Está en la página 1de 24
370 ._LA FISONOMIA INTELECTUAL DE LAS FIGURAS ARTISTICAS siempre, total y exhaustivamente, con una sola mirada o con un solo pensamiento. Para la reproduccién verdaderamente de nuestra realidad social, este puntillismo no nos sirve, ni en i en pequefias dosis. Solamente un realismo, solamente una cultura del realismo en el sentido de los dlisicos, aunque adaptado a la nueva realidad, con contenido y formas totalmente nuevos, con nuevos caracteres y una nueva modalidad de descrip- cién de Tos mismos, con nuevas acciones y nuevas composiciones, puede expresar adecuadamente nuestra gran realidad En nuestra realidad, las multitudes de mi hhan despertado, por vez primera en la histor a la conciencia y al espiritu consciente de comunidad. La pesadi la de tas seudopersonalidades solipsistas separadas de nuestra rea. fidad Ia ha dejado, econémica Hegado el momento de que atura conjunta se vuelva con plena energia y audacia hacia los despiertos, plasme su. mundo comin en la comunidad verdadera, personal, en la comunidad de sentimientos y pensamiento: despierte radicalmente del sucito del periodo de decaden que cada uno s6lo se ha vuelto hacia su propio mundo, io interior angesto, limitado y pobre. eNARRAR O DESCRIBIR? A PROPOSITO DE LA DISGUSION SODRE, NATURALISMO Y FORMALISMO" [1936] Ser radical significa atacar Ia cosa en sus rafces. ¥ para el hombre la zaiz es el hombre mismo. 5/244 Leg aati I [Ewmuaros en seguida in medias rest En dos célebres novelas mo- demas, en Nand de Zola y en Anna Karenina de Tolstoi, se des- cribe una carrera de competencia, a9¥IU p upyse20 anb ‘ od vunuy spur erouew vy] 3p uM posids aisa ap aoxyua ja opemseyd ey fond ian) un Uo uppedinzed wy o eoUDNSe FT “EjOZ Ho 9! -dyosap vy ap pepriaiur ey xep yypod anb v ap ex vy “29 ofje ua osere ausjAuaD a ou ei 9p souumsrp sopoisu sop op nb wen 9s anb op xeiolgo eipod .etiiepour x] ¥,, opeutioy 10rEDs= 3d “TYsMOIM & axmI0 af anb of ¥ souoPKAL sus Ceuuy e varasqo ofgs uuaiey “spurap soy 2p ownsop [pp K erate 2] ap Osmo jop ype aruaurEMposqe an ou A ‘rysuOEM v ands o7os eUUY “ODymyue vuresp um U9 BoE dUoFAUIOD 96 PISTIE PIOTED Fy “opp oyptp ap aiueurans orumd yo ud erazN ¥{ ap oVepOx 9 OBany jantoo vied ‘euuy Uo9 upEL>X Ns 9p “uluaLeY ap ayuaparaid Up 1 por wuEN ‘orund ye uaMUENP waLIE x] ap oreyar nate emanosia 0 wy avy? opundes isa epeye ou anb 9p oypay Jo Uo wpassr oF soso, ap ootdp. ue opemproenxo [gq] -ulwarey, 4 vuury wos soredounad sole, -osred so] ‘orquie> ua ‘eiouy “euisqur eis op A erate v| ap up seredaid ep ap yeuass of opor emuiad uo> & syuauivoete verey anb wquy “penw29 vanSiy wp ex “erie ey ua aured ewos anb “1 “sur [9 aub j2 wo ‘owjar saunid Jo uy “sousSpeny uo vquosap 96 ou 4 *eaidp vuntoy wa 5990 sop arepar as vjorou vy 9p He aq “sonprARpUE ap sounsop soy exeU anb ous «3 189 o> IDA ¥jo08 eun wo “uoroeoqpUY ap iuaur opnd “esed -aut ns amb ap 0 PT 9p opps Jo adumatavuy 38 aoe|uosap 9389 Yoo A “EpIA ns ap euTEEp [op a5¥y "ISD 102 PSUOLM 9p EPR eT wpyareIp wo vowrewrodumt ugpoe eun ap ayred wews iM ap pra eI Ua wxaLIE wIs9 9p [eNse P ekesqns worsjor, -ordoud o13{q0 iOtM, op alles e[ ap OWL IF = ‘seq ua oused p eA 9p ound Jo aprep MELEE ax yorsjOI, UD anb oadse [ap eIstA ap ortmd J> apsop OZ Ua taqtiD:p 98 SEIDLIED se Te ‘UPPAUDSD of 9p opM[tOD yo ua UBLapoX os stjan “OW sop se] 9 seuDDse se] ap soIUNsTp a1UDUIPEIO) soIDlqo soy : veuunfuos ug}o0e 1 9p ooppe ound un ‘seonyUIeEP anuounEre seu2os ap ax9s PUN pena,, un jabe os ou sera set Inb opow aqq “earsop asey EASTEE UN U9 seIALIED se[ ap OpeI[Ns>I oMIOD UENUD YpDAotE yy ap sdouysd sofeuosiad sor ap souerseyax seq sepoy, -osodso IS UOd BAHDOP U9IDELTOAUOD E] LUFULIOIIP a1s) ap UpseD eT e PPI “9p ugpouter wT “FAsUOIWA T oZerEqD ns oproruNWoD ey vsOr ojop uopeTpea eum ap syndsap 4 ‘eupuD eqewso anb ap vion> Opep wy a8 vxaxre9 vf ap sowre soTuaMOYY “CuUY op EprA ej UD UN stodor oqo fp wyTEsrs FAsuOI 9p Epp ey “Eup eT un suf wanansueD vumuainy ouuy ug “gaeq 2p ovurye8 opunur [> { opunu ja uD isp ap sojunts so] ap ojoqims un so yUENY ouZdje vplA op sofaur ananigsad 0 uyeavN? ey 17 :NARRAR O DESCRIDIR? ‘Tomemos la descripcién del teatro en Ia misma novela de Zola y comparémoila con la de Balzac en Las ilusiones perdidas. Exter- namente se dan entre ambas muchas analogias, El estreno, con "el que empieza Ia novela de Zola, decide la carrera de Nand. Y en Balzac, el estreno significa un’ punto critico en la carrera de Lucien de Rubemprés, su paso de Ia situacién de un autor desco- nocido a Ia de un periodista de mucho éxito y falto de conciencia, vez més, el teatro sc describe, én Zola, del modo mas es Sere eeoeemceere eee! Dedica otro capitulo de la novela a la descripcién del teatro >" desde el escenario, en la que los cambios de bastidores, de indu- mentaria, etc. durante 1a representaci6n y sus pausas son objeto © ahora de'una descripeién no menos deslumbrante mi idad objetiva, material, falta en Balzac. Ja representacién, no ¢s para él més que el escenario de dramas : del ascenso de Lucien, de la carrera de Coralie igen del amor apasionado entre Lucien y Cora: 70s conflictos de Lucien con sus amigos anteriores el cireulo de D'Arthéz, con su actual protector Lousteau, el prin- cipio de su campafia de venganza contra Mme. Bargeton, etcétera. Pero, zqué se plasma en todas estas lucas y estos conflictos, ionadas todos ellos direc teatro en el capi Ta dependenci complicada del teatro respecto del capital, y cl periodismo, que depende a su ver del tte el teatro y Ia literatura, entre el peri caricter capitalista de la conexién en que la vida de as actrices “se halla con la prostitucién declarada o disimulada. Estos problemas aparecen también en Zola. Pero slo se des- ccriben como heches sociales, como resultados, como caput mor tuum de Ja evolucién. El director del teatro de Zola repite ince- “Ne i Balzac, en cambio, plasma , de las cosas con que vi luchas, de los objetos en ¥ por los que se ex eNARRAR © DESGRIBIR? 5 a, éste es un caso extremo, Los objetos del medio del individuo no estén siempre ni necesariamente enlazados tan int rmente con su destino como aqui. Pueden ser su actividad, instrumentos de su destino, y tambi —como aqui ‘en Balzac— nudos de su destino social decisivo. Pero pueden ser también mero escenario de su actividad y su destino. ‘Subsiste 1a opos jon de su novela Old Mortality ‘, Walter Scott describe una exhibicién de ar- mas combinada con festividades populares en Escocia, que fue or- ganizada por Ia Restauracién estuardiana como intento cle reno- general de Ios tos, Esta revista tiene lugar, en Scott, a vispera del levantamiento de los puritanos oprimidos. El gran arte ¢pico de Walter Scott retine en este escenario total Jas contradicciones que poco después tar en Tucha sangrienta. La exhibicién de armas liversién popular. En Ia taber- na vemos la violencia brutal de la soldadesca real, y al propio tiempo se revela ante nosotros, en su. grandeza sombria, la figura de Burley, el futuro jefe del levantamiento puritano. palabra: al narrar Waiter Scott 1a historia de dicha ex al desplegar ante nosotros en dicho relato i pone al propio tiempo todas las tendencias, todas las figuras prin- ipales de un gran drama histérico, nos sitiia de un solo golpe en medio de la accién decisiva. La descripcién de la exposicién agricola y los premios otorga- dos a los campesinos en Madame Bovary, de Flaubert, formaba parte de los puntos culminantes més célebres del arte descriptivo el realisino modemo. Flaubert sélo describe aqui verdaderamen- ” in_no es para él, més jn para la escena de amor decisiva entre Rodol casual y mero escenario en sentido literal. 1 propio Flaubert de modo con: ralelamente y en contraste discursos idlogo amoroso, pone al propio tiempo lo dest