Está en la página 1de 12
est jsuysyr0 [2 ua syouRs ug, “uorpeez24u09 vy ¥ oyuBDUS UeLO}0 sub sepEptL “eno wos ‘seiqeivd ap sofanf so} wsed 07x9) -ead un wasnynsucs anb sxsoajnbs seaqured Sty SouIUIDY So] OP pepaLIMA ¥I ‘oLreI;UOD [> Jog ‘esido1d wiBojouymse} wun e20ueD ow -sondd wT “oata odrono un aWfnqlp sub oso ‘un reidoo Jopezounutar 4 [loys sya B)[nsO9 jaoperounuios £ (19s wey ofeqesy uN 8? ‘sei ~wro34{ 8H1q0 9p aNVTEd ¥ “wood wf 9p “eI B{ 9p w/qEAE! “ugASaND uo [eI908 o1paut [ap So] 8 A tIqO UI ap OD1ZOSONEE opuos [e SoAmTET “a4 seuta}qoad 80] UoD HvqvULoyTE s¥O!Bofooqsd sepyyinadorod se fyys]e [9p vpia ey ap Supemio; svjopogue se] v rein) equtap euLz0y BL op woursoje ef argos susquiud ap o912]] Puente} fo £ ‘oxo e wu, UN ap aiuauIDLS 28 VARA “sHAaEND VL Op sefol se sepOy wndag ,8LiseD9 wun ous “eouoTD wun wIe ou ‘wanqusony w op wI0;814 ¥f av{noryred ua £ ‘oye pp eHOVsIy ¥y ‘oKjNW asey ON wosqoyes uRWoy Oost oustead [3 Asi, la historia del arte no conoce la termi concepeién fi idealismo como imision a los motivos pura. En cuanto a la confusién “forma”, revelada con brillo en las obras de gramitica general de Anton Marty, es més desesperante aun. Pe ro el término “realismo” tuvo una particu. lar mala suerte. El empleo desordenado de esa palabra, de cont sumamente vago, \provoed fatales consecu mayor fidelidad imo de verosimil listas las obras que nos parecen verosimiles, fleles a la realidad. Y la ambigiiedad ya re. sulta evidente: 1) Se trata de una ai 2 Se realista la obra que pereibe como verosimil quien la juzga (significa. elén B). En el primer caso nos vemos obligados a Juzger de manera inmanente; en el segun- ‘do, el eriterio decisive es mi impresién, La historia del arte confunde desesperadamente ista indivi. dual un valor objetivo y absolutamente au. téntico. Se reduce de modo problema de mi relacién con ella, | tuye imperceptiblemente la | por la B. Los clasicos, los sentimentalistas, en par- te los roménticos, e inclusive los tes, y por ditimo los futu sionistas, ete, 1 a sistencia que la fidelidad a la realidi¢ miéximo de verosinilitid, en tna palabra, el realismo, es el principio fundamental de su programa estético, En el siglo xix, ese Jema dio sti nombre a una corriente estética, Los epigonos de esa corriente son, en esen. cia, quienes crearon la actual historia del arte, y sobre todo de Ja literatura, Por eso se nos presenta un caso particular, cierta - corriente artistica, como la realizacién per- ‘fecta de la tendencia en cuestién, Para es- sah 106 161