Está en la página 1de 7

LA ATRACCIÓN DE LAS ALMAS GEMELAS

¿Cómo tratar estos temas sin que te sientas herido en


tu todo armónico? ¿Cómo hacer que nazca la atracción
de las Almas Gemelas? ¿Cómo mantener lo que se
logró?

Primero, realiza una meditación sobre tu propia


persona. Busca identificar lo que podría atraer a tu
Alma Gemela. Con mucho cuidado y atención, verifica
si estás en paz y armonía contigo mismo y con las otras
personas con que te relacionas en tu vida cotidiana,
sean éstas de tu círculo más próximo o relaciones
esporádicas. Durante ese proceso, recuerda que la
palabra tiene una gran fuerza, que lo que tú dices es lo
que expande el aura. Y que las palabras, una vez
dichas, no pueden ser borradas.

Un pensamiento puede influir sobre algunas personas y


situaciones, pero la palabra tiene un poder de
comunicación mucho mayor. Las consecuencias de lo
que dices están fuera de tu control.

Los pensamientos son sólo tuyos, pero las palabras


pertenecen al mundo. Busca analizar honestamente
tus actitudes y tu comportamiento diario. Observa si en
tu manera de ser hay lugar para que sientas envidia de
tus amigos y amigas o de tus compañeros de trabajo.
¿Estás siempre criticando a las personas de mala
manera? ¿Qué es lo que te atraes para ti mismo? ¿Qué
tipo de personas se sienten cómodas contigo?

Si a tu alrededor sólo encuentras a "personas-


problema", es porque tu poder de atracción está en un
nivel muy bajo, en consecuencia tienes en tu entorno a
personas de evolución espiritual muy lenta y creas para
ti mismo un círculo vicioso. Si atraes a personas de
bajo nivel espiritual, ellas a la vez influirán sobre ti con
energías de bajo nivel, haciendo que tu propia
evolución se estacione o retroceda. Con esto estarás
predispuesto a atraer a otras personas de bajo nivel
espiritual y así sucesivamente.

Para salir de este círculo vicioso y crear un círculo


virtuoso, el proceso debe empezar por ti mismo, de
adentro hacia afuera.

No esperes que alguien cuide tus carencias. Ten


siempre en mente que eres tú quien debe preservar la
llama viva en tu corazón. A ti te toca hacer vibrar tu
Espíritu de manera positiva, generando energía, luz y
calor.

Trata a todas las personas con alegría, sin esperar


recompensas de inmediato. Muchas de ellas no
entenderán la razón de tu alegría, porque están
envueltas en lo que llaman "problemas". En verdad, no
existen los problemas. Existe la vida sucediendo, con
sus altos y bajos. Pero estamos acostumbrados a
rotular como "problema" a cualquier circunstancia que
nos provoca algún conflicto o exige esfuerzo para ser
resuelta. Estar cabizbajo, irritado y listo para saltar al
cuello del otro y exigir nuestros "derechos" es la
actitud más común que encontramos en el día a día.

Si tus actos no fueron reconocidos como esperabas, no


te pongas triste. Por lo general, las personas están
muy absorbidas por su trabajo y deben ocupar la mente
en actividades que juzgan más importante. Lo que
puedes hacer es no reaccionar como ellas y reconocer
que tal vez no se encuentren sintonizadas en la misma
onda de vibración elevada que la tuya. Es
imprescindible que no las juzgues mal. El momento de
estas personas todavía no llegó, y jamás llegará si tú
no colaboras haciendo tu parte, es decir,
comprendiéndolas sin criticarlas y aceptándolas como
están. Observa que dije "están" y no "son".
Simplemente Dios "es". Nosotros apenas
estamos.

Una vez que estas personas reconozcan tu ejemplo,


podrá originarse la secuencia de cambios. Si durante tu
vida hay una única oportunidad, sólo una, de ser un
buen ejemplo para alguien, ¡adelante! Pero no esperes
recompensa y de esa forma tu buena acción jamás se
perderá. Esta actitud aumentará considerablemente
las posibilidades de encontrar a tu "Alma Gemela".

¿Te sucedió alguna vez despertarte maravillado y


extasiado después de haber tenido una conversación
íntima y gratificante con la "persona de tus sueños"?
Cuando esto ocurre, por lo general nos despertamos sin
tener la seguridad de que haya sido un sueño y nos
parece que puede haber ocurrido de verdad.

Ambas cosas son correctas, porque al dormir no


dejamos de existir. Al dormirnos podemos efectuar
una proyección astral, que es tan real como lo que
todos entendemos como vida "normal". Durante esa
proyección, el cuerpo psicosomático se desprende del
cuerpo material y queda unido a él sólo por lo que
llamamos "cordón de plata".

El cuerpo psicosomático es idéntico al cuerpo material


o cuerpo físico, pero reacciona en diferentes niveles de
conciencia y existencia. Esta separación entre cuerpo
psicosomático y cuerpo físico ocurre antes de que
empecemos a soñar. Cuando la separación es
completa, comienza lo que llamamos "soñar".
En realidad, seguimos actuando y viviendo, sólo que en
esferas distintas. Y es una experiencia real y vívida
que, al despertarnos, tenemos la nítida impresión de
que no se trató de un sueño.

Todo lo que creemos que soñamos en realidad sucede;


la única diferencia es que ocurre en un plano diferente.
Muchas veces en los sueños encontramos a alguien
especial; hay besos, abrazos, risas y sentimos una
alegría indescriptible. Con seguridad, en esos sueños
las almas gemelas se encontraron. Esos encuentros
también ocurren en el plano imperfecto de la
conciencia humana. Por ese motivo, tenemos que estar
atentos para identificar el momento en que suceda el
hallazgo.

Necesitamos poner mucha atención a lo que sucede con


nuestra chakra cardíaco. Es en el chakra del corazón
donde la energía de las Almas Gemelas vibra y no en el
chakra sexual, como podría pensarse. Por eso, cuando
nos encontramos con nuestra alma gemela tenemos
ganas de abrazarla, de juntar nuestras Llamas para que
vibren juntas.

Si el deseo es solamente sexual, se trata de una


atracción física que no tendrá ningún tipo de
evolución. En los días que corren, esta situación se da
con mucha frecuencia. Un hombre se encuentra con
una mujer y se interesa por ella. Conversan buscando
puntos en común, intereses compartidos, cualquier
nexo que pueda servir para llegar a la conclusión de
que son parecidos. Si alguna particularidad les parece
común, la relación avanza. En los encuentros
sucesivos, aquel punto en común es enfatizado. Se dan
el primer beso, intercambian energías sutiles y, en la
mayoría de los casos, el paso siguiente es el acto
sexual.

No importa el juicio moral , ni me corresponde a mí


decir si esto es correcto o no. Tengamos en cuenta que
ambas personas creen que lo que hacen está bien, que
era eso lo que tenía que suceder. Lo importante es que
esta atracción está ocurriendo apenas a través del
chakra sexual.
Durante el acto sexual, la mujer -parte receptiva en la
relación- recibe el "karma" del hombre en cada
eyaculación. Con la repetición del sexo, nuevas
descargas de karma sucederán, siempre del hombre
hacia la mujer. Cuando ella practica el sexo con
personas poco conocidas, en su chakra sexual se
acumula una carga inmensa de energía instintiva,
saciándola.
Cuando ocurre esto, su chakra cardíaco queda cada vez
más solitario porque no vibra con la misma intensidad.
Esta soledad le provocará depresión y sentimientos de
angustia.

Tú debes haber leído o escuchado a alguien decir que


después de haber tenido sexo se quedó con una
sensación de vacío inmenso, con una soledad que le
resultó inexplicable. Incluso tal vez te haya ocurrido a
ti. Esa persona no sabe, pero describe exactamente lo
que está sucediendo.
Su satisfacción física obtenida con el sexo no tiene
ningún significado, porque no esto acompañada del
placer espiritual del acto sexual realizado por amor.
Su chakra sexual vibró intensamente, pero su chakra
cardíaco no. Abandonado y solitario, el chakra
cardíaco provoca un sentimiento antagónico de
abandono y soledad.

Durante mis conferencias, siempre me preguntan si no


existe esa descarga de karma de la mujer hacia el
hombre. Yo respondo que existe cuando se da durante
el período menstrual.
Los hábitos occidentales llevan a las parejas a
abstenerse del sexo durante el período menstrual y por
esa razón resulta más difícil el pasaje de karma
negativo de la mujer hacia el hombre.

En Oriente, específicamente en los países en que el


"Tantra" es más aceptado y tiene más adeptos, los
hombre buscan tener contacto durante el período
menstrual de la mujer, justamente para permitir que
ella libere sus karmas. Estas prácticas son
consideradas positivas, ya que el tantra es el culto a la
mujer y ellas son consideradas Diosas.
Cuando una pareja hace el amor y los dos se aman
verdaderamente, los karmas son cambiados y
transmutados en puro amor. El intercambio es tan
grande que muchas parejas en el transcurso de los
años se tornan parecidas incluso físicamente.

Esta no es la realidad en Occidente. ¿Qué ocurre


cuando alguien se vincula sexualmente sin amor con
personas desconocidas? La respuesta es que su chakra
cardíaco no vibrará en la misma frecuencia que su
chakra sexual. Prevalecerán las vibraciones del chakra
sexual atrayendo repetidas veces el mismo tipo de
situación.

Todos los seres humanos atraemos y somos atraídos


por circunstancias vibratorias. Obtenemos aquello que
atraemos y atraemos según el momento por el que
atravesamos, tanto en el aspecto espiritual como el
físico. Y de esta manera caemos en una trampa de la
cual es muy difícil salir.

Nuestra forma de vestirnos es un mensaje hacia el


mundo exterior de lo que somos y de lo que estamos
buscando. Si queremos encontrar un compañero, no
necesitamos vestirnos como si estuviésemos siempre
listas para a ir a una discoteca. Al vestirnos de modo
provocativo únicamente atraemos al tipo de hombre
que está interesado sólo en el sexo. Finalmente, eso es
lo que transmitimos si usamos una vestimenta
atrevida.
Si tu manera de vestirte tiene otro estilo, será otro tipo
de hombre el que sentirá atracción por ti. Todo
depende de lo que pretendas conseguir. Usa tu libre
albedrío para llegar a tus objetivos , pero no te dejes
llevar porque un cierto tipo de ropa "está de moda".
Puede ser que aquella moda no sirva para lograr los
fines que buscas.
Te corresponde a ti decidir. Nadie puede hacerlo en tu
lugar. Es una decisión individual hacia el camino de la
evolución. Podemos ser muy femeninas, creando cada
una su propio estilo.

El punto crucial de la cuestión está en que el Alma


Gemela se deja atraer por la inteligencia (chakra
coronario) y por el amor (chakra cardíaco). El chakra
básico (llamado chakra sexual) atraerá por sí mismo lo
que le es propio si no vibra conjuntamente con los
otros. ¿Tú quieres atraer almas kármicas llenas de
problemas? ¿Es eso lo que quieres?

Por lo tanto recuerda siempre que la forma de vestirte


constituye un lenguaje en sí mismo; que tus modos y tu
comportamiento son mensajes para el mundo exterior
que transmiten lo que eres y lo que deseas. Quien se
viste impúdicamente se expresa con malas palabras, se
porta de manera poco adecuada para llamar la atención
o se comporta incovenientemente. Como consecuencia,
atraerá a personas semejantes o, por el contrario, a
alguien que sólo se interesará momentáneamente.
En el caso de la mujer, la posibilidad de ser usada y
olvidada es muy grande, tan grande como la frustración
que sigue cuando la relación termina. Si es que se
puede llamar relación a este tipo de encuentros
pasajeros.

También podría gustarte