

Protección del pie y la pierna

Protección del pie y la pierna La punta de acero protege los pies frente a even-

La punta de acero protege los pies frente a even- tuales accidentes

de acero protege los pies frente a even- tuales accidentes Con líquidos corrosivos, calzados vulcanizados son

Con líquidos corrosivos, calzados vulcanizados son la mejor protección.

Electricidad estática

La electricidad estática se genera por frotamiento o puesta en contacto y se-

paración de dos sustancias o materiales,

o como consecuencia del movimiento de personas u objetos.

Las personas pueden cargarse electrostática- mente debido al roce con ciertos materiales

o a la influencia de ciertos campos eléctricos. La ropa con una conductividad baja favore- ce el fenómeno y la proximidad de objetos cargados eléctricamente puede producir cargas estáticas sobre el cuerpo humano.

El efecto de las cargas estáticas sobre las

personas no tiene más transcendencia que la molestia que se siente en el momento de saltar la chispa. El auténtico riesgo es el de incendio y/o explosión, que se presen- ta cuando en el ambiente existen polvos, gases o vapores inflamables o explosivos, que pueden ser activados por la chispa.

Calzado conductor y suelos antiestáticos

El uso de zapatos especiales con suela

suelos antiestáticos El uso de zapatos especiales con suela Con aislante e ignífugo a materiales altas

Con

aislante e ignífugo

a

materiales

altas

temperaturas,

calzado

e ignífugo a materiales altas temperaturas, calzado Con riesgos de explosión, calzado sin clavos ni piezas

Con riesgos de explosión, calzado sin clavos ni piezas de hierro

Facsímil del Reporte de Seguridad otorgado por Artech Testing, L.L.C., aprobando los estándares de seguridad
Facsímil del
Reporte de
Seguridad
otorgado
por Artech
Testing, L.L.C.,
aprobando los
estándares de
seguridad a los
productos de
Segurindustria

conductora, combinado con la utilización de suelos así mismo conductores, en las zonas donde se manejan sustancias peli- grosas, son los medios más comunes para evitar la acumulación de cargas estáticas sobre las personas que, en un momento dado, podrían generar chispas.

Es preciso advertir que el calzado conduc- tor sólo resulta realmente eficaz con un suelo de buena conductividad. Los suelos conductores más comunes son: cemento

Los suelos conductores más comunes son: cemento Con riesgos eléctricos, calzado aislante Otras

Con riesgos eléctricos, calzado aislante

son: cemento Con riesgos eléctricos, calzado aislante Otras recomendaciones son la eliminación de la electricidad

Otras recomendaciones son la eliminación de la electricidad estática, calzado conductor y suelos antiestáticos.

antichispas, oxicloruro de magnesio, lo- setas de asfalto conductor y plaquetas de caucho conductora.

Otras recomendaciones

Siempre que las condiciones de trabajo lo requieran, las suelas del calzado de segu- ridad serán antideslizantes.

Cuando sea necesario, la protección de los pies se complementará con cubre calzado y escarpines de cuero, caucho, tejido ais- lantes o ignífugo, etc., según sea el riesgo que presente el trabajo a realizar. La pro- tección de los pies contra el agua y la hu- medad se llevará a cabo mediante botas altas de jebe.

No sólo debe proteger sus pies contra el calor, además preste atención a los peli- gros de aplastamiento (caída de moldes, piezas pesadas, etc.).

El calzado de seguridad que se utilice en los lugares de trabajo, en los que existen varios riesgos para los pies (aplastamien- to, quemaduras y resbalones, por ejem- plo), deberá protegerlos eficazmente con- tra todos ellos simultáneamente.

Gestión

Experiencia en Compañía Minera Poderosa

Riesgos no aceptables y su programa de gestión

Ing. Alejandro Tarazona Jiménez, Gerente de Sistema Integrado de Gestión y Responsabilidad Social.

Círculo de Mejoramiento Continuo “Forjadores de una Cultura de Seguridad” Superintendencia de Control de Pérdidas Compañía Minera Poderosa S.A.

Tras evaluar las actividades del personal en los procesos, nació el Programa de Ges- tión de Riesgos NO aceptables, un medio para custodiar la seguridad y la salud de la familia Poderosa.

El Sistema Integrado de Gestión (SIG) de Compañía Minera Poderosa estableció que evaluar los riesgos es la base para una gestión activa de la seguridad y la salud en el trabajo, razón por la cual esta eva- luación debe ser dinámica y continua. La evaluación inicial de riesgos se realizó con el apoyo de los responsables de los pro- cesos de obtención de recursos minerales, minado, procesamiento, mantenimiento, transporte, energía, logística, análisis quí- mico, planeamiento e ingeniería, tecnolo- gía de la información, recursos humanos y del área legal. Tras evaluar las actividades y tareas rutinarias y no rutinarias en todos los puestos de trabajo, se determinaron los peligros y riesgos que representan.

Considerando a la mano de obra, méto- dos, maquinaria, materiales y medio am- biente como agentes para identificar los peligros, para los cuales se evaluaron los riesgos que están expuestos los trabaja- dores, los contratistas y los visitantes, se plantearon medidas preventivas para:

y metas del Programa de Gestión de Ries- gos no aceptables. Con los resultados de la evaluación de riesgos se realizó un in-

ventario de acciones, con el fin de diseñar, mantener y mejorar el control del riesgo, teniendo en cuenta los principios:

• Combatir los riesgos en su origen.

• Adaptar el trabajo a la persona, no sólo respecto a la concepción de los puestos de trabajo, sino también en la elección de equipos, métodos de trabajo y de producción, con miras a atenuar el trabajo monótono y repeti- tivo, y a reducir sus consecuencias en la salud.

• Contemplar la evolución técnica.

• Sustituir aquello que resulte peligroso por algo que implique poco o ningún peligro.

• Adoptar las correspondientes medi- das que permitan anteponer la pro- tección colectiva a la individual.

• Brindar las debidas instrucciones a los trabajadores.

Proceso de gestión del riesgo

Al proceso conjunto de evaluación del riesgo y control del riesgo se lo denomina “gestión del riesgo”. El esquema refleja el proceso de gestión del riesgo que se ha seguido para determinar nuestros riesgos no aceptables. (Ver gráfico)

Para llevar a cabo la evaluación de cada uno de los riesgos, se consideraron las variables de probabilidad y consecuencia de la ocurrencia de acuerdo con nuestra matriz de riesgos. (Ver gráfico)

A partir de la evaluación de los riesgos, se identificaron 10 riesgos no aceptables:

• Atrapamientos.

• Atropellamientos.

• Caídas a un nivel más bajo.

• Deslizamientos.

• Desprendimiento de rocas.

• Electrocuciones.

• Explosiones.

• Gaseamientos.

• Volcaduras.

• Intoxicación con cianuro de sodio.

Los riesgos no aceptables han sido con- siderados de carácter prioritario para gestionar la seguridad, debido a que a partir de ellos se generaron los objetivos

debido a que a partir de ellos se generaron los objetivos • Eliminar o reducir el

• Eliminar o reducir el riesgo.

• Controlar periódicamente las condi- ciones, los métodos de trabajo y el estado de salud de los trabajadores.

las condi - ciones, los métodos de trabajo y el estado de salud de los trabajadores.
las condi - ciones, los métodos de trabajo y el estado de salud de los trabajadores.

Equipos Pesados

Conociendo los equipos de perforación

Actualmente se emplean tres ti- pos de máquinas perforadoras:

1. Manuales

De percusión con aire compri- mido, para huecos pequeños (25 a 50 mm de diámetro), para trabajo horizontal o al piso (pick hammer) o para huecos verticales al techo (stopers). Emplean barrenos de acero integrales terminados en una broca fija tipo bisel, o barrenos con broca acoplable.

2. Mecanizadas

De percusión y de rotopercu- sión, montadas en chasis sobre ruedas u orugas. Para huecos hasta 150 mm (6” de diáme- tro) y 20 m de profundidad. Ejemplo los wagondrill, track drill y jumbos neumáticos o hidráulicos, que emplean ba-

rrenos acoplables con brocas intercambiables.

3. Mecanizadas rotatorias Generalmente de grandes dimensiones para uso en ta- jos abiertos, montadas sobre camión o sobre orugas con traslación propia, con motor rotatorio independiente y perforación por presión (pull down o presión de barra) con brocas rotatorias tricónicas de 6” a 15” de diámetro, siendo las más comunes de 6”, 9 7/8”,

11¼” y 12 5/8”.

Un equipo normal de perfora- ción está compuesto por:

a. Martillos Son las máquinas que accio- nan la barra o barreno de per- foración y pueden ser:

nan la barra o barreno de per- foración y pueden ser: — Neumáticos, accionados por aire

— Neumáticos, accionados por aire comprimido o hi- dráulico, accionados por aceite a alta presión. — Manuales o portátiles, para taladros de 1 a 3 m de profundidad, o de gran capacidad, para huecos de hasta 30 metros.

Los martillos pueden estar ubicados sobre el barreno denominándose drifters, o en la punta del barreno denomi- nándose down the hole, en cuyo caso penetran en la roca junto con el barreno o barra.

b. Los soportes

También llamados castillos, pueden ser simples trípodes o patas tubulares de avance au-

tomático como las de los Stoker

y jack hammer. En los jumbos,

trackdriles y demás carros per- foradores se utilizan brazos ar- ticulados y pantógrafos. Estos últimos muy adecuados para perforación paralela en taladros de arranque por corte quemado. Las rotatorias tienen altas es- tructuras metálicas (castillos) para soportar el peso de la máquina y de la barra.

c. Las compresoras

Pueden ser estacionarias, por- tátiles (móviles) y carrozadas, estas últimas montadas en el mismo carro perforador. Su accionamiento puede ser eléctrico o con motor a explo- sión (mayormente diesel). De acuerdo al sistema mecánico de compresión pueden ser:

- De pistones (simple y recipro-

cante), cuando el aire se com- prime primero a baja presión y

luego a alta en dos cilindros en tandem.

- Rotatorias (de paletas corre-

dizas o vanes, y de tornillo o helicoidales).

d. Brocas y barrenos

Las brocas son las herramien-

tas cortantes, generalmente de acero altamente resistente al im-

pacto, reforzadas en sus filos con insertos o botones de material muy duro resistente a la abrasión (carburo de tungsteno). Barras o barrenos son varillas

o tubos de acero acoplables

que transmiten el impacto del martillo a la broca, ubicada en uno de sus extremos. Las barras pueden ser tubula-

res, hexagonales, rígidas, etc.

y sus acoplamientos de rosca,

rosca corrida, soga, cono rosca- do, cono de embone liso, etc. Cuando la rosca forma parte del barreno se denomina “in-

tegral”, pero por lo general son independientes o intercambia- bles ya que su desgaste es ma- yor que el de la barra. Según la forma de su cara cortante y de

la disposición o distribución de los insertos pueden ser del tipo bisel, cruz, equis, botones, expansoras o rimadoras, etc.

En síntesis, las brocas se clasifi- can en tres grupos:

De corte: Generalmente

empleadas en perforación de producción con máquinas chi-

cas, entre 1” y 4” de diámetro, (integrales, cruz, etc.) donde

el inserto es el elemento que

trabaja y se gasta.

— Rotatorias: También llamadas

“tricónicas” por estar formadas por tres conos dentados acopla- dos a un cuerpo fijo o carcasa. Estos conos giran libremente alrededor del eje de la broca cuando ésta entra en movimien-

to triturando a la roca.

Diamantinas: Empleadas

en prospección geológica y en

voladura con taladros largos (long holes), generalmente huecas para permitir la extrac-

ción de una varilla de la roca o mineral que va siendo perfo-

rado (testigo), tienen insertos muy finos de diamante em- bebidos en una masa o matriz fundida, dura, que conforme

se gasta deja aparecer nuevos

diamantes.

Equipos Pesados

Perforación mecanizada en minería subterránea

Pesados Perforación mecanizada en minería subterránea Ing. Santiago Arenas Meza Gerente de Ventas Divisiones

Ing. Santiago Arenas Meza Gerente de Ventas Divisiones TME/RDT Atlas Copco Peruana S.A. E-mail: santiago.arenas@ pe.atlascopco.com Visit Atlas Copco at: www. atlascopco.com

El desarrollo de la tecnología a lo largo de los años ha servido para que la perforación subterránea se desarrolle vigorosamente, utilizando actualmente la ener- gía electro-hidráulica como fuente de poder. El diseño de los equipos se ha ido perfeccio- nando y ajustando a funciones específicas.

Así, tenemos equipos para perforación horizontal, otros para perforación vertical o in- clinada y los equipos de perfo- ración diseñados para reforzar la seguridad de las labores mineras.

Perforación horizontal Equipos más conocidos en el argot minero como jum- bos son los que actualmente predominan. Los diferentes proveedores ofrecen este tipo de máquinas que varían prin- cipalmente en el número de brazos con los que operan para trabajar distintas secciones de túneles. En la actualidad, los jumbos mineros trabajan has- ta con dos brazos. Los jumbos de construcción pueden tener un mayor número de brazos, dependiendo de las secciones en las que se desee trabajar.

dependiendo de las secciones en las que se desee trabajar. Por supuesto que muchos otros factores,

Por supuesto que muchos otros factores, al momento de

la selección del equipo, influ- yen en la configuración final. Por ejemplo: la perforadora, la longitud de viga de avance,

la automatización, la seguri-

dad, entre otros.

Perforación vertical o incli- nada

Con el desarrollo de nuevos métodos de explotación ma-

sivos, el diseño de los equipos

de perforación se ha ido ajus-

tando a las necesidades de los usuarios. Hoy, en el mercado podemos encontrar desde equipos para trabajos en ve- tas angostas hasta equipos trabajando cuerpos minerali- zados de grandes volúmenes. Parámetros como longitud y diámetro de taladro, tipo de perforación (radial, paralela

o en abanico), automatiza-

ción, etc., son utilizados por los usuarios para determinar

la configuración del equipo

requerido.

Perforación para emperna- do de roca

Después de la voladura, la roca queda sumamente ines- table y es preciso reforzarla. Previamente, es necesario

proceder con un adecuado trabajo de desatado y, pos- teriormente, proceder con la instalación de los pernos de anclaje. Como sabemos, am-

bos trabajos son sumamente riesgosos. El realizarlo con equipos mecanizados reduce la posibilidad de accidentes al ser humano.

El realizarlo con equipos mecanizados reduce la posibilidad de accidentes al ser humano. Nº 70, Marzo

Factor Humano

Proceso de Seguridad Basada en el Comportamiento

El refuerzo positivo como herramienta poderosa

El refuerzo positivo como herramienta poderosa Psi. Asela Ríos Campoblanco Especialista en Seguridad

Psi. Asela Ríos Campoblanco Especialista en Seguridad Basada en el Comportamiento (SBC)

Desde los años 90, la Seguridad Basada

en el Comportamiento (SBC) ha evolucio- nado como una exitosa herramienta para

la gestión de la seguridad, y su práctica e

implementación se sigue desarrollando a nivel mundial. Sus herramientas, reportan resultados satisfactorios desde el primer contacto con las personas involucradas.

Con frecuencia, se escucha hablar a jefes

e ingenieros de seguridad a cerca de la

Seguridad Basada en el Comportamiento; sin embargo, mucho de ellos lo asimilan como una “tabla de salvavidas” porque los accidentes y incidentes continúan y no sa- ben qué medidas tomar.

La SBC es un proceso donde el trabajador tiene oportunidad de hacer consciente sus dificultades y re decidir a conductas favora- bles para su crecimiento laboral y personal. En este programa, las personas se ponen en contacto con sus actitudes, limitaciones

y conductas inapropiadas para encami-

narlos de una manera adecuada, reempla- zando conductas riesgosas por comporta- mientos sanos, protectores y productivos.

El problema es el siguiente: los seres huma-

nos actuamos gran porcentaje de nuestros comportamientos sin darnos cuenta; estos

están en nuestro inconsciente y de acuerdo

a ello actuamos positiva o negativamente.

No nos damos cuenta porque el problema “viene de adentro”. Otro caso podría ser: si se comenten actos inseguros de manera inconsciente, significa que la apreciación de los riesgos que tiene el trabajador no coincide con la de la empresa. Se trata de un problema de actitudes, centrado bási-

Se trata de un problema de actitudes, centrado bási- camente en sus aspectos cognitivos. La comunicación

camente en sus aspectos cognitivos.

La comunicación tanto hablada como escrita tiene un rol fundamental en el de- sarrollo adecuado o inadecuado de las ta- reas y comportamientos. Por ejemplo, se les enseña a los trabajadores a “acciden- tarse” mostrándoles videos de muertes catastróficas; éste y otros errores de co- municación no permiten crecer o prote- gerse a los trabajadores por el contrario se sienten nerviosos y, por consiguiente, se sentirán estresados y estarán expuestos a los accidentes.

La Seguridad Basada en el Comportamien- to en un proceso y se requiere preparar al personal para aceptar los cambios y, sobre todo, se requiere el compromiso de los niveles jerárquicos para incluirse decidida- mente con los trabajadores e ir cambiando progresivamente la actitud de la empresa y, por ende, hablen el “mismo idioma”.

Se debe tomar en cuenta que no es una herramienta para reemplazar a los com- ponentes tradicionales de un Sistema de Gestión de la Seguridad, todos los obje-

tivos básicos de los mismos se pueden mantener. Como es fácil deducir, la SBC tiene su foco en los comportamientos de los trabajadores hacia la seguridad pero, aún cuando es ampliamente reconocido que la conducta humana es un factor de importancia significativa en la causalidad de los accidentes, éste no es el único fac- tor. La SBC es más efectiva en el Sistema de Gestión Global de la Seguridad cuando se integra y complementa a los sistemas de seguridad tradicionales.

En la SBC se trabaja en equipo; los equipos identifican los comportamientos críticos tanto en los talleres de cambio de actitud como en todas las tareas que ellos tienen

que llevar a cabo y entonces a través de un proceso de información, moldeamiento del comportamiento, observación y retroali- mentación, este comportamiento esperado

es

trabajado entre los miembros del equipo.

Si

la percepción de riesgos del trabajador

coincide con la identificación y evaluación de riesgos que hace la empresa, empe- zamos a tener las condiciones favorables para que la gestión de riesgos tenga éxito.

Retroalimentación y refuerzo

La retroalimentación en el desempeño favorable es uno de los refuerzos más sim- ples y poderosos que la investigación so- bre el comportamiento humano ha pues- to de manifiesto. La retroalimentación usada convenientemente ha demostrado tener mayor performance en el logro de comportamiento seguros que muchos de los antecedentes clásicos: videos, exhorta- ciones o sanciones escritas de seguridad.

El refuerzo positivo es una herramienta poderosa, simple y potencialmente eco- nómica. Es muy fácil reconocer algo bien

hecho: basta decirlo. Es tan fácil, que es di- fícil es nuestros tiempos entender por qué se usa tan poco esta técnica de gestión. La idea es simple: cada vez que una persona

o un grupo avance paulatinamente en el

logro de los comportamientos definidos debe ser reforzado positivamente.

Transporte Terrestre

Manejo defensivo

Por una ruta segura

El manejo defensivo consiste en conducir un vehículo de manera que se eviten los accidentes, teniendo en cuenta y antici- pándose a las condiciones adversas am- bientales o mecánicas o a los riesgos crea- dos por las actitudes indebidas nuestras o de los otros conductores o peatones.

Objetivos del manejo defensivo

• Lograr que el conductor cambie su comportamiento.

• Que el conductor aprenda la forma se- gura de conducir.

• Que el conductor cumpla y respete las normas establecidas por la sociedad.

Fórmula para prevenir accidentes

Reconocer el peligro:

• Cuando se esté conduciendo en la ciudad, realizar un examen de corta distancia, observando todo lo que se encuentre entre su vehículo y la próxi- ma cuadra o intersección.

En áreas rurales y carreteras realizar un examen de mayor alcance hasta la próxima colina, curva o rampa de en- trada o salida.

• Fijarse en el tráfico que va detrás, mi- rando a cada lado por los espejos re- trovisores de adentro y de afuera de su vehículo.

Entender lo que debes hacer como de- fensa, conociendo la situación y sabiendo qué hacer.

Actuar correctamente y a tiempo, decidien- do cuáles son las acciones correctas y llevar- las a cabo a tiempo para evitar el accidente.

Secuencia analítica del riesgo (PEDAL) 1

En toda situación de riesgo se presentan estas acciones:

Percibir el riesgo: Observar, escuchar, sentir el riesgo de la situación o los peli- gros a afrontar. Evaluar la situación: analizar, calcular, juzgar, pronosticar e interpretar las conse- cuencias posibles y los resultados. Decidir qué hacer: pensar, acordar, plan- tear, ordenar e indicar lo que se debe ha- cer. Actuar según lo decidido: hacer la ma- niobra decidida, acordada y aprobada. Lograr: cumplir el operativo, acertando o fallando, total o parcialmente. Resultando, por lo tanto, en éxito o fracaso.

Clasificación de accidentes de tránsito Por sus causas a) Velocidad peligrosa. b) Retroceso inapropiado. c)
Clasificación de accidentes de tránsito
Por sus causas
a) Velocidad peligrosa.
b) Retroceso inapropiado.
c) Giro inapropiado.
d) Paso inapropiado.

e) Estacionamiento inapropiado.

f) No conservar su derecha.

g) Quedarse dormido conduciendo.

h) Estado etílico.

i) No conservar distancia.

j) Inexperiencia en manejo.

k) Falta de concentración.

l) Falla mecánica.

m) Sin responsabilidad.

Por sus consecuencias Choque, Colisión, Volcadura, Atropello

Por su tipo genérico

Aproximadamente, el 85% de los acciden- tes de tránsito son evitables.

a) Evitables (imputables al conductor)

• No hizo lo conveniente.

• No cumplió con el reglamento de tránsito.

• No atendió las recomendaciones del manejo defensivo.

b) Inevitables (no imputables al conductor)

• Fallas mecánicas: dirección, frenos, luces, llantas, motor, etc.

• Fallas orgánicas: desmayos, infartos, pérdida de visión, calambres, etc.

• Fallas de la naturaleza: huaicos, de- rrumbes, deslizamientos, etc.

La velocidad

La velocidad es la distancia recorrida en un tiempo determinado.

Tipos de velocidad

a) Velocidad excesiva: mayor que la razo- nable y prudente.

b) Velocidad legal: permitida, estableci- da y/o exigida por el reglamento de tránsito.

c) Velocidad peligrosa: cualquier veloci- dad inadecuada para las condiciones de pista, de visibilidad, del vehículo, del ambiente, del conductor mismo, etc. Es cualquier velocidad que gene- re riesgos, y puede ser inclusive velo- cidad excesiva o velocidad legal.

Acerca de la velocidad

• A mayor velocidad, queda menor tiempo para reaccionar.

• Un obstáculo se vuelve más peligroso con la velocidad.

1 PEDAL: Curso de Manejo Defensivo. ISEM 2000. Ing. Carlos Pallete.

• Mientras más rápido se conduzca, más grave es el accidente.

• A más de 80 km/h, el campo visual se reduce (visión en túnel).

• La velocidad causa pánico y produce accidentes.

• A velocidades mayores a 100 km/h, el conductor promedio se siente impo- tente en cualquier emergencia.

• A mayor velocidad, la fuerza centrífu- ga en las curvas también es mayor.

Distancia para detenerse

La distancia para detenerse depende de la velocidad a la que se conduce.

Distancia para reaccionar: El tiempo pro- medio que toma un conductor para reac- cionar al peligro es de ¾ de segundo. En este tiempo, el vehículo ya ha recorrido al- gunos metros que es la distancia para re- accionar, que dependerá de la velocidad a la cual se está conduciendo.

DISTANCIA PARA DETENERSE = DISTANCIA

PARA

FRENAR

PARA

REACCIONAR

+

DISTANCIA

Distancia para frenar: Es la distancia que avanza un vehículo después que se ha apretado el pedal del freno. Esta también es determinada por la velocidad a la que el vehículo viajaba.

Condiciones de los accidentes

Existen seis condiciones que juegan algún rol en todos los accidentes.

a. La condición del conductor:

La edad: Puede influir en la habilidad para conducir.

• Conductor joven: Debe recordar que aunque los reflejos son rápidos, la inexperiencia puede causar una reac- ción rápida pero incorrecta.

• Conductor de mediana edad: Debe cambiar su estado mental antes de ponerse al volante ya sea por nervio- sismo o tensión. La experiencia no evi- ta las colisiones.

• Conductor de avanzada edad: Debe adaptar sus hábitos de conducción a sus habilidades físicas, manejar sólo cortas distancias, evitar el tráfico rá- pido y pesado y conducir por calles

Transporte Terrestre

que sean familiares.

La visión: Una visión pobre, puede afectar la habilidad para conducir.

• Debe mantenerse alerta observando en todas las direcciones. Ver un pano- rama amplio.

• Si sufre de ceguera nocturna o queda enceguecido fácilmente con el res- plandor de luces artificiales, siga las recomendaciones de condición de luz.

• No use drogas, pueden disminuir su visión.

• Las personas que sufren de miopía o hipermetropía deben usar sus ante- ojos o lentes a su medida.

Oído: Oír en condiciones normales per- mite captar importantes sonidos en el tráfico, como el silbato de un policía o las sirenas de un auto policial, de los bombe- ros o de una ambulancia. Si sufre pérdida de audición es recomendable mirar los espejos retrovisores con mayor frecuen- cia para percatarse de algún vehículo de emergencia.

Movilidad: Las molestias de los músculos

para percatarse de algún vehículo de emergencia. Movilidad: Las molestias de los músculos Nº 70, Marzo

Transporte Terrestre

pueden hacer de la conducción una ta- rea difícil. Por lo que se recomienda no conducir si sufre de calambres. Si sufre de tortícolis regule bien sus espejos re- trovisores.

Enfermedad: Una simple gripe o catarro puede afectar la habilidad para condu- cir, ya que se disminuye la tu capacidad de atención, retarda los reflejos y afecta la concentración. Si no se siente bien, no maneje y de ser necesario, no conduzca grandes distancias. Si está tomando al- guna medicina, conozca cuáles son sus efectos secundarios y cómo afectarían la conducción.

Fatiga: Para combatir la fatiga mental:

• Tome suficiente tiempo para viajar y descansar periódicamente.

• Use almohadas o cojines que ofrezcan apoyo a la parte inferior de la espalda.

• En sus períodos de descanso ejercite los músculos que no ha estado usan- do mientras conducía y deje descansar los que están demasiado cansados.

DISTANCIA MÍNIMA DE FRENADO A DIFERENTES VELOCIDADES

DISTANCIA MÍNIMA DE FRENADO A DIFERENTES VELOCIDADES Este cuadro es sólo referencial, pues diferentes

Este cuadro es sólo referencial, pues diferentes condiciones pueden modificar los datos ano- tados.

dentes. Para contrarrestar las malas condi- ciones de luz:

• Limpie el parabrisas y todas las lunas para obtener buena visibilidad. En tiempo de frío asegúrese que su motor está lo suficientemente “calen- tado” para lograr un buen rendimien- to, ponga el calentador interno antes que usted comience a conducir para evitar así que se empañe las lunas del interior.

• Disminuya la velocidad, no sólo para evitar el patinaje, sino para asegurarse que la distancia de parada está dentro de la clara visión.

• Encienda las luces así sea de día. Asegúrese que el limpia parabrisas, chorros de agua y el descongelador estén en buenas condiciones.

• Si el tiempo se torna muy malo, lo me- jor es salirse de la pista hasta que el tiempo mejore. Ubíquese a la derecha de la carretera, lo más alejado posible de ésta y en- cienda sus luces intermitentes. • Considere usar cadenas en los neumá- ticos para conducir en nieve.

Camino resbaloso Disminuya la velocidad por debajo de los límites.

• Evite deslizarte en caminos mojados.

• Evite frenar bruscamente en caminos húmedos o con hielo.

• Si resbala en el pavimento, quite el pie del acelerador y siga la dirección que el vehículo ha tomado. No utilice los frenos.

Letargo: Para evitarlo:

Asegúrese que todas las luces de tu

Mantenga sus luces delanteras limpias

• Añada variedad a las operaciones que efectúe cuando conduzca.

vehículo funcionen correctamente.

• Abra la ventanilla para recibir aire fresco.

y alineadas.

• Escuche la radio.

• Deténgase para tomar un descanso y hacer ejercicios.

• Si los pasajeros del vehículo van dur- miendo, es posible que el conductor caiga en letargo con mayor facilidad. Pida a la persona que vaya a su costa- do que permanezca despierta.

Encienda las luces tan pronto como comience la oscuridad, aunque sea a

medio día, si es que la visibilidad se reduce notablemente.

Cambie las luces a baja cuando se en- cuentres con otro vehículo, o cuando va siguiendo a otro vehículo dentro de los 100 metros.

• Cambie de conductores cuatro horas.

cada dos o

No mire directamente a las luces largas del vehículo que se acerca de frente.

Nunca use lentes oscuros cuando va a

Condiciones psicológicas:

manejar de noche o cuando se aproxi-

La tensión, las emociones, la actitud, aún

me a un túnel sin iluminación.

la

actitud positiva, pueden reducir la con-

Reduzca la velocidad durante la noche.

centración para conducir, crear fatiga físi-

Cuando hay demasiada luz brillante,

ca y mental, producir enojo, impaciencia,

use anteojos oscuros y el visor o el pa-

o

intolerancia hacia otros conductores.

rasol del vehículo.

Si

reconoce el estado mental en el que se

En condiciones adversas de luz, los de-

encuentra antes de comenzar a conducir, tendrá mayores posibilidades de llegar a

tu destino sin recibir daños. Para disiparse

más también tendrán dificultades para ver bien, así que tenga mucho cuidado en que “ellos lo verán a usted”.

realice ejercicio físico, hable su situación con algún amigo o compañero de trabajo

Nunca maneje con sólo las luces de parqueo.

o permita que otra persona maneje; si tu-

viera que conducir siéntese en el vehículo por un momento antes de encenderlo, respire profundo y háblese a si mismo.

b. Condición de Luz

Demasiada o poca luz puede causar acci-

c. Conducir en mal tiempo El mal tiempo (lluvia, nieve y granizadas) puede afectar la tracción, la visibilidad y el control del vehículo. Las acciones de- fensivas que se pueden adoptar son las siguientes:

Poca visibilidad • Reduzca la velocidad con el fin de que se pueda detener a

Poca visibilidad

• Reduzca la velocidad con el fin de que se pueda detener a cualquier distancia cuando vea algo en frente.

• Utilice sus luces intermitentes si va muy despacio.

• Estaciónese si es muy peligroso seguir conduciendo.

• Recuerde utilizar el limpia parabrisas.

• Utilice sus luces bajas cuando la visibilidad sea un problema, durante el día y la noche.

• Utilice anteojos para el sol cuando exista reflejo por la nieve.

• Si está nevando o cae granizo en el parabrisas, deténgase y límpielos.

• Use luces neblineras cuando sea necesario.

Peligros de la lluvia El mal tiempo por sí mismo no causa accidentes. Los accidentes los causan los conductores, quienes no toman medidas inmedia- tas para acomodar el manejo a los riesgos del mal tiempo. Cuan- do se encuentre por la vía manténgase alejado de los charcos ya que pueden esconder baches y si un vehículo lo salpica o lo cie- ga, tome firmemente el timón, no toque el freno y manténgase listo para frenar cuando se aclare la visibilidad.

d. Condiciones de pista

Se refiere al tipo y condiciones de la superficie de rodamiento, la que pueden afectar la habilidad para timonear, parar o manio- brar. Tome las siguientes precauciones:

Adecúe su velocidad a las condiciones de la pista.

Las velocidades indicadas en los carteles de señalización son únicamente para condiciones ideales.

En superficies resbalosas, reduzca la velocidad, sobre todo en las curvas.

Si patina, timonee en la dirección en la que la rueda trasera del vehículo está patinando.

Tenga cuidado con las hojas húmedas, son muy resbalosas.

Si las llantas de su vehículo están con cocadas gastadas, cámbie- las; pueden originar una patinada al perder tracción con la pista.

e.

Condiciones del tránsito

Mayor número de vehículos significa mayor conflicto en el tráfico y más chance para una colisión.

• Ceda el paso a los peatones y ciclistas. Algunos peatones sue- len cruzar entre los autos, mantente atento.

• Permita a los motociclistas tanto espacio como si se tratara de un automóvil.

• Planee su ruta de manera de evitar congestiones.

• Respete los límites de velocidad y la señalización.

• Controle sus emociones ante los conflictos del tránsito.

f. Condición del vehículo Las probabilidades de no tener un accidente son menores con un vehículo en buenas condiciones, que con uno que tiene defectos operacionales.

• Frenos gastados o mal ajustados no podrán frenar rápida- mente.

• Defectuosas señales direccionales o de frenos pueden con- fundir a otros conductores sobre sus intenciones y causar una colisión.

• Las llantas gastadas aumentan la posibilidad de patinar. Cámbielas.

• Luces quemadas, rotas o en mal estado no sólo disminuyen su visibilidad, sino que dificultan a otros conductores deter- minar la posición de su vehículo en la pista. Mantenga las

Manejo Vial
Manejo Vial
conductores deter- minar la posición de su vehículo en la pista. Mantenga las Manejo Vial Nº

Transporte Terrestre

luces del carro alineadas.

• El claxon debe usarse esporádicamen- te, pero si usted necesita usar el claxon en caso de advertencia y no funciona, los resultados pueden ser serios. Úselo especialmente en curvas cerradas.

• Mufle y tubo escape defectuosos a menudo llenan el interior del vehículo con monóxido de carbono. Mientras que la concentración puede que no cause la muerte, puede causar somno- lencia y puede ser la causa, no vista ni descubierta, de muchos accidentes.

• Mantenga su cinturón en buen estado para que proteja eficientemente.

• No coloque objetos punzantes o pe- sados en la repisa trasera del vehículo, pueden convertirse en proyectiles le- tales.

• Cuando conduzca un determinado vehículo por primera vez, familiarizar- se con la ubicación de los controles y las características de operación.

• Llevar siempre en su vehículo: triángu- los de seguridad o conos ambos con material reflectivo, un chaleco con cin- tas reflectivas, linterna, extintor, des- tornillador, alicate, llave para ruedas, gata, de ser posible una bomba para inflar llantas, equipos para remolcar el vehículo, indicador de presión de aire para las llantas y otras herramientas que considere convenientes.

• Colocar los triángulos de seguridad a 30 metros de su vehículo por ambos lados.

Recomendaciones generales

a. Inspección del vehículo antes de un viaje

Planear la ruta con anticipación.

Revisar los niveles de agua, aceite, líquido de frenos y gasolina.

Utilizar un indicador de presión para verificar que las llantas están infladas a la presión recomendada, incluyendo la llanta de repuesto.

Revisar el nivel de líquido del lim- pia parabrisas.

Examinar todas las luces (faros de- lanteros luces altas y bajas, luces direccionales, de frenos, de retro- ceso).

Oprimir el pedal del freno. Si siente que está demasiado suave o si el pedal se hunde hasta tocar el piso, es posible que los frenos necesiten más líquido para renos para au- mentar la presión.

Limpiar todas las ventanas del ve-

EL CONDUCTOR DEFENSIVO VS. EL CONDUCTOR AGRESIVO

del ve- EL CONDUCTOR DEFENSIVO VS. EL CONDUCTOR AGRESIVO hículo para aumentar la visibilidad.  Sentarse

hículo para aumentar la visibilidad.

Sentarse con la espalda erguida y levantar el soporte para la cabeza de tal forma que esté al mismo ni- vel de su cabeza.

Usar cinturón de seguridad.

Ajustar todos los espejos retroviso- res.

b. Puntos ciegos

Es un área o ángulo específico que se encuentra detrás o a cada lado trasero

del conductor, que no puede ser visto por éste a través de los espejos retrovi- sores.

c.

Use su cinturón de seguridad

Porque protegen absorbiendo la fuer- za del golpe.

Porque ayudan a mantener el control del vehículo al sujetarlo a su asiento.

Si lleva pasajeros, los cinturones de se- guridad los mantendrán en sus asien- tos.

Si traslada niños menores de 4 años, use asiento de seguridad para infan- tes del tamaño correspondiente a su edad, los niños mayores de 4 años pueden usar el cinturón del vehículo.

d.

¿Cómo frenar correctamente?

Un buen conductor muy rara vez necesita

aplicar los frenos bruscamente en caso de emergencia y, muy rara vez, tiene emer- gencias.

Tome siempre en cuenta la distancia para detenerse.

La manera de disminuir la velocidad del vehículo es quitar gradualmente

el pie del pedal del acelerador y dejar que el motor haga gran parte de la frenada cuando es necesario reducir

la

velocidad o frenar.

Es probable que demasiada presión

en los frenos cause una patinada. En caminos resbaladizos, la velocidad del carro debe ser controlada de manera que no necesite recurrir a los frenos. Cuando se frena continuamente al ir cuesta abajo, se calienta el sistema de frenos y da como resultado su rápido desgaste, pérdida de eficiencia en la frenada y posibles averías. El remedio es ir en un cambio bajo y dejar que el motor ayude a hacer la frenada.

En vehículos que cuenten con frenos de aire, estos no deben bombearse, soltando y apretando la válvula del pedal. Esto puede reducir la presión de aire a un valor demasiado bajo para hacer una frenada efectiva.

e.

Forma correcta para retroceder

Depende esencialmente de cuatro impor- tantes habilidades del conductor:

Recomendaciones:

• Colocar correctamente los espejos retrovisores laterales, de manera que casi se podrán eliminar los puntos cie- gos.

• El espejo convexo del lado derecho que poseen los vehículos reduce el punto ciego, pero distorsionan la distancia.

• Si su vehículo no está equipado con éste espejo, deberá hacer girar su ca- beza en un ángulo de 90 grados para

Postura: Debe girar el cuerpo en forma tal, que permita ver bien hacia atrás con ambos ojos, aplicar los frenos o mover el timón y continuar siempre mirando hacia atrás hasta que termine el retroceso. Visibilidad: Diversos accidentes se pro- ducen cuando el conductor no ve a una persona u objeto en su recorrido de retro- ceso, por eso haga lo siguiente:

poder ver los objetos o vehículos que • Antes de subir al auto, mira por debajo

se encuentran en punto ciego.

y por detrás del auto, para estar segu-

ro que no hay ningún niño, animal u objeto de valor o que pueda dañar

ro que no hay ningún niño, animal u objeto de valor o que pueda dañar el auto; ya que una vez sentado en el auto frente al timón, no podrás ver las cosas pequeñas.

• Calcule y planee por donde va a hacer su recorrido en retro- ceso a fin de evitar estrellarse contra una tubería, una piedra, un vehículo o una edificación cualquiera, o por último un hueco o zanja que podría ocasionarle daños en la parte baja del vehículo.

Timón: Muchos accidentes se deben a giros exagerados o efec- tuados en dirección equivocada. Evítelos.

Velocidad: Siempre retroceda lentamente. Un retroceso rápido es difícil de controlar. Esté listo a aplicar los frenos en cualquier momento.

f. Mantenga su distancia

Manténgase a una distancia prudente con el vehículo que va de- lante. Aumentar esta distancia en condiciones de lluvia, nieve o nebli- na. Debe establecer mayor distancia en carreteras que se encuentran en mal estado, el vehículo que está delante de usted puede fre- nar repentinamente.

g. Evite distracciones

No se distraiga con celulares, beepers, radio transmisores u otros, deténgase en un lugar apropiado para atenderlos. Evite también

comer, fumar, leer, escribir o bromearse con otra persona, estas distracciones pueden costarte la vida.

h. ¿Cómo evitar el choque de vehículos?

1. Vehículo adelante. Defensa:

• Manténgase siempre alerta.

• Mire más allá. Anticípese.

• No siga de cerca.

• Aplique los frenos más pronto.

2. Vehículo detrás. Defensa:

• Deténgase con suavidad.

• Haga sus señales.

• Líbrese del “pisa colas”.

3. Vehículo de frente. Defensa:

• Conserve tu derecha.

• Cuídese de las curvas.

4. En la intersección. Defensa:

• Manténgase preparado y alerta.

• Mire en ambas direcciones.

• Ceda el paso, no lo pelees.

5. Al adelantar y pasar. Defensa:

• Asegúrese del espacio disponible.

• Observe delante y detrás el carril por donde vas a pasar.

• Avise que va a adelantar.

• Avise que regresará a tu carril.

• Regrese a su carril.

6. Al ser pasado. Defensa:

• Preste ayuda al que pasa.

• Mire hacia atrás.

• Conserve su derecha.

• Conserve su distancia.

ayuda al que pasa. • Mire hacia atrás. • Conserve su derecha. • Conserve su distancia.

Servicios Auxiliares

Mg. Ing. Raúl Cisternas Yáñez Consultor Principal - VDM Ltda. Chile

Los inicios de la Ventilación de Minas son difícil de precisar, lo que sí puede señalar- se es que antes del siglo XVI la mayoría de los requerimientos actuales de venti- lación, tales como suministrar el oxígeno necesario para la respiración de las perso- nas, diluir y extraer polvo y gases tóxicos, ya eran materia de estudios e implemen- tación de soluciones acorde con la época.

La ventilación natural, la cual consiste bá- sicamente en el movimiento de masas de aire al interior de las minas producto de diferencias de temperaturas entre las la- bores y la superficie y de la diferencia de altitud entre las galerías conectadas con superficie, fue ampliamente utilizada en los comienzos; posterior a esto, se utilizó las caídas de agua en los piques para in- yectar aire fresco al interior de las minas, también se encendían grandes hogueras en los piques para producir tiraje y levan- tar el aire contaminado desde el interior de las minas, hacia superficie.

En el año 1850, un ingeniero inglés -John Atkinson- estableció las primeras bases sobre la cual se desarrollaría la Ventila- ción de Minas, constituyéndose como una rama más de la Ingeniería de Minas. Atkin- son dedujo que, la diferencia de presión requerida para inducir un flujo de aire a través de una galería minera, es propor- cional al cuadrado de la velocidad, la lon- gitud y perímetro de la galería, e inversa- mente proporcional al área de la misma; determinó, además, que el revestimiento interno de la galería influía en la diferencia de presión requerida para inducir el flujo.

En la segunda mitad del siglo XIX, se cons- truyeron los primeros ventiladores mecá- nicos, los de tipo centrífugo, siendo tales aparatos accionados primitivamente por molinos de vientos o por rueda hidráulica, los cuales en la actualidad son operados por medio de motores eléctricos.

Con el desarrollo de la ciencia aerodi- námica, y posterior a la segunda guerra mundial, se desarrollaron los primeros ventiladores de flujo axial, es decir, los ventiladores tipo axial, los cuales son los más utilizados en la actualidad y a nivel

Ventilación de minas

Aire fresco, mejor trabajo

y a nivel Ventilación de minas Aire fresco, mejor trabajo Los ventiladores son los pulmones en

Los ventiladores son los pulmones en la mina subterránea.

global, para mover grandes caudales de aire en faenas subterráneas, operando - dichas unidades- tanto en interior mina, como en superficie. Los ventiladores de tipo centrífugo, actualmente son amplia- mente utilizados en Sistemas de Venti- lación Industrial dada su capacidad de generar altas caídas de presión con cau- dales relativamente bajos, teniendo como característica esencial: el hecho de emitir un bajísimo nivel de ruido si se les com- para con la operación de los ventiladores de tipo axial.

En la actualidad y en ciertos países, se está utilizando ventiladores de tipo centrífugo -de alta capacidad, en términos de caudal de aire- para ventilar operaciones mine- ro-subterráneas, aunque su característica particular y principal es que tales unida- des son instaladas mayoritariamente en superficie. Con la instalación de ventila-

dores centrífugos en superficie, se está atendiendo dos restricciones de manera simultánea: la primera, evitar grandes ex- cavaciones en interior mina subterránea (no recomendable desde el punto de vista geomecánico) para poder instalar tales ventiladores, de significativas dimensio- nes físicas; y la segunda, generar un míni- mo impacto ambiental por ruido -en com- paración con la instalación, alternativa, de un equipo de tipo axial- en localidades cercanas a la faena.

Desde sus inicios a la fecha, la ventilación de minas tenía como objetivo central el suministro de aire fresco para la respira- ción de las personas y dilución-extrac- ción de polvo y gases producto de las operaciones subterráneas de voladura, extracción, carguío y transporte. En los últimos treinta años, han aumentado fuertemente los requerimientos de aire

con el objeto de diluir y arrastrar fuera de la mina las fuertes concentraciones de

con el objeto de diluir y arrastrar fuera de la mina las fuertes concentraciones de gases tóxicos emitidos por los equipos diesel de alto tonelaje incorporados en forma masiva a las operaciones subterrá- neas involucradas en los diversos méto- dos de explotación utilizados.

El aumento de los caudales de aire re- queridos para ventilar minas modernas en operación (altamente intensivas en equipos diesel), ha implicado el desarro- llo de galerías de grandes secciones para conducir dicho aire; además, el requeri- miento de elevados caudales de aire, ha obligado la construcción de ventiladores de grandes dimensiones y elevada po- tencia eléctrica, capaces de mover dichos caudales.

Distribución de aire

La distribución de aire en un sistema de ventilación de minas es la asignación de caudales de aire -en cantidad y calidad- al interior de los diversos sectores de la mina, demandantes del recurso, de mane- ra que se logre medioambientes subterrá- neos aptos para el normal desempeño de los trabajadores y una óptima operación de las instalaciones y equipos.

La distribución efectiva del recurso aire hacia los diferentes sectores de una mina a ventilar es función del uso y buen grado de utilización de los diversos dispositivos de control de flujos, tales como puertas de ventilación, tapados, reguladores y venti-

ladores reforzadores, instalados para este fin (distribución) al interior de los circuitos -principales y secundarios- de ventilación.

En las últimas décadas, se han producido fuertes cambios en cuanto a inyección, distribución y extracción de aire de ventila- ción en minas subterráneas explotadas por métodos de hundimiento. Dichos cambios, se han generado debido a diferentes facto- res, tales como cambios desarrollados en métodos de explotación, lejanía entre los portales de ventilación y los puntos finales de consumo del vital elemento en interior mina, lo cual ha ido acompañado de una masiva incorporación y operación de equi- pos diesel, implicando -esto último- un incremento de contaminantes y de las co- rrespondientes concentraciones altamente tóxicas para la vida humana.

En los inicios de la explotación minero-sub- terránea mediante método block caving, la

inyección y distribución de aire fresco hasta

el nivel de producción se lograba mediante

chimeneas de inyección principal conecta- das directamente al nivel de producción. Tal distribución, aun cuando permitía la inyección directa a dicho nivel (de alto con- sumo), no permitía el uso de ventiladores de alta capacidad dadas las altas velocida-

des de aire que implicaba. Por otro lado, no resultaba fácil el buen manejo y distribu- ción del aire -en el mismo nivel, de produc- ción, demandante del recurso- dado el alto tráfico de personas, operación de equipos

y otros, que prácticamente taponeaban el normal paso del aire por el nivel.

Servicios Auxiliares

Medio ambiente y salud ocupacional

INDERSA, amplia variedad de servicios

La empresa Ingeniería Integral de Riegos S.A.-INDERSA es una consul- tora multidisciplinaria asociada que tiene como objetivo brindar solucio- nes integrales para distintos riesgos latentes en diferentes sectores. La compañía desarrolla proyectos téc- nicamente aprobados por las auto- ridades competentes, cumpliendo recomendaciones, reglamentos y estándares locales e internacionales en higiene industrial y salud ocupa- cional, medio ambiente y protección contra incendio.

Entre la vasta gama de servicios que ofrece INDERSA están: imple- mentación y auditoria de Sistemas Integrados de Gestión ISO 9001 ISO 14001 OHSAS 18001, evaluaciones y estudios de Impacto Ambiental (EIA), PAMA, DIA, planes de cierre, estudios y monitoreos de agentes ambientales físico (ruido-vibracio- nes-iluminación-radiación), quími- cos, biológicos, particulado, emisio- nes en chimeneas, elaboración de línea base, caracterización del ruido, isofónicas, ergonomía, remediación, modelamiento, asesoría y muestreo para bio-aerosoles, estudios de se- guridad de acuerdo a RNE-INDECI, análisis de riesgos e inspecciones, in- geniería de incendios y tecnologías aplicadas, manejo de sustancias quí- micas peligrosas, investigación de accidentes e incidentes, desarrollo, implementación y estrategias para la administración de seguridad de pro- cesos ruidosos, y modelos de disper- sión de emisiones en el aire.

Sinecesitamayor información,puede contactarse a los teléfonos 446-4627, 255-7739 o al correo electrónico hso. ingenieriaintegral@gmail.com, para coordinar una visita informativa so- bre sus productos y servicios.

Técnicas

Voladura en Superficie (Parte final)

Tomado del Manual de EXSA S.A. «Manual práctico de voladura» Cuarta edición – Capítulo 9 ctve@exsa.com.pe

11. Espaciamiento (E)

Es la distancia entre taladros de una mis- ma fila que se disparan con un mismo re- tardo o con retardos diferentes y mayores en la misma fila.

Se calcula en relación con la longitud del burden, a la secuencia de encendido y el tiempo de retardo entre taladros.

Al igual que con el burden, espaciamien- tos muy pequeños producen exceso de trituración y caracterización en la boca del taladro, lomos al pie de la cara libre y bloques de gran tamaño en el tramo del burden. Por otro lado, espaciamientos excesivos producen fracturación inade- cuada, lomos al pie del banco y una nueva cara libre frontal muy irregular.

En la práctica, normalmente es igual al burden para malla de perforación cuadra- da E = B y de E = 1,3 a 1,5 B para malla rectangular o alterna.

Para las cargas de precorte o voladura amortiguada (Smooth blasting) el espa- ciamiento en la última fila de la voladura generalmente es menor: E = 0,5 a 0,8 B cuando se pretende disminuir el efecto de impacto hacia atrás.

Si el criterio a emplear para determinar- lo es la secuencia de salidas, para una voladura instantánea de una sola fila, el espaciado es normalmente de E = 1,8 B, ejemplo para un burden de 1,5 m (5´) el espaciado será de 2,9 m (9´).

En voladura con detonadores de retardo el espaciado promedio es aproximada- mente de:

E = (1,4 x B)

diámetro del taladro), que es más acepta- ble, ya que si el radio resulta muy alto, el burden puede ser incrementado, con lo que disminuye el número de taladros; por otro lado, es difícil considerar un explosivo con densidad menor de 0,85.

Si

el criterio a emplear en taladros de me-

diano diámetro es la resistencia a com- prensión, para roca blanda a media variará de 50 a 45 Ø y para roca dura a muy dura

Tanteando nuevamente con la fórmula, para un diámetro de 5” el resultado será de B = 10,7 pies aplicando la prueba:

de 43 a 38 Ø. Si además de la resistencia se involucra el tipo de explosivo, para tala-

L

=

25

=

2,3

dros de medio a gran diámetro se puede considerar lo siguiente:

B

10,7

- Con Examon y ANFO:

Para roca blanda a media : E = 27 a 33 Ø.

Para roca dura a muy dura : E = 25 a 24 Ø.

- Con emulsiones y ANFO Pesado:

Para roca blanda a media : E = 37 a 45 Ø.

Para roca dura a muy dura : E = 35 a 34 Ø.

12. Radio longitud a burden ( L/B)

La relación ideal de longitud a burden es de 3:1 que sirve de referencia para com- probar el burden y diámetro óptimos, me- diante tanteos con diferentes diámetros hasta aproximarnos lo más posible a 3, en base al burden obtenido con la fórmula de Konya.

Ejemplo, teniendo los siguientes valores:

Diámetro del explosivo : 3”. Densidad del explosivo : 0,85. Densidad de la roca : 2,70. Longitud de taladro : 25 pies (7,62m).

de la roca : 2,70. Longitud de taladro : 25 pies (7,62m). Este valor es muy

Este valor es muy corto respecto a 3. Tan- teando otra vez con la misma fórmula pero con diámetro de 4”, el resultado será B = 8,5 pies. Aplicando la prueba:

L

=

25

= 2,92

B

8,7

Que es un valor adecuado muy cercano a

3.

Por tanto, en estos ejemplos el burden ideal será de 8,5´ (2,6 m) para un taladro de 4”de diámetro (101 mm) y 25 pies (7,62 m) de longitud, cargado con explosivo de baja densidad (0,85 g/cm 3 ), a granel.

C. Cálculo y distribución de la carga ex- plosiva

1. Columna explosiva Es la parte activa del taladro de voladura, también denominada “longitud de carga” donde se produce la reacción explosi- va y la presión inicial de los gases contra las paredes del taladro. Es importante la distribución de explosivo a lo largo del taladro, según las circunstancias o condi- ciones de la roca. Usualmente comprende de 1/2 a 2/3 de la longitud total y puede ser continua o segmentada.

Para voladuras de filas múltiples simultá- neas (igual retardo en las que el radio lon- gitud de taladro a burden (L/B) es menor que 4 el espaciado puede determinarse por la fórmula:

en las que el radio lon- gitud de taladro a burden (L/B) es menor que 4

Comprobación:

Longitud : 25 pies. Burden : 6,4

Comprobación: Longitud : 25 pies. Burden : 6,4 Donde: B : burden, en pies. L :

Donde:

B

: burden, en pies.

L

: longitud de taladros, en pies.

Si:

L

=

25

=

3,9

B

6,4

Valor muy elevado al pasarse de 3, por lo

que deberá ajustarse una de las variables. Densidad del explosivo (cambiando el tipo)

o el diámetro del explosivo (cambiando el

Así pueden emplearse cargas sólo al fon- do, cargas hasta media columna, cargas a columna completa o cargas segmentadas (espaciadas, alternadas o Deck charges) según los requerimientos incluso de cada taladro de una voladura.

La columna continua normalmente em- pleada para rocas frágiles o poco com- petentes suele ser del mismo tipo de ex- plosivo, mientras que para rocas duras, tenaces y competentes se divide en dos

partes: La carga de fondo (CF) y la carga de columna (CC).

a. Carga de fondo (CF)

Es la carga explosiva de mayor densidad

y potencia requerida al fondo del taladro

para romper la parte más confinada y ga-

rantizar la rotura al piso, para, junto con la sobreperforación, mantener la razante, evitando la formación de resaltos o lomos

y también limitar la fragmentación gruesa con presencia de bolones.

Su longitud es normalmente equivalente

a la del burden más la sobreperforación: B

+ 0,3 B; luego:

CF = (1,3 x B)

No debe ser menor de 0,6 B para que su tope superior esté al menos al nivel del piso del banco. Se expresa en kg/m o lb/ pie de explosivo. Los productos usualmen- te empleados son: ANFO aluminizado, hidrogeles Slurrex, emulsiones sensibili- zadas, Examon-V o ANFOs Pesados como Slurrex-AP de 30/70 a 60/40, en razón a

que la energía por unidad de longitud en el fondo del taladro debe ser al menos dos veces mayor que la requerida para romper la roca en la parte superior.

Si se toma en consideración la resistencia de la roca y el diámetro de la carga, la lon- gitud de la carga de fondo variará entre 30 Ø para roca fácil a 45 Ø para muy dura.

El cebo iniciador o booster debe colocarse en esta parte de la carga, preferentemente al nivel del piso del banco, para su mayor efectividad.

b. Carga de columna (CC) Se ubica sobre la carga de fondo y pue- de ser de menos densidad, potencia o concentración ya que el confinamien- to de la roca en este sector del taladro es menor, empleándose normalmente ANFO convencional, Examon-P o ANFO Pesado en relaciones de 10/90 a 20/80. La altura de la carga de columna se cal- cula por la diferencia entre la longitud del taladro y la suma la carga de fondo más el taco.

Técnicas

CC = L – (CF + T)

Usualmente CC = 2,3 x B.

Años atrás, en los grandes tajos se em- pleaban cartuchos o mangas de hidrogel (Slurrex 40, Slurrex 60 o Slurrex 80) como carga de fondo cuando se requería refor- zar la carga iniciadora en taladros secos o en taladros con presencia de agua, llenán- dose el resto de la columna con ANFO.

Actualmente, con la posibilidad de poder preparar mezclas de emulsión-ANFO de diferentes proporciones en los camiones mezcladores-cargadores (camiones fábri- cas), es común carga con ANFO Pesado en relaciones de 10/90 a 60/40, con una lon- gitud de (10/15) Ø al fondo y completar la carga de columna con ANFO normal.

c. Cargas segmentadas o espaciadas Normalmente se emplean cargas conti- nuas en taladros de pequeña o media- na longitud, pero en taladros largos o en aquellos que se requiera disminuir la energía pero manteniéndola distribuida

largos o en aquellos que se requiera disminuir la energía pero manteniéndola distribuida Nº 70, Marzo

Técnicas

en toda su longitud, se emplean cargas espaciadas con tacos inertes intermedios y con un iniciador en cada una para garan- tizar su salida. Estas cargas pueden ser del mismo tipo de explosivo o emplearse uno de mayor densidad o potencia en la pri- mera carga al fondo. Las salidas pueden ser simultáneas o con diferentes tiempos de salida para cada una, mediante retar- dos en orden ascendente o descendente, según el diseño de la voladura o los efec- tos que se quieran obtener.

d. Carga específica (CE) Llamado también consumo específico o factor de carga (Powder factor).

Es la cantidad de explosivo necesaria para fragmentar 1 m 3 o yd 3 de roca. Se expresa en kg/m o lb/yd.

1 m 3 o yd 3 de roca. Se expresa en kg/m o lb/yd. La carga

La carga específica es una excelente unidad referencial para el cálculo de la carga total de un disparo, pero no es el mejor paráme- tro de por sí, ya que la distribución de este explosivo en la masa de la roca mediante los taladros tiene gran influencia en los efectos de fragmentación y desplazamien- to, es decir, en el resultado de la voladura.

Así, a igualdad de carga específica, una voladura efectuada con taladros de pe- queño diámetro muy próximos entre sí resultará con mejor fragmentación que si se utilizan taladros de gran diámetro pero más espaciados.

Usualmente se determina con base en la cantidad de explosivo utilizado por m 3 de roca volada en varios disparos, incluso di- ferenciando varios tipos de roca, conside- rando valores promedio para el cálculo de los disparos subsiguientes.

Otros valores utilizados para estimar la car- ga requerida para un disparo son: el factor de energía del explosivo en kcal/kg con- jugado con las características mecánicas de la roca, como su módulo de resistencia elástica (módulo de Young), resistencia a comprensión-tensión, densidad, etc. En voladura, la cantidad de explosivo utiliza- do deberá ser muy próxima a lo mínimo necesario para desprender la roca. Menos carga significa tener una voladura deficien- te y, por el contrario, un exceso de carga significa mayor gasto y mayores riesgos de accidentes, debiéndose tenerse en cuenta

mayores riesgos de accidentes, debiéndose tenerse en cuenta que el exceso de carga colocado en el
mayores riesgos de accidentes, debiéndose tenerse en cuenta que el exceso de carga colocado en el

que el exceso de carga colocado en el ta- ladro origina una proyección cuya energía

es proporcional a dicho exceso por m 3 , es- timándose que el centro de gravedad de la masa de la voladura podría desplazarse va- rios metros hacia adelante por cada 0,1 kg/

m 3 de exceso de carga, siendo aún mayor el

riesgo de proyección de trozos pequeños a distancias imprevisibles (Flying rock).

e. Estimación de cargas

Volumen a romper por taladro = Malla por altura de taladro.

V = (B x E x H) = m 3 por taladro

Tonelaje: volumen por densidad de la roca

o mineral.

f. Volumen de explosivo Diámetro de taladro por longitud de la co- lumna explosiva (columna continua) o por

la suma de las cargas segmentadas.

Ve = (Ø x Ce), en m 3

g. Factor de carga (FC)

Es la relación entre el peso de explosivo utilizado y el volumen de material roto.

FC = (We/V)

h. Tonelaje roto

El tonelaje roto es igual al volumen del material roto multiplicado por la densidad de dicho material.

Tonelaje = (V x ρ r )

i. Carga específica para cada taladro en voladuras de varias hileras

- Primera fila (burden a la cara libre frontal inicial):

Ce = (H – SP) x E x (B + T/2) x FC, en kg.

co (H) – 0,3 B).

 

H

: altura de banco.

- Para la segunda fila y subsiguientes:

B

: burden.

E

: espaciamiento.

Ce = (H – SP) x E x B x FC, en kg.

Donde:

Ce : carga explosiva, en kg.

H : profundidad de taladro.

SP : sobreperforación.

k. Factor de perforación (FP)

FP = (H/B) x E x H, en m/m 3

Luego:

E

: espaciamiento entre taladros.

Perforación total

B

: burden.

FP x volumen total

T

: piso quedado.

FC : factor de carga (por tipo de roca, ten- drá que definirse para cada caso en espe- cial).

l. Cálculo general para carga de taladro

(0,34 x Ø 2 x ρ e ), en lb/pie

j. Perforación específica

Donde:

0,34 : factor.

Es el número de metros o pies que se tiene

que perforar por cada m 3 de roca volada.

(L/H) (B x E)

Donde:

L : profundidad del taladro (altura de ban-

Ø : diámetro del taladro, en pulg.

ρ e : densidad del explosivo a usar, en g/

cm 3

Ejemplo:

Ø = 9”; ρ e = 1,35.

Luego: 0,34 x (9) 2 x 1,35 = 37,18 lb/pie

Técnicas

En unidades del Sistema Internacional:

55,33 kg/m aproximadamente

m. Densidad de carga (Dc)

Dc = 0,57 x ρ e x Ø 2 x (L – T)

Donde:

Dc : densidad de carga, en kg/tal.

0,57 : factor.

Ø : diámetro del taladro, en pulg.

ρ

e : densidad del explosivo a usar.

L

: longitud de perforación.

T

: taco.

Ejemplo:

Ø = 6,5”.

ρ

e = 0,80 (ANFO).

L

= 13,5 m (longitud de taladro).

T

= 5 m (taco).

Luego: 0,57 x 0,80 x (6,5) 2 = 19,27 kg

0,80 x (6,5) 2 x 0,57 = 19,27 kg/m

19,27 kg/m x (13,5 – 5) = 163,8 kg/taladro

= 19,27 kg 0,80 x (6,5) 2 x 0,57 = 19,27 kg/m 19,27 kg/m x (13,5

Técnicas

Técnicas Malla Es la forma en la que se distribuyen los taladros de una voladura, considerando
Técnicas Malla Es la forma en la que se distribuyen los taladros de una voladura, considerando

Malla Es la forma en la que se distribuyen los taladros de una voladura, considerando básicamente a la relación de burden y es- paciamiento y su directa vinculación con la profundidad de taladros.

En el diseño de una voladura de banco se puede aplicar diferentes trazos para la perforación, denominándose malla cuadrada, rectangular y triangular o al- terna, basándose en la dimensión del burden.

Distintas formas de amarre de los acceso- rios y diferentes tiempos de encendido de los taladros se aplican para obtener la más conveniente fragmentación y forma de acumulación de los detritos, para las pos- teriores operaciones de carguío y trans- porte del material volado.

Los diseños de amarre de las conexiones entre taladros de los trazos de perforación anteriores, determinan el diseño de ma- llas de salida, siendo las más empleadas la longitudinal, cuña, diagonal (Echelón) trapezoidal y las combinadas.

El burden virtual o de perforación se man- tiene invariable si se disparan todos los taladros de una voladura simultáneamen- te, ya que los taladros no tienen retardos. Esto se aprecia en la malla paralela. El burden, puede sin embargo, variar según como sea la distribución de los tiempos de encendido de los taladros cuando se utilicen detonadores de retardo, dando lugar al burden “real” o efectivo, de menor longitud que el virtual.

“real” o efectivo, de menor longitud que el virtual. D. Retardos en voladuras de banco Se

D. Retardos en voladuras de banco

Se emplean dos clases de retardos: de superficie para cordón detonante, que se intercalan entre taladros y entre líneas troncales, de tipo “hueso de perro” y de manguera de shock uni o bidireccional, con tiempos usuales de 9 a 300 ms, y los de interior de taladros que se colocan en el primer o booster, al fondo y en las car- gas espaciadas, generalmente son del tipo de detonador no eléctrico de shock y muy eventualmente eléctricos, con tiem- pos entre 5 y 100 ms.

La colocación de retardos puede tener es- tas alternativas:

- Líneas de cordón detonante con re- tardos de superficie, sin retardo en el taladro.

- Líneas de cordón detonante con retar- dos escalonados, en superficie y con

retardos de un mismo número en to- dos los taladros.

- Retardos en superficie más retardos de distintos números (escalonados) en el interior de los taladros.

- Sin retardos en superficie, con retar- dos de distintos números (secuencia- dos) al fondo de los taladros.

- Con o sin retardos en superficie, y con retardos escalados en las cargas espa- ciadas (decks) al interior de los tala- dros.

Los disparos grandes se pueden separar por tramos mediante un adecuado re- parto de retardos, repitiendo las series en cada tramo y separándolos entre sí, usualmente mediante un retardo del mismo número o más que es el último colocado en el tramo, para que el primer taladro del siguiente tramo salga des- pués al sumar su propio tiempo con el del retardo puente.

Protección Visual y Facial

Criterios de selección de anteojos

Para ver mejor

Sr. Martín Calderón Gerente de Ventas de Sekur Perú S.A. www.sekurperu.com.pe

Las estadísticas de accidentes en el tra- bajo en Estados Unidos revelan que hay 2 mil lesiones de ojos cada día, de las cuales más del 20% causarán incapacidad por la pérdida de visión temporal o permanen- te. Una perspectiva de Burean of Labor Statics (www.bls.org) encontró que el 60% de los trabajadores que sufren una lesión de ojos no portaban protección ocular y de aquellos que sí la tenían, el 40% portaba una de tipo equivocada.

En Estados Unidos estas lesiones cuestan anualmente más de 467 millones de dó- lares y agregando cuotas legales, juicios y el costo de entrenamiento de los em- pleados de reemplazo, alcanza la suma de US$ 934 millones de dólares.

En el Perú no se cuenta aún con infor- mación estadística que permita ser tan específicos; sin embargo, es importante tomar conciencia del tema.

Cómo elegir anteojos de seguridad

Debemos tomar en consideración los si- guientes puntos:

Los anteojos deben cumplir una nor- ma de seguridad Ej. Ansi Z87.1.

No elegir productos de inferior cali- dad solo por ser más baratos.

Verificar que sean ópticamente co- rrectos, es decir, que no distorsionen la visión, ya que puede causar daños a la vista.

Se debe buscar lentes que absorban la radiación ultravioleta por encima de 385nm, debido a que la luz ultra- violeta puede ser absorbida por el ojo y en dosis altas y repetidas puede provocar cataratas o daño perma- nente a los ojos.

Es importante tener en consideración que mientras más alta es la zona geo- gráfica donde una persona se encuentra, mayor es la intensidad de los rayos UV, por lo tanto, más dañina.

Para las labores mineras diarias es necesario contar con un adecuado EPP.
Para las labores mineras diarias es necesario contar con un adecuado EPP.
dañina. Para las labores mineras diarias es necesario contar con un adecuado EPP. 3 4 Revista

De todos lados

25 años brindando seguridad a los trabajadores peruanos

Tecnin del Perú S.A. celebra Bodas de Plata

Desde su creación un 28 de febrero de 1984, Tecnin del Perú S.A. inicia sus labores con el ideal de servir a todos los sectores productivos de nuestro país suministrando equipos de seguridad y pro- tección personal. Hoy, 25 años después, esta importante em- presa se distingue en el mer- cado gracias a que brinda una seguridad integral a todos sus

clientes, debido a que tiene la representación de marcas de gran prestigio internacional y cuenta con personal calificado

en todas sus divisiones que le

permite brindar un soporte técnico permanente.

En el marco de esta celebra-

ción, la gerencia general de Tecnin del Perú S. A. represen- tada por el Ing. Sergio Zapata Lazo , realizó el pasado 27 de Febrero un Seminario Interna- cional sobre equipos de segu- ridad en el hotel Prince de San Borja.

Este importante evento contó con la asistencia de 200 im- portantes empresas, entre las que destacaron: Cía. Minera Antamina, Petroperu, Río Tin- to, Southern Peru, Empresa Minera Los Quenuales, Kim-

berly Clark, Empresa Nacional

de Puertos, Procter & Gamble,

Cementos Lima, Basf Peruana, Barrick, Municipalidad Metro- politana de Lima, Maple Gas, Pure Biofuels, Orus, Emape, Pamolsa, Ransa, Pesquera Dia- mante, Perú lng., Votorantim Metais, Instituto de Seguridad Minera - ISEM, entre otras.

Las conferencias estuvieron

a cargo de representantes

internacionales para Amé- rica Latina de importantes marcas como: Holmatro Inc. (Colombia), Safety Source In- ternational Inc. (USA), Dupont

(Colombia), Safety Source In- ternational Inc. (USA), Dupont Al Seminario Internacional de Seguridad asistieron más de

Al Seminario Internacional de Seguridad asistieron más de 200 representantes de importantes empresas y contó con la presencia de expositores extranjeros.

y contó con la presencia de expositores extranjeros. Ings. Yuri Maceda, subgerente; Sergio Zapata Lazo, gerente

Ings. Yuri Maceda, subgerente; Sergio Zapata Lazo, gerente general y Christo- pher Zapata Gallo, gerente de Ventas.

(Argentina), Tyco Scott Health & Safety (Argentina), Wheeled Coach (Puerto Rico) y Elkhart Brass (USA).

La inauguración de este se- minario estuvo a cargo del Ing. Cristopher Zapata Gallo, Gerente de Ventas, y la emo- tiva clausura del mismo fue realizada por el Ing. Sergio

Zapata Lazo, en medio de la felicitación de todos los parti- cipantes por la calidad de las conferencias ofrecidas.

Las exposiciones que motiva- ron el mayor interés de todos los asistentes fueron las de Javier Subiraín, Gerente para América Latina de DUPONT, quien presentó los nuevos

productos de Protección Per- sonal, como la indumentaria de protección contra agentes químicos, protecctores faciales y ropa a prueba de fuego, para minimizar el riesgo de quema- duras en caso de accidentes laborales e incrementar las probabilidades de sobreviven- cia de los trabajadores.

La señorita Lorena Voltarel, Ge- rente de Ventas Regional para Latinoamérica de Scott Health and Safety, explicó brillante- mente la norma que regula la Protección Respiratoria, o Nor- ma para Equipos Respiratorios Auto-Contenidos de Circuito Abiertos (ERA) para Servicios de Emergencia.

En general este Seminario Inter- nacional con el que esta impor- tante empresa peruana celebró sus ”Bodas de Plata“ institucio- nales, rubricó su característica principal de trabajo: ofrecer seguridad a través de los ade- lantos tecnológicos en la con- fección de equipos de trabajo ,representando solo a reconoci- das marcas internacionales, que ofrecen todas las garantías a los trabajadores del país.

TECSEG

Monitores de avanzada para sistemas contraincendios

Las áreas de proceso industrial, zonas de almacenamiento de combustibles

y terminales marítimos ahora tienen la

protección de los monitores de control remoto de gran volumen Williams Fire

& Hazard Control. Se trata de elementos

indispensables en sistemas de protec- ción contraincendio que aplican agua, espuma o químicos secos, según se re- quiera.

Los monitores de control remoto de gran volumen están fabricados para operar en áreas clasificadas y son a prueba de explosiones. Su accionamiento puede ser eléctrico o mediante controlador eléctrico/hidráulico. Además, tienen ca- pacidad redundante para asegurar ope- ración continua durante interrupciones de energía.

Sistema de espuma Los monitores de gran volumen que uti-

lizan espuma son poli-tanques atmosfé- ricos de doble pared, piso plano y confi- guración superior de domo con reborde

de acero inoxidable. El sistema de espu- ma utiliza concentrado Thunder Storm™ que permite la duración de la aplicación tres veces mayor, o la utilización del tan- que de almacenamiento con una carga 33% menor.

Sistema de químico seco El sistema proporciona la capacidad de extinguir a control remoto fuegos “tridi- mensionales” o de presión con pitones Hydro-Chem™ de gran volumen. El al- macenamiento de químico seco y nitró- geno se realiza de acuerdo a los requeri- mientos específicos del proyecto.

De todos lados

ARSEGUINSA, más cerca de sus clientes

Para beneficio de sus clientes y empresas del sur peruano, ARSEGUINSA amplió sus hori- zontes comerciales y abrió una nueva sede en la ciudad de Arequipa, la cual será una de las principales distribuidoras de la marca 3M. De esta manera, la empresa se consolida como líder en la protección y seguridad de los tra- bajadores de la industria, minería y textilería.

Desde su nueva oficina, la compañía trabajará con las empresas mineras e industrias del sur de manera permanente, otorgando el equi- pamiento necesario de manera eficaz para la protección general del personal en sus labo- res en minas subterráneas, actividad que se desarrolla en extremas condiciones de traba- jo, con altos niveles de humedad y niveles de contaminación de polvo. ARSEGUINSA crea sistemas de seguridad para este proceso, me- diante la fabricación de botas, ropa industrial, suministros de aire, respiradores, entre otros.

la fabricación de botas, ropa industrial, suministros de aire, respiradores, entre otros. Nº 70, Marzo 2009

De todos lados

Sandvik gana Premio Internacional de Responsabilidad Social 2009

La Asociación Benéfica Remar

y la Organización Internacio-

nal de Responsabilidad Social OIRES premiaron a Sandvik por

supromocióndelaresponsabi-

lidad social en el Perú durante

el año 2008. Gerardo Ronceros

del área de EHS-Emviroment, Health and Safety de Sandvik

recibió, de manos del director de Remar-España, Pastor Vale- riano Martín Gorcoechea., el certificado de honor y trofeo otorgado “en mérito a la bri- llante contribución y esfuerzo

a favor del mejoramiento a la

calidad de vida de la pobla- ción en extrema pobreza y su sensibilidad social por los más necesitados”. Tras recibir el reconocimiento internacional, Sandvik renovó su compromiso a nivel nacio- nal con la responsabilidad so- cial y medio ambiente. Dentro de la misión de Sandvik Mi-

Fox aumenta

capacidad de

producción

La empresa Fox adquirió, recientemente, una nueva máquina de bordado, la que permite ampliar su capaci- dad instalada para el 2009. Con ello, reducirá aún más los tiempos de producción y de entrega, además de ofre- cer una mejor calidad en los logos, ya que la máquina posee una mejor calidad de definición y corte automáti- co de hilos.

El gerente general, Rafael Dá- vila, destacó la importancia que tiene poseer un taller de bordado propio para cumplir con los retos que el mercado impone, puesto que el clien- te puede aumentar el volu- men de su pedido cuando lo necesite.

puede aumentar el volu- men de su pedido cuando lo necesite. Pastor Valeriano Martín, director de

Pastor Valeriano Martín, director de Remar España, y Gerardo Ronceros de Sandvik.

director de Remar España, y Gerardo Ronceros de Sandvik. Doble celebración: 43 años sirviendo al Perú

Doble celebración: 43 años sirviendo al Perú y premiados por su responsa- bilidad social

ning & Construction está cla- ramente expuesto que, ade- más de contar con un buen entendimiento y conocimien- to de la industria minera y de los procesos de construcción, provee las mejores soluciones en el resto del mercado; sin embargo, considera que aún es más importante ser reco-

nocido como buen ciudadano corporativo. La premiación coincide con el cumplimiento de 43 años de servicio de Sandvik en el Perú, brindando productos de tecnología de punta y acom- pañado de un servicio de alta calidad para sus socios estra- tégicos en el mercado local.

TGI tiene nueva imagen

Desde el primer día del presente año, la empresa TGI S.A. pasó a formar parte del Grupo Albis, convirtiéndose en una unidad de negocio denominada Albis Industrial. La fusión se ha visto concretada luego de trabajar de manera conjunta desde el año 2007.

El Grupo ALBIS se constituyó el 14 de julio de 1953 y, desde entonces, ha ido creciendo a lo largo

de sus 55 años de existencia como un sólido grupo importador, comercializador y distribuidor a nivel nacional de productos farmacéuticos, equipos y accesorios médicos.

Para continuar con su consolidación, la empresa está introduciendo en el mercado la línea japo- nesa de guantes Showa, diseñados con tejidos de alta tecnología, materiales, tejidos revestidos

y procedimientos que seguirán aumentando el rendimiento y la sensibilidad táctil de los guan-

tes. Dentro de sus principales líneas se tiene: guantes para protección en trabajos corrientes, de resistencia a los cortes, resistencia a los aceites y a los productos químicos, trabajos delicados, resistencia al frío intenso y antiestáticos conductivos y disipativos. Además, se dedican a desa- rrollar plásticos biodegradables que respetan el medio ambiente.

Asimismo, se está introduciendo la marca Moldex, líder en el desarrollo y fabricación de equipos para protección respiratoria y auditiva. Todos los respiradores de esa marca están certificados por NIOSH, los protectores auditivos tienen el mayor nivel de reducción de ruidos del mercado

y se valoran conforme a estándares ANSI por un laboratorio acreditado.

Moldex se ha unido a la campaña mundial “Libre de PVC” en beneficio del medio ambiente, reafirmando su posición de primer y único fabricante de protección respiratoria y auditiva en el mundo 100% sin PVC.

Nº 70, Marzo 2009 3 9
Nº 70, Marzo 2009 3 9
Nº 70, Marzo 2009 3 9
Nº 70, Marzo 2009 3 9
Nº 70, Marzo 2009 3 9
Nº 70, Marzo 2009 3 9
Nº 70, Marzo 2009 3 9

Estadísticas

Accidentes fatales año 2009

Fecha

Titular minero

Unidad

Nº Víct.

Empresa

Clasificación según tipo

accid.

12/01/2009

Emp. Administ. Chungar S.A.C.

Animón

1

Emp. Administ. Chungar S.A.C.

Operación de maquinarias

17/01/2009

Cía. Min. Ares S.A.C.

Arcata

1

Cía. Min. Ares S.A.C.

Operación de maquinarias

17/01/2009

Cía. Min. Raura S.A.

Raura

1

Micong

Intox. - asfixia - abs. - rad.

24/01/2009

Cía. de Minas Buenaventura S.A.C.

Uchuchacua

1

Congemin JH S.A.C.

Operación Carga y Descarga

01/02/2009

Consorcio Minero Horizonte S.A.

Acum. Parcoy Nº 1

1

Zicsa Contrat. Generales S.A.

Desprendimiento de roca

07/02/2009

Volcan Cía. Minera S.A.A.

Carahuacra

1

Incimmet S.A.

Desprendimiento de roca

07/02/2009

Cía. Minera Casapalca S.A.

Americana

5

Corporación Minera Géminis S.A.C.

Desprendimiento de roca

08/02/2009

Empresa Minera Raura S.A.

Raura

3

Operac. Min. San Sebastián E.I.R.L.

Intox. - asfixia - abs. - rad.

10/02/2009

Minera Barrick Misquichilca

Pierina

1

Vialusa S.A.C.

Caídas de personas

20/02/2009

Cía. Minera Argentum S.A.

Anticona

1

Equimaq

Desprendimiento de roca

24/02/2009

Minsur S.A.

Quenamari San Rafael

1

Administración de Empresas S.A.

Desprendimiento de roca

03/03/2009

Volcan Compañía Minera S.A.A.

Cerro de Pasco

1

Trujillo & Ings. Contrat. Min. S.A.C.

Derrumbe, desliz., soplado min. o esc.

05/03/2009

Minera Suyamarca S.A.C.

Pallancata I

1

Corimayo S.A.C.

Acarreo y transporte

 

Total

19

 
I 1 Corimayo S.A.C. Acarreo y transporte   Total 19   4 0 Revista de Seguridad
I 1 Corimayo S.A.C. Acarreo y transporte   Total 19   4 0 Revista de Seguridad
I 1 Corimayo S.A.C. Acarreo y transporte   Total 19   4 0 Revista de Seguridad