Está en la página 1de 2

EL SUTIL CAMBIO DE UN REINO

TERRENAL MILENARIO A UN REINO


ESPIRITUAL ECLESIÁSTICO

El historiador Gibbon describe cómo la fe original perdió terreno:

"La antigua y popular doctrina del milenio estaba


íntimamente conectada a la segunda venida de Cristo. La
seguridad de un milenio fue cuidadosamente inculcada por
una sucesión de padres, desde Justino Mártir e Ireneo,
quien conversó con los discípulos inmediatos de los
apóstoles, hasta Lactancio quien fue preceptor del hijo de
Constantino... Parece haber sido el sentimiento reinante
entre los creyentes ortodoxos... Pero cuando el edificio de la
iglesia quedó casi completo, el soporte temporal fue hecho a
un lado. La doctrina del reino de Cristo en la tierra fue
primero tratada como una profunda alegoría, posteriormente
llegó a ser considerada como una opinión dudosa e inútil, y
al final fue rechazada como la absurda invención de la
herejía y el fanatismo." (Capítulo 15)

Parece casi imposible entender cómo un aspecto tan fundamental de


la enseñanza de Cristo pudo ser descartado por su profesos
seguidores. Pero tal es el resultado cuando los hombres se guían por
sus propios pensamientos, en vez de confiar en la palabra de Dios.

Pero estos cristianos del siglo IV aún tenían los evangelios, los cuales
contienen innumerables e indelebles alusiones al reino de Dios. Si de
acuerdo a las nuevas ideas el reino no se refería más al reino de
Cristo a su regreso, entonces ¿qué pusieron en su lugar?

¡El reino de Dios era la iglesia misma! Esta fue la idea revolucionaria
de Agustín de Hipona a comienzos del siglo V. (Este Agustín no debe
ser confundido con el hombre de quien más o menos un siglo más
tarde se cree que fundó la iglesia en Inglaterra.) Hablando de la
creencia original en el milenio la Enciclopedia Británica continúa:
"Este estado de cosas, sin embargo, gradualmente
desapareció después del fin del siglo IV. El cambio fue el
resultado de...la nueva idea de la iglesia diseñada por
Agustín en base a la alterada situación política de la iglesia.
Agustín fue el primero que se atrevió a enseñar que la
iglesia católica, en su forma empírica, era el reino de Cristo,
que el milenio había comenzado con la aparición de Cristo y
por consiguiente era un hecho consumado. Con esta
doctrina de Agustín el viejo milenarismo, aunque no
completamente extirpado, fue por lo menos eliminado de la
teología oficial."

Así comenzó la creencia oficial de la iglesia de que el reino de Dios no


es un reino literal que será establecido al regreso de Jesús, sino que
es y siempre ha sido la iglesia sobre la cual se considera que Jesús
debe reinar. Confío que aparte de la clara enseñanza bíblica del reino
que hemos considerado en capítulos anteriores, nuestro breve vistazo
a la forma en que la iglesia se desenvolvió después del primer siglo lo
ha convencido de que esto no es correcto. Es un sistema que
deliberadamente introdujo la filosofía griega, creencias paganas y ritos
paganos en el cristianismo original, y que más tarde se involucró en un
dominio tiránico sobre las mentes y cuerpos de los hombres llegando
hasta la intriga y el asesinato para lograr sus propósitos. ¿Es éste el
reino de Cristo en la tierra, que produce gloria a Dios en las alturas y
paz, gozo y felicidad a la humanidad?

Un abrazo,
Mario

También podría gustarte