Está en la página 1de 3
LAS POETICAS.- AUTOR: RENATO BARILLL En CORSO DI ESTETICA. Ed, IL MULINO. BOLOGNA, 1989, El artista asume generalmeate importantes responsabilidades de orden cognoscitvo,’ colabora con los'cientificos al establecer el saber de una época, al incrementario, al renovarlo, al imponer carubios y revoluciones. Esto en lo que respecta a un saber, a una capacidad cognoscitiva dirigida hacia los ‘contenidos, hacia Ia esfera de los signifcados. Pero, segin la tipice ambigitedad que la operacion estética~ aristica leva siempre consigo, existen responsabilidades cognoscitivas también en relacién a la dimension de los signficantes: es decir existe un saber relacionado @ los medios ténicos de la produccién artistica que ademas es, mas precisainente, un “saber hacer", una habilidad, un oficio. De todas formas, todo artista se ve enfrentado a electiones, sea de medios como de objetos, y nada le impide proceder hacia ellos con intervenciones de naturaleza reflexiva; se delines entonces lo que suele definirse la “postica” de todo productor de obras de arte. Ella deriva obviamente de la Poética por excelencia desplegada hace tantos siglos por Asistoteles, pero recibiendo verios procesos de extensién que variaron seasiblemente su naturaleza, La postica aristotélica, era un tratado que codifcaba las modslidades pera llegar a la construccién de algunos _géneros literarios y dramaticos determinados, mientras en el uso actual no se hacen mis planteos sobre especificas zonas artisticas: hay una poética dondequiera que haya una zona de produccién artistica, incluyendo aquellas confiadss a los.quevos. medios, cine, fotografia y otras totalmente extrafas a los intereses de-Aristoteles (artes visuales). Pero sobre todo cuenta el cambio de sujeto, dado que el tratada aistotélico fixe redaetado por un filésofo, es decir por un operador ubicado en el espacio de un estudio sistematico de su objeto, con la oportuna distancia que parece deba subsistir entre quien hace y quien observa y clasifica desde el exterior, mientras, segin la acepcién hoy comrieate, la podtica es la intervencién reflexiva que el “poeta”, el productor, el artista acompaiia 2 su mismo hacer, quizas procediendo con métodos toscos y sreducidos, pero sin renunciar por ello al derecho-deber de dar una contribucién propia de ideas, ce acompafiamieato “cognoscitivo"al acto de la produccién. Por otto lado, yaen la antigiedad, junto a le Podtica redactada por un flésofo no comprometido personalmente en la “poiesis", hemos tenido tantos casos de poctas redactores de Artes Poeticae (basta pensar en el poeta latino Horacio) cargados de responsabilidades personales pero también abundantemente representativos de todo un cima de gusto; desde entonces esta praxis no se interrumpi6, y por ende bastante freouentemente puede darse el hecho de encontrar grandes productores de textos literarios que desarrollaban también hipotesis de naturaleza tebrica sobre sus actos artisticas con formulaciones més © menos generales, Casi todos los elésicos actuaron en este sentido aunque, hay que aclarar, no siempre fueron redactores de un tratado para la ocasion, especificamente dedicado al arte poético; seré preciso dirgirse de tanto en tanto a tratados, epistolas, ocasiones quizés margindles, aparentemente alejadas respecto a un interés de este tipo especificamente declarado, Y no s6lo los literatos han ejercido tal derecho-deber, con una contrbucién que en estos casos puede aparecer faclitada por la homogencidad entre texto y metatexto (lingBistico es el producto de la “poiesis”, asi como la intervencién critica sobre el mismo), pero tambien los artstas visuales, los compositores musicales, los operadores del mundo det especticulo. ¥ esta predisposicién de aunar al esfuerzo ereativo directo fos oportunos alegatos de postica sin duda fue ereciendo, a medida que nos acercamos a nuestros tiempos, gracias al efecto concomitante de dos drdenes de factores: el aumento de las ocasiones piblicas que estimulan la presencia de deciaraciones Giarios, revistes, medios masivos en general, el desarrollo de la informacién y de sus circuitos); ademas Gel progresivo desvincularse de las actividades artistcas de la corteza de las profesiones utiles y semi artesanales. Ser pintores 0 poetas se ha vuelto cada vez mis, en la sociedad actual, una actividad “pura”, Ge alto interés piblico, a desurrollarse en una especie de escenario fuertemente iluminado, agudizando también el ingenio para reforzar los aspectos més clamorosos y desconcertantes de la bisqueda estética (ain si tales aspectos.no eran cestamente desconocidos en otras épocas), como la bisqueda de lo nuevo y Ja practica de la polisemia (de a “ambigledad"), lo cual ha agudizado el grado de despreocupacion y de riesgo del arte mismo, inerementando ea consecuencia la oportunidad de los comentarios de podtics. Casi todos los artistas visuales coatemporineos fueron emisores de aotabies contribuciones en tal sentido, redactadas bajo la forma de ensayos, memorias, apuntes para dar lecciones, entrevista. Pero naturalmente todo ello no es una obligacion, y por ende ain hoy se pueden encontrar artistas que, incluso habiendo producido cambios bastante comprometidos o sin lugar a dudas desconcertantes, e han expresado en el plano de le poética de manera bastante parca y austera (como es el caso de Picasso) 1a posibilidad que un artista sea a la vez ritico 0 tesrico dei hecho estético, propio y de terceros, podria plantear el temor que una faceta pueda hacer de obsticulo ala otra, ademis de no lograr evitar fastidiosasinterferencias. Nosotros aqui en cambio seguimos una concepcién “polar” por la cual, si no se Puede negar que el objetivo principal de todo artista sea el damos un objeto, un sistema de formas simbélicas.con perfecta adhercacia entre signfcados y signifcantes, por otto lado se hace indispensable que en la marcha que acerca al artista a ese polo, o fin iltimo, #! atraviese todas las posiblidades correspontientes a otros polos EI objeto atistco, por lo tanto, estéiramado de saber, de conocimientos, ¥ estos se constituyen como una especie de soportes, sin que haya posibilidad de escindrlos, de extrparios La poesia, en sintesis, se Ileve consigo, incorporada en su espesor, la propis miquina poética, un poco como todo medio de transporte posee y recoge en su interior los diversos instrumentos que permitieron si existencia, En general la posiciéa flosética a fe cual adherimos es contraria a todas las escisiones drésticas. Este “hacer sistema tinico” se puede repetir para otro de los grandes nudes espistemoldgicos que de otro modo quedaria sin soluciSn, y encontraria una solucién lacerante: el udo entre individualidad y colectividad. Nosotros aqui partimos del hecho que el acto individual y la formacién colectiva, la modalidad general, sean los exremos de una escalea nica, o los polos de una teasiba, productora a sa ‘vez de un campo en el cual cada uno de nosotros esti inmerzo. Toda acto nuestro se eacuentra en tensién entre dos extremos, intenta cieamente expresar valores individuales, pero a partir de elecciones que no le pertenecen en exclusiva, apareciendo en cambio comues a un grupo, aun micleo social, comprobables sobre la base de los mis variados riterios (geaeracién, profesion, clase, condicion educativa, lengua). Una reflexién que se mantiene ejemplar y convincente a este propésito es la que le debemos al linguista Ferdinand de Saussure, intrcductor de la afortunada.copia dindmica centraizada en los términos polarmente antagénicos de la “lengua” (la instinscién colectiva en la cual cada uno de nosotros hunde sus taices) y de la “palabra’(el ejercicio personal, subjetvo que, a través de pequedas o grandes infracciones, hhace ef usuario singular). Podriamos también offecer como agregado una persuasiva similtud sugerida por la geologia, donde reencontramos la misma polardad entre la individualidad de las grandes cimas, pero también la inevitabilidad que cada una de éstas apoye sobre ia dura base de una cadena. Cada cima de tna misma cordilera es inconfundible, pero sin embargo hay un nivel de generaidad en el cual parece inevitable estudiarlas en conjurto, aunque Sea porque pertenecen todas al mismo arco montafoso, lo que les asegura un comin estrato que hace de soporte y se comporta casi como una “lengua geolégica, que Por otzo lado no impidié a cada una de las cimas el sufrr una serie de erosiones, derrumbes, catastrofes ‘ilenarias, hasta asumir un peril individual Andlogamente, toda cbra de arte sin duda tiende a darse un rostro inconfindible que Ia vuelve linica: slo en ella y para ella se da ese cierto equilibrio entre signficados, y aquel cierto grado de encamnacién de éstos en los signiicantes materiales, os unos perfectamente conmensurados en los otros; y sin embargo ésta no es mis que la cima descolante a a cual se lega s6lo gracias a la cadena que [a sostiene, y que la une con otras cimas que surgen del mismo estato, a su vez diversas, personalizadas, y no obstante ligadas entre elas por un aire de familia, Digamos que la obra de arte singular es Comprensible s6lo teniendo er cuenta tas otras obras producidas por el mismo artista, antes, durante, después, las que quizis podrin parecer menos flices y logradas; esi como de todas las cimas que surgen de una misma cadena, slo algunas se welven famosas por majestosidad, por la singularidad de su perl. Ademds [a cadena relativa a un autor singular condluye ea las, 0 se separa de las cadenas de sus compaieros de ruta (compateros, discipules, continvadores) fasta componer un completo mudo crogrifico: el mapa de la produccién aristica relatva a una cierta época historica. Las obras de arte, en sintesis, asi como se nos aparecen entretejidas de saber, de nociones, y de habildades, ahora nos revelan las inevitabtes ataduras de carécter colectivo, o més bien se muestran inmersas en un “campo” tensionado entre los extremos de la “palabra”, del resultado singular, y de la instituciOn, del cédigo colectiva que trasciende la individualidad singular Las poéticas de las cuales hemos hablado pertenecen la familia de estas devisiones intersubjetivas hacia las cuales cada artista est lamado, tal vez 2 su pesar: los modos, a partir de los cuales se produce la innovacién en un determinado periodo, o se practica la polisemia, o se eligen las estrategias “draméticas", se establecen por un entendimiento. La neturlezs del hombre es fundamentalmente societara, y no existe una opcién suya, cualquiera que sea, que no eacuentre adberentes, simpatizantes, miembros solidarios. Puede tambien suceder que en momentos particularmente adversos, y 0 presencia de capacidades excepcionales intraducidas por una personalidad, 2 estos comparteros de viaje st les difcalte emerger, pero eso no quita que la accion la postca que los vinecla cnunciada por aquel artista contenga ea si'un espiitu de proselitmo, tal vez emitido hacia el future, como un mensaje en la botels; seguramente las sostiene la esperanza, implicita, tcita, que alguien lat retome y las continde. Sin detenemos a considerar que les adherentes podrian no estar ubicados en una faitecha cercania fisica, geogrifca, en la misma ciudad, en la misma area nacional o socal, Puede ser que tas mismas exigencias sean advertdas a distancia por artistas actives en otros higares, pero no por elo tiara de subsistir el sire de familia, cuyos miembros esparcidos podrian reconocerse télo en un segundo, 4 entarisas y descendientes, el deber de divisar y ©, regresando a la itl anslogia geolégica, las cadenss pueden inemumpirse para aflorar a gran distancia, en continentes Iejancs, lo cual nos obiiga a reconsteir low Jempos de una contigtidad. En efecto las poéticas no estin casi nunca aisladas, sino mas bien reagrupadas en familias a tal Punto de exigi el surgimiento y la manifestacién de tendencias, movimientos, clmas de gusto, oi usa slasiicacin tales extrinseca, ecnducida aposteriori por razones de comodidad, sino mis Neo evcla on el mismo curso de la accién; sen las pocticas singulares las que piden prepotenterente “hacer ssteme”™ gon las enuneiaciones afines avanzadas por amigos y miembros det mismo, quinis Enmantes te us mica “manitesto"o programa, Se trata en defintiva de realidades mas bien dinamicas, capaces de amit Inexe de fuerza, de expresar valencias que piden ser saturadas, sasfechas por la estipulacon de alanzse colaboraciones.~ ‘Traduecién: Daniel Grill,