Está en la página 1de 9

1

Historia de la información en la edad moderna


&
El uso de la imagen como documento historico

Antonio Marco Greco


2

1. Oralidad y escritura

Contrariamente a lo que pasa hoy en día, las culturas antiguas no habían


atribuido criterios de objetividad a las fuentes escritas, para ellas no había manera de
refutar un texto directamente porque sencillamente el autor no estaba dentro el texto,
mientras que era mas lógico preguntar a los testimonios prima facie. AL principio las
culturas manifestaron bastante aversión hacia esta innovación y la transición no solo
fue lenta e incompleta1 sino que en muchos casos la escritura intensificó la oralidad.
Según W. J. Ong la tecnología de la escritura,2 que había nacido en algunos territorios
por razones económicas y en otros como un conocimiento sagrado, tuvo la capacidad
de reestructurar la conciencia humana. Los griegos añadiendo al alfabeto
consonántico de los fenicios el propio alfabeto vocálico fueron capaces de transformar
todos los sonidos en signos espaciales y de escribir también palabras de otras
culturas.3 ¿Pero cuales son las dinámicas esenciales de un texto escrito respecto a la
psicodinamica de la oralidad?4 En primer lugar la palabra oral está dirigida de un ser
humano vivo a otro ser humano vivo mientras que la palabra escrita tiene que ser
concretada en soledad para personas ausentes. Sin una verdadera experiencia directa
de las cosas y gracias a la tecnología de la escritura somos capaces de conocer
culturas lejanas en el espacio y en el tiempo; todo esto parece algo obvio pero las
cosas no eran así para las culturas orales5 que no aprenden estudiando sobre textos
.El conocimiento para ellos significa lograr una identificación empatica y estrecha con
la comunidad de pertenencia y con lo que ya se conoce.

2. Manuscritos e Imprenta

Los cambios que llevó consigo la invención de la imprenta en Europa tuvieron


lugar por lo menos en tres siglos desde la Biblia de Gutemberg hasta la enciclopedia
de Diderot. La adaptación al nuevo medio fue muy gradual y larga, por eso muchos
autores se preguntan si una revolución que no ha sido rápida puede definir una
verdadera revolución. La aparición de ese nuevo medio no hizo desaparecer los
anteriores, la imprenta coexistió con los manuscritos hasta establecerse una cierta
división del trabajo. Para entender a fondo esta división de funciones no hay que
cargar demasiado énfasis sòlo en el medio de la imprenta a expensas de los lectores,
de los impresores, de los autores, de los textos y de la estructura del sistema de
comunicación terrestre y marítima.
Muchos individuos se mostraban incapaces de prescindir de la pluma y del papel
para transmitir las ideas, los pensamientos y las vivencias mas intimas de la esfera
privada. Las cartas familiares en edad moderna fueron no solo el vehiculo mas
importante para transportar confidencialidades de una persona a otra sino también
tuvieron la virtud de tratar de los grandes temas políticos y económicos, por ejemplo
las republicas marinaras vivían de las informaciones contenidas en las cartas para
conocer informaciones de los precios de determinados productos. Las cartas no son
1
Los semitas y en particular los árabes conocían la escritura y el alfabeto consonántico desde hace
mucho tiempo pero nunca lo habían utilizado de modo generalizado.
2
La palabra escrita necesita de una superficie, de una punta y de un alfabeto por lo tanto no es tan
inmediata como la palabra oral.
3
Con los griegos nace el estudio sistemático de otros idiomas
4
Para toda cultura oral las palabras son sonidos que no se pueden capturar. De hecho físicamente si se
paraliza el movimiento del sonido, el resultado es solo silencio. Hoy nuestras tecnologías saben capturar y
guardar imágenes en movimiento, saben capturar olores pero aunque sabemos reproducir los sonidos
gracias a suportes magnéticos o digitales seguimos sin saber como se puede capturar el sonido sin
obtener silencio.
5
La escritura no puede prescindir de la oralidad, en cambio vale perfectamente lo contrario y lo
demuestra el hecho de que solo 78 de 6000 lenguas en el planeta tienen una escritura (2035 son
africanas).
3

simples palabras escritas en soledad para un público que no conocemos como por
ejemplo ocurre cuando nos ponemos a escribir un libro. Escribir cartas no es una
actividad tan solipsista como creemos. Una carta ocupa un lugar fluctuante entre la
escritura y la oralidad y eso porqué ya no necesitamos estandardizar nuestro
lenguaje, no tenemos que escribir de forma univoca y acontextúal para hacernos
entender del público. Cuando escribimos una carta sabemos a quien la destinamos y
en la mayoría de los casos conocemos el carácter del destinatario; eso permite que la
escritura sea menos formal y que exalte aspectos de nuestra conciencia que
escribiendo otros tipos de texto no aparecerían.
En el siglo XV las cartas adquieren el estatus de genero literario, nacen obras y
manuales sobre como escribir cartas las cuales tenían que ser breves, precisas, claras
y tenían que incluir formulas establecidas de cortesía para la introducción y para la
conclusión.
Según algunos estudios de importantes historiadores militares, la tecnología de
la comunicación del imperio romano, gracias al sistema de carreteras llamado cursus
publicus, alcanzó una velocidad de transmisión de mensajes postales, a la cual no
llegó ni la Europa de la edad media, ni la Europa de la edad moderna hasta Napoleón6.
En el siglo XVI, el sistema postal europeo fue dominado por una familia, los Tassis o
Taxi, propietaria de servicios postales para los imperadores Hasburgos que desarrolló
un sistema de mensajeros ordinarios que operaban con horario fijo. Leyendo el
famoso estudio de Fernand Braudel sobre el mediterráneo en la época de Felipe II nos
damos cuenta que el transporte era en general mas barato por agua que por tierra y
que el imperio español era “una impresa kolossal de transporte” que movía a diario
centenares de ordenes y despachos por el mundo. La estrategia de Felipe II era el
polo opuesto a la de su padre Carlos V que pasó la vida viajando por Alemania,
Flandes, Italia, España y norte de África. Felipe fue el rey papelero que se quedó a
gestionar su imperio sin salir de Castilla.
La Europa moderna era en su fase inicial una sociedad de alfabetización
restringida en la que solo una minoría de la población (sobre todo varones, urbanos y
religiosos) sabían leer y en menor numero aun escribir. De aquí la importancia de lo
que se ha dado en llamar alfabetización mediada o, en otras palabras, los usos de la
capacidad de leer y escribir en beneficio de los analfabetos. La práctica de lectura en
voz alta fue capaz en ese periodo de acoger los analfabetos en el universo de las
letras. Las plazas, los mercados, los hogares, los círculos familiares estaban
literalmente inundados oralidad. Para los lectores, que declamaban públicamente y
que conocían muy bien los textos, la interactividad con el contexto y con el público
era uno de los aspectos más significativos. Se podría distinguir entre hábitos de
lectura según la clase social (la clase media tendió a leer en privado, mientras que las
clases trabajadoras escuchaban públicamente) pero en general se puede también
decir que las lecturas en voz alta se hacían en contextos sociales y económicos
transversales. Se podría enfocar la historia de la lectura en términos de transición de
lo publico a lo privado pero también se trata de una simplificación ya que la lectura
silenciosa se había practicado ya en la edad media y a la inversa la lectura en voz alta
y en publico había sobrevivido a lo largo de toda la edad moderna hasta el siglo XIX.
Gracias a la multiplicación de oportunidades de comparar las diversas opiniones sobre
el mismo tema que se sostenía en diferentes libros, la lectura se hizo mas critica y por
tanto las autoridades de los estados y de la iglesia la consideraron una actividad
peligrosa que atacaba directamente a los principios sagrados de la religión, de la
sociedad, del buen gusto y del orden publico. Hay que acordarse que entonces la
afición a la lectura había llegado a ser tan sospechosa por la inquisición que el
6
El primer medio técnico de transmisión de la historia, el telégrafo óptico de Claude Chappe, acelero el
flujo de noticias entre los comandos militares y las tropas hasta alcanzar una velocidad increíble que
costó al Archiduque Carlos de Austria una victoria que creía segura.
4

analfabetismo se hacia deseable y honroso. Siendo analfabeto era mas fácil demostrar
que uno estaba incontaminado y pertenecía a la envidiable casta de los cristianos
viejos.
La censura gubernativa en el siglo XVIII, en los territorios de la corona española,
controlaba a través del Consejo de Castilla la mayoría de los textos. Licencias, tasas,
controles en las fronteras, controles en los establecimientos de impresión,
diagnósticos de las librerías, prohibición de los puestos callejeros de venta de libros,
obligatoriedad de los datos del autor y del impresor, control posterior a la imprenta
eran todas mesuras muy estrictas que exasperaban los libreros y los impresores
españoles. En los reinos de la corona de España el ampliación de la censura
gubernativa apareció en algunos momentos como la extensión de las regalías de la
corona y esto no podía ocurrir sin que se verificasen choques con las autoridades
religiosas y locales.
Se prohibió la impresión y la importación de tres tipos principales de libro: los
heréticos, los inmorales y los de magia. Pero en una sociedad en la que sòlo una
minoría sabía leer y que al mismo tiempo estaba experimentando un auge de la
prensa, la represión no podía sòlo limitarse a los libros prohibidos. Muchas de las
prácticas y formas de la información entre los siglos XVI y XVIII sobre todo fogli,
avvisi, cartas y gacetas solían ser motivo de censura.
La actividad de censor era muy difícil en los dominios de la corona española, por
ejemplo después de la revolución francesa se hizo mas febril, todo lo que era
favorable a la revolución se prohibía, se temían cada vez mas las piezas llamadas
fugitivas (los folletos de pocas hojas baratos) que eran capaces de evadir los controles
mas fácilmente.
En el siglo XV y XVI en ciudades como Roma y Venecia escritores profesionales
en el centro de una ramificada red de correspondencia, redigian textos que se
difundían después por todas las principales ciudades europeas. A principio se trataba
de piezas de pocas hojas (fogli, avvisi, cartas, passi), manuscritas en lengua
vernácula, divididas en breves párrafos redactados de forma simple y eficaz, extraídas
a menudo de cartas de mercaderes, que servían para informar sobre los
acontecimientos políticos y militares en curso. Las principales ciudades europeas eran
los focos de la distribución y en ellas se competía, como en un verdadero mercado,7
para vender a los poderosos (embajadores, nobles, eclesiásticos y mercaderes)
informaciones nuevas y sensibles. Muchas veces lo que redigian (reportistas, menanti,
compiladores, gacetilleros), para vender mas, estaban dispuestos a alterar la versión
de los hechos, añadiendo comentarios satíricos y de cotejo para sus clientes.
Con la impresión de las gacetas en el siglo XVI se empieza a opinar sobre
contenidos políticos específicos y a comentar noticias que en algunos casos circulaban
iguales en toda Europa. Los gobernantes respecto a ese nuevo fenómeno no supieron
exactamente que hacer, se dieron cuenta que una reacción solo en términos de
prohibición total no era posible, se optó por gacetas impresas controladas pero se
trató de soluciones que difícilmente podían parar lo que se estaba creando. El pueblo
empezó a juzgar de forma màs uniforme y general respecto al pasado el operado de
su propio príncipe que ya no podía estar mas al margen del juicio.
Laurence Kaufmann ha dedicado un artículo al nacimiento de la opinión publica
preguntándose si se ha tratado de una ficción inventada por el discurso ilustrado o si
7
Para una visión detallada del mercado de los medios Peter Burke examina tres de los centros más
importantes del comercio del libro y de la prensa en los inicios de la Europa moderna: Venecia en el siglo
XVI, Amsterdam en el siglo XVII y Londres en el siglo XVIII. Por ejemplo en el siglo XV y XVI se
imprimieron en términos de ediciones y de ejemplares más libros en Venecia que en cualquier otra ciudad
de Europa. La industria veneciana del libro tenia una organización capitalista que se desarrollo
enormemente gracias a la posición política, económica y a la tradición de tolerancia por otras culturas y
por otras religiones. Para Burke los productos de las imprentas venecianas bien podrían calificarse de
multiculturales y de poliglotos.
5

en cambio se ha tratado de una realidad social que ya existía antes. La cuestión, como
a menudo pasa en casi todos los debates historiográficos, se ha polarizado entre
esencialismo y creacionismo. Kaufmann dice: “es como si los ruidos de la calle, los
impresos clandestinos han esperado el bautismo de los políticos para ser nombrados”.
Por tanto no es difícil salir de la dicotomía si pensamos que ontologicamente las
opiniones publicas o opiniones plurales existían antes, mientras que a nivel nominal la
opinión publica como punto de vista de la totalidad, como artefacto retórico existe
solo con la ilustración.
Para el historiador francés Francois Furet el final del antiguo régimen está dominado
por la primacía de la idea sobre la acción. En la competición por el circuito semantico
entre discurso y acción ganaría el último. Si es así serian los intelectuales ilustrados y
los letrados que suministrarían el magisterio de la opiniòn y de la nueva sociabilidad
política. Personalmente creo que no se trate de una cuestión vinculada a la primacía
del discurso sobre la acción, hace falta entender cual es la condición emergente, la
ruptura y la nueva esencia urbana de estas capitales. La opinion publica como punto
de vista de la totalidad nace en ciudades en crisis permanente que para la época son
verdaderas ollas a presión sobre el suelo, son lugares de fervores y de explosión
demográfica e industrial. Solo chocándose en un espacio urbano congestionado los
individuos han podido crear opinion pública estructurada y relativamente homogénea.
Sin un programa para una cultura urbana de la congestión no se entiende el paso del
punto de vista de los individuos hacia el punto de vista de la totalidad.

1. Semiologia, sociología y psicoanálisis en el estudio de las imágenes.

Cuando utilizan imágenes los historiadores suelen tratarlas como simples


ilustraciones, las reproducen en sus textos sin el menor comentario, las utilizan como
demostración no considerando que ellas no son nunca un testimonio de la historia:
ellas mismas son algo histórico. Son relativamente pocos los historiadores que
consultan los archivos fotográficos o de imágenes comparados con los que trabajan
los documentos manuscritos o impresos. No obstante existan tendencias plásticas en
la historiografía contemporánea8 en general los autores son analfabetos visuales.
¿Cuales son los instrumentos que la sociología, la semiologia y la psicoanálisis nos han
otorgado para el estudio de las imágenes?
Como historiadores consideramos y utilizamos mucho el enfoque sociológico,
situando estos documentos en el contexto cultural y social donde están producidos. En
el caso de las fotografías por ejemplo deberíamos considerar siempre si estas
formaban parte de una serie y si han sido desgajadas del conjunto o del álbum para
acabar en un museo. Además del contexto los sociólogos están muy atentos a la
finalidad de la imagen y consideran atentamente el papel del operador (pintor, incisor
o fotógrafo) y su sensibilidad.
Erwin Panofsky desde la semiologia visual elabora un método muy parecido a lo
que utiliza la hermenéutica en la interpretación de los textos. Ese autor en primer
lugar se preocupa de identificar los objetos y las situaciones de las imágenes, después
busca, utilizando la iconografía, su significado convencional y en fin se dedica a
entender el significado intrínseco, elaborando un discurso iconológico. Panofsky
escribe: “Un aborigen australiano seria incapaz de reconocer el tema de la Ultima
Cena; para el no expresaría mas que la idea de una comida mas o menos animada”.
Por lo tanto para comprender el nivel iconológico tenemos siempre que conocer el
nivel icnográfico. Es imposible comprender la icnología de Tiziano si no conocemos la
8
Entre los autores que han manifestado claras tendencias plásticas recordamos Jacob Burckhardt, Johan
Huizinga, Aby Warburg y Francis Yate, Rober Levine, Philippe Aries, Michel Novelle, Maurice Agulhon,
Raphael Samuel.
6

iconografía del mito griego y hace falta estar minimamente familiarizados con la
tradición cristiana para entender que una mujer que lleva sus ojos en una bandeja
representa Santa Lucia.
El enfoque sicoanalítico de las imágenes se fija no ya en los significados
concientes privilegiados por Panofsky sino en los símbolos y en las acciones
inconcientes. Los partidarios de ese enfoque nos recuerdan constantemente que
detrás de cada imagen puede estar presente un deseo o un temor.
Existe una importante parte del discurso elaborado por la semiologia
contemporánea que ha decidido complementar la aportación de Panofsky con nuevos
enfoques. Autores como el antropólogo Claude Levi-Strauss o el semiólogo Roland
Barthes han hablado de sistemas de signos a propósito de las imágenes. Si Panofsky
para la comprensión había utilizado largamente un método inductivo, ellos han
optado por un camino mas olista y han considerado las imágenes como una
composición.
Para ellos se ha tratado de captar en que modo las partes del sistema imagen están
dinámicamente relacionadas entre si, en definitiva se ha tratado de desvelar las
dinámicas de oposición y de paralelismo entre las partes. Se han centrado también en
el acto de selección, considerando lo que no se escoge o lo que se excluye de una
imagen.
Un cierto relativismo semiológico ha criticado el estructuralismo de Levi-Strauss y
Barthes, ha subrayado que las imágenes como las palabras no tienen un solo
significado, que son polisemicas y que no tienen una sola interpretación.9 En el libro
La chambre claire, Barthes parece contestar a las críticas relativistas y lo hace con
una reflexión sobre la fotografía. Es verdad que quien crea una imagen fotográfica no
puede controlar su significado y también que es muy difícil controlar las múltiples
interpretaciones que tienen los que observan una imagen10, en el fondo “quid-quid
recipitur, ad modum recipientis recipitur”,11pero en el signo fotográfico algo de no
mutable y de permanente existe. Una fotografía nos puede sugerir un significado,
hasta puede desviarnos hacia falsas interpretaciones pero ella no miente nunca
ontologicamente.
Una fotografía es una especie de certificado de presencia ya que la luz con sus leyes
físicas ilumina el cuerpo animado o inanimado y instantáneamente reflejada con otras
frecuencias marca la química fotosensible de la película. Sin duda la fotografía puede
ser tendenciosa pero nunca podemos decir que le falta la fuerza de la evidencia
ontologica. Pienso en la cara de William Casby “nacido esclavos” fotografado por
Avedon. La imagen testimonia que la esclavitud ha existido y lo hace no a través de
testimonios históricos sino a través un orden nuevo de pruebas, en cierto sentido
experimental. Lo que asombra no es la vida de la fotografía 12, sino la certeza que el
cuerpo fotografado nos toca con sus propios rayos. El historiador ya no es un
mediador, la esclavitud es presentada sin mediación, el hecho histórico es definido sin
método. “El pasado” dice Barthes “es seguro como el presente, lo que vemos en el
papel fotográfico es cierto como lo que tocamos”.
9
Según los estudios sobre oralidad y escrituras de W. J Ong, solo en las culturas que utilizan la escritura
las palabras corren en riesgo de la discrepancia semántica. Las culturas orales no utilizan diccionarios
para conocer significados, la palabra es homeostática, es decir se genera solo desde el presente y se
utiliza solo para el presente.
10
David Freedberg con su libro “The power of images” es uno de los principales teoricos que se ha
concentrado sobre el momento de la recepccion de la imagen.
11
Trad: “lo que se recibe se recibe en la forma del receptor”
12
Según Barthes el fotógrafo suele mucho competir con el artista asumiendo la retórica de la pintura,
incluso el estilo artístico denominado realismo para el tiene su propria retorica. El semiólogo francés
critica bastante el profesionismo en fotografía, no ama mucho los fotógrafos que desafían las leyes de lo
probable buscando siempre que sus fotografías sean raras y naturales: “Estos fotógrafos que se agitan en
el mundo, consagrándose a la captura de la actualidad no saben que son agentes de la muerte”. Hacer
fotografías lo mas naturales posibles indica para Barthes el ansia mítica de la muerte.
7

William Casby, born in slavery, Algiers, Louisiana, 24 March, 1963.

2. La imagen entre reflejo, distorsión y “creación del otro”.

Peter Burke en su libro sobre el uso de la imagen como documento histórico


escribe: “Utilizando el testimonio de la publicidad desde los carteles hasta los
anuncios de la televisión los historiadores del ano 2500 podrían caer en la tentación
de suponer que el tenor de vida de la gente sencilla en el ano 2000 era
considerablemente mas alto de lo que es en realidad”.
Indudablemente las imágenes nos ofrecen informaciones esenciales sobre la cultura
material de una determinada época (casas, vestidos, comida, tecnología, agricultura,
paisaje urbano y vida urbana, guerra, navegación etc.) pero seria siempre oportuno
considerar que la lectura de una imagen de la sociedad como un simple reflejo o
instantánea de dicha sociedad es muy equivoca. Es la misma versemblanza de las
imágenes que puede proporcionarnos un testimonio impagable, es el mismo proceso
de distorsión que es interesante, es el efecto deformante de las imágenes que puede
ser una virtud y un instrumento para captar mentalidades.
En un libro intitulado Orientalismo, el crítico literario Edward Said nos explica como la
imagen ha sido utilizada como instrumento para diluir analógicamente el otro o para
construir una contra-identidad. “El otro” dice Said “es la inversión del yo”, los
occidentales han decidido o asimilar negando la distancia cultural o remarcar su
propia identidad. Por ejemplo muchas de las pinturas y de los grabados del siglo XIX
expresaron los sentimientos populares con una iconografía que evocaba el estilo de
vida popular y los paisajes típicos de la región.

Conclusiones
8

¿Si la condición preliminar para la imagen es la vista porque Peter Burke intitula su
libro: Visto y no visto? ¿Que es lo invisible de las imágenes? ¿Las acciones de mirar
densamente una imagen desde cerca o de mirarla en perspectiva desde lejos como
composición nos ofrecen su dimensión invisible?
“Ab re facimus, si per visibilia invisibilia demonstramus”13 decía el Papa Gregorio
Magno. La teología cristiana meditando mucho tiempo sobre la esencia de las
imágenes, había optado por la no iconoclastia, había decidido que las imágenes y los
signos artísticos eran directas emanaciones de lo invisible divino.
Sabemos que existen métodos epistemológicos que siguen las pistas màs
insignificantes14 pero hasta hoy no existen autores que se han preocupado de seguir
las pistas de lo invisible, euristicamente no sabemos si valdrá la pena hacerlo, no
sabemos si valdrá la pena considerar lo que no está fotografado, lo que no está
pintado, lo que no está escrito.

Bibliografia

• Asa Briggs & Burke Peter, De Gutemberg a Internet, una historia social de los
medios de comunicacion, Taurus, Madrid, 2002.
• Barthes, Roland, La chambre claire. Note sur le fotografie. Cahiers du Cinema-
Editions Gallimard-Seuil, 1980.
• Burke, Peter, Visto y no visto, el uso de la imagen como documento historico,
Crítica, Barcelona, 2005.
• Castillo Gòmez A. Hablen cartas y callen barbas. Escritura y sociedad en el siglo
de Oro, Historiar, 4 (2000), pp. 116-127.
• Ceferino Caro López y Javier Bragado Lorenzo, "La censura gubernativa en el
siglo XVIII", Hispania: revista española de historia, 217(2004), pp. 571-600.
• Kaufmann L. "Entre la ficción y la realidad. La opinión pública en la Francia del
siglo XVIII", Historia Contemporánea, 27 (2003), pp. 581-600.
• Kittler Friedrich, “Que es lo realmente novedoso de los nuevos
medios?”:Mutations, 2002, pp. 58-69.
• Ong J. Ong, Oralidad y escritura. Tecnologias de la palabra, Fondo de Cultura
Economica, Mexico, 1987.
• Said, E. W. Orientalismo, l’ immagine europea dell’ oriente, Feltrinelli, Torino,
2002.
Webs
http://www.richardavedon.com/
http://gandalf.it/storia/storia.htm
http://www.aidainformazioni.it/pub/maffei42002.html

13
Trad: “No nos equivocaremos si mostramos lo invisible a través de lo visible”
14
Me refiero al metodo privilegiado por el mitico Sherlock Holmes y luego teorizado por Umberto Eco y
Carlo Ginzburg.
9