Está en la página 1de 3

Teatro e identidad de género

Charo Altable
Anna M. Gascon

Hoy en día están cambiando los roles, y se tiende a pensar que ya está
todo hecho. Pero cuando observamos los cuerpos y las emociones de los y las
jóvenes nos damos cuenta que el cambio es superficial, que los estereotipos de
género permanecen en las capas más profundas de la psíque.
El teatro, el juego dramático, la expresión corporal nos permiten
introducir cambios y nuevos modelos de relación que pasan,
fundamentalmente, por el cuerpo y las emociones. Este taller es un pequeño
ejemplo de cómo podemos cambiar la mirada y la percepción alrededor de
quienes somos, qué representamos y como nos relacionamos.1

El objetivo de éste taller es acercarnos, desde el juego, a algunos


conceptos básicos: género, como construcción social de roles. Centramos el
trabajo en uno de los
TEXTO 12

Soy dueña de mi cuerpo.


Soy dueña de mi mente.
Soy dueña de mis sentimientos.
Soy ama de mis fantasías y de mis temores.
Soy dueña de mis sueños y esperanzas.
Soy responsable de mis triunfos y de mis errores.

Soy dueña de mi misma, por eso puedo construirme.


Puedo inventar mi vida.
En todo el mundo no hay otra persona como yo.

Yo soy yo y estoy bien.

Soy importante. Tú eres importante.

TEXTO 23
Ponte la « gafas de género” y busca en el texto siguiente tres tópicos de
género alrededor de la seducción y el amor. Cuando los tengas, elabora tu
propia propuesta y RE-ESCRIBE el texto, y con el, tu mundo.

1
Las fotografías del texto pertenecen al Taller de Teatro del IES Federica Montseny, proyecto
Amoraescena (Curso 2005-2006)
2
Autoestima, Virginia Satir (1994) Madrid, Neo Person Ediciones
3
Acto II, escena II. Romeo y Julieta, W. Shakespeare. Barcelona, Vicens Vives. Traducción del catalán.
Acto II, escena II. Julieta en el balcón del jardín. A Romeo, que se ha
“colado” para verla.

Ya sabes que la máscara de la noche


me cubre el rostro, porque, si no, verías
como se ha vuelto encarnado por lo que me has oído decir.
¡Ah, si pudiera guardar las formas y negar
todo lo que he dicho! Pero ya es demasiado tarde.
¿Me quieres? Me dirás que sí, lo sé,
y yo te creeré; pero si me lo juraras,
podrías hacerlo en falso, y Júpiter se ríe,
de los perjurios de amor. Gentil Romeo,
si me quieres, confirmalo lealmente
Si crees que has ganado muy deprisa,
seré distante, malvada, y diré ¡“no”!,
a pesar mío, solo para que tu me cortejes.
El hecho es que estoy demasiado enamorada
y esto te puede hacer pensar que soy ligera.
Pero, créeme, te seré mucho más leal
que las que tienen “vista” para jugar.
Ya lo sé, tendría que haberme hecho de rogar,
pero sin que yo me diera cuenta
has descubierto mi deseo. Perdona, pues,
y no pienses que sea ligereza
el amor que esta oscura noche ha rebelado.

Pequeño glosario feminista4

Género: 1. Clasificación de las palabras en función de características como masculino, femenino,


neutro, animado... 2. Tipo específico de textos o discursos: narrativo, descriptivo, expositivo,
argumentativo... 3. Cada uno de los grupos en que podemos clasificar las obras literarias de
acuerdo a unas características comunes: lírica, épica, dramática, oratoria, didáctica. 4. Conjunto
de fenómenos sociales, culturales, psicológicos i lingüísticos que se asocian a les diferencias de
sexo.
El sexo es una realidad biológica a partir de la cual se ha querido justificar la desigualdad y
diferente reparto de papeles entre hombres i mujeres. Por eso es necesario un otro término que
aluda a esas diferencias entre lo masculino y lo femenino entendidas como construcción
cultural. Surge así en los años 70 el término género, que se refiere al conjunto de características
que se asignan a los hombres y a las mujeres que se adquieren en el proceso de socialización
de les distintas culturas a lo largo de la historia. En definitiva, los modos de ser hombre y de ser
mujer son formas diferenciadas que se aprenden socialmente y que hacen que unos y otros
tengan gustos, expectativas, comportamientos, actividades, formas de relación, etc.
diferenciadas. El género es una construcción social variable en el tiempo y en las distintas
sociedades y por tanto susceptible de cambio, reinterpretación y reconstrucción.

Identidad: características físicas, sexuales, psicológicas, geográficas, étnicas, culturales y


sociales que permiten diferenciar a un grupo de personas de otro grupo.

4
Mujer y Educación, González, A. i Lomas, C. (Coord) (2002) Graó. Barcelona.
Machismo: Teoría que parte de la creencia en la inferioridad del sexo femenino frente del
masculino. Esta inferioridad se justifica a partir de las diferencias biológicas entre hombres y
mujeres. Esta idea de inferioridad de las mujeres respecto a los hombres se concreta en
comportamientos, hábitos y formas de pensar que ponen en un segundo plano a las mujeres
convirtiéndolas en seres dependientes, subordinados e inferiores a los hombres.

Estereotipo: Un estereotipo es una imagen convencional o una idea preconcebida sobre objetos,
personas y grupos sociales que construye un universo de significados enormemente eficaces en
el aprendizaje de modos de ver y de entender el mundo. El estereotipo es, en este sentido, un
mensaje de estructura autoritaria en la medida que difunde una visión simplificada de la
realidad en detrimento de otras maneras mas complejas de entender a les personas y a los
grupos sociales. Los estereotipos suelen comportar un juicio de valor peyorativo respecto a las
personas y a los grupos socialmente desfavorecidos en el que se elude cualquier análisis
histórico. De esta manera constituyen “etiquetas” que, por una parte, facilitan una comprensión
trivial de las cosas ajena a cualquier dialéctica y, por otra, actúan como a herramientas de
descrédito, menosprecio y ocultación de algunas personas y de algunos grupos sociales a causa
de su identidad sociocultural, sexual, racial, ideológica...

Estereotipos sexuales: Construcción cultural que supone una visión arquetípica sobre cada un
de los sexos, asignándoles de forma desigual y discriminadora distintos papeles, actitudes y
características. Los estereotipos crean arquetipos a través de imágenes que cumplen el papel de
proponer modelos rígidos en los cuales hay que encajar para ser socialmente aceptados. En
definitiva, los estereotipos sexuales fijan un único modelo de ser hombre y un único modelo de
ser mujer validados socialmente y que, a partir de esa visión tópica construida, establecen un
sistema desigual de relaciones entre ambos sexos y de cada un de ellos con el mundo.

Feminismo: Corriente de pensamiento que reivindica la igualdad entre hombres y mujeres. El


feminismo constata la desigualdad por razón de sexo que comporta una situación de
discriminación sociocultural de las mujeres frente a los hombres. Esta situación le lleva a
reclamar y a defender la igualdad de derechos y oportunidades entre los sexos. La
reivindicación de derechos para las mujeres parte de una forma de mirar el mundo diferente
del androcentrismo imperante. El feminismo supone, por tanto, una forma diferente de mirar i
de entender el mundo, el poder y las relaciones entre los sexos. Se divide en dos grandes
tendencias: feminismo de la igualdad y feminismo de la diferencia.

Para saber un poco más


ALTABLE, Ch., Penélope o las trampas del amor. Mare Nostrum. Madrid, Madrid, 1991 y Nau
Llibres, Valencia, 1998
Educación sentimental y erótica para adolescentes. Miño y Dávila, Madrid, 2000
GONZÁLEZ, A. i LOMAS, C. (Coord) Mujer y Educación, (2002) Graó. Barcelona.
MOTOS, T. y Tejedo, F. Prácticas de dramatización. Garcia Vedugo, Madrid. 1999.
MOTOS , T. y Aranda, G. Practica de la expressión corporal. Ñaque. Ciudad Real, 2001
PRADO, D. y Charaf, M. Relajación creativa. Inde. Barcelona 2000
SANZ, J., Psicoerotismo femenino y masculino, Kairós, Barcelona 1990.
Los vínculos amorosos, Kairós, Barcelona, 1995
SATIR, V. Autoestima. Neo Person Ediciones, Madrid, 1994