Está en la página 1de 18

Reflexiones sobre la historiografia de la

Guerra de Succesion.

A Xàtiva, es conserva aquest quadre de Felip V cap per avall al Museu de l’Almodì.

Master en Historia Comparada siglos XVI-XX


Antonio Marco Greco
Introduccion
1
Ese trabajo no quiere revisar la totalidad de la documentacion i de la
bibliografia disponible , tanto catalana como de caracter general , sobre la
guerra de Succecion.
Queremos brevemente, siguiendo el desarrollo de los acontencimientos
previos a la guerra y de la guerra misma, dibujar las posiciones
historiograficas que han madurado alrededor de ese hecho historico,
posiciones muchas veces contradictorias, opuestas y sobretodo que
incorporan una buena dosis de presentismo. Unos mismos hechos, por
ejemplo consagrados como inquestionables por la màs rigorosa analisis
historica, y que ofrecen escasas dudas documentales, como son el sitio de
Barcelona y la derrota catalana, han sido interpretados de manera
radicalmente diferente segun la perspectiva ideologica de los diversos
autores.
La guerra de Sucesion va a ser una grande guerra internacional
provocada por la muerte sin descendencia del rey de la monarquia
hispanica Carlos II, el 1 de Noviembre de 1700. Ese monarca nombrò
sucesor al trono Felipe d’Anjou, de la casa francesa de Borbon, que
devendrà Felipe IV de Argon y V de Castilla. Las potencias maritimas de
Inglaterra, Portugal y la Repubblica de las Provincias Unidas de los Paises
Bajos se sentiran inquietas delante de la evidencia que los franceses podian
pasar a controlar los mercados coloniales y peninsulares. En consequencia,
formaran la Grande Alianza de l’ Haia el setiembre de 1701, junto con el
imperio Austriaco y la mayoria de los principes alemanes. Esa coalicion
declararà la guerra a Francia en el mayo de 1702. El candidato para ocupar
el trono hispanico fue el archiduque Carlos de Austria, reconocido como
Carlos III para las potencias maritimas en 1703. Antes, su padre, el
emperador Leopoldo, renunciò a los derechos que tenia sobre la corona
hispanica, separando de esa forma las coronas de Austria y de Espana. Se
inicia una larga guerra donde moriràn casi 1.250.000 personas y que
tendrà como escenario los teritorios eurpeos y americanos entre 1702 y
1714.

I. Los precedents de la Guerra

2
Dos dinamicas historicas clave

A lo largo del siglo XVII habian tenido lugar dos dinamicas historicas clave. La
primera, heredada del siglo anterior, es la dinamica imperial hispanica, con la relativa
marginalizacion de la Corona de Aragon. Gracias a su sistema juridico y politico la
corona catalano-aragonesa habia evitado los efectos devastadores que la dinamica
imperial habia tenido en la economia y en la sociedad castellana; pero llegò un
momento, cuando la llegada de oro y de plata disminuyò drasticamente, y Felipe IV ya
no pudo mas incrementar solo la carga fiscal a la poblacion de Castilla, e intentò
obtener recursos economicos y humanos tambien en la Corona de Aragon1.
A partir de aqui empiezaran los problemas. La accion de Felipe IV serà mas incisiva en
Valencia y en Argon, pero no en Catalunya. Tuvo lugar la guerra de los Segadors
(1640-1651), con un epilogo favorable para el rey, que mantuvo el marco institucional
catalan. Lo que va a intentar el rey, con un cierto exito, a partir de 1652 va a ser
controlar el personal que accedia a los cargos de diputado de la Generalitat y de
consejero del Consell de Cent. La insurreccion posterior de los Barretines (1687-1689)
va a ser una reaccion a los abusos del ejercito en territorio catalan que entonces
luchaba en contra de Francia.
Ferran Soldevila2 hizo un analisis de la conflictividad en la frontera con Francia,
notando que “entre los anos 1659 y 1697 habian pasado solo cinco anos de tregua
efectiva, y que todo este periodo habia tenido como campo de batalla permanente
Catalunya, ocasionando enormes destrucciones a sus vecinos” 3.

1
El conde duque de Olivares habia formulado el proyecto de la Union de armas, que se puede
reasumir en un rey, una ley, una moneda.

2
La obra mas importante de Ferran Soldevila es Historia de Catalunya. Publicarà por encargo
de F. Cambò el ano 1934-1935 y la obra serà el referente de la historiografia nacionalista
catalana despues de 1939. La fascinaciòn de Soldevila por el tema de la guerra de Succesion
es evidente. Escriberà una novela sobre este tema: El cavaller Despalau. Uno de lo mas
grandes criticos de la obra de Soldevila serà Vincens Vives que reprocharà todo el discurso
ideologico de Soldevila y la vision victimista de una Catalunya predestinada, entrando en
polemica tambien con Rovira i Virgili que lo acusa de “fredor catalanista”. Pensamos que la
contradiccion mas grande de la obra de Soldevila està en su protector politico, en Francesc
Cambò. La guerra civil va a destruir la estrategia politica que està detras de esta obra, y
curiosamente Cambò se orientarà hacia los franquistas mientras que la historiografia
nazionalista serà condenada al gueto.

3
Ferran Soldevila: Historia de Catalunya, p. 1075. Otro historiador catalan Joaquim Albareda
qualifica el periodo de 1962 a 1967 de “ guerra constant”. Albareda: Els catalans i Felipe V,
p.36.

3
La segunda dinamica historica clave es la creacion de los estados naciones, que
ponen un final a las antiguas monarquias compuestas, como la hispanica, con un rey,
arriba de todos, reconocido por los distintos reinos de la Corona de Castilla y de la
Corona de Argon, que mantenian cada una las propias leyes y instituciones de
gobierno. Catalunya tenia una estructura juridica y institucional propia4, tenia las
carateristicas de una entidad soberana. Era una entidad que tenia el referente juridico
en las “Constitucions 5, privilegis i altres drets”6.

Carlos II y las instituciones catalanas

El historiador catalan Ferran Soldevila dirà que durante el reinado de los


Austrias, Cataluna conservarà sus instituciones aunque en un estado de relativa
decadencia. A pesar de que Carlos II no convocò nunca las Corts en Catalunya, segun
ese autor, la relacion era bastante fluida entre el monarca y los subditos catalanes y lo
demostraria un carteo constante entre las instituciones y el rey, un carteo con un
lenguaje muy directo. Tambien el historiador Joan Reglà (1972) interpretarà las
relaciones entre Catalunya y la monarquia desde finales de la Guerra dels Segadors
hasta el inicio de la Guerra de Succesion como una etapa de buena intesa, de
neoforalismo, de respecto de las Constituciones por parte de la Monarquia. Esta
interpretacion hoy resulta insatisfactoria7. Las Corts llevaban un siglo sin convocarse y
eso perjudicaba el sistema economico catalan. Pensamos que un siglo sin hacer leyes

4
Esta estructura institucional se desarrolla en el marco del Pactisme que regolaba las
relaciones con la monarquia hispanica, que tenia en el virrey el rapresentante directo del
monarca. Las Cortes eran la maxima representacion politica del pais i hacian leyes con el rey;
la Diputaciò del General era l’ organo de gobierno.

5
La estructura politica de Aragon era plural, fruto de la dinamica de los territorios que la
formaban. Las Constituciones eran derechos negociados a las Corts. Eran el resultado de un
pacto, una especie de contracto mercantil en cambio del cual el rey recibia ayuda economica.
Los foros de Valencia y Aragon eran una concesion del monarca que la otorgaba sin necesidad
de negociacion. Por lo tanto las Constituciones tenian un rango juridico diferente respecto a los
foros. Para ver como el Principado era una entidad politica y territorial bastante separada,
vinculada con las otras que componian la Corona de Aragon vease la obra de Victor Ferro
(1987), dedicada al derecho publico catalan e a las instituciones catalanas hasta el Decreto de
Nueva Planta.

6
Se trataba de un conjunto de leyes que beneficiaban a los catalanes, naturalmente unos mas
que otros, ya que hablamos siempre de una sociedad de Antiguo Regimen. Sin duda limitaban
el poder real en un tiempo en que la presion fiscal y militar no paraba de crecer.
7

Para el cuestionamiento de esa posicion vease la obra de Fernando Sanchez Marcos,


Catalunya y el gobierno central tras la Guerra de los Segadors (1652-1679), Publicaciones
Universidad de Barcelona, 1983.

4
y adaptarlas a los cambios es muchisimo tiempo por cualquier tipo de sociedad,
sobretodo cuando economicamente està en via de trasformacion. El rey era reticente a
convocar las Corts. Convocarlas significaba negociar con ellas, recortar el poder de la
corona y limitar la fiscalidad (el rey no podia imponer una nueva fiscalidad a los
catalanes sin la aprovacion de nuevas “Constitucions, capitols de cort i altres drets”).
Ahora bien, habran dos problemas que van a generar fricciones muy
importantes. Uno relacionado con la guerra de los Nou Anys con Francia (1689-
1697). La contribucion a la monarquia mediante los alojamientos de la tropa va a
desembocar en la Revolta de los Barretines. Pero no se trata solo de eso, sino que la
revolta va a provocar una grande desconfianza de los ministros de la monarquia hacia
los catalanes, que fueron sospechados de ponerse a lado de los franceses. De esa
forma el ejercito instalado en Catalunya por razones de defensa tenia claras
connotaciones de ejercito ocupante. El otro problema estaba realcionado con la
fiscalidad que despojaba los recursos de la Generalitat, cada vez mas endeudada por
la guerra, y con el control del personal que accedia a los cargos de diputado y de
consejero.
A estos dos problemas hay que anadir la falta de convocatoria de las Corts. El rey no
cumplia las bases del pactisme: cuando acedia al trono habia de jurar las
Constitucions y convocar las Corts.
La economia prosperaba y la especializacion productiva ganaba terreno tanto en
la agricoltura como en la manufactura. Esta lenta e incostante recuperacion economica
empieza en el campo con el progresso de la agricoltura (una nueva reorentacion
agraria en algunas zonas de Catalunya: se desminuyen los cultivos de careales y se
aumentan los de vino y fruta), y con una nueva distribucion de la tierra, cosa que
facilitarà la recuperacion demografica, la expansion del trabajo manufacturero y la
actividad comercial. Las ciudades catalanas como apunta Albert Garcia Espuche y el
mismo Piere Vilar empezaron a abandonar logicas autarquicas y a funcionar en red
con un elevado porcentaje de especializacion productiva entre ellas. Esta zonificacion
de la produccion veia siempre Barcelona y su capital menrcantil el centro de todo.

5
A finales del XVII emergia un sector de comerciantes activos8 y cada vez mas
solidos9. Esa reactivacion economica reclamaba una legislacion adecuada. Habia
surgido con fuerza la actividad productiva del aguardiente y hacia falta favorecer el
comercio. Tambien hacia falta frenar la entrada de tejidos franceses que arruinaban
los productos catalanes. Como ha senalado Pier Vilar10, en el marco de la recuperacion
economica de finales del siglo XVII, el proyecto austriacista se hallaba enraizado en
los medios de negocio de Cataluna, como una deliberada opcion politica y economica,
con una singular partecipacion de la burguesia. Se trataba de un movimiento politico
consciente, de partidos dirigentes, a diferencia del movimiento de 1640 que Vilar
califica de espontaneo, violento, popular y difensivo.

El cambio dinastico y las reacciones de los grupos dirigentes de las dos


coronas.

En 1696 Carlos II habia escogido Josep Ferran de Baviera, la tercera alternativa entre
las presiones de su mujer, Marianna de Neuburg, de la familia imperial de los Austria,
que lo presionaba hacia el Archiduque Carlos de Austria y la alternativa que quieria la
nobleza castellana que presionaba por la casa borbonica francesa. Josep Ferran morirà
el ano 1699 y Carlos II optò con muchas dudas por el archiduque Felipe d’ Angiou.
El 2 de Octubre de 1700 Carlos II firmarà el testamento a favor de Felipe d’ Angiou,
que pasa a ser Felipe V. Para los grupos dirigentes de la Corona de Castilla Felipe d’
Angiou era la oportunidad para fortalecer la monarquia e intentar de orientar la
economia hacia un mercantilismo de inspiracion francesa. En cambio para la Corona
de Aragon el cambio dinastico se veia como un momento idoneo para fortalecer el

8
Podriamos referirnos a muchos hombres de negocios destacados, como por ejemplo Pau
Dalmeses o Josep Duran, pero el personaje mas emblematico de esta renovada economia es el
historiador, avocado y activista Narcìs Feliu de La Penya. El serà el historiados del pais, con la
obra Anales de Cataluna. Esta obra es muy ideologica y patriotica y el cronista de la Guerra de
Succesion, Francesc Castelvì la censurarà porqué en algunas partes la considera exagerada.
Feliu de la Pena no fue solo un historiador, conocia muy bien la realidad economica de la capital
y quieria promover la formacion de una gran compania comercial al estilo holandes

9
Este grupo de burgueses harà unos prestamos al mismo rey para las urgencias finacieras
reales y el rey los premiarà con los titulos de ciutadans honorats.

10
Las aportacion de la obra de J. H. Elliot sobre la revolucion catalana de 1640 y las reflexiones
de P. Vilar a su conocida obra Catalunya dins l’ Espanya Moderna ,van estimular sin duda, el
filon revisionista del discurso historiografico catalan. Desde los anos 70 surgirà una nueva
historiografia que harà importantes aportaciones para el conocimiento y la revision de la guerra
de succesion. Tenemos los trabajos de investigacion de Nuria Sales, Josep M. Torras i Ribè, de
Joaquim Nadal y de Joaquim Albareda que han sido los referents historiograficos
fondamentales de ese trabajo.

6
sistema juridico y politico propio, que habia estado erosionado por el hecho de no
haber convocado las Corts. En general se creia que un rey francès podia ser nefasto
para la economia catalana que desde decadas tenia relaciones comerciales con
Inglaterra y Holanda, compradores de aguardiente. Autores como Soldevila, Vilar y
mas recentemente Joaquim Albareda, coinciden en destacar que la apuesta
austriacista se deberia interpretar no solamente en clave catalana, sino como parte de
un proyecto regeneracionista concebido para el conjunto de la monarquia hispanica,
en el cual el nuevo rey entraria en la peninsula por Catalunya ayudado por los
catalanes. Carlos III rapresentaria segun esta vision, no solamente sus antecesores de
la casa de Austria sino la aplicacion de unos proyectos economicos inspirados en los
modelos de Inglaterra y Holanda, consideradas las potencias emergentes de la època.
El embajador francès, el marquès de Harcourt, supo ganar para su causa muchos
partidarios, la misma cosa no supo hacer el conde de Harrach, embajador de Austria,
que habia actuado de forma mas rigida. En punto de muerte, presionado por el
cardenal Portocarrero, por el mismo papa Innocenzo XI y por el Consejo de Estado,
Carlos II firmarà el testamento a favor del francès. El historiador Modesto Lafuente en
su monumental obra Historia General de Espana escribe: “Tal era el apogeo y la
aficiòn de Carlos a su familia austriaca, que aun no bastò la poderosa y sagrada
autoridad del pontefice para disipar la incertitumbre y acallar los escrupulos que
agitaban su corazòn y mortificaban su conciencia”.
La primera reaccion de los catalanes, de los valencianos y de los aragoneses va a ser
de aspectativa, el nuevo rey al fin y al cabo habia convocado las Corts y se habia
desbloqueado el sistema legislativo. Estos primeros actos de disponibilidad del nuevo
rey no evitaron un estado de opinion antifrancès generalizado. La politica economica
de Felipe V favorecia claramente los intereses franceses tanto en Espana con en
America. En las decadas anteriores, la burguesia catalana se habia enfortalecido
gracias al comercio del aguardiente y del sector textil. Los burgueses tenian claro que
un proyecto mercantilista al estilo frances los perjudicaba, a diferencia de Castilla
donde los grupos dirigentes creian que este sistema era una salvacion para la
economia. Felipe V no respetarà muchas promesas que habia hecho cuando convocò
las Corts. Las tensiones aumentaron paralelamente a las disposiciones dispoticas del
monarca.

El Austriacismo

7
El austriacismo es una corriente eterogenea que daba apoyo al Archiduque
Carlos de Austria, Carlos III. Pero esta palabra engana mucho, Ya que deja entender
que la motivacion del suporte era dinastica. Ser austriacista para los catalanes
significaba sobretodo ser difensores del constitucionalismo, del pactisme, del
neoforalisme y de la idea de una monarquia compuesta. Los referentes politicos y
economicos eran Inglaterra y Holanda, eran los paises con un fuerte parlamento. No
se trataba para nada de una cuestion de simpatia dinastica. El nucleo principal de ese
partido era formado por la nobleza y por los ciudadans honorats. A ese nucleo se
habian juntado pronto los sectores burgueses, los gremios, los eclesiasticos, y
finalmente los vigatans brigadas de lucha contra los franceses, el brazo armado del
austriacismo11. Muchos personajes de esa nobleza, del clero y de esa burguesia se
reunian al Palau Dalmases del carrer Montcada de Barcelona, donde vivia Pau Ignasi
de Dalmases. Formaràn una academia aristocratica, la Accademia dels Desconfiats,
que costituirà un pilar fundamental del austriacismo. Celebres fueron los panegiricos
de los miembros de esa academia en honor de Carlos II y del archiduque. Pero, como
escribe Virginia Leon “No fueron solo los catalanes que lamentaron la muerte de
Carlos II, las lacrimas derramadas en Catalunya no fueron las unicas tras la
desaparicion del rey. Los catalanes como muchos espanoles, lamentaron la muerte de
Carlos II y recordaron anos despues su reinado con nostalgia, al mismo tiempo que se
inclinaban por la candidatura del archiduque Carlos al trono de Espana, asumiendo el
proyecto politico austracista, un proyecto que, si bien incontrò mas apoyo entre los
catalanes, no por ello dejo de tener una dimension mas amplia”. Esta ultima vision
historiografica contrasta fortemente con las imagenes que Modesto Lafuente nos habia
otorgado: “La solemnidad y el jubilo con que, à ejemplo de Madrid, proclamaron al
nuevo rey Felipe V de Borbòn todas las ciudades de Espana, sin exceptuar las de
Catalunya, no obstante hallarse alli de virrey el principe de Darmstadt, austriaco y
adito al emperador”
Algunos estudios relativizan la fuerza del austriacismo y tambien de la
demostraciones de afecto dirigidas al rey borbòn, y consideran que la mayoria de la
poblacion fue indifferente al cambio dinastico y al conflicto. El libro de Josep M. Torras
i Ribè12 intitulado La guerra de Successiò i els setges de barcalona (1967-1714) nos
11
Eran proprietarios benestantes que habian asumido la defensa del territorio en la guerra de
los Nueve Anos en contra de los franceses delante de las faltas de los ejercitos de la monarquia
hispanica.

12
El trabajo de este historiador concierne sobre todo la problematica institucional. Ha puesto
tambien en evidencia la pluralidad de las razones o logicas locales y municipales que explican

8
hace conocer bastante bien la importancia de las incidencias militares en territorio
catalan y las deplorables condiciones que han sufrido las zonas rurales. Pensamos que
es muy importante aproximarse a la percepcion que tenia la sociedad catalana y a al
significado que le daban campesinos, artesanos, gente sencilla. En definitiva que
pensaba todo aquel universo que vivia muy lejos de los plantamientos ideologicos o
dinasticos de los ciutadanos? Que se pensaba fuera de la urbe? La guerra fue una
autentica plaga biblica?
Josep M. Torras i Ribè en la obra ya citada escribe: “En aquest sentit, pensem que
caldria revisar severament-per inexacta- la imatge idil lica de las relations entre
Catalunya i el govern de l’ Arxiduc que s’ ha esmerçat en dibuixar-nos la historiografia
romantica”.
Para intentar aproximarse de manera versemblante a la realidad politica de la epoca,
probablemente es necessario analizar el austriacismo desde una optica mucho mas
plural y distinta de la que se ha hecho hasta ahora. Por ejemplo, vale como postulato
historico el binomio intereses de la burguesia mercantil catalana/sentimiento
antifrances? La facciones cortesanas de la nobleza castellana y de la pequena nobleza
catalana eran interiormente omogeneas y a favor de uno o de otro rey? Tambien el
Archiduque tuvo que organizar los rudimentos de una nueva estructura estatal y todo
eso exigia una nueva fiscalidad ademas que nuevos reclutamientos militares. Los
austriacistas aceptaron los diktats de Calos III sin oponerse?
Dejando de lado las discrepancias y los antagonismos dentro de las facciones
podemos decir que el debate ideologico, dinastico e institucional ha sido muy
condicionado por las transformaciones de la guerra.
Si N. Sales13 apuntaba el caracter de guerra civil que tuvo la contienda en Catalunya,
H. Kamen, en su ultimo trabajo sobre Felipe V, minimiza no sòlo el conflicto interno en
Catalunya, sino en el conjunto de la Monarquia.

El pacto de Genova y la toma de Barcelona

la diversidad de las opciones politicas austriacistas o filipistas en Catalunya


13
Nuria Sales, en su libro sobre los botiflers, va a cambiar con las identificaciones simplistas y
nos demostrarà que en los primeros anos de la guerra los botiflers profilipistas no
necessariamente se tenian que identificar como unos perversos anticatalanes.

9
En el Junio de 1705 se firma el Pacto de Genova, entre un rapresentante de la reina
Ana de Inglaterra, Mitford Crowe, ingles vinculado a los whigs, comerciante de
aguardiente y un grupo de catalanes (Jaume Puig de Perafita, Carles Regas, Bac de
Roda…). En el pacte, Inglaterra se comprometia a desembarcar 8.000 soldados de in
fanteria y 2000 de cabaleria, armas, municiones y dinero. Ademas se garantizaba el
respecto de las Constituciones. Los catalanes en cambio reconocian el archiduque
Carlos como Carlos III de Espana y mobilitaban 6.000 hombres.
Despues del Pacto de Genova el alzamiento fue inmediato. Los vigatans se ocuparon
de conquistar los pueblos del principado, el virrey Velasco enviò un contingente de
6.000 hombres para someterlos pero estos van acabar fraternizzando con los
revoltosos. La ciudad de Barcelona, donde se habian concentrado todas las fuerzas de
la monarquia, se rendiò el 5 de octubre de 1705 cuando la flota imperial, bajo el
mando del principe Darmstadt apareciò delante del puerto de la ciudad, provocando
entre otras cosas la sublevacion del barrio de la Ribera.
Carlos III llega a Barcelona el noviembre de 1705 , nombra como Secretario de Estado
Ramon de Villana Perlas (un catalan que conocia bien la logica del pactisme) y
convoca en seguida las Corts. Las Corts de 1701 van a ser sin duda muy importantes,
sobretodo, porquè volvian a poner en marcha la dinamica del pactisme y del
constitucionalismo. Ahora bien, las Corts de 1706 eran interesantes porque en materia
economica, politica hacian realidad el austriacismo14. Volvia con fuerza la idea de una
monarquia compuesta con un parlamento (las Corts) con muchas atribuciones.

II. Guerra

14
Carlos III nombrarà Feliu de la Penya negociador con los tres brazos de las Corts. Ese
personaje era un defensor del costitucionalismo y en campo economico quieria fortalecer los
lazos comerciales con Holanda e Inglaterra.

10
Cuando comienza la guerra de succesion el 1705, Felipe V tenia quinze anos i
Carlos III trece. Ellos no decidian casi nada. Los que tomaban decisiones eran los
regentes y los consejos de estado. Tanto un rey como el otro estaban rodeados de
gente que les daba asesoramiento sobre los asuntos militares, financeros y politico.
Felipe V seguia las instrucciones de Luis XIV y de sus ministros Jean Orry y Jean
Michel Amelot. Carlos III estaba rodeado de alemanes, de italianos y de miembros del
anomenado “ partido espanol”.
Uno de los aspectos mas sorprendentes es que en el momento en el cual
empieza la guerra, la Corona de Aragon no tenia un ejercito regualar, mientras que
Castilla tenia el ejercito que habia creado para el imperio. Es necessario decir que la
idea de ejercito regular era bastante diferente respecto a la que tenemos hoy en dia.
Los reyes europeos pedian a los oficiales de formar regimentos o batallones donde
luchaban sobre todo mercenarios ( por ejemplo los suizos o los miquelets catalanes,
etc )
El numero de hombres que se enfrentaron a lo largo de la guerra dependiò
mucho del momento y del lugar. Cuando en 1703 los aliados entraron a Barcelona
tenian unos 26.000 efectivos (20.000 portugueses, 4.000 ingleses, 2.000 holandeses).
Lo mismo tenian los filipistas a las ordenes de Berwick. A partir de 1709 Luis XIV
retirarà sus tropas y Felipe V se quedarà solo con el ejercito imperial. Al final de la
guerra, los franceses y los castellanos tenian unos 90.000 soldatos en Catalunya. Un
ejercito imponente. El ejercito aliado financiado por ingleses, holandeses e imperiales
era muy dificil de coordinar.
En algunas battallas en territorio francès, como la de Lille, se enfrentaron
contingentes de mas de 100.000 hombres. Se ha dicho que en total, durante la
guerra, los franceses mobilizaron unos 800.000 hombres, y los aliados unos 600.000.
Carlos III entrò dos veces en Madrid, una vez el 1706 y otra el 1710. En estos
cuatros anos hubo un aumento de la nobleza castellana que apoyaba la causa de los
aliados. La misma cosa no se diò en los pueblos, donde la mayoria de la poblacion
decidiò apoyar Felipe V. Tambien la Iglesia en los territorios de la Corona de Castilla
era muy favorable a Felipe V, de hecho hizo una camapana agresiva, una verdadera
guerra de la pluma, diciendo que el austriacismo llevaba a la herejia y asociandolo
con el protestantismo de los ingleses y de los holandeses. En cambio, la mayoria de
los eclesiasticos catalanes, se mostraban favorables a Carlos III, escribian pamfletos,
canciones y proclamaban sermones. Pensamos que hace falta abandonar una vision
tan maniquea de las partes contrapuestas en la guerra. La geometria de las alianzas
en la peninsula nos parece muy fluida, poco territorial y mas bien circumstancial. La

11
clasica division que describe Catalunya, Valencia, Baleares y Aragon como inspiradas
por una vision autonomista y democratica y por el otro lado el reino de Castilla
inspirado por las tendencias centralizadoras, uniformistas y absolutistas, nos parece
cierta hasta cierto punto. Por ejemplo en los territorios de la Corona de Aragon los
municipios raramente tomaban posiciones definitivas durante la guerra. Esa actitud es
muy comprensibile, se trata de una logica de subsistencia, las ciudades temian los
saqueos de los ejercitos y casi siempre ofrecian obedencia al ejercito que la pedia.
De manera muy sintetica podemos decir que a partir de Catalunya y Valencia,
los aliados emprenderàn la conquista de Madrid15, donde Carlos III fue proclamado
rey en junio de 1706. Entre 1705 y 1707 habrà un cierto equilibrio de fuerzas y
parecia incluso que Carlos tenia muchas posibilidades de ganar la guerra. De hecho es
la ùnica etapa de la guerra en la cual los acontencimientos belicos en Espana son
favorables a la causa austriacista. A continuacion vino en dos oleadas el retroceso16
de las tropas de Carlos III bajo el mando del duque de Berwick : el ano 1707 en
Almansa y el 1710 en Brihuega i Villaviciosa. A partir de 1707 los borbonicos aislaran
Valencia de Catalunya, volveran a dominar Aragon y tomaran Lleida. El 1708 las
tropas borbonicas dominaran Alcoi, Denia, Alacant y Tortosa. Pero el 1710 los aliados
recuperaran terreno. Obtuvieron una victoria importante en Almenar, y ocuparan de
nuevo Aragon y Madrid. Los borbonicos reaccionaran rapidamente y los aliados se
retiraran de estos territorios de manera definitiva. Girona capitularà en 1711. Con el
abandono de los britanicos en 1712 y de los imperiales en 1713 capitularà tambien
Tarragona. El territorio en poder de los austriacistas se reducia basicamente a
Cardona, Barcelona y Mallorca.
Se ha dicho que la guerra ha cambiado su rumbo a favor de los filipistas porque
una vez que habia muerto el emperador de Austria, su hijo Carlos III no podia geo-
estrategicamente ser dueno de un tan grande territorio. Esta fue solo una escusa.
Desde las primeras etapas de la guerra los ingleses y los franceses buscaban una
digna solucion para salir de la guerra sin perder la cara, y la muerte del emperador,
sobre todo por los britannicos, fue una escusa excelente. La guerra arruinaba
economicamente ingleses y franceses ya que miles y miles de hombres se tenian que
mantener en los diversos frontes. Desde 1706 habian encuentros secretos entre los
representantes de los dos estados pero fue solo en 1710 que estas tractativas

15
La conquista de Madrid fue bastante efimera porquè Carlos III no va a tener el suporte de los
castellanos.
16
En el resto de Europa los aliados, dirigidos por el duque de Marlborough y por el principe
Eugenio de Savoia, ganaban batallas y posiciones (Blenheim, Ramillies, Audenarde,
Malplaquet), el punto debil era el frente hispanico.

12
secretas dieron resultados. Ademàs en Inglaterra, el governo whig habia sido
substituido por un gobierno tory, y el programma de paz de los conservadores no
favoreciò la cuestion catalana.
El historiador H. Kamen habla de un choque de objetivos en el Mediterraneo entre los
aliados y sobre todo entre ingleses y los austriacos. “Lo que interesaba
primordialmente al emperador eran las posesiones italianas como extension de su
herencia austriaca. A las Potencias Maritimas les interesaba ampliar su influencia
comercial en el Mediterraneo y hacerse con una parte de la riqueza y el territorio de
America”17.
A finales de las tractativas secretas los ingleses lograron participar en el comercio con
las Americas y recibieron la autorizacion de llevar en las colonias esclavos africanos.
Ademàs la Bahia de Hudson, Terranova, Gibraltar y Menorca pasaban en manos
britanicas. Los ingleses habian aprobado una guerra marittima sin una finalidad
espansionista territorial en el continente solo porquè contaban con la adquisicion de
bases navales que protegieran sus operaciones comerciales. El conflicto no atraia al
Gobierno inglès poco dispuesto a conquistar un reino para la Casa de Austria. Por lo
tanto los ingleses, los amos de la guerra, los financiadores mas importantes del
ejercito aliado, van a decidir que era ya tiempo de terminar la guerra justo cuando
habian conquistado sus bases estrategicas. En 1712 el ejercito britannico marcha de
Catalunya, que fue abandonada porque Inglaterra, la mayor potencia esclavista de la
epoca, habia obtenido la promesa del dominio casi absoluto sobre el triangulo
comercial de esclavos africanos, algodon americano y textil europeo. Cataluna
esperaba como minimo la concesion de la amnistia y el respectos de sus instituciones
pero los ingleses no cumpliron con los viejos compromisos, estas condiciones
chocaron con la intransigencia de Felipe V, compartida tanto por la reina como por los
ministros.
En 1713 Felipe V renunciarà al monopolio absoluto sobre el imperio a cambio de
poder mantener la corona espanola. Serà reconocido como rey de Espana por los
britanicos y por las Provincias Unidas pero no por el emperador Carlos VI (Carlos III).
La monarquia hispanica perderà los territorios italianos (Milan, Napoles y Sardina) y
los Paises Bajos a favor del imperador Carlos VI. El tractado de Utrecht fue muy
nefasto para la corona de Felipe V, un rey que no tuvo representantes en las
negociaciones, de hecho todo lo gestionaron Luis XIV y los ingleses.

17
H. Kamen, La guerra de sucesion…, p.14.

13
III. Resistencia

Se ha escrito tambien que la guerra de succession en Catalunya cambiò de


rumbo, favoreciendo los filipistas, porquè un universo de acontencimientos
inesperados, una circumstancias tragicas se verificaron todas en contra de los
catalanes. Ferran Soldevila habla de la renovada fe borbonica del pueblo castellano,
de la accion de las tropas de Luis XIV, de la falta de decision en los mandos aliados,
del oro de America que llenaba las cajas de Felipe V. Son argumentos atendibles pero
se pasa por lo alto el principal: los catalanes habian escogido como aliada la mas
voluble de las potencias maritimas. Creian contar con un fiel aliado, resuelto a
intrometerse como socio de negocios en el mercado catalan y a defenderlos hasta las
extremas consecuencias. No fue asi. El historiador Antoni Rovira i Virgili escribe algo
que nos parece muy acertado, porquè da bastante importancia a la dimension
internacional y utilitarista del conflicto: “Anglaterra per a amenaçar França i Espanya,
que no semblaven disposades a respectar-li tots els avantatges concediti a Utrecht: el
lliure comerç amb America, l’assentament de negres i les pesqueries de Guipuscoa i
Terranova especialment…especulaba amb l’ angoixa de Catalunya”.
De hecho el riesgo y el coste de la guerra lo justificaba sòlo el dominio de las rutas
atlanticas y no las razones peninsulares, almenos para los britanicos.
Ahora bien, una vez que se habia firmado el tractado de Utrecht, la divisiòn serà
evidente tambien entre los mismos catalanes. Sobretodo entre los que querian
rendirse (los grupos sociales acomodados) y el grupo de los que quierian seguir
luchando y resistiendo (ciudadanos enriquecidos, los gremios,una buena parte de los
sectores populares). Sin embargo, la decision de declarar la guerra a Felipe V no fue
unanime.
La division del austracismo se evidenciaba en estos momentos finales en la Junta de
Brazos de Cataluna. A la Junta solo asistiò la mitad del brazo eclesiastico, mientras
que el real se dividiò entre los partidarios de la entrega de la ciudad a las tropas de
Felipe V y los de la resistencia final, opcion que saliò finalmente trionfante. Eran
circumstancias de profonda incerteza, la evidencia de la salida inminente del ejercito
imperial empezaba a verse ireversibile y el trionfo de la causa borbonica, para muchos
habitantes del campo, para la nobleza y para el resto de la clase benestante era
evidente. Se empieza a imponerse una buena dosis de pragmatismo, que a veces se
convertì en colaboracionismo.

14
Con muy escazos medios en Barcelona se comenzò la lucha bajo el mando del
general Villaroel y, con rapidez, se formò una Junta de Guerra. La Junta de Brazos
aprobò en 1713 la creacion de un ejercito de 12.000 hombres (9.000 de In fanteria y
3.000 de Cavalleria), que serìan sufragados mediante tasa general. El reclutamento se
incrementò en los momentos finales de la guerra y assedio de Barcelona. Durante este
periodo la ciudad recibiò ayuda marittima procedente de Mallorca y, junto a la
actuacion de las guerrillas, resistiò el invierno y la primavera de 1714.
La defensa serà confida al Cosell de Cent que por medio de la Coronela, la milizia
urbana formada por los ciudadanos de los gremios, lucharà hasta el mediodia del 11
de septiembre de 1714, cuando el duque de Berwick con los refuerzos franceses
espugno Barcelona. Los borbones, una vez dentro las murallas, quemaron las
Costitucions, ejecutaron y aprisionaron, confiscaron bienes y armas, anularon titulos.
Soldevila habla de veritable terrorisme y de ferocitat inoida. En los meses siguientes
fue derrumbada una parte significativa del barrio de la Ribera y se construyò la
ciutadella. Las universidades se cerraron todas y se mantuvo solo la de Cerbera, se
prohibiò el catalan y 25.000 personas se exiliaron.
Cuales eran las razones de esa resistencia? Se tenia que resistir por transformar la
muerte y la derrota en un sacrificio digno? Hacia falta sacrificarse por hacer la
memoria inmortal y crear el terreno fecundo a la resurrccion futura?
Cardona, Barcelona, Mallorca decidieron resistirse porquè nadie podia olvidar como la
represion borbonica habia sido tremenda y brutal en Lleida o en Valencia. Las
ciudades austriacistas temian el “diezmo de horca”18. Los resistentes urbanos de las
tres ciudades podian hacer muy pocas cosa, su debilidad les situaba antes dos unicos
caminos: la renuncia a sus demandas aceptando los diktats borbonicos o la
prosecucion de la resistencia rechazando un compromiso perjudicial. Un acuerdo
justo, factible y pactado con el asediante era impensable.
Como ha senalado J. Albareda la ciudades sabian que si se resistia, a lo mejor los
aliados hubieran podido ayudarlas en las negociaciones, no se puede entender la
resistencia de Barcelona sin tener en cuenta la esperanza de los asediados en los
aliados, de quienes esperaban recibir un ultimo gesto de apoyo.

Conclusiones

18
El diez por ciento de los capturados tenia que ser matado.

15
El once de septiembre de 1714, ha sido considerado sin exepciones por la
historiografia como un simbolo de la “fi de la naciò catalana”, ha servido tambien para
construir un modelo interpretativo claramente antagonico, a partir del cual se ha
intentado elaborar toda una teoria de causa-efecto entre la derrota de 1714 y el
progresso catalan del siglo XVIII: “Es a partir del Decreto de Nueva Planta cuando,
liberada de la Generalidad y del espiritu casero que encarnaba, Catalana recobra su
iniciativa, parece querer recuperar el tiempo perdido, va a America, y imprende su
gran ascenso economico en Espana. Es entonces cuando surge, con razòn, el tema de
la laboriosidad catalana, rectificacion de la antigua inerzia. La centralizacion, mal
llamada borbonica, fue para todos nuestros paises forales en general como el
mandato de Lazaro”19.
Existe una clara intencion mitificadora de los Borbones en todo esto y de espiritu
sobretodo espanolista. La idea es de asociar los cambios con la modernidad borbonica
en contraposicion a las instituciones catalanas que van a ser liquidadas. Hoy sabemos,
y historiadores como Pierre Vilar, Josep Fontana y Albert Garcia Espuche lo han
dejado claro, que no solo los cambios que llevaron al desarrollo economico ya habian
empezado a gestarse a finales del siglo XVII (intercambios con las comarcas, con el
exterior, enfiteusis etc.), sino tambien que se deberian relativizar los beneficios de la
Nueva Planta borbonica para lo que concierne la re-vitalizacion de la economia del
siglo XVIII. El estudio comparado de J.K.J. Thomson entre los casos de Escocia y
Cataluna- ambos perdedores de las respectivas instituciones de autogobierno en el
espacio de pocos anos, nos ha hecho notar que mientras la economia escocesa se
beneficiò de su integracion con el Reino Unido, logrando una posicion privilegiada en
las conceciones coloniales adquiridas por Englaterra en el tractado de Utrecht, en
cambio, Cataluna tuvo que esperar un siglo mas para incorporarse en los comenrcios
de ultramar. Se deberia concluir que Cataluna no solo va a perder privilegios e
instituciones sino que va a ser sometida a una represalia fiscal y economica sin
precedentes, y en todos casos las bases de la recuperacion del siglo XVIII no se
deberian buscar en los beneficios de la Nueva Planta.

19
Prologo de Carmelo Vinas Mey a la obra de Antonio Dominguez Ortiz: La sociedad espanola
del siglo XVIII. Madrid, C.S.I.C, 1955, p.9. Una rielaboracion de esta interpretacion historica se
encuetra en el estudio de Carlos Seco Serrano a Vicente Bacallar y Sanna: Comentarios de la
Guerra de Espana, e historia de su rey Felipe V, el Animoso. Madrid, Biblioteca de Autores
Espanoles, 1957, vol. 99. Otras reflexiones desde una perspectiva parecida son las de Henry
Kamen: “ Espanya i la Guerra de Succesiò: l’ aboliciò dels furs, una mesura absolutista?”. L’
Avenç, 200 (Barcelona,1996), p.48-67.

16
Bibliografia consultada

Alabrùs Rosa Maria. Felip V i l’ opiniò dels catalans. Pages editors, Barcelona, 2001.

Albareda Joaquim. La guerra de successiò i l’ onze de setembre. Editorial Empuries,


Barcelona, 2000.

Kamen, H. La Guerra de Sucesion en Espana. 1700-1715, Grijalbo, Barcelona, 1974.

Lafuente Modesto. Historia general de Espana, tomos XII, XIII, XIV, Montaner y
Simon Editores, Barcelona, 1889.

Leòn Virginia, Carlos VI. El emperador que no pudo ser rey de Espana, Aguilar, Madrid
2003.

Rovira i Virgili Antoni. Historia de Catalunya, VOL. VIII, Editorial La Gran Enciclopedia
Vasca, Bilbao, 1979.

Soldevila Ferran. Resumen d’Historia dels paisos catalans, Editorial Barcino,


Barcelona, 1974.

Soldevila Ferran. Historia de Catalunya, Editorial Alpha, Barcelona, 1962.

Soldevila Ferran. Que cal saber de Catalunya, Grup Columna, Barcelona, 1999.

Torras i Ribé, Josep M. La guerra de Succesion i els setges de Barcelona (1697-1714).


Rafael Dalmau Editor, Barcelona ,1999.

Torras i Ribé, Josep M. Felip V contra Catalunya . Rafael Dalmau Editor, Barcelona
,2005.

17
18