Está en la página 1de 7

Hay un camino delante de ti

Exodo 14: 1-18

Introducción

Hoy concluimos las Jornadas que la Unión de Mujeres
de nuestra iglesia ha celebrado durante esta semana. Y han
elegido un pasaje como lema que podemos coger nosotros,
toda la iglesia, como lema para este año 2007... y que nos
sirve como introducción perfecta para el mes de
mayordomía que tendremos a partir de la próxima semana.

En muchas ocasiones, posiblemente por estar muy
atareados, no somos conscientes del camino que el Señor ha
abierto delante de nosotros. Es cierto que estamos
celebrando el año del 50 aniversario de la constitución de la
iglesia y recordamos los hermanos que nos han precedido y
que han sido ejemplos para nosotros de una fe real. Y los
tiempos que ellos vivieron no son los tiempos que nos ha
tocado vivir a nosotros. Y con vergüenza tenemos que decir
que, a pesar de que las oportunidades de testificar que
tenemos nosotros son mucho mayores que las que ellos
tuvieron, parece que nosotros estamos más relajados...

1. El temor de Israel (vv. 10-12)

Cuando los israelitas se dieron cuenta de que los
egipcios venían tras ellos,... temieron muchísimo y

o a rechazar según qué vocabulario. Era más fácil sacar la gente de la esclavitud que sacar la esclavitud de la gente. 10). Los largos años de servidumbre en Egipto habían dejado su marca psicológica sobre la . cuando nuestros sueños de recién convertidos en los que nos transformábamos en héroes de la fe han desaparecido hace tanto tiempo que ya casi ni los recordamos. Ciertamente. sin embargo. Nos quejamos cuando las cosas no salen como nosotros esperamos. nos vamos debilitando. pero sí podemos sacar la viga de nuestro ojo para poder ver mejor el camino que el Señor ha abierto delante de nosotros en lugar de fijarnos en la paja en el ojo de nuestro hermano. con el cambio aparente de la suerte. No era una petición de salvación. ¡Qué curioso! Siempre tendemos a echar las culpas de lo que pasa a otros en lugar de hacer un examen de conciencia serio para ver qué parte de responsabilidad tenemos en las situaciones por las que pasamos. es muy difícil ayudar a nuestros hermanos a cambiar ciertas actitudes. El verbo "clamar" siempre indica una queja a causa de una gran angustia. 8b). poco a poco.. etc.. Posiblemente nosotros no somos tan honestos y no nos quejamos a Dios de esa forma tan directa. La debilidad de la fe de los israelitas se hacía evidente. cuando no llega el avivamiento cuando y como nosotros queremos. Y así. sino era más bien una queja culpando a Dios por ponerles en tal situación. culparon a Dios y a Moisés su mensajero.clamaron a Jehovah (v. de una forma casi imperceptible. Mientras todo iba bien salieron osadamente (v. pero también lo hacemos.

. el pueblo lo culpaba por la crisis.. En el momento les preocupaba más la seguridad que habían gozado en Egipto (v. con el terror. es que si sólo tenemos fe cuando las cosas nos van bien.personalidad israelita. que nos has sacado para morir en el desierto? (v. Lo culpaba por traerles al desierto para morir. es mucho más fácil tener fe cuando las cosas van bien que cuando estamos en medio de la prueba. Después de tanto tiempo de ver como las cosas no cambian.. Moisés era un héroe. 11). Lo que pasa. ¿y qué decir de nosotros? ¡Nos pasa lo mismo! Después de tanto tiempo de inactividad no nos sabemos poner en marcha. ¿en quién estamos depositando realmente nuestra fe? . ¡Mejor nos habría sido servir a los egipcios que morir en el desierto! (v. Y lo peor es que puede ocurrir que estemos tan cómodos así que ni siquiera queramos cambiar. Desde luego. aceptamos que las cosas jamás cambiarán. 12) La fe en su Dios poderoso se había desvanecido. pero ahora. ¿qué clase de fe tenemos? O mejor dicho. Mientras vivían la gloria de la salida triunfante. el país era famoso por sus tumbas y pirámides gigantescas.. Con amarga ironía le preguntaron: ¿Acaso no había sepulcros en Egipto. Eso era lo que les pasaba también a los israelitas. 11) La respuesta era evidente: ¡Claro que había sepulcros en Egipto! No había otro país en el mundo tan preocupado con la muerte como Egipto.

nunca más los volveréis a ver. esto es también lo más difícil que podemos escuchar. A los egipcios que ahora veis. deben dejar el temor. Lo que Moisés les está diciendo es que necesitan un cambio de actitud profundo. 14). sino en el significado psicológico. veréis la liberación de este enemigo porque el Señor está luchando a vuestro favor. y tan pocos están dispuestos a dedicar tiempo a las cosas del Señor. ¿cómo nos vamos a estar quietos en plan contemplativo? ¡Cuidado hermanos! . para empezar a confiar en la obra poderosa de Dios. Cuando hay tantas cosas que hacer (cuidado con el activismo). Jehová combatirá por vosotros. la comodidad. Y ése es precisamente nuestro problema hoy en día también. 13-14) Moisés hizo uno de los desafíos de fe más grandes de la Biblia: ¡No temáis! Estad firmes y veréis la liberación que Jehová hará a vuestro favor. ¿Cómo? ¿Cuando tenemos a los egipcios persiguiéndonos los talones y el mar enfrente nuestro es cuando nos tenemos que estar quietos? ¿Entonces cuándo tenemos que actuar.. (vv. y sobre todo la confianza en sí mismos. nuestro “no es posible” y transformarlo en un “todo lo puedo en Cristo que me fortalece”. 2.. 13. Hoy para nosotros. debemos abandonar nuestro derrotismo casi genético. cuando estemos muertos? La esperanza no está en estar inmóvil. La fe de Moisés (vv. Probablemente Moisés les dijo lo que era más difícil de entender en medio de esa batalla: “estad firmes” o “estad quietos” para ver la liberación del Señor.

La respuesta divina (vv. y a veces molesta la respuesta que Dios da a las inquietudes. 15-18) Dios le respondió: ¿Por qué clamas a mí? Di a los hijos de Israel que marchen (v. ¿Notáis el contraste entre “estad quietos” y “marchad”? Desde luego el Señor jamás nos llama al inmovilismo sino a la confianza en Él. Es decir. sino del Señor. de una fe bien depositada. El reto que el Señor quiere ponernos delante hoy es precisamente que aprendamos a depositar nuestra fe de verdad en Él y no en lo que podemos o no podemos hacer. ponerse en marcha sería entrar en el mar.La Obra del Señor no depende ni de nuestros esfuerzos ni de nuestra disponibilidad. a su manera y no la . A veces es más fácil proclamar la fe que practicarla. no prosperará hagamos lo que hagamos. sino de que no hagamos nada que Dios no quiera que hagamos. 3. Para Israel. sino hacerlas como Él las haría. donde piensas que no hay” otro gallo cantaría. Sí tan sólo aprendiésemos a esperar sin precipitarnos confiando en que “sendas Dios hará. y si no es suya. 15). No había salida. Si la Obra es suya. los egipcios se acercaban por atrás y el mar quedaba en frente. que en lugar de mirar los obstáculos que tenemos delante (y detrás) hemos de abrir nuestros ojos para ver el camino que el Señor nos está abriendo justo delante de nosotros. Ése es un ejercicio de fe. el problema no es hacer cosas para el Señor. irá hacia delante con nosotros o sin nosotros. No se trata de que no hagamos nada.

que incluso hoy vemos cómo Dios tiene poder para sanar enfermedades incurables. el pueblo y Moisés tendrían que confiar y obedecer a Dios. ¿cómo creería las generaciones posteriores en Dios en lugar de en ellos mismos? Lo mismo podemos decir de nosotros mismos. en sus carros y en sus jinetes (v. y Moisés tendría que dividir el agua. Dios mostraría su gloria en el faraón.nuestra. ¿por qué no somos capaces de creer que Dios ha abierto un camino nuevo delante de nosotros para que la iglesia bautista en Cartagena camine por él? ¡Ah! Es que no lo vemos. 16). Cuando quedaron cerrados todos los caminos de escape. Al seguirles los egipcios en el camino. El pueblo tendría que marchar hacia el mar. Sin embargo. sino que abrió uno nuevo que la atravesaba. de tal forma que su nombre sea glorificado. Pero entonces si eso es así. si todo lo hacemos por nosotros mismos según nuestras propias capacidades. 18). Los cristianos hemos perdido la capacidad de creer que Dios puede hacer cosas imposibles. Dios hizo lo imposible: no mostró un camino para rodear la dificultad. el Señor abrió uno nuevo. Si los israelitas hubiesen vencido a los egipcios sin la intervención de Dios. Después de la curación de Esther Cabezos me diréis que no es verdad. ¿cómo se habría glorificado el nombre de Dios? Y peor aún. ¿cómo glorificaríamos a Dios? ¿Y cómo mostraríamos a los demás que es un Dios confiable? Entonces el Señor mandó a Moisés que alzara la vara y extendiera su mano sobre el mar y lo dividiera para que el pueblo lo pasara en seco (v. Pues entonces tendremos que esperar que el Señor nos abra los ojos y .

Nuestro llamamiento siempre es a marchar. Lo que no podemos hacer es quedarnos donde estamos. ir hacia delante. el Señor nos presenta un reto de fe para que podamos comprobar por nosotros mismos cómo obra el Señor hoy. no esperar nada especial de parte de Dios. Y no lo podemos hacer porque entonces esteremos traicionando a nuestro Dios no haciendo su voluntad. he abierto un nuevo camino delante de ti! Claro que nosotros. nos tendremos que poner de rodillas y suplicarle a nuestro Padre todo amoroso que nos dé gracia para caminar por ese camino. igual que ellos. Por eso. Conclusión El Señor tiene hoy para nosotros el mismo mensaje que tuvo para su pueblo al sacarlo de Egipto: ¡mira. conquistar lo que el Señor ya nos ha concedido. seguir como hasta ahora. sentimos temor.seamos capaces de verlo. ¿aceptaremos ese reto? ¿Dejaremos pasar esta oportunidad o le pediremos al Señor que nos dé gracia para caminar por ese nuevo camino? . o nos sentimos cómodos como estamos y por eso no acabamos de ponemos en marcha. No podemos quedarnos eternamente en la encrucijada de seguir hacia delante o volver atrás. igual que los israelitas.