domingo 16 de octubre de 2011 El mundo mágico de Laura Desde aquella vez, cuando después de la cena, salió al jardín junto

a sus padres, y se deleitó con el aire fresco y húmedo de la noche, mezclado con el aroma de las flores; Laura comenzó a salir al jardín por las noches. Apenas terminaban de cenar, ella insistía para que la acompañaran; y de la mano de su madre, recorría el sendero más próximo a la casa, que estaba rodeado de plantas y flores. Cuando sus padres se negaban, por estar muy oscura la noche, la niña salía por la ventana de su cuarto; y caminaba entre las sombras del inmenso jardín. Laura era una niña muy especial, vivía en su propio mundo. Le gustaba soñar despierta. Mientras caminaba por los senderos, se imaginaba que estaba en un mundo mágico, y que por las plantas trepaban y saltaban pequeños duendes; y creía que las mariposas nocturnas que por allí volaban, eran hadas. Una noche, vio que alguien más caminaba por el jardín. - ¡Hola! - la saludó. - Hola ¿Quién eres? - preguntó Laura. - Soy el guardián de este mundo mágico. - ¿En serio? - Sí. ¿Quieres recorrer un lugar que nunca viste? Un lugar secreto. - ¡Sí! - Entonces dame la mano y vamos. Laura le dio la mano y se fue junto con él. El “guardián” era un loco asesino que la estaba asechando y la escuchó hablar sobre un mundo mágico. Publicado por Jorge Leal en 10:00 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: sábado 15 de octubre de 2011 Vagando por la noche Un par de perros saltaron el muro de una casa y salieron a ladrarle; Guillermo siguió su nocturno paseo sin prestarles atención. La noche, negra, y aquellas calles no estaban iluminadas; e hileras de árboles las bordeaban por un lado, haciendo que la oscuridad fuera casi absoluta. Guillermo siguió vagando, como si fuera una sombra más, invisible entre aquellas tinieblas. En algunas casas, cada tanto, se encendía una luz, y Guillermo veía que alguien se asomaba por la ventana, buscando la causa de que su Perro ladrara tanto. Al llegar a una parte más abierta, donde no había árboles, vio que alguien se le acercaba caminando en dirección contraria a la de él. Era una silueta ancha y baja, y avanzaba de forma errática; para un lado y para el otro, e iba murmurando algo. Guillermo siguió avanzando en forma recta. El otro caminante, se abrió hacia un costado, y luego enderezó rumbo a Guillermo. En vez de chocar con el extraño, Guillermo lo atravesó, pasó a través de él. El otro caminante paró, un escalofrío recorría su cuerpo, y sintió un súbito terror. El hombre estaba borracho y no se explicaba que le había pasado. Él no había visto a Guillermo, nadie lo veía, pues era un fantasma, sólo los perros presentían su presencia y salían a ladrarle. Publicado por Jorge Leal en 09:41 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: cuentos de fantasmas Reacciones: jueves 13 de octubre de 2011 Escribiendo un cuento de terror Hace poco, me uní a un pequeño grupo de escritores noveles, principiantes, aunque todos tienen más experiencia que yo. En el grupo somos tres hombres y cuatro mujeres. Mediante mensajes de texto, acordamos reunirnos en la casa de uno de los integrantes.´ Una tormenta amenazó durante todo el día; se desató una media hora antes de la reunión, que era a las nueve de la noche. En los pocos metros que recorrí desde el taxi hasta la casa, casi me empapo totalmente. Los demás ya habían llegado. Franco, el dueño de la casa (una construcción tipo “Chalet” similar a un pequeño castillo) me recibió y lo seguí por un par de salones y un corredor. Finalmente llegamos a la habitación en donde estaban los demás. Era amplia, justo a la mitad tenía una gran chimenea, y esa noche estaba encendida. Unos leños enormes chisporroteaban mientras se consumían lentamente, y la luz que producían se desparramaba por casi toda la habitación. Aparte de aquella luz, sólo había un par de velas iluminando de forma peculiar los rostros de mis compañeros, que estaban sentados en torno a la mesa en donde estaban las velas. Saludé y me senté. En la mesa también había un montón de

yo tomé mi silla y la levanté para arrojársela a la sombra. y pasó la noche no sé donde Por si se preguntan qué pasó con el cuento de terror. Fuera seguía la lluvia. Era una noche de luna. venía desde otra habitación. eran más que suficientes para inspirarnos. Cuando Anselmo vio lo que causaba el alboroto.¡Ratas! . sólo eran un torso o una cabeza flotando en el aire.No vale la pena. arreciando contra los muros de la casa. . recién me rozó . al igual que los otros. soltó la escopeta y se santiguó. Las aves revoloteaban y chocaban contra el tejido de alambre. los leños estaban rojos. tal vez fue el Gato . Cruzó corriendo por el jardín. . como la casa es muy grande… Por un rato estuvimos expectantes. Avanzaban en fila desde el galpón. . a salir lo más rápido que pude de aquella casa. . Calló al suelo y se arrastró por unos metros en dirección a la casa. . nunca había sentido tanto terror.y se hizo la señal de la Cruz. Por momentos nadie hablaba. pero sólo atiné. el cuento es éste… Publicado por Jorge Leal en 14:53 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: miércoles 12 de octubre de 2011 Restos de animales Los perros aullaron de repente. otros eran cuerpos enteros. después seguimos con lo nuestro. andaba con paso solemne. Siempre creí que si me cruzaba con algún hecho sobrenatural. Para mí. Cuando miramos hacia donde señalaba. yo propongo. Cuando logró levantarse corrió como un loco. caminando entre aquella penumbra. Todos volteamos hacia Franco. una de las muchachas. los que tenían brazos.¿Y eso? ¿Hay alguien más en la casa? . Una procesión de fantasmas salía desde un galpón cercano y rodeaba el gallinero. . sonó como si objetos metálicos chocaran entre si. pero no lo comenté. y la tormenta que rugía afuera. Anselmo sintió que se le iban las fuerzas. Estuvo el resto de la noche vigilando por la ventana. y sus llamas bailoteaban para todos lados. Vi que señaló rumbo a un rincón. La luz de la chimenea comenzó a disminuir. . voltearon hacia Anselmo y lo señalaron.El Gato está aquí. un cuento de terror. entre todos. incluso Franco se retiró de allí junto con nosotros y su Gato. Sin pensarlo más salió de la casa. me sirvió una taza. levitando o caminando. Vi que Franco corrió hacia el interruptor de la luz. ahí está la cocina. y continuó .A mí me gustaría. escribir sobre… La interrumpió un ruido fuerte que escuchamos. El viento hacía que unas ramas delgadas azotaran a la única ventana que había en la habitación.cuadernos y un par de termos con café. actuaría de otra forma.dijo una de las muchachas.exclamó Anselmo mientras buscaba los cartuchos. Miramos bajo la mesa y allí estaba el Gato. seguramente fue una Rata.¡Estas comadrejas! ¡Hoy no se salvan! . el aspecto. aplastando a su paso plantas y flores del jardín. Algunos. y se escuchó un gran alboroto en el gallinero. No sé si sólo las mujeres gritaron.invité a Franco. en ése momento miraba hacia la puerta.dijo Franco . Lo de no encender la luz eléctrica me pareció una exageración. no distinguí cual. cuando de repente una de las muchachas gritó. Fue en uno de esos momentos de silencio. una sombra. otra de las muchachas. La reunión era para escribir. en los extremos de la habitación apenas llegaba algo de luz. después apuntaron hacia el galpón. y la sombra desapareció. Antes de que la tirara se encendió la luz. Algunos no estaban completos.A veces andan. lentamente.No.le pregunté. vimos a una silueta.Vamos a comenzar . . El gallinero estaba detrás de unos naranjos. hubo un gran griterío.¿Elegimos un tema o tiramos ideas hasta que nos guste alguna? .Elegimos un tema .¡Hay Dios mío! .exclamó Rosario. suplicando que los fantasmas no . Rosario. Anselmo se tiró de la cama y corrió hasta donde estaba su escopeta. lo grande de aquella casona. Las velas chorreaban cera. . .me contestó Franco. también había esqueletos vestidos con harapos. escuchando. y a veces sonaba como si alguien arañara los vidrios. Le pareció raro que sus perros aullaran en vez de ladrar.Vamos a ver que anda ahí .le contestó Fabiana. cada tanto alguien rompía el silencio con alguna idea. y cacareaban enloquecidas.

le preguntó Patricia mientras se servía ensalada de una fuente. . cerca del medio día.exclamó la Médium. A ella le interesaba todo lo relacionado con situaciones paranormales. Apenas entraron la mujer señaló una enorme bolsa que estaba sobre unas maderas. .Allí es más fuerte ¿Qué hay allí? preguntó señalando hacia el galpón. Durante la tarde llegó su Hermana acompañada por una Médium.Está bien.¿Estaba embarazada? .Voy a revisar el cuarto ¿Será que alguien entró…? . escuché el llanto de un bebé y estaba seguro que venía del cuarto. Publicado por Jorge Leal en 14:23 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: cuentos de fantasmas Reacciones: martes 11 de octubre de 2011 El llanto Emilio dejó el diario sobre la mesa y escuchó con atención. pero bajo protesta.dijo Emilio. . Al ver a Emilio aquel ser salió corriendo y desapareció tras el sofá. Emilio se levantó para ayudarla. su esposa. Eso es alimento para aves a base de restos de animales. y sobre su vientre había un ser pequeño. los aparatos estaban apagados. Por la mañana llamó por teléfono a la única persona a la que podía contarle lo que vio sin que lo tomara por loco. tras una larga espera. y con increíble rapidez arañaba y mordía el vientre de Patricia. . el llanto era claro y fuerte. Fueron hasta el gallinero. Durante el almuerzo Emilio le comentó: . Creyó que tal vez era la tele. no se explicaba que pasaba. . el alimento para los animales…. y a esa hora. si te lo cuento te vas a reír. . inmediatamente la Médium sintió algo. . quédate aquí! ¡Tengo miedo! Creo que es…es él… . Un poco después llegó Patricia. me las trago. o la radio. Te cuento lo que me pasó. comenzó a temblar de terror.entraran a su casa. Regresó a leer el diario. Concluyó que había escuchado a un bebé que alguien cargaba por la calle. pero le tengo malas noticias: Perdió al bebé. se va aponer bien. se oía bien cerca… En ese momento Patricia tomaba jugo.le dijo el Doctor . La cargó en sus brazos y la llevó hasta el auto. Ya estaba de noche cuando volvió a suceder algo extraño. se oía el llanto de un bebé.¿Qué te pasó? . la ventana daba a la calle.Sí…ya me pasó…me dio tos…ya estoy bien. Patricia lo vio.¿No lo sabía? Tenía algunas semanas . . .¿Te ahogaste? Trata de respirar ¡Calma! . su Hermana. estaba llena de personas que iban y venían. Abrió la ventana y miró hacia afuera.Patricia no terminó su frase. regresaba de hacer las compras. esta vez los dos lo escucharon. . nuevamente se escuchó un llanto de bebé.dijo la Médium . su esposo ya iba rumbo al cuarto. Estaba revisando todo cuando escuchó que Patricia lanzaba unos alaridos de terror.Y hay algo más que tal vez usted no sepa. Publicado por Jorge Leal en 14:45 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook . a veces su esposa se olvidaba de apagarlas.le respondió Anselmo. ella sangraba mucho. Estaban mirando el informativo.dijo Anselmo horrorizado. vio a un Doctor que salía de la sala de operaciones.¡Esos son restos humanos! .Hoy me pasó algo curioso. ella no paraba de toser. Patricia se asustó mucho. No hace mucho su esposa se hizo un aborto.Ahí guardo cosas. Cuando entró al cuarto el llanto había cesado. y al escuchar aquello se atacó de una repentina tos que la hizo escupir lo que tomaba. .Esta energía no debería estar aquí . Después de eso el día pasó normalmente. un bebé deforme. En el Hospital.No puede ser. es…¡ Oh Dios mío! ¡Utilizan restos humanos…! .¡No.Está fuera de peligro. alguna madre que cruzó por allí.¡Si no comes esas verduras no hay más milanesas! . cubierto de sangre.le preguntó Emilio al Doctor. Entró al cuarto y encendió la luz.¿Cómo está mi esposa? . las luces estaban apagadas. . Emilio hacía a un lado unas verduras que no le gustaban. Al llegar a la sala la vio tirada en el piso: Estaba boca arriba. Emilio estaba desconcertado. sólo el televisor iluminaba la sala.

cuando el ómnibus en el que íbamos se descompuso.dijo un Señor de repente. pero no lo encontraba. Al mirar a los demás noté que faltaba alguien más. . la mayoría nos bajamos. con parte de su espalda recostada al espaldar de la cama.Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: Frente a un cementerio Regresaba de una corta excursión a un pueblo turístico.le contestó la Madre. Buscó el control para cambiar de canal. Lo que siguió fue algo aterrador. lo había dejado sobre la cama. lo demás era todo campo. y caminaba entre las sombras del inmenso jardín. reconocí al enorme eucalipto que está justo frente a un viejo cementerio. Cuando sus padres se negaban. cerca de su cintura. horrorizada. el Señor Mayor que le reclamó más respeto al tipo de la botella tampoco estaba.Lo que hay ahí es un cementerio abandonado . Publicado por Jorge Leal en 11:50 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: cuento corto de miedo domingo 16 de octubre de 2011 El mundo mágico de Laura Desde aquella vez.dijo un hombre que recién terminaba de empinar una botella. otras cayeron en el camino. mezclado con el aroma de las flores. aunque no sabían que pasaba. solo había “Aparecido” frente al cementerio. recorría el sendero más próximo a la casa. estaba en el cementerio. Hasta la gente que estaba adentro comenzó a gritar. . como si alguien se tapara la boca para que no lo escucharan reír. alcancé a ver que las arrojaban desde el cementerio. y también aseguró que en el ómnibus no iba ningún Señor Mayor. Cuando bajamos se dio cuenta que había un pasajero menos. la película parecía ser buena. . Según él Chofer no faltaba nadie más. una casa supongo . . y continuó. La mayoría chocó contra el ómnibus. Laura comenzó a salir al jardín por las noches. y al siguiente. Aquello sólo duró un instante. que estaba rodeado de plantas y flores. Vi que el tipo de la botella se agachó y levantó una piedra. Levantó la sábana. se preguntaba qué estaba pasando. Publicado por Jorge Leal en 10:29 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuentos de lugares embrujados Reacciones: lunes 10 de octubre de 2011 Noche de insomnio y terror Como aún no tenía sueño encendió la televisión.¡Tenga más respeto! Estamos frente a un Campo Santo. El hombre continuó: . Era la única construcción que había por allí.¡Un cementerio en medio de la nada! ¡Jaja! ¿A quién se le ocurrió semejante…? . frente a un Destacamento Policial.exclamó una muchacha. Inmediatamente comenzó a caer una lluvia de piedras. Había recorrido aquel camino muchas veces y lo conocía bien. pero no estaba en el camino. la niña salía por la ventana de su cuarto.¡Un cementerio! ¡Ay que miedo! . Apenas terminaban de cenar. algunos entraron. De repente la tele saltó a otro canal. pero nadie recordaba verlo en el ómnibus. Encontró un canal en donde estaban dando una película de terror. faltaba el hombre que arrojó la piedra. buscó bajo la almohada. el de la botella. por estar muy oscura la noche. Dejó el control remoto a un lado y se cruzó de brazos. otros nos refugiamos tras el ómnibus. el sonido venía de abajo de su cama. ella insistía para que la acompañaran. El film la atrapó tanto que comenzó a asustarse. . cuando después de la cena. Ya estaba de noche y transitábamos por un camino desolado.escuché que un niño le preguntaba a su Madre.lo interrumpió el mismo Señor que había dicho que el lugar era un cementerio . y señalaba el muro del cementerio.¡Si por aquí no hay ningún pueblo! . Silvana. a esa hora de la madrugada había pura anuncios. y de la mano de su madre. pero otros no fueron tan afortunados y resultaron lesionados. de pronto escuchó una risita entrecortada. y se deleitó con el aire fresco y húmedo de la noche.¿Qué hay ahí atrás? . a un lado de ella. Al mirar por la ventanilla me di cuenta en donde estábamos. salió al jardín junto a sus padres. . Silvana estaba medio sentada. Al de la botella lo encontraron muerto. Mientras el Chofer y su ayudante intentaban reparar el ómnibus. Paramos en un pueblo. Cambiaba de un canal a otro. Casi todos habían visto a aquel Señor. que seguramente tenía algo más fuerte que un refresco. él Chofer iba a hacer la denuncia. y por suerte él Chofer ya había solucionado el problema y nos marchamos de allí.¡Ey! . La noche estaba clara. después avanzó unos pasos y la arrojó por encima del muro. miró hacia el piso. A mi no me dio ninguna.No sé.

Al llegar a una parte más abierta. . que era a las nueve de la noche.´ Una tormenta amenazó durante todo el día. una de las muchachas. Finalmente llegamos a la habitación en donde estaban los demás. y luego enderezó rumbo a Guillermo. y la luz que producían se desparramaba por casi toda la habitación. Para mí. Los demás ya habían llegado. .preguntó Laura. sólo los perros presentían su presencia y salían a ladrarle. En vez de chocar con el extraño. Lo de no encender la luz eléctrica me pareció una exageración. Saludé y me senté. buscando la causa de que su Perro ladrara tanto. . En los pocos metros que recorrí desde el taxi hasta la casa.¿En serio? . y que por las plantas trepaban y saltaban pequeños duendes.¡Sí! . nadie lo veía. lo grande de aquella casona. y aquellas calles no estaban iluminadas.Vamos a comenzar . vio que alguien más caminaba por el jardín. y avanzaba de forma errática. principiantes. haciendo que la oscuridad fuera casi absoluta. cada tanto. aunque todos tienen más experiencia que yo. En la mesa también había un montón de cuadernos y un par de termos con café. para un lado y para el otro. El otro caminante. El hombre estaba borracho y no se explicaba que le había pasado.la saludó. Él no había visto a Guillermo. casi me empapo totalmente. justo a la mitad tenía una gran chimenea. sólo había un par de velas iluminando de forma peculiar los rostros de mis compañeros. Guillermo lo atravesó. un cuento de terror. y sintió un súbito terror. ¿Quieres recorrer un lugar que nunca viste? Un lugar secreto. el aspecto. Guillermo siguió su nocturno paseo sin prestarles atención. entre todos. El otro caminante paró. En el grupo somos tres hombres y cuatro mujeres. como si fuera una sombra más. Guillermo siguió vagando. Unos leños enormes chisporroteaban mientras se consumían lentamente. y Guillermo veía que alguien se asomaba por la ventana. el dueño de la casa (una construcción tipo “Chalet” similar a un pequeño castillo) me recibió y lo seguí por un par de salones y un corredor. pasó a través de él. se encendía una luz. Le gustaba soñar despierta. negra. Laura le dio la mano y se fue junto con él. acordamos reunirnos en la casa de uno de los integrantes. En algunas casas. y esa noche estaba encendida.Laura era una niña muy especial. Publicado por Jorge Leal en 10:00 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: sábado 15 de octubre de 2011 Vagando por la noche Un par de perros saltaron el muro de una casa y salieron a ladrarle. eran más que suficientes para inspirarnos. e hileras de árboles las bordeaban por un lado. invisible entre aquellas tinieblas.Entonces dame la mano y vamos. se desató una media hora antes de la reunión. Era amplia. donde no había árboles. que estaban sentados en torno a la mesa en donde estaban las velas. y creía que las mariposas nocturnas que por allí volaban. . Guillermo siguió avanzando en forma recta. El viento hacía que unas ramas delgadas azotaran a la única ventana que había en la habitación. . vio que alguien se le acercaba caminando en dirección contraria a la de él. eran hadas. Una noche. y a veces sonaba como si alguien arañara los vidrios.Soy el guardián de este mundo mágico. e iba murmurando algo. La reunión era para escribir. me uní a un pequeño grupo de escritores noveles.Sí. El “guardián” era un loco asesino que la estaba asechando y la escuchó hablar sobre un mundo mágico. pues era un fantasma. vivía en su propio mundo. Rosario. Franco. me sirvió una taza. se abrió hacia un costado. La noche. Era una silueta ancha y baja.¡Hola! . y la tormenta que rugía afuera. un escalofrío recorría su cuerpo. Publicado por Jorge Leal en 09:41 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: cuentos de fantasmas Reacciones: jueves 13 de octubre de 2011 Escribiendo un cuento de terror Hace poco. pero no lo comenté. se imaginaba que estaba en un mundo mágico. Mediante mensajes de texto. Mientras caminaba por los senderos.dijo Franco .¿Elegimos un tema o tiramos ideas hasta que nos .Hola ¿Quién eres? . . Aparte de aquella luz.

nunca había sentido tanto terror.dijo una de las muchachas.dijo la Médium .¿Y eso? ¿Hay alguien más en la casa? .me contestó Franco. No sé si sólo las mujeres gritaron. recién me rozó . hubo un gran griterío. soltó la escopeta y se santiguó. El gallinero estaba detrás de unos naranjos. Las aves revoloteaban y chocaban contra el tejido de alambre. Avanzaban en fila desde el galpón. Por la mañana llamó por teléfono a la única persona a la que podía contarle lo que vio sin que lo tomara por loco. Cuando Anselmo vio lo que causaba el alboroto.A veces andan. los leños estaban rojos. Antes de que la tirara se encendió la luz.Allí es más fuerte ¿Qué hay allí? preguntó señalando hacia el galpón. tal vez fue el Gato . .¡Hay Dios mío! . . pero sólo atiné. y continuó . inmediatamente la Médium sintió algo.El Gato está aquí. . Todos volteamos hacia Franco. incluso Franco se retiró de allí junto con nosotros y su Gato. como la casa es muy grande… Por un rato estuvimos expectantes. . . Algunos no estaban completos. . lentamente. en ése momento miraba hacia la puerta.y se hizo la señal de la Cruz. actuaría de otra forma. La luz de la chimenea comenzó a disminuir. andaba con paso solemne. Las velas chorreaban cera. y la sombra desapareció. voltearon hacia Anselmo y lo señalaron.le contestó Fabiana. Una procesión de fantasmas salía desde un galpón cercano y rodeaba el gallinero. Siempre creí que si me cruzaba con algún hecho sobrenatural. aplastando a su paso plantas y flores del jardín. yo tomé mi silla y la levanté para arrojársela a la sombra. escuchando. en los extremos de la habitación apenas llegaba algo de luz. Vi que Franco corrió hacia el interruptor de la luz. sonó como si objetos metálicos chocaran entre si. Sin pensarlo más salió de la casa. vimos a una silueta. una sombra.No. Fuera seguía la lluvia. Cuando miramos hacia donde señalaba. después seguimos con lo nuestro. seguramente fue una Rata. ahí está la cocina.¡Estas comadrejas! ¡Hoy no se salvan! . .No vale la pena. Fue en uno de esos momentos de silencio. y se escuchó un gran alboroto en el gallinero. Anselmo sintió que se le iban las fuerzas.¡Ratas! . no distinguí cual. el cuento es éste… Publicado por Jorge Leal en 14:53 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: miércoles 12 de octubre de 2011 Restos de animales Los perros aullaron de repente. sólo eran un torso o una cabeza flotando en el aire. otra de las muchachas. Miramos bajo la mesa y allí estaba el Gato. su Hermana. cada tanto alguien rompía el silencio con alguna idea. Cruzó corriendo por el jardín.invité a Franco. Cuando logró levantarse corrió como un loco. y sus llamas bailoteaban para todos lados. escribir sobre… La interrumpió un ruido fuerte que escuchamos. caminando entre aquella penumbra.A mí me gustaría. al igual que los otros. . y pasó la noche no sé donde Por si se preguntan qué pasó con el cuento de terror. y cacareaban enloquecidas. venía desde otra habitación. Vi que señaló rumbo a un rincón.exclamó Anselmo mientras buscaba los cartuchos. levitando o caminando. yo propongo. . Durante la tarde llegó su Hermana acompañada por una Médium. Estuvo el resto de la noche vigilando por la ventana. Algunos. también había esqueletos vestidos con harapos. Fueron hasta el gallinero. los que tenían brazos. arreciando contra los muros de la casa. Le pareció raro que sus perros aullaran en vez de ladrar.exclamó Rosario. A ella le interesaba todo lo relacionado con situaciones paranormales. suplicando que los fantasmas no entraran a su casa. a salir lo más rápido que pude de aquella casa. Por momentos nadie hablaba. . después apuntaron hacia el galpón. Era una noche de luna. Anselmo se tiró de la cama y corrió hasta donde estaba su escopeta.Esta energía no debería estar aquí .le pregunté.guste alguna? . Calló al suelo y se arrastró por unos metros en dirección a la casa. .Elegimos un tema . otros eran cuerpos enteros. cuando de repente una de las muchachas gritó.Vamos a ver que anda ahí .

escuché el llanto de un bebé y estaba seguro que venía del cuarto. regresaba de hacer las compras. Estaban mirando el informativo. Patricia se asustó mucho. esta vez los dos lo escucharon. los aparatos estaban apagados.Hoy me pasó algo curioso.dijo Anselmo horrorizado. pero bajo protesta.Patricia no terminó su frase. Patricia lo vio. es…¡ Oh Dios mío! ¡Utilizan restos humanos…! .¡Esos son restos humanos! . Regresó a leer el diario.exclamó la Médium.¿No lo sabía? Tenía algunas semanas . La noche estaba clara.Voy a revisar el cuarto ¿Será que alguien entró…? . Emilio estaba desconcertado. Creyó que tal vez era la tele. . Un poco después llegó Patricia.¡No. el alimento para los animales…. Ya estaba de noche y transitábamos por un camino desolado. cubierto de sangre. Concluyó que había escuchado a un bebé que alguien cargaba por la calle. En el Hospital. . Abrió la ventana y miró hacia afuera. Te cuento lo que me pasó. Entró al cuarto y encendió la luz. un bebé deforme.le preguntó Emilio al Doctor..¿Cómo está mi esposa? . y al escuchar aquello se atacó de una repentina tos que la hizo escupir lo que tomaba. las luces estaban apagadas. su esposa.¿Estaba embarazada? . No hace mucho su esposa se hizo un aborto. comenzó a temblar de terror. Ya estaba de noche cuando volvió a suceder algo extraño. y a esa hora. nuevamente se escuchó un llanto de bebé. Había recorrido aquel camino muchas veces y lo conocía bien. . se oía bien cerca… En ese momento Patricia tomaba jugo. Al ver a Emilio aquel ser salió corriendo y desapareció tras el sofá. ella sangraba mucho. Apenas entraron la mujer señaló una enorme bolsa que estaba sobre unas maderas. Al llegar a la sala la vio tirada en el piso: Estaba boca arriba.le respondió Anselmo. cuando el ómnibus en el que íbamos se descompuso. se oía el llanto de un bebé. reconocí al enorme eucalipto que está justo frente a un viejo cementerio. no se explicaba que pasaba. sólo el televisor iluminaba la sala. Estaba revisando todo cuando escuchó que Patricia lanzaba unos alaridos de terror. . .dijo Emilio.le dijo el Doctor . me las trago. . .le preguntó Patricia mientras se servía ensalada de una fuente. quédate aquí! ¡Tengo miedo! Creo que es…es él… . si te lo cuento te vas a reír.¿Qué te pasó? . .Está fuera de peligro. Al mirar por la ventanilla me di cuenta en donde estábamos. y sobre su vientre había un ser pequeño. cerca del medio día. o la radio. el llanto era claro y fuerte.Sí…ya me pasó…me dio tos…ya estoy bien.Está bien. alguna madre que cruzó por allí. a veces su esposa se olvidaba de apagarlas.Y hay algo más que tal vez usted no sepa. tras una larga espera. La cargó en sus brazos y la llevó hasta el auto. Emilio hacía a un lado unas verduras que no le gustaban. Eso es alimento para aves a base de restos de animales. su esposo ya iba rumbo al cuarto. se va aponer bien. y con increíble rapidez arañaba y mordía el vientre de Patricia. . estaba llena de personas que iban y venían. . Después de eso el día pasó normalmente. Emilio se levantó para ayudarla.¡Si no comes esas verduras no hay más milanesas! . Publicado por Jorge Leal en 14:45 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: Frente a un cementerio Regresaba de una corta excursión a un pueblo turístico. Publicado por Jorge Leal en 14:23 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: cuentos de fantasmas Reacciones: martes 11 de octubre de 2011 El llanto Emilio dejó el diario sobre la mesa y escuchó con atención.Ahí guardo cosas. Cuando entró al cuarto el llanto había cesado. vio a un Doctor que salía de la sala de operaciones. .¿Te ahogaste? Trata de respirar ¡Calma! . pero le tengo malas noticias: Perdió al bebé. Durante el almuerzo Emilio le comentó: . ella no paraba de toser.No puede ser. la ventana daba a la calle.

buscó bajo la almohada. Allí mismo había una Mesa y unas sillas. De repente la tele saltó a otro canal. Levantó la sábana.¿Qué hay ahí atrás? . “¿Qué le pasa a esta loca?” pensó Ariel. Silvana. detrás de un escritorio. Cambiaba de un canal a otro. Vi que el tipo de la botella se agachó y levantó una piedra. con parte de su espalda recostada al espaldar de la cama. Buscó el control para cambiar de canal. A mi no me dio ninguna.¡Un cementerio! ¡Ay que miedo! . . Cuando bajamos se dio cuenta que había un pasajero menos. y por suerte él Chofer ya había solucionado el problema y nos marchamos de allí. faltaba el hombre que arrojó la piedra.¡Tenga más respeto! Estamos frente a un Campo Santo. lo ignoró.¡Un cementerio en medio de la nada! ¡Jaja! ¿A quién se le ocurrió semejante…? . al final del pasillo. Al mirar a los demás noté que faltaba alguien más. de pronto escuchó una risita entrecortada. a esa hora de la madrugada había pura anuncios. y al siguiente. Al de la botella lo encontraron muerto. se movía lentamente.¡Si por aquí no hay ningún pueblo! . otras cayeron en el camino. Cerca de la puerta. Paramos en un pueblo. Encontró un canal en donde estaban dando una película de terror. tenía en el rostro una expresión de fastidio. La mayoría chocó contra el ómnibus. Miró hacia todos lados. mezclada con un aire de desdén. .¡Hola! . el de la botella. el Señor Mayor que le reclamó más respeto al tipo de la botella tampoco estaba.dijo un hombre que recién terminaba de empinar una botella. El hombre continuó: . El film la atrapó tanto que comenzó a asustarse. Aquello sólo duró un instante. que seguramente tenía algo más fuerte que un refresco. pero otros no fueron tan afortunados y resultaron lesionados. otros nos refugiamos tras el ómnibus. la mayoría nos bajamos. y continuó. ya algo asustado. Silvana estaba medio sentada. y señalaba el muro del cementerio. Publicado por Jorge Leal en 11:50 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: cuento corto de miedo domingo 2 de octubre de 2011 La Biblioteca Embrujada Ariel nunca había entrado a aquella Biblioteca. aunque no sabían que pasaba.¿En que parte están los libros de Filosofía? La mujer ni se inmutó. se preguntaba qué estaba pasando. Publicado por Jorge Leal en 10:29 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuentos de lugares embrujados Reacciones: lunes 10 de octubre de 2011 Noche de insomnio y terror Como aún no tenía sueño encendió la televisión. horrorizada.exclamó una muchacha. allí tenía que estar el que lo empujaba.lo interrumpió el mismo Señor que había dicho que el lugar era un cementerio .dijo un Señor de repente.saludo Ariel .Lo que hay ahí es un cementerio abandonado . frente a un Destacamento Policial. Cuando regresó a sentarse. a un lado de ella. al levantar la vista vio como un libro que estaba en un Estante. solo había “Aparecido” frente al cementerio. como si alguien lo empujara.le contestó la Madre. vio que el Libro que se había movido ahora estaba sobre la mesa. Lo que siguió fue algo aterrador. lo había dejado sobre la cama. miró hacia el piso. Los encontró al lado de la sección de “Cuentos de Terror”. lo demás era todo campo. y también aseguró que en el ómnibus no iba ningún Señor Mayor. pero nadie recordaba verlo en el ómnibus. Como la mujer lo seguía ignorando.No sé. algunos entraron. . Inmediatamente comenzó a caer una lluvia de piedras. él Chofer iba a hacer la denuncia.¡Ey! . . . Era la única construcción que había por allí. el sonido venía de abajo de su cama. . como si alguien se tapara la boca para que no lo escucharan reír. . hacia su trabajo tal vez. pero no había nadie. pero no lo encontraba. Según él Chofer no faltaba nadie más. estaba en el cementerio. Casi todos habían visto a aquel Señor. Hasta la gente que estaba adentro comenzó a gritar. la película parecía ser buena. Se levantó y fue a mirar el otro lado del estante. Un ruido lo distrajo de su tarea. una casa supongo . ni siquiera lo miró. había una Señora.escuché que un niño le preguntaba a su Madre. Dejó el control remoto a un lado y se cruzó de brazos.Mientras el Chofer y su ayudante intentaban reparar el ómnibus. fue a buscar los libros por su cuenta. de desprecio hacia algo. Se sentó a hacer un resumen. alcancé a ver que las arrojaban desde el cementerio. cerca de su cintura. pero no estaba en el camino. después avanzó unos pasos y la arrojó por encima del muro.

Puedo hacer una cosa . Cuando llegó a la Casa golpeó la Puerta. Por el vaivén de la vieja Carreta. A esa hora de la noche el pueblo ya estaba dormido. Ahora a los negocios.Eso no le va a servir de nada . . o a su Caballo. Publicado por Jorge Leal en 11:36 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: sábado 1 de octubre de 2011 Las noches de Luna Cerca de un camino y lejos de todo. con usted no me arriesgo. me la vendió hace diez años. no le dejaron dudas a Romario. El techo de chapa de la humilde vivienda reflejaba la luz lunar que llegaba desde lo alto del cielo.Le caería un árbol encima antes de que pudiera tocar ese frasco. instintivamente Romario cerró los ojos por un instante. me reiría de ellos. pero tenía que salvar el alma de Carrasco. tenía apariencia humana. cuando los abrió vio que alguien estaba sentado a su lado. silencioso. a su Carreta. las luces estaban apagadas.El Libro se había movido desde la sección de cuentos de terror. . pero está bien. la sombra de un sombrero ocultaba sus ojos.¡Padre Romario! ¿Qué está haciendo aquí? .¡Ah! Puedo hacer muchas cosas: A usted. En ese instante Romario comprendió que había sido engañado por él Diablo. El camino estaba rodeado de árboles. Lo que dijo aquel extraño. La luz del Farol lo iluminaba desde un costado. la de un hombre anciano. y la familia quería que le diera la Unción. el Farol se hamacaba para todos lados. otros curas no lo harían. esperaba ansioso el regreso de sus padres. Escuchó los pasos de alguien que se acercaba. como por ejemplo: ¡Diablos! Esa me gusta más. . agonizaba.exclamó Romario. un hombre de la zona. el que estaba sentado a su lado era el mismísimo Diablo. Detrás de la puerta apareció Carrasco. usted es un hombre que le sirve a ése…al que nombró recién. Su pequeña figura iba desde su cuarto hasta la sala. . David se asomó por la puerta. En su oscuro interior. levantando arena y hojas. Si le da la Unción puede arruinar mi contrato. con cara de dormido.Le ofrezco mi alma a cambio de la de Carrasco.preguntó Romario. . sin aquella luz le iba a ser imposible dar con el sendero que llegaba hasta la Casa en donde solicitaban su servicio: La noche era muy oscura. El alma de Carrasco me pertenece. . pasaba por la cocina y regresaba a su cuarto. no tienen el verdadero poder ¡Si supiera cuantos de sus colegas terminan en mi Casa! ¡Se asombraría! Pero usted es diferente. El Padre Romario tanteó el bolso donde llevaba agua bendita. se llamaba: “La Biblioteca Embrujada”. Publicado por Jorge Leal en 13:03 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuentos de lugares embrujados Reacciones: El alma del Diablo El Padre Romario enganchó el Caballo a la Carreta. Dos jinetes y un Perro cruzaban por el camino.Prefiero otras expresiones de asombro.Cierto. Encendió un Farol y lo colgó en un costado de la Carreta.dijo Romario . . y sus sombras alargadas se movían al compás del vaivén del Farol.No me gusta que se salga con la suya. y se escuchó el trote de unos caballos. El Padre Romario despertó al escuchar que golpeaban la puerta. El jinete le informó que Carrasco. Desde el camino llegó un aullido. en medio del campo. Aquella repentina aparición lo había asustado. pero su alma es demasiada tentación ¡Acepto! Él Diablo sacó un pergamino y se lo entregó . más su inexplicable aparición. Media hora antes.¡Por Dios! . Apenas Romario firmó.Perdóname Señor. Ariel leyó su título. el pergamino y el Diablo desaparecieron.le dijo.preguntó Carrasco.Firme aquí . un jinete había llegado hasta la capilla. Un viento fuerte sopló de repente. está la Casa donde vivió David. .¡Ya sé quien es usted! ¡Es él Diablo! . además sería muy mala educación de su parte ¡Aún no me he presentado! . . Su Sotana negra se confundía con las sombras de los pinos que rodeaban la Capilla. David se paseaba de un lado para el otro. ¡Nunca va a llegar! ¡No puede salvarlo! ¡Carrasco va a arder en el infierno! .dijo el Diablo .¿Y qué pretende hacer para detenerme? .

Desde hace un tiempo veo cosas. y el estruendo de los truenos se hizo continuo. Sus siluetas no eran humanas.. también estarías como yo.preguntó uno e los jinetes: El animal no paraba de aullar. a desahogarse: . Inmediatamente los reconocí. que tenía otros problemas. comenzó a llover… Publicado por Jorge Leal en 12:26 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: cuentos de fantasmas Reacciones: viernes 30 de septiembre de 2011 Algo Espantoso Apenas reconocí a Pedro cuando me crucé con él en la calle.¿Qué le pasa a éste Perro? . Ya escucho los truenos. los truenos. me dijo que no. estruendoso.le pregunté. Repentinamente los dos despertaron.garras y se los llevaron. huyendo de la tormenta. Estaba terriblemente delgado y avejentado. presentía que la tormenta la iba a destruir: No me equivoqué.Esa casa está embrujada… ¡Allí está el fantasma! ¡Se está asomando por la puerta! Talonearon sus caballos y se alejaron galopando. o aparece de repente en el . Aunque he estudiado e indagado bastante. Algunas goteras enormes. Bandadas de patos y garzas volaban en formación. Fuera seguían los relámpagos. De la huerta coseché todo lo que pude.Una cara fea. Quedó muy serio. mientras los seguía viendo.No es para bromear . De repente. y que no era por falta de dinero. A veces se asoma por la ventana del cuarto. y así conversar mejor. Como mi casa está en una zona alta y bastante desprotegida. sabía que el viento iba a ser un problema. supongo que eran demonios. Cuando se hizo la noche me alejé de la Ventana y me senté a leer un libro. no actúan de esa forma. la lluvia torrencial. Estaban flotando en posición horizontal. No podía concentrarme mucho en la lectura. Enseguida comenzaron a caer rayos. . y todo indicaba la inminencia de un gran temporal. Lo invité a tomar un café. Desde niño aprendí a interpretar a la naturaleza. que en la Ventana había tres fantasmas. también se movían hacia los lados. algo asustados. . con ojeras. sentados a mi lado.Le está aullando a un fantasma . cuando voltee. Intuí que quería contarme algo pero le costaba. Me levanté y recosté mi espalda a la pared. Me impresionó lo mucho que había cambiado.Si vieras lo que yo veo. La tormenta había derrumbado uno de los muros de su Casa. Al final de la tarde el cielo estaba verdoso. se elevaron y después desaparecieron. o la del baño. que nunca llegaban. Publicado por Jorge Leal en 14:30 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: cuentos de fantasmas Reacciones: La Tormenta Tormentas como aquella pasan cada dos o tres años. dormitaban junto a mis pies. señaló hacia la casa y continuó: . se levantaron bruscamente y miraron hacia la Ventana. Atravesaba las paredes y flotaba por las habitaciones mientras esperaba a sus padres. canoso. espantosa. seguía revolviendo su café sin tomar un sorbo.le contestó el otro. . Lo primero que pensé fue que estaba enfermo de algo grave. Elegimos una mesa apartada. todavía no se que eran los seres que se llevaron sus almas. y todos eran diferentes en sus deformidades. Reforcé el gallinero y el galpón. era una familia de la zona: Una pareja y su hijo. . Desde que comenzó el día el cielo estaba nublado. vi.Si es muy fea consígase algo mejor. Observé por la Ventana el desarrollo de la tormenta. habían muerto aplastados. enseñando los colmillos. eran cinco o seis. Mis dos perros estaban dentro de la Casa. aunque estuviera un poco chico o verde. la tormentazo no me dejaba. aisladas y cálidas. no sabría definirlos de otra forma.me dijo . pero por lo que sé hasta ahora. Mientras revolvía su café con una cucharita comenzó a hablar. Aquellos seres agarraron a los fantasmas entre sus manos. . no son muy comunes. David los vio alejarse y volvió a recorrer su casa. tenían la cara contra el vidrio y me estaban mirando directamente. precedieron a un aguacero cerrado. Hoy me senté a escribir lo que vi aquella noche porque presiento que se aproxima una tormenta igual.¿Qué clase de cosas? .mi broma no le hizo ninguna gracia. compañero ¡Jeje! . El aire estaba cargado de humedad. el viento. Apenas me atreví a preguntarle. Mis perros estaban arroyados. Vi pasar volando a parte de mi huerta. y el viento comenzó a soplar. detrás de ellos surgieron unos seres oscuros. bajaban levemente y volvían a subir.

Una Mesera se acercó a nosotros a preguntarnos si queríamos algo más. Noté que sus ojos no estaban cerrados.Y no has pensado en ir a un doctor. la vi por la ventana. temblaba de miedo. . . su Madre tiraba de la Manta y lo destapaba.le dije. Cuando se bajó nos informó: .Háganme pie. El dueño de la pelota se había sentado a lloriquear.le aclaré . está panza arriba. Voltee hacia mis compinches.Voy a ver en donde calló . otros comenzaron a retirarse con una excusa: “Me estaban llamando. La luz de la calle iluminaba bastante bien el lugar. Efectivamente se veía a la vieja sobre la Cama. y un grupo de moscas le caminaban por la cara. . .les dije . Caminamos un par de cuadras y nos dimos la mano para despedirnos.No vi a la pelota. Si alguien se anima a entrar puede buscar la pelota. pero por un instante había cambiado. probablemente de miedo. . entraban por su boca y caminaban sobre sus ojos: Estaba muerta. acostado en su Cama.Háganme pie . Nadie quería volver a jugar con pelotas de plástico. Los otros también la vieron. Como no nos atrevimos a contar lo sucedido a nuestros padres. estaba justo frente a mí cara. En esa época las pelotas de cuero eran caras. Tenía la boca abierta en un gesto muy extraño.¡Mi pelota…! Nos mirábamos unos a otros. Cuando volví a mirar.Si la vieja sigue durmiendo busco la pelota.Espejo. Publicado por Jorge Leal en 12:13 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: jueves 29 de septiembre de 2011 La Vieja Bruja Jugábamos al fútbol en un terreno baldío. Al lado de la “Cancha” había un muro. detrás de el estaba la casa de la Bruja. “¡Yo ni loco!” exclamaron algunos. cuando el hedor del cadáver alertó a la gente de la zona. La Bruja está durmiendo. No era una Bruja. Cuando se marchó Seguimos hablando. y la vieja vivía sola. . . la Bruja. Jaime. Al final quedamos sólo tres. miré para bajo . los que estaban en las otras mesa voltearon hacia nosotros. Apoyé los brazos en el borde del muro. nosotros le decíamos así. su fantasma. No nos daban las piernas para alejarnos de allí. Ya estaba de noche. encontraron su cuerpo unos días después. está acostada en la Cama la vieja esa.No sé de que otra forma puedo ayudarte.dijo uno de los niños . era nuevamente su cara. mirándome directamente a lo ojos.les dije. cuando miré directamente había desaparecido.¿A un loquero? ¡Ni hablar! ¡Nunca! . El niño se cubría hasta la cabeza. la vieja esta durmiendo. me voy” “A mi me van a comprar una dentro de poco” “Yo la buscaría pero me torcí el pie”. por una causa misteriosa. Cuando por accidente la pelota calló del otro lado del muro. Conversamos un rato más y nos fuimos de allí. todo el barrio le decía así.al decir eso alzó la voz. De reojo vi que su reflejo tenía algo raro. Lo que Pedro veía era algo que estaba dentro de él. Murió un mes más tarde. y era horrible. por lo que la puesta del Sol no impidió que siguiera el partido. para que te ayude .¡La vieja está muerta! . en el terreno de la Bruja. a escasos centímetros. .Lo dije como una idea . nos agarramos la cabeza. El dueño enseguida comenzó a llorar. espantosa. Amortiguó mi caída una planta de abrojos. Estábamos frente a una vidriera. Era por su apariencia. y su carácter no la salvaba de aquel apodo: Solo le faltaba volar en una Escoba.Creo que nadie puede ayudarme. Entre dos lo elevamos y miró por encima del muro. Publicado por Jorge Leal en 15:02 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: miércoles 28 de septiembre de 2011 Los fantasmas sí existen Durante la madrugada de una noche tormentosa de invierno. Un día de estos me va a matar de un susto.

decía mi Madre .le contestó Jaime .¡Un hombrecito! Pasó corriendo. mi Madre se alarmó un poco. Entonces tuvo sentido lo elaborada que era. Esa noche escuché un ¡Plaf! ¡Había caído! Cuando llegue a la trampa estaba vacía. No podía dejar de pensar en aquel ser que había visto. pero había manchas de sangre. no caía en ella. Una noche. Aquel ser parecía hurgar por todos lados. Le coloqué todo tipo de cebo pero no funcionaba. porque de eso no tenía dudas. . . no solo sobre el techo. no existen . la había construido para atraparlos.. . Mucho de lo que allí había si era basura.Si los fantasmas existieran yo lo sabría. recorrí y revisé el Galpón de punta a punta.¡Era un hombrecito! . Su Madre tironeó nuevamente de la Manta. .le susurraba su Madre . mi Madre entró a mi cuarto a despertarme.Más adelante voy a pagarle a alguien para que se lleve toda esa basura. Si algo andaba en el techo lo iba a ver perfectamente. Desde esa noche todo empeoró. Lo que me extrañaba era que su mecanismo no estaba a la vista. se debe haber ido. Mi Madre no me dejaba revisar las cosas que habían en el. Me di cuenta que fue aquel ser el que me enseño como cazar al Duende.¿Porqué no me miras a la cara? . Era una trampa muy elaborada. Le coloqué caramelos. quién sabe. y el antiguo dueño de la Casa.protesté. . llegué a la conclusión de que el Duende no era malo. Aparentemente él nos protegía de otro ser de naturaleza maligna. Esa noche no volví a pegar un ojo. Un ser pequeño. decirme que no hiciera algo. deduje que era para cazar Ratas. debe haber Ratones. ¡yo no me animo! Salí fuera de la Casa. Cerca del amanecer. Por encima de la Casa iba asomando la Luna llena. Durante la noche nuevamente tuve una revelación: Caramelos. estaba embrujada. ¡Ni se te ocurra meterte ahí! A esa edad. Me pareció exagerada tanta precaución para atrapar una Rata. la noche estaba clara. Entré corriendo. estaba inclinado hacia un lado.¡Porque tu cara es una calavera! .¿Porqué entras así? ¿Qué andaba en el techo? . después le preguntó . demoré días en descubrir como funcionaba.¡Moriste hace dos años! ¡Quiero que te vayas del cuarto! Publicado por Jorge Leal en 13:15 2 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: cuentos de fantasmas martes 27 de septiembre de 2011 Cazador de Duendes Acabábamos de mudarnos a aquella Casa. mas bien para matarlos. me alejé un poco y miré hacia el techo. No oigo más pasos. No te metas ahí. como si alguien me lo hubiera susurrado al oído: La trampa es para cazar Duendes. como si fueran tan inteligentes.le gritó Jaime y volvió a cubrirse la cabeza. hecha en Hierro fundido.En el techo anda un gato .me dijo . era como alentarme a hacerlo. Con el tiempo. seguro que era un Gato. caminaba velozmente sobre el filo del alero. o Víboras. . de apariencia humanoide. y a veces sentía que me espiaba. Convencí a mi Madre de que lo que andaba era una rata. Después de unos días más nos mudamos de la Casa. no tengas miedo . una idea. seguramente los Duendes son muy astutos.me preguntó. y que desarme ese Galpón. Solo encontré un objeto lo bastante interesante como para esconderlo en mi cuarto. De esa forma me dejó colocar la trampa.¡Sí existen! ¡Quiero que te vayas del cuarto! . una revelación vino a mi mente. Las noches siguientes seguimos escuchando ruidos. Ahora a acostarse.Los fantasmas no existen. que andaba en dos patas.¡A acostarse! Que mañana hay clase. . lo vi. asustado. No solo se oían ruidos.Está lleno de porquerías . de forma repentina y clara. también adentro. y lo vi. estaba repleto de todo tipo de objetos. Por su tamaño. . De tan viejo que era.¿Qué? Pero que estas diciendo ¡Un hombrecito! Parece que no te despertaste del todo. .insistió su Madre. Como estaba solo varias horas al día. En el terreno había un Galpón. también se escuchaban voces.Mi vida.Espero que no sea una Rata ¡Que asquerosidad de bicho! Salí y tírale una piedra. . y eran muchas.

Avanzó por las tinieblas de un corredor y salió al inmenso patio interior. Entre las llamas se retorcían personas o partes de ellas. La noche iba creciendo sobre la ciudad. Fernando supuso que estaba por amanecer. acordes. Al abrir la Heladera se llevó una desagradable sorpresa. Desde la Ventana entraba bastante luz. Los Focos del alumbrado público se iban encendiendo. Los corredores y salones del Conservatorio quedaron vacíos y a oscuras. La habitación estaba completamente iluminada. pero no había nadie. caminaban entre llamaradas de fuego. Tocaba la guitarra.Lo que me faltaba. lo que vio lo llenó de terror. En un costado del patio había una hilera de pinos. Había alcanzado la mitad del patio. Todo eso iluminado por un único foco de luz. altos y delgados. Buscó por todos lados. Publicado por Jorge Leal en 11:43 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuentos de lugares embrujados Reacciones: Un Mundo de Terror Las sábanas se le pegaban al cuerpo. es lo que debe decir un Soldado que está de guardia al ver un intruso. Esperaba ver a alguien a pocos pasos de él. en donde flameaba una Bandera. sentía mucha sed. había llegado a él una melodía. Cada vez estaba más calor y no encontraba algo para beber. Finalmente miró lo que había escrito en el papel con cierto aire de satisfacción. La habitación no estaba muy oscura. aquel lugar fue un Cuartel Militar. Fernando se sentó en la cama y suspiró. . Fernando había muerto mientras dormía. Alfredo enseñaba música en aquel Conservatorio.¡Alto! ¿Quién vive? La voz lo asustó tanto que saltó hacia adelante.murmuró Fernando al comprobar que la Lámpara no encendía. Apenas entró trancó la puerta. En el otro extremo el ventanal de los salones. Ya se lo habían advertido pero él no lo creía. y nunca dejaba pasar esos momentos. Se pasó la mano por la frente y notó que estaba empapado en sudor. cuando de repente escuchó una voz que le gritó desde atrás: . se cortó la luz . Fernando fue hasta la ventana y descorrió la cortina. no funcionaba. atrapado en su mundo interior de notas. Publicado por Jorge Leal en 09:23 2 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: lunes 26 de septiembre de 2011 . Salió del cuarto y fue hasta la cocina. después se volvió rápidamente.¡Pero que diablos…! Fue a tomar agua de la Canilla pero no salía ni una gota. Mientras daba su clase. Aquella voz de alto que había escuchado. Otros seres parecidos al que estaba en su cocina. Por aquel lugar rondaban fantasmas. . las manos le temblaban tanto que demoró en introducir la Llave en la ranura. ritmos. solo sufrían eternamente: Era el Infierno. Se levantó a chequear el aire acondicionado. que hizo que Fernando huyera hacia su cuarto. Desde fuera llegaba un resplandor muy fuerte. tenía que atravesarlo para llegar a la Puerta que daba a la calle. Nada moría en aquel lugar. en el fondo un escenario para actos. Alfredo seguía doblado sobre su Guitarra. se había inspirado. Ya no podía dormir más con aquel calor.Publicado por Jorge Leal en 15:13 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: cuentos de duendes Reacciones: Viejos Fantasmas Sus alumnos ya se habían retirado. y una cara tan horrible. En una esquina de la cocina había un ser de rasgos demoníacos. Terminaba de revisar la despensa cuando se dio cuenta que no estaba solo. Cuando alcanzó la puerta. Antes de ser un conservatorio. tan grotesca. Al salir de el salón recién se dio cuenta de lo tarde que era. volvía a tocarla. escribía en un papel. tenía cola y cuernos. estaba vacía.

como si fuera un Carnicero desprolijo.En la Morgue En una morgue. Las colocamos antes de que lleguen tus empleados. Uno era veterano.Tengo equipos de vigilancia. Lo que tenemos aquí fue una persona ¡Por Díos! ¡Usted parece un Carnicero! . pude ser algo tan simple como alguien queriendo molestarte. sin órganos y sin piel en la cara. el veterano Anselmo. comenzó a caminar por la tienda y a mover cosas. y acercándose a la cara del muerto comenzó a hablarle .continuó Francisco . . Bebió su trago y dejó el Vaso sobre el Escritorio. El veterano cortaba aquí y allá. Miraban los videos cuando en la imagen vieron algo que los sorprendió.Hasta ahora nadie se ha quejado . acababa de ver un fenómeno sumamente extraño. era exactamente igual. Las cosas se mueven solas ¿Cómo es que se llama ése fenómeno? . dio unos pasos y se desplomó. hastiado de su trabajo. Aquella copia de Héctor. . para que están los amigos . Mientras despellejaba aquel cuerpo. A Gonzalo no le gustaba nada su actitud.Pólterguei . Allí vio aquella terrible escena. arrancaba órganos. y peor. Francisco estaba emocionado. gimiendo de dolor. Cerca de la puerta que da a la calle se cruzó con Héctor.¿Y qué hay que hacer para descartar eso? .le contestó Francisco.Viste a la Enfermera nueva ¡Una ricura! ¡Un día de estos le doy una clase de anatomía! A cada rato lanzaba una carcajada o maldecía. Sobre la mesa de disección estaba el muerto. Apenas amaneció Francisco fue hasta la tienda. .¡Oh! ¡Increíble! ¡Es tu doble! Estoy tan emocionado que ni recuerdo como se llama este fenómeno ¡Es muy raro! Se que en Casa tengo un Libro que trata sobre este tema. y por ella escapaban sus viseras. Con sus intestinos colgando.No se si fantasmas…supongo que si. lentamente algo se fue materializando. En los videos en donde estaban los empleados no vieron nada fuera de lo normal. tiraba. Aquella cosa creció hasta convertirse en un humano. hacía todo tipo de comentarios inapropiados. Dejaron las cámaras encendidas durante toda la noche. Héctor lo esperaba en su oficina.Como siempre estuviste metido en esas cosas de ocultismo. su doble.Si entendí bien.afirmó Francisco mientras se llevaba el Vaso a la boca. la clientela.Te voy a ayudar en lo que pueda. cosas que suelen decirse en una cantina. Mientras le servía un trago de Whisky a su amigo. si hay algo lo van a captar. . dejamos las cámaras funcionando durante la noche.Doctor. Una herida se le abría desde el pecho hasta el bajo vientre. . . El joven se llamaba Gonzalo. su actitud no me gusta para nada.¡Y se hace llamar Doctor! . pero aún estaba vivo. Vieron que la ropa que colgaba de un perchero se movía. me estás diciendo que en tu tienda hay fantasmas ¿Es así? . creí que me podrías ayudar. más precisamente en Héctor. Ya no se que hacer. que recién entraba a la tienda. . Puede ser uno de tus empleados el que mueve las cosas.Es descartar el factor humano. Después de dudar un poco se atrevió a decírselo: . tendido sobre ella. Anselmo caminaba lentamente. Publicado por Jorge Leal en 12:47 1 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: Fenómenos Paranormales .refunfuñaba mientras caminaba por el corredor. pero le debemos más respeto al difunto. después revisamos los videos. La mayoría de las veces no se trata de algo paranormal. Se que lo que hacemos es necesario.¿Tiene algo que decirme? ¿No? Ya me parecía ¡Jajaja! Gonzalo se quitó los guantes y salió de la morgue. La actitud de su compañero lo tenía fastidiado. Héctor había llamado a Francisco y conversaban en la oficina de su tienda.dijo Anselmo. él otro joven. dos doctores realizaban una autopsia. si no soluciono este problema se me van a ir todos los empleados. Cuando se calmó un poco regresó a la morgue.Lo primero que hay que hacer .Francisco salió de la oficina. . en su mano rígida sostenía un Bisturí. Voy a buscarlo y ya vuelvo .le dijo Francisco a Héctor. Si no descubrimos nada. como si se inflara. cámaras pequeñas. Héctor continuó: .

. que iluminaba a los que estaban en torno a ella.pregunté extrañado. Desde que se había transformado en Vampiro.dijo el verdadero Héctor. solo la carretera alteraba un poco aquel paisaje desolado. oculto por el Pasto. Estaba tan concentrado escudriñando la oscuridad. ¿Ya viste el video? . Aquel lugar estaba en medio de la nada. a un lado de la carretera. estaba muy alta en el cielo. lo único que él tipo podía haber hecho para desaparecer a mi vista. Supuse que en tan corto tiempo. y la ausencia de viento lo hacía elevarse hasta lo alto. lo único que sentía era la necesidad de beber sangre. hasta las piedras que formaban los senderos resplandecían ante la mirada de la Luna. Todo parecía más pálido y lúgubre bajo aquella luz: Las Lápidas. Eran tres las personas que allí estaban. y de un momento para el otro ya no lo veía. por lo que podía distinguir.¿Mi compañero? . el Vampiro. Se deslizó entre las sombras y llegó hasta una Casa que estaba algo alejada de las otras. un matrimonio y su hija. está vez lo estaba mirando fijamente. era tirarse hacia un costado de la carretera y quedar acostado.Sí. En la oscuridad. que a esa hora de la noche. la luz de las estrellas iluminaban débilmente. Entonces me di cuenta que no estaba viendo a una persona.Discúlpame por llegar tarde. estaba acostumbrado a acampar y dormir en la naturaleza. Sus ojos negros se fijaron en la muchacha. todas sus acciones giraban en torno a eso. De la Cripta brotó una bruma fantasmal. era el único impulso que sentía. como si ella misma le temiera. del campo. Cuando noté que todo se iluminaba giré y lo vi. Caminó entre las sombras de los árboles hasta llegar a un camino que atravesaba un pequeño pueblo de campesinos. El rocío comenzaba a humedecerme la cabeza y el Ómnibus aún no llegaba. relajado. por el contorno de aquella sombra. Nuevamente desapareció. no lo veía. Ya estaba muy cerca cuando extendí mi brazo. El silencio de la Pampa. En toda su larga existencia jamás vio una muchacha más bella. Leopoldo los espiaba a través de la Ventana. parecía que era un hombre. El cielo estaba despejado. Escudriñe en la oscuridad. Dentro de la casa. cuando de pronto distingo una silueta que avanzaba por el costado de la ruta. y con ella surgió la delgada y alta silueta de Leopoldo. En el centro de la Mesa había un Farol de Aceite encendido. No me inquietaba la noche ni su oscuridad. Leopoldo salió del cementerio y se internó en un bosque. y parecía ser la misma persona. . Un Camionero me arrimó hasta un lugar en donde podía tomar un Ómnibus que me llevara a mi ciudad. La Chimenea del hogar lanzaba humo al aire frío de la noche. Cuando bajé del Camión la tarde estaba llegando a su fin. por suerte me vio y paró. Al levantarme. La Luna se ocultó detrás de una nube. No se movía ni una brizna de Pasto. Estaba sentado sobre mi Bolso. La puerta de una antigua Cripta rechinó al abrirse. desvié la mirada por una fracción de segundo. Cuando fui a pagar el boleto el hombre me preguntó: . Lo extraño es que apareció mucho más atrás del lugar en donde dejé de verlo. . los Nichos. Publicado por Jorge Leal en 11:34 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: cuentos sobre carreteras embrujadas Reacciones: sábado 24 de septiembre de 2011 Corazón de Vampiro El cementerio parecía congelado por la luz de la Luna. Hacia donde volteara veía campo. las Criptas. su contorno era igual. que no me di cuenta que el Ómnibus se acercaba. Publicado por Jorge Leal en 10:56 0 comentarios Enviar por correo electrónicoEscribe un blogCompartir con TwitterCompartir con Facebook Enlaces a esta entrada Etiquetas: Cuento de terror Reacciones: domingo 25 de septiembre de 2011 En la soledad del Campo Regresaba de la cosecha de naranjas. Llegó la noche y yo aún esperaba transporte. una muchacha por demás hermosa. en ese tiempo tan corto la silueta desapareció. Habrían transcurrido segundos desde su “Desaparición” cuando nuevamente vi a la sombra avanzando por el costado de la ruta.¿Tu compañero no va a subir? . me produce un estado mental muy tranquilo. una familia cenaba tranquilamente. Me preocupé un poco. el hombre que estaba a tu lado.

iluminada por la luz del farol. Allí estaba. Regresó a su cripta al borde del alba. parado al lado de su ventana. Ya era demasiado tarde. La gente de los hogares cercanos se arrimó al escuchar los gritos. La espió hasta que ella se retiró a su cuarto. como si su corazón quisiera volver a latir. ya no estaban en aquel cuerpo.Los demás sentimientos parecían haberse ido junto con su alma. Cuatro noches seguidas fue Leopoldo a espiarla por la ventana. Mientras observaba a la muchacha. en su día más inspirado. A la muchacha le faltaba la cabeza. escuchó su respiración. Esa noche se olvidó de sus sed de sangre. La furia de Leopoldo los había despedazado. Estaba en la Cripta . Leopoldo derribó la puerta e irrumpió en la casa. mientras dormía. Ni la habilidad del mejor Poeta. podría describir la belleza inigualable que tenía aquella humilde muchacha. En la quinta noche vio que había un invitado en la mesa. Con antorchas y armas en las manos. Después. nunca la encontraron. regresaron a él viejas sensaciones que creía perdidas. los más valientes entraron a la casa. Volvió a verla a la noche siguiente. La muchacha le sonreía dulcemente y lo miraba a los ojos: Evidentemente era su enamorado. Casi le dolía el pecho.

ff¾  ¾ ff¾½°¾¯ ¾ °  nn°ffnf¾f .

f° – f°f¾ n n¯°n f½f¾f° f¾½f¾½f°f¾€ ¾ ©f °   ¾  ¾ f°n –f° ½f °f°f ¾½nf°  ¾€f°f¾¯f¾° .

xff"  ½ –°¾ ³ff° fnf –f½°  –f n¾f¾  f¯ °½ff¾f°¯f ¾   ¾½° °¾ ¯   ½ °f¾ °f°f¯© ¾ ³f°f °¯  ¾f  ¾f f¾  °f¾¯f f¾   "¾¾¾° ¾¾¯f°¾"  nf¯f.x ¯  ¾¯h¾€  ".x ¯¾°f–   ¾f ° –f° f ¾ff  ©f. °ff°f¾nf¾f  9f¯f³f°ff¯½ x€°ff°nf½ ¾°fff ½ fn°f   ¾° ¯ff½n ¾ ¯f°f  f °  ¾f f  fn°f n° ¾fn° ¾½ff°¯f ¾  f° ff  –¾ ¯f°ffn¯½f³f f½°f.x ¯  -½ ¾  ¾ ¾f¯ °½fff ¾f f¾   ¾¾ f°¯f ¾  ¾ "¾ ¯""Df° ¾¾¯f°¾ "  ©°¾ ¯f   9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.x ¯   °f¾f –f°  °¯ ff¯ ° f.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ n °¾ €f°f¾¯f¾  fnn° ¾   ¯f ¾ n    f° ¯ ©  f¾  f¯ ¾f ¾nnn°f °n° ¾ f f° ° x  .

  f  ff  ff  f n ¾¾ ¾½¾f¾  f f f½f–ff¾  .

f°  °fnf f°f fn ¾f  ¾f½ff¾ ¾f f°f½f–f ¾  f  °f°f¯fnff€ f f °f°f f fffnf f ¾ff n nf ¯  f  ¾f f °f ½ ¾°f¾  f° °f° .

x ½f¾"  ½ –°9fnf¯ °f¾¾ ¾ f °¾ff f °f€ ° ¯ fnff°f °f¾  f¾ ° –¾f f° 9fnf  "°n¯ ¾ ¾f¾  f¾°f¯h¾¯f° ¾f¾" ¾h  ° ¯ f¾f– ½  f©½ ¾f @ n ° ¯ ½f¾  ¾nnx f° ° x ¾f f¾ –  °f nf ¾ f  °n nf   ° ¾ ¯¯ °9fnf¯f f©– f ¾nnff ¾ ffn °f ½ °°f¾  f ¾n½ ¯f f  ¯¾  f°½fff ff  f°½ff f ¾    "@ f–f¾ "@ff  ¾½f".°n f f ¾nnf f° x  f– °nf–f f½fnf f–°f¯f   n½f    – ¾f   f D°½n ¾½x¾ –9fnf ¾ ¾½¾f  – ¾f f fn  f¾n¯½f¾  f°  f¯ ¯ n¯ °   ¯ ½f¾f–n¾ ¾ n ° f¾f   ".

f¯f"  f¯ ½f¾ ¯  ¾ f ¾  °    ¾½x¾  ¾  f½f¾°¯f¯ ° f ¾f f °n nf° f¾n  f– f³ ° f¯ ° ¾  ¾nn°f°  x  ¾f ¾ ¾ ¾nnf°  ¾f f°¯f°  °€¯f f¾n ¾ ¾f f°f½f–f f¾ ¾   ¾¯°f f f¾ff 9fnf¾ f¾¾¯n n¯ °f ¯ f    f° fnf€   ¯ ¾f f ¾n°n f  °¾  ½nf f ½f¾f f   If ¾f nf" h f– ° ° "  ©¯  "- x f f""@ °–¯ ".

   ¾ ¾x  9fnf° ¯°¾€f¾ ¾ ¾½¾f f¯ fnf  °fnf °n ° f ¾f f ¾f°  nf°  ¾nn 9fnff°f f °¾ff ¾    –fff¾ffff f ° ½¾ ¾f f nff f ¾   ¾ ° f f°¾ ½  ³ ° x €¯ n   ¾f°– n°°n   f½  ff³f f¯ f  °  9fnf  f¯f ¾ ¾fn °  ¾f½f n f¾ ¾€h  fnf– °¾¾ f¾f f¾f f  f¾f°–f f¯n   ° ¾½f f¾°ff–f ¾½ f f°n ¾ff f¾ff ½ fn° ¾   ".

¯ ¾h¯ ¾½¾f"  ½ –°¯fn  ¾h€ f ½ – ¾ ff½°   ° ½   °–¯ff¾°nf¾ 9  f x  "¾f f ¯ fff f" "-¾f f"@ °ff–°f¾¾ ¯f°f¾   © n ff–¯h¾ f  ¾ °¾ ½f -fn ¯n¾ ¾½¾f¾ °f   9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  .

°fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °f¾ . °    fnn° ¾    ° f°n ¯ °   – ¾f f °fnf n¾°f°½ ¾n f ¾f f °n f°¾h f¯¾ ½°nf¯° ¾f  nf°  ¯° ¾ °   f¯¾¾  ¾n¯½¾  f f n f nf¯°¯nf¾ n ¾n°nf  ° ¯f½f °f°f¯  n °f ° °  ¾h f¯¾ f°n  ¾f fnff  n°nf °¯  nf½  ¾h ©¾€ ° f° ©n ¯ °   .

f    ff ¾°n ¯ ° f f° °f   ©° ³  ½ °  "D°n ¯ ° "" ¯ "  nf¯°f¯nfnf  "½f°f°°–°½ "  ©°¯    nx° ¯°f f  ¯½°f°f  f  ¾ –f¯ °  °ff–¯h¾€   ° € ¾n ¯  n°°  "D°n ¯ °  °¯  f°f f""f©f""x°¾  n¾ ¯ ©f° " "" ° ¯½ ¯¾¯ ³ f f n  –f f°n ¯ °  "@ °–f¯h¾ ¾½ "¾f¯¾€ ° f°.€ ¾f f° ° °f f° ½ff ¯° ¾ f¯ff°¾ f©f¯¾   ".xfffh¾"  ¾nnx °°³ ½ –°f ff¾.f  ¾ ³ff f ¯ n ¯ °  ff°nfn°¾nn° f f½f  ¯h¾ f nf¯½  -¾x °fnf¾f¾½°–  n° ¾f.

f¯½f°   I  ½ f  f¾ f–fn f°°f½ f  ¾½x¾ff°°¾½f¾¾f f©½ °n¯f ¯  ¾–€ f–f f   °¯ ff¯ ° n¯ °fnf °ff ½ f¾ fnf°nxf  f¾f©f f° ¾  n ¯ °  f¯ffnnn°f ¯° ¾ f¾nf ° ° nf¯° ¯°¯  °°–°f ½ ¾°€ °f°f€°f ¾ ¾f° ¾°f ¾  f¾ff– °   ¾f ff °n¯ °f–f f° °¾f f° ½f¾f f f–°¾ °f° ¾°¾ €–f¯¾f¾ ¯° ¾   ¾ °°¾f° ½¾  x.

€ ff f¾n°f  ½  ¯f °¾¯fnf¯¾ f   9ff¯¾ °°½  € ° f° ¾fnf¯ °9nf x.

€  fffn f °°nf  .

f°  f©f¯¾¾  n °f f f°½f¾f© ¯ °¾ €ff f ¯   f© f½ f   f  f ¯ff¾ ¯h¾°x €ff ff– °¯h¾   ³.f    nf¯¯h¾ ¾½ f½ f  ff¯½n ¾f f  –°x.

f  .€ °€ff f °f  ¯h¾ f¯ x°f¾ –  ° ¯° ¾° f°°–° ³.

f¾ ¾f f°¾ff  ³ ½ °f   n f f  ° ¯° ¾ ¾f f #½f n #€ ° fn ¯ °    f  f °n°f°¯  ½ ° ¾f f ° nf¯°  ¾f f ° n ¯ °   9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °¾ –f ¾ ¯ ©f ¾  fnn° ¾   ° ¾ n    -n  °¾¯°  .

¯f°° °f¾ ³ °n ° f  ¾° f°f ¾f f¯ ¾ °f f n° ½f  ¾ ¾½f f n¾f ff ¾½f f fnf¯f  .

f¯ f f °nf°ff f ¾ff f¯f –f ff f½ff°°n¾  °n°°nf°f ° °  ¾f f° f° °f½ nf    © n°  ¯f°f ¾ n  f¾ f½ nf½f nf¾   °f  €¯fff½f° n¯ °ff¾¾f¾  ¾n n°½ffnf¯ f nf°f  f f ©f ¾  fnf¯f f°f   f n nf ¾n°f ½ ° °n°f f    f°f¾h f°f  ¾n f©ff¯f f ¯fnf ½¾   ½ ° f  ¾ff nf°f f¾– ° n°° f°f f f ¾ ½ –°f fx ¾f f ½f¾f°   ½° ¾nn°f¾f ° nf f n¯¾f– °¾ f½fff nf ½ff ° ¾nnff°   ¾°  °f f f© ¾nf¯f  9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ n °n ¯   ¯°– n    ¯° ¯h–n ff  ¾ f f  nf°  ¾½x¾ fn °f ¾ff©f °©°f¾¾½f  ¾ ¾   n° f € ¾n¯  f°n ¯ nf n° f¯f f¾€ ¾  ffn¯ °f¾ff©f °½f¾°n ¾  ½ °f¾ ¯°f f° n °f  f°¾¾f½ff ffn¯½f³ff°  f¯f° ¾ ¯f   nf ¾ ° ¯h¾½¯ffnf¾f   ¾f f f  ½f°f¾€ ¾  .

f° ¾¾½f  ¾¾ ° –f f° ½ ¾f¯¾nff°n f°³f¾ff½f °f°f ¾nf nf¯°f f ° f¾¾¯ f¾ °¯ °¾©f °  .

x°  ¾" ½ –°ff   –f h°  ¾ ¯° ¯h–n  "°¾ "  ".  ¾ n °–f °°nf¾ "D°–f¾ n   "" °°n ¾ f¯ f¯f°f¯¾   ff  f¯f°¾ € ©°n°x #–f h°# f°nf¾ ¾° f ¾f f f¾ nf° f ¾nnf f¾  °¯° ¯h–n  9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –. °f¾nf¯°f f½¾¾ ° ¾ ¾ ¯f–°f f  ¾f f °°¯° ¯h–n  ½f¾½f°f¾ ½f f°¾ff f°½  ³¾  ° ¾ n f  f¾¯f½¾f¾°n°f¾ ½ff f°  f°f f¾  D°f°n  f– °¯h¾nf¯°f f½ ©f °   "f" f¾f   f". ff f°f°³f¯ ¾½ nf f °¾½½¯°    –¾f f¾³f ¾½ f .

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °    fnn° ¾   ¾h f  n    If–f° ½f°n  D°½f ½ ¾¾ff° ¯ °fnf¾f¾f °ff f  ¯¾– ¾°n°½f¾ ¾°½ ¾f ¾f °n° f°n ° –f f f¾nf ¾° ¾f f° ¯°f f¾   f¾ h  ¾f¾  f f°½°f  fn °  f¾n f  € fnf¾f ¾f  ¯¾–f–f°  n¯¾€ f°f¾¯ f¯h¾ °¾   ° f f¾° f¾  °f–°f¾nf¾f¾ nf ff° ¾  °n ° f°f  ¯ f f– °¾ f¾¯f f ½f °f°f  ¾nf° fnf¾f  ¾9 f fff°    –ff°f½f ¯h¾f  f  ° °f fh  ¾  f– °¾  fn nf f nf¯°f°  °  nn°n°ffff x f°f¾ ff°nf f©f ff°f f  €¯f hnf ½ff°f ½ff    f¯¯f° f–   ¯¾–ff°f°  °€¯f nf nf¯°f° ¾ f fnf°n¾f    – °  ¯ f ¯  °  nnfn°  f³  ¯ff ¾ ½f¾ffx¾ x  nf¯°f° ½f ° ¾nf€ nf¾n ½ ¾°°¾    ¯   ¾f f fn°¾  ½nf f  f f½f¾f  °f f¾f  ¯ °f   f ½ ¾ f°€f°f¾¯f ¾¾½ ¾½ ¾ °f°¾½ ¾ °nf ¾ff°ff f  9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ n °¾ €f°f¾¯f¾  fnn° ¾   ©  ¾ n    ¾n  ° °n °   fn ½n ¯ °f°½  ³–½  ¾n ¾°  ¾ ½°n½f° ¾ f°  ¾  ° °¯h¾ ½  °nf  ° –½¾¯¾ ¾¯  ¾nf¯©  ¾  . f° ¯ °¾f© ¾   fn f¯¾ °°¾ °fnf¾f ° ¾° –f° ¾  D°f¯ °ff¯ °f f°    f ¾  ¾f°f¯ fff° ¾ f °°    fff¾°   f°n  °¾½n¾¯ ¾  n ¾  ff¾ffnf¾f nf¾¯  ¯½f½f¯ °  ¾ ¯h¾ff f° –f  f°n    ³ fnf¾f%°fn°¾nn°½#.

f # ¾¯ff°½  ³nf¾%¯  n ¾ –½°½f ¾f° ¾°n    °f¯ °  –f¯¾fff fn° ° °  ¾f f°¾ ¯h¾ ff¯½f ©¾ ff¯f  °f°f–f°n¯ ° f  ¾f°n  ¾f f °n °  f D°¾ ³¾ °¯ ¾ n¾½ f f°¯ °f¾¾ n°¾¯f° °f¯ ° f ½ nf°¾  ¾½ff¯f f ½nf¾ fff fn° ½f  f f ¾f f°½f  f¾¯°f°  €¯f½ nf¾¾¾ ¯¾n¯½f³ ¾   ¾f f°¾ °f ¾ °°ff¯ ¾f ° °  ¾f f°f¾ f¾ f x¯ ¾ °x °f¯ ¾ff¯ x°f f°¯°°  nf °¾°½f  ¯¾n°nf€x ¾f °f f¾¯nfnf¾ ¯ ¾°fff    ° °n ° f xnnf¯ ½f n°f f– fn° ½ °n¯ °x  f °° f½ff ¾n   °  ¾ °n °   9ff¯  f¾½ n  –f°  f fnf¾°f f¯ °f –ff€ f  f°¯h¾ ¾€n ° ¾½ff °¾½f°¾  °fnf °f¾f¯f¾ –f f¾fff°ff°nf °f°f  f f °ff fn° f n ¾¾°f fn¯¾f– °ff³ff¾ ¾   If¯¾fn¯ °f  ©f°n " –¯¾° ¯ff¯¾ f¾f¾f °¾ .

–¾ f–°f"  –¯¾° ¯f  n° ¾f f°f f f¾¯nfnf¾ n°° ¯ ¯ –¾ff ½½°–  ¾n ¾    f° ¯½° €    ¾nnf¯¾  °f ¾ ff fn° ¾° n¯¾ © ¾¯ hn¾nnff° ° ¾ @ ¾ f¯¾fnff°n   " ¾""ff– °¯h¾ °fnf¾f"  ½ –°x  - f €  f ¯ n° ¾f°n  f ¾hf  nx°¯   ©°f f¾¯nfnf¾ ° ¾°–nf  ° x¾ ¯¯ °¯f ffnff½ f .f¯¾ f©f¯ ¾ff ¾f f f  If¯¾f  f° ff °xff°n  -f f½ °f f ¾hfnn°f ¾ –f¯ ° € °fff  "ff¾"  nf¯¾f   n ¾f° f° n¯fnf¾f ¾¯–f°   9°f ¾¯¾ ½ nf° ¾  ¾nnf°   ¾½x¾¾ –¯¾n°° ¾  f fn¯ ° fn¯ °f ¾¯° ¾ ³¾ ¾f f°©¾ f¾ f¾n f f° n f ¾¾f¯f¾ f f f°½ff ¾f ¾  f¾ –fff f nf° n°f ¾¯¾ fnf¾f  9¯¯ °¾°f  f f f nf ff°f– °¯½f ¾ °nn°f–°f f    °°  ¾¾¯¯ °¾ ¾ °n nf°   ½ ° °f f¾¯nfnf¾–  I ¾ ³f¯ f°°n°  °¾  ¯¾ ff fn°f½ °f¾ –f f f–  .

f° ¯f¯¾fnf ° ¾ ³ff f ¯¾f°f¾ f °f¾¯ f  nf¯°f°  ° f f½ °¯ f f° f fn°½f¾¾ ¯°  °f¯ °   -¾x¾¾f¾¯©  ¾–f°  °–f°–  I f°nnfnf  ° ½ f ¯x¯¾ff f°x½fff©h¾ fff¾¯ f ° ¾   fff¾  °n ° f f¾¯ f ¾f½f n   ¯½ n  ¾¯ nf fn°f–° n¾  °ff fnff f€¯f ½  ¾f°x f–f ¾¾ f¾f¯h¾h½  ½  f fnf¾f °n¾ f°n¾   f©°n°°¾¾¾f ½f¾f°n °¾x °   9¾¾ ½ –°f°x½f¾n° n °    n ° ¾x¾  9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °    fnn° ¾   ¯xn ¾ n     ¾¾ f°¯f ¾ ¾½ ¾ff°  ½ ° ¾  ¾nn°–f°f  ° –f°   °¾ ¯¾  fnf¯fnf¾f °  ¾f f¾ ¾n½ f   "¾f¾n¯f  ©f¾""°¾ ¾ff°"  nf¯°¾ ¯¯ °f¾ ¾nf f¾nfn¾    ½f nf ¾¾½ ¾fff° °  f f °½ °¾f¯h¾¾f fnf¾f  f°f°n  °f .

n ° ½ ©f ° –f°  ¾f f h¾ °¾ °ff°©¾ f¾f ¾  f f°nnf f°n°f  ©  ff¯  nfnf f f° ° n f¾ .

f° °¾ ¯ nf¾f f f  ¾f ¾n½ f¾  ¾f°–   "f¾¯" ¾ f¾ ³f f.

   D°f½n ¾° €f°f¾¯f¾¾ff ¾ °–f½°n nf° f f –f°   –°¾° ¾f f°n¯½ ¾ ¾ f°°¾°fnf f€f°  ° f  ¾ f°n ½¾ ° ¾ f¯ x°f f ¾  ¾ ¾ ¾n°ff½¾ f°f f° ° €f ¾  –f½°  f° nf¯°f°  –°¾ ¾  °f° f¾  f° fnf°¾ ¯¾ ³ff°  ¾½x¾f½°f°fnf –f½°  °¾ ¯¾° ¾   f°f¾€ f¾ °°nff f¾ ° f°  .

ff¾  ¾ ff¾½°¾¯ ¾ °  nn°ffnf¾f .

x ¯¾°f–   ¾f ° –f° f ¾ff  ©f.f° – f°f¾ n n¯°n f½f¾f° f¾½f¾½f°f¾€ ¾ ©f °   ¾  ¾ f°n –f° ½f °f°f ¾½nf°  ¾€f°f¾¯f¾° °ff°f¾nf¾f  9f¯f³f°ff¯½ x€°ff°nf½ ¾°fff ½ fn°f   ¾° ¯ff½n ¾ ¯f°f  f °  ¾f f  fn°f n° ¾fn° ¾½ff°¯f ¾  f° ff  –¾ ¯f°ffn¯½f³f f½°f.x ¯   °f¾f –f°  °¯ ff¯ ° f.x ¯  ¾¯h¾€  ".xff"  ½ –°¾ ³ff° fnf –f½°  .

–f n¾f¾  f¯ °½ff¾f°¯f ¾   ¾½° °¾ ¯   ½ °f¾ °f°f¯© ¾ ³f°f °¯  ¾f  ¾f f¾  °f¾¯f f¾   "¾¾¾° ¾¾¯f°¾"  nf¯f.x ¯  -½ ¾  ¾ ¾f¯ °½fff ¾f f¾   ¾¾ f°¯f ¾  ¾ "¾ ¯""Df° ¾¾¯f°¾ "  ©°¾ ¯f   9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ n °¾ €f°f¾¯f¾  fnn° ¾   ¯f ¾ n    f° ¯ ©  f¾  f¯ ¾f ¾nnn°f °n° ¾ f f° ° x  .

  f  ff  ff  f n ¾¾ ¾½¾f¾  f f f½f–ff¾  .

f°  °fnf f°f fn ¾f  ¾f½ff¾ ¾f f°f½f–f ¾  f  °f°f¯fnff€ f f °f°f f fffnf f ¾ff n nf ¯  f  ¾f f °f ½ ¾°f¾  f° °f° .

x ½f¾"  ½ –°9fnf¯ °f¾¾ ¾ f °¾ff f °f€ ° ¯ fnff°f °f¾  f¾ ° –¾f f° 9fnf  "°n¯ ¾ ¾f¾  f¾°f¯h¾¯f° ¾f¾" ¾h  ° ¯ f¾f– ½  f©½ ¾f @ n ° ¯ ½f¾  ¾nnx f° ° x ¾f f¾ –  °f nf ¾ f  °n nf   ° ¾ ¯¯ °9fnf¯f f©– f ¾nnff ¾ ffn °f ½ °°f¾  f ¾n½ ¯f f  ¯¾  f°½fff ff  f°½ff f ¾    "@ f–f¾ "@ff  ¾½f".°n f f ¾nnf f° x  f– °nf–f f½fnf f–°f¯f   n½f    – ¾f   f D°½n ¾½x¾ –9fnf ¾ ¾½¾f  – ¾f f fn  f¾n¯½f¾  f°  f¯ ¯ n¯ °   ¯ ½f¾f–n¾ ¾ n ° f¾f   ".

f¯f"  f¯ ½f¾ ¯  ¾ f ¾  °    ¾½x¾  ¾  f½f¾°¯f¯ ° f ¾f f °n nf° f¾n  f– f³ ° f¯ ° ¾  ¾nn°f°  x  ¾f ¾ ¾ ¾nnf°  ¾f f°¯f°  °€¯f f¾n ¾ ¾f f°f½f–f f¾ ¾   ¾¯°f f f¾ff 9fnf¾ f¾¾¯n n¯ °f ¯ f    f° fnf€   ¯ ¾f f ¾n°n f  °¾  ½nf f ½f¾f f   If ¾f nf" h f– ° ° "  ©¯  "- x f f""@ °–¯ ".

   ¾ ¾x  9fnf° ¯°¾€f¾ ¾ ¾½¾f f¯ fnf  °fnf °n ° f ¾f f ¾f°  nf°  ¾nn 9fnff°f f °¾ff ¾    –fff¾ffff f ° ½¾ ¾f f nff f ¾   ¾ ° f f°¾ ½  ³ ° x €¯ n   ¾f°– n°°n   f½  ff³f f¯ f  °  9fnf  f¯f ¾ ¾fn °  ¾f½f n f¾ ¾€h  fnf– °¾¾ f¾f f¾f f  f¾f°–f f¯n   ° ¾½f f¾°ff–f ¾½ f f°n ¾ff f¾ff ½ fn° ¾   ".

¯ ¾h¯ ¾½¾f"  ½ –°¯fn  ¾h€ f ½ – ¾ ff½°   ° ½   °–¯ff¾°nf¾ 9  f x  "¾f f ¯ fff f" "-¾f f"@ °ff–°f¾¾ ¯f°f¾   © n ff–¯h¾ f  ¾ °¾ ½f -fn ¯n¾ ¾½¾f¾ °f   9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °    fnn° ¾    ° f°n ¯ °   – ¾f f °fnf n¾°f°½ ¾n f ¾f f °n f°¾h f¯¾ ½°nf¯° ¾f  nf°  ¯° ¾ °   f¯¾¾  ¾n¯½¾  f f n f nf¯°¯nf¾ n ¾n°nf  ° ¯f½f °f°f¯  n °f ° °  ¾h f¯¾ f°n  ¾f fnff  n°nf °¯  nf½  ¾h ©¾€ ° f° ©n ¯ °   .

 °f¾ ..

€ ¾f f° ° °f f° ½ff ¯° ¾ f¯ff°¾ f©f¯¾   ".f  ¾ ³ff f ¯ n ¯ °  ff°nfn°¾nn° f f½f  ¯h¾ f nf¯½  -¾x °fnf¾f¾½°–  n° ¾f.xfffh¾"  ¾nnx °°³ ½ –°f ff¾.f    ff ¾°n ¯ ° f f° °f   ©° ³  ½ °  "D°n ¯ ° "" ¯ "  nf¯°f¯nfnf  "½f°f°°–°½ "  ©°¯    nx° ¯°f f  ¯½°f°f  f  ¾ –f¯ °  °ff–¯h¾€   ° € ¾n ¯  n°°  "D°n ¯ °  °¯  f°f f""f©f""x°¾  n¾ ¯ ©f° " "" ° ¯½ ¯¾¯ ³ f f n  –f f°n ¯ °  "@ °–f¯h¾ ¾½ "¾f¯¾€ ° f°.

f¯½f°   I  ½ f  f¾ f–fn f°°f½ f  ¾½x¾ff°°¾½f¾¾f f©½ °n¯f ¯  ¾–€ f–f f   °¯ ff¯ ° n¯ °fnf °ff ½ f¾ fnf°nxf  f¾f©f f° ¾  n ¯ °  f¯ffnnn°f ¯° ¾ f¾nf ° ° nf¯° ¯°¯  °°–°f ½ ¾°€ °f°f€°f ¾ ¾f° ¾°f ¾  f¾ff– °   ¾f ff °n¯ °f–f f° °¾f f° ½f¾f f f–°¾ °f° ¾°¾ €–f¯¾f¾ ¯° ¾   ¾ °°¾f° ½¾  x.

€ ff f¾n°f  ½  ¯f °¾¯fnf¯¾ f   9ff¯¾ °°½  € ° f° ¾fnf¯ °9nf x.

€  fffn f °°nf  .

f°  f©f¯¾¾  n °f f f°½f¾f© ¯ °¾ €ff f ¯   f© f½ f   f  f ¯ff¾ ¯h¾°x €ff ff– °¯h¾   ³.f    nf¯¯h¾ ¾½ f½ f  ff¯½n ¾f f  –°x.

f  .€ °€ff f °f  ¯h¾ f¯ x°f¾ –  ° ¯° ¾° f°°–° ³.

f¾ ¾f f°¾ff  ³ ½ °f   n f f  ° ¯° ¾ ¾f f #½f n #€ ° fn ¯ °    f  f °n°f°¯  ½ ° ¾f f ° nf¯°  ¾f f ° n ¯ °   9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °¾ –f ¾ ¯ ©f ¾  fnn° ¾   ° ¾ n    -n  °¾¯°  .

¯f°° °f¾ ³ °n ° f  ¾° f°f ¾f f¯ ¾ °f f n° ½f  ¾ ¾½f f n¾f ff ¾½f f fnf¯f  .

f¯ f f °nf°ff f ¾ff f¯f –f ff f½ff°°n¾  °n°°nf°f ° °  ¾f f° f° °f½ nf    © n°  ¯f°f ¾ n  f¾ f½ nf½f nf¾   °f  €¯fff½f° n¯ °ff¾¾f¾  ¾n n°½ffnf¯ f nf°f  f f ©f ¾  fnf¯f f°f   f n nf ¾n°f ½ ° °n°f f    f°f¾h f°f  ¾n f©ff¯f f ¯fnf ½¾   ½ ° f  ¾ff nf°f f¾– ° n°° f°f f f ¾ ½ –°f fx ¾f f ½f¾f°   ½° ¾nn°f¾f ° nf f n¯¾f– °¾ f½fff nf ½ff ° ¾nnff°   ¾°  °f f f© ¾nf¯f  9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ n °n ¯   ¯°– n    f   nf¯ ©f f  °°nff f °f ff f   nf .

x ½f¾ff ¾fnf"#½ °¾   . nf f½ f  h¾ ° ¾n  f f°f ³f  °f ° ¾°f ½ ¾° €f¾  ¯ nf fn°°f   ¾ x°   ¾½ nfnff– fnf¾f f©f    "f" ¾f   "° ½f  ¾h°¾ ¾ ¾€f" f¯© °¾ °¯ –° °¾ f¯ #".

¯f¯© ¾ –f–°f°  € f ¾nf¾ ¾½¾n °f  ¾ °n°ff  f¾ nn° #.

 °¾ @ # f€°f ½f¾  ¯¾¯f f°f. ¾f°f¾¾f¾  ¾ °ffn ° ¾¯ °  D°  ¾f© ¾f f f f°ff¾fn¯°   ¾f f °° ¾f° ¾ ¯f °f¯ ° n¯¾f– ° ¯½©ff     f°€ f¯f f   ¾f° f °f  ¾f   ¯½©f f  ½ °f f°f  .

fnf ¾f ¾ ff–f¾¾f   .f°  – ¾f¾ °f¾     ¾ f f¯  ff ¾f f¾  f¯ ¾f .

 ¾ f f¯  ¾ f¾ nn° n °¾     ¾  ¾ f¯f f #f   nf¯ ©f f#  9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °¾ –f ¾ ¯ ©f ¾  fnn° ¾   f¯f f  9f  ¯f °–f°n .

f fff.

f f f°f° –f¾ n°€° fn° f¾¾¯ f¾ ¾½°¾  f f°f.

f½f  ¾ff f°n  ½ f ¾f f ¯  ¾ °n¾  °n ° °fn– °°n¾f  f.

f f ¾°f f  ff¾  ¯½¾   fn° ¾ °   –f ff¾ff.

fff° ¾ °©°  f f –f f¾ffnf½f 9f  ¯f ¾½  f ¾nnf –½ f f°f½ f ©°   °€¯ .f¾f ° ° ¾nf f°¾¾ n  f°n  f¯¾nf  .

ff¾n °¯    f°f f–°f f f€f¯f f    ffD°n°   9 fx° f ©f.

f f  f¾ f¯fnf f½ff ¾f ¾ nf¯° ¾f f f  h  ¾ ¾¾¾¯ f¾ff–f f¾¾ ¯f°fn¯½h¾ fx° f  D° °€  ¾½  ½ °  f°f° f °f©f¾ °¾°f¯ ° ¯f n ¾©¾½°°¾f° nf° ¾f  f– ° ¾f f¾ °f f¾f    "9¾"  nf¯¯f  f ½ °°ff½fn°f ff¾¾f   9 € f¾ ½ ¾° ¾ f¾¯  n¯½ © ¯½ "f ¾"¾f¯ –¾f ¯h¾ ½  ¾h  ° ¾  ¾°¯    ¾ fx¾ f °¯  nx°     ©f  f³ ¯h¾¾° ½nf  f½fn° °  ©f°  f¾f¯f    ¾f f¾ °f f¾f  f ¯¾¯¾¯f   f f¯°f f ¾ °n¾f   °ff½f °nf¯f°f f °¯   f°nf° f¾¯ f °¾¯  nf f¾¾©¾  9f  ¯ff°   ¾ °  f ff–f ° f   ¾° ff¾  °f f  © f   nf f°h  °n¯ff° ¾   ½  fnf ¾ €f¾n f ¯h¾¾ f¯¯ff nfn° ¾½f "°°¯   ½ ¾ °f " "f¾x ° ¾¾ ""¾xf " .

  ff¾° –n¾ f¯f .

ff¾n¯ ½  ° n ¯ f ° fn   f³¾   ffD°n°½ f°f¯n°f ¾nf¾°ff°  ¯  f  ¾ ° ° °   f ½ "¾½ fnf°¾ ¾¾n –f¾  ¯°f° °¯.

f¾f"" f¾¯ ff"9 ¾  ¾ €  ° n°¾ °¯ f ¾–  "x½  ° fn ½ff  ° ¯ " ½ –°¯f   ""9 fn ¯nf¾n¾f¾ ¾ f¾.

f f f¾.

f f "-°nfff  –f""-½ ¾ff"".

ff¾nfff  ° °€ °" 9 fn °fn¾f  ©¯f  € n¯f¯ffnf¯  f .

ff¾n  -¯ –¾f ¾ ¾f–fn°f¾f ½ ¾f¯f ¾ ¯f¾f f °fn°"n ½"  f ¾fn°½ –f¯°¾  ° – ¯ f   ©  ½ °f¾¯f€¯  ½ –f¯° f  ¾f½f n °  9  °f¯  ³ ½  °f ¾ff f¯f .

ff¾n  .

f°  –ff.

f¾f–½ f9 f f¾n ¾ ¾f f°f½f–f f¾ ¾nn¾½f¾¾ f– ° ¾ fn nf f  h¾ f½ ff½f n.

x ¾hfn ° f" ½ –°.ff¾n n°nff  ¯   "9f  ¯f"".

ff¾n  ° ¾ °¾f° ¯fn¯½ °  f f¾  °–f³f ½xf   9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °    fnn° ¾   ¾h f  n    f¾°n ¾ °f .

nf °nf¯° ©¾    °¯  nf¯½  ¾hf.

f¾f °  f    n nf½f f¯  ° f € ©f ff°f  –f f ¾  f n  °¾¾n°  f ¾ ½f¾ f f °f ½ff   ¾½ f f f°¾¾  – ¾ ¾¾½f  ¾ ½  ³f€–f f ¾ ¾nff¾ff ¾ff ½f¾f f½fnn°f – ¾f ff¾nf   ¾  nf¯° –°f  ¾  ¾nn   °¾nf f¾ f ¾  f¾¯½f½ f ¾©°  ¾°9 nf f°½ nf¯°   .

 @f° f°¾¾nf f¾¾ f ©f°–f½f°   f ¾f ©f¾ f n ¾nf¾f f ¾f ff¾½f ¾€f f ½f¾f fn° ¾¯ °f¾ ¾½ f ff¾¾½f  ¾  °°nf –f f°  ".x ½f¾ffx¾ 9 " ½ –°° ¾©°  ¾ f°¯f°½ff f ff    ¾hff° f°€f°f¾¯f  n° ¾  ¾ ³ffnffnf¾fn°°  ¾fnf¾f ¾h ¯ ©f f " ¾h €f°f¾¯f""  ¾hf¾¯f° ½f½ f" 9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ n °¾ €f°f¾¯f¾  fnn° ¾   f@¯ °f @¯ °f¾n¯f f½f¾f°nf f ¾ ¾f³¾ °¾°¯n¯° ¾   ¾  n¯ °  f n  ¾f f° f  f  ¾f fnf–f  ¯ f  f° f f¾ ½f¾–ff¾f f° °€¯fn°  °  f¯ °f   ¾ °³f½ ° f° ½ fff°ff f  ° nf ff°¯° °nf °–f°  ¯½f   €nx –f°  –f½° .

¾ ¾½ ¾ ¾f f° ° f.¯¯nf¾f ¾h °°f°fff f¾f°  ¾½ – f ¾f f   ° ff¾ °½  ¯f  f fn¾ nx   ½ f°  ¾ f°½nnn  ½ ¾ °f f¯ °ff ff ¾ -¯  x   €°f ff  n  ¾f f  ¾   °n¯ °f¾½f –°f¾– f¾ °¯ ¾ f¾f f¾nh f¾ ½ n  °f°f–fn n f   ¾ ° ¾ °¾ – f n¯ °f°fnf f¾   ¾ °  ¾ °¾¾ n°°   ¾ x½fI °f°f  ¾f f¯ °f I½f¾ff° f½f  ¯ f  .

f¾f ¾ °f ¾f¯f  f–f¾¾f ¾  .

f° ¾ f°n ¯ f ©x fI °f°f¯ ¾ °xf °   f¾ –f° ¾ h¯½f–¾ ¾ °¾ ff °nf   °   -½ fn°n °f¯ ¯n °f nf f¯ °f°¯  ©f f  .  f°x n¾x¯ ¾½f fff½f ¯ °f¾¾¾ –f °      ½ °  h¾  ¾¾– °°¾¾  ¾¾n¾ °¾f f €°¾ f€¯f  ¾¾ f¾° f°¯f°f¾  f°n°n¾ ¾  ¾ f° €  ° ¾ °¾¾ €¯ f ¾   ¾¾  ¾f–ff°f¾€f°f¾¯f¾ ° ¾¾¯f°¾ –ff¾¾ ¾ f° ¾   f°  ¾½x¾ ¾f½f n °  f¯ °ff f ¯ f ° ¾¯¾ ¾.¾½ ¾ ¾f f°ff ¾  ¯f f°©°f¯¾½ ¾  ½ °°f¯ ° ¾ ¾ ¾½ f° ¾  f°f° ¾nf¯ ° ¯f°fnffI °f°f  °¾ ³f° ¾n¯¾  nf°     °fI °f°ff f ¾€f°f¾¯f¾  °f°fnffn°f   ¯  ¾f f°¯f°   nf¯ °  °¯ ff¯ ° ¾ n°n  f°f€f¯f f°f D°f½f ©f¾© ¾f f°€f°  °½¾n°°f  f©f f°  ¯ ° f°f¾  f¯ x°¾ ¯f°fnf¾f ¾  .

f¾f f f°¯ f½f¾f ¾  °   ¾ f  ° f–f  f¾f°  ff°¾   f°¾¾  ¾ ¾  f° ¾¾f¯f¾ ¾½°–  f° ¯°¾ ½ ½ ¾xf¾fff °fnf°  ¾f €¯f  ¯ ¾ °xf ¾n  f f°n ½ ½ ¾ ° ¾ f½¯f°f ¯ °f–f f ¾nn¾ °¾ n¯ °f   9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½ ¾° ¯n f fnf¯ f  ¾f f   ¯ °  –f f © °f  nf°¾ n° © f¾ ½¯  ½ °¾x€   ¾f f °€ ¯ f––f ½ °f¾¯ f  f½ –°f ¯  © °   °f¾½  ¯f¾  ° f½€ff  °   °  fn°f¯ f–½  n¾f f °xf¯f°nf€x f¾n° ¾f ¯ ©  –¯¾°f¯ ¾ff½ff f . °f¾ f¾nf€xn°°fnnff n¯ °ff f f ¾f–f¾    ¾ fn ° ¯½ n¾f¾  ".xnf¾  n¾f¾"  ½ –°x  D°fnff€ f  ¾½f°¾f   ¾¯€ fn°¾–f¾ f–¯ © n¯½f³ " © " ¯ ¯f° °°–°f –fnf .¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ n °¾ €f°f¾¯f¾  fnn° ¾    ° ¾ ¾ ½ ¯    –¾½f°¾ ½ °f¾ n°nf9 nf° ¯ nnxn°x °fnf . ¯¾  ¾ –f  ° ¾nf€x¾°¯f°¾    - ¾½ff ¯ f ¯  ©  f¾   f¯ x° ¾ff¾n¯   n ¾¾ f¾¯f½f °f°f nf f  f³ f½f n   ½ °  °  .

¾ f¾ fn nf°¾¾f½ –°f°¾¾ f¯¾f–¯h¾ .¾½ © D° f  ¾¾¯ ff¯ff °¾¾   D°f.

f° ¾ ¯fn  –¯¾f f°    °f¾½ °¾f  °f° n ½ff  f    ©  "° ""-f f""-°nf" f n ¾ff ¾  ¾f f° °f¾f¾ ¯ ¾f f°fnf°¾¾    © n¯°f f  fnfx -¾x  f€¯f½ f f  .

  °f  ½ f f¯   .

° ¾f¯¾°f¯h¾°¾€¯¾ f f ¾f f °n .

°¯ ¾¯h¾f ½°fnf¾f¯¾ ¾f ½ f  ¯ °  ¯   9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.f¯°f¯¾°½f nf f¾°¾ ¯¾f¯f°½ff ¾½ °¾ ¾h f¯¾€ ° f°f  f   ©  ¾ € © °ff–f nf° ¯x  nf¯ ° f f ¾f½f n   f ° f¯ ° ¾nff ½ ½°°¾f° f fnf¯ f   f   ¾½f°¾f   9  f ff–  ¾f f ° x  .

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °    fnn° ¾   ©  ¾ ¾ ½ ¯    fI ©f ©f –h f¯¾f€  °°  ° f  f fnf ¯°f f f¾f°   ° –f ½ f½ ¾f °¯½  ¾– f ½f   f  f#.

f°nf#f f°¯  h¾   ¾f ffnf¾f f ©f  - f°f ©f °¾¾  nf¯¾f¾    f  nff¾ f½¾ f½f °nf ¾nfhn °f¾ff f f f½   €ff ff °°f¾n f  .

f° ½fnn ° f½ fnf f  ¯  °   ° f ©f °¾ f–ff¯¾fnf f ° ¾fx½nff¾½ f¾ n  f°nff¾   ³ °¾ – f n¯ °ff   ".½ f "  -¾¯h f¯¾°¾f¾ -f   f f©–fn°½ f¾ ½h¾n   If  ° ° nf  ©° ¾°³¾ h–f°¯ ½  °  ¾  f¯¾¯½ °n¯f ¯ .

f° ¾  f©°¾°€¯   -ff½ f f ©f ¾h ¯ °  f½f °f°f  ¾hfn¾f f °f .

f¯ff ©f ¾f f– °¾ f°¯ff °f½  ¾nff½ f f ©f ¾f ¯ °   ¾h½f°ff f   #"°n"# nf¯f°f–°¾ ¾n¯ °f°f f¾ n°°f n¾f  #.  ¾f f°f¯f°  ¯ ##¯¯ f°fn¯½f°f ° ½n# #f ¾nff½ ¯ n ½ #  €°f f¯¾¾ ¾   ³ f½ f¾ f f¾ °f f f   h–f°¯ ½   ¾ ©  f ©f¾–  ¯ °  ¾nf½ f  ½x¾ f¾ °    ¯ € nf¯ ° ¾  fff ©f¾  f.

f¯f  @ °ff nff  f °°– ¾¯ f³ -x ¾¾©¾° ¾f f°n f ¾  °–½ ¯¾nf¾ nf¯°f f°½fnff  °f f°½¾ nfnf¯°f f°¾   ¾¾©¾ ¾f f¯ f  I fnf¯¾n¯½°n ¾ ¯x½ff f© "f ©f ¾h¯ f"  ¾ © .

f°  f¯f f ©f ¾€f°f¾¯f  ¾f f©¾€ ° f¯nff f ¾nf¾¾n °¯ ¾ ¯h° ¯   nf¯ ° f©¾   ¯–¯nf f°f½f°f f ©¾ ¾¾f¯ x°f ° -°¾ f f° f¾½ °f¾½fff ©f°¾ f  .

¯°°¾f ¯¾fn°f¾n  f° ¾¾½f  ¾ f ©ff¾f  °n°f°¾n ½°¾ f¾ ¾½x¾ nf°    nf h f ff– °  f°f  9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °    fnn° ¾   ¯xn ¾ ¾ ½ ¯    ¾€f°f¾¯f¾¾ ¾ ° f° f¯f –f f °f°n ¯ °¾f ° ° f¯ fn¾f  °¾ .

f°f ¾f½f f  .f¯f  ¯ f f ¯  °³¾ n ff¾ffnf f ¾.f  f f f .

 .   ff¾ nf"  –f¯ fn ¾ f nf f .f   ¾½x¾  ½ –° "9x°¯ ¯f¾ffnff" "9 nff ¾°fnff f"  n° ¾f¯  ".f   ¾€f°f¾¯f¾° ¾ °  " ¾ °"".f  ° ° f¯ °  f. f ° °–f¾¯   ¾¾f f¾.¾ fn  ¾f³¾" ".f°f   ¾€f°f¾¯f¾ ¾ f°¾f f ° ¾ ° °¾¾¾.   ff¾ nf" 9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ n °¾ €f°f¾¯f¾  ¯f ¾ ¾ ½ ¯    .

ff   ° ¾ nf h f¯¾ ¯ f°¾ff f.

f   .f¾f °   °f f°f½°  f° ©   f  ¾f f°n°f fnf°f  .f  °¯  ©f f ¾ff¾n¾f¾  f f° °   f°¯nf¾  ¾f f ½   ½  © ¾   ¾h ° ½ f¾  nf¯..h¾f f° f½f–f ff– ° ½ff ¾    f ¾f f¾f   ¾f¯  ¾ f½° - ¯ f¾f   f f° ¾ I f¾ x°¾f "-¾  nf¯   f"   ¾f f  n¯  °n ff–  fn¯f °f¯ ffn   .

 f¾ ¾ f   n"ff °f½ f "°¯ f°¯"  f€ f f. ½f n f– f ff°f½ nfn° ½ffff½f°fff n¯¾€ f°f°° – ° ¾   D°f°n ¯.¯ ¾f f¾ff¾f¾f f  n ¾x f½° ½°ff½°f  .n  ff f¾ f f¾f  °n°x° ©  f¾f°  °  ¾f° n¯½ff ¾n°  °¯nf  f°ff¯½f¯ f f f  nf ° €°   9¾f¯f³  ©   f½ffnffff¾  ¯  f³f f f ¾¯ nf°¾¯° ¾f fff¾f  ¯x f¾ ° ¾n n¯€°n°f f .f   °f¯nff ¾½ f¯   °  nf° f°–f ¯  © ¾½  °¾ f°fff".

f¾f ¯ f ©x°½n¯xfnf  n 9 °n¯f f.

x"9   ¾f¾ n ° "D°¯  n"9f n  °  ¾½ f¾     fffn¾f¾ -–¯h¾½f¾¾ ¾  f   ¾ –  f°f  "f°¯  n" ½ ¾x  "fn¾f¾ ". ¯f³f°ffnf¾   ¾f°n °f½ –f°© -½ f ©f ½ °¾f °f ¾  f f ¾ ½   ¾° °f  f¾  .xf° f f °  n" ¯ ½ –°  "D°¯  n"9f¾n °   ".f¾f  ff¾¯f° f°f °f f°n  ¾f fnff f–f° f f °  n ff  ½ € nf¯ °   D°¾ ½  ³  f° f f ° ¾½ff¾  f½f °nf¯f° nf¯°f f  ¯ ° ¾   € f   °xn °  f¾¾f  ¯.f  ¾ ff¯°½n   "9x °f¾f¾"".

nf f¯f° n  °f f °f  fn° °f¯¯ °  €¯f ½ °°fnff n¯¾f– °¯   f¾¾f f   ff¯½f ¾½ffnff ° ¾ °°n ¾¾ °  f f f  f  ¾ –f¯ ° ¾ ° ¾¾°¯f¾¾  f°–  ³ f.

f¾f ff f n°¾ ½ffff½f¾ ¯f¾  °½ff¯ff¾   f¾°n ¾¾– ° ¾¾ –¯¾ ¾nnf°  ¾ °¾¾    n f¯ x° f °  ¾ ½f nf–f½ ¾f ¾ f n ¾¾ °f ¯  ¾½f f  .

° °nf¯.f     f° f f f°fff   ¾f€¯f¯  ©nnf ff¯½f   nx ½ n ½ °€°n°f f °nff ° f f° f°n  ° f¯ °  °f  fn° .

ff¯ ¾  nxnff¯ ¾ ¾f°n  ¾nnx°"9f€""f fnf " .

f°  – fff¯½f ¾f ffnf ½ f f¯f°nf¾ ¾f°–    ¾  ¾f°n   ¯½  -¾¾ f° ¾ f¯ x°¾  ¾nnf f°n ¾   ¾½x¾ °¾ f¾¯h¾°¾¯ f¯¾ f.

f¾f  ¾f f ¯ ©f f  .

 n °f € f ¾    ¯  °¾ ³n¯nfff °  .°  ¯½  –xffn°n¾°    ° ° f¯f ½f ° ¯ ° x °¾½ –f ¾  °ff f¯f–°f .

9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ n °¾   ° ¾  fnn° ¾   I ©¾f°f¾¯f¾ ¾f¯°¾f¾ f f° f  f°n  fn n ° ¾  fn f ¾n¾ f¯ f ½ n¾  f° °n °  °  ¾n  ¾¾f° ¾ .

°¾ f  f°fn¾f¾nf¾ € ¾ –f  f ¾  ¾ff ff½f  °¾ ¯° °  °f¾ fn ¾ ¯¾  €  °¾ ³f f¯¾nf °f .

°¾ f . °f¾ f f¾nf¾ f f –f  fx°f¯  f ¾ f f°¾½f  °°nf ©f f½f¾f ¾¾¯¯ °¾  @nf ff–ff  ¾n f °°½f½  ffnff   °f¯ ° ¯ f f ¾n ° ½f½ n°n f  ¾f¾€fnn°  ¾f  ¾f° nx°¾  n °f f   f f°½f¾° f¾  °n ¾ff°¯ °¾½f°   °f ff ¾f½ff –fff9 f   f fffnf  °°n¾f  ½ff f°f f ½°¾ f¾ –f ¾ °   ¯  °f°f ¾¾f° ¾  ° €° ° ¾n °f½fffn¾  ° ° €f¯ f f°f f° f @  ¾¯°f ½°°n€n    f ffnf°f f¯f  ½f nf°   ½ °  ¾nn°f  – ¾ fh¾   """.x° "  ff¾¾f° ¾ffnff f°  ¾½x¾¾ h½ f¯ °  ¾½ f f ff– °f½n¾½f¾¾ x ½ °f f°f   .

f° fnf°f½ f f¾¯f°¾  ¯ f f°f°  ¯ °° nf f  °ff°f  f¾ f f°f   ½ x°n f 9f –f° f f°€f°f¾¯f¾  ° ¾ ¾ °n°¾ f f –f€ °.

f .f  f f  f f ¾nnf   ¾   n° f   ¾h –f ff ° °¾  9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °¾ –f ¾ ¯ ©f ¾  fnn° ¾   D°.°  @  f¾¾h f°f¾¾  ½ –f f°fn ½  ½f¾f¯f°½f€ ° °  ¾f f ¯½f½f  °¾    °f° ¾ ¾ ° °fnf¯f¾¾½ f°½ f ¯¯h¾n°f nf    f°fn  f f fn° n°f  °€°n°f f    ¯ €ff f ¾ nf ¯¯ °f° fn¯½ f fh¯½ff ° °n ° f ff fn°° ¾f f¯¾nf  ¾ fI °f°f °f f f¾f°    °f° ¾½¾  ¾f f½f¯f° n   f nf€ f¾ffnn°f f f f f¾  °f ¾f–f f   ¾½ ¾f  ¾f ffnf   "9   f ¾ "   f¯ff–f f.

f°f½ °¾ff°°f–f  ¾n½ ¾f ¾  ¾ °f¯nf¾ .

f f  ¾f f¯h¾nf° °n°f ff–½ff   @ ¯°f f  ¾ff ¾½ °¾fnf° ¾  n °f ° ¾f f¾ °°f ¾°f fnn°ff f°¾  f¾–¾ ¯°fn¾  °fnfn °¾  °fnfff°  f°– ¾nf    °f°  ffnf¾nf   ½ °f¾ °f°nf½ f ff fn° ¾f fn¯½ f¯ ° ¯°f f  ¾  € f –f f° ¾½f° ¯€   °f° € f¾ff °f°f ¾nf n°f   °    ¾¾  ¾½f n ¾f  ¾f f °¾nn°f nf¯°f f° ° f¯ff f¾ € –  ° f¾f¯f¾¾  nf°½ ¾°f¾½f ¾  f¾ -f f¯f °f –f  ¾¾€f°  °f¯ ° f °€ °   °f° f f¯ ¯ °f¾ ¯f  9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °    fnn° ¾   ° ¾ ¾ ½ ¯    .

–  °°f¯–  ¾ n ¾ ff f°°ff½¾f D° f  f° x© °  © °¾ f¯f f°f    f°°¾ ¯    f°nf fffh f f ff°nf f–f°¾ n¯¾€ f°.°f.

f°n  ¾½© f¾f  ¾f f© . °f¾ ¾½  ©f ff n ½ fnf ½ n¯ °f¾°f½½f ¾ n¾f¾ ¾  ° n¾  °°fnf°°f   I¾ ff°€ ¯ f° f"D°fnf""D° f  ¾¾  °fnf¾  f°f¯f"  nf fff°f f°fnfnf©f f¯f nf °f° –¾f f°f f¾fn   ¾½x¾   f°½n¾ f f n¾    n ¾fn °¯ –¾f½ff°f f    fn ¯¾ ¾° n ¾f ½    ¯¾¯h¾ ¾½ f €°   ° ¯¾f€ °f½ ¾°f"9¾" "D¾ ½f n °.

f°n " f¾fff°f  ¾ f ©f   ©°¾ ¯ fn nh° ¾ ffnff ¯  n¯ °ff f  "@ ° f–  n¯ ""-"f¯ ½f nf"f©f©f"  °f¾ ¾–f° ¾¾f f¯– ffn  ¾n¯½f³  °f €f¾ f   "¾ fn f¯fn"  €°€³f f¯ °f¾nf¯°f f½ n   .

f° ¾ nf¯°½n – ¾ff¯– f f    ¾n °f  °¾ ¯nf¯°f f °f¯ ° –¯ °    D°f  f¾  f f ¾  ½ n f¾f  f© ° ½ f ¾nf½f f°¾¾¾ f¾ .

°¾¾° ¾°¾n–f°   °¾½f¾¾¾  ¾½¯ ½ f° ¾f f     f¯ ¾f  ¾ nn° ¾f f ¯   °  ¾   f ¾°–f°¾¾°½  °fnff  °¾¯f°– f¾¾ °f° ¾  9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °    fnn° ¾    °¯ °¾9ff°¯f ¾  ° °   ° ¯  ¾h¾ n °   ° ° ff€f°f¾¯f¾"¾f¾"   © f°n¾nfxn  -¾ ¾€f°f¾¯f¾ ¾½°– ¾ f¾n¾f¾¾ ¯  °¾f¾".

 °f¾ ¾ f°f– J¾f¾f¯– xnn°°   .¯ ¾ ¾  f¯fx¾ € °¯ °" 9 –   n° ¾f°n¾n   xnf ff¯f ff°n¾nn° ¾f f° °f€n°f ¾ ° f  .

¯¾ ¯½  ¾¾ ¯   ° ¾f¾n¾f¾ n¾¯ n  ¯ ½ f¾ f f f°¾  fn  ¾°¾n° ¾ ½  ¯f¾ ¯ f°f ¾ ¾ ¯½ f ¾ ½  fn ° f  @ ff f ° ½ f ½ff  ¾h°¾f¯–¾ f€¯f°n¾n ¯ °f¾¾  f f If¾ff nf  ¾f– © If¾¾   ¾n   ½¯  f fn  n°°f°n¾n ¾ ¾nff €fn¯f°  9 ¾ ° ¾ ¯½ f ¾  ¯  f¾n¾f¾ f¯ff f¾ n ¾°¾  ff f–½ff°¯f ½ ¾ f–f°¾¯½ n¯f– °  ° ¯ ¾f  "xf fn ½ff ¾nff ¾" @ °– ½¾ –f°nf nh¯ff¾½  ³f¾ f¾nnf¯¾f° ¾   – ° ¾ ¯½ f ¾  ¾½x¾ ¾f¯¾¾ ¾ ° ¾n ¯¾°f f  ©f¯¾f¾ nh¯ff¾€°n°f°  f° f°n ¾ff–f°fnf½f   °¾ ¾ ° °  ¾f f°¾ ¯½ f ¾° °°f f€ f °¯f   ©f°f¾nh¯ff¾ °n °  f¾ f°  ff°n  ½ °f¾f¯f° nf°n¾n€ f¾ff ° f xn ¾½ f f °¾€n°f  .f f°¾ ¾nf°  °f¯f– ° °f– ¾¾½ °   I ° f½f n–f f °½ n ¾ ¯f  °f¯ ° f–¾ €  ¯f ff°  n¯¾¾ °€ff  fn¾fn nf¾fn° ¾  °°¯f°  ¯h¾½ n¾f¯ °  °xn  f fnf¯ ° –f    fn½f xn ¾   n¯ °fnf¯°f½f ° ff¯ n¾f¾  f°n¾n ¾f f ¯n°f  fnf f f  °€ °¯ °¾¯f¯ °  f³   """°n   ""¾   "¾f° ¯n°f  ° n  n¯¾  f¯f ¾ € °¯ °"¾¯f"   °.

f¾f °–°  ff¾   ¾  ¯f If ¾nff  f°n¾n¾f f€n°f .

nf f½ f   fffnf ¾ nn°xn   nx° °f fff ° f  .

 ¾n½f¯ ½ –ff "f¾   "  ©   f xn  9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ .

 °    fnn° ¾   ¯°– ¾ ½ ¯    °f¾ f  .

f¯½  – ¾f f fn¾ nf °ff°©f¾ D°.

f¯° ¯ f¯f¾f°–f ° ° ½ f¯f°¯° ¾ ¯  fff¯n f  –f ¾f f ° ¯  f°f f fnf °  ff fnf¯½ ¾fnf  ff f f°½n f ½f¾f©  ¾f   .

f°  f©x .

f¯°ff  ¾f f –f° f¾€°  –f°n f° ¾½ f ff°¾½  n  ¾f f ¾½ ©f  f f¾ ¾ f¾¯°f f° x ¯ °  -¯ ° f ff°n °¾¾n f ¾ °n f9f¯½f  nf¯½  ¯ ½ n ° ¾f ¯ °f¯f°  f©f   ¾f ffn¾¯ f f fnf¯½f ¯ °f°ff f   nn¯ °f ff¯ n ¯ fnf f ¯° ¾f°° –f f  ¾f f¾ °f ¾  ¯ ¾ f°f  fnf  f nf°  ½° ¾°–°f¾ f ff°f f½ n¾f  ff °f¾n f  ½ n°° f f¾¯ f ½f nf  f°¯    f°f¯  ¾xf¯f f½°f€fnn° ¾ –°   ° ¾  ¯½f° nf¾ f ¾f½f n ¾n ³  °f¾n f ° f  . ½ n½x°½n ½¾   °f°n ¯½ °n x½ ½ ff  n½ff ¾f½f n f¯¾f  ff¾ fnf°n¾f   fnf  f ffn¾f  n½ 9f¾   f f°f°¾n ¾ –° ¾ ¾ ¾# ¾f½fn°#nf° ° f¯ ° f f¾¯ fff°f° ½ n¾f  ff  f³ ¾ f½f n¯n ¯h¾fh¾ –f ° °  ©x   ½f nf¾ f¯¾¯f½ ¾°f ¾n°° f–f ½ ½ f ¾°–  - f¯ °  ¾f½f n  ¾h  ¾f f¯f° €©f¯ °  °¯¯ °½ff f° f °°n ¾¯  n °f ° ¾f f ° f°f½ ¾°f  ¾f ff°n°n °f  ¾n ³f° f¾n f  °¯  n °f   ¯° ¾¾ fn nf f .

f° °x  ¾ ¯°f f–x  f ¾f f¯n nfnf°   ° ¯ f ½¾  ¯ ½f   .

n¯½f³ " ½ –°x f³f     ¯    ¾f fff   9 nf ½–  f ° n¯ °f¾  °f½n   n°n¾n ° –.f° €f½f–f    ¯  ¯ ½ –°   "@n¯½f³ °ff¾ " ".

¯½fn°@ .

¯½fn°fn  °fn ¾f ¾f °f f  f¾ n °¾¾  nf  f¾ ¯ ©f f¾  fnn° ¾   ¾h f  ¾ ½ ¯    .

f° If¯½ n ¯ ° ½f nfn°– f ½f f°f  f ¾ff f°n  ¾f f¯ff ° n  -¾ ¯f°°f °f 9f¾ @ ½f nf¯h¾ ½h –   f©f f f¾h½ f¾ f¾.

½f¾ ¾-n¾ f¾ff¾½ f¾  €¯f f°¾¾ ° ¾ ¾½f° nf°f° f¯f f f°f  f½ f °ff°–f.

½f n°ff ¾  f.

½f °f ¯f €f°f¾¯f n° f¾–f –f fff¾ f  ½   If¯½   f°f¾ n h¾ °f° n¯¾ f¯¾¯f  ¯ f  ½  ¾f n ¯ ° ¾ ° ° °° ¾ .

f¯° ° f¾¾¯ f¾ ¾h  ¾ f¾f –ff°nf¯° ff ¾f f°½  ³½  nf¯½ ¾°¾    ¾ ° f¾¾¯ f¾ –f¾f°f.

f¾f  ¾f ff–f ©f f f¾f¾  f.

¯ ° f –ff°f f¯ff € f°n ff¾ °nf  ° fnf  f¾ f¾ff  ° fnf¾f °f€f¯fn °f ff°f¯ ° °  n ° f. ¾ff f°f n   °n °    ¯°f ff¾  ¾f f° ° °f f f° ¾f¾½ ¾°f¾ f ¾f f° °¯f¯°¾©f °f¯nfnf ½ ¯h¾ ¯¾f    ½ ¾ ¾½f fffx¾ fI °f°f ¾©¾° –¾¾ €©f° °f¯nfnf  ° f¾f–f ¾ °nf©f¯h¾°f¯nfnf¯h¾ f   ¾  ¾ f ff°¾€¯f  °If¯½ °n ¾ °f ff° n ¾ f   ¾f°–  f¾¾¾fnn° ¾–f f° °°f ¾  f °n¯½¾ ¾ °f  .

¾ ¯h¾¾ °¯ °¾½f nf°f ¾  ©°n°¾f¯f f° ¾f f° °f  n ½ . °f¾ ¾ f fff¯nfnf  – ¾f°fx ©f¾¾ °¾fn° ¾ n f ½   f¾ .

f¾  f ½ n n¯¾¾nf°¾ f ff   f ¾½f¾f  f¾  f¾nf  ¾½x¾ ¯ °f¾ ¯f  ¾nn¾  ¾½fn° ½ff ff  ¾ °f°f  ¾f°n ¾   ¾¾¾  ¾f°–  – ¾f¾n½ff   f f  If fff°n ¾– °  ¾f f ¯°f f½f €f  -ff  f  ¯ ©9 f  °¾ f¯h¾°¾½f  ½ f ¾n f  f °–ff    °ff f¯ ¯nfnf  .

f°n ¾¾ – f¾€  ½ f ¾½ff½f °f°f °f°f°n   f f°°f  °f¯ ¾f f¯nfnf ¾° f n ¯ ° ¯f f f¾©¾  ° ¯ °  f¾ °f¯f     ½   f½ f ¯½ °fnf¾f  f– °  ¾–f ¾n nf°¾¾ f¯f ¾nnf¾–¾ .

°f°nf¾f¯f¾ °f¾¯f°¾ ¾¯h¾f ° ¾ °f°ffnf¾f f f ¯f¾f f f€f   ½ ¾f f ¾½ ff   f¯nfnf €ff ffnf f °°nff °n°f° ¾f f °f.

½f  .

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful