EL POPULISMO PUNITIVO

INTRODUCCIÓN En un sistema democrático, es necesario saber qué piensan los ciudadanos sobre el sistema penal. Primero, porque el poder reside en el pueblo y se debe conocer qué exigen a las autoridades. Segundo, porque el derecho penal implica la privación de derechos y libertades de ciertos ciudadanos. Por otra parte, su opinión influye directamente sobre la credibilidad del sistema penal y la percepción de su legitimidad, por lo que es esencial la implicación del ciudadano en el funcionamiento del sistema penal. Pero la opinión de los ciudadanos, (junto con su desconocimiento del sistema penal) puede ser provocada, manipulada u obviada por muy diversos motivos, a la hora de llevar al Estado hacia un sistema más punitivo o más preventivo. Así, se defiende la creencia de que el clima punitivo ha aumentado en la población al tiempo que existe una utilización de los partidos políticos de la delincuencia y la inseguridad ciudadana (para tener más votos, para apartar la atención de otros problemas, etc.), todo ello dando como resultado reformas y endurecimiento de las leyes penales. También se cuestiona si los medios de comunicación provocan en el ciudadano tal alarma social dando noticias de delitos que crean en él ese aumento de punitivismo, no estando claro qué motivaciones pueden tener para ello (venta de ejemplares o
Figura 1. Retroalimentación
Creencia popular en el aumento de la delincuencia

incremento de anunciantes, apoyo a la facción política afín, etc.) En este punto, no se sabe muy bien cuál es la realidad: si los ciudadanos realmente quieren un sistema penal
Utilización de los partidos políticos

más duro, si son los medios de comunicación los que provocan ese sentimiento, o si los poderes públicos lo fomentan o sólo se aprovechan de la situación.

Información de los medios de comunicación

Elaboración propia

1

mayor exigencia de intensidad penal. la tendencia política. el miedo al delito es la percepción de cada ciudadano de sus propias probabilidades de ser víctima de un delito.LOS CIUDADANOS Uno de los principales problemas con los que se enfrenta el investigador al analizar el punitivismo del ciudadano es el precario conocimiento del funcionamiento del sistema penal que tiene la sociedad en general. que las penas ayudan a reforzar el consenso moral existente en la sociedad. teniendo un peso importante la carga emotiva ya que el miedo al delito no se relaciona con las posibilidades reales de ser víctima. según la mayoría de estudios realizados sobre este tema. y la propia victimización previa (propia o de su entorno) Y a pesar de todo esto. 2005). y no a la imposición de las penas. sobre todo. Aquí es donde aparece en un concepto relativamente reciente como es el ‘populismo punitivo’. Este desconocimiento es. las variables demográficas que más parecen influir en las actitudes punitivas son la edad. probablemente. los factores ambientales y socioeconómicos. la razón de que el ciudadano tienda sistemáticamente a creer que vivimos en un período de aumento constante de la delincuencia y que el sistema judicial no reacciona con firmeza ante esta situación. La preocupación es la percepción de los ciudadanos sobre la seriedad del problema de la delincuencia y repercute directamente en las actitudes punitivas. ya sea el partido gobernante como el que está en la oposición. Por otro lado. a mayor preocupación. LOS PARTIDOS POLÍTICOS Otro estamento que puede tener una gran influencia en el aumento de la actitud punitiva del ciudadano es el poder político. Las variables que influyen son las circunstancias personales de vulnerabilidad. y que hay 2 . En este sentido. la formación y. los ciudadanos (cuando se les informa sobre el funcionamiento del sistema penal o se les pone en la piel de un juez) no pueden calificarse de punitivos ya que se decantan mayoritariamente por penas alternativas a la prisión y consideran que la delincuencia se debe a causas sociales y económicas. que se refiere a “cuando el uso del derecho penal por los gobernantes aparece guiado por tres asunciones: que mayores penas pueden reducir el delito. de modo que. También debemos distinguir entre preocupación al delito y miedo al delito (SOTO.

a la “amenaza terrorista”. estos políticos se construyen una coartada para no asumir sus responsabilidades frente a la sociedad y hacen descansar de esta forma en los jueces toda la culpabilidad del fracaso del sistema. la ampliación desmesurada del concepto del delito mediante la criminalización de conductas incívicas o mediante la transformación en delito de infracciones que tradicionalmente eran catalogadas de leves. 1995:39) MIRANDA. se realizan reformas penales que expanden las dimensiones punitivas del Estado en detrimento de las políticas sociales. Es decir. les otorga una coartada política para utilizar el Derecho Penal como la solución a esa inseguridad. Además. el “problema de la seguridad” ha sido construido de modo meramente populista. Siguiendo a MIRANDA2. 2006 3 . la utilización del Derecho penal por políticos que buscan sacar réditos electorales defendiendo tesis como la de que el incremento en las penas conllevaría automáticamente a una la reducción de las tasas de delito o que las penas refuerzan determinados consensos morales esenciales para la vida en sociedad. Evidentemente. invocando una aplicación inadecuada de la ley penal que no se ajusta a lo que el ciudadano espera. 1 2 LARRAURI. después. expectativa creada artificialmente por el político. muchas veces junto con una difusión mediática para criminalizar determinados grupos sociales y crear en la sociedad una falsa apariencia de inseguridad ciudadana lo que.unas ganancias electorales producto de este uso” (Larrauri. este populismo punitivo se manifiesta en la expansión con carácter simbólico que el Derecho Penal ha tenido en los últimos años en ámbitos socio-económicos. y en el excesivo rigor punitivo que ha inspirado las últimas reformas penales. 2006 (citando a Bottoms. a los “peligros de la inmigración” y otros clichés semejantes. Manuel – El populismo penal. En resumen. 2005)1. bajo el mensaje de “mano dura”. Elena – Populismo punitivo… y cómo resistirlo. El recurso a la “inseguridad ciudadana”. Los políticos utilizan el Derecho Penal para obtener ganancias electorales. Detrás de este populismo penal se oculta un intento de traspasar responsabilidades del poder político al poder judicial. quien asume en exclusividad la carga de solucionar el problema. representan la versión más aguda del populismo punitivo que se emplea –y no sólo por los partidos políticos de la derecha ideológica– con fines estrictamente electoralistas y de consolidación de consensos que sólo buscan la perpetuación en el poder.

Como podemos apreciar en las siguientes tablas.constituyendo un nuevo marco para las políticas públicas destinadas al control del orden social. En los últimos tiempos. Tienen el poder de transformar un hecho delictivo en un acontecimiento que impacte a la sociedad y pueden llegar a hacerlo de forma desmesurada. según el Informe sobre la Evolución de la Criminalidad (Balance 2009) realizado por el Ministerio del Interior. Sin embargo. la percepción que tiene el ciudadano de la inseguridad ciudadana ha ido en descenso en los últimos años. Percepción de la inseguridad ciudadana (como principal problema en España) Fuente: Ministerio del Interior 4 . asistimos a un incremento espectacular en la atención mediática hacia la criminalidad. reflejados en las encuestas. haciendo aumentar a su vez la preocupación y el miedo por el delito de la ciudadanía. este aumento de la preocupación no se corresponde con el aumento de la delincuencia. sino simplemente con la atención que ésta recibe en los medios de comunicación. Figura 2. LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN La influencia de los medios de comunicación en la sensación de aumento de la violencia y la inseguridad que tiene el ciudadano es clara.

También se refleja que la criminalidad ha ido bajando al tiempo que el porcentaje de los delitos esclarecidos a aumentado. así como el número de detenciones.000 habitantes) Fuente: Ministerio del Interior Figura 4. Tasa anual de criminalidad (delitos y faltas por 1. Tasa de delitos esclarecidos (%) Fuente: Ministerio del Interior 5 . Figura 3.

etc. Pero.Figura 5. con datos de cumplimiento de penas. Tasa de detenidos (por cada 1. 6 . ¿cómo solucionarlo? No se puede pretender que toda la sociedad conozca el funcionamiento del sistema judicial o las leyes penales. y existencia de un cuerpo de técnicos que asesoran acerca de la eficacia e impacto de las reformas penales y que actúan como institución “intermedia” entre la opinión pública y los políticos. auto-contenimiento de los medios de comunicación. hay factores ‘protectores’ respecto del populismo punitivo: el grado de integración social de la sociedad. visión sesgada en la que influyen también los medios de comunicación. uno de los problemas es el desconocimiento que del sistema penal tiene el ciudadano. no hacer uso electoral de la cuestión penal. menores cotas de desigualdad. Siguiendo a LARRAURI. También los partidos políticos deberían hacer sus deberes al respecto. informaran también sobre el funcionamiento de la justicia. tasas de criminalidad. Una posible reducción de este problema se podría conseguir si los mismos medios de comunicación que informan sobre los delitos creando muchas veces la alarma social.000 infracciones penales conocidas) Fuente: Ministerio del Interior PROPUESTAS Como hemos indicado al principio.

Sign up to vote on this title
UsefulNot useful