Está en la página 1de 2

Wall Street Journal / Jueves 12 de Julio de 2007

Cómo la música pirata ayudaría a vender
más CD
Los sellos discográficos han culpado durante mucho tiempo al intercambio ilegal de
archivos por la caída en sus ventas. Pero ahora, una parte esencial de la industria intenta
recurrir a este intercambio para apuntalar sus ganancias.

Este año, Premiere Radio Networks, una unidad de Clear Channel Communications
Inc., la principal cadena radial de Estados Unidos, empezó a dirigirse a las estaciones de
radio para promocionar sus datos sobre cuáles eran las descargas más populares en las
redes de intercambio ilegal de música. Las estaciones pueden utilizar esta información
para darle forma a su programación. En teoría, las canciones más descargadas en línea
son las que atraerán a más oyentes, lo que ayudaría a las estaciones a vender más
anuncios. A su vez, el servicio también ayudaría a los sellos discográficos, ya que la
presencia de las canciones en la radio sigue siendo el factor que más influye en las
ventas.

Mediabase, la unidad de investigación de mercado de Premiere, estudia un proyecto
conjunto con el servicio de investigación sobre intercambio de archivos BigChampagne
LLC. Después de que BigChampagne recopila la información, la fuerza de ventas de
Premiere presenta los datos a las estaciones de radio. Algunos de los clientes ya
compran la programación sindicada de Premiere y muchas de las estaciones ya son
propiedad de Clear Channel, pero aun así tienen que pagar. Premiere no quiso revelar
cuánto cobra por el servicio.

Medida irónica

La utilización de los datos sobre la música descargada ilegalmente para ayudar a diseñar
la programación de las radios puede parecer una medida irónica. Según IFPI, un grupo
que representa a la industria con sede en Londres, el intercambio de archivos ha
contribuido al persistente declive de las ventas de música, las cuales cayeron 7% el año
pasado en Estados Unidos y 3% el año anterior. Pero los clientes de BigChampagne
dicen que ignorar el intercambio de archivos no tendría mucho sentido. "Es algo que
hoy en día se da por sentado", dice Rich Meyer, presidente de Mediabase. Por su parte,
Joe Fleischer, director de ventas y marketing de BigChampagne, cree que hacerse
ilegalmente con música es una cuestión diferente a estudiar la información que ofrecen
las descargas sobre los gustos de la gente. "Sólo medimos", asegura. También apunta
que la compañía incorpora en sus datos las descargas legales de sitios como iTunes, la
tienda de música de Apple, pero señala que sólo representan una pequeña fracción del
total de las descargas.

Rick Cummings, director de la firma estadounidense de comunicaciones Emmis, dice
que actualmente los datos sobre las descargas son una herramienta más para decidir qué
música programar. Todavía no es tan útil como las llamadas telefónicas conocidas en la
industria como investigación call-out, en la que la gente escucha pequeños clips de

canciones y las califican.asp?nota_id=924975 LA NACION | 12. Pero anticipa que tarde o temprano. Pero basar la programación exclusivamente en sus gustos podría alienar a oyentes más pasivos. explica Cummings. Por Sarah McBride The Wall Steet Journal http://www. A su vez.com. Emmis persevera con el método de las llamadas. De todos modos. la información sobre las descargas se convertirá en "el método primordial de investigación".ar/wsj/nota.lanacion. quienes comparten archivos tienden a ser más fanáticos de la música y suelen aceptar con más rapidez las canciones nuevas.07. en parte porque así alcanza una audiencia ligeramente diferente: los oyentes que no compran ni descargan música de manera regular pero a los que les gusta escuchar la radio y que conforman la mayor parte del público de la emisora.2007 | Página 7 | Wall Street Journal .

Intereses relacionados