Está en la página 1de 3

ENTREVISTA A CORNELIUS HUGO – DIRECTOR DE SERVICIOS LATINOAMERICANOS DE AIB INTERNATIONAL

1. ¿Cuándo y cómo empezó su labor en AIB International?

a. En Junio del 98.

2. Observando los cambios y avances que la industria alimentaria experimenta cada día,

¿cómo usted definiría en sus propias palabras SIC (Sistema Integrado de Calidad)?

a. El Sistema Integrado de Calidad ofrece una visión unificada de los criterios que un

proceso y alimento desean/deben cumplir para tener “integridad”.

b. Estos criterios son 1) salubridad (que esté limpio), 2) inocuidad (que no mate a

nadie), y 3) de calidad (que no le cause ninguna sorpresa al consumidor cuando

coma o beba el producto).

c. Un producto que no tenga falla en ninguno de estos 3 criterios es lo que

conocemos como un producto “integro” o completo, o uno que no tiene fallas

d. SIC es la hoja de ruta para implementar el concepto de IP, o sea Integridad del

Producto.

3. Para usted, ¿cuáles son los primeros pasos esenciales que una empresa nueva de

producción de alimentos debe dar, para cumplir con los tres elementos básicos del SIC?

a. Primero, entender el universo, o la meta final, o sea entender IP.

b. Segundo, considerar y entender la hoja de ruta hacia IP, o sea SIC.

c. Tercero, hacer un análisis de brecha.

d. Cuarto, empezar a cerrar las brechas/fallas más costosas que impactan sobre IP

4. Cuando el jefe del depto. de calidad de una empresa, no cuenta con el apoyo necesario

por parte de la alta jerarquía, ¿qué recomienda usted para mejorar esta situación y

porqué?

a. En plantas de alimentos hay dos mundos. El primero es Martes o la alta gerencia y

el segundo e Venus, o el personal productivo. Esos dos mundos no se entienden

porque no hablan el mismo idioma.

b. Martes habla el idioma estratégico, números globales, márgenes brutos, utilidades, mientras que Venus habla de producción, mermas, devoluciones, ausentismo, reparaciones, etc.

c. Lo que hay que crear es un idioma en común. Ese idioma es IP ya que toda falla de un producto o proceso se reduce a una falla de salubridad, inocuidad o calidad, y cada falla tiene un costo.

d. El costo de cada falla es medible en unidades monetarias, digamos US$, y no hay nadie que no entienda el significado de un US$.

e. Entonces, Martes y Venus empiezan a hablar el idioma común de “costos de fallas en US$” y de allí de proyectos para invertir en la eliminación de las causas raíces que le dieron origen a las fallas.

f. Ambos mundos empiezan a hablar el idioma de proyectos de mejoras, que se miden en términos de retornos.

5. De acuerdo a toda su experiencia en AIB International, ¿cuáles son para usted los 3 programas de prerequisitos más importantes que una empresa de alimentos debe cumplir y porqué?

a. Todos los PP son importantes ya que una debilidad en cualquier de ellos puede resultar en una falla de salubridad, inocuidad o calidad.

b. Sin embargo, hay ciertos PP que aplican en toda la planta y por ende afectan todo el ambiente de producción.

c. Si tendría que escoger diría 1) salud, higiene personal y prácticas de personal, 2) limpieza (periódica y diaria), y 3) diseño y mantenimiento sanitario.

6. Siendo Director de Servicios Latinoamericanos de AIB International, ¿cuál ha sido su mayor desafío al tratar con el mercado latino?

a. Sería la pregunta #4 arriba.

b. Hacer entender a propietarios y directores que se trata de invertir en eliminación de fallas evitables, minimización de aquellas que son inherentes.

c. Que no se trata de desarrollar las BPM, HACCP y sistemas de calidad porque es la ley o una condición de mercado, sino que son oportunidades de invertir para lograr mayores niveles de eficiencia y por ende retornos a las inversiones.

7. Debido a las ventajas y avances que la Alianza SIC ofrece a la industria alimentaria, ¿Qué futuro usted puede asegurar para el sector de Latinoamérica?

a. Mientras más integrado, complejo y competitivo se ponga el mundo de manufactura y distribución de alimentos, más difícil será para las empresas en esta rama de cumplir con múltiples criterios y demandas que afectan la salubridad, inocuidad y calidad de sus proceso y productos.

b. Aquellos que ofrezcan sus servicios bajo el concepto IP/SIC tendrán una enorme ventaja sobre aquellos que ofrecen las mismas BPM, o HACCP pero en forma desligada o individual.

c. Así, el enfoque IP/SIC es la hoja de ruta más completa y al mismo tiempo más sencilla a explicar, desarrollar e implementar en cualquier ambiente de manufactura y distribución de alimentos, irrespeto que tipo de “certificación” se desee o se tenga que lograr por cualquier empresa de alimentos.

d. Nosotros no estamos en el juego de la “certificación”, nos ganamos la vida facilitando a empresas de alimentos a ejecutar programas y actividades que les ayudan a eliminar o reducir fallas de salubridad, inocuidad y calidad a un mínimo, y como resultado ser empresas más exitosas.