Está en la página 1de 10

artículo aparecido en: zaffaroni, eugenio raúl, «hacia un realismo jurídico penal

marginal», caracas: monte Ávila editores, 1992, pp. 117-131)

reincidencia

eugenio raúl zaffaroni

1. concepto de reincidencia

es difÍcil proporcionar un concepto satisfactorio de «reincidencia» a nivel internacional,


dado que los esfuerzos que se vienen realizando en este sentido desde hace décadas no resultan
alentadores, como lo demuestran las tentativas en el congreso internacional de criminología de
1955 y en el curso internacional de 1971 (cfr. bergalli). esta dificultad obedece a varias razones:
a) conspira contra una definición pacíficamente aceptada la disparidad de presupuestos exigidos
en la legislación comparada, que da lugar a la clasificación más corriente entre genérica o
específica y ficta o real, b) esa misma disparidad y la incorporación legislativa de conceptos que
implican a la reincidencia o que le son próximos (como la multireincidencia, la habitualidad, la
profesionalidad o la tendencia), hacen inevitable la parcial superposición con éstos, c)
ocasionalmente, estos conceptos próximos y parcialmente superpuestos admiten hipótesis de
reiteración, lo que confunde más las cosas al desdibujar los límites entre esta y la reincidencia, d)
por último, los intereses científicos de los juristas y de los criminólogos no suelen coincidir en
esta materia, por lo cual los objetos que focalizan son diferentes y, por ello, las delimitaciones
conceptuales resultan dispares.
el presente relato se centra en el planteamiento jurídico de la reincidencia. por supuesto
que el planteamiento jurídico no puede ignorar los datos que provienen del campo de las ciencias
sociales, aclaración que saldría sobrando de no ser porque frecuentemente los planteamientos
jurídicos parten de afirmaciones dogmáticas acerca de la realidad, que son diametralmente
opuestas a lo que muestran las ciencias sociales. en buena medida creemos que esto tiene lugar
respecto del tema que nos ocupa.
considerando que el planteamiento es jurídico, preferimos renunciar a una definición y
optar por una delimitación del objeto de análisis, entendiendo que nos ocupa la problemática de
las disposiciones legales que hacen derivar una consecuencia jurídica más grave o más privativa
de derechos de la circunstancia de que la persona con anterioridad haya sido condenada o
sufrido pena por otro delito. por consecuencia más grave entendemos tanto una pena mayor
como la imposición de una medida de seguridad o la privación de ciertos institutos o beneficios
(condenación condicional, perdón, libertad condicional, salidas anticipadas, libertad provisoria
procesal, etc.).
esta delimitación amplia de la reincidencia, que permite la entrada de otros institutos
cercanos a la misma y que excluye totalmente la reiteración, obedece a la convicción de que el
kernel de la interrogación jurídica acerca de la reincidencia es la admisibilidad de un plus de
gravedad en la consecuencia jurídica de un delito en razón de uno o más delitos anteriores ya
juzgados o de las penas sufridas por esos delitos. si se concluye en que este plus ya no resulta
admisible, será innecesario perfeccionar definiciones acerca de los diferentes supuestos y
características de la mayor gravedad. en este entendimiento nos referimos en lo sucesivo sólo a
«reincidencia», pero aclarando que lo hacemos en el ya acotado sentido amplio, es decir,
abarcando todos los institutos vecinos a la misma, con la única exclusión de la reiteración
delictiva.

2. las teorías explicativas

desde el advenimiento del derecho penal de garantías en el siglo xviii hasta hoy, se han
ensayado muchísimas explicaciones para la reincidencia, unas procurando compatibilizarla con
los principios de este derecho penal y otras abiertamente fuera del mismo.
no es posible enumerar aquí y someter a crítica todas estas teorías, pero al menos, en
forma sumamente sintética, nos ocuparemos de las más difundidas, aunque cabe precisar que las
restantes son variables sin mayor originalidad.

a) la justificación por vía de la «doble lesión»

la tesis de que el delito provoca dos daños (uno inmediato y otro mediato o político) es
antigua. por este camino se ha pretendido ver en la reincidencia un injusto mayor en razón de la
mayor alarma social que causaría el segundo delito (y consiguientemente, el mayor daño mediato
o político). este criterio, recogido en el codice zanardelli, no responde a la realidad, pues autores
de todas las épocas (carrara, antolisei) han objetado que el mayor daño político es eventual o es
muy poco probable que se produzca, dado que en la mayoría de los casos son sólo los jueces y las
policías quienes saben del carácter de reincidente. este «daño político» se convirtió en algo más
abstracto, del tipo de un elemento que cierra el discurso, a los efectos de evitar su contingencia,
transformándoselo en una lesión al «interés general en la preservación del orden jurídico»
(manzini). admitir esta idea implica afirmar que el delito lesiona por lo menos dos bienes
jurídicos y que la obediencia al estado es un bien jurídico lesionado en todo delito, siendo
independiente de la lesión del bien jurídico del victimizado. en alguna medida es una tesis que
opaca el concepto de bien jurídico como base del principio de ofensividad, que es uno de los
pilares del derecho penal de garantías.
por la misma senda puede ubicarse la tesis que ve en todo tipo dos normas: una que
prohibe la conducta típica y otra que impone la abstención de cometer otros delitos en el futuro
(armin kaufmann). esta duplicidad de normas, aparte de ser una figura bastante atormentada,
deriva necesariamente de un nuevo bien jurídico que sería la mera voluntad estatal. es
incuestionable que en este planteamiento la disciplina se convierte en un bien jurídico, pues en
modo alguno puede sostenerse que la segunda norma se limita a tutelar el bien jurídico afectado
por el segundo delito, dado que en ese caso no se explicaría el plus de penalidad.

b) la justificación a través del abandono del derecho penal de garantías

abiertamente fuera del derecho penal de garantías, es decir, prácticamente en abierta


oposición a los principios liberales del racionalismo, se colocó el positivismo monista italiano,
que explicó la reincidencia a través de la peligrosidad (ferri), o sea, reduciendo al hombre a una
«cosa» regida mecánicamente y restándole su jerarquía de persona. incluso dentro de esta
vertiente autoritaria la explicación de la reincidencia mediante la peligrosidad resulta
contradictoria, puesto que todo juicio de peligrosidad debe entenderse como juicio de
probabilidad, es decir, que no puede presumirse. sin embargo, se cae en una contradicción jamás
explicada al apelar a la «peligrosidad presunta», que de este modo se transforma en un concepto
incomprensible.

c) la justificación a través de la culpabilidad de autor

en sus variantes de «culpabilidad de autor», de «carácter» o «por la conducción de la


vida», todas las cuales exceden el marco del derecho penal de acto y, por lo tanto, del derecho
penal de garantías, la culpabilidad por lo que se es ha servido a un considerable número de
autores para explicar la reincidencia.
a diferencia del positivismo, que pretende explicarla por una característica del autor que
se proyecta hacia el futuro, la culpabilidad de autor prefiere hacerlo por la vía de una
característica del autor que se proyecta desde el pasado. el positivismo pretende salirse de las
pautas garantistas en función de un concepto preventivo-especial de pena y la culpabilidad de
autor lo hace en función de una idea retributiva de la pena.
es claro que en estos últimos intentos se reprochan —y por lo tanto se retribuyen—
caracteres personales que no son acciones, o bien, son acciones anteriores y atípicas. de alguna
manera, son corrientes que no hacen más que perfeccionar dogmáticamente teorías que provienen
de mucho más lejos y que la mayor gravedad de la pena del segundo delito la justificaban porque
ponía de manifiesto una mayor perversidad del autor (pacheco, por ej.). en cierto sentido, y fuera
del planteo dogmático en términos modernos, también cabría considerar aquí la explicación por
la vía de la insuficiencia de la pena sufrida, que pondría de manifiesto una mayor insensibilidad
del autor (carrara), lo que bien puede emparentarse con una mayor necesidad de «controspinta
pénale» (romagnosi) o de «psychologische zwang» (feuerbach).

d) la justificación por la mayor culpabilidad de acto

en algunos autores ha primado el criterio de que la reincidencia implica un desprecio por


el valor admonitorio de la condenación precedente. en forma expresa algunos autores piensan que
así como existen beneficios para quienes ponen de manifiesto su arrepentimiento, es natural que
suceda lo contrario cuando con la reincidencia se muestra la falta de arrepentimiento (latagliata).
la admonición de la primera condenación generaría una mayor o más actual conciencia de la
antijuridicidad del segundo hecho y, por ende, un mayor grado de culpabilidad (maurach).
nos parece que esta afirmación es gratuita, porque la conciencia de la antijuridicidad del
segundo hecho es por completo independiente de la condena anterior, pudiendo ser incluso menor
o no existir, sin que para nada tenga relevancia a sus efectos el primer hecho. el argumento sería
relativamente válido sólo en caso de reincidencia específica y en delitos que requieren cierto
grado de esfuerzo y abstracción para la comprensión de su antijuridicidad.
en resumen: podemos comprobar que la reincidencia se explica en los planteos jurídico-
penales en la medida en que se abandona el derecho penal de acto, aunque a veces, ni siquiera
en estas posiciones la explicación resulta coherente. por el contrario, las tentativas de explicarla
dentro del marco de un derecho penal de acto son todas insatisfactorias.

3. los datos criminológicos y las afirmaciones jurídicas

desde hace algunas décadas, la criminología nos señala los efectos deteriorantes de las
instituciones totales (goffman, por ej.) y particularmente de la prisión (stanley cohen, por ej.). en
modo análogo, se nos alerta acerca del efecto estigmatizante de la intervención punitiva y la
consiguiente reducción del espacio social de quien resulta afectado por ella. en general —y no es
el caso de analizarlo aquí—, sin superar los límites de la llamada criminología «liberal», es
posible afirmar que la criminología nos muestra a la intervención punitiva como fijadora de roles
criminales y condicionante de tales conductas (lemert).
es cierto que estos datos ponen en crisis mucho más que el concepto de reincidencia e
indican la urgencia de compatibilizar el discurso jurídico-penal con datos elementales de las
ciencias sociales, pero particularmente en este ámbito de la reincidencia resultan demoledores de
varias tesis jurídicas, cuyo contenido, desde la perspectiva de las ciencias sociales, resulta
trágicamente ingenuo.
si tomamos en cuenta estos datos elementales de la criminología actual, resultaría que el
supuesto mayor daño político o mediato del segundo delito, la presunta mayor probabilidad de un
nuevo delito o la pretendida mayor perversión de la personalidad del autor, serían efecto de la
intervención punitiva anterior, o sea, atribuibles al propio estado, en tanto que, en lugar de una
imaginaria mayor conciencia de la antijuridicidad, en la reincidencia habría por lo general una
menor culpabilidad en virtud de la reducción del ámbito de autodeterminación que genera la
previa intervención punitiva, por estigmatizante y reductora del espacio social del penado. con
esto queremos decir, simplemente, que los argumentos justificadores que hemos criticado,
además de las críticas internas que les hemos formulado, cabe observarles que resultan
paradojales cuando los confrontamos con los datos que nos proporcionan tas ciencias sociales.
vemos de este modo que las tentativas de fundar la agravación por reincidencia en un
mayor contenido injusto del hecho, sólo se sostienen -—y muy dificultosamente— cuando se
perturba la claridad del concepto de bien jurídico, acudiendo a la elaboración de un bien jurídico
estatal que, en último análisis, sería un autoritario derecho estatal a la obediencia pura, en tanto
que los argumentos de mayor culpabilidad sólo pueden sustentarse desde la admisión de un
reproche normativo de personalidad, o sea, apelando al concepto de culpabilidad de autor, salvo,
claro está, el superado intento positivista de abierto autoritarismo consistente en suprimir la
culpabilidad. además de las críticas internas que en el mismo discurso jurídico-penal pueden
oponerse a estas tentativas, la confrontación de estos argumentos con los datos provenientes de
las ciencias sociales no resiste el menor análisis.

4. el paso de la reincidencia a la habitualidad

fuera de las murallas del derecho penal liberal o de garantías se fue creando una tendencia
que, por vía espiritualista o por vía materialista, esto es, invocando la autoridad de aristóteles y
santo tomás o de darwin y spencer (sin excluir otras), generaron la idea de un «estado de
reincidencia», que sería una suerte de «estado peligroso presunto» del positivismo o de «estado
de pecado» del tomismo. poco a poco esto fue derivando en otro concepto más específico, como
el de habitualidad.
desde la desviación positivista la «habitualidad» es un producto del afán clasificador de
esta corriente, cuyo anarquismo nosotáxico llega a ser desesperante (cfr. bergalli). la diferencia
entre el reincidente y el habitual es nebulosísima, pudiendo aventurarse la opinión de que, por
debajo de las complejas y contradictorias clasificaciones, el «habitual» sería algo así como el
reincidente «deshauciado» y, por ende, sometido a una segregación o a un tratamiento intensivo.
desde la desviación espiritualista, el reincidente sería el pecador al que es necesario
corregir más severamente para que se enmiende, en tanto que el habitual es el pecador que no
resiste a sus fuerzas internas y que merece indulgencia del confesor (cfr. allegra), pero que debe
ser sometido a una «medida» que neutralice su actividad dañosa.
ambas son desviaciones del recto camino del derecho penal de garantías, caminando la
primera por la vertiente del discurso penal de peligrosidad y la segunda por la del derecho penal
de culpabilidad y de tipo de autor. lo curioso es que ambas líneas argumentales tratan de explicar
un fenómeno que hoy las ciencias sociales nos explican desde un ángulo mucho más claro: por
ambos caminos se intenta justificar una mayor gravedad de la reacción a medida que avanza y se
profundiza la «desviación secundaria» hasta que se asienta la asunción del rol asignado. ambas
desviaciones constituyen argumentos que pretenden justificar una suerte de diatrogenia penal,
para lo cual van apartando los obstáculos que les opone el discurso jurídico-penal liberal y se van
muniendo de elementos autoritarios, pretendiendo pasar por alto que «cuanto mayor es la pena,
más se consolida la exclusión del condenado de la sociedad y se le refuerza la identidad
desviada» (ferrajoli, 404).

5. la confrontación básica: derecho penal liberal o derecho penal


autoritario

la pregunta acerca de si «se puede aplicar una pena más severa que la que corresponde a
la clase de delito de que se es culpable; si han cometido un primer delito por el que fueron
penados, infligirles una nueva pena por ese crimen ¿no será violar abiertamente a su respecto el
non bis in idem, que es una de las bases fundamentales de toda legislación en materia criminal?»
(carnot, 196), se viene repitiendo y respondiendo negativamente desde hace doscientos años por
los defensores de un estricto derecho penal liberal o de garantías. el párrafo 57 del código
criminal toscano de 1786 establecía que, consumada la pena, «no podrán ser considerados como
infames para ningún efecto ni nadie podrá jamás reprocharles su pasado delito, que deberá
considerarse plenamente purgado y expiado con la pena que habrán sufrido». mittermaier se
acercaba a la crítica de la ciencia social contemporánea cuando afirmaba que no raramente,
debido al estado de las prisiones, era el estado el que debía cargar con la culpa de que alguien
devenga reincidente, y que en modo alguno se justificaba la mayor gravedad penal, al menos en
general. morelly, pagano, tissot, carmignani y muchos otros autores del penalismo liberal fueron
abiertamente abolicionistas respecto de la reincidencia.
ninguno de los argumentos justificadores, que por la desviación autoritaria materialista
(peligrosista) o espiritualista (tipo o culpabilidad de autor) han querido explicar la mayor
gravedad de la pena del segundo delito, ha podido levantar la objeción de que el plus de gravedad
es un nuevo reproche del primer delito. la poco convincente tentativa de duplicar la norma de
cada tipo (y con ella el bien jurídico) de armin kaufmann es, sin duda, la única que aspiró a
hacerse cargo del problema en profundidad, aunque con el pobre resultado de implicar la
invención de un bien jurídico que sería el viejo y autoritario pretendido derecho subjetivo estatal
a la obediencia pura. al no resolverse el problema en el campo del injusto, porque el contenido
injusto del delito del reincidente es exactamente igual que el del primario, el problema se
desplaza a la culpabilidad (o a su equivalente autoritario, que es la peligrosidad) y, a partir de allí
se nos revela que la admisión o rechazo de la reincidencia se convierte en una cuestión de respeto
o de apartamiento de las garantías.
en efecto: por debajo de las críticas sin sustento y que no pueden disimular su impotencia
en base a argumentos racionales y que apelan a considerar a sus críticos como «rígidos»
(grispigni) o «anti-históricos» (dell'andro, cit. por mir puig), el debate, en definitiva, es entre
derecho penal liberal o de garantía o derecho penal autoritario.
es natural que el debate se resuma en estos términos, porque el análisis de las principales
estructuras arguméntales de justificación del instituto nos muestra claramente que ambas se
desvían del derecho penal liberal o de garantías, retomando unos elementos propios de la
ideología penal anterior al derecho penal liberal (es la línea espiritualista del «estado de pecado»
y de la culpabilidad de autor), en tanto que otros toman elementos prestados del movimiento
antiliberal de la segunda mitad del siglo pasado (es la línea peligrosista del positivismo
evolucionista). ambos, aunque parezca curioso, ocultan con sus construcciones discursivas, una
realidad que sin pasar el nivel de la criminología liberal, la ciencia social muestra como
absolutamente falsa (cfr. baratta).
nuestra conclusión es que toda gravedad mayor de la consecuencia jurídica del segundo
delito (en la forma de pena, de «medida» o de privación de beneficios), es una concesión al
derecho penal autoritario, que abre las puertas a conceptos espúreos y peligrosos para todas las
garantías penales.
nos basamos en que los caminos que pretenden justificar la reincidencia:
a) construyen un concepto de bien jurídico paralelo que, en definitiva, es la voluntad pura
y simple del estado, sin ningún vínculo con el bien jurídico propiamente afectado, lo que
constituiría una suerte de doctrina de la «seguridad nacional» para transitar por la casa del
derecho penal o bien,
b) renuncian al derecho penal de acto y caen en el derecho penal de autor, pretendiendo
juzgar lo que el hombre es y no lo que el hombre hizo, por el camino materialista de la
peligrosidad (del positivismo del siglo XIX) o por el espiritualista de la culpabilidad de autor (de la
ideología teocrática del antiguo régimen) o, aún peor, por el del «tipo de autor» en que el
reincidente sería el primer antecedente de las tristes construcciones del «enemigo del pueblo»
stalinista, del «enemigo del estado» fascista, del «enemigo de la nación» nazista o del
«subversivo» de la «seguridad nacional».
cuando el discurso jurídico-penal pretende legitimar la sanción al hombre por lo que es y
no por lo que hizo, quiebra un principio fundamental del derecho penal de garantías, que es la
intangibilidad de la conciencia moral de la persona, sustentada con igual fuerza con argumentos
racionales y religiosos: se trata de una regla laica fundamental del moderno estado de derecho y
al mismo tiempo la prohibición ética de juzgar evangélica (mateo, vii, 1; pablo, epístola, xiv, 4),
(cfr. ferrajoli). es incuestionable que cuando se quiebra esta regla y se da entrada, aunque fuere
con limitadas pretensiones, a un derecho penal de autor, se abre el paso a un ejercicio de poder
meramente disciplinante, que exalta el orden como valor autónomo, con lo que vienen a
engancharse ambos discursos de justificación de la reincidencia (el que pretende el mayor injusto
y el que pretende mayor culpabilidad). la quiebra de esta regla implica la quiebra del principio
fundamental que desde 1948 preside la elaboración de la teoría de los derechos humanos: todo
ser humano es persona. puede decirse casi que todo el resto de la teoría de los derechos humanos
es exégesis y desarrollo de esta afirmación fundamental, que se pone en peligro desde que el
estado se atribuye el derecho de juzgar el «ser» de los hombres.
a todo esto cabe añadir lo que señalaba mittermaier en 1847 y que ahora nos muestra la
criminología en términos más actuales y elaborados: en la generalidad de los casos es el propio
estado y el propio sistema penal el que debe cargar con la culpa de-la reincidencia. los sistemas
penales, con demasiada frecuencia, no son más que aparatos que fabrican reincidencia, y sus
instituciones totales, verdaderos campos de entrenamiento para candidatos a reincidentes y
«habituales». sólo un discurso jurídico-penal alucinado puede ignorar esta realidad, sin perjuicio
de que abunden las tentativas metodológicas y epistemológicas que se esfuerzan por construir
discursos de este tipo.
una institución que lleva a exaltar como valor al orden por el orden mismo, a la
obediencia en sí misma, que conduce a que el estado se atribuya la función de juzgar lo que cada
ser humano elige ser y lo que cada ser humano es, que implica un bis in idem; que contribuye a
aislar el discurso jurídico de la realidad, ignorando datos que se relevan desde hace dos siglos y
que las ciencias sociales demuestran en forma incontestable; que con todo esto contraviene la
letra y el espíritu de la conciencia jurídica de la comunidad internacional, plasmada en los
instrumentos jushumanistas, es conveniente que desaparezca del campo jurídico, de la misma
forma en que desapareció en su momento la tortura en el ámbito procesal o la analogía en el
campo penal
no debe pensarse que la comparación con las desapariciones de las otras instituciones
clásicas del derecho penal autoritario es exagerada, pues al amparo de la figura de la reincidencia
y de sus conceptos vecinos se practicaron horrendos crímenes contra la humanidad, como la
relegación. basta recordar las leyes francesas de relegación de 1857 (barbaroux) y de 1885
(teisseire) y la relación que de esta práctica se hace en la guayana (p. mury, cit. por beristain) y en
américa latina, el tristemente célebre penal de ushuaia, el más austral del mundo, sustentado
desde 1895 hasta su desaparición en 1947 en base a una norma de relegación análoga a la
francesa. cientos de miles de seres humanos han sufrido los horrores de penas más graves que las
de sus culpas en función del instituto de la reincidencia; más de 17.000 sólo con los relegados de
cayena. la historia de la reincidencia y de sus institutos vecinos no es menos sangrienta que la de
la tortura.

6. las consideraciones político-criminales

la desaparición de la reincidencia, al menos en américa latina, parece perfilarse como


viable, teniendo en cuenta que en 1980 la eliminó el código colombiano, que en 1984 redujo sus
efectos y eliminó las «medidas» post-delictuales el código brasileño, que en 1985 desaparecieron
también las «medidas» del código uruguayo y que en 1984 se había reducido el efecto de la
reincidencia en el argentino. no obstante, su desaparición total puede objetarse desde el punto de
vista político-criminal, argumentando que hay excepcionales casos de multireincidentes que, de
no tomarse en cuenta esa característica, podrían generar reacciones de carácter vindicativo o bien
que las agencias policiales, en los países en que éstas operan con esas prácticas, podrían
victimizarlos con ejecuciones sin proceso.
sin duda que se trata de datos de realidad que, por desagradable que pueda resultar su
reconocimiento, no pueden ser ignorados. resulta absurdo confundir los planos del «ser» y del
«deber ser», pretendiendo que lo que no debe ser, no es. esta forma de proceder en el
razonamiento jurídico no es más que una elusión de la realidad por parte del discurso penal, que
no resulta tolerable.
en este sentido, creemos que cabe apelar al principio del derecho penal mínimo (ferrajoli),
conforme al cual, en el momento de la pena, el sistema penal debe operar como protección ante la
perspectiva de que la amenaza de otro mal mayor e ilimitado se cierna sobre la persona. sólo en
tales extremos excepcionalísimos y que no pueden presumirse, sino que cabe probar en cada caso
concreto, se justificaría una medida respecto de una persona que permitiese exceder el límite
señalado por su culpabilidad de acto, y en la estricta cantidad de privación que sea necesaria para
neutralizar ese peligro; fuera de esos rarísimos supuestos, bastará siempre con la pena que no
supere la culpabilidad.
la desaparición de todas las formas de mayor gravedad punitiva fundada en un delito
anterior, aparejaría también la ventaja de eliminar el registro de antecedentes penales (que
resultaría innecesario), con lo cual desaparecería la consagración legal de la estigmatización.
la recuperación del pleno derecho penal de garantías daría un paso sumamente
significativo con la abolición definitiva de la reincidencia y de sus cercanos conceptos,
evocativos en todos los tiempos de las desviaciones autoritarias respecto de los principios
fundamentales del derecho penal liberal y, especialmente, del estricto derecho penal de acto.
la habana, agosto de 1990.
bibliografÍa bÁsica

allegra, giuliano: dell'abitualitá criminosa, milano, 1928.


antollsel, francesco: manuale di diritto penale, milano, 1969.
asua batarrita, adela: la reincidencia. su evolución legal, doctrinal y jurisprudencial en
los códigos penales españoles el siglo xix, bilbao, 1982.
baratta, alessandro: «criminología liberale e ideologia della difesa sociale», en la
questione criminale, 1975, gennaio-aprile, 7.
barbaroux, c.o.: de la transportation. aperçus législatifi, philosophiques et politiques
sur la colonisation pénitentiaire, parís, 1857.
baumann, jürgen: strafrecht, allg teil, bielefeld, 1970.
bergalli, roberto: la recaída en el delito: modos de reaccionar contra ella, barcelona,
1980.
carmignani, giovanni: elementos de derecho criminal, bogotá, 1979.
carnot: commentaire sur le code penal, parís, 1836.
carrara, francesco: programma ecc, firenze, 1912.
cohen, stanley y taylor, laurie: sychological survival. the experience of long-term
imprisonment, penguin books, 1972.
crivellari, giulio: il códice penale per il regno d'italia, torino, 1890.
dell'andro, r.; la recidiva nella teoria della norma penale, palermo, 1950.
ferrajoli, luigi: diritto e ragione. teoria del garantismo penale, roma-bari, 1989.
ferri, enrico: principa di diritto criminale, torino, 1928.
goffman, erwin: manicômios, prisóes y conventos, sao paulo, 1974.
kaufmann, armin: teoría de las normas. fundamentos de la dogmática penal moderna,
trad. de e. garzón valdéz y e. bacigalupo, buenos aires, 1977.
latagliata, a.r.: contributo allo studio della recidiva, napoli, 1958.
lemert, edwin m.: «estructura social, control social y desviación», en clinard, anomia y
conducta desviada, buenos aires, 1967.
manzini, vincenzo: la recidiva nella sociologia, nella legislazione e nella scienza del
diritto penale, firenze, 1899.
martÍnez de zamora, a.: la reincidencia, murcia, 1971.
matteotti, g.: saggio di revisione critica con dati statistici. la recidiva, torino, 1910.
maurach, r.: deutsches strafrecht, allg teil, karlsruhe, 1971.
mir puig, santiago: la reincidencia en el código penal, barcelona, 1974.
mittermaier, c.j.a.: en nota a feuerbach, anselm ritter von, lehrbuch desgemeinen in
deutschland gültigen peinlichen rechts, giessen, 1847.
mury, p.: les jésuites a cayenne. histoire d'une mission de vingtdeuxans dans les
pénitenciers de la guyane, strassburg / parís, 1895, cit. por beristain, antonio, en
ignatianisch. eigenartund methode der gesellschaft jesu, herausgegeben von m.
sievernick und g. switek, freiburg / basel / wien, 1990.
naciones unidas: derechos humanos, recopilación de instrumentos internacionales, new
york, 1988 .
pacheco, j.f.: el código penal concordado y anotado, madrid, 1856.
paterniti, cario; note al codice criminale toscano del 1786, padova, 1985.
romagnosi, g.d.: genesi del diritto penale, firenze, 1834.
teisseire, edouard; la transportation pénale et la relégation d'aprés les lois des 30 mai
1854 et 27 mai 1885, parís, 1893