Está en la página 1de 2

JORNADAS “AL-AZRAQ: UN ESPAI DE TOTS PER A TOTS” Conferencia: Espacios públicos y diseño participativo.

Razones y experiencias

Al plantear una conferencia sobre la necesidad de que el diseño de espacio públicos sea participativo, lo primero que nos viene a la cabeza es si realmente hay que dar razones para ello. Más al contrario, creemos que lo que hay que justificar es por qué ese diseño ha contado tan poco con el usuario incluso en la actualidad si este es, en realidad, el centro del diseño del espacio público. Pero lejos de que el usuario fuese el centro del proceso de creación del espacio público, hemos asistido a unos proyectos siempre determinados por la tensión entre la racionalidad económica (el coste) y la racionalidad formal (el diseño), siempre avaladas ambas por criterios políticos y técnicos que intentaban resolver esta tensión en favor de los intereses concretos que representaran en cada momento (bajo coste, forma espectacular, diseño icónico, ...) dejando fuera de este diálogo la voz del usuario, las necesidades sociales. En realidad este diseño de espacios públicos debería tomar las necesidades sociales como puntos liberadores de esa tensión económicoformal, como generadoras de equilibrio entre necesidad, forma y presupuesto, y poner los criterios técnicos al servicio de la satisfacción de esas necesidades sociales, llegando incluso a a una gestión compartida del espacio resultante como forma de estar implicado en la creación de ciudad desde un punto de vista activo y crítico. Este conocimiento crítico viene de la mano de la reflexión conjunta entre lo que llamamos esfera ciudadana y esfera técnica. La esfera ciudadana conoce de primera mano su entorno urbano, qué tienen, qué les gusta, qué necesitan y a estos aspectos debe responder cada disciplina de la esfera técnica; cómo vamos a afrontar esas necesidades y demandas que nos exponen? Este debe ser el eje central del hacer técnico. En esta reflexión conjunta encontraremos puntos de coincidencia a un lado, puntos de tensión en el lado opuesto y puntos de fricción en el medio. Estos procesos deben servir para entender que nadie tiene toda la razón de antemano, ni ciudadanos ni técnicos, esto no es una lucha, es un proceso por el que acercar posturas y generar el mayor espacio de

Entender esto nos implica en el proceso de “hacer ciudad”. siempre pueden ser didácticos sobre una forma diferente de hacer ciudad. sepan valorar sus momentos de intervención en el proceso entre iguales. El completar este esquema de intervención-acción urbana no es sencillo pues necesita de una ciudadanía activa y muy crítica. de dotarla de contenido para que sea más que una suma de escenarios y se convierta en lugares que reconocemos y nos reconocen. de unos técnicos abiertos a perder el control de los procesos y de unos políticos que. por qué propone lo que propone. . más que una superposición de proyectos. pero no por no conseguir el esquema completo los procesos dejan de tener valor. Conseguida esta calidad de espacio urbano el paso siguiente sería la “apropiación” del mismo. pasando por gestión urbana compartida y espacios de reflexión estratégica. También encontramos muchas obras de referencia que se hacen eco de la necesidad de este cambio de enfoque en el diseño urbano como forma de afrontar los retos de la ciudad del futuro y de solventar algunos de los muchos problemas de la ciudad del presente. este proceso de diseño participativo es una forma de implicarnos en la creación de ciudad. por qué pide lo que pide. y desde lo ciudadano quién está diseñando para mi. entender que la ciudad es el espacio que habitamos. desde lo técnico saber para quien diseño. de acción social colectiva más allá de lo privado. finalmente.coincidencia posible. articulando una participación constante en el proceso urbano. A nivel internacional podemos encontrar buenas experiencias de diseño participativo que van desde el diseño de viviendas hasta grandes master plan. de paisajes. habitándolos más que recorriéndolos y. como mínimo. unen a gente de diferentes ámbitos sociales bajo un objetivo común y quitan (o dan) miedos a políticos y técnicos. al tiempo que aseguran una correcta implantación de los proyectos por su respuesta a necesidades expresadas desde lo social. que nos dan oportunidades de encuentro. dando valor de uso a los espacios. modificarlo y usarlo de forma autónoma y consciente y desde un punto de vista crítico que abarcara nuevas relaciones con él. generar comprensión mutua. es más que el espacio que recorremos. generando red a su alrededor. es decir. Como hemos dicho. de zonas.