Está en la página 1de 7

El Evangelio y yo

1:12 Quiero que sepáis, hermanos, que las
cosas que me han sucedido, han redundado más
bien para el progreso del evangelio, 13 de tal
manera que mis prisiones se han hecho patentes
en Cristo en todo el pretorio, y a todos los demás.
14 Y la mayoría de los hermanos, cobrando ánimo
en el Señor con mis prisiones, se atreven mucho
más a hablar la palabra sin temor. 15 Algunos, a
la verdad, predican a Cristo por envidia y
contienda; pero otros de buena voluntad. 16 Los
unos anuncian a Cristo por contención, no
sinceramente, pensando añadir aflicción a mis
prisiones; 17 pero los otros por amor, sabiendo
que estoy puesto para la defensa del evangelio. 18
¿Qué, pues? Que no obstante, de todas maneras, o
por pretexto o por verdad, Cristo es anunciado; y
en esto me gozo, y me gozaré aún. (Fil 1:12-18)

“Platero es pequeño, peludo, suave; tan blando por fuera, que
se diría todo de algodón, que no lleva huesos. Sólo los espejos de
azabache de sus ojos son duros cual dos escarabajos de cristal
negro.

Lo dejo suelto y se va al prado, y acaricia tibiamente con su
hocico, rozándolas apenas, las florecillas rosas, celestes y
gualdas... Lo llamo dulcemente: “¿Platero?”, y viene a mí con un
trotecillo alegre que parece que se ríe, en no sé qué cascabeleo
ideal... Come cuanto le doy. Le gustan las naranjas mandarinas,
las uvas moscateles, todas de ámbar; los higos morados, con su
cristalina gotita de miel... Es tierno y mimoso igual que un niño,
que una niña...; pero fuerte y seco por dentro, como de piedra...

se quedan mirándolo: . las abre. Realmente es un hombre sorprendente: en lugar de mirarse a sí mismo y sentir lástima o quejarse. Mientras todos pensaban qué pasaría con Pablo. en lugar de frenar el avance del Evangelio. La prisión que quita barreras (vv. Acero y plata de luna. los hombres del campo. llega a la conclusión de que todo esto que le está sucediendo es bueno. Para él es un sueño bonito pensar que puede pasar mucho tiempo con su borriquillo. Este término se usaba para designar el avance de un ejército o una expedición. Por una parte. lo acelera.Tiene acero.. 2 Cuando paseo sobre él. Y eso no es un sueño sino una realidad. Literalmente significa “derribar de antemano” y se aplicaba al corte de árboles y malezas y la remoción de todo obstáculo que impidiera el avance. los domingos. La palabra que Pablo usa para “progreso” es realmente interesante: prokope.. por las últimas callejas del pueblo. vestidos de limpio y despaciosos. Así entiende Pablo sus prisiones: en lugar de cerrar puertas.” Así empieza una bella descripción que Juan Ramón Jiménez hace de un burrito al que aprecia mucho en Platero y yo. ¡Qué bonita bendición! I. . Pablo es aún más afortunado porque sabe que él y el Evangelio de cristo son inseparables. al mismo tiempo. desconfianza y hostilidad de aquellos que habían oído vagos rumores pero que no conocían la verdadera esencia del . 12-14) Pablo era un preso optimista. él está reflexionando sobre cómo todas sus tribulaciones están repercutiendo en favor del Evangelio. Realmente el Evangelio tenía serios obstáculos frente a sí.Tien’ asero.

Cuando nos damos cuenta de que allí donde nosotros estamos está el Evangelio de Dios. 3 Evangelio (el amor incluso a los enemigos). Pablo es consciente de algo muy importante: junto con él (preso) también ha llegado a Roma el Evangelio que no está. cómo consolaba a algunos amigos ¡que estaban libres!. evidentemente. un verso que empezaba diciendo “era un hombre a una nariz pegado. cómo soportaba sus prisiones y cómo glorificaba a Dios por ello. era una nariz superlativa”. en definitiva. oyeron cómo dictaba algunas de sus cartas. vieron conversiones. durante años era. que allí estamos representando al mismo Cristo. Pablo era custodiado por soldados a los que estaba ligada su muñeca por una corta cadena para impedir su huida. la guardia pretoriana que. ¿No se estaban derrumbado muros? ¡Y estaba llegando al regimiento más selecto del ejército romano. el Evangelio llegó su compañera de habitación que ¡cuánto lo necesitaba! Y a una . ¡Así de apegado estaba Pablo al Evangelio de Dios! Tener conciencia de esto es de vital importancia. los hermanos que después de ver cómo había sido tratado Pablo sentían temor y no se atrevían a compartir el Evangelio con otros. en forma de burla. Para Pablo sus prisiones son una gran bendición (¡qué locura!) porque le permiten testificar donde de otro modo le habría sido imposible llegar. ¡Fijaos que tremenda oportunidad para testificar! Estos soldados escucharon muchas de las predicaciones de Pablo. ni puede estar. A través de nuestra hermana Mari. en la práctica. y por su enfermedad que no deseamos a nadie. Pablo puede afirmar que. varios soldados se turnaban en esta tarea. después de ver cómo está afrentando todos estos problemas. Un gran literato del siglo de oro de la literatura española escribió. de otra. Y. Son inseparables. todo esto ha redundado en un beneficio para “su” Evangelio. preso jamás. quien coronaba a los césares! Así es hoy en día también. cambian muchos esquemas en nuestra mente.

28 y en nada intimidados por los que se oponen. oiga de vosotros que estáis firmes en un mismo espíritu. casi sin quererlo. Ese fruto no es sólo personas que escuchan el Evangelio y entregan su vida a Dios ¡Gloria a Dios por ello! Es también un fruto interno. sino cada cual también por lo de los otros. Vamos a decir algo más sobre ese fruto. (2:21) Pero cuando vieron la entereza con la que Pablo afrontaba todas estas pruebas “muchos de ellos” cobraron ánimo. o que esté ausente. A través de hermanos que cambian de residencia. caen barreras que nos permiten llevar un fruto más abundante del que estábamos llevando hasta ese momento. (2:4) Porque todos buscan lo suyo propio. para que o sea que vaya a veros. cosa que no hacían: no mirando cada uno por lo suyo propio. combatiendo unánimes por la fe del evangelio. el Evangelio llega alugares donde antes no había llegado. Hermanos. mas para vosotros de salvación. Y esto es así porque estamos unidos inseparablemente a “nuestro” evangelio. que para ellos ciertamente es indicio de perdición. sino también por lo de los demás.. (1:27-28) Estos hermanos necesitaban la exhortación de no mirar cada uno por lo suyo propio. 4 enfermera que tenía problemas. cuando dejamos de mirarnos a nosotros mismos y nuestras situaciones personales. no lo que es de Cristo Jesús. y esto de Dios. que bendice a los propios hermanos. Los hermanos a quienes escribe Pablo estaban aterrorizados y no mostraban mucho valor al principio: Solamente que os comportéis como es digno del evangelio de Cristo.. Y no es .

respetable. nos hace a todos mentirosos (a los ojos de los hombres. 5 porque fuese proclamado “oficialmente” el Evangelio. claro). como un hombre de convicciones fuertes. que lo fue. También hay otros que tienen una actitud diferente frente a la situación de Pablo. Si no tienes enemigos. tiene enemigos. por no ser “ni chicha ni limoná” lo que conseguimos es el efecto contrario: no gustar a nadie. en cambio. digno de encomio. Pero esto es sólo una parte de la verdad. los pusilánimes abandonan la fe. eso sí. hace de nosotros un pueblo solidario. 15-18) Hasta aquí la situación parece idílica: un hombre que confía en su Señor a pesar de sus circunstancias y sus hermanos que son reanimados por ello. cuando alguien de nosotros miente. sino porque esta actitud se convirtió en tema de conversación entre los hermanos. El motivo más importante (vv. . Pero cuando alguno de nosotros es de ayuda para otros. En ocasiones pretendemos estar a bien con todos siendo un tanto “light” en nuestras vidas y. El mismo Señor Jesús que ejemplificó la paz como nadie lo ha hecho ni lo hará jamás ¡tuvo muchísimos enemigos! Enemigos. El mismo apóstol que nos recomienda que vivamos en paz con todos. II. Ayer escuché esta frase que me dejó perplejo y que me hizo pensar mucho porque creo que tiene bastante razón. Pero esto es un arma de doble filo porque al ver relajación de algunos. no vales nada”. Hemos de recordar que somos un cuerpo. en lo que dependa de nosotros. También pasa así hoy entre nosotros: al ver la entereza de algunos hermanos cobran ánimo los que están más débiles. “A cada persona lo define la altura de sus enemigos. Pablo se muestra. no porque se los buscase sino porque le presentaban oposición. etc.

Pero el hombre que sólo trabaja por la paga tiene un motivo muy bajo: lo hace sólo para beneficiarse. Menciona más bien a aquellos de la propia iglesia de Cristo que pretendían incrementar su propio prestigio disminuyendo la influencia de Pablo. Pablo jamás habría aprobado esto. aprovechando que estaba preso. Pablo no se refiere a herejes o judaizantes que intentaban comprometer a los cristianos con el legalismo judío o de cualquier otra clase. sino ¡simplemente cristianos! El Señor nos llama a ser consecuentes con nuestra fe. a celebrar nuestra relación con Él. al orgulloso. 6 Pero otros estaban predicando el Evangelio de una forma partidista. No somos llamados a ser los mejores cristianos. Estos todavía no se habían enterado que en el Reino de Dios las cosas no son así. ser un asalariado. El mismo Señor Jesús condenó a esos pastores que sólo son asalariados y que cuando ven llegar el lobo salen corriendo sin preocuparse de las ovejas y no son como el buen pastor que da su vida por ellas. para provecho y ganancia propios y para incrementar su prestigio a costa de los demás. De modo que este término llegó a describir al oportunista. Pablo nos llama la atención sobre algo muy importante y muy necesario en la iglesia actual: el Señor nos llama a ser competentes. Ahora bien. a practicar lo que creemos. . El vocablo que usa Pablo aquí literalmente significaba “trabajar por la paga” o sea. al que es sólo apariencia. no competidores. Así eran los que predicaban con más fuerza ahora que Pablo estaba “entre rejas” puesto que esto les daba una oportunidad de oro para incrementar su influencia dentro de la iglesia y alcanzar así “mayores honores”. a vivir lo que decimos.

o hacia aquél que no ve las cosas como nosotros. 7 Hay aquí otra lección para nosotros: Pablo no sabía nada de celos o resentimientos personales. honor sí: sólo su Señor. que no somos la medida de todas las cosas. o que nos ha criticado (y sabemos que la crítica no es buena. Lo que le interesaba era que Cristo fuese predicado. Con mucha frecuencia sentimos un resentimiento inconfesable hacia aquél que ha llegado más lejos que nosotros. . Si Jesucristo era predicado no le interesaba quién recibía el crédito. o que ha tenido una buena idea que se nos podía haber ocurrido a nosotros o que se ha metido en un área de nuestra competencia. Conclusión Que el Señor nos dé gracia para escribir con nuestra propia vida un poema titulado “El Evangelio y yo” y que así gocemos de la paz que sólo el Señor nos puede dar. Bueno. pero tampoco lo es el resentimiento). Amén. de qué forma lo trataran o quién ganase la partida. ni siquiera el centro de nuestra vida porque todo esto lo es Nuestro Señor Jesucristo. Haciendo esto nos olvidamos que nosotros no somos el centro del Universo. honor y prestigio. No le interesaba lo que otros predicadores dijeran de él.